Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Merluza colapsada y ahora en veda compromete a Subpesca, ASIPES-SONAPESCA y es parte de la corrupción que destruyó la principal fuente de proteina marina de niños chilenos. Por Pablo González.
- El postino de Hamlet – Crónica de una conjunción inesperada. Por Memo Garrido
- La música como conciencia del pueblo: memoria y fiesta. Alex Ibarra entrevista a Charo Bogarín

- Sumario completo



Página de inicio

Medios y exposición mediática: lo público, lo privado y lo cotidiano. Entrevista a Andrea María Zuckermann realizada por Alex Ibarra

(JPEG)

Entrevista a Andrea María Zuckermann (A.Z) actriz y pintora. Realizada por Alex Ibarra Peña (A.I) Colectivo de Pensamiento Crítico palabra encapuchada.

A.I: Andrea gracias por aceptar esta entrevista. Eres la primera invitada a esta serie de entrevistas titulada “Belleza chilena”. Como hemos venido hablando abordaremos la entrevista en algunas líneas temáticas que tal vez no sean muy comunes a la carrera que has realizado. Parte de tu carrera de actriz la has realizado en la televisión, lo que podría dar pie a una clasificación estereotipada sobre tu persona. ¿Estas clasificaciones críticas que podrían suscitarse por el formato de la industria televisiva logran representar a la actriz que eres? ¿La televisión qué aporte ha hecho a tu carrera?

A.Z: Antes que todo gracias por tu interés en entrevistarme, ya que a través de este diálogo podré mostrar otras facetas de mi persona en cuanto a mujer y artista que desde hace más de 20 años trabaja con mucha dedicación, esfuerzo y ahínco en las artes que ama. En un recorrido que he ido forjando prácticamente sola. Sabemos que la televisión no es el mejor soporte para mostrar la totalidad de las capacidades que posee una artista, debido a que es una plataforma sesgada desde su origen y en gran parte también por las propuestas existentes actualmente en este medio. Esto incluso en los proyectos menos sesgados o menos censurados que de todas maneras son prefiguradores y determinantes no solo de los actores sino también de los periodistas y otros profesionales. Así como en toda área laboral, este medio de comuncación social, tiene sus pro y sus contras. Hay algunos colegas a los que les acomoda perfectamente, en lo personal honestamente no me molesta, cuando trabajo ahí lo hago con toda mi energía y me la juego completamente, pero siempre estoy en una búsqueda distinta para crecer como creadora, es decir no me quedo solamente con trabajar ahí y acostumbrarme a formatos limitados, nunca me ha gustado sentirme estancada. Igual que en muchos oficios y profesiones existen instancias en las que nos podemos desarrollar de diferentes maneras, en algunas más libremente para nuestra expresión creadora. En la televisón las intervenciones creativas de parte de los actores/artistas algunas veces no son lo que quisiéramos o lo que se podría esperar, pero es un área de nuestro trabajo que con sus características -y lo sabemos desde hace mucho- no es un espacio donde la creatividad artística precisamente lleve un protagonismo. Este medio de comunicación posee otras fortalezas, más ligadas a la comunicación masiva, en cuanto es un espacio y medio de masas que llega a un número alto de audiencia. De todas formas, siendo una de las muchas instancias laborales para los actores y con sus singulares características aunque con acotado enfoque, es un rubro en el que muchas veces agradecemos estar porque brinda económicamente cierto apoyo necesario para la subsistencia. Te podría decir que que al igual que otros muchos actores, en este formato no logramos sentirnos representados en cuanto a artistas completos que somos, esto no porque la televisión tenga una carga negativa sino porque simplemente hay otros nichos que permiten desarrollar de diferentes formas las capacidades creativas del actor como un artista integral. La televisión es un mundo con sus características propias y como tal es un espacio de trabajo que respeto mucho y que logré aceptar tal como se me presenta, es decir como un espacio que en mi carrera ha aportado muchísimo principalmente como vía para llegar a más personas y hacerme conocida en mi profesión de actriz.

