Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Solidaridad con el Machi Celestino Córdova
- La centralidad del agua en la disputa global por recursos estratégicos por Mónica Bruckmann
- Prohibido seleccionar alumnos. Educación al más puro estilo orwelliano. Por Humberto Palma

- Sumario completo



Página de inicio

TPP-11: el entierro de nuestra soberanía. Por Mario Osses

El solo título, debe para muchos, provocar incredulidad o aún, hacerlo pensar que su autor es un mediocre porque desconoce sus bondades.

Sin embargo, no es así y, ¡permítanme demostrarlo más allá de toda duda, propaganda o ponderación! Desde luego, estoy suficientemente informado de quienes lo postulan, recomiendan o ensalzan. No daré nombres por ahora, porque mi deseo real es que Chile conozca de lo que ya se sabe -porque se ha mantenido en secreto- y en la medida de quienes han tenido acceso total o parcial y además conocen de derecho y de economía, así como también de la realidad internacional vigente. Sin considerar a los millones de chilenos que ya lo repudian y que no han sido tomados en cuenta por sus representantes.

Bastaría, aparte lo ya expresado, con citar las palabras del premio Nóbel de Economía Joseph Stiglitz -2011- quien ha denunciado que “el TPP dañará a los consumidores y sólo beneficiará a las grandes corporaciones”. Como textualmente expresó al propio diario “El Mercurio”. agregando, “Chile no está ganando nada con el TPP que no tenga en el TLC de EEUU y su aprobación sólo empeorará las cosas”. “En particular una de las preocupaciones está en las disposiciones del TPP sobre ampliar los derechos de propiedad intelectual de las grandes compañías farmacéuticas. Acá Chile está en una mejor posición de la que planteó inicialmente EEUU para este acuerdo, pero peor que en el actual TLC con EEUU. Entonces, Chile estará peor en su posición de acceso a medicamentos.”

“El segundo gran tema es la disposición del TPP sobre inversiones. Chile ya experimentó algunas dificultades con este tema bajo el TLC con EEUU, cuando en el 2011 quiso responder a la entrada de capitales al País como resultado del QE y su habilidad para responder fue severamente restringida por el Tratado... Este acuerdo profundiza esta negativa disposición. Todo, junto con el tema del acceso a medicamentos son los que generarán más complicaciones a Chile”.

Pero va más allá: “El país puede ser demandado: dado que los inversores foráneos podrán iniciar disputas bajo arbitrajes donde las Corporaciones tienen acceso privilegiado, en un contexto en que ni las ONG, ni nadie puede hacerse parte abogando por el medio ambiente o acusando abusos. Sólo las Corporaciones tendrán un trato preferencial bajo este Acuerdo”.

Peor aún: “todas estas razones son las que hacen que mucha gente en EEUU incluidos todos los candidatos demócratas a la Presidencia y varios candidatos Republicanos, estén en contra del TPP. Eso muestra que incluso en EEUU se concuerda en que éste es un mal acuerdo para el país”.

Más allá todavía: “Hay interesantes investigaciones que muestran que cuando los inversores entran en disputa y cuando las grandes Corporaciones deciden demandar a un País relativamente pequeño como Chile, éstas casi siempre ganan”. Advirtiendo aún: “estos arbitrajes en su forma actual están realmente controlados por las grandes Corporaciones”.

Corroborando lo anterior: “Entonces ustedes -los chilenos- no estarán en una real Corte, no se trata de una Corte justa, es una que está totalmente sesgada a favor de países como EEUU y de las grandes Corporaciones”.

Por eso y en breve conclusión, enfatiza: “En la práctica si ustedes aprueban una regulación sobre el medio ambiente o sobre los transgénicos, o sobre la economía, hay una alta probabilidad de que su propuesta sea demandada. Y las magnitudes de estas demandas son sencillamente enormes”.

Basta tener noticia del caso de México en que ya se han iniciado demandas de este tipo en contra del Estado azteca y en Chile con el Transantiago. Entre otros alcances no menos perjudiciales para el país, expresa: “Entonces, aprobarán un Acuerdo que subirá el precio de los medicamentos, que censurará internet, que nos dejará en manos de las grandes transnacionales y que es peor a los tratados que ya existen..., si se llega a aprobar esta vergüenza tenemos que quemar todo”.

Para concluir, porque el tema es mucho más largo todavía, se consigna que la firma de este Tratado, significaría la aceptación de siete mentiras:

1- Que este es un Tratado de “Libre Comercio”

2- Los que se oponen a este Tratado son proteccionistas

3- El TPP no restringe nuestra democracia

4- Los nuevos Tribunales internacionales van a ser “independientes”

5- El TPP nos abre el horizonte en materias económicas

6- El TPP es in “paso adelante” y natural en nuestro desarrollo

7- El TPP es un Tratado “transparente”.

Como puede colegirse claramente y sin duda ninguna, todos estos hechos son falsos y llama poderosamente la atención, una vez más, que se haya mantenido en secreto y que aún sea de una extensión de más de 6000 páginas que nadie podría leer antes de su votación. Por eso, sorprende absolutamente que las autoridades no sólo de este gobierno sino también del anterior, como es el caso particular de don Heraldo Muñoz, partícipe activo de las negociaciones. Debiendo destacarse la increíble circunstancia de que expresamente ha llamado a votar a favor del TPP con el agravante de haber involucrado el nombre de Bachelet, diciendo que; si no votaban a su favor los parlamentarios estarían traicionándola! Circunstancias que a las claras resultan ser extremamente sospechosa y más aún, con los episodios históricos mencionados y frente a la opinión de un premio Nobel de economía que parece saber algo más que él...

Yo mismo, personalmente fui al Congreso Nacional y a su Biblioteca: su secretaria, quien fue muy gentil, no me pudo encontrar el referido Tratado TPP y tampoco ni siquiera un resumen...

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.