En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Carta al ministro del interior de Chile que va a incendiar el país mapuche. Aunque no la lea. Por Tito Tricot - Otras opiniones y declaraciones...

Terrorismo de Estado en Territorio Mapuche

Segunda Carta al ministro del interior de Chile

Dr. Tito Tricot

Los mitos existen porque son mitos, ministro. Están repletos de palabras y personajes fantásticos que nos alucinan o atemorizan según sus melenas y cánticos. Los griegos fueron maestros en ello. Tiresias era ciego y clarividente al mismo tiempo ¿Lo sabía ministro? Lo dejó ciego la furia de la diosa Atenea a quien Tiresias la sorprendió bañándose desnuda. Ante los ruegos angustiados de la madre de éste, le otorgó el don de adivinar el futuro. Usted señor ministro del interior, don Víctor Pérez, es un Tiresias a medias: Es ciego pero incapaz de visualizar el futuro, al menos no con la certeza que lo hacía el mítico adivino quien jamás se equivocaba.

Es ciego, ministro, porque no ve que la huelga de hambre que los presos políticos mapuche llevan a cabo por más de 90 días tiene como objetivo que se respeten los derechos básicos contemplados en la normativa del Convenio 169 de la Organización del Trabajo-OIT. Es decir, ministro, que se considere su condición de personas pertenecientes a pueblos originarios y puedan cumplir sus penas en sus comunidades donde se respeten sus derechos económicos, sociales y culturales. Este Convenio lo firmó Chile. O sea, no piden nada especial.

No es clarividente, como Tiresias, ministro, pues no logra dibujar el futuro en el presente, comprender que al señalar que en el Wallmapu no existen presos políticos mapuche y que la violencia proviene de los mapuche, sólo está creando un escenario de guerra que piensa que vencerá fácilmente, pero no cuenta con la inteligencia, coraje e historia del movimiento mapuche.

Es ciego ya que no observa, ministro, que a su alrededor el país cambió desde el 18 de octubre, que el Wallmapu cambió mucho antes que ello. Que los mapuche no le temen al wingka y que sus demandas ahora son políticas y no meramente económicas o culturalistas. Cuando viajó a La Araucanía, ministro, además se puso anteojeras para que la oscuridad fuera total y le sirviera solamente para escuchar el canto de los pájaros de los pinos y eucaliptos de las forestales. Quizás de agricultores descendientes de colonos. ¿Los mapuche? ¿Para qué?

No es clarividente, porque no puede imaginar siquiera, ministro, que el regimiento de más de 1500 carabineros, PDI, tanquetas, helicópteros, agentes de inteligencia, más los militares en esta época, entre otros dispositivos desplegados en territorio mapuche, no podrán derrotar al movimiento mapuche. Este no es un problema policial ni militar, sino que político.

Es ciego, puesto que no ve, ministro, que su democracia no es democracia: es una democradura. Claro, seguramente por su pasado pinochetista. O sí lo ve y nunca fue ni ha sido ciego y sabe perfectamente lo que está haciendo. En otras palabras, al igual que la dictadura, ha definido un enemigo interno: el pueblo mapuche y utilizará todos los recursos del Estado: organizativos, humanos, financieros, militares, logísticos, para aniquilarlo. Eso es terrorismo de Estado. Punto.

Tiresias nunca erraba en sus predicciones ¿Y usted ministro? Después de todo no se manda solo, tiene al presidente Piñera y a todos sus asesores para que configuren el oráculo. En un gobierno moribundo como el suyo, y como la muerte tiene ojos de fuego, tal vez ministro ésta les pueda ayudar a iluminar el futuro.

Es que como no es clarividente, ministro, nunca comprenderá que allá en el País mapuche se ha incrustado un País forestal sin pedirle permiso al mapuche. Que los Carabineros han asesinado a mapuche y ninguno de ellos ha pasado un solo día en la cárcel y tampoco se les ha aplicado la Ley anti-terrorista. La violencia proviene del Estado chileno. Y ahora sus declaraciones y acciones racistas, ministro, están incendiando el Wallmapu, provocando situaciones de violencia de carácter fascista cuyas consecuencias son fáciles de prever.

Tiresias vio a Atenea desnuda y le costó la vista, pero se convirtió en adivino. Él sin duda no diría, ministro, que usted es el Atila del Walmapu, pero sí que eliminó toda posibilidad de resolver un conflicto centenario. No sé si usted habrá visto desnudo a Pinochet, ministro, o si lo habrá dejado ciego y clarividente al mismo tiempo. O en qué lo convirtió. Usted sabrá.

Dr. Tito Tricot

Director Centro de Estudios de América Latina y el Caribe-CEALC

Valparaíso Chile

7 agosto 2020


Me pregunto si alguna vez, ministro Víctor Pérez, se habrá mirado al espejo, si desnudo frente al cristal, cuando usted deseaba verse blanco, rubio, acaso de profundos ojos azules, horrorizado se enfrentó a su molesta morenidad. Es que usted, ministro, como casi todos nosotros, aunque trate de ignorarlo y borrarlo con los dientes apretados, tenemos sangre mapuche. Es tanto su odio al indio que trató de lavar su piel con furia, ministro. Y se miró al espejo nuevamente, pero todo fue inútil, seguía con su indianidad pegada al cuerpo. Entonces quebró el espejo en mil pedazos ante el insoportable destino de no poder ser caucásico. Así, antes que usted, ministro, y después también, fue emergiendo y consolidando una elite dominante racista que ha intentado aniquilar por todos los medios, física, económica, política, social o culturalmente a los pueblos originarios.

Por lo mismo, no es casualidad que en sus primeras declaraciones haya sostenido que su prioridad sería el conflicto en La Araucanía “porque los chilenos merecen vivir en paz y tranquilidad. Alejaremos a los violentos para solucionar los problemas”. En otras palabras, su preocupación no es la violencia, sino que el bienestar de los chilenos ¿Y los mapuche, ellos no merecen vivir en paz? Es decir, ministro, una vez más el discurso racializado, el culpar a los mapuche del conflicto lo que es igual a indicar que los extremistas son los mapuche. Ello a pesar que numerosos organismos nacionales e internacionales han señalado que no se puede equiparar a las justas demandas sociales con terrorismo. Y estas demandas sociales tienen que ver con tierra, territorio y, fundamentalmente, con derechos colectivos como pueblo. Nada distinto a lo que plantea la legislación internacional.

Tampoco es casualidad que su primer viaje, ministro, haya sido a la región de La Araucanía ¿Por qué? Podría haber sido cualquiera otra, pero no, había que entregar una potente señal política, una demostración de fuerza. El Estado disciplinador, abusador, racista, colonizador.¿Se miró al espejo antes de viajar ministro? ¿Fue tal su desesperación al verse moreno reiteradamente que se vistió con cota, malla y espada, se caló su yelmo y partió al sur a cazar salvajes como en el siglo XVI? ¿O quizás fusil y quepí como en el siglo XIX?

Al final da lo mismo, ministro, si llegó con yelmo o quepí, lo importante es que su efímera visita tuvo graves consecuencias. Primero, quedó claro que este gobierno moribundo utilizará el conflicto chileno-mapuche como un trofeo de guerra. Que no le interesa en lo más mínimo solucionar el conflicto, menos aún le importa el pueblo mapuche. Defenderá los intereses del modelo neoliberal en la zona, que son los mismos grupos económicos de todo Chile, además de los descendientes de los colonos. Esto, piensa ministro, le ganará el apoyo de los sectores duros de la derecha.

Segundo, al declarar que en el Wallmapu no existen presos políticos –que es exactamente lo que decía el dictador Pinochet– en el contexto de una huelga de hambre de una veintena de presos políticos mapuche que se prolonga por casi 90 días, lo que hizo, ministro, es provocar a todo un pueblo. En particular porque uno de ellos, Celestino Córdova es machi, autoridad socio-religiosa mapuche, y cuyo estado de salud, además, se halla extremadamente deteriorado. Todos ellos están encarcelados en el marco del conflicto chileno-mapuche cuyo origen se encuentra en la ocupación militar por parte del Estado chileno del territorio mapuche en el siglo XIX. El Wallmapu, el País mapuche, es un País invadido, por eso ellos son prisioneros políticos de un conflicto que no iniciaron.

Tercero, ministro, como abogado usted sabe muy bien –supongo– que la huelga de hambre actual es por demandas muy concretas: la aplicación de los artículos 8, 9 y 10 del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que manifiesta que se debe tener singular consideración por aquellos presos pertenecientes a pueblos originarios por su condición de tales. Especialmente en lo que dice relación con sus derechos económicos, sociales y culturales. Por esto, los prisioneros mapuche piden cumplir sus penas en sus comunidades, en otros centros de reclusión donde puedan trabajar o, en el caso del machi Celestino Córdova, en su espacio ceremonial.

Cuarto. Sus palabras, accionar y arrogancia, ministro, sin duda propulsaron los deleznables sucesos de Curacautin, Ercilla y Traiguen donde grupos de civiles de manera violenta y artera atacaron, con la complicidad de Carabineros, a comuneros mapuche que habían ocupado las dependencias de las municipalidades de estas ciudades en solidaridad con los presos en huelga de hambre. Esta incitación al odio y al enfrentamiento entre pueblos tampoco es casualidad. Siempre ha existido el racismo en La Araucanía, latente y patente, mas en los últimos 20 años las confrontaciones más ostensibles han sido entre mapuche y agentes del Estado, guardias de seguridad de las forestales, agricultores y algunos grupos paramilitares de ultraderecha. Siempre la violencia proviniendo de estos grupos y la autodefensa de los mapuche. Ahora se está incentivando o manipulando el odio y accionar interracial y esto puede tener horrendas consecuencias.

