En kioscos: Septiembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

«Circadiano»: existencia y tiempo. Por Paquita Rivera y Alex Ibarra Peña

«Circadiano» es una propuesta de danza que va más allá de ser una puesta en escena de los cuerpos, también es una invitación a pensar sobre nuestro cuerpo.

Nuestra conciencia habitual del cuerpo es que éste envejece, es categórica la observación física de Aristóteles «el tiempo todo lo consume y todo lo destruye».

Novedoso es pensar desde otro ángulo de visión nuestra relación entre existencia y tiempo, ahora más bien apoyados desde la biología, más específicos aún desde la necrobiología. Después de todo, la preocupación cartesiana por la misteriosa glándula pineal adquiere sentido.

Los ritmos circadianos ayudan a sostener que nuestra relación con el tiempo es ineludible y cotidiana, como organismos vivos nos vemos afectados a transformaciones propias de cada día. Los ritmos circadianos son de varios tipos, entre éstos parece muy natural el ciclo circadiano regulado por la estimulación de la luz y la oscuridad en el movimiento de nuestro cuerpo. La existencia cotidiana, desde la biología, se ve afectada por este acontecer que nos va transformando el modo de vivir. Tal vez la pregunta de quién soy corresponde hacérsela cada día desde un provocador abandono de una identidad propia de un esencialismo estricto, en otras palabras cada día nos estaríamos haciendo, es lo propio de los organismos vivos.

Esta profunda reflexión sobre la existencia y el tiempo es abordada por esta investigación realizada por Valentina Kappes e Ignacio Díaz, la cual es puesta en escena desde su oficio que es la danza. Interesante acudir a esta presentación que se construye desde un concepto que expresa en este género particular del arte.

La propuesta artística que tiene como centro a la danza se enriquece con la sonoridad que va proponiendo conceptos siempre relacionados a la existencia y el tiempo. También contribuye a la complejidad el recurso lumínico y el visual que alcanzan su propio espacio en escena. Un momento a destacar es el que nos sumerge en el inquietante y a veces imperceptible movimiento del agua junto a ondas que surgen de colores-texturas que se combinan y separan, se integran o se expanden como organismos vivos sumergidos en un ritmo propio, en un tiempo real que nos lleva a espacios paralelos en donde el movimiento humano se asemeja al agua teñida de vida, o el agua se acerca al movimiento humano, asemejando a los ritmos incesante de la naturaleza humana que es cerca de un setenta por ciento agua. Igualmente inquietante es la proyección de sombras que multiplica a los protagonistas, haciéndonos creer en la existencia de otros seres habitantes de este espacio-realidad paralelo en el cual nos vemos inmersos desde el asombro y la constante rítmica que es el lait motiv de esta interesante propuesta.

Podemos señalar que este tipo de puestas en escena en los espacios culturales de calidad, es este caso el GAM, reflejan un importante compromiso con el desarrollo artístico contemporáneo y además en el caso de «Circadiano» constituye una buena muestra de que lo creativo no sólo sólo sucede en la metrópoli. Es importante desde lo político la descentralización de los espacios creativos, aquí tenemos un ejemplo contundente que reúne varias voluntades personales e institucionales.

Paquita Rivera.
Alex Ibarra Peña.
Colectivo Música y Filosofía.

Compartir este artículo