A.I: Disculpa que lo diga así, eres considerada y reconocida como una mujer bella, has expuesto tu cuerpo desnudo y representado escenas de contenido erótico. En un país machista esta exposición pública podría incentivar cuestiones como el acoso sexual. ¿Te parece un problema tener que lidiar con esto en tu vida cotidiana? ¿Te comprometes con la defensa de la mujer desde alguna perspectiva feminista? ¿Tienes alguna opinión sobre la violencia de género?

A.Z: Mujeres hermosas hay muchas debido a que prestamos bastante atención al cuidado del cuerpo, el punto está en crecer en otros aspectos más relevantes que hacen marcar diferencias que permiten ser bella en un sentido más completo de la palabra. En cuanto al problema de ser bella creo que ciertas reacciones no ocurren porque la gente sea cruel o malvada, salvo excepciones. Siento que no es el público el que juzga o prejuicia o cataloga mal o bien que una actriz muestre su cuerpo. Honestamente creo que el público no es lo que los medios menos serios tratan de hacer creer, ni los artistas son lo que los medios que viven de esto le tratan de hacer creer al público. Ese es un gran tema que cada vez se habla más y es un engaño y juego macabro en el que cada día menos personas caemos. El público disfruta y agradece un trabajo bien interpretado por parte del artista pues cada día hay público con mayor sabiduría y experiencia, audiencias mejor formadas. No es lo que los medios quieren producir que creamos ni lo que les conviene que siga sucediendo desde sus posiciones livianas. Cada vez estamos más despiertos. Recordemos que estos medios no son el ejemplo de la información más honesta y responsable. Es fácil darse cuenta que ese cruel escrutinio hacia el cuerpo del artista (actores, bailarines, modelos, etc.) corresponde al interés de los medios sin escrúpulos por transformar la información en función de ciertos fines comerciales. Que se muestre más o menos piel, que los artistas sean más o menos viejos, flacos, gordos, rubios, morenos, más o menos desnudos, etc…Para el público, que insisto desde mi punto de vista, se encuentra bien informado, todo eso es algo que va más allá de las simples apariencias. Finalmente a todos nos atrae cuando un trabajo está bien realizado y lo agradecemos mucho como espectadores, lo que permite dejar de lado la chimuchina que los medios tratan de provocar para manejar la atención del espectador y generar ganancias indebidas y con poca dignidad. En ese sentido siempre hago un llamado a que los espectadores recuerden que hay medios de comunicaciones que no siempre muestran todo o que a veces muestran en exceso cuestiones no tan relevantes. El público debe exigir mayor calidad y acceso a buena información, no crean que los artistas estamos de algún otro lado distante como extraños especímenes lejanos, sino que recuerden que el arte es una dialéctica a la que todos pertenecemos como seres muy cercanos unos de otros en la convivencia cotidiana. Creador y espectador están implicados desde el origen de las creaciones artísticas, no se trata de una relación asimétrica en su condición humana. Si bien es cierto la televisión y el cine (JOHNNY CIEN PESOS, del destacado director Graef Marino, entre otras películas), han sido ventanas de promoción pública de mi carrera a partir de que se me ha expuesto físicamente con desnudos. Esto, como decía antes, igual que en todas las profesiones tiene algo de dulce y de amargo, es parte del todo en la actuación, lo he aprendido a aceptar y respetar, aunque poniendo límites sanos de una manera que me parece adecuada y justa en lo que para mi tiene un peso preponderante que es en mi vida privada. Trabajar en los medios de masas cuando el cuerpo es una herramienta con la que se trabaja es un tema complejo e interesante, yo no critico este asunto más bien soy una agradecida porque además de otras herramientas puedo trabajar con mi físico como pocos/as lo pueden hacer. Esta conciliación con mi cuerpo la poseo gracias a una muy preocupada disciplina que no sólo va de la mano con mantener bien lo externo sino que también con una armonía existencial con lo interno. Los sabios dicen que para poder mantener un cuerpo en equilibrio se debe antes lograr un equilibrio psíquico. Adhiero absolutamente este postulado, pues es lo que día a día trabajo, con cuidados naturales, y en mí, logro experimentar, lo que no es tan fácil porque requiere de una disciplinada atención. Con esto he abordado esta pregunta completa porque creo sin lugar a dudas que si mi mente está clara, yo como mujer me hago respetar y no genero confusiones desde mi, frente a lo que implica trabajar con mi cuerpo. Es decir puedo exponer mi físico, pero no mis valores y principios. Creo que lo importante no es cómo me visto o si no llevo ropa en la pantalla. He ahí donde creo debe estar la aceptación de límites sanos para no aceptar violencia en cuanto a la mujer que soy, desde un reconocimiento de género que como ser humano respeto mucho y hago valer en mis circulos laborales, personales y ante el público que normalmente no se confunde, excepto casos aislados de gente que si o si van a faltar el respeto porque su problema es con ellos mísmos. El artista no puede negarse a usar todas sus herramientas porque ésta o aquella persona opina esto o lo otro, sobre todo porque en mi caso mi exposición parte siempre de la base de estar justificada artísticamente y porque la producción y el contenido dramático así lo exige. Sabemos que la falta de respeto o las miles de formas de violencia a la mujer pueden venir de afuera, de otros, pero para que eso no se presente o no se acreciente lo principal es tener las cosas claras y hacerse respetar poniendo los correspondientes límites. Las mujeres lo hacemos cada vez más, afortunadamente.

