Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Opositores a Isla Riesco: Ministros votaron a favor de envenenar el país con carbón
- Algo huele mal en Dinamarca. Por Pablo Salvat
- El “conflicto” mapuche: el capitalismo genocida y el racismo social. Por Alex Ibarra Peña

- Sumario completo



Página de inicio

LA DIMENSION EXISTENCIAL CONTEMPORANEA O LA EXPERIENCIA ONTOLÓGICA DEL SER POST MODERNO Por Jorge Salgado Rocha

El título de este ensayo quiere convenir la temática filosófica y ontológica del ser humano contemporáneo o post moderno como se ha dado en llamar, y apunta a desmistificar la falacia unidimensional del cientificismo occidental.

El pensamiento occidental que parte con los filósofos griegos de la trilogía clásica Sócrates, Platón y Aristóteles, sobre todo este último con su caracterización del ser humano como “animal racional”, y continua con los filósofos alemanes Kant, Shopenhauer y Nietsche, consolidando el empiricismo y el racionalismo, sin olvidar a Descartes, el racionalista por excelencia, de la ciencia occidental, que quiebra así las alas del intuicionismo de Bergson, que también postulaba el acceso al conocimiento vía intuición y vedando el camino ancestral del ser humano para obtener una certeza ontológica y gnoseológica de lo trascendente. La Dialéctica Hegeliana, de otro lado, circula a contrapelo del empiricismo reduccionista, pero quedándose en el filo de la metafísica sin atreverse a descolgarse hacia una conciencia inteligible de lo esencial. La dialéctica Hegeliana sufre la arremetida de la contradicción marxista, es decir, colocar a la Dialéctica cabeza abajo, con la teoría materialista de no sólo la interpretación del mundo sino con la necesidad de transformar el mundo más que sólo interpretarlo. Sin embargo esta necesidad de transformar el mundo característica de la Dialéctica Marxista se anquilosa con la interpretación y la acción Stalinista, y no se desarrolla por la vía Leninista o Trotkista, que conformara las bases ideologicas de la expansión soviética. Con esto no quiero decir que la Revolución Bolchevique estuviese desfasada o que no fuera necesaria en cuanto fue una reacción al Imperio despótico zarista con su presión al campesino ruso, sino que los derroteros que transitara fueron tergiversados por las prácticas stalinistas.

Hoy, el mundo enfrenta un nihilismo valórico o axiológico que deja al ser postmoderno en un limbo, vacío de contenido, que busca desesperadamente un rumbo ideológico y espiritual difícil de alcanzar en esta globalización consumista y exageradamente materialista, cuya caída comienza a manifestarse con la crisis europea y norteamericana del capitalismo. De paso indiquemos que la rebelión estudiantil en Chile, que muchos comparan con la Reforma estudiantil francesa del 68, va mucho más allá de “reformar” la educación. Plantea en esencia, un cuestionamiento serio de las estructuras sociales, políticas y económicas del capitalismo actual en su nueva fase cíclica de descomposición, colocando en primer plano el concepto de igualdad de oportunidades, como explicitara correctamente en un artículo reciente, aparecido en “El Mercurio” de Valparaíso, el Rector de la UPLA, Patricio Sanhueza. Del mismo modo Los “indignados” españoles y catalanes, una de cuyas manifestaciones tuve la ocasión de observar y participar, no sólo cuestionan la ausencia de la redistribución de riqueza y el estado lamentable de la economía española sino cuestionan el sistema mismo de las estructuras socio-económicas europeas.

¿Dónde buscar entonces esta necesidad ontológica y axiológica en este mundo sin valores e ideales? La reflexión es absolutamente válida si consideramos los fenómenos mundiales de corrupción, dictaduras, poder sin freno, carencia de valores democráticos, gobiernos que no satisfacen las mayorías, seudo democracias, sistemas que como el norteamericano quieren dictar cátedra sobre ética y moralidad para disfrazar sus añejos imperialismos e intentar retomar fuentes energéticas vitales como el petróleo de los países árabes. Perece necesario como Varela lo planteara en el programa televisivo “La belleza del pensar “, repensar el mundo de la globalización desde la provincia o la localidad donde están ancladas nuestras raíces: La Pachamama, que tratan de rescatar nuestros pueblos originarios, donde se asientan nuestros pies, necesita convertirse en el trampolín original desde donde se construye nuestro nuevo universo ontológico, esta nueva aventura de re-encantarnos o re-encontrarnos con nuestra propio ser interior para intentar el vuelo planetario universal.

Misión difícil de realizar en este mundo fracturado y muchas veces carente de sentido, pero misión que tenemos que realizar si queremos rescatar para nosotros mismos nuestra condición de seres humanos conscientes y solidarios.

El empirismo del pensamiento occidental ha castrado esa otra dimensión de nuestro ser, el intuicionismo espiritual, que nos proyecta hacia nuestras raíces culturales, la conexión con el medio ambiente, la convicción del desarrollo sustentable, el ocaso del consumismo capitalista, una sociedad fundada en la cooperación mas que en la competencia, en la fraternidad más que en el egoísmo, en el amor más que en el odio y la mezquindad. Debemos orientarnos a rescatar y restablecer esas coordenadas éticas que hacen a la humanidad caminar hacia la construcción de ese ser integral, no solo hecho de racionalidad sino también de ese componente intangible, inmaterial que es nuestra intuición espiritual, de tal modo que podamos construir ese ser ontológico nuevo, desprovisto de ripios excesivamente mundanos y orientado a lo exclusivamente material, que nos permita fundar las bases de esa nueva sociedad a que aspiramos ; conciente, colectiva, cooperativa, solidaria y sobre todo igualitaria y esencialmente humanista.

Dr. Jorge Salgado Rocha, Antropólogo y Escritor. Universidad de Durham, Universidad de Londres y Universidad de Liverpool, ex Académico de la UFRO, Universidad Arturo Prat y Universidad Católica de Temuco. Chile. Villa Alemana, diciembre 2011

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.