Lo anterior, el resurgimiento de la ultraderecha y el fascismo es un fenómeno mundial, pero acá, ministro, su gobierno está políticamente moribundo y quizás quiera pasar a la historia, antes de morir, como el que solucionó el conflicto en territorio mapuche con una limpieza étnica al estilo nazi. No lo sabemos. Lo que no entiende, ministro, es que si intenta hacerlo cuando se mire al espejo continuará portando la misma indianidad. Lo que no comprende, ministro, es que hace mucho que el pueblo mapuche dijo basta y que su lucha es por autonomía y territorio. Lo que no entiende, ministro, es que usted va a pasar a la historia como el ministro que impidió la solución política del conflicto e incendió el País mapuche,

Dr. Tito Tricot

Director Centro de Estudios de América Latina y el Caribe-CEALC


Declaración pública sobre la situación mapuche en La Araucanía

Como es de público conocimiento, se han producido en los últimos días graves incidentes que han afectado a personas mapuches en distintas ciudades del sur de nuestro país. La situación se enmarca en una ola de movilizaciones indígenas en defensa a los derechos humanos de veinte presos en huelga de hambre en Lebu, Angol y Temuco. Nueve de ellos, incluyendo al machi Celestino Córdova, llevan más de tres meses sin ingerir alimento y, desde ayer 6 de agosto, también sin líquido, lo que pone en grave riesgo su vida. Nuestra comunidad académica considera un deber llamar la atención de la opinión pública regional y nacional acerca de la gravedad de estos hechos.

En primer lugar, es altamente preocupante que no haya habido una respuesta de parte del gobierno respecto de las demandas de los presos mapuches, no obstante los múltiples esfuerzos hechos por sus voceros, el INDH y la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara, así como los numerosos llamados que realizados por múltiples instancias académicas, profesionales y ciudadanas de Chile o del extranjero. Hacemos un llamado a las autoridades a iniciar, al más breve plazo, un proceso de negociación que permita poner fin a la huelga y recoja al menos las principales demandas de los presos políticos mapuche, de acuerdo a las normas establecidas por el Convenio 169 de la OIT.

Por otra parte, son también muy cuestionables las agresiones hacia personas mapuches ocurridas en diversas ciudades de La Araucanía y el Biobío, entre ellas el desalojo de las tomas de distintas Municipalidades por la acción conjunta de policías y personas civiles. También se incendiaron vehículos cuyos dueños eran mapuches y estos recibieron golpes y agresiones verbales y físicas. Llamamos a las autoridades del Estado a garantizar, en todos los casos, la integridad física y socioemocional de todos los ciudadanos de Chile y a evitar un mayor escalamiento de la violencia, que está teniendo ya dramáticas consecuencias.

Igualmente condenable es la fuerte impronta racista anti-mapuche que tuvieron los referidos actos, el que ha sido un fenómeno corriente en la vida cotidiana y en los espacios institucionales. El racismo significa una forma de discriminación en virtud de supuestas características físicas o psicológicas de personas y grupos. Constituye una afrenta a los derechos de las personas afectadas y un grave menoscabo de su dignidad, como lo señala la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, de 2007. Es deber del Estado, sus instituciones y el conjunto de la ciudadanía prevenirlo, combatirlo y castigarlo en todas sus expresiones y formas.

Llamamos a las autoridades del Estado de Chile a acoger las demandas de los presos mapuches y resolver esta grave situación que los afecta a ellos y compromete hoy a toda la región y a la convivencia entre ciudadanos mapuches y no-mapuches, y a avanzar decisivamente hacia el pleno reconocimiento de los derechos del pueblo mapuche.

Carrera de Antropología Universidad de Concepción, Chi


Gulumapu y Puelmapu juntos contra el terrorismo estatal. Por Andrés Kogan Valderrama

A propósito de las violentas acciones racistas cometidas la noche del 1 de agosto, de parte de sectores de ultra derecha de Chile contra integrantes de comunidades mapuche, se buscará problematizar un proceso de colonización del Wallmapu de parte del Estado de Argentina y Chile iniciado en el siglo XIX. Los comuneros se encontraban en un proceso de toma de distintos municipios de la Provincia de Malleco, como forma de presión por la situación de 27 presos políticos mapuche, quienes se encuentran en huelga de hambre.

Un proceso colonial desde ambos Estados, nombrado desde el discurso racista, como la “Conquista del Desierto” y la “Pacificación de la Araucanía”, evidencia explícitamente la concepción de inferioridad y de salvajismo que han tenido las elites políticas, militares, económicas y religiosas sobre el pueblo mapuche.

Es así como esta situación puntual ocurrida, no es otra cosa que la herencia de un proceso de limpieza étnica y de terrorismo estatal. Si bien puede situarse históricamente en las campañas realizadas por parte del conquistador argentino Julio A. Roca y del conquistador chileno Cornelio Saavedra a mediados del siglo XIX, ha sido constante la profundización de aquel etnocidio y ecocidio, los cuales han estado directamente relacionados a la expansión de la producción agropecuaria, petrolera, forestal, minera, salmonera, hidroeléctrica, para de esa manera sostener economías extractivas que se han dedicado principalmente al saqueo desenfrenado de bienes comunes.

No es casualidad por tanto, que el genocidio, persecución y desplazamiento de comunidades mapuche se haya mantenido históricamente, en mayor o menor medida, más allá de los distintos gobiernos de Argentina y Chile, ya sea liberales como conservadores, socialistas como peronistas, los cuales han visto al mapuche como un obstáculo para alcanzar un ideal de progreso, desarrollo o revolución, que no es otra cosa que la imposición de un proyecto civilizatorio de muerte, cuyo principal fin es colonizar todos los territorios posibles, sin importar el costo humano y de la Madre Tierra.

No obstante, no será hasta con la imposición de dictaduras en la década de los 70 en ambos países, y luego con la implementación de recetas neoliberales, que se iniciará un proceso de privatización de los territorios mapuche, en donde grandes empresas se instalarán para producir esas tierras desde una lógica puramente de acumulación capitalista, mostrando una evidente complicidad de parte de la clase política desde la vuelta a la democracia en Argentina y en Chile, en donde tanto los gobiernos de Carlos Menem como de los de la Concertación, se subordinaron completamente al capital trasnacional.

Los casos de comienzos de los 90, de parte del grupo Benetton en Argentina y de la empresa Endesa en Chile, no hicieron otra cosa que iniciar un proceso de apropiación de miles de hectáreas y de fuentes de agua, sumado a lo realizado por otras grandes empresas dedicadas a la sobreexplotación de árboles, salmones, petróleo, minerales (Arauco, Colbún, YPF-Chevron, Enel, Ima Resources, Agrosuper, Pan American Silver, Metallurgical Construction Corporation), las cuales han servido para desarrollar el negocio extractivo a través del despojo privado, siendo el Estado de ambos países, el garante de aquello, mediante la militarización, la represión, el encarcelamiento y la instalación de un Estado Uninacional, por medio de leyes antiterroristas, instalaron la idea de un mapuche como enemigo interno.

Esto va acompañado por el asesinato de dirigentes por la causa mapuche en los últimos años, con la complicidad de ambos Estados, como pasó con Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, Matías Catrileo, Alex Lemun, Macarena Valdés, Camilo Catrillanca, entre otras personas, y además el hostigamiento sistemático a Alberto Curamil, a quien a pesar de haber recibido el Premio Ambiental Goldman 2019, el Estado de Chile prefirió encarcelarlo por movilizarse contra el proyecto hidroeléctrico Alto Cautín.

Por todo ese escenario similar históricamente, de parte del Estado de Argentina y Chile, que la lucha por la autodeterminación del Wallmapu, necesariamente tenga que ser entre Gulumapu (tierra mapuche del oeste) y Puelmapu (tierra mapuche del este), solo así se podrá generar un horizonte descolonizador. De ahí que la plurinacionalidad deba plantearse más allá de los límites territoriales de los Estados, los cuales están pensados desde lógicas económico- militares y no desde las comunidades y ecosistemas.


Malón mapuche y racismo chileno

No es solo un edificio, es un símbolo institucional de poder, ¿del poder chileno?, es el siguiente paso del estallido social a un levantamiento general, que cada vez se más latente entre la pandemia, racismo y fusiles. Estas son las condiciones que desencadenaron los hechos ocurridos el anterior sábado, como la toma de municipios por parte de distintas organizaciones mapuche y ataques racistas hacia los movilizados. Además de enfrentamientos contra militares y policías en diversos puntos del Wallmapu o Región de Araucanía para el Estado chileno.

Estos municipios se mantenían en toma para apoyar los más de 90 días en huelga de hambre de varios presos políticos mapuche, incluido el Machi Celestino, en cárceles de Lebu, Temuco y Angol. Actualmente las movilizaciones se mantienen en distintas ciudades del país con muestras de apoyo al pueblo mapuche, pero también de intolerancia por una parte de un sector de la sociedad chilena.

Pero esta historia viene desde mucho antes que el estallido social, el pueblo mapuche y la militarización del Wallmapu, un pueblo originario que busca recuperar territorio como naciòn, ya que ha sido dominado a punta de fusil, sangre, lodo y esclavismo por el estado de chile en 1866 y por la colonización española, en una serie de campañas militares. Por otro lado, tras la dictadura militar de Augusto Pinochet, la toma de tierra y el control territorial por parte de la nación Mapuche, emergen en un movimiento de distintas expresiones, que busca la reconstrucción de su soberanía y libre determinación, como país independiente.

Racismo estatal y amotinamiento ciudadano

Desde la nula disposición del gobierno para asumir las demandas del pueblo mapuche en la cuenta pública del pasado viernes, la visita del ministro del interior Víctor Pérez a la región de la araucanía, en el que prefirió utilizar la violencia y la represión, en vez de ceder al diálogo, puesto que avala que las y los mapuche sean violentados y constantemente perseguidos por parte de los agentes de carabineros, y finalmente hasta la negación de la petición del Machi celestino en los tribunales de justicias, ante su solicitud de tener arresto domiciliario mientras dure la pandemia, todo ello, mas lo concerniente a otros presos políticos mapuche, motivaron a las tomas pacíficas de las 5 municipalidades de la araucanía, las cuales son, Victoria, Collipulli, Ercilla, Curacautín y Traiguén.

Sin embargo, la noche del pasado sábado, una ola de alrededor de 200 personas se dirigieron a la municipalidad de Curacautín, para desalojar la toma de manera violenta, en donde se efectuaron linchamientos a mapuche con palos, piedras y puños, incluso la represión llegó a tal punto que quemaron un vehículo de una de las personas que se encontraba en la movilización. Desde los medios alternativos las comunidades alegan que la quema de municipio fue iniciada por las mismas personas que los desalojaron y que los grupos que llegaron, eran motivados por latifundistas de la zona.

Analizando el conflicto desde el territorio, se puede vislumbrar que desde sus inicios está marcada por un fuerte control de latifundistas tanto ganaderos como forestales, que están en conflicto latente con el movimiento, debido a los conflictos legales, producto del uso de territorio usurpado.

