Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- La acción colectiva de la élite empresarial: todos en contra de la reforma tributaria. Por Alejandro Osorio Rauld
- Desorden en el puerto: Descomprimir. Por Juan G. Ayala
- Más de lo mismo. El fracaso de la política policial. Por Luis Nitrihual

- Sumario completo



Página de inicio

Londres 38 interpone querella por quema de archivos microfilmados por el Ejército

● El reportaje publicado por el diario New York Times daría cuenta de información destruida entre los años 1973 y 1990.

● El sitio de memoria se querellará contra quienes resulten responsables del delito de sustracción y supresión de documentos, así como de encubrimiento de homicidios y secuestros calificados.

Este jueves 21 de Diciembre, Londres 38, espacio de memorias, interpuso una querella ante el Ministro Mario Carroza, en contra de quienes resulten responsables del delito de sustracción y supresión de documentos, así como de encubrimiento de homicidios y secuestros calificados. La acción judicial se fundamenta en la información revelada por el diario New York Times sobre la quema de microfilms y archivos relacionados con las actuaciones de los organismos de inteligencia del Ejército, durante la dictadura cívico-militar, y en el informe de sumario firmado por el general Ricardo Martínez quien asumirá como Comandante en Jefe del Ejército en marzo próximo.

En el informe Martínez reconoce que hubo destrucción de información archivada durante los años 1980 y 1982, por ello, la querella consigna que “bajo este aspecto, la información destruida pudo corresponder a los años 1973 a 1990, por cuanto se menciona información archivada y no necesariamente de las acciones operativas realizadas esos años. En este sentido, la resolución de la Investigación Sumaria viene a corroborar la información de fuentes públicas existente a la fecha, que señalan que la destrucción de información podría incluir antecedentes de las actividades realizadas por la Dirección de Nacional de Inteligencia (DINA)”.

Según Londres 38, la quema de archivos no conforma un hecho aislado, sino una concatenación de hechos y acciones por parte de organismos estatales “para efectos de mantener la impunidad y obstaculizar el esclarecimiento de delitos de lesa humanidad”, como la desaparición forzada. No obstante, la sola afirmación de la destrucción no debería ser suficiente para dar por acreditada la destrucción de los archivos, en el pasado, en respuesta a la solicitud de información de la Comisión Rettig, los mandos de las fuerzas armadas ya habían afirmado que no existían archivos relacionados puesto que habían sido destruidos, versión que, a la luz del reconocimiento de Martínez se demostraría como falso.

La querella fue presentada por los abogados de Derechos Humanos, Magdalena Garcés y Sebastián Velásquez, quienes junto a representantes de Londres 38 y activistas de Derechos humanos, asistió a Tribunales a presentar el documento. La acción judicial se enmarca en la campaña #TodaLaVerdadTodaLaJusticia llevada a cabo por el sitio de memoria, que busca relevar la necesidad de realizar todas las acciones que permitan establecer la verdad y la justicia en los miles de casos de desaparición forzada y ejecuciones durante el régimen militar que siguen en impunidad.

Junto con esta acción, la organización emplaza a las actuales autoridades políticas, así como también al nuevo gobierno que asumirá en marzo, a asumir su responsabilidad y a disponer las medidas que permitan establecer la verdad sobre estos archivos.

Santiago, 21 de diciembre de 2017

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.