Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- La democracia y el acarreo
- La diplomacia del teléfono celular
- Nueva situación

- Sumario completo mayo de 2012





Sobre el autor

Dominique Pinsolle
Historiador.
plus...



Página de inicio >> Mayo de 2012

De la primavera de los pueblos al Programa Común
Riesgos de las alianzas de clases

por  Dominique Pinsolle

Ante las elecciones en Francia la existencia de una alianza entre las clases populares y la clase media parece una evidencia para gran parte de la izquierda, adepta a un “frente” que se reivindica, según quién emita la opinión, “antisarkozysta”, “antiliberal” o simplemente “de izquierda”. Pero la ausencia de una reflexión táctica profunda oculta un hecho histórico: la mayoría de las veces, este tipo de coalición es el resultado de abandonar los proyectos de transformación social más avanzados en pro de reformas que, si bien permiten progresos, resultan limitados. De allí la necesidad de volver sobre algunos experimentos políticos con el fin de determinar en qué condiciones podría encararse hoy una alianza de ese estilo.

En la época de la Revolución francesa, la voluntad de terminar con el Antiguo Régimen reúne, en un principio, capas sociales muy heterogéneas. Bajo la presión popular y ante la amenaza del caos, representantes de las categorías más privilegiadas terminan rebelándose durante la noche del 4 de agosto. Esta revolución acrecienta la fuerza de categorías sociales diversas, que se ubican entre la nobleza y el campesinado y que a menudo tienen en común sólo la propiedad de un pequeño capital o cierto nivel educativo: empresarios, vendedores, comerciantes, pequeños terratenientes o dueños de inmuebles, abogados, médicos, letrados, magistrados… La fase de radicalización de la revolución, entre 1792 y 1794, se ve interrumpida por la reacción termidoriana, que da lugar a un régimen en el cual la “gran burguesía” (banqueros, grandes industriales, altos funcionarios, etcétera) podrá desarrollarse –con la Revolución de 1830– como la nueva clase dominante, en detrimento de la aristocracia...

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2012
a la venta en quioscos, librerías
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.