En kioscos: Marzo 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Chile, cuna del neoliberalismo, los Chicago Boys, estallido social, plebiscito, y pandemia. Por Graciela Galarce

Presentación.

 

A partir de la década de los setenta, lo que ha predominado en la conciencia social a nivel global sobre los Chicago Boys, es la simple explicación que en Chile un grupo de jóvenes economistas de la Universidad Católica fueron becados para hacer sus estudios de post grado a la Universidad de Chicago en un Convenio entre ambas universidades.

 

Sin embargo, el origen, gestación y desarrollo del neoliberalismo y el rol de los Chicago Boys, son el sorprendente e impensado resultado de un Plan Global del gobierno de los Estados Unidos en el período de la Guerra Fría. Este Plan Global hace parte de la confrontación entre Estados Unidos y la Unión Soviética por la hegemonía a nivel mundial.

 

Post Segunda Guerra Mundial, los países latinoamericanos pasan a ser de especial interés para los Estados Unidos. En 1949, el programa del presidente Harry Truman, consta de cuatro puntos, siendo el ‘Punto Cuarto’, de política exterior estadounidense, el que formaliza el compromiso “técnico” con el desarrollo de América Latina.

 

Se crea en 1953, entre otros, el ‘Instituto de Asuntos Interamericanos de los Estados Unidos en Chile’, cuyo director, el agente estadounidense, Albion Patterson, con vasta experiencia, propone que la más fecunda asistencia técnica para lograr el desarrollo es en “educación económica universitaria”. Su propuesta su acepta. Será financiada por el Punto Cuarto. Se inician las gestiones que culminan en 1956 con el Convenio Universidad de Chicago -Universidad Católica.

 

Origen y objetivos de la asistencia técnica y financiera de los Estados Unidos hacia América Latina.

 

Nos parece fundamental develar cómo, porqué y cuándo los Estados Unidos sistematizan los lineamientos de su política exterior para conocer e incidir en el desarrollo económico de los países latinoamericanos.

El Presidente Harry Truman y El Punto Cuarto.

Post Segunda Guerra Mundial, entre 1948 y 1949, los países latinoamericanos pasan a ser de especial interés para los Estados Unidos. El 20 de enero de 1949, Harry Truman al jurar el cargo de presidente de los Estados Unidos, expuso su programa que se sintetizó en cuatro puntos, siendo el ‘Punto Cuarto’, el de mayor alcance político referido a la política exterior estadounidense. El Punto Cuarto formaliza el compromiso “técnico” con el desarrollo de América Latina.

 

Punto Cuarto. Consiste en ayuda “técnica” y financiera a los países del mundo que la necesiten para apoyar la paz y las instituciones democráticas. Su plan se basa en fortalecer

y consolidar la ayuda técnica hacia el sur del hemisferio, pero siempre reafirmando las nociones de que el desarrollo económico se alcanzaría con una mayor participación de América Latina en el comercio internacional, a la vez que se permitiría la entrada de capitales extranjeros para fortalecer la economía de los países más pobres.

Se planteaba que era necesario fortalecer los mercados de materias primas, ampliarlos y asegurarlos para mantener la influencia política en el hemisferio. Lo anterior en el escenario de la lucha contra el comunismo de la Unión Soviética. En dichos años esta propuesta económica pretendía combatir los efectos que la pobreza en los países de América Latina los condujera a adherirse al bloque soviético. (Truman, 1949 y. Verplaetse, 1950)

 

A partir de estos objetivos, concluimos que con esta propuesta, se sientan las bases de una nueva relación geopolítica continental por parte de los Estados Unidos. (El énfasis y las negritas son nuestras)

 

Esta propuesta de ‘ayuda técnica’ de los Estados Unidos es opuesta al planteamiento de la agencia de las Naciones Unidas, la ‘Comisión Económica para América Latina’, CEPAL, institución que se estableció en Chile en 1948. La CEPAL desarrolló teóricamente la experiencia latinoamericana posterior a los años treinta, y formuló como modelo de desarrollo la ‘Industrialización por Sustitución de Importaciones’, ISI,

basado en la activa participación del Estado en la economía a través del proteccionismo y la planificación.

 

A partir de este escenario, cabe preguntarnos: ¿Por qué Chile es elegido por los Estados Unidos para implementar la propuesta económica basada en el ‘Punto Cuarto’?

 

Los Estados Unidos comprobaron que Chile tenía una institucionalidad democrática relativamente estable, con importantes y crecientes partidos de izquierda que era necesario frenar. Además, en Chile se encontraba la CEPAL: “Había que atacar al león en su propia cueva”. (Fontaine Talavera, 1992: 94, énfasis y negritas nuestras)

 

Inicio y operación en Chile del Neoliberalismo.

 

En 1953, veinte años antes del Golpe de Estado en Chile de 1973, Albion Patterson, Director del Instituto de Asuntos Interamericanos de los Estados Unidos en Chile, con amplia experiencia en cooperación técnica en agricultura, se convence que el proyecto de cooperacion más influyente en América Latina debía ser la educación universitaria en economía: “Olvidémos la agricultura”, le dijo al entonces rector, [de la Universidad Católica] “y trabajemos juntos en la economía” (Valdés, 2020; 157)

 

Una vez que se concretó el proyecto en el campo de la economía entre la Universidad Católica de Santiago y la Univeridad de Chicago, el senador demócrata William Benton,

basándose en las informaciones del agente Patterson en Chile, incluyó en su Libro, “La voz de América Latina”, la siguiente nota que nos relata Juan Gabriel Valdés:

 

“Un observador nos informó que los economistas marxistas que provienen de los departamentos de economía de la universidad [de Chile] y que se han infiltrado en el gobierno y en la economía chilena, plantean un grave problema para el país. Otro estudioso y conocedor de la realidad latinoamericana informa que los economistas de la Universidad de Chile han sido más seguidores de Keynes y Prebisch que de Marx, y que la influencia de Chicago en la Universidad Católica introducirá una tercera perspectiva , el de la economía de mercado. Todos estos informes demuestran la importancia del entrenamiento univeristario aplicado tanto en la orientación política como económica de un país” (Valdés, 2020: 157)

 

En 1955, las recomendaciones de Patterson fueron acogidas por la ‘Administración para la Cooperación Internacional’, ICA, -por su sigla en inglés- del gobierno de los Estados Unidos. “Los representantes de esta institución en Chile buscaron un interlocutor válido que les permitiese iniciar este “experimento”, el cual consistía en insertar en el país las ideas más conservadoras, en materia de libre mercado, que estaban siendo propuestas en Estados Unidos.” (Valdés, 2020: 73, énfasis original)

“El objetivo explícito, consistía en alentar el pluralismo de las teorías económicas que se enseñaban en Chile en esa época. El objetivo implícito, en tanto, era combatir lo que era definido como la “ideolgía socialista” de la economía chilena y cambiar las cosas de tal manera de poder transformar la administración económica del país dentro de una década” (Valdés, 2020: 73)

La ICA seleccionó a la Universidad de Chicago como contraparte del gobierno de los Estados Unidos, debido a su especialización teórica y de su capacidad de formar un tipo específico de profesionales. Esta sería la contraparte ofrecida a las universidades chilenas: Universidad de Chile y Universidad Católica, las más prestigiadas universidades de un muy reducido número de universidades en aquellos años.

