Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Vuelta a la vida en treinta años. Por José Antonio Lizana Arce
- ¡Sí a las viviendas sociales en Las Condes! pero como política pública, no como medida excepcional y populista. Por Claudio Pulgar Pinaud y Xenia Fuster Farfán
- La ola que llevó al 15-M por Pere Rusiñol

- Sumario completo



Página de inicio

¿A quiénes ampara la democracia en Chile?¿A quiénes ampara la democracia en Chile? Por Carmen Gloria Arancibia

Mi hermano Carlos, profesor de biología y química, egresado de la Pontificia Universidad Católica de Santiago, nunca fue miembro de partido alguno, pero sí de una gran sensibilidad a las diferencias e injusticias sociales, un demócrata a secas, que dirigió su docencia impartiendo sus clases en el DUOC, que pertenece a la Universidad Católica también, lugar donde los alumnos pueden terminar su educación secundaria durante la noche, con un gran esfuerzo, por el hecho de durante el día tienen que trabajar.

También dió sus clases en el Instituto Nacional, centro de enseñanza, donde surgieron algunos presidentes de Chile y representantes del Parlamento Chileno.

Pero preferentemente enseñó, en los sectores pobres y marginales de Santiago; a modo de ejemplificar, un liceo en el sector Santa Rosa y San Joaquín, en el sector Sur de Santiago, donde asistían alumnos de la “emblemática Población La Legua”, que combatió el 11 de septiembre, alumnos que enfrentaron a grupos de las Fuerzas Armadas, portando bajo sus chaquetas del uniforme escolar, bombas Molotov, y entonces abriéndolas y lanzándolas contra los criminales del 11 de septiembre. Y se produjo un enfrentamiento desigual, con bombas Molotov, contra armas de guerra.

Algunos de los jovencitos murieron en el combate a la defensa de su gobierno de los trabajadores y pobladores.

Mi hermano a raíz de este hecho estuvo enfermo de dolor durante un tiempo. Los profesores de las Escuelas Normales en Chile, siempre han tenido sueldos de hambre, para poder sobrevivir y mantener sus hogares, han tenido que recurrir a trabajos complementarios, como taxistas por ejemplo, y las mujeres abocadas a vender “baratijas” o “chucherías”, que no aportan lo suficiente en el monedero de ellas.

Con los docentes egresados de las universidades, la situación cambia un poco, pero no obstante, no lo suficiente para que los profesores no tengan que “matarse” trabajando, como es lo habitual en nuestro país.

Por esta razón muchos profesores se agrupan en sindicatos, para luchar por sus derechos y mejorar sus condiciones de trabajo.

Así fue como mi hermano en el año 1984 participó en la creación y la organización del sindicato AGECH (Asociación Gremial de Educadores de Chile), cuyo sindicato fue un sindicato valiente y emblemático, por el hecho de haber nacido durante la Dictadura pinochetista, y haberle hecho frente a ésta para proteger a los educadores de las injusticias que se implantaron contra ellos: tales como persecución, despidos arbitrarios, exoneraciones, y un sin fin de irregularidades más.

Carlos sabiendo que mi compañero a esa fecha, era el encargado del Partido Socialista en Alemania, y por mi parte con algún cargo partidario también, se dirigió a nosotros, para pedir cooperación al sindicato. Cosa que hicimos en el acto, se enviaron cajas de ropa a los profesores exonerados y todo esto a través del apoyo de nuestros amigos y compañeros alemanes.

Debido a la importancia que empezó a tener nuestra ayuda al sindicato, mi hermano me pidió, la posibilidad de obtener algunas becas, para compañeros profesores exonerados, perseguidos por la Dictadura, y con amenaza de muerte.