Debemos remarcar que el gobierno no se ha hecho cargo de este conflicto desde un diálogo transparente y que apunte hacia un beneficio territorial que busque la reconstrucción de la memoria y devolución de sus tierras, sino que más bien sólo han fortalecido más el control de pequeñas familias elitistas, con el fin cohesionar su economía, además es importante señalar que para que se lleven a cabo estas prácticas, recurren a un marco institucional bastante peculiar, en donde se encargan de proveer a las fuerzas armadas, carabineros y a grupos de ultraderecha, un poder jurídico, que legitima la represión al pueblo mapuche, en tanto que son reconocidos como grupos terrorista para Chile, además de brindarle tecnología y armamento de última generación, para acentuar aún más la violencia racial.

El futuro de las reivindicaciones mapuche

Desde el movimiento mapuche las reivindicaciones territoriales son la piedra angular del movimiento, desde el control territorial nace la reconstrucción espiritual y política de este pueblo. Nos referimos a esta construcciòn, como un levantamiento de organizaciones y autoridades ancestrales, para volver a edificar a una nación que a atravesado diversas adversidades que les han costado muchas vidas.

Por otra parte las horas de racismo vividas, motivan a ver que Chile tras el estallido no ha dejado de ser racista y que el estado no dará su brazo a torcer ante este tipo de situaciones. Se ve que desde los cambios del gobierno se aplica y se financian más medidas represivas, no sólo para el pueblo mapuche desde los inicios de su movimiento, sino también para el movimiento social que se esperar que resurja tras la pandemia.

Desde los medios alternativos se busca visibilizar las voces que no se conocen, mientras desde los medio empresariales se deja bien rayada la cancha frente al mapuche se ve en las noticias, por eso nos cabe preguntarnos ¿hay un cambio de la televisión tras el estallido social?, cabe hacernos una preguntas sustancial frente a quien tiene el poder de los medios y cómo se aísla social y económicamente a muchos medios que no están dentro de las grandes empresas que dominan el poder económico de los medios de comunicaciòn, para invisibilizar y estigmatizar estos movimientos.

Derek Angulo


Rechazamos los actos violentos y racistas contra comuneros mapuche por parte de civiles en La Araucanía

Los y las profesionales y artistas firmantes, que experimentamos un interés genuino por las demandas de los Pueblos originarios y que anhelamos la construcción de un Nueva Constitución de carácter plurinacional, manifestamos nuestro enérgico rechazo y condena a los hechos violentos racistas contra el Pueblo mapuche ocurridos este sábado 1° de agosto en las comunas de Curacautín, Victoria y Traiguén.

Consideramos esta acción como una expresión de violencia política que se enmarca en la criminalización del Wallmapu por parte del Estado chileno; en el contexto de una estrategia de militarización y represión hacia el Pueblo mapuche que ya es histórica. Hoy, esta violencia organizada desde el grupo fundamentalista APRA viene a dañar la vida cotidiana de hombres, mujeres, niñas y niños mapuche; y su impunidad es una muestra del incumplimiento de los compromisos internacionales adquiridos en materia de protección y garantía de los Derechos Humanos de los Pueblos originarios por parte del Estado. Nos preocupa que estos hechos se originan a raíz de una abierta incitación al odio por razones étnico-raciales, lo que no se puede permitir en ninguna circunstancia. Sabemos que los atentados que presenciamos se legitiman en una ideología de intransigencia a la diversidad cultural, a la diferencia y a la otredad, que ha sido la base de los peores crímenes en la historia de la Humanidad.

Con respecto a la memoria histórica nacional, planteamos que el olvido no tiene sólo que ver con ignorar los DDHH (que hoy están siendo sistemáticamente vulnerados en las comunidades mapuche) sino que también se relaciona con la imposibilidad de construir una sociedad civil plena y diversa en la medida en que se instala la impunidad, el silencio y la complicidad del Estado respecto de hechos violentos con participación de fuerzas policiales escoltando a civiles armados con objetos contundentes para agredir a los y las comuneros mapuche.

Ya hemos conocido, en el pasado reciente, situaciones de violencia estatal lamentables, como el crimen del comunero mapuche Camilo Catrillanca que dejó al descubierto el frío y calculado asesinato perpetrado por las fuerzas policiales. Hoy somos testigos de la muerte lenta del Machi Celestino Córdova que permanece en huelga de hambre, esperando que el Estado de Chile cumpla con los Tratados Internacionales que ha ratificado (específicamente el Convenio 169 de la OIT). Si así fuera, no se necesitaría la presencia de Fuerzas Especiales en la Araucanía, porque la situación sería muy distinta; el pueblo mapuche podría efectivamente contar con el debido reconocimiento constitucional, y el derecho a ejercer la libre determinación junto a la población chilena, que habita el territorio ancestral mapuche.

Por todo lo expuesto, decimos: ¡No más injusticias, no más militarización del Wallmapu, no más violación de los Derechos Humanos!

¡No más violencia racista hacia el Pueblo mapuche!

Invitamos a profesionales/as, artistas, profesores/as y trabajadores/as, junto a organizaciones sociales, territoriales, colectivos, gremios, sindicatos, juntas de vecinos, ciudadanía que no deseen que se repitan hechos como los ocurridos este sábado, se pronuncien y no guarden silencio.

Pedimos que se contribuya a documentar y denunciar ante la Justicia estos hechos de extrema gravedad.

De cara al proceso constituyente, enfatizamos la necesidad imperiosa de construir en Chile una Nueva Constitución de carácter plurinacional, que reconozca con plenitud la diversidad de Pueblos y culturas que componen nuestra sociedad y contribuyen a su desarrollo.

A 3 de agosto de 2020, suscriben esta Declaración:

