Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- La crisis del Sentido Común Político (Parte I): Entre la descomposición/recomposición de la cultura política en el Bloque Dominante. Por José Ponce
- Raúl Súnico, el nuevo Subsecretario de Pesca y su apoyo a las Siete Familias en la Ley Longueira.
- El debate educacional; algunos dilemas de la Comisión Nacional de Acreditación. Por Mauro Salazar y Juan Carlos Orellana

- Sumario completo



Página de inicio

Neurociencia, la empatía del poder y los políticos. “Realismo sin renuncia”. por Jorge Tarride

Nos asustamos cuando por diferentes motivos comprendemos la realidad de una forma diferente a lo que nos han enseñado, es como por arte de magia descubrir que uno tiene sin ninguna intensión un pensamiento diferente a los demás, cuesta entenderlo, no sabemos de dónde salió y nos sentimos frente a otros como un inadaptado o sencillamente para no rompernos la cabeza lo olvidamos borrándolo del disco duro y nos volvemos a poner la venda sobre los ojos, prenda que utiliza el terror de las dictaduras en el procedimiento que se aplica a los prisioneros políticos para que entreguen información y se arrepientan de sus descabellados pensamientos.

La neurociencia ha aportado su granito de arena en todo este proceso con el descubrimiento de las neuronas espejo. Giacomo Rizzolatti, el neurocientífico italiano que descubrió las neuronas espejo, señala que este sistema cableado es lo que nos permite "captar las mentes de los demás no a través de un razonamiento conceptual sino a través de una estimulación directa de los sentimientos, no con el pensamiento". Nos hace desarrollar la empatía con vidas ajenas a la nuestra y cuando se carece de una experiencia comparable, esta "empatía cognitiva" se construye sobre la base neural y nos permite vernos dentro de otra persona intentando imaginar la situación de ese individuo. Hay que distinguir dos cosas en estas neuronas espejos, primero que las neuronas espejos a como su nombre lo dice son las encargada de brindarle a los seres humanos la capacidad de imitar ciertos comportamientos, tantos físicos como sicológicos, como el desplazamiento, el lenguaje, valores sociales y morales. La segunda parte es la conexión que estas neuronas producen para desarrollar la empatía, poder sentir a través de emociones, la situación de otras personas que no están lijadas necesariamente a uno. Si vemos a una persona golpearse producto de una caída, seguramente uno siente dolor en la misma parte del cuerpo que la persona golpeada. Si estamos cerca de un accidente automovilístico nuestra primera reacción es intentar ayudar en lo que podamos, pero si estamos directamente involucrado, somos el que conduce, la primera reacción es arrancar del lugar, o sea la empatía tiene un mecanismo que no siempre se activa, al parecer solo lo hace cuando no recaen consecuencias a nuestra persona, ya sean físicas, económicas o sociales. Al parecer es un poco complicado esto de la empatía, no es tan simple a como se quiere interpretar. Es difícil hablar de empatía entre dos personas cuando hay intereses de por medio, en lo general son negociaciones o siendo más sincero con el lenguaje, es la manipulación del más fuerte para con el que tiene temor a perder si ve que sus armas de presión se han agotado. Me parece que solo puede existir empatía entre dos personas cuando estas no ponen en peligro ningún tipo de interés personal al activar estas neuronas. También se le da a la empatía características que no las son, tal como la caridad, que es la acción de dar a los que no tienen ese algo que a uno le sobra, muy utilizado por las iglesia y organizaciones que lucran con la pobreza, también tenemos la compasión, que es el hecho de sentirse superior a otra persona que se encuentra en una situación que le afecta profundamente en su vida pero uno no puede hacer nada pues su calidad de inferior lo llevo a estar en esa situación y por último la limosna, que es la misma acción de la compasión, con tan solo la diferencia que esta cumple de forma rápida la limpieza de algún pecadillo que se cree tener en su interior. Si observamos detenidamente los hechos a los cuales nosotros le atribuimos ser empáticos, veremos que la empatía de la cual hablamos, son características de la sicopatía, donde el sicópata realiza un acercamiento emocional al otro para que este se sienta acogido por el sicópata, o sea el sicópata tiene la capacidad de activar las neuronas empáticas del otro y poder así manipularlo a su antojo, ya que el otro, al sentir que el sicópata es superior a él, se pondrá a su disposición e intentara imitarlo, querrá estar cerca de él, sentirse valorado por él, entregándole información y ayuda para que el sicópata logre su objetivo. Esta confusión se da sobre todo en los discursos de los políticos que buscan por todos los medios hacer que los votantes activen la empatía para con ellos, porque si sus discursos fueran basados en la empatía real, en sus gobiernos cumplirían sus promesas. La empatía los llevaría a comprender la situación de la gran mayoría de los ciudadanos de este país, se pondrían en los zapatos de nosotros y la fuerza que da la compresión de algo, los llevaría a realizar los cambios necesarios para que esta doble realidad desapareciera. El aparato de marketing del gobierno de Chile creo en esta etapa de su mandato el slogan “Realismo sin renuncia” que quiere decir, la empatía llega hasta donde no se interponga con mis intereses personales, de mi clase, de mi raza o que mi acción empática me crea hacer perder mi idea de ser superior al otro. El fin del slogan es confundir y se crea que hay empatía de parte del fuerte hacia el débil y así el débil conecte sus neuronas espejos creando empatía hacia el fuerte, siendo el mensaje oculto; no todos tenemos los mismos derechos como ciudadanos, esa es la “realidad” y a esto no se puede “renunciar”.