A.I: Un asunto delicado, tiene que ver con el acoso del cual has sido víctima, se te ha insultado públicamente, entre varias cosas, por ejemplo te han hecho comentarios racistas por tu apellido judío. ¿Quieres hablar de esta situación?

AZ: Sí, quiero hablar de eso y gracias por preguntármelo porque es un tema lo del racismo, que a algunas personas -desgraciada y sorprendentemente- les produce miedo comentar y enfrentar en este país. Quisiera aclarar que no pertenezco a ninguna religión, simplemente llevo una sangre que es finalmente la misma de todos los humanos que pisamos esta tierra, es por lo que en rigor no logro comprender las agresiones, la violencia y las odiosidades que se exponen hacia una persona en particular, porque si realmente se quiere tomar la bandera de una determinada causa racista, religiosa o política, se debería enfrentar a quienes corresponde y en el lugar que corresponda, si realmente así se quiere como acción llevada a un tipo de lucha ideologizada fundamentalista. Si una persona realmente quiere descargar su odio y violencia debiera dirigirla directamente a los líderes que como vemos en algunos casos no hacen bien su trabajo y son los que realmente generan tanta discordia. Los pueblos en muchos casos conviven bien, hasta que los líderes, por sus intereses, deciden entrar en conflicto. Lo veo desde ese ángulo… Tengo tantos amigos de distintas religiones y estratos que honestamente no veo otra forma de entender las cosas o me cuesta sobre todo al minuto de compartir y mirarnos directo a los ojos captando que lo único que queremos como seres humanos es calma y paz. Con respecto a lo del acoso puedo decir que como figura pública en las redes, aparecen hakéos o clonaciones y más cosas de este tipo que son sin duda bastante desagradables y molestas. Muchos de nosotros hemos tenido estas malas experiencias, no sólo por ser personajes más conocidos en relación a ciudadanos no expuestos mediáticamente a los que también les ha sucedido y no deja de ser para todos por igual algo no tan agradable. Quiero decir que no es que esté acostumbrada, pero en general a los actores es algo que ya no nos sorprende mucho aunque agota y desagrada. Hace años, desde el inicio de FB, a varios artistas nos molestan por medio de esta red social por lo que ya estamos advertidos y no porque sea común dejaremos de tomar nuestras precauciones para la tranquilidad porque es bueno estar respaldados ante personas que al parecer tienen mucho tiempo libre y mucho odio frente a quienes pretendemos trabajar en nuestras actividades artísticas. Es más que sabido que las redes sociales ya “hacen agua” como se dice en buen chileno. Creo que desde cierto ángulo, relacionado con las vidas de las personas a un nivel más privado, llegaron a un punto en el que ya han cumplido sus objetivos y están rápidamente pasando a lo que suele suceder cuando ciertas mentes desenfocadas descubren que pueden vulnerar ciertos códigos de sana convivencia y se dan cuenta que pueden, sin mayor obstáculo, descargar sus odios u obscuridades apuntando a los que estamos más expuestos, de manera impune, porque estas descargas casi en la totalidad de los casos son de manera cobardemente enmascarada. Retomando la parte de tu pregunta que apunta a los ataques racistas en mi contra, que por supuesto son sin ninguna justificación, porque no me puede interesar menos tomar partido violentamente por ningún ideal ni hacerle mal a alguien sea quién sea. También son de una cobardía tremenda, porque quienes lo hacen suelen estar enmascarados tras perfiles falsos de FB o a través de mensajes internos con amenazas graves que dan claras señales de agresión de género, pues son ofensas hacia mi como mujer. Debo decir, insisto, que no profeso ninguna religión, simplemente tengo una sangre común que muchos ni siquiera se enteran que la poseen. Hay que considerar que todos venimos de donde mismo, puede parecer extraño lo que te digo, pero creo que son ataques que no corresponden primero, porque amenazar es de lo más bajo que puede existir y por otra parte, porque realmente no creo en las diferencias raciales. Quiero recordar que hay mucha gente que me conoce de diferentes áreas profesionales, estratos, grupos socioeconómicos, religiones, razas, países, etc., y escuchando opiniones que tematizan este asunto nos damos cuenta que la verdad es que más que buscar respuestas creemos que debemos comprender que esas reacciones gratuitas tan agresivas no merecen diálogo alguno porque provienen de personas que claramente lo que buscan no es diálogo sino solo atacar porque sí. Quiero también destacar que muchos amigos/as de diferentes culturas y religiones me han apoyado tremendamente a propósito de este episodio, con lo que podemos darnos cuenta que realmente ese tipo de actos están muy fuera de foco.