  • Andrea Álvarez Díaz, Psicóloga, docente Universidad de Tarapacá.
  • Lucila Pizarro L., Psicóloga, Dirigente y miembro de Comisión de DDHH del Colegio de Psicólogos de Chile.
  • Alberto Tikuna Vilca, Aymara, Comunidad de Lirima, Tarapacá.
  • Verónica Grünewald Condori, Aymara, Escritora.
  • Francisco Leal Soto, academico Universidad de Tarapacá (franleso@gmail.com)
  • Julieta Paredes, Dirigente aymara, Mujeres creando, La Paz, Bolivia
  • Vivian Gavilán. Antropóloga, docente de la Universidad de Tarapacá
  • Karelia Cerda Castro, Universidad de Tarapacá, Iquique
  • Yanett Medrano Valdez, Aymara, Estudiante de Doctorado en Estudios Culturales Latinoamericanos, Universidad Andina Simón Bolivar, sede Ecuador.
  • Breny Mendoza, Profesora, Departamento de Estudios de Género y la Mujer, Universidad Estatal de California, Northridge.
  • Devanir da Silva, Antropólogo, Colectivo ANIMUS, Santiago.
  • Raúl Manríquez Díaz, Sociólogo U. ARCIS, Unidad Social, Buin
  • Laura Urrea Arias
  • Danitza Jaramillo, Docente Universidad Silva Henríquez, Santiago.
  • Katherine Herazo González, UNAM, México
  • Ana María Vera Haro, Docente Universidad Católica de Temuco, Sociedad Chilena de Psicología Comunitaria, Temuco.
  • Araceli Burguete, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México.
  • Julio Aranguiz Romero, Corporación de ex presos políticos de Pisagua, Iquique
  • Guillermo Ward, Psicólogo, Psicodramatista. Director Compañía de Teatro Viola Fénix, Iquique, Chile
  • Bernardo Guerrero, Fundacion Crear (www.crear.cl), Iquique
  • Raquel Torres Guerrero, Psicóloga Clínica, docente universitaria. Santiago, Chile
  • Hugo Norris Gahona, Sociologo. Colegio de sociologos y sociologas AG,.
  • Inés Torchia, Ex profesora de Química del liceo Manuel Barros Borgoño, Santiago, Chile Natacha Romero Valdivia, Cientista Política, Universidad Alberto Hurtado, Santiago, Chile Cristián Prado Ballester, Universidad de Chile, Santiago
  • Jazmín Wegener Subiabre, Universidad de Tarapacá, Iquique
  • Ana María Valdivia Romero, La Reina
  • Margarita Brizuela Cereceda, Alto Hospicio, Tarapacá
  • Karla Yáñez Hidalgo, profesora Colegio Inglés
  • Priscila Peralta Castillo, PCsocial Arts Ecuador, Cuenca Ecuador
  • Valentina López, Estudiante 4 año Ecoturismo Duoc UC, Valparaíso
  • Sol Ruiz, Estudio OF, Iquique
  • Carlos Olivares Calderón, Centro Cultural y Social Circuito Norte, Tarapacá
  • Baltazar Olivares Bonard, Centro Cultural y Social Circuito Norte, Tarapacá
  • Adriana Guzmán Arroyo, Feminismo Comunitario Antipatriarcal, Bolivia
  • Nora Calderón Villanueva, Centro Cultural y Social Circuito Norte, Tarapacá
  • Andrea Bonar Mora, Centro Cultural y Social Circuito Norte, Tarapacá
  • Gabriela Hernández Valdés, Gestora cultural y Representante Legal de la Sociedad Cultural Norte Activo SpA, Iquique, Chile.
  • Carol Roca, Planta Mágica Fito-cosmética, San José de Maipo
  • Karen Pazán, Independiente, Metropolis
  • Valeria Dominique Bahamonde Berríos, Educación, San Antonio
  • Jenniffer Quiroz Bravo, Investigadora Instituto del Patrimonio Universidad Arturo Prat, Iquique
  • Constanza Villalobos, Universidad de Concepción, Concepción
  • Camila Opazo-Sepúlveda, Universidad de Barcelona, España
  • Carolina Garcés Estrada, Universidad Arturo Prat, Iquique
  • Marjorie Braniff, Psicóloga, Santiago de Chile
  • Otilia Puiggros, Universidad de Québec en Outaouais, Canadá
  • Leonor Hurtado, Asociación Q’anil, Guatemala
  • Catalina Cruz, Asamblea El Manzano, Cajón del Maipo Prov. Cordillera RM
  • Santiago Bastos, CIESAS, México
  • Beatriz Beca Hurtado, Escuela Agroecológica Rebelde y DMT, Región Metropolitana
  • Isabel González, Actriz- Artista Educadora- Instructora de Yoga
  • Rodrigo Oyarzún, Particular, Santiago Chile
  • Francisca Luco, Aiglon College , Suiza
  • Camila Gómez Mistretta, Licenciada en Biología, Universidad Andrés Bello, Santiago, Chile
  • Aracely Farías Ramírez, Profesora de Historia. Universidad de Valparaíso, Iquique
  • Viviana Figueroa Zúñiga , Profesora, Ñuñoa
  • Gonzalo Ochoa Inostroza, Asociación de Funcionarios de Ingeniería FCFM, Universidad de Chile
  • Alexis Riquero Chandía, Estudiante 5to año Teoría de la Música, Universidad de Chile, Puente Alto
  • Patricia Vigueras Cherres, Unap, Chile
  • Lodein Beltrán , Attich, Concepción
  • Lorenzo González, San Bernardino CA. USA Marisol Salgado, Universidad Arturo Prat, Iquique
  • Bernarda Arias Cornejo, Unidad Social Buin , Colegio de Profesores Buin
  • Fernando Lang Veliz Universidad Arturo Prat, Iquique, Chile
  • Andrés Silva Manzor Unidad Social , Buin
  • Bárbara Garat, Profesora , Santiago
  • Belén Díaz, Colegio República de Francia, Exequiel Fernández 1433 Victoria
  • Passache Guerrero , Psicóloga clínica, Ñuñoa Santiago
  • Jessica Carcamo Cortez , Asistente FSCU Universidad Arturo Prat , Iquique
  • Carolina Avilés, Chile
  • Francisca Pesse, Comisión de DDHH del Colegio de Psicólogos de Chile, Santiago, Chile
  • Antonia Cuadra, Psicóloga independiente, Santiago
  • Juan Ramón Leal Soto, Colegio de Trabajadores Sociales de Chile, Antofagasta
  • Andrea Vasquez Roja, Colorado Colorín, Stgo. de Chile
  • Freddy Sandoval González, Valdivia
  • Juana Aguilera, Comisión Ética contra la Tortura, Santiago de Chile
  • Ursula Eggers Gutiérrez, Coordinadora DDHH Providencia , Santiago, Chile
  • Christian Cornejo, Diseñador Santiago de Chile
  • Clarisa Ahumada, Trabajadora Social, Santiago
  • Vanesa Hermosilla Del Castillo, ONG Emprender con Alas, Chile
  • Paulina Gutiérrez , Fundación 1367 Casa Memoria José Domingo Cañas , Santiago Movimiento Nacional Por la Infancia MNI, Chile
  • Lucia Navarro , Orientadora mediadora , Santiago Chile
  • Valeria Melgarejo , Fundación Aspichile , Coronel
  • Isabel Santibáñez Cavieres, Universidad Austral Chile
  • Consuelo Chaparro, Ong Entorno, consuelo.chaparro@yahoo.es
  • Juan Carlos Andrónicos Ahumada , Cine Documentalista Independiente, Chile
  • Roberto Storey Meza, Universidad de Tarapacá, Arica
  • Valeria Aguilera Aranibar, Psicóloga, Iquique
  • María Cecilia Jiménez , Psicóloga Clínica MSR, Santiago
  • Eduardo Aguirre Abogado, Santiago, Chile
  • Marta Allende Carmona , Santiago de Chile
  • Fernando Leal Aravena, Abogado, Litigante de Convencionalidad , Talca
  • Renée Lira, Actriz, Santiago
  • Joaquín Rubio Schweizer, Dirigente Anfusem Sernameg, Santiago de Chile
  • Margarita Ibarra Comisión DDHH Colegio de Enfermeras Chile, Stgo Chile
  • Rosa Trigo Acuña , Organización Juntos por la Vida, La Serena
  • José Rafael Cortés, Abogado, Santiago de Chile
  • Cristian Vilches, Secretario Comisión DDHH Colegio de Psicólogos de Chile,
  • Santiago Mario López M. , Periodista, Santiago Chile
  • Mónica Tellería , Núcleo Plaza Ñuñoa PS, Ñuñoa
  • Marcela Soto Meza, FEM Chile, San Pedro de la Paz, Biobío
  • Natalia Arcaya Gonzalez, Tesista arqueología UAH, Centro de Estudios Arqueológicos e Históricos Aiken Santiago, Chile.
  • Hugo Rocha Cáceres Colectivo Mil Guitarras para Víctor Jara Antofagasta, Antofagasta
  • PEDRO Pinto García , Colectivo dos de diciembre , Pte. Alto -Santiago
  • María Elena Hermosilla , Santiago
  • Margarita Vivallo Castro, Colegio de Trabajadores Sociales , Chile
  • María Magdalena Rivera Iribarren Abogada Coordinadora Defensa Popular Santiago
  • Lila Mejías Varas Independiente, Santiago
  • Lilia Concha Carreño Subsecretaria de Cultura años 2014 - 2015. Académica UAH, Magíster en Educación. Santiago.
  • René Fuenzalida Espinosa, Buenos tiempos radio, Santiago
  • Patricia Olivares C., “Mil Guitarras para Victor Jara Antofagasta”, Antofagasta
  • Francisco Arismendi Büchner, Tapuat, Chile
  • Nicole Fuenzalida, Centro de Estudios Arqueológicos e Históricos Aikén, Santiago
  • Hugo Carrión, Centro de Estudios Arqueológicos e Históricos Aikén, Santiago
  • José María Calderón Rodríguez. Centro de Estudios Latinoamericanos, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
  • Adrián Díaz González , Mil guitarras por Víctor Jara, Antofagasta , Antofagasta
  • Sandra Rebolledo Canales, Centro de Estudios Arqueológicos e Históricos Aikén, Barcelona Victoria González Calvillo Traductora, Santiago, Chile
  • María Teresa Erices, Abogada Derecho Internacional, Santiago Chile
  • Yanara Gajardo Muñoz , Independiente , Rancagua
  • Ana Criado Cifuentes Servicio Médico legal
  • Gladys Villanueva Allendes, 1000 guitarras para Victor Jara, Antofagasta
  • Carlos González Moscoso, Fotógrafo independiente Iquique
  • Tomás Aguirre , Abogado , Santiago
  • Rodrigo Molina Miranda, Secretario Gral. Colegio de Psicólogos de Chile Santiago
  • Marcia Fonseca Bórquez Música y Fotógrafa Independiente , Villa Alemana, Chile
  • Eliana Acuña , Asamblea Sánchez Fontecilla , Peñalolén
  • Marta Gárate Alarcón , Huilliche Trafquintu, Llanada Grande Llanada Grande, >Chile
  • Elisa Niño Vázquez , Grupo de Estudios Género y Raza: miradas interseccionales, México
  • Catalina Venegas, Centro de Estudios Arqueológicos e Históricos, Aiken, Santiago, Chile
  • Ruby Sánchez Mella, Villa Alemana
  • Rossana Fenelli Rojas, Valparaíso
  • María Cecilia Nahuelquín Nahuelquín, Ministerio de Fe Valpo , Plataforma Patrimonial Playa Ancha, Valparaíso
  • Claudia Daroch Yañez , Lideresas del Bio Bio FEMChile,, Concepción
  • Patricia Cepeda Rojas, Iglesia Ministerio de fé, Valparaíso
  • Aileen Andrea Lozano Méndez, Valparaíso
  • Maria Elena Calfuquir Henriquez, Colectivo DDHH Sur Memoria y Dignidad, Valdivia
  • Katherine, Mujeres andinas danzantes, Valparaíso
  • Carolina Campos K, Universidad Austral de Chile, Valdivia
  • Mariela Ferreira Cuncumen, Santiago de Chile
  • Natalia Reyes Martínez, Valparaíso
  • Ingrid Orellana,, Asociación Domo Taihuel de Valparaíso, Quilpué, Comuna de Valparaíso
