En kioscos: Mayo 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Comentarios sobre la generalización de la protesta en Chile. De la evasión a la rebelión y al coronavirus

La Madre, ser irremplazable: Por Eustorgio Bernaldo Delgado Palma

Por tradición, se conmemora el día de la madre en mayo, segundo domingo de cada año, considero como hijo, que siendo el ser más excelso en el núcleo familiar, debemos glorificarla diariamente, por su laudable misión de procrearnos, a ella le debemos mucho, desde que posamos en su claustro materno, cuidándonos con ferviente amor, más aún se regocija cuando vemos por primera vez la luz, el nacimiento, esa luz divina perdurable, con la cual nuestra madre, con sus sabios conocimientos, la va direccionando por la senda correcta de formación personal, relacionada con la educación y la disciplina, y posteriormente transmitiéndonos valores y principios. Conforme vamos creciendo, con sus sanos ejemplos y experiencias, impone las reglas necesarias del comportamiento, estimulando las buenas acciones y corrigiendo los errores con contemplación, no tiene preferencias para ninguno de los hijos, los acepta y los ama con sus defectos y virtudes, también se preocupa y se desvela por aquellos que han contraído matrimonio, brindándoles un amor puro e irresistible. Asimilando estos preceptos, tendremos una familia consolidada, donde impera la comprensión, la solidaridad, la fraternidad y por ende la felicidad, que debemos conservarla por siempre. Es gratificante tener al ser que nos dio la vida, porque es la única e irremplazable en nuestra existencia, por esta razón, debemos venerarla, demostrándole el inmenso afecto que se lo traduce en respeto, consideración, protección, obediencia, benevolencia, etc, para que espiritualmente se sienta fortalecida y con ese ímpetu para seguir sonriéndole a la subsistencia, y es lo que anhelamos todos los hijos para lograr un ambiente satisfactorio, lleno de algarabía, digno de admiración. Comparto el criterio de la mayoría de los hogares, que planifican programas con anterioridad, para la celebración del día de la madre, reconozco que es un día muy singular, donde todos los miembros de las familias se concentran y con júbilo festejar a las madres, con eventos trascendentales, para en conjunto pasar momentos amenos, y divertirse al son de la buena música, saboreando apetitosos platos y los regalos también se ponen de manifiesto, como evocación de este día de unción familiar. Para aquellos que no la tenemos la rememoraremos por todo lo que hizo por nosotros, sus desvelos, preocupaciones, ternura, solidaridad y abnegación, cualidades innatas de toda madre, que lucha incansablemente por nuestro bienestar, y hacer realidad sus loables aspiraciones; extrañamos su ausencia con resignación, pero en el corazón de nosotros, vibra ese sentimiento, que lo vamos desahogando, poco a poco.

:____________

Sobre carabineros, por Enrique Cisternas

Tengo 81 años y me tocó vivir la experiencia del 2 de abril de 1957 cuando el General Ibañez permitió generar un caos en las calles con el objetivo de apresar «comunistas». En esa fecha yo estaba cumpliendo el servicio militar y fuimos llamados a poner orden. Lo que ignoraban los autores del truco era que entre los estudiantes que protestaban en las calles por el alza de precios del transporte había compañeros de colegio de los que estábamos como milicos.

En esta ensalada, luego que carabineros fueron retirados de las calles, me encontré vestido de milico, dentro de la primera comisaría de Santiago, cuidándolos y almorzando con ellos.

Cuando fuimos ubicados en un cordón humano que cruzaba la alameda entre las calles Bandera y San Diego para rechazar a los estudiantes que venían avanzando desde oriente a poniente yo tenía 17 años. Aprendí muchas cosas importantes en esos días, como ser la actitud de algunos oficiales del ejército que se posicionaron detrás de los milicos (nosotros) para decirnos que si alguno salía arrancando ellos (los oficiales) harían fuego sobre nosotros

Íbamos armados con carabinas que llevaban balas de guerra y nos ordenaron disparar contra muchachos, muchos de los cuales eran compañeros de curso en nuestros colegios. Cuando disparamos ninguno lo hizo al cuerpo, no hubo muertos ni heridos, pero algunos oficiales y sargentos nos retaron por no haber asesinado a nadie.,

Tal como los Carabineros fueron creados podrían disolverse. La función policial es necesaria pero debe regenerarse teniendo en cuenta, por ejemplo, las recomendaciones de Humans Rights Watch. La función policial debe mantenerse centralizada, obedecer al poder civil, pero como también pertenecen a la sociedad deben votar libremente

Años después, cuando el Presidente Allende fue derrocado, me tocó conocer carabineros que se miraban así mismos con respeto, cuando alguno ya había matado a alguien. Otros en cambio, como el capitán Muñoz, que donó su casco a Allende fueron leales al poder civil. En la 17 a comisaría de Las Condes hubo tiroteo entre leales y sediciosos.

De todo hay en la viña del señor. En mi caso he derivado a ateo y comunista.


Y EL MONUMENTO… ¿CUÁNDO? … ¿DÓNDE?

Sonia Retamal Hegguilustoy

Es difícil saber quién es, quién fue, por qué sucedió o qué sucedió; lo claro es que frente a la postergación de siglos sólo unas pocas, muy pocas, descollaron, sobresalieron, brillando por si mismas y por sobre millones y millones; y es correcto y es justo reconocerlo. Tal vez no son más del 0,1% de todos los seres humanos a través de la historia, considerando también la prehistoria, las mujeres que brillaron con luz propia. Así, es de justicia reconocer la importancia de mujeres como Maria Curie, Gabriela Mistral, Simone de Beauvoir y muchas otras en el ámbito científico y artístico; pero en medio de esa justicia se registra, como en todo hecho social sobretodo, la presencia de su contradicción dialéctica que es la existencia de miles, millones de mujeres tan importantes que de ellas pendieron la subsistencia de otros millones de seres humanos, hombres y mujeres; sin embargo, pasaron por la vida y por la historia sin nombres, anónimas, desconocidas, ignoradas ni siquiera visualizadas.

Mujeres que dedicaron parte de sus vidas y, eventualmente, toda su vida, para favorecer a otras y a otros. Y a veces, muchísimas veces, humilladas, vejadas, violentadas, violadas, abusadas y tan ignoradas que la historia no designa un nombre propio para ellas, sino, en algunas épocas y lugares se las conoció, genéricamente, como esclavas, criadas, siervas y, en la historia reciente, se les concede con los nombres de empleadas de casa particular, empleadas domésticas, asesoras del hogar y, últimamente, nanas.

Es justicia hacer notar que toda la sociedad está en deuda con este ejército gigante de mujeres que nadie recuerda como se debe.