No vacilamos un segundo en apoyar dicha idea, y nos pusimos en contacto con el Departamento Sindical de nuestro partido en la ciudad de Siegen, ciudad alemana en el centro del país. Los representantes sindicalistas, se pusieron al habla con la DGB (la CUT alemana), y con la Friedrich-Ebert-Stiftung, fundación de la Socialdemocracia Alemana, los cuales reaccionaron en el acto en forma muy positiva, y así fue como se logró financiar becas a los profesores afectados. Entre ellos estaba el docente Manuel Guerrero Ceballos, miembro del Partido Comunista, contra él había una orden de arresto desde el 16 de noviembre de 1984, y con amenaza de muerte.

Se le envió el dinero a su compañera, y dos días más tarde recibí una llamada telefónica de mi hermano, donde me informó de la muerte de Manuel Guerrero, el que había sido torturado y más tarde degollado.

Mi compañero y yo nos estremecimos, lo mismo sucedió en nuestro partido, en la colonia chilena en Fráncfort, y por supuesto en el vínculo de nuestras amistades y en las organizaciones demócratas en Alemania.

Estuve casi dos meses con pesadillas y no podía conciliar el sueño, no podía creer tanta bestialidad en los seres humanos.

Para dar una información completa sobre este crimen, se efectuó así: las víctimas del acto criminal, fueron tres miembros del Partido Comunista.

• Santiago Nattino Allende, de la edad de 60 años, miembro del Partido Comunista, dibujante publicista

• José Manuel Parada Maluenda, de edad 34 años, miembro del Partido Comunista, sociólogo, Jefe del Departamento de Análisis de la Vicaría de la Solidaridad, Organización de la Iglesia Católica fundada por el Cardenal Silva Henríquez, con el propósito de investigar el paradero de los desaparecidos y encarcelados por la Dictadura

• Manuel Guerrero, de la edad de 36 años, miembro del Partido Comunista, profesor Manuel Guerrero y José Manuel Parada, fueron secuestrados en la puerta del Colegio Latinoaméricano en la calle Los Leones.

Santiago Nattino, fue capturado en las calles Apoquindo con Badajoz. Primero fueron trasladados al Cuartel de Carabineros en la calle Dieciocho, donde fueron torturados, y más tarde trasladados a un lugar cerca del aeropuerto de Pudahuel, cerca de Quilicura. Con un corvo los decapitaron.

Según el expediente judicial del caso, estableció que entre la noche del viernes 29 y la madrugada del sábado, los tres compañeros fueron ejecutados.

Los hechores eran todos miembros de carabineros y sus nombres son los siguientes:

• El cabo Claudio Salazar

• El cabo Alejandro Sáez

• El sargento José Fuentes

• El coronel Guillermo González Betancour

• Manuel Fuente “El Fanta”

• El capitán Patricio Zamora

Tras estos crimenes, estaba el General Director de Carabineros, miembro de la Junta, César Mendoza, General “rastrero” como lo denominó Salvador Allende en su último discurso en La Moneda. Éste tuvo que renunciar ante tales hechos que conmovieron a Chile y a una gran parte del mundo.

Pues bien, hoy en la actualidad la Corte de Apelaciones concedió la libertad condicional al ex agente de la Direccion de Comunicaciones de Carabineros (DICOMAR), Alejandro Sáez Mardones, él que fue condenado en 1991 a presidio perpetuo por el asesinato de los tres compañeros en 1985, es decir, crímenes perpetrados, que corresponden a “Lesa Humanidad”, por lo que no pueden ser reducidas dichas penas carcelarias, como tampoco tendría que haber sido permitido la visita a familiares los fines de semana, privilegio que gozaba desde junio 2013.

Al darle curso a este artículo, he pensado mucho en Soledad Parada, hermana de José Manuel, de la que fuí compañera en el Liceo No. 1 de Niñas de Santiago, no éramos el mismo curso pero sí estábamos en el mismo establecimiento y en la misma época.

Además fuí una gran admiradora de María Maluenda y Roberto Parada, actores excelentes y también luchadores, que en la época que yo tuve la oportunidad de verlos en el escenario del teatro, eran miembros del Partido Comunista también.

