Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- 3 ideas para la política post neoliberal y del buen vivir del Frente Amplio en Vivienda, Territorio y Ciudad. Por Claudio Pulgar Pinaud
- Agenda corta y agenda larga. Por Juan Carlos Sharp
- Jorge Magasich: “La Armada aún está muy alejada de la democracia” Por Catalina Gaete

- Sumario completo



Página de inicio

Exilio. Por Carmen Gloria Arancibia

Desde la biblia ya han ocurrido exilios o destierros como la emigración del pueblo judío en la época de Abrahán.

En España el Mio Cid campeador que tuvo que salir al destierro.

También podemos ver el exilio en Europa a raíz del fascismo durante la Segunda Guerra Mundial; donde cientos de filósofos, sociólogos, autores, poetas, artistas, que algunos fueron perseguidos por ser oposición al régimen nazi, o por ser de origen judío.

Algunos de ellos no pudieron regresar más al país donde nacieron, en Alemania, que paradójicamente se les persiguió a pesar de haber nacido en territorio alemán. Otros se quitaron la vida en el destierro, como el caso de Stefan Zwei.

Otros con más suerte como el caso de Thomas Mann, que no se quitó la vida pero murió en Zürich.

Por cierto el caso de Chile en el año 1973, del cual me referiré más adelante.

Y el exilio actual debido a la situación en el país árabe Siria, es un drama, para las víctimas de esta guerra, que huyen del país muchas veces sin un rumbo determinado, solo los deseos de salvar sus vidas del horror presente.

El intento de liberarse del peligro los lleva a otro más grande, al no saber exactamente adonde llegarán, y si se les acogerá y proporcionará asilo político para asi empezar una nueva vida en el país protector.

El caso es ¿por qué se tiene que salir al exilio? ¿Por qué se imponen dictaduras que violan los Derechos Humanos? ¿Por qué prevalece el terror, el poder, causas que originan la huída de los inocentes?

En 1973 el Golpe de Estado en Chile, planificado desde el gobierno de los EE.UU. con su presidente Nixon, Kissinger, Helms, el director de la CIA, y con apoyo del periódico El Mercurio, la Derecha chilena, y una gran parte de la Democracia Cristiana. Como es sabido que esta nación ha apoyado a gobiernos golpistas a lo largo del mundo, con el fin de explotar y adueñarse de los recursos naturales de los paises en Via de Desarrollo, manteniéndolos en un sometimiento al otorgar créditos para las subsistencias de estos, pero siendo implacables con el pago de sus deudas externas.

Es así como Salvador Allende, en uno de sus discursos se refirió a cómo es posible que exigieran el pago de las deudas externas a países hambrientos. Y lo más espeluznante es que estos dineros frecuentemente van dirigidos para financiar guerras con el envío de armas.

Siempre lo he dicho, en Latinoamérica hemos tenido un colonialismo que saqueó nuestras riquezas naturales.

Y más tarde un neo-colonialismo que también ha saqueado el resto que ha quedado en nuestros territorios.

Posiblemente me extiendo un poco, pero siempre he creído que en parte la riqueza de los EE.UU. es la pobreza de América Latina y de otros pueblos. Como también la riqueza que surgió en Europa con sus colonias en Africa, se debe de alguna forma a la pobreza del continente africano.

Pero me concreto en Chile, en la dictadura más traicionera, vil y cobarde que se haya vivido en los últimos años en el territorio de América del Sur. Se traicionó a un presidente constitucional, se persiguió y asesinó y masacró cobardemente, para asi levantar un régimen autoritario, corrupto y criminal.

Las Fuerzas Armadas en Chile nunca tuvieron un estatus y entradas económicas, como las que lograron en el período dictatorial, en este se creó una nueva clase que hasta hoy perdura y que lamentablemente, sus valores han influido en los sobrevivientes que antes soñaban con un Chile distinto y hoy en día le rinden pleitesía al poder y al dinero. Muchos chilenos fueron expatriados, y muchos compañeros encarcelados y torturados, los que pudieron refugiarse en más de cincuenta países.

Junto con la derrota se vivió en un país extraño, pero de adopción, y produciendo el ya conocido desarraigo.

Para algunos compañeros no fue tan difícil el poder empezar una nueva vida en países similares al materno, idioma, clima, formas de vida. Pero a pesar de eso no era nuestra patria.

Más lamentable fue para otras personas donde la lengua era totalmente diferente, como las costumbres, el clima, etc.

El desarraigo es un drama de un fenómeno de máxima soledad del ser humano, es un dolor inconmesurable, parecido a la muerte, pero una muerte que se vive permanentemente durante un largo tiempo.