La intención era generar en dichas universidades, un pensamiento opuesto a las teorias del desarrollo que promovía la CEPAL. La Universidad de Chile, en la que predominaba el keynesianismo y las propuestas de la CEPAL no respondió. Por su parte la Universidad Católica respondió afirmativamente en extensa Carta del Director de la Facultad de Economía y Negocios, Julio Chaná.

La Universidad Católica, como parte de la conspiración.

La Universidad Católica, tenía una gran debilidad en economía, su orientación era en administración de empresas y en auditoría. Tenía cierto interés en promover estudios económicos que pudieran tener cierta presencia a nivel nacional.“No obstante, la capacidad de la universidad para resistir y/o seleccionar el mensaje trasmitido era prácticamante nula” (Valdés, 2020: 374)

Esto queda de manifiesto en la Carta del 27 de enero de 1955, del Director de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Católica de Chile, Julio Chaná Cariola, que le responde a Albion Patterson, Director del Instituto de Asuntos Interamericanos de los Estados Unidos en Chile. (Chaná, 1955)

De dicha Carta seleccionamos un texto que demuestra la nula capacidad de la la Facultad de Economía de la Universidad Católica y la actitud servil de su Director:

“ Para la realización de nuestro objetivo, nos falta sí, otro elemento que a todas luces es indispensable: nos faltan aquellos maestros o conductores que den las orientaciones necesarias para obtener el máximo fomento de la economía nacional mediante la aplicación de los recursos privados. Creemos que algunas o varias de las Universidades de los Estados Unidos, desde la extensión de los estudios de éstas, y la experiencia que tienen a su disposición en el desarrollo económico de ese país, puedan proporcionarnos los maestros que requiere la finalidad que buscamos. Esperamos que el espíritu de cooperación interamericana, nunca desmentido por esa república hermana, y del que es una muestra tan elocuente el Instituto que está bajo su honrosa dirección nos ha de facilitar una colaboración tan útil como valiosa”.

Enfatiza el desarrollo económico basado en la actividad privada. “ Desde luego, creemos del caso expresarle con toda sinceridad, que nuestro modo de pensar se funda en el convencimiento de que el desarrollo económico nacional debe efectuarse primordialmente mediante el aporte del capital privado […] para ser más eficaz la inversión de los capitales privados y aumentar de esta manera la producción nacional y el bienestar colectivo”

 

No solo el énfasis para Chile, sino para América Latina: “Desde el punto de vista señalado, creemos que puede realizarse una labor de positivo beneficio, no sólo para Chile, sino que para el interés general de América con el establecimiento de un Instituto o grupo permanente de personas […] que den las orientaciones adecuadas para superar esta situación mediante la aplicación de los estudios técnicos y financieros necesarios"

 

Señala que ya han mantenido conversaciones con los directivos de empresas privadas:

“Podemos agregar que hemos realizado conversaciones preliminares con muchos de los elementos principales directivos de las empresas agrícolas, mineras, industriales, comerciales, bursátiles y bancarias del país, y que hemos encontrado la más entusiasta acogida para esta idea; ellos nos han expresado sus deseos de colaborar en la forma más eficaz que les sea posible”

 

Sobre el financiamiento de los profesores estadounidenses en Chile, señala que: “Nuestro deseo es obtener mediante la colaboración de su Instituto, un Convenio entre nuestra Universidad y una Universidad de Estados Unidos, para la creación conjunta de un Instituto con profesores estadounidenses financiados en el Convenio”.

 

Adicionalmente agrega: “En virtud de los antecedentes expuestos, nos permitimos solicitar del Instituto de su Dirección se sirva tramitar un Convenio entre esta Universidad y la Universidad de Chicago [..] Nuestro deseo sería que el Instituto de Estudios y Fomento de Inversiones, que proyectamos funcionara en Santiago. […] Que el Instituto pueda extender sus actividades a la organización de las empresas privadas y de la administración pública y a otras universidades nacionales o interamericanas en busca del fomento económico a través de la inversión privada”.

 

Asimismo, el Decano, opina que el Convenio por firmarse, podría ser muy fecundo si se considerara la incorporación de organismos de utilidad continental americana para el intercambio de inversiones de capitales extranjeros. En realidad nos parece que la carta acepta todas y cada una de las iniciativas que Albion Patterson y otros representantes del gobierno de los Estados Unidos plantearon en las reuniones previas.

 

En síntesis, como hemos señalado, este sería un ‘Programa Geopolítico de los Estados Unidos en América Latina’, en su objetivo fundamental de consolidación de los Estados Unidos como potencia hegemónica, en la coyuntura económica mundial, de disputa por la hegemonía con la Unión Soviética en los años de la Guerra Fría. Además, crear un antídoto a la influencia de la CEPAL en Chile y en América Latina.

 

Implementación del Convenio Universidad de Chicago-Universidad Católica de Chile.

 

El Punto Cuarto de la Administración de Cooperación Internacional de los Estados Unidos, suministrará los fondos a la Universidad de Chicago para que celebre un Convenio con el Departamento de Economía de la Universidad Católica.

 

El Convenio contempla cuatro compromisos fundamentales para implantar en Chile la alternativa económica, teórica y práctica opuesta a la que se estaba desarrollando: (Fontaine Aldunate, 1988: 23 y 24)

 

Primero: La presencia de profesores norteamericanos en Chile,

Segundo: La creación de un Centro de Investigaciones Económicas, bajo la dirección de profesores del Departamento de Economía de la Universidad de Chicago, en la Facultad de Economía de la Universidad Católica.

Tercero: La selección de becarios chilenos para perfeccionar sus estudios en la Universidad de Chicago

Cuarto: La realización de investigaciones acerca de la realidad económica chilena

 

1955. Primera etapa del Convenio. La presencia de profesores norteamericanos en Chile

 

En junio de 1955, una misión de cuatro destacados académicos del Departamento de Economía de la Universidad de Chicago vienen a Chile a realizar una evaluación de la situación académica de la Facultad de Economía de la Universidad Católica.

 

La misión estuvo encabezada por: T.W Shultz, Presidente del Departamento de Economia de la Universidad de Chicago y futuro Premio Nobel de Economía. También fueron parte de la misión: Earl J. Hamilton, Catedrático de Historia de la Economía; Arnold Harberger, futuro Decano de Economía de Chicago y que será el principal maestro y padre espiritual de los becarios chilenos; y, Simón Rotternberg, Catedrático. (Fontaine Aldunate, 1988: 24)

 

Esta misión se reúne con autoridades de la Universidad Católica y con miembros del Comité de Cooperación, compuesto por empresarios y figuras públicas y entregan un informe con las responsabilidades que tendrían ambas universidades, y el Programa Punto Cuarto proporcionaría inicialmente US$ 350.000 a la Universidad de Chicago y participaría en la supervisión y organización de las operaciones. Los días 29 y 30 de marzo de 1956, se celebran los Convenios: Punto Cuarto- Universidad de Chicago; y , Universidad de Chicago-Universidad Católica. El primer plazo será de tres años, hasta marzo 1959. Posteriormente se prolonga por dos años más, hasta marzo de 1961.(Valdés, 2020: 170)

 

 

 

 

1956, Segunda etapa del Convenio. Creación del Centro de Investigaciones Económicas.

