Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Trabajadores sociales críticos se pronuncian por la Asamblea Constituyente
- La iglesia en la encrucijada de la transparencia. Por Humberto Palma Orellana
- El extraño encanto del color y sonido de las palabras recobradas. Por Paquita Rivera y Alex Ibarra

- Sumario completo



Página de inicio

Falleció Jaime Massardo

Le Monde Diplomatique expresa sus condolencias ante la muerte de Jaime Massardo, profesor universitario, investigador y colaborador de Le Monde Diplomatique y la editorial Aún Creemos en los Sueños. Toda nuestra solidaridad con sus familiares y amigos.


NOS DEJA JAIME MASSARDO por Rafael Urriola

No recuerdo exactamente en qué circunstancias conocí a Jaime Massardo Blanco. Era el año 1968 o 1969 y coincidimos en que había que hacer la Revolución para liberar a los pobres y explotados de Chile. Compartíamos las necesidades y ansias de leer, aprender, entender y proponer cosas para este cambio. En su casa –claro, la de su madre- en nuestra adolescencia universitaria por allá por Las Condes, cuando era lejos, debimos haber pasado revista a una colección no despreciable de autores del marxismo tradicional del cual Jaime se especializó con maestría en su vida. Aprendimos juntos a pensar que la militancia política era una manera de vivir y no un karma pero tampoco podía permitirse la menor transgresión ética. Hubiese sido impensable en el Yogui –como finalmente se le conoció por su voluminosa presencia- que se hubiese entusiasmado con prebendas que le hubiesen significado perder un ápice de sus convicciones. Quizás por ello, me comentaba que la principal importancia de la Primera Piedra era “apenas” decir que la política sin ideas estimulaba la corrupción. Digo apenas porque sus posiciones doctrinarias-ideológicas fueron siempre más duras que las de nuestra revista, pero también ha habido entre nuestros miembros del Comité editorial que nos consideran demasiado críticos. Así se vive.

Jaime, que siempre me dijo “compadrito” me metió en un minibús que terminó conmigo en Francia asilado. El siguió en Chile en la Resistencia y terminó dos años apresado por la dictadura para llegar a México. Pese a que había sido alumno de la Facultad de Economía de la Universidad Católica su vocación era lo social y más bien en la tradición marxista gramsciana se especializó en la teoría del conocimiento y en la epistemología, siempre en una lógica marxista.

De México quiso ir a París a profundizar sus estudios obteniendo un doctorado. Aprendió italiano, quizás solo porque quería leer a Gramsci en el original, lo cual es propio de intelectuales profundos. De allí, en algún momento volvió a Santiago y pasó por diversas universidades como profesor. Quizás lo que quedará más sellado en la historiografía de Massardo es que sus análisis e investigaciones de Luis Emilio Recabarren, personaje trascendental en la historia real de Chile, no podrán ser evitados por cualquier estudiante o intelectual que trate el tema. Tampoco quienes quieran relacionar Gramsci con Chile podrán evitarlo.

El Yogui nunca se inscribió en los registros electorales posterior a la dictadura. No creyó en esta “democracia” y le costaba mucho aceptar mis cíclicos entusiasmos por situaciones políticas en que podían vislumbrarse cambios.

Quizás tuvo razón. Su biblioteca muestra que se trató de un hombre que dedicó la vida a reflexionar en favor de la justicia. No es casual que quienes lo visitaron en los últimos dos años en su departamento de Valparaíso eran esencialmente alumnos de la Universidad de Valparaíso, donde ejercía una cátedra de Gramsci hasta antes de caer en la enfermedad de la que nunca se recuperó. Allí, en estos dos años de lucha contra el cáncer, lo visitaron sus amigos de pubertad que conformaban una cofradía en un grupo de rock en que Jaime tocaba el bajo; sus alumnos y algunos más.

Hace meses, en algunas tertulias que repetían las que teníamos hace decenios, nos dimos cuenta que habíamos vivido suficiente y contentos de lo que habíamos logrado.

Siempre pudo hacerse más pero sé que se fue tranquilo con su vida. Abrazos compadrito Jaime!!!

Rafael Urriola
Primera Piedra 670 Análisis Semanal del 18 de abril de 2016


Compañero Jaime Massardo, hasta siempre

Nuestro viejo camarada, miembro de nuestra asociación y fiel amigo Jaime Massardo nos ha dejado.

Junto a muchos de nosotros en el trabajo militante a partir de los años 60, compartiendo la clandestinidad y la prisión con otros, viviendo el exilio sin renunciar a sus ideas, Jaime siempre supo enriquecer su existencia y la nuestra con sus artículos y sus análisis siempre claros y comprometidos.

El "oso yogui", como le llamábamos, volvió a Chile no para resignarse sino para seguir luchando desde su propia trinchera: el estudio, la reflexión y la escritura. Jaime estaba muy lejos de aquellos que, sumisos, se plegaron "a los nuevos tiempos".

Como muchos compañeros de su generación, Jaime se va antes de tiempo, víctima de las inescrutables secuelas de la represión y la tortura.

Desde Francia, donde vivió, militó y produjo, le decimos, Jaime nos quedamos contigo en el recuerdo, prolongando tu compromiso y tus ideales.

Consejo de Administración de la Asociación de EX Presos Políticos Chilenos – Francia (AEXPPCH -Francia)

Martes, 12 de abril de 2016

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.