No está demás mencionar las deformaciones sociales registradas contra tantísimas mujeres que fueron violentadas con torturas por razones no claras o, simplemente, inexistente; o que en mansiones particulares fueron mantenidas como animales; o que en quintas, restaurantes, castillos, etc, etc, etc y en todo lugar donde se desarrolla la vida familiar o el negocio de la familia a la que sirven, no sólo sirvieron sino que fueron fuertemente súper explotadas por todos los miembros del lugar. Y la entrega y la pertenencia ha sido tal que los primeros pasos sexuales de infantes y adolescentes de la familia y sus amigos se experimentan, violentamente, con ellas, en primer lugar; mencionar también los inhumanos, indignos lugares en que las obligaban a dormir, a comer, beber, asearse, atenderse a si mismas: piezas oscuras, sin ventilación, baños indignos, jamás con agua caliente, y en donde muchísimas veces también, eran violadas; o los castigos por supuestas «insolencias», por falsos robos, infidelidades, etc., por los cuales les descontaban porcentajes de sus sueldos, cuando los tenían, y, a cambio, en castigo, les agregaban jornadas de trabajo extra interminables; nunca horas de descanso o de sueño programadas; sin derecho a la recreación o a la educación. Por miles de años, vivieron la total ausencia de respeto a la persona humana; sus derechos como ser humano no eran ni siquiera conocidos por ellas. Y hoy, cuando podrían contar con una vida particular más humana y personal, sus residencias son, muchas veces piezas estrechas e incómodas o, en el mejor de los casos, casas arrendadas o propias, pero indignas de residir en ellas: se inundan con aguas servidas en invierno, y en verano los techos de zinc y la estrechez del lugar y el barrio en que están insertas, no ofrecen un ambiente higiénico ni saludable.

Bien sabemos que detrás de cada nombre descollante en nuestra sociedad está el anonimato de mujeres que les atendió en momentos determinados o durante toda su vida; entonces, es de preguntarse: y el monumento ¿dónde?... ¿dónde?...¿dónde?


Lenguaje Tiempo y Poesía. Gloria Clavero Aranda. Quillota, 23 de abril de 2021

(Los humanos inventamos el lenguaje y el mundo, para no perdernos en la selva, y el tiempo y la poesía, para no perdernos en el deseo)

Un cuento prehistórico.

Hace miles de años, los primates habitaban la selva primigenia. Eran criaturas que andaban encorvadas. Cosechaban los frutos maduros que la tierra les brindaba. Su mirada iba del suelo al cielo, y del cielo a los árboles, donde siempre encontraban algo para subsistir. Apartaban del camino, las ramas secas y las piedras, que pudieran ocultar una baya, o una raíz apetitosa, sonreían, con la inocencia del instinto en sus ojos. La calidez del sol en su cara, y en sus extremidades, les alegraba, sabían, de alguna manera, que el tupido pelaje que cubría sus cuerpos, pronto se aligeraría, liberándoles del grueso abrigo natural que les protegía, de “eso”, que les causaba una sensación desagradable... “Eso”, era el frío del invierno, y este hecho, sucedía hace miles de años, antes de que existiera el tiempo, en una realidad sin palabras... El saber de estos seres, radicaba en sus sentidos primordiales que los guiaban, orientando sus movimientos, alertándolos de algún peligro, o trayéndoles el aroma de la feromona, que les indicaba la época del apareamiento; eran animales imbuidos de la pureza del instinto básico que les sujetaba a la Madre Naturaleza. Podían escuchar, oler, ver, y abarcar con claridad, y a distancia, todo lo que necesitaban para vivir y cuidar la vida de su progenie... Con el transcurso de muchos inviernos, los primates lograron erguirse, se pusieron de pie y modificaron su mandíbula. Aprendieron a fabricar ciertos utensilios, utilizando los objetos producidos por el ambiente terrenal de ese momento...La realidad, entonces, aún no estaba formulada, porque no había nombres que le dieran existencia. Predominaba lo real del instinto, como base del ser, antes de la historia... Sin embargo, algo sucedió, cuando esta criatura selvática, empezó a dibujar la vida que le circundaba, en el techo y las paredes de su caverna, sin tener consciencia de que lo hacía... Inconscientemente, este ser primitivo, había hallado una llave, para abrir las puertas de otra realidad...como si, en su fuero muy interno, su condición de iletrado, se estuviera rebelando...y así era, sin saberlo, el primate empezó su tránsito hasta convertirse en homínido, gracias al descubrimiento de la tecnología milenaria, proveniente de su incipiente curiosidad, y de las herramientas halladas en la Selva Madre...Pero, aquí no termina este cuento...aquí, se halla el comienzo de la prehistoria de este ser, nacido del instinto, que lo amarra a la Madre Fundamental. Y aquí, también empieza la hominización, que es el inicio de la transición, la trasmutación del primate, que trasciende la base instintiva, hasta alcanzar la posición de homínido hablante, ser tecnológico desde tiempos inmemoriales, que conquista la Humanidad, cuando empieza a nombrar todas las cosas, los objetos y los seres que habitaban la tierra en ese milenario entonces, dándole existencia. Sin entenderlo, todavía, este ser primigenio, estaba entrando en un registro simbólico, estaba inventando el Mundo ... Podríamos decir que las primeras letras del lenguaje humano, se hallan en las cavernas prehistóricas, como un mensaje de los dioses, codificado, como una criptografía, en la psique del homo sapiens...y muy posiblemente, quizás, del cromañón, y del neandertal, y de todas las especies humanas que han existido...y ¿por qué no?, de las que aún, podrían existir en la inmensidad planetaria, o, quizás, en otro universo... quien sabe... Corolario (el delirio, es la condición humana que sostiene el derecho al deseo de lo imposible...) Es el siglo XXI, un pequeño simio, juega con unas ramas secas, en un bosque, humanizado con jardines de colores, y árboles exóticos, en una ciudad de cemento... Un niña humana, contempla el paisaje, exclamando ¡las hojas del otoño, son amarillas y rojizas!, ¡son hermosas!, ¡como una alfombra para que pase el tiempo!... Ella sabe, que el simio, es diferente, pero, tiene algo de ella, solo que ella, puede imaginar alfombras mágicas y nombrarlas, haciéndolas existir en su mundo de fantasía, y el pequeño simio, no. De pronto, en el lugar, aparece otro niño, que desea subirse al árbol del que están cayendo las hojas que anuncian el otoño, quiere encaramarse para mirar que hay más allá, e ir a descubrir, mientras que el monito, se queda, solo, jugando con sus ramitas...aunque, en este relato, siempre cabe la duda... ¿Y si el mono sube al árbol con el niño? ¿Y si el mono, que es un chimpancé, salta, brinca, grita y señala, mirando una senda nueva, mientras se acercan, curiosos, otros niños y niñas sapiens, que no conocen ese camino, pero si, el monito...?... ¿y si, entre las criaturas humanas, y el chimpancé, inventan otro mundo?...¿ y si el instinto y el deseo, se encuentran en algún punto del camino?...aunque el instinto es puro, y el deseo, nunca lo ha sido, ni siquiera en los niños...sin embargo, quizás jugando, hay posibilidades de despertar la naturaleza, dormida, pero no desaparecida, el instinto básico, que nos hace sentir la tierra, y entender que ella guarda todos los enigmas del tiempo...y que el deseo, nos puede ayudar a recuperar ese eslabón del que nos soltamos, hace milenios...porque el deseo es el que pone las letras a la existencia, dando lugar a la Vida...Aquí, empieza la poesía... 


