Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Los hombres del dictador
- A 40 años: Juicio a los golpistas civiles
- La lección de Nicosia

- Sumario completo abril de 2013





Sobre el autor

Jorge Magasich
Historiador.
plus...



Página de inicio >> Abril de 2013

La UP y el mundo
Un intento de política internacional independiente

por  Jorge Magasich

A partir de 1943, cuando el gobierno de Juan Antonio Ríos se inclina ante Washington bajando el precio del cobre a U$ 0,48 la libra como contribución de guerra, sin compensaciones, la política exterior chilena se somete a las fronteras ideológicas de lo que será la Guerra Fría. Los gobiernos siguientes hacen del Pentágono el principal proveedor de armamentos, instrucción militar e ideológica de las fuerzas armadas; rompen con la URSS en 1947 y con Cuba en 1961. El gobierno de la UP inicia una política exterior independiente basada en la autodeterminación de los pueblos, la no intervención, el desarme, la no proliferación de armas nucleares y distensión Este-Oeste. Al mismo tiempo, apoya a los pueblos que luchan contra el colonialismo y promueve la integración latinoamericana.

La nueva política fundamentada en el pluralismo ideológico, que evita la “ideologización” de las relaciones internacionales, aparece formulada en el primer artículo del proyecto de Constitución de la UP (2) (tema de un próximo artículo). Chile es definido como un Estado integrado a la comunidad latinoamericana y participante de la comunicad universal, en tanto país libre, soberano y económicamente independiente.

Siguiendo estos principios, el Presidente utiliza sus atribuciones para inscribir a Chile en el Movimiento de los Países No Alineados, postura rara en Latinoamérica, y opta por establecer relaciones diplomáticas con todas las naciones. Sin romper con nadie, abre relaciones con dos países latinoamericanos, siete africanos, tres europeos, y ocho asiáticos.

Esta diversificación contribuye a compensar, en parte, la baja del comercio con EE UU, ya que aumentan los intercambios con Latinoamérica, Australia, Japón Canadá y con los países socialistas (4).

Los vecinos
El diferendo con Argentina sobre tres islas del Canal Beagle es un tema delicado que puede originar tensiones (5). El embajador Ramón Huidobro hace gestiones ante el gobierno argentino, entonces una dictadura militar en crisis, que preparan los encuentros entre Allende y Lanusse en Salta (julio 1971) y en Antofagasta (octubre 1971), donde acuerdan solicitar el arbitraje de la corona británica. La decisión de Allende de conceder el asilo a los 10 prisioneros argentinos fugados de Rawson en agosto de 1972 (los 16 que no escaparon fueron asesinados en Trelew), no deteriora durablemente las relaciones. Allende es invitado de honor a la asunción del Presidente Cámpora en marzo de 1973.

En Perú, el general Velasco simpatiza con el proyecto de Allende. En septiembre de 1971, en Lima, ambos acuerdan defender las nacionalizaciones, reiterar el principio de la no intervención en relaciones internacionales, cualquiera sea el sistema político, y reivindican jurisdicción exclusiva de 200 millas marítimas.

La ausencia de relaciones diplomáticas con Bolivia “contradice la vocación de ambos pueblos, por lo que haremos cuanto esté de nuestra parte para normalizarla”, afirma Allende en su primer Mensaje. Para esto envía a La Paz a Volodia Teitelboim, senador PC y miembro de la comisión de relaciones exteriores, quien se reúne con el Presidente general Juan José Torres en varias ocasiones, para estudiar la demanda marítima boliviana. Analizan la posibilidad de establecer un corredor “al norte de Arica” para que Bolivia pueda tener un pequeño puerto y “ventajas desde el punto de vista portuario en Arica, en Iquique y en Antofagasta” (6). Todo esto se interrumpe el 21 de agosto 1971 con el derrocamiento de Torres y la instauración de la dictadura de Banzer.

