Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Londres 38 lanza campaña para "romper el pacto de silencio"
- Ngulumapu - Propuesta Integral de solución en relación Mapuche-Chile
- Personalidades francesas entregaron Carta a la Presidenta Michelle Bachelet

- Sumario completo



Página de inicio

Un luto eterno. por Miguel Yáñez

Un 11 más, una fecha que evoca muchos sucesos, demasiados sufrimientos, perenne traición de los poderes fácticos y las FF.AA.

El primer acto terrorista de la historia al pueblo chileno entramado por el ejército y sus secuaces (civiles) fue un duro golpe a la democracia y a los sueños de millones de obreros, campesinos, estudiantes, jóvenes y niños. La oligarquía no soportó el surgimiento de un desarrollo equitativo basado en principios solidarios y de justicia.

Para llegar a la transformación socializadora a la que aspiró el movimiento nacional liderado por el compañero presidente, Salvador Allende, se requirió de un sistema colectivo construido a base de trabajo permanente y educación popular, abarcando, en lo esencial, los problemas más urgente de la sociedad Chilena de aquellos años; la pobreza, la salud, trabajo y educación.[1] En este levantamiento del nuevo pensamiento revolucionario chileno tuvo mucha importancia el aporte y labor realizada por jóvenes de poblaciones emergentes, púberes con conciencia de clase y de las contrariedades que aquejaban a sus compatriotas. Es así, como nacen movimientos como el MIR y el GAP (Grupo de Amigos Personales del Presidente).

Este bastimento histórico que tiene culminación formal en la elección presidencial del 4 de septiembre de 1970 produjo gran revuelo en las elites nacionales, ya que por un lado llegaba al poder un gobierno de arraigo popular, compuesto por gente de clase trabajadora (obreros, campesinos), y por otro, implicaba que los grupos económicos debían abandonar su permanente explotación a la clase obrera distribuyendo equitativamente la producción de la riqueza.

El nuevo orden social fue un golpe certero al corazón del capitalismo chileno, pues la nacionalización del cobre motivo que todas la trasnacionales, especialmente las norteamericanas, devolvieran las fortunas usurpadas al pueblo. Lo mismo ocurrió con la culminación de la reforma agraria, pues esta sociabilizo la propiedad, democratizando su uso y beneficiando a gran parte del campesinado. Se vislumbraba entonces, un verdadero cambio en el paradigma social, un nuevo Estado colectivo. Obviamente, los grandes grupos económicos no soportaron semejante avance democrático, por lo que conspiraron para atentar contra este gran logro humano, la igualdad.

No quiero profundizar más en el horror que fue el golpe de Estado y la tiranía de Pinochet, pues existe abundante literatura y fallos judiciales que amparan mi posición[2]. Solo quiero hacerme eco del homenaje a los jóvenes revolucionarios que quisieron un país distinto, más igualitario y más solidario. Dentro de ellos, como no mencionar a Miguel Enríquez, un soldado del pueblo que luchó hasta el final en contra del tirano. Asimismo, enaltezco a mi tío OSCAR LAGOS RÍOS, joven popular, miembro del Gap, que con solo 21 años dio la vida por el proyecto popular, creyendo hasta el final en el ideario social de la UP. Rindo honores a las miles de familia de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos que aún no tienen justicia y que siguen luchando por ella. Su esfuerzo y tesón son ejemplo de dignidad de un país avasallado por la avaricia y codicia del empresariado.

El tirano, su junta nefasta y los civiles cobardes destruyeron a un país, instalando su sistema abusivo que solo beneficia a unos pocos. La concertación nos traicionó profundizando el sistema y gobernando con la Constitución del genocida. Por eso, a 42 años del peor acto terrorista que recuerde la historia de Chile, no debemos olvidar a nuestros hermanos caídos y sus familias, ya que un país que no tiene memoria y respeto por los DD.HH., no puede progresar. Si no existe justicia y seguimos abrigando el pacto de silencio de los militares será difícil lograr la anhelada conciliación nacional.

