En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Antropólogo Luis Campos sobre reconocimiento de la etnia chango: “Se comienza a reparar a pueblos que habían sido dados por desaparecidos”

De esta manera, las etnias chilenas quedarán conformadas por los pueblos mapuche, aimara y rapanui como originarios junto a los quechua, colla, diaguita, alacalufe y yámana. Se estima que actualmente existen 4 mil descendientes pertenecientes a la etnia chango en el norte del país.

Este martes la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley que modifica la ley creadora de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), reconociendo oficialmente al pueblo chango como etnia indígena de Chile.

Desde el Censo del año 1992, en nuestro país sólo se ha considerado a los pueblos mapuche, aimara y rapanui como originarios. Posteriormente se incorporaron cinco más (quechua, colla, diaguita, alacalufe y yámana) llegando a un total de ocho hasta esta semana en que se suma al reconocido pueblo canoero del centro norte. Antropólogos e historiadores coinciden en que ha sido difícil luchar contra las suspicacias de la autoridad sobre quiénes son específicamente estas etnias, cree e investigador del Centro de Estudios Interculturales e Indígenas (CIIR), Luis Campos.

Explica que un primer paso fue el reconocimiento del pueblo Diaguita en 2006 que fue el hito que logró modificar la Ley Indígena para incorporarlos y abrió la puerta a otras definiciones legales. “Después de eso, el único procedimiento de reconocimiento que ha sido efectivo fue el de los afrodescendientes que acaba de concluir en el mes de abril del año pasado con una ley de reconocimiento especial. Por eso es que estaban pendientes muchos otros pueblos que producto de la invisibilización y una idea de mestizaje que siempre ve estos asuntos desde un punto de vista europeo”, plantea el docente de la Escuela de Antropología de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

Campos explica además que producto de esta visión peyorativa que ha existido sobre los pueblos indígenas, durante mucho tiempo personas de diversas etnias tampoco han tenido mayor interés en reconocerse como un indígena en Chile, “porque lo único que entregaba este reconocimiento eran problemas, estigma y discriminación”, agrega.

Presencia invisible

El antropólogo destaca el reciente paso al reconocimiento chango como la incipiente compensación de una deuda pendiente que, además del reconocimiento histórico, contribuirá a la protección del hábitat de este pueblo indígena, que según estima el último censo, alcanza cerca de 4 mil individuos. “Creo que era una deuda pendiente importante el reconocer a los changos y asimismo a los Selknam, que ya se aprobó en la Cámara de Diputados. Esto implica un cambio radical para Chile ya que se comienza a reparar en la presencia de pueblos que por distintas razones habían sido dados por desaparecidos. En la actualidad las comunidades que se han reconocido como changos son, en mayor proporción, caletas de pescadores que están en un territorio que va desde localidades de la Región de Antofagasta por el norte, hasta la Región de Valparaíso. Corresponde ahí una ocupación que tradicionalmente ha sido costera y principalmente ligada a la extracción de recursos marinos como recolección de algas, mariscos y pesca en general”, señala Campos.

Finalmente, de acuerdo a esta última resolución de la cámara baja, se incorporan como tierras indígenas a aquellas ubicadas en las regiones de Antofagasta, Atacama, Coquimbo y Valparaíso y las que existen entre las regiones del Biobío, la Araucanía y Los Lagos. También serán consideradas tierras indígenas aquellas que históricamente han ocupado y poseen estas comunidades, cuyos derechos sean inscritos en el Registro de Tierras Indígenas.

“Otorgar el reconocimiento legal como pueblo a estos grupos chilenos se fundamenta en la reparación que debe hacer el Estado, de acuerdo a lo que también señalan organismos internacionales, por los efectos negativos que vivieron tras la dominación colonial. Tal como en el caso de los afrodescendientes, estos pueblos suelen estar tan arraigados en sus territorios que, por lo mismo, nadie sabía que estaban”, dice el investigador y académico

Compartir este artículo