 

Del Departamento de Economía de la Universidad de Chicago vienen a trabajar al Centro de Investigaciones Económicas de la Facultad de Economía de la Universidad Católica, los siguientes destacados académicos: A Harberger, Ph. D en Economía de la Universidad de Chicago; Simón Rottenberg Ph.D. en Economía de la Universidad de Harvard; Martin Bailey, Ph.D. en Economía de la John Hopkins University; Tom E. Davis, Ph. D. de la John Hopkins University.       

 

1956. Tercera etapa del Convenio. La selección de becarios chilenos para perfeccionar sus estudios en la Universidad de Chicago

 

Sergio De Castro es uno de los primeros becarios seleccionados. Estudian con De Castro: Florencio Fellay y Víctor Oxenios, de la Universidad Católica y Carlos Clavel, Carlos Massad y Luis Fuenzalida de la Universidad de Chile. Luego, Ernesto Fontaine y Pedro Jestanovic.

 

Es necesario señalar que la característica académica de la Universidad de Chicago encabezaba desde años atrás la resistencia contra el ideario keynesiano en economía y por eso se orienta a la política económica bajo la orientación teórica de Milton Friedman.

 

“Los economistas de Chicago salen artillados para la acción sobre la base de una teoría amplia y profunda […] El perfil intelectual de los llamados Chicagos Boys, corresponde a los rasgos anotados, que son cumunes a la conducta y a la formación de todos ellos” (Fontaine Aldunate, 1988: 25)

 

Sergio De Castro, el principal Chicago Boy y un breve historial académico.

 

En 1956, como primer becario de la Universidad Católica va a la Universidad de Chicago a realizar sus estudios de post grado y regresa a Chile en 1958, como Master en Economía. Se avoca de lleno a la Escuela de Economía de la Universidad Católica. “No se encontrarán en él la cultura y la universalidad […] en De Castro valen la fuerza de su carácter, el rigor perseverante de sus objetivos y la devoción al poder. No a la figuración ni a los honores. Si al doblegamiento de la voluntad de los demás; a la realización de una gran tarea a través de y por hombres que él conduce. “En el mundo hay programadores y programados”, dice De Castro en alguna oportunidad. “Ciertamente él no ha estado nunca entre los programados”. (Fontaine Aldunate, 1988: 26)

 

En la universidad De Castro destaca, “Por su seguridad intelectual, su claridad didáctica y su adhesión sin vacilaciones a lo que aprendió en la Universidad de Chicago […]. De Castro y un economista joven examinan el trabajo de un estudiante. El resultado es correcto. Aunque no lo es en el desarrollo teórico. De Castro señala: ‘está mal’. El otro economista: Sí, está mal, pero en la práctica acierta. Yo lo trataría con benevolencia”. De Castro.”Que no se te olvide nunca cuando la teoría y la práctica están en desacuerdo, quiere decir que la práctica está mal” (Fontaine Aldunate, 1988: 26)

 

En la década de los sesenta, en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Católica conviven la Escuela de Economía y de Sociología. En Sociología, se genera una fuerte corriente crítica con influencias del marxismo y se produce una acentuación de las actividades políticas. En Economía se abstienen de la política y desarrollan sus actividades fuera de la crítica social.

 

El Presidente Alessandri, de derecha, ingeniero civil y empresario, (1958-1964) y reconocido como un importante estadista y político, lideraba un modelo de desarrollo industrial empresarial sobre la base de la ISI, fue duramente criticado en un artículo de Sergio De Castro, lo que significó un fuerte llamado de atención a la Universidad Católica y ésta, a De Castro. Molesto De Castro, no aceptó las críticas, abandona la Universidad. Regresa en 1962 a la Universidad de Chicago a hacer su Doctorado. (Fontaine Aldunate, 1988: 28).

 

En 1965 acepta el ofrecimiento “para que se haga cargo del Centro de Investigaciones de la Facultad, organismo que han formado los profesores norteamericanos como núcleo básico de la transformación de la escuela y que permanece como grupo avanzado de la investigación” (Fontaine Aldunate, 1988: 28)

 

A fines de 1965, recibe el nombramiento de Decano de la Facultad de Economía, y junto a Pablo Baraona, que desde 1964 era Director de la Escuela de Economía, forman una “collera poderosa” [Evoca el ‘Rodeo’, deporte ecuestre del campo chileno], debido al origen de Baraona como hijo de un propietario agrícola. Ambos Chicago Boys fueron ministros de las áreas más importantes en la Dictadura.

 

Los Chicago Boys y sus primeras incursiones en la política chilena, 1960-1966.

 

En el documental “Chicago Boys”, se relata que el entonces Presidente Jorge Alessandri (1958-1964), de derecha, invitó a los Chicago Boys a La Moneda para que le expusieran su “Plan Neoliberal” -posteriormente conocido como “El Ladrillo”-, para conocer nuevas medidas para resolver problemas económicos de su gobierno. La reacción del Presidente Alessandri, partidario de la corriente económica estatista, le pidió a uno de sus ministros: ¡Sáquenme a. estos locos de aquí! (Fuentes, et al, 2015)

 

Posteriormente en 1966, participan en los estudios de un programa para las próximas elecciones presidenciales del año1970, que lleva como candidato de derecha a Jorge Alessandri. “Esta es la primera vez que los titulados en Chicago, que postulan una economía abierta, con libertad de precios internos y aranceles externos bajos o cero, se enfrentan con las cabezas pensantes de los capitanes de la industria, crecidos al amparo de la sustitución de importaciones”. (Fontaine Aldunate, 1988: 32)

 

Es a partir de esta incursión de los Chicago Boys en la arena política chilena de derecha, en que se abren grietas profundas entre ellos. Los empresarios derechistas “Combaten con talento a este semi desconocido extremismo económico”. Como consecuencia de esos encuentros, “ la línea divisoria entre ellos y los hombres de la generación industrial de los años cincuenta queda trazada” (Fontaine Aldunate, 1988: 32)

 

Las bases de operacón de los Chicago Boys en la década de los sesenta y hasta 1973.

