Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- De instransigentes, sobreideologizados y realistas: Reflexión sobre la Educación Gratuita en Chile por José Ignacio Ponce
- "Los límites de la negociación o negociación sin límites...”: Negociación del Siglo XXI Por Omar Villanueva
- Contraloría enfrentada a desafío histórico si decide erradicar las redes de corrupción que controlan a la Subsecretaría de Pesca (SUBPESCA) por Pablo González

- Sumario completo



Página de inicio

Organismos de derechos humanos escriben al presidente Sebastián Piñera

Santiago 6 de junio de 2012

Señor
Sebastián Piñera Echenique,
Presidente de la República.
Presente.

Junto con saludarlo, queremos expresarle lo siguiente: El día 10 de junio de 2012, la Corporación 11 de Septiembre realizará en el Teatro Caupolicán un acto en homenaje al dictador Augusto Pinochet, similar al ya efectuado en el Club Providencia al violador de derechos humanos Miguel Krassnoff Martchenko.

Como organismos de derechos humanos expresamos a usted como Presidente de la República y a su Gobierno, que la permisividad ante actos de esta naturaleza contradicen la esencia misma de un régimen democrático, que debe caracterizarse por la defensa y promoción de los derechos humanos y por la sanción judicial, social y moral de quienes hayan cometido o sean responsables de crímenes contra la humanidad, como lo fue el dictador Augusto Pinochet Ugarte. Ciertamente, esta observancia no está siendo respetada desde el momento que el gobierno omite opinar, rechazar y prohibir esta grave vulneración a la memoria, la integridad física y psicológica de los familiares de las víctimas y el Estado de Derecho mismo.

Señor Presidente, realizar un homenaje a un dictador, es un acto de extrema violencia que vulnera la historia reciente de nuestro país, aún con heridas muy dolientes por los crímenes que se cometieron y por la falta de verdad y justicia. Peor aún, pretender con este acto poner en valor elementos antidemocráticos como el autoritarismo, el terrorismo de Estado, supresión de libertades, no es sino una afrenta a todos quienes defienden y sustentan la democracia.

Un elemento que agrava los hechos es que esta actividad ha sido gestada desde Punta Peuco por un reo, Álvaro Corbalán Castilla, condenado, encarcelado, pero que goza de insospechada libertad para organizar un acto de reivindicación del terrorismo de Estado, sólo este hecho basta para exigir que se prohíba su realización.

Para justificar esta afrenta se ha usado un falaz argumento, el llamado empate moral. Le decimos, señor Presidente, que los criminales son los delincuentes y nuestros familiares sus víctimas, por tanto no somos iguales. Ellos están del lado del crimen, nosotros del lado de la justicia.

Esta vil estrategia para distorsionar la historia y la memoria no puede tener cabida en una sociedad a la que le costó miles de vidas e inenarrables sufrimientos recuperar el Estado de Derecho. Usted sabe que la Intendenta de Santiago, señora Cecilia Pérez, tiene la facultad para prohibir esta actividad, confiamos en que así será, no prohibirla significaría, además, permitir que mañana un reo cualquiera organice desde la cárcel un acto de homenaje a un narcotraficante, ladrón o asesino, lo que resulta impresentable.

Sostenemos que la democracia debe protegerse de actos que la ultrajen, que debemos cuidarla como un bien social permanente, que todos tenemos el deber de preservar separando claramente, sin ambigüedades a quienes han cometido crímenes de quienes defendemos la vida, como somos las organizaciones que suscribimos esta carta.

Por las razones expuestas exigimos que en su calidad de Jefe de Estado tome una posición clara y utilice todas las herramientas legales y administrativas para detener esta actividad que tanto daño le hace a nuestra memoria, al mundo de los derechos humanos y, en definitiva, a la democracia que día a día nos demanda profundizarla.

Si la Corporación 11 de Septiembre, con la colaboración del reo Álvaro Corbalán Castilla, pretende continuar con esta actividad, nosotros tenemos el deber moral con la historia, las víctimas de la dictadura y la democracia misma a manifestar públicamente nuestro rechazo. Le saludan atentamente,

Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos.

Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

Manuel Guerrero, Concejal de Ñuñoa.

Corporación de Promoción y Defensa de los Derechos del Pueblo.

Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi.

"Colectivo 119, familiares y compañeros".

Londres 38, espacio de Memorias.

Corporación FORJA.

Fundación 1367 José Domingo Cañas.

Marineros Antigolpistas de 1973.

Comisión Ética Contra La Tortura.

Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

Natividad Llanquileo, Mapuche.

Corporación Paine, Un Lugar Para la Memoria.

Agrupación de Familiares Detenidos Desaparecidos de Paine.

Memorial Nido 20.


Declaración de la Asociación de Ex Presos Políticos Chilenos – Francia

París, 8 de junio del 2012

El acto de homenaje al dictador Pinochet constituye un desafío absoluto no sólo a la paz y a la tranquilidad democrática de nuestro país sino que representa una abierta provocación a la opinión pública chilena que ha repudiado mayoritariamente los crímenes de este siniestro personaje.

Que las autoridades de gobierno acepten la realización de esta odiosa manifestación no es signo de tolerancia democrática ni de respeto de las libertades políticas. NO. Esto constituye una complicidad culpable o en el mejor de los casos, la demostración de una grave debilidad institucional. Quienes tienen el deber de asegurar la paz y la tranquilidad ciudadanas faltan gravemente a sus responsabilidades permitiendo estos focos de desorden revanchista.

Nuestra asociación, que reúne víctimas directas del terror pinochetista, denuncia la grosera nostalgia de los esbirros y la banalización de los crímenes de una dictadura que representa el período más sombrío y terrorífico de nuestra historia.

Aunque parezca increíble en nuestro país, aún hay personas que piensan que matar a miles de ciudadanos es normal y patriótico.

Aún existen individuos para quienes el secuestro, la tortura, la desaparición y el asesinato de otros chilenos es justificado.

Son los mismos que siguen defendiendo la memoria de criminales como Hitler o Franco, que siguen justificando el régimen nazi; y que aún creen que era justo los seis millones de muertos del holocausto. Esa gente irá al Caupolicán a vitorear el crimen y a rendir homenaje a la muerte.

¡NO a los criminales y a sus cómplices! ¡NO a los homenajes a torturadores y a asesinos! ¡NO a la exaltación de la barbarie!

Asociación de Ex Presos Políticos Chilenos – Francia

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.