Lenguaje y Democracia. Política Esclavitud y Pueblo. Gloria Clavero Aranda. Quillota, abril 2021

(Según Aristóteles, “La democracia es la forma perversa de un régimen (político) llamado gobierno”)

Es necesario conocer y analizar la génesis del lenguaje en los griegos, para llegar a entender, en la actualidad, el significado y los significantes que subyacen en las principales palabras que forman parte del lenguaje socio político planetario. Fue hace 5.000 años, en la Grecia de Pericles, en un tiempo conocido en la historia de las civilizaciones, como “el siglo de oro”, o “siglo de las luces” cuando se desarrolló la política, como elemento organizativo de las” polis”, o ciudades estados. En este contexto, se originó el concepto de democracia, naciendo, lingüísticamente, de las raíces griegas, demos (pueblo) y kratos (poder para gobernar). De esta manera, los griegos inventaron la democracia, en su afán de conseguir que el “pueblo”, participara de los proyectos sociales, definidos por la política. Sin embargo, en ese entonces, el concepto lingüístico de “pueblo”, definido por los griegos, no admitía ni los esclavos, ni los extranjeros emigrantes, ni las mujeres. Ninguna persona con esta condición, tenía “derecho”, a participar, o, a estar presente en los lugares donde se gestaba la “democracia política griega” (ágoras, teatros, templos, palacios, sitios de reunión…) Siguiendo nuestro planteamiento, cabe señalar que, Atenas y Esparta, fueron las ciudades más importantes que existieron en Grecia. Atenas fue la cuna de la democracia, en cambio Esparta, fue la de los reyes. Es importante tener en cuenta que, siendo muy diferentes la una de la otra, las dos convergen, y con el tiempo, se van adecuando, sistemáticamente (viene de sistema…) para dar contenido y forma a la base de la Historia de la Cultura Política de la mayoría de los pueblos de los cinco continentes. Mientras Atenas mantenía un enfoque “civil” en su organización ciudadana, Esparta se sostenía con un “enfoque militar”. Lo interesante, es que, pasados miles de años, estas dos características, se articularon, consolidándose, en la mayoría de los estados occidentales, como Sistemas Democráticos, con Fuerzas Armadas, constitucionalmente reconocidas como salvaguardas de la democracia, lo cual nunca ha impedido que en algunos países, el “enfoque militar” tenga más peso sobre la sociedad civil, cuestión que facilitó los Golpes de Estado, habidos en el mundo sapiens durante todas las épocas…Sin embargo, la historia de los pueblos, aunque maquillada por los Poderosos señores del dinero, gestores de las guerras geopolíticas, las dictaduras, la esclavitud y los desastres económicos que afectan siempre a las clases más bajas, nos muestran que los golpes más cruentos y los que mayores daños causaron a la población civil, fueron los que tuvieron lugar en el siglo XX, en Europa, en Asia, en África, en la Amerindia… todos propiciados por la Clase Dominante del país en cuestión, en su mayoría, con apoyos logísticos de USA, y en algunos, en particular, con el acuerdo de los mandamases de las grandes potencias europeas, confabuladas en su beneficio, lo cual siempre ha sido impuesto al pueblo, por las Fuerzas Militares, servidoras del Poder Económico. Chile es uno de los países que padeció una de las dictaduras más cruentas de la América Morena. Sus resultados quedaron escritos en la Constitución de 1980, y su desequilibrio y arbitrariedad están presentes, hoy, con la fuerza de la sinrazón, en la manera de hacer política, desde los tres poderes del Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, esclavizando al pueblo llano con sus leyes injustas, gestadas en los sótanos del régimen que sirvió de cuna al Neoliberalismo… La esclavitud, en los tiempos de la Grecia antigua, era algo absolutamente normal, como lo era considerar a las mujeres, no aptas para desempeñar otros cargos, fuera del cuidado de la familia…esta característica, de un patriarcado milenario, pervive actualmente, a pesar de los logros del Movimiento Feminista en la mayoría de los países de occidente…¿de qué democracia hablamos cuando aún, en pleno siglo XXI, las mujeres luchan por la paridad con el hombre en todos los aspectos de la vida pública, llámese política, científica, o profesional en general…? Hoy, la esclavitud, aunque legalizada, sigue existiendo, reconocida como Clase Trabajadora, o Proletariado, y continua siendo, como lo era en tiempos de Pericles, la servidumbre de las clases consideradas inferiores, a las Clases Dominantes… ¿A qué democracia nos estamos refiriendo, cuando los pueblos originarios de Abia Yala, no son considerados aptos para integrar los espacios políticos que deciden los destinos de un país…?¿De qué democracia hacen gala los políticos chilenos, que aplican la fuerza de las armas, porque no tienen ni voluntad, ni capacidad de razonamiento para hacer frente a las necesidades y a las demandas del pueblo sencillo…? Me pregunto con la rabia nacida de la impotencia de la gente justa, ¿es que los 2/3, decididos por los cobardes y los traidores, son una medida democrática para conseguir una nueva constitución en Chile? Y me respondo, con la misma rabia; el pueblo sencillo, es esclavo del Poder Económico, que puede hacer de las palabras, artefactos útiles para lavar las mentes de las personas. Hoy, en el mundo en general, y en Chile, en particular, palabras como política, democracia, pueblo, han sido trasmutadas, como un virus maligno, para el servicio de las Clases Dominantes, amparadas por la Clase Política y los Tribunales de Justicia, y defendidas por las” Fuerzas del Orden”, destacándose, el Tribunal Constitucional por su servidumbre, incuestionable, al Poder Económico… pero, ténganlo presente los Poderosos, el Pueblo Llano, está despierto, los Pueblos Originarios, principalmente el Mapuche, resiste y está alerta… vuestros repugnantes 2/3 no detendrán a las gentes justas en la Lucha por el Equilibrio…


7 DE ABRIL EL DÍA DE LA SALUD.

Todos estamos muy preocupados por la pandemia que sufre Chile y el mundo. Deseamos a tod@s l@s lector@s que ell@s y sus familias se encuentren bien. Cuidándonos también protegemos a los demás. ¡Debemos tener ánimo, fuerza, confianza y optimismo. Vamos a superar al virus!

AGRADECEMOS PROFUNDAMENTE: A TODOS LOS EQUIPOS DE SALUD: A TODAS LAS PERSONAS DE LOS SERVICIOS DE UCI, URGENCIAS, ENFERMERÍA, ATENCIÓN PRIMARIA, ASEO, LAVANDERÍA, ADMINISTRATIVOS…

ESTAMOS AGRADECIDOS Y ORGULLOSOS POR SU TRABAJO.

A SU SACRIFICIO NO DEBE RESPONDERSE: SIENDO IRRESPONSABLES. ES UN ATENTADO A LA VIDA PERSONAL Y DE OTROS NO SEGUIR LAS REPETIDAS INSTRUCCIONES PARA DEFENDERNOS TODOS.

LAS MEDIDAS DE CONTROL DE LA PANDEMIA DEBEN SER AÚN MÁS ESTRICTAS Y MÁS PROLONGADAS.

La OMS declara que es necesario: “Construir un mundo más justo, equitativo y saludable.” *

agrega: “Nuestro mundo es desigual. “Como COVID-19 ha resultado que algunas personas pueden vivir existencias más saludables y tienen mejor acceso a los servicios de salud que otras, debido a las desigualdades en su posición, estatus y voz en la sociedad y las condiciones en las que nacen, crecen, viven, trabajo y su edad.”