  • Juan Cona, Asociación Mapuche Antumapu Quilpue, Quilpue, Quinta región.
  • Mirian Oyarzún Pairican, Presidenta comité de vivienda indígena RUKA ANTU, Villa Alemana
  • Paloma Infestas, Via Educación, México
  • Nicolas Huichalaf Garcia Abogado, Temuco
  • Ps. Andrés Covacevich Correa, COSAM Conchalí , Santiago
  • Cristobal Barrenechea Cofré , Temuco
  • Macarena Pereira , Comité de DDHH y Ecológicos , Quilpué
  • Nicole Fuenzalida, Centro de Estudios Arqueológicos e Históricos Aikén, Santiago
  • Daisy Rojas Contreras, Rechazo todo tipo de violencia contra el pueblo mapuche, Valparaíso Jessie Labaste Santana, Psicóloga clínica
  • Mario Bugueño M, Academico, Centro Saberes Docentes U. de Chile, Santiago
  • Patricia Rodriguez Lizama, Observadora de derechos humanos del Sitio de Memoria ex Centro de Torturas Nido 20. , Santiago La Cisterna.
  • Jessica Parra, Mujeres Villalemaminas, Villa Alemana
  • Valeska Gálvez Huinca, Lof WITRAPURAN, profesional del Programa Especial de Salud y Pueblos Indígenas SSVQ, Villa Alemana
  • Tomas Camus, Colectivo Sur Memoria y Dignidad, Valdivia
  • Francisco Sibulka, Profesor y Fotógrafo, Iquique
  • Abdulia Bascuñan, AGRUPACION DE USUARIOS PRAIS Y DDHH IQUIQUE,
  • Paula Castro M., Ingeniera Civil Mecánica, Santiago
  • Soledad Vidal, Diseñadora Universidad de Valparaíso , Valparaíso
  • Raul Parentini Blanco, Comite derechos humanos, Buin
  • Susana Maria Riquelme Currihuinca, Asociacion de mujeres indígenas Taihuel , Valparaíso., Viña del Mar
  • Margarita Torres Campos Asociación Mapuche Antümapu Quilpué, Quilpué, Quinta Región.
  • Dane Llancaman Torres, Asociación Mapuche Antumapu Quilpué, Quilpué, Quinta Región
  • Nory Délano Psicóloga Clínica , Santiago
  • Damaris Bustos Psicóloga/Miembro del Equipo de Asistencia Psicológica - CCHDH, Santiago de Chile
  • Arsenia Apala M Educadora comunitaria Aymara, Viña del Mar
  • Enrique Hidalgo Rojas, Dirección del trabajo, Antofagasta
  • Graciela Curihuentro Catalán, Comunidad Witrapuran, Villa Alemana
  • Angie Uribe CMVM, Viña Del Mar
  • Enrique Hidalgo Rojas, Anfuntch, Antofagasta
  • Eliana Leonor Ariz Abarca, Profesora Ed. General Básica. Escuela Hueñicito, La Pintana
  • Francisca Sellés , Ñuñoa, Santiago
  • Verónica Mora Cornejo, Asistente social, Viña del Mar
  • Ingrid Carvallo, Comunidad Witrapuran, Villa Alemana
  • Claudia Bustamante Pizarro, Dueña de casa , Villa Alemana
  • Karol González, Arqueóloga, Santiago
  • Ala Esteban Rojas Ávalos , Organización barrial la 19, Quilpué
  • Filip Escudero Quiroz-Aminao Trokiñ Peyepeyen y La Hora del Nütram, Villa Alemana
  • Catalina Muñoz Universidad de Chile Santiago
  • Ruth Vargas Psicóloga Clínica, Independiente , Oregón Estados Unidos
  • Carla Sánchez , INSUCO VALPARAÍSO , Valparaíso
  • Roberto Cuellar Olave , Villa alemana
  • Nelson Campos Villalobos, Nutricionista, Viña del Mar
  • Carolina Hurtado Mora, Teatro, Santiago de Chile
  • Lea Cortes Vega Profesora, Limache
  • Manuel Pichicón Fundación Tayiñ Rakizuam, Temuco
  • Orietta Zamorano García, T. Trabajo Social, Villa Alemana
  • Irene Rubio Méndez, Trabajadora Social, Buin
  • Soledad Ábalos , Ciudadana, Santiago
  • Israel Abello , Danzantes Andinas Autoconvocadas, Valparaíso
  • Sandra Fuentealba Calfulaf , Ruca Antu Asoc. Mapuche , Villa Alemana
  • Yael Anarly Madrid Gálvez, Lof Witrapuran, Villa Alemana
  • Andrea Olivares, Mapuche, Villa Alemana
  • Matías Herrera, Universidad de Valparaíso, Asociación Witrapuran, Villa Alemana
  • Marianela González Vivanco , Arquitecto, Santiago
  • Catalina Donoso Cofre, Abogados por los derechos humanos, Santiago
  • Claudio Castillo, Profesor la Pintana, La Pintana
  • Paula Álvarez, Psicóloga Cecosf Santa Julia, Corporación municipal Viña del Mar
  • Gonzalo Pinto Díaz, Desierto Negro Agrupación Cultural, Santiago
  • Alan Oyanedel Cañete, MAPUCHE, Viña del mar
  • Bárbara Valencia, Santiago
  • Laura Olave Wolff, Movimiento de Izquierda Revolucionario, Algarrobo, Chile
  • Ángel Mauricio Leiva, Movimiento de Izquierda Revolucionario, Algarrobo, Chile
  • Carolina Cabello Aguilera , Asistente Social, Viña del Mar
  • Nicole Catalán, Danzantes andinas autoconvocadas, Santiago
  • Stephy Vinet , Danzantes andinas autoconvocadas y red de teatro de las Personas Oprimidas , Valparaíso
  • Angélica Oyanedel , Mapuche , Viña del Mar
  • Ingrid Zamora Huenumil WITRAPURAN , Villa alemana
  • Yasmina Brignardello , Cesfam Miraflores.Kinesióloga, Viña del mar
  • María Elisa Tapia, Independiente, Buin
  • Juan Pichilen Linco, Consejo Futxa Txawun Bajo Bio Bio, Bio Bio
  • Claudio Bravo, Apoyo al pueblo mapuche, Villa alemana
  • Teresa Velastín, Funcionaria Pública, Valparaíso
  • Santiago Cubillos Segovia, Asistente Social, Viña del Mar, Chile.
  • Marcela Duran Millanao Comunidad Witrapuran,, Villa alemana
  • Marco Saldías Rivera Sociólogo, Quilpué
  • Ximena Goecke , Historiadora. Bio bio.
  • Margarita Herrera Fredes OFAPP(Organización Familiares Presos Políticos), Santiago Chile
  • Pedro Ramírez Suárez, Corporación Memoria Borgoño1470 Independencia, Santiago Chile
  • Elinett Wolff Cooperativa Raíces, Santiago
  • Francisca Labrin FEM Chile, Santiago de Chile
  • Ana María Robles Muñoz Cuidadano libre y honorable (título otorgado por Estado de Chile), Quilpué
  • Luisa Mora Cornejo Hospital Eduardo Pereira Valparaíso
  • Johanna Godoy Apoyo a mi Pueblo Mapuche Villa Alemana
  • Rodrigo Herrera, Ciudadano, Maipu
  • Marianne Leighton , Profesora de Literatura. Santiago.
  • Fernanda Valencia , Educadora Diferencial y Psicopedagoga Corporación Educacional Saint Gregory College Viña del Mar
  • Claudia lo, La ""19"". Quilpue
  • Diego Ortega Obreque , Trabajador Social , La Reina
  • Jennifer Castillo Independiente, Valparaíso
  • José Leiva, Sename Limache
  • Miguel Mora Aranzaez , Chileno, Cañete, Chile
  • Silvana Bustamante Profesora de Inglés, Viña del Mar
  • Paula Valenzuela Pérez, La Cruz, V Región
  • Leda Llancaman Torres, Asociación Mapuche Antümapu Quilpué, Quilpué
  • Egor Banda, Viña del Mar
  • Karina Baetty, Comunidad Witrapuran , Villa Alemana
  • Rocío Hizmeri Fernández Licenciada en ciencias jurídicas, Chillán
  • Ismael Toro Olguin, Sindicato De la Construcción Industrial SINACIN, Santiago y regiones
  • Lovely Araneda , ciudadana, Santiago
  • Gladys Corvacho Diaz , afrodescendiente
  • Gabriela Morales Quijada Asociación Witrapuran de Villa Alemana, Quilpúe
  • Paula Torres Farías, Quilpué
  • Lucia Saavedra Prais Quilpué , Comité de Dh.y Ecológicos Quilpué Francisco Lamatta Cortés, Chile
  • Paula Torres Farías, Saint Gregory College Quilpué
  • Karina Torreblanca Pichipillan Mapuche, Villa Alemana
  • Sylvia Hidalgo, Asociación Domo Taihue, Villa Alemana
  • Alondra Catalán Dirigente Sind.1 Farmacias Ahumada, Santiago
  • Claudia Padilla, Mujer, Ciudadana , Quilpué
  • Hecson Araneda Zúñiga, Delegado sindicato SINACIN, Sierra Gorda Cristian Castillo Independiente, Santiago
  • Macarena Ortega Belmar Sindicato de Trabajadores Plus Consulting Santiago
  • Fernanda Romero, Profesora de inglés, Corporación Educacional Saint Gregory College Viña del Mar
  • Marco Delgado Rojas Sindicato de Trabajadores Ripley Marina Arauco Viña del Mar
  • Gerardo Carrasco, Camino al mar , Coquimbo
  • Andreas Bodenhofer , Santiago Peñalolén
  • Claudio Sagardías Yáñez, Confederación de Trabajadores del Comercio y Servicios, Chillán
  • Pablo Silva Zavala, Sename, La Serena
  • Daniela Villalobos, Copiapó
  • Fernanda Vásquez Bustamante , Colegio el Belloto Villa Alemana
  • María Contreras Rivera, Sindicato de Trabajadores Plus Consulting, Santiago
  • Claudia Fuentes, Coquimbo
  • Héctor Valdés Labra Sindicato Interempresa Comercial Eccsa, Santiago
  • Marisol Espinoza, Anfuntch, Puente alto
  • Manuel Valenzuela Albornoz, AEFEN, Buin
  • José Piazze Castro, Sename Machalí
  • Emilio José Ponce Cañete, Apoyo a mi pueblo mapuche, Viña del mar
  • Martina Bortignon, Universidad Adolfo Ibáñez,Santiago
  • Karen Castillo, Feminista, Villa Alemana
  • Vicky Osorio Jara, Agrup. Defensa D Civiles Humanos PJ N3296, Maipú
  • Carla Romero Martínez , Vocera Comisión de Género Sidarte Santiago
  • Elisa Hernández Montecinos, Abogada, Valdivia
  • Marianne Leighton, Profesora de Literatura. Santiago.
  • Benita Molina Cartes, Amuley Pusomu, Chol Chol
  • Marcelo Urra, Unidad de Calidad de Vida Laboral, Santiago
  • Francisco Díaz, Ingeniero civil químico, Ñuñoa
  • Valentina Aracy Vásquez , Estudiante, Quilpué Marlene Núñez Ramírez, Programadora, Valparaíso
  • Jorge Díaz, USAC , Guatemala
  • Lodein Beltrán , Attich , Concepción
  • Mercedes Celedón, Psicóloga, Santiago
  • María Raquel Díaz Paredes Abogada, Ñuñoa
  • Eugenia Vargas-Pereira , Artista visual independiente, Santiago de Chile
  • Gaspar Herrera, Grupo Tapuat, Valdivia
  • Rodrigo Leiva, profesor, La Reina, Santiago
  • Andrea Pizarro, Colegio Nacional , Limache
  • Janet Toro Benavides, Santiago
  • Christian Carrillo Artista Visual , Presidente de Apech Marga Marga -Valparaíso , Valparaíso
  • Jorge Alfredo González Moya Academia de dialogo Ciudadano para Educación el Arte y la Cultura, Viña del Mar
  • Elisa Cárdenas , Periodista , Santiago
  • Bárbara Valencia , Santiago
  • LUIS BORK VEGA, Abogado, Viña del Mar
  • Ethel Guerrero R, Coordinadora DDHH Providencia, Providencia
  • María José Arévalo Silva Profesora de artes visuales , Santiago, Chile.
  • Mane Adaro Investigadora del arte, feminista, Santiago.
  • Tamara Vallejos Muñoz, Master psicología clínica , La Serena
  • Víctor Hugo Muñoz, Foro Social Latinoamericano, SYDNEY, AUSTRALIA
  • Andrea Jösch , Investigadora en temas sobre las imágenes , Santiago de Chile
  • Francisca Yuraszeck, Arqueóloga, Santiago
  • Gonzalo Bustamante Rivera, Universidad de La Frontera, Temuco