 

“En los años sesenta, la vitalidad del marxismo, el aura de la Revolución Cubana, y la percepción de que se atraviesa por una crisis política-económica y el país se acerca a una encrucijada de importancia histórica, genera demandas, en distintos sectores, por soluciones económicas nuevas. Esto les ayuda a definir su papel y a tender puentes que le permiten echar raíces en la sociedad chilena” (Fontaine Talavera, 1992: 95)

 

Las bases de operación:

Primera base: La Facultad de Economía de la Universidad Católica. Ésta, concentra la atención en la docencia, afirmando que los mercados libres representan una nueva forma de economía y que hay que romper con lo que ha sido la tradición de la economía chilena desde la Gran Depresión: romper con la alta participación del Estado en la economía, con el alto proteccionismo y con el desarrollo de la industria nacional, como parte del desarrollo hacia adentro por sustitución de importaciones.

 

El libro de Milton Friedman, ‘Capitalismo y libertad’, es la guía, aún teniendo conciencia que dadas las condiciones políticas en Chile, la relación capitalismo y libertad aparecen como improbables. En dicha Facultad se produce una mutación académica completa, en el área de economía y también en administración. “ Surgió así un nuevo tipo de ejecutivos de empresas con sólida formación en finanzas y administración, como en macroeconomía” (Fontaine Talavera, 1992: 95)

 

Segunda base: El Banco Central. Durante el Gobierno de Eduardo Frei Montalva, (1964-1970), el Banco Central presidido por Carlos Massad y Jorge Cauas como Vicepresidente, contó con la asesoría de Arnold Harberger. En las dependencias del Banco se desarrollaron encuentros de veinte a treinta economistas de la Universidad Católica y de la Universidad de Chile con estudios en la Universidad de Chicago. De esta manera se reunieron economistas de la derecha chilena y de la Democracia Cristiana. Estos últimos carecían de sostén político, ya que en dicho partido estaba en boga el comunitarismo y la autogestión. Además, con el liderazgo progresista de Radomiro Tomic al final del período presidencial de Frei, estos economistas demócrata cristianos de “Libre Mercado”, estaban bloqueados transitoriamente. (Fontaine Talavera, 1992: 96).

 

Tercera base: Los Pirañas. Grupo minoritario pero influente de jóvenes empresarios asesorados por el Chicago Boy, Manuel Cruzat, que logran sorpresivamente el control del Banco Hipotecario, y se lanzan a un proyecto empresarial agresivo, que concluyen que los activos del Banco valen más que el valor de la Institución. Este enfoque financiero ‘da frutos’. Apuestan a la apertura y a la liberalización de los mercados e incorporan a sus empresas a los mejores egresados de los Chicago Boys y de los formados por ellos.

“ Su expansión se detiene con el triunfo de Allende. Para no presentar un frente común se separan […] El golpe militar los encuentra preparados. Desde entonces [1973] y hasta la crisis de 1981-1983 serán el motor de la economía” (Fontaine Talavera, 1992: 98)

 

Cuarta base: El periódico El Mercurio. Según Arturo Fontaine Talavera, “ a mucha distancia el medio de comunicación más influyente del país” (Fontaine Talavera,1992: 96)

 

Estimamos que es mucho más que eso. El Mercurio se ha constituido en ‘El Cuarto Poder’. En Chile jugó un rol fundamental antes del Golpe, en la preparación del Golpe, en el Golpe Cívico-Militar, a la fecha 2021, y para el futuro de Chile. Por esto, consideramos necesario e importante recordar algunos de los principales hechos de las relaciones de El Mercurio con Estados Unidos, con militares golpistas chilenos y con los Chicago Boys.

 

 

 

 Agustín Edwards, propietario de ‘El Mercurio’ y su estrecho vínculo con los gobiernos de los Estados Unidos.

 

La familia Edwards, propietaria de El Mercurio, desde casi un siglo, como primer periodico nacional juega un papel primordial en la conformación de la opinión pública, en el desarrollo económico, político y social de Chile. Por esto, en este documento destacamos algunas de las principales actividades y hechos que así lo demuestran.

 

“Así los Agustines han heredado, generación por generación, el amor correspondido hacia la plata, las finanzas bien comprendidas, las haras de caballos, los diarios periódicos y la publicidad que satisface las vanidades ajenas, manteniéndose ellos en relativa sombra que sacia su íntimo orgullo” (Uribe, 2011:11)

 

“Ningún Agustín Edwards en sus negocios y en su auténtica vida […] ha hecho de alma y de facto pacto con la nación. En cambio sí lo hicieron hasta los años veintitantos con la Gran Bretaña, imperio mayor hasta entonces, y luego con el mayor imperio, los Estados Unidos, desde entonces. El más poderoso desde que en la historia del mundo hay imperios y, por ende, el más peligroso para el país pequeño y débil, Chile, al que los norteamericanos están desnacionalizando aceleradamente”. (Uribe, 2011: 15)

 

“Y apenas menos (pero los intereses de El Mercurio se reflejan en como desempeñó, verbigratia, la presidencia de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP), sus. entendimientos con poderes norteamericanos y sus servicios a ellos”. (Uribe, 2011: 16)

 

Para Agustín Edwards, “el diario El Mercurio y su cadena, […] constituye el centro de la plataforma de su vida, más que empresas, como fue la Compañía de Cervecerías Unidas, por ejemplo, o el Banco A. Edwards, o la agricultura en el campo, o la navegación en yate, o la crianza de caballos, etc. Presumiblemente junto con su familia directa El Mercurio es lo fundamental para él”. (Uribe, 2011: 16)

 

“¿Desde qué época el servicio de inteligencia central norteamericana consideró que este Agustín sería un asset para la CIA? Asset es un recurso que sirve para transmitir, según su leal entender- leal hacia USA-, informaciones reservadas, oportunamente, dado que goza de acceso privilegiado a ellas, y está en condiciones de sugerir planes de acción en el campo de sus propios intereses. El gobierno de Estados Unidos compensa esto en momentos de crisis”. (Uribe, 2011: 22. Énfasis originales y negritas son nuestras)

 

“¿Cómo? Compartiendo sus datos con el asset, financiando sus empresas si es necesario para el objetivo mutuo, aceptando sus sugerencias en el mismo entendido. El Mercurio publica los artículos que la CIA le entrega” (Uribe, 2011:22)

 

“El asset no es un agente ni un funcionario del servicio de inteligencia. Mucho menos es remunerado regularmente. Se trata de un contacto superior de la agencia disponible para ella y consciente de sus servicios especiales con ella. En numerosos libros y documentos de casos pasados se revela que assets han sido presidentes de sus países, jefes de gobierno y Estado” (Uribe, 2011: 23. Énfasis original)

 

“En nota al pie de página de un documento oficial de Estados Unidos hace 30 años se dice -el documento fue publicado-: “Mr. Agustín Edwards is the principal CIA asset in Chile”. En esa época…¿y hoy? ” (Uribe, 2011:23.(Énfasis original, negritas nuestras)

 

Kissinger en sus Memorias señala la participación de Agustín Edwards en la candidadura de Allende en 1970: “Para entonces Nixon había asumido un papel personal. Había sido impulsado a actuar el 14 de septiembre -de 1970- por Agustín Edwards, el editor de El Mercurio, el periódico chileno más respetado que había venido a Washington a advertir cuáles serían las consecuencias de la toma de Allende”(Millas, 1996: 91)

 

“El Mercurio por cien años ha sido más que partidos políticos y otras instituciones, el estado mayor de las “ clases” pudientes o, más bien de la casta que ha dirigido y domina el país” (Uribe, 2011: 17. Énfasis y negritas nuestras)

 

Agustín Edwards y sus estrechas relaciones con los Chicago Boys y con los militares golpistas.

