Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- La espada de Damocles. Por Ángel Saldomando
- Impunidad y militares corruptos. Por Enrique Villanueva
- Bases para una nueva Constitución en Chile: de la forma y el fondo (informe DECIDE Nº6

- Sumario completo



Página de inicio

Fuerzas Armadas, masacres, pensiones y huelga de hambre de ex presos políticos. Por Carmen Gloria Arancibia Notari

Con motivo de que en repetidas ocasiones, se ha dicho que las Fuerzas Armadas chilenas, tradicionalmente han sido democráticas, e incluso Salvador Allende lo mencionó en su último discurso en La Moneda, me he visto en la obligación de enumerar en cuantas oportunidades las Fuerzas Armadas, antes del Golpe de Estado de 1973, también llevaron a cabo, masacres contra el pueblo chileno.

Desde luego no dejo de citar a demócratas y leales, como el General Schneider, General Bachelet, General Prat, y en ese entonces el Capitán Raúl Vergara, los marinos torturados antes del Golpe y muchos, muchos más. Pero yo no me atrevería a declarar que las Fuerzas Armadas chilenas, han tenido una tradición democrática, debido a los acontecimientos siguientes:

En el Puerto de Valparaíso en el año 1903, hubo una huelga de obreros portuarios, los que exigían un mejoramiento a sus salarios. Se produjo un enfrentamiento entre la policía y los trabajadores, como resultado 50 obreros muertos y 200 heridos.

En Santiago, capital de Chile, en el año 1905, se efectuó una protesta masiva, por la carestía desatada y por el rechazo de los trabajadores al impuesto sobre importación del ganado argentino, esto tuvo como consecuencia, un resultado de 70 muertos y 300 heridos.

En Iquique, el 21 de diciembre del año 1907, estando en la presidencia, Manuel Montt, ocurrió la masacre obrera de las salitreras del Norte en la Escuela Santa María. Los obreros se declararon en huelga, exigiendo que no se les pagara con fichas en las empresas, sino con dinero efectivo del país, como también mejorar sus condiciones de vida, que correspondían al trabajo y vivienda, ya que vivían en una gran miseria. Se paralizaron cerca de 15.000 trabajadores, con la solidaridad de los obreros bolivianos y peruanos, se concentraron el la Escuela Santa María de la ciudad Iquique. El gobierno decretó Estado de Sitio en la zona, y designó jefe del área, al General Silva Renard, quien ordenó abrir fuego contra los huelguistas que estaban juntos a sus familias, las madres y sus hijitos, e incluso un bebé recién nacido, cuyas madres que se sentaron allí con la esperanza de ser oídas a sus clamores de piedad a sus sufrimientos. La masacre deja un saldo, alrededor de 2000 seres humanos.

En la ciudad de Coruña en 1925, una huelga en la planta salitrera de la misma ciudad durante el período de Arturo Alessandri. Alrededor de 2000 huelguistas, fueron deportados al sur de Chile, y muchos otros muertos. En ese entonces el Ministro de Guerra era el General de Carabineros, Carlos Ibañez del Campo (el “Paco Ibañez”), así se le nombraba, éste más tarde fue el presidente del país.

En 1938 un grupo de jóvenes del Partido Nacional Socialista toma el edificio del Seguro Obrero, a un costado del Palacio Presidencial, “La Moneda” . Después de rendirse a los militares, éstos son ejecutados, eran cerca de 63 jóvenes.

En Santiago en 1957, una huelga de estudiantes, deja 29 muertos. En Santiago en 1960 se realizó una Huelga General Nacional, el Ejército reprimió a los pobladores de la población José María Caro, mueren seis pobladores.

En la ciudad El Salvador en 1966, durante la presidencia de Eduardo Frei Montalva, tras un largo movimiento de huelga, en esta región del cobre, trabajadores que se habían tomado la Sede Sindical, fueron asesinados con un número de ocho trabajadores.

En Puerto Montt en el año 1969, también en el período de Eduardo Frei Montalva, en una toma de terrenos, mueren nueve pobladores, al ser desalojados por la policía.

Por esas casualidades de la vida, llegó a mis manos, un documento, referente a los Derechos Humanos durante el siglo XXI. Ese seminario se titulaba así: “Ejército y Derechos Humanos, compromiso para el siglo XXI”, éste se desarolló en la Escuela Militar de Santiago, el 7 de diciembre del año 2004.