A.I: También has desarrollado trabajos teatrales y cinematográficos, ambos géneros alcanzan mayor aceptación por consumidores “cultos”. ¿Puedes hacernos algún análisis sobre la influencia cultural que tienen estos géneros? ¿En cuanto a consumidora de la industria cultural tienes predilección por uno de éstos?

A.Z: He participado en diversas plataformas, tal como mencionas, como actriz y me encanta cuando personas de diferentes lugares, estratos, edades e incluso de diferentes países, me comentan acerca de mi trabajo y de cuanto les gusta poder acceder a ver el trabajo de un artista, porque el arte no sólo apasiona a quienes tenemos la “suerte” y valentía de hacerlo sino también atrae sobre manera a quienes lo presencian. Es hermoso sentir que todos vibramos por igual ante algo que creo tan necesario como son las artes. El público en nuestro país sí es culto y está en permanente búsqueda. Ser culto o ir en busca de cultura/artes, creo yo, no significa ser de los que pueden asistir porque tienen el dinero para acceder o porque tienen un mayor nivel intelectual sino que tiene que ver con algo que va más allá, con que todo ser humano gusta del arte y agradece cuando se le presentan las artes en todas sus posibilidades o cuando lo encuentra si está en esa búsqueda. A diferencia de lo que algunas personas creen, yo creo que lo que hace falta es lograr hacer llegar a más lugares el arte y brindarles entregas de mejor calidad a todos, no sólo a quienes puedan acceder o tienen el poder adquisitivo para hacerlo. Por ejemplo. por estos días se presenta en Chile el maravilloso Cirque Du Soleil que llena de gente sus presentaciones. Con eso se puede ver que el público sí quiere nutrirse más y no sólo por moda sino que persigue varios elementos que van desde propuestas diferentes, novedosas, masivas, clásicas, eclécticas, etc, pero todo con calidad. Mi punto, y lo que creo es lejos lo más importante en todo este tema, tiene que ver con el desarrollo de políticas culturales para elevar el nivel de cultura en las personas, y estoy segura, que si en nuestro país el Estado destinara más dinero a las artes el público y su nivel crecerían cada vez más. Sabemos perfectamente que eso generaría muchos cambios necesarios para que un país viva más saludablemente en varios aspectos. Soñar es gratis… Y los sueños se hacen realidad. Respecto de qué preferencias tengo, me encanta hacer lo más posible relacionado con mis artes, no podría elegir una sola posibilidad porque cada rama de la actuación es para mi un mundo hermoso con infinidad de más mundos por descubrir y crear dentro de los mismos. Los artistas una vez que nos descubrimos como tales no podemos encasillarnos.