¡¡¡Hasta nuestro último aliento avancemos por la democracia verdadera y la justicia ambicionada!!!

¿Dónde está?
I
Hay un hombre que quiero conocer
Fue de mi sangre y nunca supe de él
Oscar… luchó y luchó
por su familia y el hambre vencer

II
Dónde está el hombre
Dónde esta él
Adónde está su sangre… yo quiero saber
Dónde está el hombre
Dónde está él
Adónde está su cuerpo
Yo quiero saber

III
Su madre …buscó, buscó
El cuerpo de su hijo
que el asesino despojó
Pero ella al final… murió, murió
Porque el cuerpo de su hijo nunca encontró …
Dónde está el hombre
Dónde esta él
Adónde está su sangre… yo quiero saber
Dónde está el hombre
Dónde está él
Adónde está su cuerpo
Yo quiero saber

MIGUEL A. YÁÑEZ LAGOS.
ABOGADO DEFENSOR DD.HH.

Notas:

[1] Aunque es semejante al estado actual de la sociedad Chilena.

[2] Los delitos de los militares fueron ejecutados con suma crueldad e inhumanidad. En este sentido La corte Suprema en causa 6601-2011 en su considerando 4° Expresa “ que el presente ilícito fue efectuado en un contexto de violaciones de derechos humanos graves , masivas y sistemáticas, verificados por agentes del Estado, constituyendo la victima un instrumento dentro de una política a escala general de exclusión, hostigamiento, persecución o exterminio de un grupo numeroso de compatriotas integrados por políticos, trabajadores, estudiantes, profesionales, adolescentes , menores y todo aquel a quién, en la época inmediata y posterior al 11 de septiembre de 1973, se le asignara pertenencia ideológica al régimen político depuesto o que por cualquier circunstancia fuera considerado sospechoso de oponerse o por cualquier circunstancia fuera considerado sospechoso de oponerse a entorpecer la realización de la construcción social y política ideada por los detentadores del poder, garantizándole la impunidad a los ejecutores de dicho programa mediante la no interferencia en sus métodos, tanto con el ocultamiento de la realidad ante la solicitud de los tribunales ordinarios de justicia de informes atingentes , como por la utilización del poder estatal para persuadir a la opinión pública local y extranjera de que las denuncias formuladas al efecto eran falsas y respondían a una campaña orquestada tendiente a desprestigiar al gobierno autoritario” y sigue en el Considerando 5° “ Que se denomina delitos de lesa humanidad , aquellos injustos que no solo contravienen , los bienes jurídicos comúnmente garantizados por las leyes penales , sino que al mismo tiempo suponen una negación de la personalidad moral del hombre, que se manifiesta , como caso extremo, cuando se mira al individuo como una cosa. De modo tal, que para la configuración de este ilícito existe una intima concordancia entre delitos de orden común y un valor agregado que se da la observancia y menosprecio a la dignidad de la persona humana , porque la característica principal de esta figura es la forma gravemente antijurídica y culpable con que diversos hechos criminales son perpetrados, los que se oponen de forma evidente y manifiesta con el más básico concepto de humanidad; destacándose también la presencia del ensañamiento con una especial clase de individuos, conjugando así un eminente elemento intencional, en tanto tendencia interior especifica de la voluntad” Los hechos por los cuales se acusa a los procesados son de aquellos subsumidos por los delitos de lesa humanidad. El artículo 5° de la Constitución Política limita el poder soberano del Estado al derecho Internacional “por los derechos esenciales de la persona humana” “Siendo deber de los órganos del Estado respetar y promover garantizado por esta Constitución así como los tratados internacionales rectificados por Chile que se encuentre vigentes”, “Valores que son superiores a toda norma que puedan disponer las autoridades del Estado, incluido el propio poder constituyente”.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.