En kioscos: Abril 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Ante la naturalización ideológica de la violencia en Chile… El arte callejero Resiste: ¡No murió, lo Asesinaron! Por Ricardo Espinoza Lolas

“Me viene a decir la carta
que mi patria no hay justicia,
los hambrientos piden pan,
plomo les da la milicia” (Violeta Parra)

… a veces unas ‘palabras’ de una canción de Violeta son acusadas de enaltecer la violencia, otras veces unos ‘sables’ de malabaristas de Francisco Martínez en Panguipulli son vistos como armas de ataque y un carabinero ‘entiende’, con su brillante ‘profesionalidad, serenidad y prudencia’, que dispararle 5 balazos es lo ‘normal’; es lo que se tiene que hacer para detener a semejante ´violentista’ que no quería mostrar su carnet de identidad ante otro Control más de ‘Identidad’ de ‘nuestras’ Fuerzas Policiales que operan por el ‘bien’ de todos NosOtros y con el dinero de nuestros impuestos (y bajo el amparo de un Estado de Excepción ‘eterno’).

Y el joven malabarista ya está muerto, mejor dicho Asesinado, no solamente por un carabinero ‘determinado’ que realmente no sabe nada de nada respecto a protocolo alguno de detención, pero en verdad esos 5 balazos no son solamente de un determinado humano con cero formación institucional (no sabe ni usar su arma de fuego y muchas veces ni expresarse con mínima claridad, sino siempre con violencia y desprecio ante el otro que él considera ‘sospechoso y diferente’: en Chile ser diferente para algunos es un atentado contra la ‘identidad’ propia del país), sino de una institución que no es que realice solamente su función de forma desastrosa, es mucho más grave que eso. Es una institución que realmente está estructurada de forma ‘perversa’ (usando esta categoría como los antiguos analistas del siglo XX), pues técnicamente funciona desde la arbitrariedad de la inmediatez de tal o cual voluntad política y desde ahí lo que hace ante la vista de toda la comunidad es Asesinarnos Una y Otra Vez por ser ‘diferentes’; no hay límite alguno ante la ‘perversión’ de una institución que no está anclada a ley alguna; y actúa ante su propia ley incestuosa por ser ideológica y cómplice de la barbarie del poder de turno; ley que lo faculta para hacer lo que quiera con cada uno de NosOtros.

¿Por qué pedir, una vez más, la renuncia a Piñera por el bien de todos? Esa institución ‘perversa’ que hace lo que quiere desde su propia libertad criminal de transgresión ya por décadas y con impunidad permanente, no es solamente un producto de la propia institucionalidad de Carabineros; la propia ‘perversión’ se articula desde lógicas más profundas y que se van actualizando a la Altura del Conflicto, esto es, son las propias lógicas que constituyen al Gobierno de Piñera en la actualidad las que permiten la aberración de esta institución que nos Asesina día a día en cualquier parte de Chile, porque aunque se crea que esto es esporádico (o lo que señalo sea considerado exagerado; yo mismo lo he vivido a fines de septiembre del año pasado), la posibilidad real de que cada uno de NosOtros podamos ser Asesinados por un efectivo policial, en un simple Control de ‘Identidad’, es muy alta en Chile. Hoy despertamos nuevamente con dolor, pero hemos cambiado. Ya no es tan simple Asesinarnos y que quede todo en la impunidad, pues NosOtros estamos activxs desde las calles virtuales de la Redes Sociales a las calles de nuestras Ciudades en todo Chile, porque son nuestras calles: ¡No de ellos! (¡Nunca más!). Ellos, los que nos violentan a día, deben estar fuera de las calles por nuestro propio bien; ellos deben estar en las cárceles por el bien de Chile, pero, en especial, ellos junto a este Gobierno horroroso debieran pedir disculpas de verdad y dar un paso al lado.

Cuando pensamos en el proceso constituyente en el que estamos todxs los chilenxs embargados, entre otras cosas lo que debemos pensar es en cambiar la estructuración misma de las Fuerzas Armadas de Chile y de nuestras Policías, y del propio Gobierno, para poder construir un país democrático y republicano para todos NosOtros; en donde el Asesinato institucional en todas sus formas de manifestarse no esté ni visto (por ej., no olvidemos nuestros hospitales públicos), menos pensado, como posibilidad, ni nunca como forma de represión alguna de la ‘diferencia’. Y que un Gobierno chileno (de derecha o izquierda o de lo que sea) por fin entienda que debe asumir la responsabilidad política de tanta aberración y negligencia permanente.

Hoy no fue posible despertar con algo de jovialidad, ver tanto sufrimiento, tanta estupidez, tanta brutalidad, sin ley alguna y amparado en la ideología de un Gobierno que se cae a pedazos y que no representa a nadie, es realmente para llorar. Ese video del Asesinato es horroroso. Chile se nos vuelve en un país completamente agresivo. Y Piñera no hace nada, solamente simulacro histérico, puro show, pero nuestrxs jóvenes, nuestrxs artistas callejeros, nuestrxs jubiladxs, nuestrxs sindicatos, nuestrxs profesionales, nuestros colectivos, nuestros barrios, nosotros los ‘diferentes’, muchos de NosOtros, no podemos aceptar otro Asesinato más en este país. Ya no podemos seguir pensando en bandos ideológicos, pues Ud., amigo de derecha o de lo que sea, es cosa que vea ese video y sienta dolor ante la muerte de ese joven. Y ese dolor lo movilice con indignación para no cubrir más esas prácticas inmorales; y exigir una institucionalidad nueva para las Fuerzas Policiales chilenas y para el Gobierno de turno; si esto no sucede seguirán los Asesinatos y NosOtros no lo vamos a aceptar: ¡Nunca más!...

Compartir este artículo