Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- La acción colectiva de la élite empresarial: todos en contra de la reforma tributaria. Por Alejandro Osorio Rauld
- BOLIVIA: ¿Por qué ganó Evo? por Atilio Boron
- Comenzando el 2016. Por Manuel Acuña

- Sumario completo



Página de inicio

Remembranzas mundialeras por José Lizana

Para el Mundial de Argentina ‘78 tenía un poco más de un año y no me acuerdo de nada. A mis cinco años, el Naranjito de España ’82 acaparó toda mi atención y también la canción de Don Elías: “Y vamos Chile que hay que ganar, en esta copa sensacional”. Ese mismo año, un día nublado de abril le pregunté a mi mamá, porqué iba un camión cargado de hombres como si se tratara de transporte de ganado.

Una fuerte gripe en junio de 1986, me permitió ver desde la cama todo el Mundial de México y así cada una de las piruetas de Diego Armando Maradona. Lamentablemente, el “Mortero” Aravena que era mi ídolo, no pudo asistir a esa cita del balompié, pero ese gol imposible que dejó calladitos a los uruguayos en el Estadio Nacional para mí siempre ha valido un Mundial.

Me gastaba toda la mesada en el álbum y en las láminas del México ‘86. También me compraba todos los chicles y dulces donde salían las caricaturas de los cracks. Asimismo, la Coca-Cola sacó el álbum de la Copa del Mundo de Italia 1990 y no recuerdo haber tomado tanto de ese brebaje como lo hice ese año. Había que juntar tres tapas y unas cuantas monedas para conseguir las anheladas figuritas. El dueño del boliche del barrio también cambiaba y vendía láminas sueltas.

En una cancha de cholguán de esas de los taca-taca, poníamos con mis amigos las láminas repetidas y hacíamos nuestros propios partidos internacionales. Me acuerdo que con los cabros del pasaje organizamos la Copa “Naranja” que enfrentó a los “monitos” de Cobreloa campeón de Chile contra Holanda campeón de Europa 1988.

Para darle ambiente de estadio, colocábamos unas lámparas de velador en cada esquina y picábamos unos boletos de micro para tirarlos al aire cuando los equipos ingresaran a la cancha.

Una vez adentro del campo de juego, ya no era simples papelitos impresos con la cara de los futbolistas sino veintidós guerreros que peleaban a muerte cada balón en disputa. Me estremecía ver a Armando Alarcón marcando con pierna fuerte a Marco Van Basten o a Juanito Covarrubias y al “Diablo” González bombardeándole el rancho al arquero Hans Van Breukelen. Hugo Tabilo y Claudio Tello le ganaron todos los cabezazos a Ruud Gullit y Marcelo Trobianni tenía vueltos locos a Frank Rijkaard y Ronald Koeman. Los partidos no tenían tiempo reglamentario y finalizaban cuando nos aburríamos o a veces continuaban los continuábamos día siguiente o toda la semana. Creo que este nunca terminó, porque todavía lo sigo jugando en mi mente con el marcador en blanco y a la espera de que se abra la cuenta.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.