“...también luchan para llegar a fin de mes con pocos ingresos diarios, tienen un acceso más deficiente a condiciones de vivienda seguras y educación de calidad, menos oportunidades de empleo que paguen un salario digno, desigualdad, y tienen poco o ningún acceso a entornos seguros, agua y aire limpios y servicios de salud, y sufren inseguridad alimentaria. Los grupos que más sufren estas desventajas son a menudo los que sufren discriminación étnica y de género. Estas condiciones pueden provocar sufrimiento innecesario, enfermedades evitables y muerte prematura...”

“Esto no solo es injusto: se puede prevenir.”*

HAN SIDO FUNDAMENTALES LOS SERVICIOS PÚBLICOS DE SALUD.

HA QUEDADO DE MANIFIESTO COMO DEBIERON HABERSE PROTEGIDO E INCREMENTADO SU DESARROLLO.

Toda institución pública ha sido creada con una concepción humanista y con espíritu solidario. Su objetivo es responder a determinadas necesidades de los habitantes de nuestro país, para mejorar sus condiciones de vida, especialmente para quienes tienen menos recursos económicos. Su propósito esencial es servir.

Lamentablemente se ha privatizado el agua, el cobre, el litio, la electricidad. El 97 % del agua potable y sus servicios.

En Chile teníamos 7.658 kmts. de línea férrea en el año 1913 con hoteles a lo largo del país. Desde Pisagua hasta P. Montt. El primero fue en el año 1848 Caldera—Copiapó. **

Producíamos sueros y vacunas: en el año 1887 se fabricó la vacuna antirábica y el suero antivariólico. Con la creación del I. Bacteriológico, 1929, se produjeron vacunas contra la escarlatina y contra infecciones bacterianas. Por más de 20 años la vacuna antigripal. La vacuna antituberculosa se comenzó a producir desde el año1953 hasta 1993… En forma ininterrumpida se produjeron, vacunas y sueros, desde fines del siglo XIX hasta comienzos del siglo XXI. 1:

La U. Católica de Stgo. ha iniciado en enero del 2020 el desarrollo de una vacuna.

En Chile y en el mundo nuevamente ha quedado de manifiesto los efectos de la desigualdad en la salud de las personas “...Santiago es una de las más inequitativas de las grandes urbes del continente, respecto a la esperanza de vida en relación al barrio donde se habita. Este dramático resultado, fue una diferencia de 8,9 años en hombres y 17,7 años en mujeres en esperanza de vida, cifras sólo superadas en su mal desempeño por la capital de Panamá. (Bilal, 2019). Por ejemplo, mientras San Ramón y La Pintana presentan un exceso en su mortalidad (con respecto a años anteriores) de 46,88% y 45,71%, respectivamente, en Providencia y La Reina es 4 veces menor (8,51% y 11,02%).”2.

Estamos de acuerdo en declarar “ILEGAL LA POBREZA”. Propongo que exista una RENTA BÁSICA UNIVERSAL Y PERMANENTE, para toda persona sobre los 16 años de edad.

Como el Ágora de los Habitantes de la Tierra, 3. estamos trabajando un “Memorándum Ciudadano” para una Salud, Pública, Universal, Gratuita, Solidaria y Eficiente con motivo de la Cumbre Mundial de la Salud del G20 en mayo 2021 y para la Cumbre Climática COP26: en noviembre de 2021 en Escocia.

Atenta y cordialmente:

Dr. Edgardo Condeza Vaccaro.

Presidente.

Movimiento por la Consulta y los Derechos Ciudadanos.

:::::______

31 DE MARZO EL DÍA DE LAS REGIONES.

Todos estamos muy preocupados por la pandemia que sufre Chile y el mundo. Deseamos a tod@s l@s lector@s que ell@s y sus familias se encuentren bien. Debemos tener ánimo, fuerza, confianza y optimismo cuidándonos vamos a superar al virus.

¿Existirá alguna idea más importante, revolucionara y humanista que la democracia?

COMO RESULTADO DEL INMENSO, INTELIGENTE E HISTÓRICO TRABAJO DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES Y LAS ENORMES MOVILIZACIONES DE LAS Y LOS CIUDADANOS que alcanzaron, por ejemplo, en un día: en Santiago 1,2 millones de personas, en Concepción 100.000… EN OCTUBRE 2019.

EL PUEBLO CONQUISTÓ: POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA DE CHILE LAS Y LOS CIUDADANOS HAREMOS NUESTRA LEY FUNDAMENTAL: LA CONSTITUCIÓN.

“SANTIAGO NO ES CHILE, CHILE ES TODO CHILE.”

1.— Chile es uno de los países más centralizado del mundo. Probablemente no existe un régimen más centralista que una dictadura. Luego, desde 1990, 31 años, no se ha avanzado suficientemente en descentralizar Chile.

2.—Desde hace tres décadas hemos venido insistiendo en la necesidad de incorporar la Democracia Participativa a la institucionalidad. Los Plebiscitos Vinculantes Convocados por los Ciudadanos, -con base en un cierto número de firmas-, la generación de Leyes por Iniciativa de los Ciudadanos y la Revocatoria de las Autoridades Elegidas por la Ciudadanía, cuando ellas resulten corruptas, incapaces o no cumplan sus promesas electorales.

3.— ¡ No existe nada más descentralizador, democrático y participativo que

el PLEBISCITO NACIONAL CONVOCADO INSTITUCIONALMENTE POR LOS CIUDADANOS Y VINCULANTE!

En la nueva Constitución es fundamental que quede incluida la Democracia Participativa. No es una reforma más. Constituye el procedimiento, la llave, que permite que los ciudadanos convoquen y decidan directamente sobre todos los temas que a ellos les parezcan fundamentales.

4.— REVOCATORIA de las Autoridades, Representantes, Elegidos por la ciudadanía, cuando ellas resulten corruptas o incapaces.

5.— INCENTIVOS:para mejorar el desarrollo de comunas y regiones se deben crear incentivos para, formar, retener y atraer profesionales y técnicos y otros.

6.— Se propone la existencia del PLEBISCITO REGIONAL que pueden ser solicitados por el 5% de los ciudadanos del padrón electoral.

7.— PARTICIPACIÓN DE LOS INDEPENDIENTES Y PARTIDOS REGIONALES. Facilitar la creación de Partidos Regionales y la participación de los independientes.

8.— PROPUESTAS DE LA COMISIÓN ASESORA PRESIDENCIAL EN DESCENTRALIZACIÓN Y DESARROLLO TERRITORIAL QUE PRESIDIÓ ESTEBAN VALENZUELA.

DECLARAR PLURINACIONAL Y MULTICULTURAL LA REGIÓN DE LA ARAUCANÍA: (1) “La región se regirá por su propio estatuto en materias como denominación de la región y sus autoridades, reconocimiento de formas de organización y participación indígenas, aprobación de un porcentaje de escaños reservados para ciudadanos indígenas en el CORE, entre otros.” LEY DE RENTAS REGIONALES: Elevar el gasto subnacional autónomo del actual 18% al 35% de la recaudación fiscal total." “FONDO DE CONVERGENCIA con el objeto de reducir rezagos socioeconómicos en los territorios declarados como zonas rezagadas.” FORTALECIMIENTO DE LAS FINANZAS MUNICIPALES “…Se eleva de 8 mil a 40 mil UTM el tope de pago de patentes comerciales y se obliga a verificar pago de la misma en los municipios. Se crea Patente Comercial Eléctrica con el mismo tope de la Patente Comercial común y se crea una Tasa Portuaria Territorial (diferenciada por tipo de carga según su valor), un pago territorial por cosecha de bosques a las mega forestales y una tasa especial para sitios eriazos, entre otras medidas a detallar. Este fortalecimiento de las finanzas municipales servirá para brindar a la ciudadanía una batería de Servicios Municipales Garantizados (SEMUG).” “DESCENTRALIZACIÓN ADMINISTRATIVA Traspaso de Competencias, Servicios y Programas Públicos desde los Ministerios y Organismos centrales a la dependencia de los Gobiernos Regionales y Municipalidades.” http://descentralizacion.cl/?wpfb_dl=

Atenta y cordialmente:

Dr. Edgardo Condeza Vaccaro.

