Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Los retos de Rio+20 por Ignacio Ramonet
- PIÑERA, SU INVERSIÓN EN EXALMAR Y LAS LEYES PESQUERAS A FAVOR DE ANGELLINI-CORPESCA Y LAS 7 FAMILIAS... ANCHOVETAS, EXTREMISMO Y CORRUPCION
- ¿Qué hacer con la filosofía más allá de defenderla? Consideraciones de política filosófica. Por Alex Ibarra

- Sumario completo



Página de inicio

Presidenta: No afloje, usted tiene la palabra, y usted tiene el poder. Por Nelson Soto

Con sorpresa revisando información de los distintos medios de comunicación digital, me encuentro con un artículo que me hizo retrotraer cuarenta y tres años atrás, cuando distintos sectores opositores al gobierno de la Unidad Popular liderado por el Presidente Salvador Allende, y que se habían aglutinados en la derecha económica y política de nuestro país, haciendo alianza con algunos líderes de la Democracia Cristiana, y una fracción del Partido Radical, conformaron el denominado CODE ( Comando Democrático), quienes se encargaron de iniciar un proceso de debilitamiento de las instituciones democráticas, cuya planificación estaba también el debilitamiento de la imagen del Presidente de la República, utilizando métodos en algunos casos de una bajeza inconmensurable, dando a conocer aspectos de la vida muy personal y privada del presidente, que al igual como está sucediendo ahora, donde en el artículo del Diario El Mostrador Sergio Melkit ex ministro de Pinochet, devela información privada y personal de la Presidenta Bachelet, antecedentes que estarían justificando su eventual renuncia a la Presidencia de la República, donde según sus fuentes esta se llevaría a efecto en el mes de marzo 2016.

Si este hecho lo comparamos con lo expresado el años 1973 por el entonces Presidente de los Estudiantes Secundarios de Colegios Privados, persona que hoy ejerce el cargo de Senador de la Republica, cuando el día 10 de septiembre de 1973 a través del canal trece de televisión, canal católico, le pide la renuncia al Presidente Allende planteándole que cierre las puerta del Palacio de la Moneda por fuera, cabe preguntarse ahora ¿Qué conexión tenían estas palabras con los hechos ocurridos al día siguiente, vale decir el 11 septiembre de 1973?, o ¿quiénes estaban detrás de este joven estudiante en ese entonces que se atrevía a través de dicho canal a faltar el respeto y emplazar a un Presidente de la República, donde estaba el respeto a la institucionalidad? , quizás no existía porque ellos mismos se encargaron de debilitar la imagen del Presidente de la República como está sucediendo ahora con el comentado artículo en cuestión.

Puede que no los guste la gestión de la Presidenta de la República, o tengamos antipatía hacia ella, o no haber votado por ella en la última elección presidencial, como es el caso de quién escribe estas líneas, pero distinto, de los comentarios y opiniones mal intencionadas, se busque poner en riesgo la democracia, la institucionalidad de nuestro país y más aún, debilitar la institución del cargo de Presidente de la República , menos aun implementando una guerra sucia, como lo ha sido una oposición oscurecida por sus propias contradicciones y escándalos, donde vemos además que internamente la Presidenta es atacada veladamente dentro de su propio circulo de la Nueva Mayoría, así también las salidas de madre de sus propios ministros, quienes son alabados y aplaudido inmediatamente por los sectores más conservadores del país, como fue el caso de las declaraciones del Ministro Eyzaguirre al diario El Mercurio, si a ello se agregan algunas opiniones como las declaraciones del ex Presidente Ricardo Lagos, donde aparece defendiendo el rol de la Jefa de Estado, declaraciones que más parecieran venir de la omnipotencia, que solo busca lograr un posicionamiento presidencial en un eventual vacío de poder.