 

En 1964, El Mercurio apoyó abiertamente a Frei Montalva oponiéndose a Salvador Allende. La implementación de la Reforma Agraria y los avances de las organizaciones sociales en el campo y las ciudades, impulsadas por el gobierno de Frei con el apoyo de los partidos marxistas, y la creciente influencia del socialismo en la Democracia Cristiana, llevaron a “El Mercurio” a asumir una posición crítica. Preveén “una confluencia entre los los partidos marxistas y buena parte de la Democracia Cristiana en torno a un tipo de sociedad socialista. (Fontaine Talavera, 1992: 96)

 

Para enfrentar la confluencia de las fuerzas allendistas, y la izquierda Demócrata Cristiana, “El Mercurio llama a varios Chicago Boys para que se incorporen como redactores de la página Editorial, y desarrollen, además, una Sección Económica.” “Incorporan a la línea Editorial planteamientos que vinculan el sistema de propiedad privada, la libertad de expresión y la democracia.” (Fontaine Talavera, 1992: 97)

 

Agustín Edwards recluta a un destacado ex oficial de la Marina, Hernán Cubillos, quien junto con Emilio Sanfuentes, economista de Chicago crean un Centro de Estudios para constituirse como el primer think thank liberal chileno, que denominaron CESEC. (Fontaine Talavera, 1992: 98).

 

En 1968 Agustín Edwards, junto a Hernán Cubillos, crean ‘La Cofradía Náutica del Pacífico Austral’. Pertenecen a dicha Cofradía, oficiales activos de alto rango: José Toribio Merino, [Futuro integrante de la Junta Militar en representación de la Armada], Patricio Carvajal y Arturo Troncoso, entre otros, que jugaron importantes roles en la organización y concreción del Golpe Cívico Militar de 1973.

 

Una de las principales actividades de los economistas de Chicago se orientaron a participar en la elaboración del Programa Presidencial del candidato derechista Jorge Alessandri para las elecciones de 1970. “Aquí surgen choques entre los partidarios de abrir la economía rápidamente y los empresarios alessandristas tradicionales, habituados a operar en mercados protegidos”. En CESEC no logran imponerse en la campaña de Alessandri. “La penetración de los Chicago Boys era superficial aún dentro de la derecha” (Fontaine Talavera, 1992: 98)

 

Sin embargo, “ Tres años más tarde será el gobierno militar el que, contrariando a los empresarios tradicionales y al alessandrismo, optará por un plan de CESEC: “El Ladrillo”. En el medio estuvo, claro, la Unidad Popular” (Fontaine Talavera, 1992: 99)

 

Los Chicago Boys durante el Gobierno de Allende.

 

A principios de 1971, se pide a los Chicago Boys “Un estudio global de la situación económica, en la esperanza de que las cifras demuestren que Allende debe estar caído a fines de ese año. Con gran desconsuelo de los que encargaron el estudio las cifras no dicen tal cosa.” (Fontaine Aldunate, 1988: 33)

 

En 1971, primer año del gobierno de Allende, los resultados económicos y sociales fueron extraordinariamente positivos. “La economía vivió un período sin precedentes […]. El PGB creció 8.0% en 1971, más del doble que el 3,6% de 1970. Es la tasa anual más alta desde 1950. La inflación bajó desde 36,1% en 1970 a 22,1 % en 1971. El desempleo disminuyó desde 5,7% a 3,8% en los mismos años”(Meller, 1996: 118 y 137).

 

Los Chicago Boys siguen evaluando y analizando el desempeño de la economía durante la Unidad Popular en documentos de divulgación restringida, solo a académicos y empresarios afines. Para llegar a sectores más amplios, crean en 1971 la Revista ‘Qué Pasa’ y Sergio De Castro es el redactor económico. Los Chicago Boys escriben las Editoriales Económicas, de El Mercurio en las que desarrollan el ideario del neoliberalismo en forma reiterada y sistemática. Sergio De Castro, es el líder intelectual en las publicaciones Editoriales y encargado de la Columna Económica. (Fontaine Aldunate, 1988: 34)

 

“A mediados de 1972, coordinados desde CESEC, los economistas de Chicago y otros afines inician el estudio de un Plan de Gobierno. El supuesto es que Allende va a caer. Para algunos, la existencia del Plan y de un grupo técnico preparado facilitará el proceso de toma de decisiones dentro de las Fuerzas Armadas. Es lo que indican los contactos, que sobretodo con la Marina tiene hombres como Hernán Cubillos y Roberto Kelly, otro ex marino que trabajaba en el Grupo Edwards. Los dirigentes empresariales, que tienen sus propias vinculaciones con miembros de las Fuerzas Armadas comparten el mismo diagnóstico”.(Fontaine Talavera, 1992: 99)

 

En los tres años del Gobierno de Allende, los Chicago Boys asesoran a la Sociedad de Fomento Fabril, SOFOFA, y posteriormente a la poderosa ‘Confederación de la Producción y el Comercio’, CPC, que reúne a las organizaciones empresariales de los agricultores, mineros, industriales, comerciantes y empresas constructoras. “La Confederación organizará los grandes paros de octubre de 1972 y el paro escalonado de agosto de 1973 que terminó con la caída de Allende” (FontaineTalavera, 1992: 99)

 

“El Ladrillo”. Plan de Gobierno preparado por los Chicago Boys.

 

Este Plan de Gobierno lo denominaron “El Ladrillo”, ya que parecía un ladrillo por su forma y tamaño de 189 páginas. Contiene un diagnóstico, luego 13 capítulos sobre políticas específicas que abarcan políticas de descentralización, de comercio exterior, de precios, monetaria y fiscal, tributaria, de mercado de capitales, de previsión y seguridad social, de distribución del ingreso, de educación, de inversión extranjera, del área social, del área agrícola e industrial. Este programa es para el corto, mediano y largo plazo.

 

En su Prólogo se señala que el documento hace abstracción de las restricciones políticas que pudieran existir si se aplica lo diseñado. Hace posible “realizar una síntesis clara de los aspectos económicos fundamentales que debería considerar cualquier política de gobierno” (Fontaine Talavera, 1992: 100).

 

El documento afirma que, “La actual situación se ha ido incubando desde hace largo tiempo y ha hecho crisis porque se han extremado las erradas políticas económicas bajo las cuales ha funcionado el país desde la crisis de los años treinta”. (Fontaine Talavera, 1992:100)

 

Se insiste en las ventajas de un “cambio radical”, en la necesidad de entender el programa como un todo ya que no es aplicable por parcialidades. Se propone como meta que bastarán 10 años con políticas económicas racionales que logren un 7,0% anual para duplicar el Producto Nacional.

