En kioscos: Agosto 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Codelco: Producción a toda costa. Por Benjamín Olivares Borda

Hace una semana falleció el quinto trabajador de Codelco y la administración debe volver a dar las condolencias a sus familias, pero aquello no termina con el problema en sus protocolos.

Desde hace dos meses Codelco enfrenta la pandemia viral con múltiples problemas en torno a las medidas que necesitan los trabajadores y trabajadoras para enfrentar esta crisis sanitaria, aglomeraciones en el ingreso a las faenas, falencias en el distanciamiento físico, traslado de trabajadores en buses escolares que no cuentan con el espacio mínimo para el distanciamiento entre asientos, falta de kits de cuidado personal, entre otros. Hechos que fueron denunciados por los sindicatos de trabajadores y trabajadoras desde que inicio de la crisis. La empresa tampoco ha entregado informes de trazabilidad y ha ocultado información a los sindicatos.

Codelco fue advertido de sus falencias, pero no se hizo cargo de éstas en su momento y hoy registra más de 2.000 casos activos, la muerte de cinco trabajadores y el cierre de la fundición lo que deja fuera de labores a 400 trabajadores, pero hoy se confirmó un accidente en el área lo que deja a la vista de que ésta nunca dejó de funcionar. Evidenciamos nuevamente una medida reactiva frente a esta crisis. ¿Por qué Codelco no tomó las medidas con anterioridad?

Por séptima semana el cobre se mantiene en alza, factor importante para seguir produciendo aun cuando se denuncian hechos graves al interior de las faenas. Los trabajadores y trabajadoras y, por tanto, la comuna de Calama, deben seguir asumiendo los costos del modelo y su administración, que deben prevalecer porque así ha sido históricamente según la elite chilena.

No es la primera crisis que enfrentamos, pero duele revivir acciones continuas que están lejos de enfrentar de manera efectiva una crisis que conmociona a todo un país. Codelco responde a una administración que tiene un enlace directo con el gobierno, una empresa estratégica a nivel nacional y que, por lo tanto, debe tener los estándares más altos de calidad no tan solo en la producción y exportación del mineral, sino que debe ser vanguardia en el cuidado de quienes trabajan en sus divisiones, pero también en las comunas aledañas, en este caso Calama.

Este jueves, el alcalde de Calama Daniel Augusto hizo un llamado a las autoridades de gobierno -coalición de la que es parte- para que se tomen medidas más estrictas para garantizar el cuidado de quienes habitamos la ciudad, y en caso de que esto no suceda hace un llamado al levantamiento comunal, aun así es necesario señalar que la administración de Daniel Augusto ha sido controversial y muy criticada, ya que en sus años de administración no se ha hecho cargo de las problemáticas que Calama viene manifestando hace ya una década y que van desde la carencia de espacios de distensión familiar, programas y proyectos sectoriales y la lucha histórica para que se quede en la comuna un mayor porcentaje de lo producido por la minería. Respecto a lo último no quiso tomar la posta de articulación social que dejó la anterior administración.

Para la Región de Antofagasta ha significado un costo tremendo la expansión exacerbada de la producción minera, un modelo extractivista que corre en un carril dejando atrás el cuidado de quienes habitan el norte. Bajo la complicidad del Estado y la empresa, las vidas de quienes habitamos la región se ven expuestas. Ante un modelo desregulado siempre estará el capital por sobre lo realmente importante, nuestras vidas.

Si bien hay cuarentenas en la región el hecho de que la minería siga funcionando no supondrá un alivio para los habitantes del norte. Los aeropuertos a su máxima capacidad cada semana, los que deberían entregarnos las medidas necesarias para superar la crisis viajan cada semana a Santiago para luego volver. La estrategia falló y no existe la voluntad de la autoridad regional para ir en contención de la pandemia.

Codelco confirmó que dejará de utilizar el aeropuerto de Calama a partir de este 1 de julio, pero es una acción tardía y transitoria, una medida reactiva frente a la congestión del aeropuerto que está lejos de apaciguar la crisis que vivimos en la provincia El Loa.

El modelo no puede seguir alimentándose con las vidas de sus trabajadores y trabajadoras, las estrategias de contención deben ser con los y las involucradas, deben ser mancomunadas y transparentes. Es la empresa minera la que aportará a la salida de esta crisis, pero también la que asumirá los costos con la vida de los trabajadores y trabajadoras.

Entre tantas condiciones extremas para vivir, seguiremos avanzando hacia un nuevo modelo social y económico garante de derechos donde las personas sean importantes, seguiremos avanzando para acabar con el centralismo acérrimo y nos pondremos a disposición de enfrentar la peor crisis que hoy viven las familias de Codelco. Es necesario evaluar cuál será el camino que recorrerá la minería en los años que vienen, ya que no es sostenible bajo este modelo.

Al final del día ganan los de siempre y asumen inocentes.

Benjamín Olivares Borda es egresado Administración Pública Universidad de Antofagasta

Compartir este artículo