Si a todo lo anterior agregáramos las declaraciones de algunos líderes de la Democracia Cristiana, en relación al cuestionamiento público que han hecho respecto a la celeridad y profundidad de las reformas estructurales impulsadas por el gobierno, respecto a temas como la educación, reforma laboral, reforma tributaria, y la aún incógnita reforma a las AFP, pareciera ser que la Presidenta Bachelet, recién está conociendo, aprendiendo y quizás haciendo un Master, de los conceptos de lealtades y principalmente deslealtades que le ha estado tocando vivir durante este segundo mandato presidencial.

Sin embargo, la preocupación mayor de quienes se adueñaron del país ayudado por la dictadura y validados por los gobiernos de la Concertación, pareciera ser que es mucho más de fondo, y está directamente relacionada con el compromiso que hiciera la Presidenta Bachelet el 21 de mayo pasado, cuando señalo que en septiembre de este año, se daría a conocer la forma como se iniciaría el trabajo para un Proceso Constituyente, el cual debiera dar una discusión y amplio debate respecto a la nueva Constitución Democrática de nuestro país Sin embargo, ya estamos a mitad de mes y recién después de una reunión con los presidente de todos los partidos políticos de la Nueva Mayoría que tuvieron en la Moneda con la Presidente Bachelet, se da a conocer una postergación respecto a la forma como operara el proceso constituyente, más bien da la impresión que esta postergación obedece a presiones de una derecha económica que a pesar de ser un gobierno de centro izquierda, su poderío es difícil de contrarrestar, más aún cuando pareciera ser tener algunos aliados al interior del gobierno.

En efecto, el artículo escrito en el diario electrónico El Mostrador por el ex Ministro de Pinochet, Sergio Melnick, donde señala que existe un vacío de poder, para lo cual sectores de la ex concertación estarían fraguando la lógica de hacerse del poder sobre la base de los hechos, vale decir, debilitando la figura de la Presidenta de la República, pero no solo en cuanto a su figura y liderazgo innato, si no ir mucho más lejos, produciéndole un debilitamiento sicológico, moral y personal de la mandataria, sacando a luz pública aspectos muy personales, para destruir su imagen pública, donde no conformes con haber involucrado a su hijo , que si bien es cierto, es un hombre mayor de edad, pero definitivamente un oportunista, que creyó, saber de negocios, pero cuya codicia no le permitió visualizar que detrás del ofertón del préstamo y el negocio inmobiliario estaba involucrado el espionaje y contraespionaje cuyo fin último fin era debilitar el liderazgo de su madre, con las consecuencia de todos conocidos y que no se estaría lejos que dentro de los involucrados en esta verdadera conspiración, pudiera haber gente a nivel internacional vinculado a los sectores muy poderosos, que veían con mucha preocupación el liderazgo de Mitchell Bachelet a nivel mundial, desde que se integró Chile a las UNASUR, organismo que fue también su presidenta en el periodo de más auge de dicho organismo, cuando participaba Hugo Chavez ( Q.E.P.D), yéndose después a la ONU, quién no dice que Bachelet hubiese podido postular como Secretaria General de la ONU después de su periodo presidencial, habiéndose posicionado como una figura respetada a nivel internacional alcanzando un prestigio que nunca antes lo tuvo ninguna estadista en este planeta.

Por tanto no es casualidad la presión que está recibiendo la Presidenta Bachelet, no solo de parte de la oposición, también lo es de sectores de su propio conglomerado de la Nueva Mayoría, considerando además, las presiones del empresariado nacional e internacional, que ven con gran temor que el modelito económico implementado en nuestro país y vociferado en todos los foros internacionales como un gran triunfo del modelo del libre mercado, que en dictadura lograron implementar conceptualmente a través de la Constitución del 81, y que fue perfeccionado durante los gobiernos de la Concertación, donde al parecer este gobierno de la Nueva Mayoría al menos programáticamente pretende modificar a través de todas la reformas antes descritas, le han provocado un espanto, y hoy como ayer no vacilarán nuevamente de intentar mantenerla a sangre y fuego.

