Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- La cuestión educacional en Chile. Crisis de los bienes públicos y problemas de movilidad social en los grupos medios. Por Mauro Salazary Juan Carlos Orellana
- HABITANTES DE CAIMANES CUMPLEN DOS MESES CORTANDO LA CARRETERA HACIA EL TRANQUE DE DESECHOS MINERO DEL MAURO
- Seis décadas de un teatro popular: Ictus. Por Pedro Celedón

- Sumario completo



Página de inicio

Falleció Víctor Pey.

A los 103 años falleció Víctor Pey, este viernes 5 de octubre. Le Monde Diplomatique le rinde el más sentido homenaje. Todas nuestras condolencias a sus familiares y amigos.


EL CLARIN.CL

La vida de Víctor Pey, una larga, muy larga vida, podemos observarla desde su profundidad histórica y su amplitud. De profesión ingeniero, constructor de grandes obras de infraestructura, su legado es indudable en otras áreas de su existencia, desde la política, las comunicaciones y su impronta social. En todas dejó una huella que persiste.

De partida, sus gestiones ante Pablo Neruda tras la derrota republicana para buscar un lugar seguro a miles de refugiados republicanos, quienes en 1939 embarcaron en el mítico Winnipeg, navío en el que viajó junto a su familia. Años más tarde, ya en Chile, fue un actor clave en la huida de Neruda perseguido durante el gobierno de González Videla. O su amistad de años con Salvador Allende, de quien fue confidente y asesor durante su gobierno.

No pretendo hacer aquí ni una biografía ni un perfil de Víctor Pey, o don Víctor, porque nunca pude tratarlo de otra forma pese al gran afecto que recibí de su parte en los años de espera por el final del juicio del caso Clarín. Tan solo expresar el reconocimiento hacia un gran hombre, de aquellos escasos, de profundo sentido ético, una portentosa inteligencia y una tenacidad inquebrantable. En cada conversación de las muchas que tuvimos, no podía dejar de sorprenderme su memoria, capaz de relatar, con imágenes nítidas, nombres y fechas exactas, eventos acaecidos desde la primera mitad del siglo pasado. “Usted, don Víctor, ha sido un protagonista de algunos de los episodios más destacados del último siglo”, le dije más de una vez. Fue asesor en el inicio de los años 30 en la Generalitat de Catalunya con escasos veintitantos años, combatiente en el frente de Huesca, cruzó los Pirineos a pie, fue apresado y enviado a un campo de concentración en el sur de Francia, se escapó de aquel centro y llegó a París para hablar con Neruda y gestionar el exilio de miles de republicanos en Chile. Décadas más tarde, otro episodio que desgarró su vida: la muerte del expresidente Allende, el golpe de estado y la feroz dictadura. Víctor, como muchos otros, fue una de las personas más buscadas por los agentes de Pinochet y logró huir como pudo hacerlo en Catalunya durante su juventud. Los generales lo requerían por su cercanía con Allende y como figura tras el diario de mayor circulación, el Clarín. “Don Víctor, usted ha tenido más de una vida”.

Ingeniero, combatiente, político sin militancia y comunicador. El Clarín, como todos sabemos, fue confiscado por la dictadura y, hasta el día de hoy, nunca devuelto a su legítimo dueño. Una operación más de las muchas que realizaron bajo cuerdas quienes desde el 5 de octubre de 1988 tomaron el control del país. Desde entonces, Víctor comenzó una nueva lucha, la recuperación del diario, tarea que no alcanzó a vivir hasta su partida en este otro 5 de octubre.

Ya regresado del exilio y en plenos gobiernos de la Concertación, conocí a don Víctor. Su trabajo cotidiano era un titánico y agotador litigio ante diversos tribunales, nacionales e internacionales, para conseguir la devolución de los activos. En esa labor estaba, tras no pocas trampas y recursos oscuros de parte de los varios gobiernos, cuando se extinguió su vida.

Víctor Pey no tuvo interés ni en la política ni en cargos vistosos. Cuántas veces le pedimos una biografía, y cuántas otras se negó. Aun así, su vida queda registrada en sus múltiples actividades que muchos periodistas e investigadores presentes y futuros tendrán que consultar.

Personalmente, ha sido un gran honor haberlo no solo conocido, sino haber contado con su amistad y reconocimiento. Además de conocer a un hombre público de grandes méritos, que ya están documentados en la historia reciente, conocí a la persona, amable, abierto, generoso y empático. Hace no muchos meses le pregunté, como al sabio que era, qué es para usted, don Víctor, lo más importante de la vida. No dudó en responderme: El arte… y el amor.

Paul Walder


RADIO U DE CHILE:

Ingeniero, profesor y periodista de oficio, Víctor Pey Casado, falleció hoy en Santiago a la edad de 103 años. Llegó a Chile en septiembre de 1939 al bordo del barco Winnipeg acompañado de su familia.

