Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- EL MOVIMIENTO SOCIAL Y EL PARTIDO SOCIALISTA DE CHILE: UNA EXPERIENCIA HISTÓRICA. A propósito de los 40 años de la caída de su primera dirección clandestina. César Cerda Albarracín
- Fáciles, putas, locas, brujas, tontitas, bonitas, maracas. Por Debbie E. Guerra Maldonado
- HABITANTES DE CAIMANES CUMPLEN DOS MESES CORTANDO LA CARRETERA HACIA EL TRANQUE DE DESECHOS MINERO DEL MAURO

- Sumario completo



Página de inicio

Los poderes del Estado en Chile ¿son poderosos? por Nelson Soto

En estos últimos días al analizar la contingencia nacional, pareciera que ser que al interior de cada uno de los chilenos, se está encubando rabia, indignación e impotencia, por lo hechos que han estado investigando la justicia, relacionado con actos de corrupción, cohecho, lavado de dinero, asociación ilícita, defraudación al fisco, tráfico de influencia, etc., en la cual están involucrados personeros de las altas esferas de nuestro país, empresarios, políticos, familiares de la presidenta actual, funcionarios de empresas del Estado, etc,.

A modo de ejemplo tenemos los más reciente, como el caso Cascada, Penta, Caval, Soquimich, si a ello agregamos el caso La Polar, Universidad Arci, la Colusión de Farmacias, las pérdidas por negociación de mercado a futuro realizadas en el cobre, cuyos montos asciende a más de 4 mil millones de dólares, antecedentes que están en manos del Servicio de Impuestos Internos y hasta la fecha no se ha pronunciado al respecto, sumándose a estos escándalos los ocurrido con los caso MOP Gate, o lo sucedido en Chiledeporte, todos ocurridos después de haberse recuperado la democracia Chile.

Al parecer la ciudadanía fuera de quedar perpleja, y al no percibir que estos tipos de actos corruptivos no son sancionados, se está colocando al país en un camino muy peligroso, que se pudiera manifestar en una seguidilla de movilizaciones, y quizás con mayor fuerza que las realizadas por el movimiento estudiantil a partir del año 2006, llevando incluso al país al borde de un estallidos social, más aún cuando escuchan y se informan de los procedimientos utilizados, para cometer fechorías las personas involucradas como en caso Penta , donde uno de los fiscales encargados de la investigación, plantea que se habría configurado una ¨maquinaria para defraudar al fisco ¨, que si hacemos una analogía de la delincuencia tradicional, los involucrados en estos casos, solo los separa el lugar geográfico donde viven, y quizás el trato que la justicia tiene con quienes transgreden la ley, para lo cual la ciudadanía espera que en esta ocasión sea similar o de más rigor que la que se da a los delincuentes comunes y corrientes, ya que, no es posible que a estos últimos por robos de menor envergadura, - -haciendo una precisión de no estar avalando los robos - sean condenados como la ley lo indica, sin embargo, a los delincuentes letrados de cuello y corbata que le roban al Estado, su trato a veces sea con deferencia.

No obstante lo anterior, lo dictaminado el fin de semana por el Juez del Octavo Juzgado de Garantía, en el caso Penta, al decretar la prisión preventiva a seis de los imputados en esa investigación, al menos se estaría dando las luces, para que la ciudadanía comience a pesar, que si bien es cierto existe la justicia divina que tanto se aboga los ciudadanos más modestos, también existe la justicia terrenal, como en esta situación en comento, la cual se espera efectivamente se aplique.

Considerando todo lo anterior, la pregunta que se hacen los chilenos: ¿Quién pondrá defendernos, de tanta corrupción, tráfico de influencia, cohecho, soborno, lavado dinero, etc?.

Bueno, si analizamos las distintas instituciones de nuestro querido Chile, nos queda la sensación que los chilenos al parecer, no tenemos muchas opciones donde dirigir nuestras miradas...

Si buscamos a través del Poder Legislativo, es vos populis como políticos de las distintas corrientes de ideas, izquierda derecha, centro, e incluso quienes se consideraban que estaban más cercano al pueblo, están siendo cuestionado e investigado por distintas causa, que tienen que ver con delitos que en algunos casos atenta a los intereses del país, si bien es cierto, no son todos los políticos, sin embargo, quienes se salvan del cuestionamiento y los partidos que los albergas, salvo excepciones, han escondido la cabeza igual que la avestruz, o han aparecido con declaraciones débiles o jugando a la ley del empate, cuando lo lógico hubiese sido pedir al menos las renuncia de los legisladores involucrados, o la renuncia a sus fueros parlamentarios, además tomar iniciativas como por ejemplo, "llamado de las bancadas parlamentarias de todos los partidos políticos a consensuar urgente el cambio a la constitución y llamado a una Asamblea Constituyente" evitando así un mayor daño y desprestigio a la institucionalidad democrática de nuestro país.