Teniendo en consideración la campaña de algunos sectores del empresariado nacional e internacional de la derecha económica incluyendo las deslealtades de los sectores más conservadores de la nueva mayoría, creo que llegó la hora que la Presidenta Bachelet salga de la burbuja que la tienen prisionera aquellos sectores y personas, que se dicen los más cercanos a ella y finalmente retome su rol de jefa de estado que recibió de su pueblo, y con su liderazgo y estatura moral que siempre demostró hasta antes del escándalo que involucro a su hijo, tome la decisión más relevante antes que sea demasiado tarde, apelando a su conciencia de chilena, hija de un militar consecuente ,torturado y asesinado por los golpistas, prisionera política, exiliada y Presidenta de Chile en cuanto a convocar a su pueblo en forma directa a un plebiscito para que el Pueblo decida mayoritariamente cómo quiere se realice el proceso de participación de la ciudadanía en la redacción de una nueva Constitución legítimamente democrática , ya sea a través de una Asamblea Constituyente u otro mecanismo, consultando simultáneamente por lo esencial de las nuevas reglas del juego que Chile quiere darse, en cuanto a consagrar los derechos humanos fundamentales como el derecho de libre expresión y de todo chileno a un Trabajo, Educación , Salud y Previsión de calidad cualquiera que sea su condición social, capacidad económica, pensamiento ideológico o religioso; y consagrar la democracia representativa, como el sistema político que nos regirá, calificando como delito de traición y castigando a quien vulnere o intente vulnerar la voluntad y la soberanía del pueblo; amparado por la violencia armada y el terrorismo; lo que de seguro será respaldado por más del 80 % de la ciudadanía, haciendo carne lo que siempre se ha dicho, los Presidentes de la Republica deben gobernar con el Pueblo y para el Pueblo.

Un gesto de la Primera Mandataria de esta naturaleza, y que está a tiempo de hacerlo, se hace necesario para evitar que tengamos que de nuevo revivir amargos días en nuestra querida patria, ya que si vamos a la historia, los golpistas quienes usando los métodos de Goebels , el siniestro propagandista nazi: “mentir , mentir, mentir, mil veces mentir que algo queda”, luego de una campaña sistemática de destrucción de su imagen personal, se anticiparon al Presidente Salvador Allende, en un día, para evitar el plebiscito que el Presidente pensaba convocar el 12 de septiembre desde la Universidad Técnica y evitar así la instauración de una dictadura que segó tantas vidas y el aplastamiento de la voluntad esencial de la mayoría con el sufrimientos de miles y miles de chilenos y el retroceso violento en las principales conquistas que el pueblo mayoritaria y sabiamente había ido conquistando durante los dos primeros tercios del siglo pasado.

Presidenta Bachelet usted tiene la palabra, pero principalmente usted tiene el poder que el pueblo le entregó para concretar las profundas reformas que Chile necesita junto con la ciudadanía, que por lo demás está en su programa; utilizando su poder democráticamente y legítimamente obtenido, por favor resista y no deje que otros con mano ajena estén nuevamente esperando recibir ese poder del pueblo, evitando así repetir el ciclo de quienes con manos ajenas, recuperaron el poder después de haberlo perdido por decisión de un pueblo soberano.

De esta manera, la profunda regresión producida por el sangriento golpe militar, con su terrorismo de estado amparado por una constitución política ilegítima, comenzará su inevitable término y amanecerá un nuevo ciclo histórico profundamente democrático, cuyo sólo proceso de creación al ser convocado por su noble Presidenta, dará alegría a un pueblo unido en sus aspiraciones más sentidas, de libertad, justicia e igualdad de deberes, derechos y oportunidades para todos los chilenos, con crecientes niveles de mayor felicidad. Fraternalmente

Nelson Aquiles Soto Aguilera
Ex Consejero Nacional Federación de Trabajadores del Cobre

Lunes 12 de septiembre 2015

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.