Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- TODOS SOMOS MAPUCHE
- Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria
- La “normalización” del Opus Dei

- Sumario completo marzo de 2008





Sobre el autor

Sylvestre Meininger
Traductor e investigador.
plus...



Página de inicio >> Marzo de 2008

Cine de terror: espejo de la sociedad estadounidense
El regreso de los muertos vivos

por  Sylvestre Meininger

Cuarenta años después de La noche de los muertos vivos, el director del películas de terror George A. Romero regresa con una nueva obra de su saga, que refleja las tensiones de la sociedad estadounidense. Las películas sobre criaturas que amenazan a la sociedad occidental se multiplican (Exterminio, Soy leyenda), pero lejos de la sutileza de Romero, abusan de los efectos gore, en detrimento de la denuncia política.

Una ciudad en ruinas, inmersa en un silencio absoluto, calles desiertas donde reina la presencia fantasmal de los automóviles, inmóviles. Súbitamente, ruido de pasos. Tres siluetas se aproximan. La primera es de una niñita; la pequeña corre, con el rostro crispado por un terror mudo. Detrás de ella, dos adultos, un policía y una mesera, avanzan con un andar rígido. Sus ropas, hechas jirones, están ennegrecidas de sangre seca. Sin quitarle los ojos de encima, extienden con avidez sus manos hacia la niña. Brota de sus bocas un alarido inhumano.

Una enfermedad extremadamente contagiosa convierte a las personas infectadas en caníbales, que trasmiten a su vez la enfermedad a sus víctimas, al morderlas. Varias películas recientes retoman esta idea simple pero eficaz, concebida por el padre del género, el estadounidense George A. Romero: Amanecer de los muertos (remake de Zack Snyder, 2004) y Exterminio. 28 días después (Danny Boyle, 2002), entre otras. Gracias a ella, los muertos vivos vuelven a estar a la orden del día, y a ocupar un buen lugar en la taquilla.

Romero, siempre al margen de Hollywood, sabe insinuar en sus películas un discurso político muy acorde a su época, centrado en Estados Unidos y claramente comprometido con la izquierda, sin ser nunca didáctico. En esto sus películas se diferencian radicalmente de las numerosas copias que ellas mismas inspiraron en los años ’70 y ’80, cuya razón de ser estaba muchas veces en la sobrevaloración de los efectos gore.

Texto completo en la edición impresa de marzo de 2008.
En venta en quioscos, librerías,
y en la librería de Le Monde Diplomatique:
San Antonio 434 local 14, Santiago.
Teléfono: (2) 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

También puede adquirirlo directamente por internet:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.