Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Enrique Oteiza, el duelo. Por Ana Pizarro
- La codicia es el mandato. Por Alicia Gariazzo
- Transparencia, democracia y control. Por Humberto Palma

- Sumario completo



Página de inicio

Soluciones Reales y Democráticas para la “Cuestión Mapuche” por Hilda Cerda Espíndola y Nelson Aquiles Soto

Por más de 2 siglos, en Chile se han enfrentado las más diversas opiniones y conductas, frente a la “Cuestión Mapuche”, que se integra actualmente bajo la expresión genérica de Pueblos Originarios. Y es más: paradojalmente, al publicarse “La Araucana”, que es un verdadero panegírico a esa raza “indomable”, ellos son causa de admiración universal: “Es algo formidable, que dio la vieja Raza…”, escribía Rubén Darío. Mientras otro autor, titulaba tal vez inocentemente un libro suyo bajo el título de “Arauco Domado”. Lo cierto y preocupante, pues atenta contra el principio de la Unidad Nacional -tan caro al texto constitucional que nos consagra como un país “Unitario…”- es que hace ya largos decenios, los conflictos y abusos, son pan de cada día.

Y la situación, suele ponerse aún más al rojo, cuando frente a conductas sin duda “violentas” – especialmente de jóvenes Mapuches - el Estado pretende aplicar la Ley de Seguridad Interior. Lo que, últimamente, ha significado proyectar el conflicto al ámbito Internacional.

¿Acaso no hay otras soluciones más pacificas, realistas y democráticas?.

¡Sí, las hay!: y éste es el punto central. A tales efectos, cabe señalar que en la década 70 - 80 se dictó la ley de indígenas Nº 17.729 - cuyo autor y defensor en el Parlamento, Abogado Mario Osses, mas tarde (1977) presentó otro Proyecto de Ley Indígena Latinoamericano” ante la OEA – considerada la más completa de América Latina. Pero, bajo el Gobierno Militar fue derogada, dictándose luego otra ley que no ha significado el fin de los conflictos.

Se plantea entonces el dilema: “¿la razón –la ley– o la fuerza?” Ante lo cual, podemos afirmar con fundamento, que existe en Chile una legislación positiva que efectivamente permite que nuestros Tribunales de Justicia puedan intervenir. Y, de esta forma, como debe acontecer en una Democracia verdadera, es posible evitar la violencia y abuso de Poder. Así se ha demostrado al ejercerse una Acción Judicial en defensa de los legítimos derechos de una importante Comunidad Indígena en la Décimo Cuarta Región.

Cumple destacar, que los Tribunales de Justicia procediendo conforme a derecho, están dando cabal respuesta a las fundadas peticiones de esa importante Comunidad Indígena. No obstante ello, también la opinión publica, ha sido testigo de la ira y dolor como reaccionó este fin de semana la familia de Jaime Mendoza Collío ante la revocación que la Corte Marcial hizo de la condena de presidio dictada contra el Cabo Primero de Carabineros, Miguel Patricio Jara Muñoz, acusado de ser el autor del disparo que mató al joven comunero en 2009. Esta Sentencia, sólo hace exacerbar más los ánimos de un pueblo que ha sido atropellado en sus derechos por siglos. Por lo cual, esperamos que la Corte Suprema, mantenga la Sentencia de primera instancia. La prensa, desgraciadamente, concede grandes titulares para referirse a los graves conflictos mapuches y sin embargo, poco o nada divulga cuando estas situaciones se están resolviendo en forma real por una vía auténticamente democrática a través de nuestros Tribunales de Justicia. Parecería que más bien les interesa que este conflicto permanezca en el tiempo…

Ha llegado la hora DE QUE SE MODIFIQUEN SUSTANCIALMENTE el criterio y los procedimiento tanto por el Gobierno como por los propios afectados, que se sienten – muchas veces legítimamente afectados – por chilenos o extranjeros inescrupulosos que abusan o se aprovechan de artimañas legales para derechamente usurpar terrenos indígenas. Pare ello la sociedad chilena debe tomar el Conflicto Indígena, como propio, habiendo ya luces al respecto, cuando vemos que los estudiantes universitarios se han acercado a estos hermanos. Sus hijos, merecen tener las mismas oportunidades que cualquier hijo de este país llamado Chile.

Por todo lo anterior la Asamblea General por la Soberanía y la Justicia Social solicita y exige que los Tribunales de Justicia en nuestro país, imiten lo sucedido en la Décima Cuarta Región con las Comunidades del Pueblo Huilliche, haciendo Justicia en igual modo a un Pueblo Originario tan valeroso como el Pueblo Mapuche, en la Novena Región. Sin que deban continuar infinitamente desarticulados de nuestra patria, llamada Chile. ¡No más usurpación! .

Por: Asamblea General por la Soberanía y la Justicia Social Hilda Cerda Espíndola (Abogada)

Nelson Aquiles Soto Aguilera (Ex Consejero Nacional Federación del Cobre)

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.