Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Piñera: ¿El presidente del crecimiento?
- El Sacro Imperio económico alemán
- La aurora del feminismo

- Sumario completo marzo de 2018





Sobre el autor

Philippe Person
Escritor.
plus...



Página de inicio >> Marzo de 2018

El hombre que cambió la mirada sobre el cine y sobre África
Jean Rouch, el etnólogo cineasta

por  Philippe Person

Cinéfilo, autodidacta e inspirador de la Nouvelle Vague, Jean Rouch puso la cámara al servicio de la etnografía, y subordinó lo técnico y lo estético a esa prioridad. A catorce años de su muerte, el 18 de febrero de 2004, un breve repaso de su obra y de su legado.

“Aprender en la calle tiene que volverse una regla de vida, pero hay que tomarla con seriedad”. Tal era el consejo que daba Jean Rouch a los cineastas jóvenes que tenía a su cargo. Tras la derrota de 1940 frente al Tercer Reich, Jean Rouch, por entonces ingeniero civil, hizo un viaje a África. Al llegar a Niamey (Níger), tomó consciencia de su aversión por el colonialismo, de su fraternidad con los africanos y descubrió su vocación de etnólogo. Pero, aun antes de terminar su doctorado de etnología y de desarrollar el concepto de “antropología visual”, empezó a considerar que el lápiz y el papel no eran suficientes para estudiar los ritos de los pueblos africanos. Al igual que Marcel Griaule, autor en 1931 de la primera película etnográfica, se convenció de la necesidad de registrarlos cuanto antes con una cámara y un grabador.

Rouch comenzó a filmar como autodidacta, aunque ya era un ferviente cinéfilo y un gran conocedor de las películas de Dziga Vertov, el virtuoso creador en los años 20 del kino-pravda (el “Cine Verdad” soviético), y de Robert Flaherty, director de “Nanuk, el esquimal”. Sirviéndose de este bagaje, Rouch realizó una obra única, principalmente rodada en África, de una libertad absoluta. El “sistema Rouch” se basa en la idea de que hay que estar lo más cerca posible de los sujetos que se estudia, lo cual supone filmar acompañado solamente por un técnico de sonido. De este modo, el director entraba a las ceremonias con una cámara en mano lo más liviana posible, pasando desapercibido frente a quienes deseaba filmar, en un estado que él mismo llamó “cine trance”...

Texto completo en la edición impresa del mes de MARZO 2018
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.