Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Adiós a la familia nuclear. Por Alicia Gariazzo
- Declaración de la Asamblea de los Movimientos Sociales - Foro Social Mundial 2015 ¡Los pueblos unidos jamás serán vencidos! Túnez 27 de marzo
- El estudiante trabajador también tiene derecho a ser parte de la reforma educacional: gratuidad para las carreras vespertinas

- Sumario completo



Página de inicio

La recomposición del tejido social y el fortalecimiento comunitario como las tareas políticas y pedagógicas del nuevo periodo. Por Marco Silva Cornejo

A mis estudiantes de segundo año de la carrera de psicoeducacion CFT t. Wikel..

La contingencia expele de manera continua el hedor que deja la descomposición de la elite de nuestra clase política. Una y otra vez los medios confirman que tanto la derecha como la nueva mayoría, administraron con cálculo siniestro el modelo heredado de la dictadura para perpetuar una dinámica del lucro personal y la corruptela transicional en la medida de lo posible.

Las privatizaciones que Pinochet hiciera bajo la estratégica asistencia de Friedman y sus muchachos, generaron las condiciones objetivas para el desarrollo de la máxima de las subordinaciones del neoliberalismo, a saber; el poder político como servidumbre de los grupos económicos.

Desde la perspectiva descrita mas allá de la victoria militar y política sobre las fuerzas de izquierda en los 70, mas allá de la derrota económica en los ochenta frente a la implantación del modelo, la verdadera y más profunda derrota de un sector importante de la centro izquierda, en particular de aquella que administró el país durante los primeros 20 años transicionales, fue el haber cedido y poco a poco asumido el marco de valores del neoliberalismo y haber contagiado el espacio de lo público con sus sentidos matices y prácticas.

La acción del neoliberalismo a nivel de relaciones sociales, culturales y políticas, se evidencia en el debilitamiento de los sentidos de alteridad, solidaridad e igualdad. En su defecto operan sistemas de valores determinados por la competencia el hedonismo y el lucro. De manera ingenua el País creyó que la clase política pese a su desprestigio progresivo a partir del 2000 aun mantenía ciertos umbrales de resistencia republicana. Sin embargo, el develamiento del caso Caval, las boletas de los financiamientos truchos en campañas, el cohecho bajo el que se consagro la ley de pesca, nos señalan con claridad que sectores importantes nuestro poder legislativo y nuestro ejecutivo, operan desde hace décadas como servidumbre de los grupos económicos que controlan el país, los que particularmente tienen sus núcleos de riqueza en las privatizaciones que hiciera Pinochet en la segunda mitad de los ochenta.

La intuición y el develamiento de esta nueva servidumbre, tiene como consecuencia la recomposición del tejido social y la activación de nuevos actores (mov. Sociales) quienes son los mandatados destrabar el yugo bajo el que ha quedado la política luego de 20 años de gobiernos transicionales.

Las movilizaciones de diversos actores opera como antibiótico social, frente a la descomposición y la servidumbre en el campo político. En este contexto los profesores y su actual movilización ponen un énfasis de pedagogía social al plantear desde la organización y la lucha social que el fundamento que tensiona la Reforma está relacionado que ver con los valores que ella promueve. Pues no es la competencia entre profesores sino la colaboración y la solidaridad lo que posibilita la mejoría de la calidad en educación. No es el salario del capitalismo precario sino el salario digno el que merecen quienes forman las futuras dermis sociales.

Los profesores instalan una tensión valórica y ética en medio del hedor servilista con el que nuestra clase política intenta sobrellevar el presente, Para quienes trabajamos directa o indirectamente en la formación de otros y entendemos que la arquitectura de una sociedad más justa se juega en el trazo de las transformaciones económicas y éticas, resulta fundamental avanzar en el fortalecimiento comunitario como acción palanca para reconstruir los nuevos espacios de la acción política y librarla del secuestro económico al que la han condenado las elites políticas que han festinado con el modelo, sus lujos y privilegios.

Marco Silva Cornejo
Mg. Ciencias Sociales Aplicadas,
© Mg Psicología Comunitaria UFRO

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.