Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- A Leonard Cohen
- ¿Podrá la reforma proveer a Chile de una educación universitaria de calidad? Por Jorge Gibert Galassi
- Retrato de Mujeres pioneras, testimonio de lo esencial. Por Pedro Celedón

- Sumario completo



Página de inicio

La crisis de la clase política en España y el surgimiento de Podemos. Por Luis Nitrihual Valdebenito

El fenómeno político de mayor interés en Europa en la actualidad se está dando en España. Se trata del surgimiento de una fuerza política llamada Podemos. Convertido en partido político en la actualidad, esta agrupación surgió a partir de las movilizaciones sociales del 15M en 2011. Hoy se elevan como una de las fuerzas políticas de mayor proyección para las elecciones generales del año 2015. Todo un logro en una estructura política que pivotaba fundamentalmente entre dos partidos: el Partido Popular y el Partido Socialista ¿Les parece conocida esta estructura de poder?

Hay varias cuestiones interesantes en las propuestas de esta agrupación política. El punto principal que quiero destacar es la potencia de su discurso crítico. Han utilizado el concepto de “casta” para describir a un conjunto de políticos, de los más variados colores, que se han servido del aparato del Estado para ganar dinero e influencia en un mundo circular que los permite permanecer en el poder de manera permanente, dándoles la posiblidad incluso, en algunos casos, de enriquecerse ilícitamente. Varios son los escándalos de corrupción que demuestran que tienen razón. Es así de claro: no es posible permanecer indefinidamente en el poder (hasta cansarse) Esto suele producir redes de influencia nocivas, prácticas perjudiciales para el resto de la ciudadanía. Moraleja: es mejor retirarse dignamente que permanecer en la ignominia cruel y repetitiva.

Pareciera que toda vez que se llega al poder, sin distinción de tintes ni magnitud de las instituciones, se actúa de la misma forma. Pasan buena parte de su vida en puestos y no cambian absolutamente nada en los lugares donde gobiernan. La desigualdad sigue ahí donde está. Agitan, de vez en cuando, el miedo a lo distinto. Les gusta la comodidad. Se creen representantes de la verdad y de la justicia en la tierra. Una pobreza tan grande asiste a la política actual que es causa de su desprestigio. Los partidos políticos están dentro de las instituciones menos creibles de la sociedad y el clima de poca moralidad que ronda sobre la clase política -la “casta”, como diría Podemos- no augura un buen futuro para quienes se acostumbraron a gobernar en el mundo del pensamiento único.

Podemos, que estará en las votaciones del próximo año en España mostrará, desde la fuerza de la ciudadanía, que no es necesario estar en el poder para prometer el cambio. Este debe ser empujado por esa mayoría que se encuentra hastiada de la pobreza de la política bipartidista. El reto que les espera no es menor: no convertirse en casta. Olvidar la política mesiánica que me obliga, por orden de partido, a permanecer sempiternamente en el poder. Eso es basura mental.

Dr. Luis Nitrihual Valdebenito Madrid, noviembre de 2014

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.