Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Huelga de hambre mapuche contra los testigos secretos. Por Luis García-Huidobro
- La concertación de los sectores retardatarios. Por Alicia Gariazzo
- UNA ILUSIÓN COMPARTIDA por Almodóvar, Garzón, Ramonet, Sabina y muchos otros...

- Sumario completo



Página de inicio

"Música: identidad e interculturalidad". Entrevista a la música y compositora Catalina Claro realizada por Alex Ibarra

Alex Ibarra (A.I.): Catalina agradezco te des el tiempo para esta entrevista, entiendo has tenido meses de mucha actividad profesional. Eres una de las músicas chilenas más itinerantes en circuitos internacionales desde tu juventud temprana, esto te permitió una carrera internacional con experiencias de alto nivel, en el sentido de que pudiste trabajar con los artistas españoles Ana Belén y Víctor Manuel, y colaboraste con la Compañía Cirque du Soleil. Pero, además has tenido experiencias formativas con importantes músicos locales, principalmente con la ya fallecida Flora Guerra, has grabado con el baterista Sergio Tilo González. ¿Con una mirada retrospectiva a qué hechos significativos atribuyes el haber desarrollado experiencias profesionales de este tipo como si tuvieras que dar un consejo a nuevas generaciones?

Catalina Claro (C.C.): Gracias a ti Alex. El aporte de trabajar con este nivel de músicos, y más aún, de personas, como Flora Guerra por ejemplo, es algo que recomiendo a cualquiera. Hay artistas así en Chile, con bajo perfil, no taquilleros, y tremendamente conectados y sensibles. No necesitan demostrarle nada a nadie. Ellos pueden aportar mucho a algún estudiante de música, pues, en mi caso, me han enseñado la importancia de la sensibilidad, de la sutileza en cada momento de la música. Además de la capacidad de interpretar sabiendo que uno es un canal de una totalidad, sin necesidad de creerte más o menos que otra persona. Pues cada persona tiene su talento para compartir.

A.I: Algunas de tus composiciones musicales las has realizado en un diálogo con poetas chilenos, reconocidos internacionalmente, como son Gabriela Mistral y Pablo Neruda. ¿Cómo llegas a la lectura de estos autores? ¿Cómo se dio la experiencia de dialogar con esos poemas a través de la música que compones? ¿Tienes algún juicio sobre la poesía contemporánea chilena?

C.C: No tengo juicios al respecto. Sin embargo vengo de familia de muchos literatos, con la suerte de que mi madre M. Luisa Pérez, profesora de literatura toda su vida, hizo una excelente antología de Gabriela Mistral, además de antologías de otros autores. Todo esto, junto a mis viajes por Chile, ha hecho que conozca más en profundidad a ciertos poetas chilenos. Hago la música, y luego escojo el poema y los versos del mismo, para completar la canción.

A.I: En una conversación previa, me decías que no tienes mucho interés en temas políticos, pero en otra entrevista has afirmado que apoyas reclamos de movimientos sociales como los de los estudiantes y del pueblo mapuche. ¿Por qué estas demandas sociales captan tu atención? ¿Te parece importante romper ciertas estructuras clásicas de cómo se entiende lo político en Chile?

C.C: En su momento (hace muchos años) iba a protestas, y participaba en manifestaciones. Hoy, en ocasiones puedo tener una opinión sobre los diversos temas que acontecen en Chile y el mundo, y puedo quizás estar de un lado o del otro. Para mí el sistema político (de gobierno), al igual que la sociedad, se basa de manera inconsciente, en los diversos derivados del miedo y la culpa (comparación, manipulación, codicia, ….). Es por esto que para mi no es el camino, y ni siquiera es una vía de posible ayuda. Al final todos queremos una sola cosa: ser feliz. Me parece importante ir hacia algo nuevo (y no tan nuevo para algunos). Esta proposición es ir hacia adentro, en vez de siempre estar juzgando, criticando a los demás. Por ej.: cada vez que otros nos “incomodan”, creo que es mejor asumir la responsabilidad de lo que me pasa a “mí”, y observar esa incomodidad, aceptándola en mi interior. Está clarísimo y muy demostrado que las revoluciones políticas, sociales, que las luchas, las guerras, etc, y que en general todo lo que ha sucedido y sucede en nuestra historia a un nivel social, político, siempre nos lleva a lo mismo: diversas formas de sufrimiento, de lucha, de intentar ser más que el otro, etc. Siempre giramos sobre lo mismo, y sigue el sufrimiento en el mundo. Esto no da resultado. El camino para mí (y muchos) es ir hacia dentro. Y ese es el cambio que propongo, un cambio responsable, coherente, real y efectivo.

