Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- La Mancomunidad de Socoroma frente al Estado: despojo territorial y violación de tratados internacionales. Por Malba-Marina Pedrero Sanhueza y Bosco González Jiménez
- Asamblea de titiriteros y titiriteras de Chile.
- Chiloé y el conflicto que la clase política no es capaz de ver

- Sumario completo



Página de inicio

Paro de camioneros, que la historia no se repita. Por Nelson Aquiles Soto

La semana recién pasada, todo Chile fue testigo como los camioneros dejaron sentir su peso y tuvieron a las autoridades de gobierno y a todo el país en general un día completo respecto al l desenlace que podría ocurrir, producto de la insistencia de estos en cuanto a que las autoridades de gobierno, le permitiera el paso de 13 camiones cuya carga era ni más ni menos, la misma cantidad de camiones y maquinarias quemadas en la zona de la Araucanía, que para ellos han sido producto de actos terroristas, coo consecuencias del conflicto mapuche dicha zona.

Los hechos ocurridos el jueves recién pasado en el país, develaron que la crisis institucional que atravesamos, está más allá de los escandalosos actos de corrupción conocidos como los casos: Cascada, Penta Soquimich, Caval, Corpesca , o los actos de corrupción en el ejército, o los actos de la misma naturaleza ocurrido en algunas municipalidades, más bien, el ambiente ocurrido dicho jueves , se asimiló a lo ocurrido en la postrimerías del gobierno de Salvador Allende el año 1973, cuando el movimiento de los camioneros en un acto que inicialmente pudo haber sido legítimo, como el de ahora, donde es entendible que los empresarios protesten por la pérdida de sus maquinarias y equipos, finalmente terminó por desestabilizar el gobierno, provocando un desabastecimiento nacional, cuyas consecuencias es de todos conocidas, culminando finalmente con un golpe de estado, instalándose una dictadura que duro 17 años, aplaudida e incentivada por sectores de derecha, pero también por sectores de centro derecha como lo fue también uno de los partidos que actualmente componen la Nueva Mayoría, quienes apoyaron y ayudaron a crear el clima para dicho desenlace, sin embargo, a los pocos años de iniciada el gobierno militar, estos últimos se transformaron en los detractores de quienes habían apoyado desde su inicio.

Este movimiento de los camioneros con posterioridad, la historia lo ha identificado, a través de los propios antecedentes emanados de sus propios dirigentes, y de los archivos desclasificados de la CIA, como uno de los movimientos tácticos, con financiamiento incluido, para “hacer saltar la economía chilena” diseñada por la estrategia de Nixon y Kissinger, comenzando una escalada con los camioneros y comerciantes hasta culminar con militares que traicionan su juramento de respeto a la Constitución, que finalmente dan el sangriento golpe militar el 11 de Septiembre de 1973.

Si nos vamos a la historia pareciera ser que el sector de Angostura de la panamericana sur, ha sido siempre el lugar estratégico de los camioneros , para hacer sentir su voz y presionar a los gobiernos de turno, así lo fue el año 1972, cuando los camioneros liderado en ese entonces por su presidente León Vilarín, se agruparon en dicha zona provocando bloqueo de la ruta con serios incidente, donde el intendente de la Región Metropolitana de la época Jaime Faivovich lideraba las acciones para desbloquear la carretera a través de la fuerzas especiales.

Sin embargo, el movimiento de los camioneros ocurrido recientemente , quizás siendo una movilización aparentemente justa, “contra la violencia, el terrorismo y la delincuencia”, se visualiza también, como una acción que no está aislada y que no corresponde sólo un simple movimiento gremial como lo señala uno de los líderes principales, que se auto denomina como “este Presidente”, sino que tiene la connotación y el sello que le otorga el dirigente más agresivo y político , quien aparece con su rostro magullado supuestamente por un arañazo dado por alguna contra manifestante, quien en sus arengas invoca claramente a “Volver al Chile libre en que nacieron nuestros hijos”, lo que dada su edad, corresponde entonces al “Chile de Pinochet”, del cual sin decirlo añora como su concepción idílica de la “libertad”.

Esta supuesta manifestación gremial, se transforma en una bandera de lucha para un sector político del país, vinculado a la derecha económica, que diseña una estrategia alternativa en contra del gobierno democrático, que compartamos o no su pensamiento y seamos certero en la crítica por los desaciertos en su mala gestión, dicho sector dada su precaria influencia política con una UDI y donde prácticamente todos sus dirigentes han sido formalizados y presos; pretenden oponerse a las reformas que se intentan desarrollar en temas esenciales como la educación, la legislación laboral, la reforma previsional, la reforma tributaria y una que es la más temida LA NUEVA CONSTITUCION POLITICA, que es la CARTA MAS IMPORTANTE QUE LA DERECHA ECONOMICA GUARDA COMO TESORO OTORGADO POR LA DICTADURA, la que le permite sostener el poder político, ya que sus reglas del juego más importantes, le usurpan la soberanía al pueblo y sólo los benefician directamente a ellos como dueños de la riqueza de este país, manteniendo las condiciones que han generado un sistema cuya desigualdad social es la más injusta del mundo.

