Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- CARTA A MI PUEBLO, A NUESTRA AMÉRICA Y AL MUNDO por el Presidente de la República del Ecuador, Rafael
- Golpe de Estado al alma de Chile. Por Katia Cotoras y Moisés Scherman
- Soixante-huitard: mayo del 68, su proyección cincuenta años después. Por Gustavo Gac-Artigas

- Sumario completo



Página de inicio

Justicia en Chile por Carmen Gloria Arancibia Notari

Desde hace más de veinte años, viajo a Chile en diciembre para Navidad, de modo que así, puedo calmar esa añoranza, de ese rincón en el fin del mundo, que es Chile. Allí se encuentran, mi infancia, mi familia que cada vez es más pequeña, mis amigos, mis compañeros, mis raíces que a medida que pasa el tiempo, van desapareciendo a causa del tiempo, de la profundidad de mis sentimientos y vivencias experimentadas en Alemania, el país que me acogió en el año 1976 otorgándome asilo político, cuando la felonía y bestialidad del asesino dictador, Augusto Pinochet y sus secuaces, se hacían presente, a través de la tortura, asesinatos, vejaciones, exilios y exoneraciones, a los chilenos, cuyo pecado de estos, fue pensar distinto y soñar con una sociedad más justa, sin las diferencias sociales, que existían en ese entonces en el país.

El 23 de diciembre del año pasado, año 2014, puse pie en tierra chilena, y como de costumbre me comuniqué con algunos amigos y compañeros, para tener la alegría de un encuentro con ellos. Uno de estos se expresó al teléfono con gran pesar, rabia y decepción, a raíz del hecho que en ese momento ocurría en Chile.

Y me conto lo siguiente, Martín José Larraín Hurtado, de 24 años, hijo del ex senador de la República y presidente del partido Renovación Nacional, familia millonaria, en la madrugada del 18 de septiembre del 2013, día nacional, cuando se celebra la Independencia de Chile, en la comuna de Pelluhue, cerca de Curanipe, séptima región, conduciendo su jeep Land Cruiser 1980, atropelló, dando muerte a Hernán Canales Canales, de 34 años, y campesino de muy escasos recursos. Tras el accidente, dándose a la fuga y sin ningún intento, de prestarle auxilio al herido; pero huyendo del lugar. Testigos que se encontraban cerca del hecho, pudieron identificar el vehículo de Larraín, e informaron de lo ocurrido. Este iba acompañado de dos amigos, Sofía Fernanda Gaete Ramírez y Sebastián Edwards Grez que dieron una declaración falsa de lo sucedido, por lo que más tarde fueron condenados por la justicia.

En julio de 2014 el Tribunal Oral en lo Penal de Cauquenes condenó a 550 días de presidio a Martín Larraín Hurtado, por cuasi delito de homicidio de la víctima Hernán Canales Canales.

Pero este primer juicio fue anulado, y en este se quería probar que Larraín conducía el vehículo en estado de ebriedad. Los jueces afirmaban que Larraín se salió de la pista y atropelló a Canales, y lo consideraron en esta sentencia, para estimar la pena de Larraín. Pero lamentablemente el hecho de que haya ingerido alcohol, no se pudo atestiguar, ya que no se hizo la alcoholemia.

En septiembre de 2014 se dió a conocer que habría un nuevo juicio, con el mismo tribunal del primero, pero este tribunal favoreció a Larraín, y también se confirmó la condena a Sofía Fernanda Gaete Ramírez, y a Sebastián Edwards Grez.

Los jueces de este tribunal Victor Manuel Rojas Oyarce, Mauricio Leyton Salas y Claudia Mora Cuadra, desecharon la posibilidad de un “estado de ebriedad”, como afirmó el fiscal en su acusación del juicio anterior.

Además pusieron en cuestión que el atropello, haya sido en la berma de la ruta M-80-N, y que el conductor perdiendo el control se haya salido de su pista para entrar a la berma. Referente a esta posibilidad, se rechazó el informe del perito del Servicio de Investigación de Accidentes del Tránsito (SIAT) de carabineros.

También el tribunal desestimó que la huella encontrada en la berma, fuera del vehículo de propiedad de Martín Larraín.

Por lo tanto al señor Martín Larraín Hurtado, en este segundo juicio, el tribunal lo absuelve de todo cargo, otorgándole el 23 de diciembre del 2014 por medio de este fallo, el mejor regalo de Navidad chileno, y aniquilando y despreciando a la familia de Canales, y no solo sumiéndola aún más en su pobreza, sino que aumentando el dolor de la pérdida de su familiar, y la tristeza de ser discriminado en su propio país.

Hecho relevante, y a ojos vistas, es que a pesar de que contamos con un Gobierno de Centro Izquierda, la Justicia sigue estando en manos de las capas altas, las capas ricas, donde hay dinero y poder. Una persona perteneciente a las capas pobres, difícilmente tendrá la posibilidad de que se le reconozca su inocencia y ser escuchado; pero sí discriminado, e incluso injustamente condenado, a no ser que algún defensor jurista, valiente, y con ética, “se la juegue” y lo defienda, pero lamentablemente hoy en día estas personas son escasas.