A.I: Hay una larga relación entre el teatro y la filosofía, o más evidente con la literatura. ¿Hay algunos filósofos o escritores que le otorgues alguna valoración estética-teórica o que consideres en tu vivir cotidiano?

A.Z: Así es, el teatro no existe sino de la mano de la escritura y los diferentes análisis de los personajes, la historia, los contextos, etc. Más aún todas las artes van unidas, si vamos sólo un poco más lejos en el análisis veremos que las artes y todas las áreas relacionadas a la vida humana van de la mano y coexisten. De hecho me parece hermoso haber descubierto que el yoga también se une y es realmente unión con todo en mi vida. Todo interactúa permanentemente. Es por eso que desde hace largo tiempo mi búsqueda y mis consideraciones como lectora, y que utilizo como creadora, van más cargadas al estudio del ser humano como ente habitante de un cuerpo, una mente y también como ente parte del universo. Es por lo cual mis preferencias en cuanto a textos se acercan más al estudio del hombre desde varias miradas: psicología, metafísica, sociología, filosofía, etc. En filosofía me quedo pegada en los clásicos porque me sorprende lo visionarios que fueron. A veces también caigo en variaciones y leo ficción o biografías. Por supuesto todo suma.

A.I: Una de tus autoproclamas es ser una creadora infinita que busca entregar una experiencia de belleza que se dona, creo que desde esa determinación has llegado a la manifestación artística en la pintura. ¿Cómo experimentas este arte? ¿Consideras este arte como un espacio de mayor libertad en cuanto a que en tus pinturas no representas a otros sujetos?

A.Z: Exacto, el arte es infinito, como te decía no me puedo ni me quiero limitar, me siento artista creadora y la verdad va más allá de decidir hacer esto o aquello, se trata de que simplemente existen los talentos en mi, como en muchos creadores, como en todos, y son dones que están vivos, con fuerzas propias, siempre existiendo y queriendo expresarse creativamente y en la pintura es igual de fuerte que en la actuación o en la escritura porque no sólo represento lo que está en mi o lo que cercanamente reconozco sino que también trato de expresar creativamente lo que no me es tan cercano o creo no conocer quizás como una forma de entender mejor o más complejamente. Siento que he ahí donde se puede sentir la verdadera libertad… No en una búsqueda afuera sino en lograr sacar todo lo más posible de adentro de tu ser y de manera creativa. ¿Qué más libertad que eso? Muchas veces es en cautiverios horrendos en los que se logra expresar con mayor libertad a través de las artes.

A.I: Finalmente, en qué proyectos te encuentras por estos días. ¿En qué estás trabajando? ¿Qué proyecto te gustaría realizar?

A.Z: Me encuentro realizando actividades como actrz y como pintora y quiero simplemente seguir haciendo la mayor cantidad de actividades. Estoy en variadas áreas actorales, en televisión, en cine, en café concert, en standup. Como actriz también tengo compromisos gremiales, ya que participo en asociaciones como SIDARTE y CHILEACTORES, como pintora pertenezco a grupos como, por ejemplo a la APECH y a ACHIART, además de la Asociación de Pintores de La Reina, grupos en los que siempre realizo actividades conjuntas a parte de mis propuestas propias. También hago trabajos de pintura por ventas directas que hago a diferentes personas particularmente interesadas. Sigo tímidamente incursionando en la escritura y no dejo de lado los trabajos con niños, en este preciso momento en teatro infantil porque estoy creando un proyecto educativo orientado a niños/as. Es sumamente importante estar siempre realizando cosas para niños o en contacto con niño, entregarle artes a los adultos es muy importante, pero darle la posibilidad a los niños de acceder a las artes es clave para muchas cosas que tienen que ver con lograr una sana convivencia. Además siempre aprendo mucho de los jóvenes y de los niños…No se puede dejar de entregar y de aprender.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.