Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- “Good bye” pobretología, bienvenida ricatología
- Hace falta muchos INDAP
- Cuando gobiernan los banksters

- Sumario completo agosto de 2012





Sobre el autor

Karim Basbous
Arquitecto, profesor en la Escuela Nacional Superior de Arquitectura (ENSA) de Normandía y en la Escuela Politécnica.
plus...



Página de inicio >> Agosto de 2012

¿Arquitectura o juego de palabras?

por  Karim Basbous

En el juego del Pictionary, la distribución de roles opone, de un lado, a un dibujante mudo, y del otro, a un grupo de espectadores que deben identificar una palabra a partir de lo que se dibuje en el papel. La analogía es llevada a un nivel caricaturesco: la figura tendrá que aproximarse a la palabra lo más posible, hasta convertirse en la traducción visual más cercana. Hace unos veinte años que algunos edificios ocupan un lugar importante en el paisaje urbano, y parecen haber encontrado el instrumento de su penetración mediática en una “figuración” de inspiración comparable. De los “cuatro libros abiertos” de la Biblioteca Nacional de Francia (BNF), en París, al “geiser cristalizado” de la torre Agbar de Jean Nouvel, sede de la Sociedad de Aguas de Barcelona, pasando por la espuma del envoltorio del Water Cube de Pekín –el Centro Acuático con piscinas olímpicas diseñado por la agencia Peddle, Thorp y Walker (PTW)-, lo esencial de la edificación recae en un “motivo” que, más que mostrarse, se narra. Es la traducción visual de un discurso, el equivalente en cemento de los juegos de lenguaje que pueden evocar al proceder publicitario. La fachada es su afiche, y el espacio interior su resultado, como el revés del decorado.

Desde la Antigüedad, la práctica de la arquitectura es plenamente consciente de que es un asunto de medidas, y no de imitación. Sin embargo, he aquí que los arquitectos se ponen a soñar figuras, no para estimular el imaginario y desencadenar un proceso de búsqueda (a la manera de los “objetos de reacción poética” para Le Corbuiser o de las reminiscencias geográficas del finlandés Alvar Aalto), en resumen, no como comienzos sino como fines: identificables, reconocibles, comunicables, a menudo envueltos en un barniz tecnológico encargado de llenar el ojo del ciudadano-consumidor y la pluma del comentarista...

Texto completo en la edición impresa del mes de AGOSTO 2012
a la venta en quioscos, librerías
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.