Integración latinoamericana
El gobierno pugna por la creación de un sistema latinoamericano, de concertación y cooperación entre los países, basado en la experiencia de la CECLA (7), que incluya un sistema financiero. La OEA sería transformada en una estructura de diálogo entre Latinoamérica y EE UU.

Estas ideas son desarrolladas en la reunión anual del Consejo Latinoamericano Económico y Social CIES, en septiembre de 1971, en Panamá, donde Gonzalo Martner García formula cuatro propuestas: 1) llamar a Estados Unidos a aceptar la suspensión del pago de la deuda externa de la región por una década, de manera que varios miles de millones sean afectados a programas de desarrollo. 2) crear de un Banco Central Latinoamericano en el que “deberían depositarse las reservas de América latina, que hoy están depositadas en un 70% en Estados Unidos”. El banco recibiría “el depósito y distribución de los activos de primera clase del área” y coordinaría las operaciones financieras de los bancos centrales, protegiendo la región de las crisis financieras. 3) limitar los abusos del concepto de propiedad tecnológica promoviendo un Fondo mundial de Tecnología para el desarrollo, alimentado de aportes obligatorios en licencias, procesos industriales o formas de organización e investigación. 4) crear una organización latinoamericana para el desarrollo de la ciencia y de la tecnología apropiada para la región, “que no busque patrones uniformes en estas materias”.

Países socialistas
Aunque la UP incrementa los intercambios con los países socialistas de casi cero en 1970 a U$ 51,76 millones exportaciones en 1972 (4,3% del total) y U$ 20,19 millones de importaciones (1,1% del total), estos son modestos.

Estos países conceden créditos por U$ 445,4 millones (8), pero no en moneda fresca, sino en montos disponibles para adquirir alimentos o maquinarias producidos por ellos. Cuando en diciembre 1972 Allende solicita personalmente un préstamo de U$ 80 millones a la URSS para cubrir el saldo negativo del clearing (intercambio de mercancías) con países Latinoamericanos, sólo obtiene, difícilmente, una promesa por 45 millones.

Sistema monetario
En agosto de 1971, la Casa Blanca toma decisiones fundamentales para continuar financiando la guerra en Vietnam, la carrera espacial y las inversiones en dólares en Europa, Canadá y Japón. Nixon pone fin a la convertibilidad del dólar al oro, aumenta de 10% las tasas a las importaciones, reduce de 10% la ayuda extranjera, devalúa el dólar y emite masivamente. Las reservas en dólares de muchos países se desvalorizan, especialmente las de los países en desarrollo.

A los pocos días se reúne la CECLA en Buenos Aires, para estudiar estas medidas. A nombre de Chile, Martner formula propuestas originales. Sugiere proteger las monedas nacionales de las devaluaciones del dólar desligándolas del sistema monetario internacional; pide incluir a los países en desarrollo en las decisiones monetarias y propone la convocación de una conferencia internacional, en la que estén representados todos los intereses económicos del planeta, encargada de reformar el sistema monetario internacional dotando a los países en desarrollo de más recursos de libre disposición.

Salvador Allende reitera estas ideas en su discurso de inauguración de la UNCTAD III, en abril 1972: “un nuevo sistema monetario, estudiado, preparado, y manejado por toda la comunidad internacional, que sirva también para financiar el desarrollo de los países del Tercer Mundo, a la par que la expansión del comercio internacional”. Llama también a reflexionar sobre la deuda externa que “constituye uno de los principales obstáculos a los progresos del Tercer Mundo”. Recuerda que Chile exporta por U$ 1.200 millones por año y consagra 408 (34%) al servicio de la deuda “contraída, en gran parte, para compensar los perjuicios de un injusto intercambio comercial […] para hacer frente a especulaciones con nuestras reservas,”. Y propone que la UNCTAD realice “un estudio crítico sobre cómo el Tercer Mundo ha contraído su deuda externa y las condiciones requeridas para que sea rescatado de ella”.