El exilio es un desafío que obligadamente hay que vivirlo Después de algunos años se aman las dos patrias, pero en muchos casos prevalece la de la niñez, pero dado a mi experiencia, el exiliado que ha logrado querer a su patria de adopción, sin olvidar su patria de nacimiento ha logrado realizar la integración. Junto con haber logrado su integración, se produce un enriquecimiento al vivir las dos culturas con las cuales se obtiene una ganancia sin son bien aprovechadas y como ejemplo darlas a conocer en ambos países en vías de “Intercambio Cultural”. En mi caso estoy en desacuerdo al escuchar algunas opiniones de que se vive “dividido entre dos culturas”.

Pero la cuestión es cuanto tiempo se necesita para este logro, y además que no en todos los casos es la misma experiencia.

Hay chilenos que se han casado y formado familias con personas del pais de adopción y les ha sido todo más fácil, como a la inversa a otros chilenos que no han tenido la posibilidad de integración por medio de familias del lugar de acogida les ha sido un poco más difícil. Quisiera referirme al padecimiento del exilio chileno, donde algunos compañeros murieron de tristezas y otros se quitaron la vida, como el caso de Laurita Allende Gossens, Tati Allende, hija de Salvador Allende. El hijo de Olga Morris que se quitó la vida colgándose, Olga Morris miembro del Partido Comunista, abogada de profesión que trabajó en “La Oficina de Retorno”cuando los chilenos pudimos regresar a Chile.

Nunca olvidaré en Caracas al compañero Pedro de la Barra, fue uno de los creadores del teatro en Chile, tuve la alegría y tristeza al mismo tiempo de conocerlo.

Su hijo, Alejandro de la Barra, cientista y politólogo, uno de los dirigentes del MIR, y su esposa, profesora y artista, miembro del MIR también; cuando iban en su auto-mini, para llevar a su hijito al kindergarten, un pelotón de soldados los ametralló.

Pedro estaba en Curaçao, en camino a radicarse en Venezuela, cuando leyó las noticias de que habían asesinado a su hijo y a su nuera, además que Ana, su mujer, había sufrido un infarto cardiaco.

Este impacto lo hizo caer en una depresión de la cual nunca más se recuperó. Estando en su casa más de una vez, lo invité a tomar un cafecito a “Chacaito” a lo que siempre me contestó, „no „catira“, yo voy a morir de algo muy „siútico“, de tristeza“, y así fue como un año más tarde falleció.

A pesar de toda nuestra tragedia, en los países que nos brindaron refugio, trabajamos día y noche en vía de derrotar la dictadura, no olvido a las compañeras haciendo empanadas mientras sus niños se dormían debajo de las mesas, y con este trabajo juntar el mayor número de marcos posible (dinero alemán de entonces) para enviarlo a la resistencia en Chile.

Se hicieron trabajos de artesanía, se cantaron nuestras canciones, se recitaron nuestros poemas, se bailaron las cuecas y demás bailes, se hizo cine con nuestra historia y dolor, se hicieron obras de teatro reflejando el padecimiento y lamento del exiliado, se pintó la majestuosidad de nuestra “Cordillera de Los Andes”, La Costa inmensa con su Mar desafiante y hermoso, El Desierto con su belleza rubia y silenciosa, acallando la tristeza de sus muertos de generaciones. Se resaltaron los valores de nuestros indios especialmente de los Mapuches y de nuestros heróicos antepasados pertenecientes a esta cultura. Se resaltaron los valores de la mujeres de las “poblaciones”, mujeres que no poseían nada y lucharon por el gobierno que las representaba, de los campesinos trabajadores de la tierra de la cual no poseían, de los mineros que vieron en el Gobierno de La Unidad Popular, su “Cobre Nacionalizado”.

Se escribió resaltando nuestra identidad y valores culturales, también se escribió denunciando el “terror” implantado en Chile. Se organizaron “Manifestaciones”, en cada país de acogida en conjunto con sus Organizaciones Políticas, Las Iglesias, Amnistía Internacional, Sindicatos, Grupos de Mujeres, Artistas, Universidades y con todas las organizaciones opositoras a la Dictadura sin exclusión.

Tengo el gran convencimiento de que nunca se reunió tanto dinero con el esfuerzo y el trabajo incansable del chileno exiliado y con la cooperación y el esfuerzo muchas veces inagotable de los compañeros del país de acogida para hacerlo llegar a la oposición en Chile, más aún, me atrevo a decir, y creo no equivocarme sin nuestro trabajo en el destierro y sin el de Las Organizaciones Internacionales, y naturalmente más la loable y valiente resistencia a la represión, allanamientos y exhoneraciones en el Interior del País, aún tendríamos un descendiente de Pinochet .

Podría narrar lo que me tocó ver aún viviendo en Chile y en mis repetidos viajes al exterior, a compañeros refugiados, totalmente „quebrados“, con sus matrimonios deshechos, con sus niños algunos en un país de Europa con su madre, el resto con su padre en Argentina, con sus frustaciones de no poder realizar trabajos relacionados con sus profesiones, y con la agravante de sentir la derrota que sufrimos el 11 de septiembre de 1973.

