Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Obra de teatro Punta de Rieles en Matucana 100
- Declaración pública por término de huelga Mapuche a 87 días en huelga de hambre
- Los peligros de una economía simbólica colonial en Chile. Juvenicidio y capitalismo salvaje. Por Dr. Felip Gascón i Martín y Dra. Lorena Godoy Peña

- Sumario completo



Página de inicio

Un Chile con lógica colonial para el siglo XXI… sobre los últimos acontecimientos. Por Alberto Moreno Doña

El sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos nos plantea, en algunos de sus textos, cómo la epistemología colonialista europea no nos permite legitimar otras formas de ser y estar en el mundo que no sean aquellas caracterizadas por esas mismas lógicas euro norteamericanas que se nos imponen. Es una lógica, dirá el filósofo argentino-mexicano Enrique Dussel, planteada en términos de civilización y barbarie y en la que los que están en situación de pobreza, los otros géneros y las etnias son vistos como una forma de subhumanidad, “una forma degradada de ser que combina cinco formas de degradación: ser ignorante, inferior, atrasado, vernáculo o folklórico y perezoso e improductivo” (De Sousa Santos, 2014[1]). Será esta una epistemología moderna y eurocéntrica construida por hombres blancos, europeos-norteamericanos, heterosexuales, capitalistas y patriarcales. Y todas las formas de vida producidas por sujetos diferentes a los planteados, serán negadas por ser consideradas menos humanas o, incluso, inhumanas.

En una primera reflexión incitada por la rapidez de nuestros tiempos, podríamos tildar estas afirmaciones como, a lo menos, algo exageradas. Sin embargo, después de observar los acontecimientos de las últimas semanas comenzamos, como mínimo, a tener algunas dudas al respecto.

Veamos tres casos.

1. El caso de las personas nacidas en Haití en la Reforma Migratoria y Política Nacional de Migraciones y Extranjería

Aunque los medios de comunicación nos quieran hacer creer que estamos invadidos por personas de otros países, el número de personas de otras nacionalidades en Chile no es alarmante. Sólo el 5,5% de la población chilena está constituida por extranjeros.

Si, además, los haitianos no son, ni mucho menos, el colectivo mayor de extranjeros en el país. Hay que considerar que la mayoría de los extranjeros residentes provienen de Perú, con 249.389; siguiéndole Colombia, con 126.981; Bolivia con 111.011; Argentina con 85.724; Venezuela con 84.586; Haití con 73.098. y Ecuador, con 35.678 (Dpto. Extranjería y Migración. Informe Abril 2018).

Y, por último, si tampoco tenemos certeza sobre el número de personas indocumentadas en el país (por cierto, no ilegales).

Rápidamente uno podría pensar que es la negritud la que asusta a los que ostentan el poder. Raudamente reflexiono: ¿por qué pienso esas cosas? No hay ser humano en el siglo XXI y en Chile que pueda pensar que ser negro es un problema para el país. Y cuando estoy a punto de convecerme que el exceso de trabajo, el estrés y las deudas me están haciendo pensar ‘tonteras’, observo la página web del Departamento de Extranjería y me percato que se está solicitando a los extranjeros, que indiquen el color de ojos, de pelo, la estatura, etc... Pero, ¿por qué soy tan perseguido? Son puras causalidades. Me digo: duerme un poco y ya verás como al despertar esos pensamientos ‘impuros’ desaparecerán. Y de repente observamos en los noticieros que la llamada para solicitar una ambulancia por un problema de salud de una persona en la vía pública viene acompañada de la pregunta, ¿de qué nacionalidad es la persona?

Sólo me queda una inquietud: ¿será que la vida y la muerte en este país tiene valores diferentes en función del color de piel?

2. El gracioso caso de nuestro Ministro de Educación

En su intención de alegrarnos el día con el humor inteligente propio de una persona de su estatus, nos dice:

"Les he ido a comprar (condones) porque no se atreven cuando chicos". Cuando se le pregunta sobre por qué lo hace con sus hijos, siendo que no está de acuerdo con que existan dispensadores de condones en los centros educativos, el Ministro nos dice: "…pero es que mis hijos son unos campeones, necesitan más de tres parece[2]".

Que orgulloso nos sentimos los padres cuando nuestros hijos usan muchos condones para tener relaciones sexuales con mujeres[3]. Porque sin duda que nuestra masculinidad está determinada por la cantidad de veces que somos capaces de ‘tirar’. Ello, independiente de quien sea la mujer con la que compartimos esa relación ¡¡¡Ni pensar que podría ser otro hombre, y no una mujer!!! Eso sería poco humano.

Que diferente sería una autoridad ministerial, que en la aceptación de su rol educativo, dijera algo así como: yo a mi hijo le compro los condones porque a su edad soy consciente de que está explorando su sexualidad y él ya sabe, porque lo hemos conversado mucho en casa, que debe cuidar a los otros(as) y a sí mismo. Debe ser respetuoso con las personas con las que se relaciona desde una libertad consensuada con sus posibles parejas.

Lo más gracioso de todo es que en el momento en el que se pregunta sobre la posibilidad de colocar dispensadores de condones en los centros educativos, el Sr. Varela responde: “Yo no le puedo decir a usted cómo tiene que educar a los suyos” Pues es eso lo que hacen constantemente cuando no permiten tener educación sexual en los colegios, cuándo reducen las horas de ciertas áeas curriculares, cuando tenemos colegios para ricos, pobres y otros. Quizás a partir de sus dichos pueda comenzar a generar una política pública construida desde las mismas comunidades educativas y no desde la comodidad de los despachos del Ministerio.

Para terminar.

3. El caso de los dichos de J. A. Kast sobre Daniela Vega

Recuerdan cuando Kast, candidato presidencial en las últimas elecciones (casi 8% de los votos), en su siempre segura e indiscutible posición, nos dijo: “Daniela Vega es hombre”. El presidenciable afirmaba que Daniela (perdón, Daniel) se podrá sentir como le da la gana, pero no hay duda de que sea hombre. Eso es lo único cierto. Porque no debemos olvidar que “no porque yo a un gato le ponga nombre de perro, comienza a ser perro” (Ezzati)[4]

Dado que no somos muchos en Chile los que cumplimos con todos los criterios: ser hombre, blanco, heterosexual, capitalista y patriarcal, por eso nuestro presidente ha tenido que nombrar a su hermano como embajador chileno en Argentina. Así todo queda en el club de los humanos.

Alberto Moreno Doña
Universidad de Valparaíso
alberto.moreno@uv.cl
Investigador Responsable Fondecyt 1170019
El mapa escolar como ‘epistemicidio’ de lo educativo: comprensión de la escuela desde los márgenes

[1] https://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-259727-2014-11-13.html

[2] http://www.adnradio.cl/noticias/politica/varela-y-entrega-de-condones-es-que-mis-hijos-son-unos-campeones-necesitan-mas-de-tres-parece/20180417/nota/3738648.aspx

[3] Ya en varios medios y varias personas se han preguntado si el Ministro hubiera dicho lo mismo en el caso de tener hijas, y no hijos.

[4] http://www.adnradio.cl/noticias/nacional/ezzati-y-cambio-de-sexo-en-menores-no-porque-a-un-gato-le-ponga-nombre-de-perro-sera-perro/20180406/nota/3733853.aspx

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.