Sexta declaración pública de historiadores e historiadoras en apoyo al pueblo mapuche

Los abajo firmantes, historiadores e historiadoras chilenos/as que desde hace mucho tiempo hemos venido alertando a la opinión pública acerca de los atropellos, expoliación, usurpación de tierras, violación de Derechos Humanos, explotación, opresión y conculcación de derechos esenciales del pueblo mapuche por parte del Estado de Chile y de poderosos grupos de interés económico, levantamos una vez más nuestras voces para denunciar la nueva ofensiva racista y discriminadora contra este pueblo originario.

Los anuncios del nuevo ministro del Interior Víctor Pérez y su reciente visita a la Región de la Araucanía, agravaron aún más el problema. Se negó a conversar con los alcaldes, cuyas municipalidades se encontraban tomadas y abrió las puertas para que civiles de extrema derecha intervinieran en sus desalojos.

Las agresiones contra mapuches que solidarizaban con los presos políticos de su pueblo nación, perpetradas por civiles de extrema derecha con la complicidad abierta de fuerzas policiales la noche del sábado 1 de agosto en Curacautín, Victoria y otras localidades, no solo implicaron violencia física sobre personas y destrucción de los edificios municipales, simbólica (incluyendo la quema de un rehue) y verbal (consignas y gritos racistas), a la vista y presencia de los cuerpos policiales presentes que dejaron hacer sin detener a los agresores, como debería haber ocurrido de acuerdo con las normas que establece el toque de queda impuesto por las autoridades en el contexto de la pandemia del Covid-19.

El Gobierno tiene la responsabilidad de ser coherente con su propio llamado al diálogo en vez de seguir reprimiendo niños, hombres y mujeres mapuche que desde hace 140 años vienen reclamando por sus derechos, restitución de sus tierras y su reconocimiento como pueblo y nación en un Estado que debería valorar la diversidad y reconocer su condición de plurinacional. La grave crisis de La Araucanía -y más allá de los límites administrativos del Estado de Chile, de todo el Wallmapu- no se solucionará mediante recursos esencialmente judiciales y policiales, recurriendo a la represión y violencia del Estado y de grupos paramilitares.

Hacemos un enérgico llamado a la sociedad chilena, a las organizaciones sociales populares y a la ciudadanía democrática para que ejerza la máxima presión posible sobre el gobierno y las instituciones del Estado a fin de que estos abandonen su política represiva contra el pueblo mapuche en el contexto actual de las movilizaciones a favor de los presos políticos mapuche y, particularmente, por la situación que afecta al machi Celestino Córdova.

COMITÉ DE INICIATIVA

Jorge Pinto Rodríguez, Premio Nacional de Historia 2012, académico de la Universidad Católica de Temuco.

Sergio Grez Toso, académico de la Universidad de Chile.

Igor Goicovic Donoso, académico de la Universidad de Santiago.

Julio Pinto Vallejos, Premio Nacional de Historia 2016, académico de la Universidad de Santiago de Chile.

Claudia Zapata Silva, académica de la Universidad de Chile.

Pablo Aravena Núñez, académico de la Universidad de Valparaíso.

Fernando Venegas Espinoza, académico de la Universidad de Concepción.

Adriana Palomera Valenzuela, académica de la Universidad de Santiago de Chile.

Pedro Rosas Aravena, académico de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

Robinson Silva Hidalgo, académico de la Universidad Austral (Valdivia).

Pablo Artaza Barrios, académico de la Universidad de Chile.

Karen Alfaro Monsalve, académica de la Universidad Austral (Valdivia).

Patrick Puigmal, académico de la Universidad de Los Lagos (Osorno).

Alberto Díaz Araya, académico de la Universidad de Tarapacá (Arica).

Claudio Pérez Silva, académico de la Universidad de Valparaíso.

Lunes 3 de agosto de 2020


Declaración Pública Mujeres en Resistencia

Como Mujeres en Resistencia, declaramos y rechazamos rotundamente el actuar de civiles. Junto a la visita del Ministro del Interior Víctor Pérez a la región de la Araucanía, nuevamente nuestras comunidades son violentadas. Considerando que el Ministro fue uno de los colaboradores de la dictadura cívico-militar que representa un pasado muy amargo y doloroso para nuestro país, cuyo legado es en materia de derechos humanos y el despojo de los bienes naturales comunes, una dictadura que jamás debió ocurrir y donde muchos de nuestros compatriotas murieron y sin duda creó otro Chile, lo estamos viendo hoy.

Con esta fuerte represión al Wallmapu, asesinado, criminalizado, encarcelado por décadas por el mismo estado opresor, el que hoy nos tiene a punto de una nueva Dictadura, para acallar al pueblo sencillo, trabajador y a nuestros hermanos Mapuches.

Hacemos como único responsable al Ministro Víctor Pérez quien refleja lo que nuestras compañeras Lastesis señalaron El violador eres tú, que representa al Estado Fallido criminal en el cual hemos vivido los últimos 30 años.

Como Mujeres en Resistencia ante esta criminal situación volvemos a renovar nuestro compromiso por la vida y la justicia social, para oponernos activa y decididamente contra el modelo neoliberal, que encabeza Sebastián Piñera junto a la ultra-ultra derecha Pinochetista-Concertacionista en estos últimos 30 años ante el estado opresor actual la que No permitiremos en territorio chileno, ni en ningún territorio de América latina y el mundo.

Exigimos la renuncia del Ministro Víctor Perez, la formalización de todos los civiles que agredieron brutalmente a los comuneros Mapuches e incitaron acciones racistas representados por la Vocera de la agrupación APRA Gloria Naveillán, además exigimos la desmilitarización del Wallmapu.

Mujeres en Resistencia

2 de agosto 2020

Adherentes Nacionales:

  • Mujeres en Resistencia
  • Asamblea Territorial Apartidista de San Ramón
  • Mujeres Modatima
  • Mejiambiente
  • No Alto Maipo
  • CUMBRE MOV. SOCIALES APARTIDISTA, AT. KOKIMPU MESASOCIAL COQUIMBO
  • Coordinadora ciudadana no alto Maipo
  • Mujeres en Resistencia Biobio Biobio Concepción
  • UFRO
  • Coordinadora Feminista Atacama
  • MODATIMA
  • Comisión Género Confusam
  • Colectiva Feministas Ckalama
  • Centro Cultural Caleta Horcon
  • Consejo de Presidentes Universidad de La Frontera
  • MUZOSARE
  • Colectiva Feminista Petorca
  • Coordinadora 8 de Marzo Rancagua
  • Callejeras Autoconvocadas Biobío
  • Articulación las violetas de Temuko
  • Gestoras en red, red internacional de trabajadoras de las artes, Músicas en red y FMN Chile frente música Nacional
  • Viudas del agua
  • Feministas Autoconvocadas Los Ríos
  • Asamblea Comunal Valdivia
  • Grupo de amig@s y compañer@s por la libertad de Mauricio Hernández Comandante Ramiro
  • Articulación feminista zona oriente ( AFZO)
  • Casa de la Amistad Chileno-Cubana
  • Articulación Feminista zona oriente
  • La Comunidad para el Desarrollo Humano Chile
  • Con Las Amigas y en la Casa Valdivia
  • Colectiva añañuca
  • Colectiva hidrofeminista La Gota Negra
  • Comunidad del Buen Vivir de Puchuncaví
  • AFesa Funcionarios Asistentes de la Educación Stgo.
  • ONG hijas e hijos del exilio Chile
  • Corredor de Danza Valparaíso
  • Profesoras Feministas Movimiento Refundación
  • Mujeres en Resistencia del Gulumapu
  • Mujeres Feministas - Asamblea Winkul Bellas Artes
  • Departamento de Mujer y Género Colegio de Profesoras y Profesores de Chile
  • Coordinadora Feminista 8 de Marzo, Santiago
  • Red sumak kawsay
  • Fundación Academia Intercultural Pelontxaro
  • Coordinadora Olla Común, Tierra Amarilla
  • Grupo Ambiental Poyewn
  • Las Bulla, comisión de género Asociación Hinchas Azules, Santiago - Valparaiso
  • Corporación Ciudadanía, Maule
  • Coordinadora Pluricultural por las Artes, Región del Maule
  • Colectiva Equidad y Género
  • Coordinadora feminista Quillota- La Cruz
  • Movimiento justicia por Nicole Saavedra
  • La Araña Colectiva - Chiloé
  • Sed de justicia, Valparaiso
  • Colectiva Hijas del Trueno, Talca

Adherentes Internacionales:

  • Corporación ecológica y cultural Penca de Sabila/ Medellin, Colombia
  • Fuerza Autoconvocada Suecia
  • Enda-Colombia, Colombia
  • Cabildo Chilenes Baires, Argentina
  • Nación Embera, Resguardo Karmata Rua Antioquia Colombia
  • Mala junta vamos patria grande, Lujan/Argentina
  • Pueblos en Camino, Abya Yala

La Moneda le declara la guerra a los mapuches

Juan Pablo Cárdenas S. | Martes 4 de agosto 2020

No es extraño que la primera gira a regiones del nuevo ministro del Interior haya sido precisamente a la Araucanía. De un viaje relámpago, trascendió que Víctor Pérez se reunió con autoridades locales, con las cúpulas uniformadas y también se esforzó por llevarle un mensaje de aliento a los sectores civiles que más demandan la mano dura del Gobierno para hacer frente a la insurrección mapuche.

Tal es así que terminada su visita a Temuco se organizó una hueste de empresarios agrícolas, forestales y otros quienes desalojaron con inédita violencia a los mapuches que habían ocupado el Municipio de Curacautín en solidaridad con su machi Celestino Córdoba, en huelga de hambre desde hace varios meses. Actos de extrema virulencia física y consignas racistas se sucedieron también en localidades como Ercilla y Traiguén que culminaron con decenas de detenidos y heridos, incluidos varios niños indígenas.

La propia Comisión Nacional de DDHH ha condenado la inusitada represión policial que siguió en el sur del país apenas juró en nuevo jefe de Gabinete de Sebastián Piñera, un político de ultraderecha que formó parte en el pasado del más extremo pinochetismo y que en tres décadas no ha dejado de alabar la acción de la Dictadura, defender a ultranza la Constitución de 1980, así como se sabe que estuvo vinculado a lo que fue Colonia Dignidad, el enclave nazi fundado y dirigido por un criminal como Paul Schäfer, junto al que se ve el nuevo ministro desfilando en algunas fotografías de la época.

