Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- ¡Oh y ahora quién podrá defendernos! Por Dr. Luis Nitrihual Valdebenito
- Nuestro propio Halloween. Por Diosnara Ortega
- Femicidios, homicidios: ¡¡¡Violencia!!! Por Nechi Dorado

- Sumario completo



Página de inicio

¿Qué hacer? Por Luis Nitrihual Valdebenito

Varias lecciones se pueden sacar de la reciente elección. Algunas ya se sabían, otras son nuevas, pero estaban escondidas en la bruma mediática y de las encuestas. Lo primero a consigna es que esto derrumba a las encuestas clásicas, los grandes perjudicados son la CEP y CADEM. ¿Quién les creerá?. Ahora bien, para ser justos, las encuestas vienen dando tumbos en varios paises y no es sorpresa que se equivocaran tanto. Lo extraño es que siempre se equivoquen contra la izquierda. Bueno, coincidencias.

En cuanto al panorama electoral, la sorpresa la dio el Frente Amplio, que como dijimos, llegó para quedarse. Sobrevendrán crisis y fracturas como en toda agrupación política en formación, pero los únicos que sacan cuentas alegres son ellos. La cantidad de escaños que consiguieron, incluso más que la votación de Beatriz Sánchez, son relevantes pues le ofrecen la oportunidad para crecer y organizarse sobre la base de una representatividad aún pequeña, pero de seguro creciente, en el Congreso. Hay que ser claros en que esto representa un desafío, pues un fenómeno parecido ocurrió con Podemos en España y sin embargo, luego de la elección, comenzaron disputas de liderazgo que los han ido desgastando.

También es necesario recordar que en la elección que finalmente tuvo como ganador a Mariano Ragoy, Podemos y el PSOE no llegaron a acuerdos para frenar al candidato de derecha, que al igual que Piñera, estaba lleno de escándalos de corrupción política en su propia coalición. Son casos bastante similares. La consecuencia de estas acciones es que hoy gobierna el Partido Popular y que las dos agrupaciones políticas, particularmente Podemos, no ha visto mejorada su posición política.

Los antiguos concertacionistas no tienen motivo alguno para alegrarse, pues si al caso Podemos nos remitimos, en verdad el Frente Amplio le come electorado al Partido Socialista y otras sensibilidades de izquierda. La élite burocrática de los partidos de la postdictadura, convertidos, en el área chica, de cajas repartidoras de cargos, apenas son capaces de ordenarse a si mismos. En esta medida, el porcentaje de votos de Guillier es razonable, pero la dificultad no está en recoger los votos de la Democracia Cristiana pues esta representa a esa vieja sensibilidad concertacionistas. Por otro lado, alguien piensa que los viejos carcamales ultramontanos de la DC apoyarán a Guillier. ¿Se puede tener esa certeza?. No. Me parece que sólo una parte de ese electorado será captado por el nuevo proyecto electoral que debe representar Guillier desde aquí en adelante.

Si el mayor triunfo lo tuvo el Frente Amplio, el desafío más grande le pertenece. La disyuntiva histórica que se impone es si apoyar a Guillier o arrojarse a un desierto en el que naturalmente habrá problemas que pueden debilitar a la formación (caso Podemos a la vista). O dar dos pasos atrás para esperar con mayor tranquilidad la coyuntura política que permita un abordaje menos conflictuado. Lo primero implica entregar en bandeja el gobierno a la derecha, con el consecuente fortalecimiento de los sectores de la nueva derecha (Evopolis, por ejemplo, a quienes les fue bastante bien, ganando un lider natural, Felipe Kast). Lo segundo implica perder fuerza pues mucho/as electores están cansados de la vieja élite concertacionista. Con todo, es un camino difícil de transitar, una decisión en la cual siempre se pierde algo.

Por ahora, esperamos con ansias la campaña de terror de la prensa de la oligarquía y de la derecha desesperada. Esto puede dar pistas de como tratarían al Frente Amplio de haber pasado a segunda vuelta. Al igual que en España, revivirá el viejo espantapajaro comunista, a Venezuela como modelo, a los que comen guaguas y un largo etcétera de lugares comunes.

Sin embargo, me parece que esto llegó para quedarse pues la clase media de la que tanto habla Carlos Peña, es en realidad una clase endeudada y no fundamentalmente hedonista y resignada al consumo.

Temuco, noviembre del 2017

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.