Este hecho me trae a la memoria, pero no sé si aún existe. Este correspondía al Derecho de Propiedad de entonces.

“Si un pobre robaba una gallina, se le condenaba a dos años de carcel”. Habrá habido un cambio en ese estatuto, no lo sé.

Me ha abismado al leer el pronunciamiento del Ministro de Justicia, José Antonio Gómez, miembro del Partido Radical, el que después de haberse llevado a cabo la resolución del segundo juicio, declaró: “Los jueces han tomado una decisión que puede ser impactante o dolorosa para la familia, pero tenemos la obligación de respetarla.”

Con esas aseveraciones de un representante de un Gobierno Democrático, se podría esperar, incluso que aceptara cualquiera resolución, de un tribunal no idóneo, injusto y corrupto, sin cuestionar sus decisiones, siendo este el caso Larraín - Canales. El ex senador Larraín, dada la sentencia del segundo juicio se expresó: “Como familia estamos muy aliviados.”

Chile, tengo entendido y como ya lo hemos dicho antes es un Estado Democrático que dispone de organismos representativos de el, para reprimir, castigar los delitos, y dirimir las diferencias entre los ciudadanos de acuerdo con la ley del Derecho.

Por esta razón no puedo aceptar, con la soltura que el Ministro de Justicia, da a conocer su opinión a la población chilena, sin que ésta la rechace absolutamente, al tener conocimiento de la gran cantidad de profesionales representantes del Derecho, en este caso los abogados. Que son miembros de diferentes organizaciones o partidos de la Centro Izquierda.

Me defrauda el mutismo del compañero Andrade, representante del Partido Socialista Chileno, del cual soy miembro desde el año 1970.

¿Qué sucede con el orígen y principios del Partido Socialista? Este combativo partido, del cual uno de sus fundadores fue el compañero Salvador Allende, y muchos muchos más, que se expusieron y dieron su vida por ideales que a ojos vistas, con gran tristeza puedo afirmar que ya no existen.

Pero con gran preocupación, aunque hoy no es mi tema en este escrito, veo una crisis internacional del socialismo. En España, a pesar de la capacidad de Zapatero, fracasó su Gobierno, el PSOE. En Grecia en las últimas elecciones la Socialdemocracia logró un puntaje bajísimo.

En Francia, los franceses han perdido la confianza en los socialistas, la crítica de la Izquierda es grande y la Le Pen, por todos los medios tratando de tomarse el próximo gobierno.

En Alemania el Partido Socialdemócrata (SPD), donde conozco gente valiosísima, pero después de la Cancillería de Schröder, tuvo un cambio radical, transformándose en un partido de profesionales calificados, y donde los trabajadores ya no militan. Pero este no es mi tema de hoy como ya lo dije antes, pero serviría para un próximo artículo.

Regresando a Alemania, y con una imagen esta vez de la realidad chilena, vale decir decepcionada y con una tristeza infinita, al ver la indiferencia, de muchos chilenos que antes fueron activos por un cambio de sociedad, y al mismo tiempo las desigualdades en el Chile de hoy.

Por otro lado tuve vivencias, también dolorosas al encontrarme y enterarme, lo sucedido con compañeros y amigos que no veía desde el año 73, fueron torturados y vejados. También al encontrarme en el Museo de la Memoria tuve un gran golpe, allí pude ver las fotos de un par de compañeros del MIR, cuyos nombres que yo conocía en la clandestinidad, eran nombres políticos, razón por la que nunca pude saber en que país vivían, después de nuestra separación en la resistencia.

Me ha costado mucho recuperarme de estas vivencias en Santiago, mis amigos y mi trabajo en Fráncfort, me han ayudado a fortalecerme. Pero en mi interior al ver esta realidad en Chile, me pregunto al recordar tantas muertes, exilio, exoneraciones, y digo ¿para qué?

Pero afortunadamente dentro de mi inquietud por esta desición tan arbitraria del caso Larraín navegué por internet y descubrí algo, que me llenó de esperanzas, y fue así como supe que el abogado Gonzalo Bulnes, el representante de la familia Canales ha hecho una petición a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, esta petición va apoyada por los diputados Guillermo Ceroni, miembro del Partido por la Democracia (PPD). Sergio Aguiló, miembro del Partido Izquierda Cristiana (IC). Hugo Gutiérrez, miembro del Partido Comunista (PC).

Al enterarme de esto me contacté por teléfono con el diputado Guillermo Ceroni, el que me pareció una persona muy seria, confiable, valiente y muy buen conocedor del Derecho en Chile.

El diputado Ceroni en el año 1987 ejerció la función de abogado en Amnistía Internacional. En los años 1988 y 1989, fue nombrado por la República Alemana Democrática, abogado del caso “Colonia Dignidad”.

Este intento de entereza y valentía del abogado Bulnes y de los tres diputados ya nombrados que están luchando por una justicia, ante determinaciones discriminatorias y corruptas en Chile, me hace abandonar mi decepción, para transformarse en un apoyo a esta acción, y luchar, por una Justicia Social.

Carmen Gloria Arancibia Notari, Chilena, miembro del Partido Socialista Chileno, docente y residente en la ciudad de Fráncfort el Meno en Alemania.

Marzo 2015

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.