Estas primeras acciones de agresión contra nuestra principal etnia, nos convence que La Moneda ha decidido encarar con fiereza la protesta mapuche que ciertamente ha retomado su lucha por su autonomía o su independencia respecto de un Estado que lo ha privado de sus derechos más elementales en la que se asume la zona más pobre del país. Quizás en nuevo ministro piense que, ahora sí, los mapuches tendrán que someterse completamente y renunciar a cinco siglos de lucha contra los invasores que han ocupado sus ancestrales y legítimos territorios. Mediante una guerra colonialista y de exterminio que se constituye en uno de los episodios más bochornosos y cruentos de toda nuestra historia nacional y regional.

Seguramente, lo que no calcula el Secretario de Estado es que la causa mapuche ya no es solo una demanda de una etnia sino uno de los sentimientos que concita mayor respaldo e identidad en todo el pueblo chileno. Tanto así que la llamada explosión social, que sacó a millones de chilenos a las calles de todo el país en octubre pasado, exhibió dentro de sus principales banderas y estandartes las del pueblo mapuche, convirtiendo su pabellón en el principal símbolo de la dignidad y resistencia de todo el pueblo discriminado y abusado por el estado chileno, su constitución y mandamases.

Por cierto que La Moneda calcula que las fuerzas militares y de orden pueden reeditar episodios tan trágicos como la criminal “Pacificación de la Araucanía” del siglo pasado sin considerar, por supuesto, que la causa mapuche puede encender rápidamente el país de norte a sur y constituirse en el principal detonante del desmoronamiento de la institucionalidad vigente y su pretendido Estado de Derecho. Conduciendo al país a un grave conflicto en momentos, además, que la adhesión ciudadana al Gobierno apenas sobrepasa el 10 por ciento. Una cifra que se explica en los fracasos reiterados de la actual administración como en el pésimo desempeño de las autoridades frente a la pandemia del coronavirus.

Una embestida que podría ser temeraria para las pretensiones de toda la derecha, el gran empresariado nacional y los inversionistas extranjeros. Toda vez que en el mundo ya se conocen los resbalones del actual mandatario, se simpatiza universalmente con las vindicaciones mapuches y ahora se observa de forma atónita como uno los más incondicionales pinochetistas y amigos de Paul Schäfer ingresa a La Moneda. Sin vergüenza o autocrítica alguna.

Tampoco la cruzada alentada por el ministro del Interior tiene visos de comprometer íntegramente al mundo uniformado, cuando se sabe que el gran número de estos efectivos pertenece a la etnia mapuche que hoy produce más orgullo que menoscabo dentro de la población chilena, reconociéndose de forma tan amplia el legado cultural y el arrojo de los primeros habitantes del país. Ya sabemos que la sensibilidad alemana y europea ha hecho sonar sus primeras alertas de lo que puede ser un enfriamiento de sus gobiernos con Chile, nuestros gobernantes y un régimen político cada vez más en entredicho.

Pese a su dilatada trayectoria parlamentaria, el ministro Pérez parece tener confianza en que oponer mano dura a la demanda mapuche podría ocasionarle unidad a la esmirriada y dividida derecha, como despertar los sentimientos nacionalistas en la izquierda. Pero al menos en lo que se consideran opositores, lo más natural sería que desde el centro hacia la izquierda una acción descabellada en la Araucanía produciría más unidad y protestas sociales. Y un triunfo más contundente de quienes se proponen en el plebiscito de octubre próximo derogar la Carta Magna que nos rige dando paso a una convención constituyente elegida íntegramente por el pueblo.

Parece extraño que Sebastián Piñera no haya aludido como habría correspondido a la grave situación de la Araucanía en su última cuenta pública ante el Parlamento. No tenemos certeza alguna de que él esté detrás de las bravuconerías de su flamante jefe de gabinete en relación a un tema que concita gran atención pública. Pero esto, más que la posibilidad de un desacuerdo dentro de su gobierno, puede ratificar que su papel en La Moneda es la de un “presidente encargado” más que de un gobernante con real liderazgo. Verdaderamente maniatado por los sectores que le dieron un nuevo golpe a su gabinete ministerial.


Chile: Amplias manifestaciones por la Nación Mapuche ante horda racista

La noche del 01 de agosto se ha convertido en una de los momentos más míseros y decadentes en la historia de estos últimos 30 años con respecto a prácticas racistas, en consideración al grave desenlace de hordas de peonaje anti mapuche y agentes del estado en comunas de la Región de la Araucanía, ambiente impulsado por grupos vinculados a intereses latifundistas colonialistas y empresarios hiperideologizados de extrema derecha.

Mientras integrantes de comunidades Mapuche mantenían la ocupación de Los Municipios comunales de Victoria, Collipulli, Galvarino, Angol, Curacautín y Traiguén en la Provincia de Malleco, como forma de protesta ante la discriminación y estado crítico que viven 27 presos mapuche en huelga de hambre en las cárceles de Angol, Lebu y Temuco, grupos en hordas, en pleno toque de queda, bajo el control exclusivo militar y de Carabineros (desde las 22 horas), realizaron ataques que buscaban linchar a sus ocupantes, incluyendo a mujeres y niños como se pretendía en Curacautín.

La acción se realizó bajo la inacción de los agentes del estado, quienes permitieron el libre transito de grupos armados, que destruyeran diversa infraestructura municipal y que quemaran dos vehículos de comuneros mapuche que estaban en la ocupación de Curacautín, mientras saltaban y gritaban “El que no salta es Mapuche”, dado a conocer así por registros audiovisuales del momento (se comparten al final).

Situación similar se vivió en las comunas de Victoria y Traiguén, incluyendo un incendio de magnitud en el Municipio de Ercilla y otro considerable en Traiguén, existiendo a su vez, numerosos testimonios de actos de hostigamiento y violencia contra personas y familias vinculadas a causas Mapuche como también, intentos publicitarios de querer inculparles sobre ciertos atentados ocurridos durante la noche en pleno toque de queda, mientras transitaban libremente los grupos racistas, sin control alguno, en diferentes comunas de la Región, “tal cual fueran patotas de Ku Klux Klan”, se ha señalado por redes sociales.

La Defensoría Popular interpuso este domingo la primera acción legal en contra del Ministerio del Interior, Víctor Pérez, «por los hechos de violencia sufrida por distintas comunidades indígenas en la madrugada de anoche, en particular en la comuna de Curacautín y Victoria».

El Ministro Pérez, a quien se le ha ligado a Paul Shaffer y a grupos criminales de lesa humanidad de Colonia Dignidad, visitó la Araucanía y se le acusa de haber gatillado el ambiente de violencia y de no haber hecho nada para impedir los ataques, a pesar de estar en conocimiento de los actos.

Previo a estos graves hechos, la denominada “Asociación para la Paz y la Reconciliación de La Araucanía (APRA)”, ligada a grupos empresariales y latifundistas que mantienen conflictos de tierras con comunidades Mapuche, es sindicada de generar una campaña que ha sido considerada de odio, violencia y racismo, con abiertos llamados a través de las redes sociales para generar ataques y de efectuar numerosas acusaciones de “terrorismo mapuche”, promoviendo constantes ambientes de confrontación.

Cabe consignar, que el medio Interferencia, ligó al Presidente del APRA, Francisco Alanis Porcella, ex suegro de Martín Pradenas, acusado de violación y abuso sexual, de ser parte de una acción judicial contra la familia de la joven violada y fallecida, Antonia Barra, para “abstenerse de efectuar publicaciones ofensivas o descalificativas” contra el imputado.

Amplio repudio a horda racista

Ante los diversos episodios de racismo, amplias manifestaciones comenzaron a efectuarse en diferentes puntos de Chile en rechazo a los actos anti mapuche, realizándose masivas concentraciones, las que continúan convocándose durante toda la semana, condenando en los términos más enérgicos las prácticas racistas y violentas de estas turbas.

Por su parte, La Confederación Mapuche de Neuquén, manifestó su solidaridad con las comunidades Ngululche y señaló lo siguiente: “Una vez más los terratenientes y la derecha chilena muestran su brutalidad. Con un plan nada original, expresando su racismo y violencia, anoche en Curacautin irrumpieron en la ocupación pacífica de la Municipalidad con golpes y cantos racistas dejando decenas de heridos entre la familia mapuche, ante la pasividad de las fuerzas armadas. Es la misma brutalidad que han usado en la Pacificación de la Araucanía, en la Conquista del Desierto, en cada golpe de estado y en cada mapuche asesinado”.

Señalan: “El Pueblo Chileno debe manifestarse contra la violencia racista. No caeremos en replicar el odio racial que quieren instalar. No es el Pueblo Chileno Vs Pueblo Mapuche. Son una vez más los empresarios y terratenientes que ven en la justicia histórica de reparación hacia el Pueblo Mapuche la pérdida de sus privilegios que ha logrado a costa del genocidio en el pasado y de la desigualdad social actual. El futuro es la unidad de la gran mayoría contra esa minoría privilegiada que reprime para no perder los privilegios que nos roba por siglo. En el marco del estado Plurinacional donde ejerceremos plenamente nuestra Libredeterminaciòn como Nación Originaria”.

Los Presos Mapuche en huelga de hambre

Actualmente existe una huelga de hambre que está en estado crítico, con 27 presos en esa condición. Nueve comenzaron el 4 de mayo con más de 90 días en ayuno, cuyo listado es el siguiente: Centro Penitenciario de Angol desde el 4 de mayo; Sergio Levinao Levinao, Víctor Llanquileo Pilquimán, Juan Queipul Millanao, Juan Calbucoy Montanares, Freddy Marileo Marileo, Danilo Nahuelpi Millanao, Reinaldo Penchulef Sepúlveda y Hantu Llanca Quidel y Antu Llanca Quidel (Desde el 18 de mayo). Centro Penitenciario de Temuco desde el 4 de mayo; Machi Celestino Córdova Tránsito, autoridad espiritual tradicional del pueblo mapuche. En el Centro Penitenciario de Lebu desde el 5 de julio; Eliseo Raiman Coliman, Matías Leviqueo Concha, Carlos Huichacura Leviqueo, Manuel Huichacura Leviqueo, Esteban Huichacura Leviqueo, Guillermo Camus Jara, Cesar Millanao Millanao, Orlando Saez Ancalao, Damian Saez Saez, Robinson Parra Saez y Oscar Pilquiman Pilquiman. En el Centro Penitenciario de Temuco desde el 19 de julio; Se suman Daniel Canio Tralcal, Facundo Jones Huala, José Cáceres Salamanca, Juan Cheuqueta Cheuquepil, Fermín Marquez Inal, Cristhofer Pino Curin, Victor Marileo Ancapi.