Presidente.

Movimiento por la Consulta y los Derechos Ciudadanos.


Lo obvio, un elemento para el debate. Por Gloria Clavero Aranda. Quillota, 29 de marzo de 2021

En estos días, estoy leyendo y escuchando los discursos de los políticos que se salieron de sus partidos para jugar la carta de constituyentes en las próximas elecciones. Son discursos con la socorrida y antigua retórica grandilocuente de las promesas a la ciudadanía. Estas gentes, que ocupan sillas en el Congreso y en el Senado, desde hace demasiados años, sigue repitiendo las mismas promesas al pueblo, a pesar de que este, dejó de creerles, y lo que es peor, en el Parlamento, se siguen repitiendo los mismos apellidos, los de la casta. Esta vergonzosa situación, no para ellos, sino para las personas sencillas, aunque no nos sorprende, no es ninguna obviedad... Es un hecho manifiesto de que la Política, ya no es un lugar para servir al pueblo. Llegar a ser político, ocupar un sitio en el Parlamento, se ha convertido en una carrera profesional, pagada por la Clase Trabajadora, donde lo único que interesa es el Deseo de Poder.... La realidad contingente, suele plantearse como una cuestión obvia, a pesar de que muchas veces, las obviedades, ocultan lo importante, lo elemental, aquello que hace a la sustancia de la cosa que se manifiesta en los hechos. En Chile la palabra obvio, es como una especie de muletilla, para dejar de lado, algo que se da por sabido. Sin embargo, el excesivo uso del término, lo hace inservible, ya que lo que no se explica, queda como algo que todo el mundo asume y acepta, cuando lo cierto es que, en la vida cotidiana, lo obvio, dada la ignorancia de la realidad, resulta ser fuente de conflictos... Es necesario entender que, en la realidad, nada es obvio, siempre son necesarias las palabras y los hechos para explicar los comportamientos humanos y hacerlos comprensibles... aunque los silencios, también explican conductas, incluso las actitudes gestuales. Sin embargo, lo que hacemos, por inercia, por supresión del pensamiento, es obviar lo que nos parece que ya sabemos, sea lo que sea, aunque infinidad de veces sucede, que los acontecimientos posteriores, demuestran que la cuestión en sí, no estaba tan clara. Los ejemplos los encontramos en la vida cotidiana familiar, política y ciudadana (entre dichos, obviedades, equivocaciones no clarificadas, confusiones, malos entendidos, vaguedades, bromas para obviar situaciones complejas, que no se resuelven, por falta de análisis...). Tenemos que tener cuidado con los sobreentendidos que se deslizan en el discurso familiar, político, técnico...ciudadano ... Hoy, las mujeres y los hombres, profesionales de la salud, en los hospitales, las residencias sanitarias, los consultorios, sin obviar al personal subalterno, compuesto por el personal administrativo, más las personas encargadas de la limpieza y el mantenimiento de los servicios, se encuentran en una situación compleja, y con riesgo de su propia salud por causa de la falta de personal y la carencia de los insumos necesarios para atender a la población. Esta situación, a la que el gobierno no ha prestado suficiente atención, está causando graves daños en el desarrollo de las tareas que se requieren en cualquier espacio dedicado a la salud de la gente. No basta con los aplausos del comienzo, ni con las palabras de consuelo del ministro de turno. No es suficiente con los discursos políticos, de aparente buena voluntad, pero sin voluntad política concreta. Los políticos obvian lo más importante; la Salud Mental de estas gentes. Por esta causa, también el pueblo da por sentado, y, por lo tanto, por obvio, que las trabajadoras y los trabajadores de la salud, se deben, exclusivamente, al cuidado de los sujetos enfermos, principalmente, ahora, a las personas que padecen covid 19... aun así, exigimos a la clase trabajadora de la Salud que haga su trabajo, sin cuestionarnos para nada su situación personal, porque lo consideramos obvio. Inconscientemente, confundimos la realidad, se nos mezcla el trabajo, puro y duro, con la política, de esta manera, ponemos en el mismo saco a los políticos y la clase trabajadora, en este caso, de la Salud ... Lo que no se expresa con claridad en el discurso, lo que no se acuerda, lo que no se escribe, ni se regula ni se nombra en una ley, porque se considera algo obvio, sencillamente, no existe. La demanda ciudadana, que no se manifiesta con precisión, con firmeza, con exigencia y con la fuerza incuestionable de la presión social, para los políticos se transforma en una obviedad, en algo que no tiene peso político, porque no tiene peso social, carece de “opinión pública”. Hoy, más que nunca, la potencia de una demanda popular, que rompa la falacia de lo obvio, significa acción social, movilización popular, comunidad en marcha exigiendo derechos, justicia y equilibrio... Cada cierto tiempo tendríamos que plantearnos renovar los compromisos y buscar mayores complicidades, intentando no obviar la realidad contingente, ya que es la que nos empuja a mirar más allá en nuestro quehacer cotidiano. Las motivaciones primeras en cualquier proyecto humano grupal, pueden obedecer a una realidad específica, a un impulso por hacer algo al respecto.... ¿y después, qué? ¿Somos conscientes de lo que nos motiva a realizar acciones en grupo? ¿Tenemos consciencia de los componentes que juegan en el desplegamiento de nuestro deseo de participar en la vida cotidiana que va más allá de la familia? Necesitamos preguntarnos, para aprender de nuestras dudas, sin criticar a los otros, que no piensan como yo...No tenemos derecho a cuestionar las acciones de otros, u otras, si antes no nos hemos cuestionado nosotras mismas, nosotros mismos, esta es la ética. Aunque no siempre se puede poner en cuestión el propio pensamiento, primero hay que tenerlo y elaborarlo, para luego criticarlo, contrastarlo y ponerlo al servicio de la comunidad...


APROBAR LA NUEVA CONSTITUCIÓN Por Ana Dall´Orso Sobrino y Dr. Edgardo Condeza Vaccaro

La elección de candidatos a constituyentes es una elección inédita. Existe una gran cantidad de listas y de postulantes en cada una de ellas. La situación de cuarentena ha limitado las campañas presenciales. El conocimiento y la difusión de candidatos y candidatas independientes, -muchos de ellos y ellas muy valiosos y valiosas-, han quedado restringidas por carecer de medios, por ejemplo para la confección de folletos, palomas o propaganda radial. Esto debido precisamente, a que nosotros decidimos elegir para que nos sepan interpretar “gente como uno”, y no a los políticos conocidos de siempre.

ENTONCES:

 Es necesario saber que hay que marcar una sola preferencia, por una sola persona en el voto de constituyentes, o el voto quedará anulado.