Ahora si analizamos al Poder Ejecutivo, la sorpresa no es menor cuando en el mes de enero pasado todos quedamos asombrados, por el denominado caso Caval, donde el hijo de la Presidenta de la República y su yerna, fueron denunciado en un reportaje de la Revista Qué Pasa, por tráfico de influencia, que dice relación con un préstamo millonario otorgado por el Banco Chile , gestionado a través del Vicepresidente de dicho banco Sr Luksic, para lo cual este último públicamente reconoce haber atendido y por supuesto autorizado al hijo de la presidenta "por deferencia" el otorgamiento de un préstamo de $ 6 mil millones de peso , para la compra de unos terrenos en Machalí, el cual los vendió en $ 9 mil millones de pesos, caso que se investiga en los tribunales de dicha zona, para lo cual la ciudadanía espera que dicho proceso investigación, se efectué con la transparencia, celeridad, independencia, rigor y publicidad, al igual como se está manejando judicialmente el caso Penta.

Sin embargo, no puedo dejar de mencionar la mala asesoría comunicacional de parte de los asesores de la mandataria, cuando se supo la noticia y trató de decirse que el tema que involucraba al hijo de la Presidenta, y hasta entonces funcionario de gobierno, era solo problemas de particulares, error comunicacional garrafal que en la última encuesta de Adimark se vio reflejada, donde la Presidenta de la República bajo considerablemente la adhesión ciudadana en varios puntos...

Otra cosa hubiese sido por ejemplo, que inmediatamente de haber conocido la situación que involucraba su hijo, haber llamado a una red nacional de radio y televisión, informando al país del involucramiento de sus hijo en dicho negocio, además de haberle pedido la renuncia públicamente al cargo que ostentaba, señalando además, que pedirá una amplia investigación de la situación producida.

Con un acto de esa nobleza la Presidenta de la República habría pasado a la historia como uno de los tantos estadistas que ha tenido nuestro patria desde nuestra independencia, pero nunca es tarde, todavía lo puede hacer, reconociendo ante el país su error comunicacional, a ello agregar el anuncio de la devolución de los dineros obtenidos, éticamente mal avenido, para donarlos a una fundación como por ejemplo, para la rehabilitación de jóvenes drogadictos, quizás con un acto de esta naturaleza la imagen de la Presidenta de la República variaría positivamente, considerando más aún que le quedan tres años para gobernar.

Pero bueno si hablamos de patria y dirigimos nuestra vista a las ¨Fuerzas Armadas ¨, tampoco están ausente de los actos de corrupción, es así que el Ejército de Chile en el mes de enero pasado interpuso una denuncia por la existencia de más de cien facturas a nombre de la institución por servicios informáticos inexistentes, -los que en total ascienden a unos $6 mil millones-, por dos licitaciones de plataformas digitales en que se detectaron irregularidades, y por el presunto pago de $200 millones en coimas al ex jefe de Informática del Comando de Bienestar de la institución, el mayor (r) Mauricio Lazcano Silva, quién se habría autodenunciado de tal hecho.

Si a lo anterior agregamos el tema de las fragatas marina comprada por la armada chilena donde se involucra a ex oficiales de dicha institución por delitos casi similares a los del caso Penta, ( cohecho, lavado de dinero, negociación incompatible, delitos tributarios ) quienes fuera de ser condenados a una pena de cinco años de libertad vigilada, debieron restituir al fisco $ 250 millones de pesos, la brecha se nos va acortando donde recurrir.

Entonces decimos bueno vamos a la "Iglesia Católica" y nos encontramos con problemas valóricos más profundo como lo ocurrido con el caso Karadima por nombrar algunos, que ha afectado la iglesia chilena. No obstante se visualizan vientos positivo, para la iglesia, por la actitud y liderazgo que está implementando en nuevo Papa.

De todos los poderes antes descrito nos queda el "Poder Judicial", que a partir del caso Penta, ha tomado un rol que la ciudadanía está empezando a valorar, y que para algunos es el despertar de la justicia, sin embargo, para que su rol sea aplicado eficientemente el propio Presidente de la Corte Suprema plantea que deben abolirse las leyes de amarre, las cuales muchas veces impiden a la justicia cumplir con su rol, como por ejemplo, que los parlamentarios debieran renunciar a sus fueros...

Por todo los anterior creo necesario que aquellos verdaderos hombres que prestan con honestidad, transparencia y real espíritu de servicio a sus conciudadano y al país, y que trabajan en los distintos poderes del estado, deben trabajar y colocar su inteligencia y sabiduría, para que definitivamente los actos de corrupción, cohecho, lavado de dinero, tráfico de influencia, sean extirpado en el quehacer económico, político y social de nuestros país, cuyo primer paso que deben dar es solicitar una investigación, en cuanto al tráfico de influencia revisando en primer término, el nepotismo en las empresas del aparato estatal.

Nelson Aquiles Soto Aguilera Ex - Consejero Nacional Federación de Trabajadores del Cobre

Los Andes, 9 de marzo de 2015

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.