El orador, era un ex senador del Partido Socialista, que fue invitado por el General Cheyre, para “fortalecer” las relaciones cívico-militares en Chile. Además en esa oportunidad se atrevió a declarar, que el Golpe de Estado, desgraciadamente se hizo inevitable, olvidando por completo lo ya sabido y repetido, el papel que desempeñaron Nixon, Kissinger, Richard Helms, director de la CIA; el periódico El Mercurio, pasquín de Patria y Libertad, la Derecha y Democracia Cristiana, el que manipuló sobre manera las noticias, ya antes de la elección del Gobierno de la Unidad Popular y más tarde en el período mismo del Gobierno para desestabilizar la economía y orden del país, citando solamente un ejemplo, el paro criminal de los camioneros, etc, etc. Como es ya sabido el Gobierno de los Estados Unidos financió totalmente el boicot.

Si bien es cierto que cometimos errores, para toda la Izquierda y demócratas era un proyecto nuevo, trabajar en vías de un socialismo, a la chilena con nuestra identidad latinoamericana, nuestros intereses y nuestras dificultades, tarea de chilenos idealistas, soñadores por una sociedad diferente sin una de las más crueles desigualdades que existían en esa época. Ésto tendría que haber recordado dicho senador, y, haber sido un crítico intransigente con los autores de los crímenes de la Dictadura, por ende para llevar a efecto los castigos merecidos por estos hechos.

El ya conocido “perdonazo”, “cautela” en lo que se dice y hace por temor a que las Fuerzas Armadas reaccionaran, lo que solamente conllevó, a lo que actualmente estamos viviendo, a una descomposición de la Sociedad Chilena, donde los valores por los que tanto luchamos se han confundido, y hoy en día incluso se ha llegado a negociar y con actos de corrupción con Julio Ponce Lerou, yerno de uno de los más grandes criminales de Latinoamérica, Augusto Pinochet Ugarte.

Todo esto ha correspondido a lo tan repetido “manoseado”, la “reconciliación”. En mi artículo anterior “Derechos Humanos”, hago alusión al General Cheyre, debido al cargo relevante que se le otorgó, en Servel, en consecuencia que ha sido uno de los miembros de las Fuerzas Armadas Golpistas, que vió y vivió las torturas y masacres efectuadas a cientos de chilenos. Sería altamente interesante preguntarle si alguna vez él y sus homólogos se opusieron a éstas, eso habría sido un acto moral del Ex senador en dicho seminario del año 2004.

Ahora bien, siguiendo con el tema Derechos Humanos en Chile, el mes pasado, el 21 de mayo, en una manifestación de estudiantes, en el Puerto de Valparaíso, jóvenes que apelaban a una educación gratuita y de calidad, fueron agredidos por carabineros, el jóven Rodrigo Avilés Bravo, estudiante de letras en la Universidad Católica de dicha ciudad,cayó al suelo, a raíz de la violencia de los “chorros de agua”, lanzados por carabineros y que tienen una fuerza brutal, también se le golpeó después de haber sido tumbado; por lo cual Rodrigo se encuentra internado en el hospital desde esa fecha por un TEC (traumatismo encéfalo craneano) y hasta ahora en coma, más una bronconeumonia que lo ha puesto en riesgo de vida, este hecho ocurrido, en plena democracia en un gobierno de Centro Izquierda.

En este escrito, quiero exponer un hecho vergonzoso para nuestro Gobierno, la “ignominiosa Huelga de Hambre”, para los chilenos gobernantes.

Alrededor de 100 ex presos políticos en Chile, en diferentes ciudades del país, la mayoría sobre 60 años de edad, protestaron por medio de una huelga de hambre la situación precaria en que se encuentran en este momento. Algunos de ellos a través de Valech reciben una pensión de unos 155.000 pesos y por medio de Rettig un poco más alta, cantidad de dinero que no les permite poder financiarse hasta el fin del mes, con la agravante de que muchos corporalmente y emocionalmente fueron dañados para todo el resto de sus vidas.

Debido a este problema, me puse en contacto con la compañera Lorena Fries, Directora Nacional de Derechos Humanos en Chile, la que me explicó que se ha tratado de cambiar la situación de los ex presos políticos, y que en este caso Juan Pablo Letelier, miembro del Partido Socialista y senador de la República, hijo del Ex Ministro Orlando Letelier, asesinado en Washington por la Dictadura Chilena; el ha tratado por todos los medios de cambiar la situación de las víctimas del pinochetismo y sacar adelante sus peticiones pero en un tiempo se encontró obstaculizado con el Ex Ministro de Justicia.