 Esta elección de constituyentes se origina desde el plebiscito del año pasado, en el que la población se manifestó por la confección de una Nueva Constitución, es decir por el “APRUEBO”, en un 80% y por el “RECHAZO” sólo en un 20%.

Por ejemplo: En la región del BIO BIO se presentan 8 listas. Solo una es del rechazo. Es la lista denominada “VAMOS POR CHILE”. Los candidatos de las otras 7 listas aprobaron crear una nueva constitución en el plebiscito.

 Es conveniente distinguir si la persona por la que se vota pertenece a un partido político o es independiente. En el plebiscito del año pasado la ciudadanía, cansada de los políticos, optó mayoritariamente porque en la convención constituyente no participaran parlamentarios, ni dirigentes políticos y fuera integrada exclusivamente por miembros elegidos popularmente.

Es simple: si queremos aprobar una Nueva Constitución, no podemos votar por ningún candidato de la lista “Vamos por Chile”, porque ellos rechazan cambiarla.

Por primera vez en Chile, la Nueva Constitución surgirá de la ciudadanía. Debemos participar masivamente en esta elección, obedeciendo rigurosamente todas las precauciones sanitarias indicadas. Recordar cada día, el 10 y 11 de abril y siempre, que el personal de salud está exhausto y que muchos han dado y están dando su vida por nosotros.

Ana Dall´Orso Sobrino

anadallorsosobri@gmail.com

Dr. Edgardo Condeza Vaccaro

condezavaccaroe@gmail.com

24 marzo 2021


Día del Síndrome de Down. 21 MARZO

DR. EDGARDO CONDEZA VACCARO

DOCUMENTO DE LA ONU

https://www.un.org/es/observances/down-syndrome-day

El síndrome de Down siempre ha formado parte de la condición humana, existe en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud.

El acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva, así como la investigación adecuada, son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona.

En diciembre de 2011, la Asamblea General designó el 21 de marzo Día Mundial del Síndrome de Down.Con esta celebración, la Asamblea General quiere generar una mayor conciencia pública sobre la cuestión y recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. Asimismo, quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.

Antecedentes: entender el Síndrome de Down

El síndrome de Down es una alteración genética causada por la existencia de material genético extra en el cromosoma 21 que se traduce en discapacidad intelectual.

La incidencia estimada del síndrome de Down a nivel mundial se sitúa entre 1 de cada 1.000 y 1 de cada 1.100 recién nacidos.

Las personas con síndrome de Down suelen presentar más problemas de salud en general. Sin embargo, los avances sociales y médicos han conseguido mejorar la calidad de vida de las personas con el síndrome.A principios del siglo XX, se esperaba que los afectados vivieran menos de 10 años. Ahora, cerca del 80% de los adultos que lo padecen superan la edad de los 50 años. Un trabajo médico y parental en edades tempranas favorece la calidad de vida y la salud de quienes sufren este trastorno genético al satisfacer sus necesidades sanitarias, entre las cuales se incluyen chequeos regulares para vigilar su desarrollo físico y mental, además de una intervención oportuna, ya sea con fisioterapia,educación especial inclusiva u otros sistemas de apoyo basados en comunidades.”

OIT 2020: “Las personas con discapacidad representan aproximadamente mil millones de personas, un 15% de la población mundial. Alrededor del 80 por ciento están en edad de trabajar. Sin embargo, su derecho a un trabajo decente, es con frecuencia denegado. Las personas con discapacidad, en particular las mujeres con discapacidad, se enfrentan a enormes barreras actitudinales, físicas y de la información que dificultan el disfrute a la igualdad de oportunidades en el mundo del trabajo.” https://www.ilo.org/global/topics/disability-and-work/lang--es/index.htm

Atenta y cordialmente:

Dr. Edgardo Condeza Vaccaro.

Presidente

MOVIMIENTO POR LA CONSULTA Y LOS DERECHOS CIUDADANOS


DÍA MUNDIAL DE LA FELICIDAD.

Por Dr. Edgardo Condeza Vaccaro.

Mañana sábado las Naciones Unidas celebran el Día Internacional de la Felicidad.

“El camino hacia la misma requiere de valores fundamentales como la amabilidad y la compasión, especialmente en tiempos de crisis como la pandemia del #coronavirus.. La felicidad pasa por la solidaridad.” *

Bután, inventó en la década de 1970 el índice: FELICIDAD INTERIOR BRUTA y la da más importancia que al PIB. Es un reino con escasa democracia, muy bello, con una población de 754.394 (2018), con una cultura predominante budista. El sistema de indicadores de la FIB se divide en nueve ámbitos: Bienestar mental, uso del tiempo, vida en comunidad, diversidad y resistencia cultural, salud, educación, diversidad y resistencia ecológica, estándares de vida, buena gobernanza. Los datos se recogen por medio de encuestas. **

FINLANDIA: Según un estudio de la ONU es la nación más feliz tiene educación gratuita,incluyendo transporte y materiales de estudio. 2019

“NO LLORES PORQUE YA SE TERMINÓ, SONRÍE, PORQUE SUCEDIÓ” GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

“EL REMORDIMIENTO CRÓNICO, Y EN ELLO ESTÁN DE ACUERDO TODOS LOS MORALISTAS, ES UN SENTIMIENTO SUMAMENTE INDESEABLE. SI HAS OBRADO MAL, ARREPIÉNTETE, ENMIENDA TUS YERROS EN LO POSIBLE Y ENCAMINA TUS ESFUERZOS A LA TAREA DE COMPORTANTE MEJOR LA PRÓXIMA VEZ. PERO, EN NINGÚN CASO DEBES ENTREGARTE A UNA MOROSA MEDITACIÓN SOBRE TUS FALTAS. REVOLCARSE EN EL FANGO NO ES LA MEJOR MANERA DE LIMPIARSE.”

ALDOUS HUXLEY

Nadie puede volver atrás y empezar de nuevo, pero cualquiera puede empezar hoy y crear un nuevo final. María Robinson

Mario Benedeti : “él único pecado capital es el pecado en contra de la esperanza”

“LA FELICIDAD NO EXISTE EN LA VIDA. SOLO EXISTEN MOMENTOS FELICES..” JACINTO BENAVENTE.

“LA PRIMERA OBLIGACIÓN DE TODO SER HUMANO ES SER FELIZ... Y LA SEGUNDA HACER FELICES A LOS DEMÁS.” CANTINFLAS

“NO ES HACER LO QUE NOS GUSTA,SINO QUE NOS GUSTE LO QUE HACEMOS, LO QUE CONVIERTE LA VIDA EN UNA BENDICIÓN” J.W. GOETHE

“EL SECRETO DE LA FELICIDAD NO CONSISTE EN HACER SIEMPRE LO QUE SE QUIERE, SINO EN QUERER SIEMPRE LO QUE SE HACE” LEON TOLSTOI.

“EL FUTURO NO EXISTE COMO UN HECHO YA DADO” No recuerdo quienes el autor.