 

El Ladrillo, se puede asumir como el documento fundacional de la transformación de la política chilena a partir de 1973. Varios ejemplares fueron distribuidos previamente a altos mandos de las Fuerzas Armadas. A partir de los primeros días del Golpe Cívico-Militar, los Chicago Boys participaron activamante en diferentes ministerios e instituciones del Estado chileno.

 

 Sergio De Castro fue designado asesor del General González, Ministro de Economía a días del Golpe, y como primera medida, sorprendiendo a los militares sugirió que se decretara la libertad de precios, lo que se concretó a escasos días del Golpe Militar. La

libertad de precios aceleró aún más la eliminación del desabastecimiento, pero también gatilló un aumento de la inflación en los últimos meses de 1973. Hasta septiembre de 1973, la inflación en doce meses fue de 286% y creció adicionalmente en los primeros meses de la dictadura alcanzando en diciembre 508%. (Banco Central de Chile, 2020 )

 

“De Castro [se transforma] en el epicentro de las decisiones económicas. Luego se desempeñará con energía y abnegación en el Ministerio de Economía (1974-1976) y de Hacienda (1976-1982)”. (Fontaine Talavera,1992: 101)

 

En abril de 1975, el Ministro de Hacienda, Jorge Cauas propone el “Plan de Recuperación Económica”, el que es aceptado por la Junta Militar. Entre otras medidas propone un fuerte ajuste fiscal para detener la inflación, con disminución del 15% del gasto en moneda nacional y una disminución del 25% en moneda extranjera. Estas medidas han sido conocidas como el ”Plan de Shock”, medidas que fueron recomendadas en la Conferencia que Milton Friedman impartió en su visita a Chile en marzo de 1975. (Friedman, 1975).

 

José Piñera Echeñique, reconocido por concretar las medidas más radicales, una vez superado el Plan de Shock.

 

En primer lugar, como Ministro del Trabajo y Previsión Social elaboró el Plan Laboral (1979), que en síntesis consiste en fortalecer la posición de los empresarios y debilitando en grado extremo la situación de los trabajadores y del movimiento sindical.

 

En segundo lugar, elaboró la Reforma Previsional (1980), basado sólo en el ahorro forzoso individual de los trabajadores, fondos que pasaron a ser administrados por las Asociaciones de Fondos de Pensiones, AFP, también diseñadas por él. Estos fondos se transforman en la principal fuente de recursos de las inversiones de los grandes grupos empresariales. Sin embargo, tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros siguieron con su sistema previsional anterior, muy especial y muy favorable en comparación con las pensiones que actualmente entregan las AFP.

 

En tercer lugar, inició la privatización del Sistema Público de Salud, creando las ISAPRES, institución de salud privada, que compite con el Sistema Público de Salud, FONASA. En la práctica, se ha fortalecido a las ISAPRES en desmedro de FONASA.

 

En cuarto lugar, como Ministro de Minería, fundamenta la desnacionalización del cobre afirmando que el cobre quedaría obsoleto. Concluye por tanto, que era necesario explotar la mayor cantidad de cobre en el menor tiempo posible. Y, que por el carácter subsidiario del Estado, afirma que solo las grandes mineras mundiales podrían iniciar exploraciones y explotaciones de los nuevos y ricos yacimientos de cobre. Para incentivar al capital privado, especialmente extranjero, era necesario entregarles la máxima seguridad. Con este fin crea la “Concesión Plena”, que entrega en propiedad privada los nuevos y ricos yacimientos de cobre a la inversión extranjera, otorgándoles más y más amplias garantías que la propiedad privada tradicional.

 

Como broche de oro, José Piñera sintetiza las transformaciones económicas del capitalismo neoliberal, que denominó “ Las Siete Modernizaciones”.

 

Las Siete Modernizaciones, la Constitución de 1980 y las Leyes con Rango Constitucional.

 

Las profundas transformaciones económicas de la dictadura, fueron calificadas con palabras que sugieren transformaciones positivas. Sin embargo, ‘Las Siete Modernizaciones’, en realidad, están orientadas a beneficiar a las empresas, creando graves problemas sociales a la mayoría de los chilenos. Éstas, son las bases fundacionales del capitalismo neoliberal, están presentes en la Constitución de la dictadura de 1980 y en “El Ladrillo”.

 

A continuación, y en forma sintética presentamos nuestra interpretación de las ‘Siete Modernizaciones’ elaboradas por José Piñera:

 

El Libre Mercado. Fundamento principal de la organización económica y social de Chile. Se afirma que una economía fundada en el intercambio voluntario en el mercado tiene en su seno el potencial necesario para promover la prosperidad y libertad humana. El libre mercado puede coordinar las actividades económicas de millones de personas, que buscando cada una de ellas maximizar su propio interés, se logra el máximo beneficio universal.

Estado Subsidiario: Disminuir al máximo el papel del Estado: Privatización y desnacionalización de las empresas del Estado y de los recursos naturales de Chile. El Estado solo puede desarrollar aquellas actividades que no la puedan emprender los privados: Defensa, Seguridad Pública, Asistencia Social.

Disminución del Gasto Social: Privatización de la Educación; Salud; Vivienda y Previsión. Todo se transforma en mercancía y negocios privados.

Reforma Tributaria, que incentive la inversión de las empresas. disminución del impuesto a las ganancias empresariales. Impuesto al Valor Agregado, -IVA-, como la fuente de recursos más importantes para el Presupuesto del Estado.

Libre Comercio y Apertura al Capital Extranjero. Disminución de los aranceles que protegían a la industria nacional y promoción de Tratados de Libre Comercio. Incentivo a la Inversión Extranjera, más y mejores garantías que a las empresas nacionales.

Desregulación Laboral. Eliminación de la Legislación Laboral que protegía a los trabajadores y a sus organizaciones sindicales

Protección y Promoción a la Propiedad Privada. Otorgar propiedad privada a través concesiones de los Recursos Naturales: Cobre, Salitre, y otros minerales, Tierra, Industria Forestal, Recursos del mar, y el Agua.

 

Estas ‘Siete Modernizaciones’, las asimilamos como ‘Perversiones’, constituyen lo que ha sido una ‘Contra Revolución’ para destruir las transformaciones económicas, sociales y políticas de los gobiernos de Frei Montalva y de Salvador Allende y reinstalar el capitalismo baja la forma de ‘Capitalismo Neoliberal’.

 

Para finalizar reproducimos a modo de síntesis y en una visión panorámica en el tiempo, el documento que publicamos en el Boletín Nº 50. Nuestra América XXI. Desafíos y Alternativas. Grupo de Trabajo de CLACSO, ‘Crisis y Economía Mundial’ y en www.lemondediplomatique.cl, 29 de noviembre 2020. Incorporamos un breve agregado sobre el financiamiento de la pandemia.

 

CHILE: PLEBISCITO 25 DE OCTUBRE DE 2020

ORIGEN, IMPACTO Y PERSPECTIVAS.