Combatió por los republicanos durante la guerra civil española, fue apresado en Francia y luego formó parte del gobierno español en el exilio. En esas circunstancias conoció a Pablo Neruda y decidió trasladarse a Chile a bordo del barco que consiguió el poeta chileno.

“Lo que sí recuerdo muy bien es que en el momento en que el “Winnipeg” levó anclas y empezó a navegar, en la popa del barco había un coro que ya habían formado los catalanes y empezaron a cantar L’Emigrant. Me causó una gran impresión que he recordado siempre”, escribió Pey respecto de su viaje a Chile.

Establecido en nuestro país fundó una empresa de ingeniería y posteriormente se desempeñó como consejero durante el gobierno de la Unidad Popular. Tras el golpe, Víctor Pey fue perseguido por la Junta Militar y debió partir al exilio del que regresó años más tarde, durante los 90

La Universidad de Chile lo premió, en 2015, con la medalla rectoral. Hace unos minutos, la Casa de Bello expresó sus condolencias por el fallecimiento del fundador de El Clarín a través de una publicación en sus redes sociales

https://radio.uchile.cl/2018/10/05/a-los-103-anos-fallece-victor-pey/


Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi expresa su pesar por fallecimiento de Víctor Pey

La Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, lamenta el deceso -ocurrido hoy 5 de octubre de 2018- del ingeniero Víctor Pey Casado, actor y testigo de gran parte de la dramática historia del siglo XX y uno de los partícipes de de la iniciativa jurídica cuyo resultado fue el arresto del general Augusto Pinochet en Londres, el 16 de octubre 1998, hace veinte años atrás. Este hecho constituyó un vuelco histórico, fundamental en la lucha por la justicia y contra la impunidad frente a las graves violaciones a los derechos humanos cometidas por la dictadura cívico militar.

A Pey le correspondió recopilar en Chile mucha de la documentación necesaria para los trámites legales que efectuaba Joan Garcés en España. En octubre de 1998, a través de la prensa el ingeniero se enteró que Pinochet se había embarcado rumbo a Londres y envía un mensaje a Garcés, y este al juez Garzón, activando así la trampa que mantuvo a Pinochet arrestado en la capital británica por más de un año.

Víctor Pey Casado, nacido el 31 de agosto de 1915, fue un ingeniero, profesor y empresario español que tras la derrota del bando republicano en la guerra civil española, se exilia en Chile. Pey integró la columna encabezada por el anarquista Buenaventura Durruti, que marchaba hacia la ofensiva de Huesca. Posteriormente trabajó junto a su hermano Raúl en el Departamento Siderometalúrgico de la Comisión de Industrias de Guerra de Cataluña en Sitges, creada mediante decreto de la Generalitat, donde crearon armas para los republicanos.

Tras la caída de Barcelona, el 26 de enero de 1939, junto a su hermano, cruza la frontera con Francia, siendo detenidos y llevados a un campo de prisioneros en Perpiñán. Luego viaja a París y conoce al poeta chileno y cónsul chileno Pablo Neruda, quien lo integra, junto a su familia, al grupo de refugiados españoles que serían trasladados a Chile en el barco Winnipeg, el cual arribaría a Valparaíso el 2 de septiembre de 1939.

De aquella experiencia Pey señaló el 2014 en una entrevista a El País que “lo que recuerdo muy bien es que en el momento en que el Winnipeg levó anclas y empezó a navegar, en la popa del barco había un coro que ya habían formado los catalanes y empezaron a cantar L’Emigrant. Me causó una gran impresión que he recordado siempre”.

En Chile, en 1940, se hizo amigo de Salvador Allende por quien profesaba una gran admiración y en los años cincuenta se reencontró con Neruda, a quien acogió junto a su mujer Delia del Carril en la clandestinidad, dada la persecución a los dirigentes comunistas iniciada con la Ley de Defensa Permanente de la Democracia en 1948.

Compró el diario de mayor tirada de Chile, Clarín, y desde ahí respalda el proyecto de Allende, nuevo presidente de Chile, y le acompaña hasta las últimas horas del 10 de septiembre de 1973 en el palacio de La Moneda, y conversan telefónicamente la mañana del golpe de Estado. Iniciada la dictadura Pey vuelve a enfrentar el exilio, y se logra salvar gracias a los embajadores de España y de Venezuela. También debió enfrentar producto de la dictadura el cierre del El Clarín, motivo que lo llevó a enfrentar al Estado chileno ante la justicia, aunque nunca logró ser indemnizado por la confiscación del periódico.

Sus restos estarán siendo velados desde esta tarde -5 de octubre- en la casa de la Fundación Delia del Carill, ubicada en Lynch Norte 164, La Reina.


 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.