Al respecto, se ha señalado que el gobierno estaría con un ensañamiento con los presos políticos Mapuche, desoyendo a organizaciones de derechos humanos, al poner en grave riesgo la integridad física de los prisioneros al negarse a establecer canales de diálogo y una solución frente a las demandas de los presos Mapuche en huelga de hambre, quienes han sido objeto de persecuciones y una abusiva criminalización por parte del estado y ciertos grupos económicos.

Una de las denuncias que se ha hecho, es que el gobierno excluyó a este grupo de los alcances que otorga la Ley penitenciaria Covid 19 y que fue aplicada a más de un tercio de la población penal en Chile, discriminación que involucraría la responsabilidad directa del Ministro de Justicia, Hernán Larraín, quien también ha negado a los presos mapuche una serie de medidas que el propio sistema carcelario otorga como es el acceso a Centros de Estudios y Trabajo o el derecho a la educación o capacitación, como también, la aplicación de las normas internacionales de derechos indígenas, como el Convenio 169 de la OIT.

Equipo Comunicaciones Mapuche

Información para ver:

 Video: Brutal golpiza hacia mapuche que intentaba escapar de las turbas racistas / https://www.facebook.com/radiokurruf/videos/2688541461420760/

 Video: “El que no salta es Mapuche”, consignas en Curacautín / https://www.facebook.com/villarricaldia/videos/2478256922479282/

 Quema de camionetas de comuneros Mapuche en Curacautín, / https://twitter.com/i/status/1289759709285748738

https://www.facebook.com/piensaprensa.org/photos/a.113940160322320/148409306875405/?type=3&theater

 Francisco Alanis Porcella, el poderoso ’ex suegro’ que protege a Martín Pradenas / https://interferencia.cl/articulos/francisco-alanis-porcella-el-poderoso-ex-suegro-que-protege-martin-pradenas

 El estrecho vínculo del ministro Víctor Pérez con Paul Schafer y Colonia Dignidad / https://www.ilustrado.cl/2020/07/29/el-estrecho-vinculo-del-ministro-victor-perez-con-paul-schafer-y-colonia-dignidad/

 Víctor Pérez por situación en La Araucanía: «La violencia es un fenómeno político, hay causas políticas» / https://www.elmostrador.cl/destacado/2020/08/02/victor-perez-por-situacion-en-la-araucania-la-violencia-es-un-fenomeno-politico-hay-causas-politicas/

 [VIDEO] Ex candidata a diputada UDI, Gloria Naveillan se adjudica organización de ataque racista / https://eluniversal.cl/contenido/14629/video-ex-candidata-a-diputada-udi-gloria-naveillan-se-adjudica-organizacion-de-a


Declaración Pública de la Comisión Ética contra la Tortura ante los gravísimos hechos acontecidos en La Araucanía

1.- A casi 24 de horas de pronunciada la cuenta pública del Gobierno, llamando a la unidad y diálogo entre los chilenos para enfrentar las crisis que nos aquejan, el recién nombrado Ministro del Interior Víctor Pérez, a cargo entre otros de la Fuerza Policial, ha permitido que civiles actúen contra de civiles con el supuesto fin de restablecer el orden en municipios ocupados pacíficamente por manifestantes Mapuche, que con dicha acción buscaban llamar la atención sobre la prisión política que aqueja a miembros de sus comunidades, 27 de los cuales se encuentran en prolongadas huelgas de hambre y que buscan que el Estado de Chile cumpla con sus compromisos firmados en el Convenio 169 de la OIT que les consagra derechos y respeto a su cultura y religiosidad, aun cuando se encuentren encarcelados.

2.- Permitir que civiles actúen como grupos organizados, realicen llamados a cometer crímenes de odio, se graben, publiquen en redes sociales, sin que el Gobierno diga “esta boca es mía”, sienta un peligroso precedente ante el país ya que abre la puerta para que cada ciudadano pueda a partir de hoy hacer justicia por su propia mano ante cualquier hecho que estime le resulte ilegal. La opinión pública es testigo que estos civiles premunidos de diferentes armas y elementos contundentes, en pleno toque de queda, han actuado como fuerza represiva contra comuneros mapuche sin que el Gobierno invoque la Ley de Seguridad Interior del Estado, ni se les aplique la Ley de Control de Armas y mucho menos la Ley antiterrorista, ni hablar de las leyes que se les han aplicado a los presos de la revuelta de octubre 2019.

3.- No sólo se trata de actuar como fuerza represiva y policial, sino que junto a ello, se ha invalidado también el actuar de los Tribunales de Justicia encargados de aplicar las leyes, aun cuando todos sabemos que la balanza siempre se inclina desfavorablemente hacia el pueblo y sus derechos, hoy simplemente fueron borrados en su función o simulacro de aplicar y hacer justicia.

4.- A nuestro juicio, con esta conducta el Gobierno que preside Piñera se coloca al margen de toda ley. Particularmente su Ministro del Interior quien a menos de una semana de asumido su cargo hunde al gobierno recurriendo a su acostumbrada trayectoria durante la dictadura, cuando cómplice de Colonia Dignidad, se ocultó la desaparición forzada de personas, la ejecución de prisioneros y la tortura, recurriendo no solo a la policía política del régimen, sino también a milicias terroristas organizadas para desatar la barbarie.

5.- Recordamos a todo el país que hace 47 años por menos que esto las fuerzas políticas de derecha que actualmente gobiernan, dieron un golpe de Estado en conjunto con el empresariado y las fuerzas armadas para instalar el sistema económico actual y su espuria constitución, violando masiva y sistemáticamente los derechos humanos, violaciones que en muchos casos aún no ven el fruto de la justicia.

6.- Ahora bien, sí el gobierno quiere verdaderamente la paz social para Chile debe solucionar la huelga de hambre mapuche y remover de inmediato a Víctor Pérez del cargo de Ministro del Interior: Pérez probó que no es apto para el desempeño de un cargo público en la cabeza de la administración del Estado.

7.- Finalmente señalamos que es justo solidarizar con los presos políticos y con el pueblo mapuche, expoliado y despojado de lo que les pertenece; criminalizados, perseguidos y encarcelados; con un saldo de varios jóvenes asesinados impunemente por la policía; niños golpeados, gaseados y el abominable hecho de saber que el Estado de Chile y sus agentes han hecho desaparecer al adolescente mapuche José Huenante y, hoy, organizan hordas de civiles para castigarlos. Reclamamos justicia y libertad para los presos políticos mapuche, reconocidos por Naciones Unidas que en varias ocasiones ha enviado relatores especiales a visitarlos, porque efectivamente se trata de presos políticos de una causa justa, con derechos como los establecidos en el Convenio 169 de la OIT ratificado por Chile.

COMISIÓN ÉTICA CONTRA LA TORTURA

Santiago, 3 de agosto 2020.


2 de agosto, 2020

DECLARACIÓN PÚBLICA SOBRE HUELGA DE HAMBRE EN WALLMAPU

Los médicos que suscribimos este comunicado, queremos expresar nuestra profunda preocupación profesional y humana por la situación que atraviesan los 27 reclusos Mapuche que actualmente se encuentran en huelga de hambre en las cárceles de Angol, Lebu, Temuco y el Hospital Intercultural de Nueva Imperial.

En el caso del Machi (autoridad ancestral de salud) Celestino Córdova y de los 8 comuneros en la cárcel de Angol, la extensión de su ayuno asciende a 91 días de huelga de hambre líquida. En los últimos días se han conocido informes de médicos de confianza de los huelguistas y puntos de prensa del Colegio Médico de Chile, que documentan el deterioro en la salud especialmente del Machi Celestino Córdova, y coinciden en el riesgo para su vida de no resolverse esta situación en los próximos días.

Vemos que, en el contexto de la actual pandemia por COVID19, ninguno de los comuneros mapuche condenados (o en espera de condena) por causas del conflicto entre el Estado chileno y el pueblo nación mapuche, ha recibido beneficios carcelarios orientados a la prevención del contagio, lo cual evidencia un trato discriminatorio en el sistema judicial, que agudiza este escenario.

Comprendemos que el ayuno voluntario mantenido por Celestino Córdova y los demás comuneros mapuche en huelga de hambre, es una medida consciente y extrema de protesta pacífica, motivada por sus demandas de derechos colectivos, consagrados en tratados internacionales que Chile ha suscrito. En este sentido, nos parece inaceptable que un fallo de la Corte de Apelaciones de Temuco del 28/7/2020 pretenda autorizar al personal de salud del Hospital de Nueva Imperial a realizar una alimentación forzada del machi Celestino Córdova. Una acción como esta violaría flagrantemente el principio bioético de autonomía del paciente, contraviniendo el código de ética del Colegio Médico de Chile y constituyendo un trato inhumano y degradante (una forma de tortura) según la Declaración de Malta de la Asociación Médica Mundial sobre Personas en Huelga de Hambre.

Por todo lo anterior emplazamos al gobierno chileno a asumir con urgencia su responsabilidad en la resolución de este conflicto, y llamamos a todos los actores sociales involucrados a movilizarse y colaborar para lograr una rápida salida a esta crisis de derechos humanos, resguardando la vida de los comuneros mapuche en huelga, y previniendo secuelas irreversibles en su salud.

Expresamos también nuestra solidaridad y apoyo hacia la Dra. Leonor Olate, médica de confianza del machi Celestino Córdova, quien en las últimas semanas ha sufrido agresiones, amenazas y hostigamientos debido al acompañamiento profesional que ha brindado al machi Celestino. Rechazamos cualquier forma de coerción a la libertad del trabajo médico en su vocación humana más esencial, y esperamos que las investigaciones en curso esclarezcan estos hechos a la brevedad.

Médicos firmantes:
Antonio Caro Berezin, Temuco / RUT 18.160.816-1
Laura Inés Villares, Panguipulli / RUT 22.221.898-5
Rodrigo Manzano Barrientos, Panguipulli / RUT 12.746.776-5

Compartir este artículo