Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- A un paso de liberar las Mariposas Amarillas: La firma del histórico Acuerdo de Paz entre el Estado Colombiano y las FARC-EP. Por Rony Núñez
- Sobre la reforma laboral. Entrevista de Ana Muga a Luis Mesina
- El microtráfico y el gobierno del miedo. Por Juan Ignacio Latorre e Ibán de Rementería

- Sumario completo



Página de inicio

¿Tenemos recursos para terminar con las AFP? Por Nelson Aquiles Soto

En estas últimas semanas el gran debate nacional, ha sido el sistema de Administración de Fondo de Pensiones AFP, el que ha dejado en evidencia, que la gran apuesta de los ideólogos de este sistema, liderado por el Ministro del Trabajo durante la Dictadura Militar José Piñera vuelto al país hace unos días, con el propósito ¨ defender el modelo ¨ hoy cuestionado por todo el país, y cuya mejor demostración fue la multitudinaria marcha realizada recientemente, donde la ciudadanía pide termino a este sistema, el que ofreció a los trabajadores desde su creación, pensiones que bordearían el 70 % de su sueldo al momento de jubilar, cuya realidad no ha sido más que la gran mayoría de los trabajadores, reciben pensiones indignas y en muchos de casos, no alcanzan a cubrir la pensión mínima, siendo nuevamente el estado, ese estado que el modelo económico neoliberal tantas veces critica, quién debe financiar las pensiones solidarias.

Los tecnócratas que implementaron el sistema previsional afp, tenían claridad en sus objetivo y sus resultados, pues ha sido el mejor instrumento del despojo a la clase trabajadora, so pretexto de decir engañosamente, al implementar este modelo previsional, que este sistema los iba a beneficiar dando respuesta de un buen pasar al término de su vida laboral.

Así fue como se fueron apoderando del ahorro de millones y millones de chilenos, quienes a partir del año 1981 muchos de ellos obligados por falta de información se incorporaron a este sistema, exceptuando las ramas de las fuerzas armadas, carabineros y gendarmería, cuyas pensiones no son comparables con las que otorgan las AFP, pensiones que quedaron de manifiesto al conocerse del escándalo producido por la pensiones obtenidas por funcionarios de gendarmería, dentro de ellos la ex esposa del actual Presidente de la Cámara de Diputado - que quizás los chilenos en algún momento vamos agradecer del destape de esta información - porque producto de esa noticia la ciudadanía despertó de un largo sueño, que solo ha sirvió para que el abuso y la corrupción avanzara sin contrapeso, causando tanto daño a las actuales generaciones, así también creo afectará también a las futuras generaciones, salvo un real compromiso de la ciudadanía con su país, dejando de lado el individualismo y privilegiando los objetivos colectivos, que permita un Chile más igualitario y solidario.

No obstante lo anterior no me parece la crítica ciudadana respecto a las pensiones del personal fuerzas armadas, carabineros y gendarmería - exceptuando a quienes están involucrado en el escándalo por todos conocido – ya que la idea no es nivelar las pensiones hacia abajo, más bien es nivelar las pensiones hacia arriba, pensiones a que deben aspirar todos los chilenos.

Para quienes lean este artículo, especialmente quienes defienden el modelo económico, dirán ¿De dónde el Estado sacara los recursos para financiar pensiones de esa envergadura?. A ellos le contesto lo siguientes, el Estado puede financiar pensiones de esta naturaleza, solo basta preguntarse:

¿Saben cuánto fue el monto de la inversión extranjera en la minería del cobre, pilar fundamental de la economía del país, entre el año 1990 y solo el 2006?

La respuesta es que durante dicho periodo, ingresaron al país como inversión extranjera en la minería US$ 19 mil millones de dólares.

También pregunto, si conocen:

¿Cuánto se llevaron de utilidades las empresas transnacionales de la minería solo el año 2006?,

La respuesta es sorprendente: Las empresas transnacionales de la minería privada instalada en Chile, se llevaron US$ 20 mil millones de dólares solo el 2006.