Graciela Galarce

 

Chile era “un ejemplo a seguir”. Sin embargo, Chile rechazó al neoliberalismo y a la Constitución de Pinochet con un 80% en el Plebiscito del 25 de octubre. “No son treinta pesos [alza pasaje del Metro], son treinta años desde el triunfo del “Plebiscito de 1988” del NO a Pinochet, a los siete gobiernos post dictadura a partir de 1990 con la promesa “La Alegría ya Viene”, que nunca llegó. También son casi 50 años del neoliberalismo que se inició en 1973 con el Golpe Militar.

A inicios de la década de los cincuenta, Estados Unidos para ampliar su hegemonía en América Latina, planificó y diseñó un prioritario plan estratégico para insertar la corriente académica neoliberal. Eligen Chile por su sólida democracia, la fuerza creciente de izquierda que había frenar, y que en Chile estaba la sede de la CEPAL que postulaba una economía con fuerte participación del Estado. Arturo Fontaine Talavera señaló: ¡Se quería enfrentar al león en su propia cueva! Nosotros agregamos: ¡Había que preparar en Chile el antídoto a la CEPAL!

Crearon varios programas: El “Instituto de Asuntos Interamericanos de los Estados Unidos en Chile”; “Chile Project”, para financiar la enseñanza económica y becas de intercambio; La “Administración para la Cooperación Internacional”, ICA que seleccionó para un convenio académico la Universidad de Chicago y la Universidad Católica.

La Universidad Católica firma el convenio en 1955 que comprometía cuatro temas: La presencia de profesores estadounidenses en Chile; la creación de un Centro de Investigaciones Económicas; la selección de becarios chilenos para perfeccionar sus estudios en la Universidad de Chicago; la realización de investigaciones acerca de la realidad económica chilena.

Con el Golpe Militar de 1973 en Chile se inicia el Neoliberalismo. Thatcher en 1979 y Reagan en 1981. Se inicia una nueva etapa de la economía mundial: Neoliberalismo y Globalización.

El Pecado original del Neoliberalismo, es que fue impuesto por la fuerza de las armas. Los militares golpistas formados en la doctrina de Seguridad Nacional, sin proyecto económico. Los Chicago Boys aportaron el proyecto económico neoliberal plasmado en su libro El Ladrillo. Con Seguridad Nacional y Neoliberalismo promueven una contra revolución al Tránsito Pacífico al Socialismo de Allende para eliminar el marxismo. “Cuando la teoría y la práctica están en desacuerdo, quiere decir que la práctica está mal” y hay que cambiar la realidad de raíz, afirmó Sergio De Castro, Chicago Boy, Arquitecto del ‘Modelo Económico Chileno’.

Para cambiar la realidad, José Piñera, elaboró Las Siete Modernizaciones, bases del capitalismo neoliberal y de la Constitución pinochetista de 1980, medidas contra los trabajadores y a favor del capital.

Las Siete Modernizaciones: Libre Mercado; Estado Subsidiario; Disminución del Gasto Social; Reforma Tributaria; Libre Comercio y Apertura al Capital Extranjero; Desregulación Laboral; Propiedad Privada.

A partir de 1983 crecientes marchas fuertemente reprimidas con decenas de muertes que demandaron: Renuncia de Pinochet, Asamblea Constituyente y Gobierno de Transición. La dictadura en 1987 se vio obligada a dialogar con dirigentes de partidos políticos que plantearon las demandas. Finalmente negociaron en los marcos de la Constitución, el Plebiscito del 5 de octubre de 1988. Si: Seguía Pinochet; NO: NO Seguía Pinochet y se llamaba a elecciones presidenciales. Ganó el NO con la consigna La Alegría ya Viene.

Los gobiernos post dictadura han aceptado y profundizado el neoliberalismo. En 1992, Arturo Fontaine afirmó: “Los intelectuales de tradición socialista se identifican cada vez más abiertamente con el liberalismo […] deben empeñarse en convencer a sus partidarios de que la economía capitalista que repudiaron en las urnas no solo es buena para el país, sino que es la de ellos […] Concluye: “Si aceptan el neoliberalismo y los empresario les dan la bendición, el “pecado original” de la transformación capitalista chilena habrá quedado ‘políticamente redimido’ ”.

El neoliberalismo en Chile, es el más profundo y más prolongado a nivel mundial. En lugar, de La alegría ya viene: gran concentración del ingreso y riqueza con elevados niveles de pobreza e incertidumbre. El pecado original no se ha redimido para el pueblo.

Estallido Social, Rebelión y Plebiscito

Previo al Estallido Social masivas manifestaciones: Estudiantes, Trabajadores, Pobladores, Ambientalistas, Feministas, Diversidad sexual, Pensionados (No +AFP); Pueblo Mapuche, etcétera.

El Estallido Social transformado en Rebelión es muy diferente y sensible a problemas individuales y globales; Pensiones miserables; Endeudamiento de familias y estudiantes. Se indigna con la corrupción generalizada de las instituciones del Estado, de las empresas y su colusión con los partidos políticos. Indignación con: Empresas que corrompen partidos políticos; Robos en las Fuerzas Armadas, Corrupción en las Iglesias; Montajes de la Inteligencia del Estado contra el Pueblo Mapuche; etcétera.

La Rebelión es auto convocada, sin dirigentes ni voceros. Se replican las movilizaciones en lugares estratégicos a lo largo del país. En Santiago la Plaza Baquedano, es denominada Plaza de la Dignidad en respuesta al trato indigno recibido por décadas. Cada viernes flamean banderas chilenas y del Pueblo Mapuche.

Las masivas manifestaciones de más de un millón doscientas mil personas en Santiago han dado la vuelta por el mundo. Se exige la renuncia de Piñera y una ’Asamblea Constituyente’. Cabildos y Asambleas en diferentes comunas del país apoyan las demandas.

A inicio del Estallido Social Piñera afirmó: “Estamos en guerra con un enemigo muy poderoso”. Brutal represión: muertes, heridos, agresiones sexuales; 400 personas con daño ocular y dos de ellos han quedado ciegos, cientos de presos políticos. Los movimientos sociales han sido infiltrados por agentes del Estado. A 10 meses del Estallido se desconocen los autores de incendios simultáneos de Estaciones del Metro.

La Mesa Social: La CUT, gremios del sector público, pobladores, mujeres, etc., han organizado movilizaciones menos masivas. El 12 de noviembre de 2019 convocaron un Paro Nacional que tuvo diferentes evaluaciones.

Piñera, con 8% de aprobación pidió al Congreso un Acuerdo Nacional. El Congeso aprobó el Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución el 15 de noviembre de 2019. El Acuerdo fijó el itinerario de dos años para redactar y aprobar una nueva Constitución, Todo se regirá por la Constitución pinochetista y por los 2/3 para cada ítem. Se respetarán todos los Tratados Internacionales, incluyendo los múltiples TLC.

A través del Acuerdo, el gobierno se apropió de las demandas de las movilizaciones y cambió “Asamblea Constituyente”, que es Soberana, por “Convención Constituyente”, que se rige por la Constitución pinochetista.

Síntesis del Financiamiento de la Pandemia en 2020.