En este escrito cabe mencionar, determinaciones y resoluciones que se tomaron en el año 2004 siendo presidente Ricardo Lagos Escobar, y es la siguiente.

Ley 19.992, gobierno de Ricardo Lagos Escobar (17 y 24 de diciembre del año 2004). Artículo 15, son secretos los documentos, testimonios y antecedentes por las víctimas, ante la Comisión Nacional sobre Prisión, Política y Tortura, creada por decreto supremo No. 1040 de 2003, del Ministerio del Interior, en el desarollo de su cometido. En todo caso, este secreto, no se extiende elaborado por la Comisión sobre la base de dichos antecedentes. El secreto establecido en el inciso anterior, se mantendrá, en el plazo de 50 años, período en que los antecedentes quedarán bajo la custodia del Ministerior del Interior. Santiago 17 de diciembre

• José Miguel Insulza Salinas, Vicepresidente de la República

• Jorge Correa Sutil, Ministro del Interior

• María Eugenia Wagner, Ministra de Hacienda

• Ricardo Solari Saavedra, PS, Ministro del Trabajo y Previsión Social

• Sergio Bitar Chacra, Ministro de Educación

• Antonio Infante Barros, Ministro de Salud

Lo que transcribo a usted para su conocimiento, Jorge Chalssac Schnakl, Subsecretario del Interior Subrogante.

Estas disposiciones, a mi parecer, han sido una falta de respeto a la Memoria de las víctimas y a sus familiares, y por sobre todo una traición por los principios, por los que se nos persiguió, encarceló, torturó, masacró, violó, exoneró y exilió, que para muchos a pesar de que ha transcurrido un tiempo, aún no se han podido cicratizar las heridas, no solo corporales, sino del alma y del intelecto, aquel intelecto que no logra entender lo que ha sucedido; es que el Golpe de Estado nos golpeó tan fuerte, generando actitudes humanamente repudiables o mejor dicho condenables.

Como es posible que a lo largo de la Democracia se haya amparado a los criminales, de asesinatos perpetrados, y desamparado a las víctimas de éstos.

Ese documento, que se refiere a los 50 años de silencio, es una burla a los ciudadanos chilenos, en lo ya sabido, que un gran porcentaje de los delincuentes, a los 50 años estaría bajo tierra, como es el caso de uno de los criminales más grandes de la Dictadura Chilena Manuel Contreras, que acaba de morir hace un par de días a los 86 años en el Hospital Militar de Santiago, y lamentablemente no en la carcel. Claro está que tenía una pena de más de 500 años de presidio.

Por otra parte, las pensiones milionarias de las Fuerzas Armadas y Servicios de Inteligencia. Las pensiones indignas de los ex presos políticos, donde se encuentran mujeres violadas por los dictadores. Además un hecho grave es, que se dió en años anteriores una fecha de término para presentarse como exonerado político y percibir una reparación mínima, quedando miles de afectados, fuera de este beneficio.

La verdad es que no entiendo lo que está pasando en Chile, o mejor dicho desde que tenemos una Democracia “amarrada”, esto es más bien un tema para el Teatro del Absurdo, después de una lucha de 17 años por la recuperación de la democracia en Chile, los gobiernos de tal democracia, a ojos vistas han beneficiado, y siguen beneficiando a los hechores de los crímenes y desamparando totalmente a las víctimas de este período vergonzoso para el país, cosa que no entendemos la Izquierda, los demócratas y por sobre todo, todas aquellas organizaciones de los diferentes países donde obtuvimos un asilo político y además aquellas organizaciones internacionales que sin el trabajo de ellas, junto con el exilio y por sobre todo la lucha y resistencia de los compañeros en el interior tendríamos aún un sucesor de Pinochet.

Con la esperanza que el acuerdo entre representantes del Gobierno y los ex presos políticos puedan llegar a una solución que dignifique a Chile.

Carmen Gloria Arancibia Notari, chilena, miembro del Partido Socialista en Chile, docente y residente en Fráncfort del Meno, Alemania

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.