Regresando a Chile, después de esta experiencia, me dije y lo comenté con los compañeros: prefiero mil veces caer encarcelada, a salir al exilio, a lo que me contestaron „no tienes idea lo que significa estar hoy en día en la cárcel, y lo que ha sucedido con las compañeras en los campos de concentración“.

Quisiera mencionar, el tema tan candente y trágico actual, la imigración del pueblo sirio, Alemania ha abierto las puertas a miles de emigrantes, y otros países en Europa las han cerrado.

Pero la solución no corresponde de recibir a un millón de refugiados, como tampoco habría cabida para toda la tragedia que viven en el Medio Oriente y en África.

El “quid” del asunto es la pobreza y el horror en que viven muchos pueblos africanos y del medio oriente. Pobreza que ha sido originada por regímenes corruptos y despóticos y en parte por los estados europeos. O por fanáticos religiosos o políticos que generan guerras como la de Siria.

Para realmente darle „remedio“ al problema habría que aíslar a gobiernos corruptos, pero sin entrometerse en su política. Colaborar con un desarrollo y técnica para que puedan cultivar sus productos naturales, agrícolas y de artesanía, como lo ha hecho la GTC alemana.

Y lo más importante de todo un „alto“, pero definitivo al envío de armas, que efectuan los EE.UU. y paises de Europa, para fomentar estas guerras, con el objetivo del comercio de armas o apropiarse de recursos naturales del pais.

El problema que se puede suscitar con esta imigración hacia Europa es estimular a movimientos xenófobos y racistas como el Front Nacional de Francia, como los Neonazis en Alemania, pensando que muchos de ellos estan desempleados y estos ya han actuado contra campamentos donde se concentran los exiliados, no sólo los racistas actúan, sino que existe un nacionalismo enorme que crece y crece cada vez más y se puede ver con el movimiento “PEGIDA” que se oponen a que Alemania otorgue asilo político. Cameron dijo una vez que la identidad europea de Gran Bretania estaba en peligro porque habian tres mil africanos queriendo entrar en su pais „colono por exelencia”. La barbarie ha existido siempre en el mundo, Cain y Abel, el holocausto de Ruanda, los Balkanes, y así, siguen más y más genocidios.

Hoy en día se hace uso de armas modernas que no se ven, para hacer guerras, armas químicas, torturas modernas que tampoco se ven con el propósito de eliminar a seres humanos que se oponen y denuncian los crímenes de hoy y violaciones de los Derechos Humanos estas se aplican preferentemente a autores y periodistas. Prácticas que se están llevando a cabo cobardemente y con la agravante de que no son conocidas por el normal de la población y que al escucharlas de lo siniestras que son, se interpretan como narraciones de “Ciencia Ficción”. Y con el peligro que “el normal de la población” no investigue si dichas “torturas” son reales o Ciencia Ficción.

Europa generó la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la convención sobre el estatuto de los refugiados al termino de la Segunda Guerra Mundial, por lo tanto las victimas de una guerra, tanto militares como civiles, tienen derecho a obtener asilo, y esto ha sido ignorado por muchos europeos.

Termino con algunos pensamientos y citas:
"pueblos bélicos son fabricantes de guerra“
(pensamiento personal)

Una cita de Stefan Zwei, poeta austriaco de origen judio y que se quitó la vida en el exilio:
"siempre creí que el hombre,
se componía de cuerpo y alma.
Ahora de viejo he venido a darme cuenta,
que se compone de cuerpo, alma y pasaporte.“
("El mundo de ayer")

Lo otro es el poema del Premio Nobel Pablo Neruda „Cuándo, cuándo, Chile cuándo“, que escribió en su exilio:
“OH Chile, largo pétalo
de mar y vino y nieve,
ay cuándo
ay cuándo y cuándo
ay cuándo
me encontraré contigo…”
_(el poema sigue)

El último pensamiento de un conocido francés:
"para el ser humano su pais es el de la infancia“
(cosa que reconozco que en muchos casos es así,
pero difiero al mismo tiempo porque muchas veces
el segundo país es para otros seres humanos la tierra
que lo ha adoptado y él quiere)

Carmen Gloria Arancibia Notari, chilena, miembro del Partido Socialista en Chile residente y docente en Fráncfort, en Alemania.

P.d.: Este artículo ya lo había escrito antes del trágico atentado en Paris, este horror que está abrazando a Europa, es digno de meditar en todo nuestro planeta, estamos al borde de una Tercera Guerra Mundial, con un peligro extremo debido al armamento en el poder de muchos criminales de guerra, yo ya lo había visualizado y hecho ver en mi entorno y en mis artículos.

Creo que debemos meditar en nuestros grupos familiares, de trabajo , sindicatos, organizaciones políticas, iglesias, barrios, etc.

Lamento mucho la tragedia familiar de Ricardo Núñez Muñoz, compañero socialista, al haber muerto su sobrina y la hija de esta en el Concierto ese trágico Viernes 13 de noviembre, para él mis condolencias.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.