TODO HOMBRE TIENE DERECHO A SER FELIZ. ARISTÓTELES

MUCHAS PERSONAS SE PIERDEN LAS PEQUEÑAS ALEGRÍAS MIENTRAS AGUARDAN LA GRAN FELICIDAD. PEARL BUCK

Armando Fuentes Aguirre y usa el Seudónimo «Catán», Periodista Mexicano: “Me propongo demandar a la Revista «FORTUNE», pues me hizo víctima de una omisión inexplicable. Resulta que PUBLICÓ LA LISTA DE LOS HOMBRES MÁS RICOS DEL PLANETA, Y EN ESA LISTA NO APAREZCO YO! Aparecen, el sultán de Brunei y también los herederos de Sam Walton y Takichiro Mori.Figuran ahí también Personalidades como la Reina Isabel de Inglaterra, y los Mexicanos Carlos Slim y Emilio Azcárraga. SIN EMBARGO, A MI NO ME MENCIONAN EN LA REVISTA «FORTUNE». Y YO SOY UN HOMBRE RICO, INMENSAMENTE RICO. Y si no, vean ustedes: TENGO VIDA, QUE RECIBÍ NO SÉ POR QUÉ, Y SALUD, QUE CONSERVO NO SÉ CÓMO. TENGO UNA FAMILIA, Esposa adorable que al entregarme su vida me dió lo mejor de la mía; Hijos maravillosos de quienes no he recibido sino felicidad; Nietos con los cuales ejerzo una nueva y gozosa Paternidad. TENGO HERMANOS, que son como mis Amigos, y TENGO AMIGOS que son como mis Hermanos. TENGO GENTE que me ama con sinceridad a pesar de mis defectos, y a la que yo amo con sinceridad a pesar de mis defectos. TENGO CUATRO LECTORES a los que cada día les doy gracias porque leen bien lo que yo escribo mal. TENGO UNA CASA, y en ella muchos Libros(mi Esposa diría que tengo muchos Libros, y entre ellos una Casa). POSEO UN PEDACITO DEL MUNDO en la forma de un Huerto que cada año me da Manzanas que habrán acortado aún más la presencia de Adán y Eva en el Paraíso. TENGO OJOS que ven y OÍDOS que oyen; PIES que caminan y MANOS que acarician; CEREBRO que piensa cosas que a otros se les habían ocurrido ya, pero que a mí no se me habían ocurrido nunca. SOY DUEÑO de la común herencia de los hombres: alegrías para disfrutarlas y penas para hermanarme a los que sufren. Y ¿ PUEDEN EXISTIR MAYORES RIQUEZAS QUE LAS MÍAS ? ¿ Por qué, entonces, no me puso la Revista «Fortune» en la Lista de los Hombres más ricos del Planeta ? HAY GENTE POBRE, PERO TAN POBRE, QUE LO ÚNICO QUE TIENE ES: DINERO…

Atenta y cordialmente:

Dr. Edgardo Condeza Vaccaro.

Presidente

MOVIMIENTO POR LA CONSULTA Y LOS DERECHOS CIUDADANOS


Noé Bastías

CARTA ABIERTA PARA EL DR. CARLOS DIAZ MARCHANT
PRESIDENTE DEL COLEGIO DE PROFESORAS Y PROFESORES DE CHILE

Le escribo para felicitarle por la intervención suya en la Jornada “LA EDUCACIÓN PÚBLICA QUE QUEREMOS”, organizada recientemente por el Centro de Investigación para la Educación Inclusiva, de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y la Cámara de Diputadas y Diputados de Chile. ¡En mi opinión, su ponencia fue magistral, maestro Díaz Marchant!

Sintonizando del todo con su exposición, y dado que, de seguro, por factores de tiempo usted no pudo profundizar en el siguiente asunto, y si me permite, yo nada más quería acotar que esa formación integral que usted defiende y reclama en su brillante y valiente disertación no es posible mientras no se intervenga el fraude educativo-mercantil “concertacionista” dominante de la Jornada Escolar Completa (JEC). Porque, quienes estamos familiarizados con la escuela, y que queremos una escuela que eduque para la felicidad y el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes (NNA) de este país, sabemos que la JEC atenta contra ello y que, por lo mismo, ésta es un fraude.

La JEC embaucó a un país entero en los 90 toda vez que ofreció felicidad a escolares por las jornadas de las tardes en las escuelas pero terminó desde su primer o segundo año de implementación por reducir neoliberalmente y necrófilamente la vida, los cuerpos, la mente, las emociones y el bienestar de l@s escolares de Chile a pura competitividad, estrés, cortisol y ránking.

Es que la invención e implantación de la JEC vino sospechosamente de la mano de la solidificación y consolidación definitiva del modelo neoliberal de persona y sociedad instalado a sangre y fuego por Pinochet y sus secuaces; modelo que impera sin contrapesos hasta el día de hoy.

La JEC no se interviene, no se toca, es sagrada, ha predicado la autoridad desde los 90 al presente; pese a que su lógica de mercado y de ránking ha venido hiriendo durante décadas la emocionalidad y corporalidad de cientos de niñas, niños y adolescente en nuestro país gracias a esa lógica “educativa” mercantil y neoliberal del ránking.

Afirmar aquí que la educación integral es imposible en las escuelas si no se interviene y transforma ese fraude educativo-mercantil llamado JEC –como hago yo en esta carta-, no quiere decir para nada que esté promoviendo la eliminación de las jornadas escolares de las tardes en los colegios o escuelas. ¡Ello sería literalmente una herejía para el “modelo”!

Sin duda, la formación académica, cognitiva o estrictamente lógica e “intelectual” de las y los escolares, la atención y ejercitación de sus funciones ejecutivas, es vital y fundamental para el desarrollo humano integral de ést@s; desarrollo integral que todo docente, junto a usted, anhela, profesor Díaz; y más aún si pensamos en las y los niños más vulnerables de Chile y de nuestro sistema escolar. ¿Cómo podría contribuir un/a profe al desarrollo humano auténtico e integral de un niño o niña si no le enseña primero a leer, a escribir y a multiplicar? La formación académica e intelectual es naturalmente parte constitutiva e inseparable de esa formación integral, formación a la que adhiere, reitero, y se lo aseguro, el 100% de las y los educadores de aula; porcentaje en el cual me incluyo. ¡Obvio!

Cuando hablo aquí de intervenir y transformar la JEC del ránking, refiero a que l@s adult@s y l@s educadores de este país debiéramos por fin hacer posible que l@s escolares sean felices en sus escuelas por las tardes, y más aún luego de los aprendizajes que nos está dejando la pandemia; sueño y anhelo asociado a la felicidad infantil y juvenil que no es en lo absoluto incompatible con esa formación académica citada más arriba.

Declarar aquí que l@s adult@s podemos por fin hacer posible que l@s escolares del país sean felices en sus escuelas por las tardes, no es más que asumir el quijotesco pero jamás imposible desafío de hacer real, ¡y por fin!, lo que falazmente prometió y predicó la JEC a escolares y a apoderad@s de Chile por allá por los 90, esto es, cuando nacía la JEC: de que sí es posible lograr que las y los escolares se desarrollen integralmente y que crezcan en lo académico pero que al mismo tiempo disfruten de instancias escolares formativas no académicas y no adultistas tales como talleres de felicidad, de artes, de creatividad, de imaginación, de teatro, de juegos, de deportes, de música, de danza, de yoga, de robótica por las tardes en sus colegios.

