Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Un nuevo ethos político: Reconocer el derecho a una comunicación democrática. Por Felip Gascón i Martín
- Libro de Ignacio González Camus sobre Radio Balmaceda. Lea el texto completo
- Raíces de la Tierra Chile: Retorno al origen. por Manuel O’Brien*

- Sumario completo



Página de inicio

Marcelo Díaz habla en la cancha. Por José Antonio Lizana

Los argentinos saben de fútbol y no tienen empacho en reconocer a los buenos jugadores. Por eso no extraña lo poco que se demoró la prensa trasandina en tasar la impronta de Marcelo Díaz y la hinchada de Racing en corear el “shileno, shileno, shileno”.

La cadena TyC Sports analizó el fin de semana con telescopio las virtudes del volante: “Entró con el pie derecho el chileno Marcelo Díaz, ocupando el lugar de Nery Domínguez y haciendo lo que mejor sabe: organizar el juego desde atrás. Es un cinco de juego, pero defensivo. Cuando decimos de juego es porque tiene una gran capacidad organizativa. Él saca la pelota para un lado, para el otro. Elige cuándo jugar corto, cuándo jugar largo, cuándo jugar hacia los costados, cuándo jugar más profundo, saltando líneas y lo hace muy muy bien. No erra un solo pase”.

En Radio Continental no escatimaron en elogios para el “Care Pato” y ya lo distinguen como el mejor refuerzo del balompié argentino.

A su vez, el diario deportivo Olé publicó: “El chileno comienza con la construcción del juego por el centro. El toque corto a los zagueros centrales es una tarea que cualquier volante central estaría en condiciones de asumir, pero la virtud de Díaz es saber cuándo avanzar y hacia dónde orientar el ataque”.

¿Y cómo andamos por casa? Acá tenemos muy pocos analistas de fútbol y poseemos una memoria muy peculiar, que curiosamente tiene tendencia a recordar solamente los yerros de nuestros ídolos. Si no me cree, pregúntele a Manuel Plaza, Martín Vargas, Roberto Rojas, Eliseo Salazar, Marcelo Ríos y Natalia Duco, entre otros. Si hasta mi papá una vez le gritó en la calle a Carlos Caszely: “¡Güena chinito, a usted se le fue el penal el ‘82!”.

Casi como un cuento de Horacio Quiroga, el “Care Pato” un día también cayó en desgracia y equivocó su pase preciso y pulcro ante Alemania en la final de la Copa Confederaciones y cometió una mano que derivó en el gol de penal de Bolivia en La Paz en las clasificatorias mundialistas. Pidió perdón por el error ante Alemania en una emotiva carta, pero de igual forma recibió el escarnio criollo. Ese solapado que siempre está al acecho para atacar. Pizzi, a modo de castigo, lo sacó de la “Roja” en la última fecha doble clasificatoria ante Ecuador y Brasil. Chile quedó eliminado y su ausencia se notó. El “Chelo” prometería trabajar duro y corregir para volver. Lo hizo sin aspavientos, como es su estilo y ahora está aquí al ladito de la cordillera, profesor Rueda. Marcelo Díaz habla en la cancha.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.