Con estos datos generales, quiero demostrar que recursos económico nuestro país los tiene, lo que pasa no ha sabido administrarlos, ya que con estos antecedentes, además, de entregar pensiones dignas a los chilenos, también se podría solucionar la demanda de los estudiantes por una educación gratuita y de calidad, un sistema de salud acorde a esa integración que hizo estos últimos años Chile al incorporarse a la OCDE ( Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) donde los integran los 34 países más ricos del mundo, ocupando Chile el número 34 del ranking, y según mi opinión creo amerita una revisión y un análisis aparte de Chile como miembro de dicho organismo, especialmente por el impacto que ha tenido en las empresas y especialmente en los sueldos de los trabajadores, en temas tales como, el remplazo de las normas contables chilenas, por la aplicación de las normas contables internacionales, la que debe aplicar el estado chileno, una de las exigencia de dicho organismo para pertenecer a él.

Sin embargo, la solución de los problemas previsionales, educación, salud, viviendas etc., por la que pasa nuestro país, han sido postergadas en el tiempo, por quienes han estado en gobierno y en el poder legislativo a partir de los años 90, al no tener los cojones para ponerse de acuerdo y recuperar nuestras riquezas básicas, cuyos motivos en algunos casos son fácil de entender.

No obstante lo anterior el actual sistema de AFP permitió a sus dueños disponer de recursos económicos fresco para invertirlo en las grandes empresas nacionales y multinacionales, permitiéndoles un espectacular negocio con el bolsillo de todos los trabajadores, y con el menor riesgo para sus dueños, obteniendo ganancias siderales, las cuales nunca han sido compartidas con los ahorrantes, y sin embargo, ante la fluctuación negativas de los mercados como fue la crisis suprime en los Estados Unidos y que afecto fuertemente a la economía mundial, y por supuesto a nuestro país, fueron los trabajadores quienes tuvieron que conformarse en asumir considerables pérdidas en su cuentas de ahorro, dineros que nunca recuperaron...

Es así que sectores políticos en forma transversal muchos de ellos ligados directamente o indirectamente a los grupos económicos que administran los recursos de las AFP, tienen la desfachatez ahora después de más de 35 años del despojo a los trabajadores, y ante la presión ciudadana, plantear soluciones que en ningún caso van en la dirección del gran clamor ciudadano NO MAS AFP, más bien la respuesta es SI MAS AFP, como lo fue el discurso de la Presidenta Bachelet cuando plantea al país las modificaciones al sistemas, modificaciones que en primera instancia pareciera que afectaría a los empleadores, pero que finalmente sabemos la pagan los trabajadores, así también, la reciente visita de dos ex Presidente de la Republica que visitaron el Palacio de la Moneda, dando respaldo a las iniciativas del gobierno en esta materia, pero que en ningún caso se plantean en una profundización de cambio estructural al sistema.

En definitiva pareciera ser que muchas de las reacciones que han surgido después del gran movimiento ciudadano NO MAS AFP, está muy ligada a esa canción que dice ¨tienen el poder, pero lo van a perder¨ ya que los miles y miles de chilenos que año a año han visto mermados sus fondos de pensiones, pareciera haber despertado del sueño eterno y se han atrevido a reclamar sus derechos y del despojo que han sido objeto, mientras los recursos de las AFP que alcanzan más de US$ 171 mil millones de dólares, administrados por solo seis Administradora de Fondo de Pensiones, cinco de las cuales son extranjeras y solo una es chilena, solo han servido para aumentar la desigualdad e inequidad en nuestro país, sino además son el sostén económico de los grandes banqueros internacionales.

Fraternalmente

Nelson Aquiles Soto Aguilera
Ex – Consejero Nacional Federación de Trabajadores del Cobre Chile

Los Andes, agosto 12 de 2016

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.