En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Atrapados en el no reconocimiento de la reivindicación del pueblo Mapuche. Por Alex Ibarra Peña

Junto a nuestro patriarcalismo, existe el racismo y el clasismo. Las instituciones del Estado se han forjado bajo los parámetros de la exclusión y lo seguirán haciendo en el presente inmediato, pero también en el futuro si es que los cupos de constituyente los ocupan esos operadores que entraron en la competencia sin respetar el emplazamiento hecho por el pueblo. Los Partidos Políticos representados en el actual Congreso siguen siendo los principales sostenedores de un régimen de injusticia social indigno, no respetan la voz del pueblo y tampoco le temen.

Hace una semana veíamos la expulsión de miles de venezolanos que ingresaban de manera «ilegal» sin considerarse que lo primordial debería ser lo humanitario. A estas personas se les negó el derecho humano de buscar una vida mejor. Los radicales de derecha como Kast ya encontraron la solución al problema: hacer una fosa. Los supuestos líderes de la derecha, suelen ser muy malos políticos, tal vez no les interese la política por eso sus largas historias de corrupción.

Estas semanas las acciones de recuperación de las tierras del pueblo Mapuche en el walmapu han sido intensas. Desde la confusa muerte del funcionario de la PDI se ha hecho una movilización de efectivos policiales y militares hacia el sur, instalándose para seguir realizando las operaciones de represión y de persecución. Mientras la prensa convencional nos llena de imágenes que como siempre buscan convertir la reivindicación en delito, es decir estigmatizándola de ilegal.

Este tipo de operaciones comunicacionales han sido efectivas por décadas y la clase política ha logrado grados de apoyo popular en sus medidas. Sin embargo, en el Chile pos octubre 2019, y en plena disputa del espacio público, se percibe una agudización del proceso de concientización necesario a todo proceso revolucionario.

En el caso de los venezolanos expulsados del país, el Gobierno actuó sorpresivamente y a escondidas, apoyados por la prensa que controlan. Las reuniones de Piñera con las Fuerzas Armadas en torno a los acontecimientos del walmapu son preocupantes, sobre todo si consideramos que los otros poderes del Estado no suelen oponerse ni a lo nefasto.

Es conocido el lamento de nuestra poca memoria histórica, pero si además sumamos nuestro racismo y clasismo, estamos lejos de una comprensión real de las reivindicaciones del pueblo Mapuche. Algunos trabajos importantes que ayudan a fortalecer nuestra formación ciudadana plurinacional son los trabajos del sociólogo José Bengoa, los ensayos de Elicura Chihuailaf, los trabajos históricos de Isabel Hernández, etc; en esta línea también irían los útiles trabajos del periodista Pedro Cayuqueo.

Nuestro espíritu constituyente nos demanda una mejor comprensión de nuestra ciudadanía y nos exige una mejor comprensión del plurinacionalismo. Si es que el Gobierno y los políticos deciden una más brutal intervención militar en el territorio Mapuche, sin asumir soluciones sensatas al conflicto de recuperación de las tierras estarán dando mayores razones para que la ciudadanía rebelde siga manifestando su oposición en las calles.

Alex Ibarra Peña.
Dr Estudios Americanos.

Compartir este artículo