El desarrollo de la neurociencia ha creado nuevos nichos de especialización, tales como neurosicología, neuromarketing y neuropolitica, cosas que han existido desde hace mucho tiempo, solo que no se conocía a ciencia cierta las así llamadas neuronas espejos, que a lo largo de mucha décadas han sido activadas para nuestra manipulación. Por lo menos en las décadas pasadas el paquete ideológico también contenía valores morales y éticos a los cuales uno intentaba ceñirse. Hoy en día no existe esta ideología que intentaba rallar la cancha en el comportamiento del individuo, hoy los políticos no traen consigo esos límites, solo el deseo de lograr objetivos personales es la motivación, sobe todo beneficios económicos hasta donde se pueda.

La ciencia no es tan racional a como se le disfraza, cuando se realiza una observación de un hecho, el observador influye –física cuántica- en el hecho observado. La observación es real pero las conclusiones del observador y las aplicaciones que se pueden desprender de estas son y están directamente definidas por el observador y por quien paga el experimento. Por lo tanto la definición de “ciencia” como un concepto libre de ataduras en la compresión del comportamiento de la materia en el espacio-tiempo no es “racional” y libre de intereses subjetivos, personales, económicos, políticos, sociales. El adelanto técnico no es en sí lo descubierto o inventado, sino el fin de los efectos que estos tienen que causar en la vida de los consumidores y en las ganancias de quienes los producen. Me parece que las neuronas espejos es una realidad social a través de la civilización occidental y cristiana, nos hemos inventado un dios con características humanas para poder parecernos a él, especialmente la característica de ser dueño de todo; Dios es todo, está en todas partes, todo lo sabe y dictaminara sentencia sobre nosotros, el es dueño de la creación, de todo lo que existe y de lo que no existe. Hoy las corporaciones cumplen con estas características, son dueñas de todo, saben todo, nos ven en todos lados y dictamina sentencia sobre quienes rompen con lo establecido. El poder económico creo a dios para ser como él, de forma clara y contundente. No es dios quien activa la empatía con los débiles, sino que los débiles deben mostrar empatía con dios, entregando ofrendas, sacrificios, caminar de rodilla, auto torturarse y tener plena fe en el. La elite actúa como el dios creado por ellos para los que no son ellos, los imitemos en nuestras neuronas espejos y seamos sus seguidores, porque ellos son su propia creación y en esta creación al pueblo lo evalúan ellos y le entregan el sueldo que se merecen en el infierno del libre mercado y la competencia.

Es difícil romper comunicación con las neuronas espejo cuando uno es bombardeado todo el día con el falso concepto de empatía y la realidad nos dice y nos trata de una forma totalmente diferente a esta definición, sabemos que propaganda es la no entrega de limpia información. El concepto fundamental de este sistema económico es “libre mercado” o sea la competencia “libre” de cualquier tipo de regulación del estado y esto conlleva una contradicción intrínseca con el concepto de empatía de la cual habla la neurociencia. Aquí la palabra libre no tiene nada que ver con el concepto de libertad con la cual se quiere asociar y mucho menos la palabra competencia que su núcleo esencial es totalmente contradictorio al concepto real de empatía. Si la verdadera empatía existiera a como lo quiere hacer creer la neurociencia la pobreza no existiría, como tampoco la riqueza que sobre pasa los límites de la compresión matemática, tampoco existirían arreglos y negociaciones políticas y judiciales para mantener este sistema de libre mercado, si existiera la empatía real y verdadera como base fundamental de la economía se abrirían las grandes Alamedas por donde caminaría el hombre nuevo con su futuro y no los estudiantes exigiendo una educación no basada en el lucro.

Me parece que la neurociencia saca conclusiones muy apresuradas y con intereses ideológicos claros. La pregunta es; ¿Cómo en una sociedad basada en la libre competencia puede desarrollarse la empatía, si lo uno es totalmente contradictorio con lo otro? La respuesta es simple, no hablamos de lo mismo a pesar que utilizamos la misma palabra. La empatía de la cual habla el poder es aquella que se activa en los votantes y el verdadero ganador es quien contrato los servicios de la empresa de neuromarketing que realizo la campaña mejor elaborada en la neuropolitica. Con el descubrimiento de las neuronas espejos, hoy científicamente se puede manipular exitosamente el resultado de una elección con solo tener los medios económicos y contratar a la empresa que mejor elabora su plan de manipulación de las neuronas espejo de los votantes. Son extraordinarios los avances científicos, el votante no realiza una elección consciente en este acto, son las neuronas espejo activadas por la propaganda manipulativa la que tiene el control total del voto. La empatía continuara siendo un concepto errado a favor de la pequeña elite de poder, en tanto los políticos chilenos activen estas neuronas para imitar a los empresarios, los empresarios nacionales las activen para imitar a los dueños de las corporaciones mundiales y estos a su vez imiten a ese dios que ellos mismos crearon.

Jorge Tarride

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.