Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Sobre la visita a Chile del Papa Francisco
- En defensa de nuestros glaciares. Por Mario Osses
- Chile neofeudal. Por Libero Amalric

- Sumario completo



Página de inicio

Homenaje a Jorge Palacios

El martes 22 de julio se rindió un homenaje a Jorge Palacios en la librería Le Monde Diplomatique.


El destacado filósofo, profesor universitario, periodista y escritor Jorge Palacios Calmann, falleció el 5 de mayo de 2014, a las 18 horas, en Cascadas, en la rivera del lago Llanquihue.

Jorge Palacios nació el 3 de noviembre de 1926. Desde joven fue un militante comunista. En 1963 salió del PC creando el grupo ESPARTACO, que en 1966 se transformó en Partido Comunista Revolucionario, del que fue dirigente hasta su disolución en 1982.

Trabajó en El Siglo, en la revista Principios, Combate, Causa ML, El Pueblo, Denuncia Popular y agencia ANCHA. También fue director de la Agencia de noticias Sinjua. Realizó numerosos viajes a China y Albania. Tras el golpe de Estado se exilió en Perú y luego en Francia, donde trabajó en el Centro Georges Pompìdou, colaborando también en Radio Francia Internacional.

Escribió cientos de artículos y varios libros, entre ellos, "Chile, un intento de compromiso histórico", "La necessité apprivoisée", "Retrato hablado", "Del Mapocho al Sena","Por qué fracasó la revolución, la URSS y China, "Hotel Pekín", "Anécdotas de la China preglobalizada" y "La calle Montaña".

Jorge Palacios comenzó su carrera en 1947 como profesor en la Escuela Normal Superior José Abelardo Nuñez, luego fue profesor en el Departamento de Filosofía de la Universidad de Chile, del que fue su director de 1969 a 1973. Exiliado en Perú fue profesor en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

A su vuelta a Chile contribuyó a la fundación de la edición chilena de Le Monde Diplomatique, del que fue su primer editor. Hasta el final de sus días Jorge Palacios soñó que un mundo más justo es posible.

Jorge Palacios fue un gran intelectual, un hombre íntegro y consecuente durante toda su vida. Abierto al mundo, con alegría de vivir y con gran sentido de humor, era realmente muy querido por sus cientos de amigos y miles de ex alumnos. Su recuerdo permanecerá para siempre.

Toda nuestra solidaridad, condolencias y apoyo para sus siete hijos, su esposa Cristina Salvo y todos sus familiares y amigos.


Nuestro amigo PALOMO nos señala lo siguiente:

Faltó en la nota un detalle del tamaño del San Cristóbal, al menos para quienes fuimos sus alumnos:

Jorge Palacios, fué nuestro profesor de Filosofía, en la Escuela Experimental Artística. La escuela de los "niños genios", un raro pero feliz logro del ESTADO DOCENTE, un sueño hecho realidad para los estudiantes, venidos de todo Chile, que desde muy chicos tenían un inocultable talento musical o en el dibujo y las artes plásticas. En las mañanas teníamos las clases de la currícula del Ministerio de Educación y en las tardes, los talleres de artes plásticas y las clases de música.

Todos los profes, seleccionados especialmente para esta fauna tan rara y chiquita (no éramos en total sumados todos los cursos mas de 140 o 150) de alumnos que, en los recreos, buena parte salía a jugar, y algunos de música se encerraban con su piano a repasar la lección que debían dar en la tarde (ergo, nunca nos faltó la música de piano o violín) u otros retomaban una partida de ajedrez. La escuela funcionaba, casi siempre en edificios con orden de demolición con fecha tentativa, y nuestra etapa de insurrección pre pinwina, estaba dedicada a conseguir un nuevo local.

En los años 50, bloqueamos varias veces la calle Huérfanos y San Martín, con nuestros caballetes. La bella casona donde funcionó nuestra querida escuela bajo la dirección del pintor muralista Don Fernando Marcos, flanqueada por el Registro Civil y una repartición dependiente del ejército, fue segun los chismes, nunca fielmente comprobados, una de las primeras sedes del partido Nacional Socialista, los nazis, los "arios" de Pelotillehue. Allí asistimos a las clases nominalmente de filosofía de nuestro querido Pollo Palacios. Digo nominalmente, porque lo que tuvimos fueron, por supuesto las materias del programa de Humanidades, pero además un diálogo sobre la realidad del país, la forma de ser de este pueblo, su idiosincracia y la forma en que la política modificaba la vida social y viceversa, todo ello a la luz de su principal oficio, el de periodista. En efecto teníamos la suerte de dialogar a temprana edad con un reportero, que ademas de filosofía nos enseñó las primeras herramientas de análisis para desechar lo aparente e ir a la realidad real y examinar las costuras y remiendos de la oculta verdad de los hechos. Recuerdo las discusiones de un caso famoso. Un crimen en San Sebastián o Costa Azul, en el litoral central donde el principal implicado era un chico hijo de "la gente linda" Carlos "Carloto"Boassi Valdebenito, integrante de una banda a lomo de motos los "chaquetas negras", tercermundista versión local de los "blussons noir"surgida a imagen y semejanza de la peli de Marlon Brando "El salvaje". Los medios de comunicación en aquel tiempo, rápidamente motejaron a la siempre molesta, al menos para lo instituido por "el orden natural de las cosa, juventud con el genérico negativo de "carlotos o carlotitos".