Tuve una gran suerte de poder hablar con la secretaria ejecutiva de Codepu, Juanita Méndez, la que me dotó de fotos con los ex presos que se encontraban en las habitaciones de Codepu.

Más tarde ella me informó de una reunión efectuada la semana pasada entre el Gobierno y representantes de los ex presos, hay un plazo de 45 días para tener una respuesta a las peticiones, cabe mensionar que por supuesto una de ellas es una pensión más digna y entre otras “Fin a los archivos secretos”, ésto significa abrir la documentación de 50 años de silencio donde aparecen los nombres de los autores de los crímenes de la Dictadura. Pero para decir verdad, después de tantos años muchos de estos delincuentes ya están bajo tierra, y lo más lamentable es que muchos de los nombres de estos autores de los crímenes ya han sido borrados, en otras palabras abrir dicho documento no sería a estas alturas un acto de justicia a los asesinatos perpetrados.

Para una mejor información de la flexibilidad de los gobiernos democráticos desde el año 1990 a esta parte, doy a conocer una lista “millionaria” de presos autores de los crímenes en Chile:

Álvaro Corbalán, la cabeza de la CNI, es el que recibe unas de las pensiones más bajas por concepto de “retiro”, 351.140 pesos.

Emilio Neira Donoso, alias Eduardo Correa, confirmada su participación en la Operación Albania donde fueron asesinadas doce personas del Frente Patriótico, recibe 1.992.113 pesos.

Raúl Iturriaga Neumann, fue Director Asistente de la Dina, recibe 1.455.986 pesos.

El ex agente de la CNI, Carlos Herrera, asesino de Tucapel Jiménez, recibe 1.715.062 pesos.

Manuel Contreras, está condenado por crímenes de lesa humanidad, entre ellos el asesinato del ex ministro Orlando Letelier, recibe 406.868 pesos.

Marcelo Morén Brito, fue jefe de la Brigada Caupolicán de la Dina, y jefe de Villa Grimaldi, donde uno de sus detenidos fueron la Presidenta Michelle Bachelet y su madre. Èste recibe 1.203.495 pesos.

Miguel Krassnoff, recibe 1.649.155 pesos.

Pedro Espinoza, segundo después de Manuel Contreras, recibe con pensión de vejez un monto de 1.293.478 pesos.

Hugo Salas, de la CNI, recibe 1.389.967 pesos.

José Zara, ex miembro de la Dina, recibe 1.145.825 pesos.

Jorge del Río, recibe 1.144.176 pesos.

César Manríquez, jefe de la Brigada Metropolitana de la Dina, condenado por la muerte de cantautor Víctor Jara, recibe 1.277.941 pesos.

Fernando Polanco, recibe 1.188.684 pesos.

Francisco Ferrer Lima, recibe 557.887 pesos.

Jorge Vargas Bories, autor de la muerte del periodista José Carrasco Tapia, recibe 660.351 pesos.

Juan Morales Salgado, recibe 1.386.116 pesos.

Sergio Ribera Bozzo, recibe 552.745 pesos.

César Palma Ramírez, recibe 383.843 pesos.

Basclay Zapata Reyes, recibe una pensión de 755.611 pesos.

Como podemos ver las desigualdades siguen existiendo en Chile, pero esta vez con un significado más profundo, donde se masacró corporal y psíquicamente por el solo hecho de ambicionar una sociedad más justa, las secuelas de estos hechos se ven en el pueblo chileno, familiares de las víctimas empobrecidos y desilusionados de muchos personeros que no han hecho justicia.

A estos familiares y por sobre todo a las víctimas del pueblo les rindo un homenaje por su valentía y entereza. Pero con una tristeza y decepción por la actitud de muchos compañeros que una vez lucharon y fueron “revolucionarios”, en el día de hoy sufren un estado de amnesia e indolencia.

Pero empinándome por este deterioro, no pierdo las esperanzas de que un día los jóvenes chilenos que han demostrado su claridad y valentía, junto con los compañeros que han permanecido incólumes a lo que es poder y dinero, podamos luchar por un Chile libre, justo y mejor.

Ahora me atrevo a citar una reflexión interesante del filósofo del existencialismo francés, Jean Paul Sartre: “Cuando los ricos hacen la guerra, son los pobres los que mueren”. Y una segunda cita del poeta chileno Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura: “Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”.

Carmen Gloria Arancibia Notari, chilena, miembro del Partido Socialista en Chile, docente y residente en Fráncfort del Meno, Alemania

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.