 

El neoliberalismo extremo que ha caracterizado el comportamiento de las políticas económicas de los gobiernos en Chile desde 1973, se ha manifestado con mayor elocuencia y frialdad para enfrentar los graves problemas que ha generado la pandemia. En efecto, el gobierno del presidente Piñera ha afirmado que no se contaba con recursos suficientes para apoyar a los trabajadores y sus familias ante el masivo desempleo generado por la pandemia.

 

Sin embargo, un estudio solicitado por el Colegio Médico, a un grupo de destacados economistas, demostró que el gobierno cuenta con Fondos Soberanos, formados por varios años con excedentes del cobre destinados a apoyar situaciones de emergencia nacional. Además, Chile cuenta con una gran capacidad de endeudamiento externo avalado por los recursos del cobre.

 

No obstante, el gobierno de Piñera planteó y promovió que los trabajadores retiraran sus Fondos de Cesantía. Dado que esta medida no resolvió la cada vez más grave situación de los trabajadores, éstos, apoyados por parlamentarios de oposición, solicitaron el retiro del 10% de sus propios fondos de pensiones, administrados por las AFP. Fueron largas y duras negociaciones, en las que el gobierno y el oficialismo asumieron el papel de defensa” de las AFP aduciendo que las empresas se verían afectadas por la disminución de estos fondos para el futuro desarrollo del país.

 

El gobierno, a goteo en forma ineficiente y ex temporánea desarrolló varias formas de apoyo financieros y ha repartido cajas de mercaderías, con productos asumidos por ellos como de primera necesidad, violando su principio fundacional, libertad de elegir en lugar de entregar bonos para que cada persona ejerza su derecho de acceder al libre mercado.

 

En síntesis, el gobierno espera usar los Fondos Soberanos para apoyar a las empresas y ha entregado, acumulado a diciembre de 2020, aproximadamente cinco mil millones de dólares. En tanto, los trabajadores con sus Fondos de Cesantía y con dos retiros del 10% de sus Fondos de Pensiones, han aportado en total, aproximadamente veinticinco mil millones de dólares, cifra equivalente al 10% del PIB.

 

El Plebiscito del 25 de octubre de 2020 tenía dos opciones: Apruebo o Rechazo. Apruebo: Hacer una nueva Constitución; Rechazo: Seguir con la Constitución de 1980

Segunda consulta: quiénes redactarán la Nueva Constitución: Convención Constitucional 100% de ciudadanos elegidos.; Constitución Mixta: 50% de parlamentarios y 50% de ciudadanos elegidos.

Algunos planteaban que las reglas del Plebiscito del 25 de octubre eran una trampa. No obstante, una gran votación podría cambiar los amarres. El arrasador triunfo del Apruebo, 78,27% y Convención Constitucional, 78,99% se debió en gran medida a los jóvenes. En pandemia y voto voluntario votó el 50,9% . En las tres comunas ricas: Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea, ganaron el Rechazo y la Convención Mixta. Alli reside la elite que dirige el país. Desde el Plebiscito de 1988, la derecha retiene cerca del 40% electoral y la experiencia de las expropiaciones durante la UP y muchos de ellos votaron ’Apruebo’.

El domingo 25 de octubre fue un gran triunfo, pero sólo el primero de los dos años del proceso para una Nueva Constitución. Los partidos políticos, que cuentan con solo 3% de aceptación, actualmente han privilegiado otras elecciones. El plazo de inscripción de Constituyentes es el 11 de enero y las elcciones el 11 de abril. Si no se logra una gran votación, es fácil que el oficialismo con 1/3 tenga derecho a veto. La derecha con sus tres partdos se une fácilmente. En la oposición a Piñera hay muchos partidos difíciles de unir.

Los Constituyentes se elegirán entre los candidatos de cada partido político. Los candidatos a constituyentes independientes tienen muchas limitaciones. La Convención debe ser paritaria. En discusión cupos para pueblos originarios. [Posteriormente se acordó 17 cupos para los pueblos originarios dentro de los 150 Constituyentes]

El movimiento social chileno ha ayudado a a las movilizaciones de otros países de la región y se potencia con las movilizaciones en Colombia, Ecuador, Perú y con el reciente gran triunfo en Bolivia.

La tarea es elegir el 11 de abril más de dos tercios de constituyentes. Es difícil, pero esperamos que la victoria del Plebiscito se pueda repetir.

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA.

 

Banco Central de Chile, 2020. Estadísticas Económicas. Santiago.Chile. www.bcentral.cl

Chana, Julio 1955. Carta a Albion W.Patterson Director de Asuntos Interamericanos de los Estados Unidos en Chile, en Archivo Histórico Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago, Chile.

De Castro, Sergio.et al. 1992. El Ladrillo. Bases de Política Económica y el Presidente Pinochet. Editado por el Centro de Estudios Públicos, CEP. Santiago, Chile

Fontaine Aldunate, Arturo. 1988. Los Economistas y el Presidente Pinochet. Santiago, Chile. Editorial Ziz-Zag

Fontaine Talavera, Arturo, 1992. El Pecado original de la Transformación Capitalista Chilena, en Barry B. Levine (ed) El Desafío Neoliberal. El Fin del Tercer Mundismo en América Latina . Colombia, Editorial Norma.

Friedman, Milton, 1975. Bases para un Desarrollo Económico. Conferencia del 26 de marzo de 1975. Santiago, Chile. Fundación de Estudios Económicos. Banco Hipotecario. Santiago, Chile.

Galarce, Graciela, 2020. Chile. Plebiscito Octubre 2020. Origen, Impacto y Perspectivas. Boletín Nº 50. Nuestra América XXI. Desafíos y Alternativas. Grupo de Trabajo de CLACSO, ‘Crisis y Economía Mundial’. CLACSO, Buenos Aires

Meller, Patricio 1996. Un Siglo de Economía Política Chilena (1890-1990). Santiago, Chile. Editorial Andrés Bello

Millas, Orlando. 1992. Memorias 1957-1991.Una Digresión. Santiago, Ediciones ChileAmérica, CESOC.

Truman, Harry (1949) 2009. Harry Truman, Inaugural Adress. Estados Unidos. En

https: //www.bartley.com/ 124/ press53.html

Uribe, Armando, (2002) 2011. Carta Abierta a Agustín Edwards. Santiago, Chile. Editorial LOM

Valdés, Juan Gabriel. 2020. Los Economistas de Pinochet y La Escuela de Chicago en Chile. Santiago, Chile. Fondo de Cultura Económica

Ver Plaetse, Julián G. 1950 . El Punto Cuarto del Presidente Truman. Dialnet-ElPuntoCuatroRumboASurealizacionSectorOrienteMedio-2496707.pdf

 

 


Graciela Galarce. Economista de la Universidad de Chile, Magister en Ciencias Sociales, CLACSO México. Investigadora del Grupo de Trabajo, Crisis y Economía Mundial de CLACSO.

Agradezco los comentarios de Orlando Caputo.

Enero 2021

Compartir este artículo