Nuestro profe adquirió fama por estos reportajes donde el principal personaje era la juventud chilena acomodada, la que liberada , economicamente, con tiempo libre no cercado por obligaciones, apreturas o deudas, podia hacer lo que se le daba en gana. Palacios celebraba esta libertad que se discutia y expresaba en las fogatas en la playa. Nos comento que al final de las fogatas votaban lugar y fecha de la próxima reunión. Al termino de una de ellas, el profe nos dejo varias lecturas porque anunció que no alcanzaba a estar de vuelta a tiempo para su siguiente clase. Nos comentó que en la última fogata uno de los muchachos propuso un desafío: juntarse en la playa de Arica pero conuna condición había que llegar "a dedo", y no en moto. Empuñar la mano con el pulgar extendido en el sentido de la carretera elegida con el ojo puesto en la buena onda del conductor. Una forma de viajar que empezaba a ponerse de moda. El diario donde trabajaba le aprobó un reportaje a estas bandas, mas bien quitandoles el posible sanbenito delictual, tribus o grupos juveniles. A mi vuelta les cuento.

Lo fundamental, al menos para mi curso fue que el "Pollo" Palacios era un gran motivador, poseedor de una gran cultura, y una empatía natural para ganarse, como adulto, la confianza de los más jóvenes. El ideal que llena con creces lo que debe ser el maestro que necesitamos para llevar adelante la Reforma Educacional.

Gracias profe...

Pepe Palomo


Hace ya muchas, muchísimas lunas conocí bien a Jorge Palacios Calmann, y compartimos muchas veladas de nuestro pequeño grupo intelectual animadas en buena parte por el ingenio inventivo y crepitante de JPC. Famoso le recuerdo por su inteligencia aguda y amplia cultura. Nos deslumbraba su saber enciclopédico del marxismo clásico, y también del moderno que traían las publicaciones teóricas italianas y francesas. Militamos juntos en la base del Pedagógico y también nos rebelamos contra la Monja Alemana y lo que ella representaba de la burocracia partidaria agachona y nunca rebelde. Más tarde le perdí de vista al saltar yo al Asia a tareas que en aquellos años parecían muy en la Biblioteca Arguedas creada por nuestro recordado Rafa B. Supe también importantes. No volví a verlo aunque sí pude un día conversar con sus dos hijas y supe que escribía o había escrito un libro titulado Memorias de un Alzheimer, su humor no lo abandonaba.

Edmundo Palacios K. Cuernavaca, México


El 17 de mayo se realizó un homenaje-despedida a Jorge Palacios en la Biblioteca del Centro Cultural Casona Nemesio Antúnez en La Reina.


POR ESTO Y POR TANTOS OTROS ASUNTOS TAMBIEN

El Palacios nos invitó para un muy diferente y notable, asuntos que tiene que ver con la vida de los hombres y de los pueblos, cuestión no menor, ustedes saben, eso que llamamos ser felices... y como nos ha costado ser felices.

Alguien dirá que los años sesenta y setenta han olvidado sus sombras y que andan sueltos por las esquinas del calendario, y no es así. Guardamos el ojo crítico, la palabra, la pluma y todos los besos.

Los años con los puños cerrados se los hemos contado a los hijos, y ellos se lo contarán a los que esperan su número en la fila de la vida, y no hay duda que nos encontrarán razón, porque nadie puede negar que por esos lados iban los tiros en esos años.

Estamos acá para contar una historia bonita, como esos cuentos escritos en hojas de papel de arroz, donde se pueden conjugar la ciencia y la historia, de la misma forma en que tantos también lo intentaron escribirla.

Sostengo que despedir a un buen camarada es un acto de apropiarse de todo lo bueno, esa suma cotidiana con la que enamoramos a la vida todos los días, y que de manera tozuda la practicaremos con la cadencia y la paciencia por todos los tiempos por llegar.

Pero también despedir a Palacios son asuntos de la historia, y de sus pasos por la filosofía... y también por la gran muralla China.

En esta hora triste, pero tan natural, también coincidamos que los sueños son proyectos eternos, nada más generoso que el overon valiente para asistir al convite de todo lo nuevo por llegar.

Eso aprendimos somos responsables y se construyó un espacio en las mesa de las propuestas atrevidas... y que notable fue.

Los invito para que volvamos más alegres para seguir habitando los pasos que no hemos olvidado, eso nos llevaremos de Palacios para ir a escribir en el muro de todos los tiempos, así nos llevaremos todos nosotros también.

(Texto leído por Pablo Varas el día sábado 9 de abril en el Parque del Cedrón en la ciudad de Osorno, cuando se despidió a Jorge Palacios)

VER OTRAS INFORMACIONES Y TEXTOS SOBRE JORGE PALACIOS:

Homenaje en Francochilenos:
http://www.francochilenos.com/spip....

Libro de Jorge Palacios CHILE: un ensayo de compromiso histórico
http://www.blest.eu/biblio/palacios...

Algunas fotos de Jorge Palacios:

(JPEG)

En China:

(JPEG)

En China:

(JPEG)

En Albania:

(JPEG)

En Francia:

(JPEG)
 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.