En efecto, esa misma noche del jueves, frente al palacio de la moneda, queda de manifiesto una verdadera confrontación de clases, donde para algunos el enfrentamiento era entre los latifundista y los mapuches, o los pobres y los ricos, enfrentamiento que tiene una mayor profundización, vale decir, tiene que ver con el modelo económico imperante en nuestro país ,donde las desigualdades sociales, las excesivas ganancia de las empresas, la corrupción de alguno empresario, la corrupción como un fenómeno transversal entre políticos, que llegó hasta la misma moneda, situaciones que en comparación a la falta de protección social de millones de trabajadores, quienes ven un futuro incierto desde el punto de vista personal y familiar, lo cual dentro del programa de gobierno de la Presidenta Bachelet se pretendía o se pretende revertir a través de reformas estructurales, sin embargo, a pesar que el gobierno de Bachelet, ya ha expresado que debido a la coyuntura económica actual, las reformas comprometidas en el programa de gobierno, se implementaran en forma gradual, la insistencia de los sectores más conservadores del país ayudados también por los sectores conservadores del gobierno de la Nueva Mayoría, donde la historia nuevamente los junta, lo único que persiguen es bloquear cualquier reforma que ponga en riesgos los intereses de quienes se han adueñado del país, no producto el trabajo, sino a través de las expropiaciones que se le han hecho al estado chileno, palabras que en esta oportunidad si que le gusto, utilizando artimañas y triquiñuelas, cohecho, corrupción, se han adueñado del país, y lo más preocupante aún, accionar que tuvo más fuerza a partir de los 90, donde muchas leyes emanadas tanto del ejecutivo como el poder legislativo han sido para favorecer este sector.

Por todo lo anterior, es importante tener un estado de alerta respecto a lo que sucede en nuestro país, para lo cual todos los chilenos debemos independiente de nuestras ideas, defender y profundizar la democracia, pero no esa democracia que se ha construido para unos pocos en desmedro de la mayoría, donde debemos despertar de nuestra inercia y pasividad, especialmente esos más de 75 % de chilenos que no creen en la política actual, pero si creemos en un Chile justo y dignos para todos sin excepción ni exclusión, donde el único norte es dejar un legado a nuestros hijos y nietos, que nos recuerde de haber rescatado los valores de esta sociedad enferma que hoy tenemos.

Para ello debemos retomar sabiamente la movilización de las energías, que han estado reprimidas por las causas del horror y miedo que aún prevalece en sectores mayoritarios, para desarrollar el más amplio movimiento que esta vez también cruce toda nuestro territorio, en forma no violenta, quizás liderados por nuestros jóvenes estudiantes en los cuales crucemos finalmente la Alameda con nuestros corazones plenos de agradecimiento a todos nuestros héroes que jamás debemos olvidar, para que nunca más en Chile, se violente a otro ser humano porque no piensa con el régimen de turno cualquiera que sea, o que no pertenezca a una casta política sea discriminado, y que en lugar de 12 camiones quemados, incorporemos en esta caravana LIDERADAS POR EL CAMION DE LA NUEVA CONSTITUCION, seguida en caravana con otros vehículos menores como la SALUD PARA TODOS; EDUCACION GRATUITA; DERECHO A HUELGA; LIBERTAD DE PENSAMIENTO, miles y miles de vehículos, probablemente bicicletas; con el nombre y el recuerdo de todas y cada una de las víctimas de violaciones a los derechos humanos, civiles y militares y sus familiares directos para que reciban el homenaje que la sociedad chilena les debe y en dichas movilizaciones reclamar que la soberanía vuelva al pueblo, iniciando la discusión abierta y pluralista para la redacción de una nueva constitución que de una vez por todas, ponga al hombre y mujer de Chile, en el sitial que siempre debe ocupar : como un valor infinitamente mayor al dinero, activo económico, modelo, sistema, ideología o creencia religiosa, consagrando derechos y deberes fundamentales sagrados e inalienables; la libertad de pensamiento y la igualdad de derechos y oportunidades para todos los seres humanos, no dando espacio a quienes de algún modo con manos ajenas pretende mantener un sistema cruel y abusivo, cuyas granjerías y privilegios lo obtuvieron con crímenes de lesa humanidad con consecuencias tan graves y desastrosas para la conciencia ética y valórica de nuestro país , que lamentablemente todavía algunos dirigentes de este gremio demuestran en sus actos y declaraciones al añorar y pretender ese oscuro “Chile libre”.

Salgamos pues a la gran caravana por la libertad y dignidad humana, que recorra nuestras hermosas tierras desde el desierto nortino hasta las pampas patagónicas y converja en una multitudinaria, pacífica y alegre jornada frente a la Moneda, con los cantos de libertad propios de la totalidad del pueblo y que nuestro querido Victor nos legó: “El derecho de VIVIR EN PAZ”, y con la emocionada ARDIENTE PACIENCIA de Pablo Neruda.

Fraternalmente

Nelson Aquiles Soto Aguilera
Ex Consejero Nacional Federación de Trabajadores del Cobre

Los Andes 1 de septiembre 2015

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.