Añade dos propuestas: desarrollar medios de información controlados por la ONU, para compensar la concentración de la información y publicidad en manos de consorcios que “sólo aumentarán nuestra dependencia y destruirán nuestros valores culturales”. Y un “plan de desarme que destinara un alto porcentaje de los gastos ahora entregados al armamentismo y a la guerra, a un Fondo de Desarrollo Humano Homogéneo”, que otorgaría préstamos a largo plazo a empresas y a los países del Tercer Mundo.

El 1 de agosto de 1973, el ministro de Relaciones, Orlando Letelier, busca disminuir la importancia del dólar como instrumento de intercambio, sugiriendo sus pares del Pacto Andino (9) que “quizá sea necesario, como ocurre con los derechos especiales de giro, que debamos ya concebir un medio de pago propio y autónomo” (10).

Aunque prácticamente ninguna de estas ideas pudo concretarse, resulta impresionante su actualidad. Sigue siendo necesario que Chile converse con Bolivia de una salida al mar. Varios gobiernos latinos pugnan por un sistema regional, sin Estados Unidos, dotado de un banco que les permita disponer de sus reservas de divisas y se han iniciado sistemas de intercambios que prescinden del dólar, mientras se debaten leyes que democraticen los medios y se emprenden auditorías de la deuda externa para detectar la parte ilegítima.

1. Hemos consultado: VERA CASTILLO Jorge, 1987, La política exterior chilena durante el gobierno del presidente Salvador Allende 1970-1973, IERIC, Santiago. MARTNER Gonzalo, 1988, El Gobierno del Presidente Salvador Allende, 1970-197.Ed. Prog. de Estudios del Des. Nac. y literatura americana. FERMANDOIS Joaquín, 1985, Chile y el Mundo 1970-1973, Ed UC. GARCÉS Joan, 2012, Soberanos e intervenidos. Ed Siglo XXI, 4ta edición.
2. Salvador Allende. Un Estado democrático y soberano (texto póstumo), 1993, publicado por el Centro de estudios políticos Simón Bolívar y la Fundación Presidente Allende (España).
3. Cuba y Guayana. Congo, Guinea Ecuatorial, Libia, Madagascar, Nigeria, Tanzania y Zaire. Albania, Rep Dem Alemana y Hungría. Afganistán, Bangladesh, Camboya, Corea del Norte, China, Mongolia, Vietnam (Gob provisional) y Vietnam del Norte.
4. El promedio anual de exportaciones a EEUU cae de U$ 185 millones en 1968-70 a 87 en 1970-73; con América latina aumenta de 112 a 134, con Japón de 135 a 181 y con China de cero a 22. [Martner, 1988, 103].
5. Hoy se sabe que el director de la CIA Richard Helms después de reunirse con Agustín Edwards el 14/9/1970 y con Nixon y Kissinger el 15, se reúne con el jefe de Ejército argentino, gral Lanusse, para pedirle su ayuda para derrocar a Allende. Lanusse responde’: “Señor Helms, Ud. ya tiene su Vietnam; no me haga a mí tener el mío”. [Clarín de Bs As, 8/2/2009]
6. Entrevista a V. Teitelboim el 11/10/1997.
7. 19 países latinos crean, en 1964, en Alta Gracia (Argentina), la Comisión Especial de Coordinación Latinoamericana (CECLA), para preparar la UNCTAD I. Denuncian el carácter discriminatorio del comercio internacional y proponen un Fondo Mundial de Financiación de Alimentos, dentro del sistema ONU.
8. 234,9 la URSS; 55 Rumanía; 48,3 Bulgaria; 42 Checoeslovaquia; 35 Polonia; 20 Hungría; 5,2 China; 5 Corea del N.
9. Entonces un mercado común entre Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.
10. Martner, 1988, 193-198; 214.

*Historiador.

A la venta en librerías
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.