A.I: Entiendes tus creaciones desde un lugar situado en cuanto a la identidad de género, en el sentido a qué consideras que tu trabajo se ve intervenido por tu sensibilidad femenina. ¿Te identificas con algún movimiento o perspectiva feminista en particular? ¿Consideras que has realizado una suerte de militancia en el feminismo a partir de tus creaciones?

C.C: No! Hablo de lo femenino como un concepto para la comprensión. No me refiero a ser mujer u hombre, sino a lo que representa la femineidad. Algo que es más profundo, menos ruidoso, más “hacia dentro”, sin la necesidad de demostrar nada especial, una vía más sutil, más interior e intuitiva.

A.I: Tuviste una formación musical como intérprete de música clásica, muy joven ganaste certámenes en esta área. Pero, tus composiciones advierten claramente una fusión de horizontes musicales y culturales, debido a tu experiencia migratoria. ¿Qué valoras de lo intercultural? ¿Tienes una opinión sobre el fenómeno migratorio en el Chile de los últimos años?

C.C: Me encanta que gente de otras culturas venga a Chile. Eso enriquece muchísimo. A pesar de que soy chilena, sudamericana, en el fondo, para mi no existen las naciones, no son reales estas diferencias aparentemente tan contundentes. Considero que todos estamos en la misma barca (por decirlo de algún modo), aunque nos creamos tan “separados” por naciones, por apellidos, por creencias, etc.

A.I: Si bien has valorizado la experiencia migratoria también se puede observar que tienes una cierta pertenencia identitaria no sólo con Chile sino que con América Latina y con lo popular. ¿Qué elementos rescatarías como relevantes en las creaciones de nuestros músicos? ¿Qué músicos reconoces como aportando a nuestra producción cultural? ¿Reconoces algunas influencias o diálogos en interés, intención o estéticas?

C.C: Si. Aquí en Chile hemos tenido grandes artistas. Puedo destacar en el área clásica (que fue la que me dio la “sensibilidad y cuidado” para interpretar la música) a la pianista y profesora Flora Guerra y también a Rosita Renard. En el área popular actual, puedo referirme a Eduardo Peralta, quien además de tener bellas composiciones e interpretaciones, ha destacado (para mí) por el hecho de siempre estar invitando diversos músicos y cantantes a sus permanentes Lunes Brassensianos en el Mesón Nerudiano (Santiago), permitiendo el intercambio de artistas de manera permanente. Esto, el intercambiar con otros cantantes-músicos, da mucha riqueza. También puedo hablar de grandes voces como Magdalena Matthey, que además es una excelente compositora de canciones.

A.I: Una definición que has dado en torno a las letras de canciones que compones es que tienen un alto contenido existencial, claramente con esto refieres a la aceptación de una cierta filosofía de vida. ¿Tienes interés en algunas concepciones filosóficas en particular? ¿Reconoces algunas orientaciones de este tipo en tu vida más cotidiana?

C.C: Si. He hablado un poco sobre esto, en esta entrevista. Hoy en día experimento a diario lo importante y fundamental que es ser capaz de estar a ratos en silencio interior, pues eso nos da la paz que todos anhelamos. No puedes pedir paz afuera de ti, si no hay paz dentro. Una vez la paz comienza a instaurarse en mi interior, el exterior se vuelve cada vez más amable, como un fiel reflejo de mi vida. Es lo que podríamos llamar una “revolución espiritual”.

A.I: ¿Algún proyecto actual en ejercicio o en la mente que quieras difundir? ¿En qué se encuentra ocupada hoy la artista? ¿Qué motivaciones creativas tienes actualmente?

C.C: Estoy en la etapa final de un bello CD para niños, con textos de las 4 premios nacionales de literatura: Marta Brunet, Isabel Allende, Gabriela Mistral y Marcela Paz. La idea es difundirlo lo más posible, y que llegue a todos! Además estoy produciendo-dirigiendo musicalmente a diversos cantantes tanto en Chile como en Francia, con bellos resultados.

Alex Ibarra Peña. Colectivo de Pensamiento Crítico palabra encapuchada.

(JPEG)

Catalina Claro

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.