Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Religiosidad popular: Identidad y tesoro del pueblo sencillo. Por Juan Pablo Espinosa
- MÁS ALLÁ DE LA CRISIS por JOSEP FONTANA
- El indulto a los criminales de Punta Peuco...

- Sumario completo



Página de inicio

Ex cárcel para mujeres y niños "Hogar Buen Pastor" es reconocioda como sitio histótrico

“Podrán morir las personas, pero jamás sus ideas” Ernesto Che Guevara.

Porque es imprescindible la reflexión permanente sobre la historia, con el propósito de que en La Serena se pudiera contar con un sitio de memoria donde las personas pudieran reunirse para realizar esa reflexión necesaria impidiendo el olvido de lo que nunca debió ocurrir en Chile con actividades que pudieran destacara además el temple de aquellos la dictadura encarceló, ejecutó o hizo desaparecer, la “Corporación La Serena Dieciséis de Octubre” coincidió con otras organizaciones ligadas a los derechos humanos de la Región de Coquimbo en la idea de recuperar como sitio histórico esa ex cárcel de mujeres, llamada paradójicamente “Hogar del Buen Pastor” donde se detuvo de manera ilegal a decenas compañeras junto a sus hijos menores , por el solo delito de oponerse a la dictadura que se instalaba en el país o por haber trabajado en organizaciones sociales, sindicales o políticas, o haber ocupado cargos en el gobierno de Salvador Allende. En otras palabras, por haber soñado con un Chile más justo e inclusivo, sin las desigualdades que nos han dañado tanto.

Y no hubo atisbos de piedad con ellas, sino encierro forzado y malos tratos. Es pues esa ex cárcel un sitio histórico verdadero, uno de los más emblemáticos de nuestra región, y la escogimos para su rescate como el primero de los varios sitios donde la dictadura violó los derechos humanos en nuestra región, porque se sabe allí de brutalidad aún con estudiantes secundarias, muchachas que como sus mayores, debieron permanecer incomunicadas por largos períodos en que pasaron hambre y tuvieron que dormir en camas precarias sin los cobertores necesarios. La escogimos también porque las compañeras que estuvieron allí prisioneras, incluyendo a esas liceanas, relatan episodios de acecho con miradas lascivas y manoseos no sólo de parte de militares, sino también de algunas de las monjas, que además se sumaban a las presiones psicológicas y aún violentas con que pretendían forzar a las compañeras a que “dijeran lo que sabían”. La escogimos además porque a estas mal llamadas religiosas no les importó cometer la felonía de acosar a madres indefensas a quienes el temor de que sus hijos corrieran peligro las mantenía en un estado de vulnerabilidad extremo. No existe tortura mayor para una madre que sentir que se amenaza a sus hijos, hablamos de niños de entre dos y seis años.

La escogimos finalmente, porque las ex detenidas reportan incluso que allí, el propio Juan Francisco Fresno entonces arzobispo de La Serena, en las misas que realizaba en la iglesia vecina a esa cárcel donde las detenidas era obligadas a asistir, no sólo no demostró con ellas ninguna piedad, ni siquiera empatía, sino se sumó a monjas y militares en la idea de exigirles que delataran, esto, a pesar de su famosa frase: "Chile debe ser una país no de enfrentamientos y sí de entendimientos".

El camino no ha sido fácil, hemos resistido a una batalla soterrada de parte de las monjas, que a veces nos han sonreído, pero tras esa sonrisa falsa han querido destruir el lugar para evitar que se le nombre “sitio histórico” y así mezquinamente venderlo a mejor precio. Ha sido duro, insistimos, pero ha sido también hermoso, nada más hermoso que lo ocurrido el reciente 23 de septiembre cuando el Consejo de Monumentos Nacionales votó por unanimidad a favor de nuestra proposición, y en honor a quienes allí sufrieron hemos triunfado.

Sin embargo es sólo un primer paso. Falta que la Ministra de Educación firme este decreto, y ése también será otro paso de otros muchos que nos estarán faltando. Habrá que golpear las puertas de Bienes Nacionales -que para nosotros ya vemos bastante abiertas y lo agradecemos-, y después reconstruir lo que haya que reconstruir y construir lo que vaya siendo necesario. Sin embargo lo más importante es que deberemos convertir el sitio en una real casa de memoria, y nada de esto será fácil ni sencillo, pero ahí estaremos y será todo también hermoso, no cabe duda alguna.

Nos corresponde agradecer a muchas personas que nos han apoyado con su aliento y a las instituciones que han estado cerca nuestro, en especial a la SEREMIA de Bienes Nacionales de la Región de Coquimbo, al Consejo de Monumentos Nacionales, a la Ilustre Municipalidad de La Serena, a la Intendencia de Coquimbo, y a la Red de Sitios de Memoria junto a las organizaciones que ella engloba. La ayuda que nos han prestado en que este primer logro haya podido concretarse en menos de un año ha resultado crucial.

Nuestro deber ahora es continuar luchando

La Serena/Santiago, 24 de Septiembre de 2015

CORPORACIÓN LA SERENA DIECISÉIS DE OCTUBRE

(JPEG)
 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.