Revisar y transformar esa JEC enfermante equivale a ponerle término, por tanto, a esa lógica adultocéntrica, antidemocrática, patriarcal, mercantil, amputadora de lo humano y necrófila que trajo consigo, precisamente, la JEC del ránking y que se enquistó en las escuelas en contra de la salud y el desarrollo integral de las y los escolares del país. Y digo aquí necrófila porque, si me rijo por lo que indican hoy los hallazgos más recientes y actuales de las neurociencias educativas afectivas y sociales, no es difícil concluir que esa escuela adultocéntrica de la JEC del ránking ha venido secuestrando hace décadas la felicidad de miles y miles de niñas, niños y adolescentes en las escuelas; lo cual es lo mismo que decir –citando y parafraseando a los maestros Paulo Freire y Claudio Naranjo- que esa JEC deshumanizante del ránking ha venido “matando y robándole la vida a generaciones enteras de niñ@s y jóvenes” de nuestro país hace años; JEC del ránking que hasta hoy ha hecho imposible la formación integral en las escuelas. Empero, lo más lamentable, al respecto, es que ni una sola autoridad educativa haya calibrado hasta hoy ese daño que se les ha venido infligiendo a las nuevas generaciones en su salud y bienestar en las escuelas gracias al ránking y los horarios hiperestresantes de la JEC.

Es cierto, admirable doctor Carlos Díaz, revisar y refundar la JEC adultocéntrica y su tiranía escolar horaria del ránking y más ránking (ránking que ha operado en contra de la felicidad y la salud de miles de estudiantes de Chile) suena, como dije arriba, a quijotismo; digamos que a utopía. ¡Claro, por cierto, no resulta nada fácil transformar algo que se ha instalado en las escuelas como algo “natural”! Hacerlo, por lo demás, implicaría tocarle uno de los becerritos de oro más preciados que tienen para sí los amos de Chile, pues sin esta versión de la JEC, la que ha dominado por décadas las escuelas, no sé si esos amos hubiesen sido capaces de consolidar su sistema productivo y financiero de ganancias y ganancias y más ganancias.

Es decir, a modo de ilustración, y evocando aquí un ejemplo práctico que alude al proceso de vacunación anti Covid que vive el país, pareciera ser que intentar intervenir la JEC del ránking equivaldría a que alguna enfermera metiera por error no la aguja de una vacuna en un hombro sino un clavo en la yugular de la maquinaria productiva y financiera virtualmente global de un país entero. ¿O es que acaso, alguien cree, por ventura, y a estas alturas, que un señor Ministro anda por aquí y por allá, y hace ya casi durante un año, predicando y ordenando el retorno urgente de las y los escolares a sus escuelas en un contexto de pandemia por “bolitas de dulce”?

A propósito de esto último, ese llamado ministerial, es decir, esa orden unilateral, adultocéntrica e inconsulta, repetitidísima y casi obsesiva, de que “vuelvan las ovejitas” ahora ya a su redil y a sus “establos”, pregunto, ¿no huele acaso a una reacción casi desesperada para que los amos del país puedan seguir sacando lana y leche a costas de miles y miles de cabritas y corderitos escolarmente embutidos en la Jornada Escolar Completa del ránking, embutimiento que es “garantía sin pérdidas” de que así, y sólo así, su maquinaria neoliberal deshumanizante funciona y seguirá funcionando a la perfección y por los siglos de los siglos amén?

Volviendo a la JEC. Transformar esta jornada –refiero a su forma y fondo, a su estructura, a su modo de actuación en las escuelas, a sus interminables horarios lectivos para NNA-, jornada diseñada desde un adultocentrismo que no atiende ni entiende (ni le importa) lo que sientan NNA, implica hacernos cargo de un problema que no es sólo un problema escolar o educativo ni de largos horarios de clases, maestro Díaz, y usted lo sabe. En la intervención y transformación de la JEC se juega el abordaje, la atención y la intervención de un problema largamente desatendido y que es, literalmente, un problema de salud pública para Chile. Porque la JEC, así como está instalada, así como ha venido operando en las escuelas, viene hace años causando estragos en la salud y el bienestar (o malestar) mental, emocional, corporal y existencial de cientos de seres humanos, es decir de miles y miles de niñ@s y jóvenes cuyas existencias áulicas han estado sometidas por años a un maquinismo ultracompetitivo, hiperestresante y de adiestramiento canino en pro de la competitividad individualista y del “éxito” infeliz del ránking.

Si la Jornada Escolar Completa del ránking, jornada amputadora de lo humano y que ha dominado sin pausas ni revisión ni contrapesos sobre emociones, cuerpos y cerebros áulicos por décadas en Chile, continúa sin inmutarse de aquí en adelante con su tiranía incorregible del “más de lo mismo” -o sea, fabricando más competición entre niños/niñas; más competición entre escuelas y colegios; más y más presión adultista brutal ejercida sin compasión sobre un@s escolares que son puramente máquinas para esta JEC neoliberal de la competitividad exacerbada-, este país entero terminará entonces en unos años más enfermo y gritando sobre una cornisa de 100 metros de altura “¡me voy a tirar!”… ¡Si es que ya no está enfermo más de la mitad de Chile en su cuerpo y alma gracias a esa educación deshumanizante y agobiante del ránking mercantilizante de la existencia y que en rigor ha regido sin contrapesos en las escuelas durante casi treinta años y como una extensión natural del militarismo que lo controló absolutamente todo y que precedió a esa JEC inventada en plena “democracia” por esos “demócratas” que nos juraron, desde los 90, que “la alegría ya venía para Chile”! ¡Wevones chantas!

Pero volviendo a su magistral y valiente ponencia, Dr. Díaz, déjeme aclararle que lo dicho hasta aquí por mí no es una crítica; ¡en lo absoluto! ¡En el fondo estoy haciéndole un reconocimiento a su persona y a su notable coraje como educador para la transformación social y el cambio! Desde hoy lo admiro, doctor y maestro; sobre todo por su compromiso con le educación integral y sobre todo por el detalle que cito a continuación.

Es la primera vez, en toda nuestra historia republicana y educativa, que un Presidente del Colegio de Profesoras y Profesores de Chile tiene los cojones o los huevos para tocar lo intocable en este país; es decir, para defender, declarativamente, no sólo la formación integral de NNA sino la educación LAICA. En rigor, no puede haber educación integral auténtica sin educación laica. Gracias por ello, maestro Carlos Díaz; pues cualquier ser civilizado y adulto sabe que indoctrinar con religiones a niñas y a niños en las escuelas resulta tanto peor que someterlos a esa JEC del ránking que aquí denuncio.

Digámoslo con todas sus letras y sin envolver las palabras en papel celofán: indoctrinar con religiones a las y los escolares de Chile en las aulas es medievalmente insólito, y no sólo eso, sino que ello constituye una inmoralidad ejecutada “a la descuidada” por el mundo adulto pues la inocencia infanto-juvenil no reparará jamás en esta trampa medieval que somete y manipula sus cerebros y sus conciencias en las escuelas.

Intervenir y transformar la JEC pasa también, entonces, por un cambio en el currículum escolar, pues resulta éticamente insostenible que ninguna autoridad le haya puesto freno hasta aquí a una signatura llamada “RELIGIÓN” que, para colmo, fue implantada por la fuerza en las escuelas del país en 1984 vía Decreto milico Nº 924; decreto que consagró, desde los tiempos de la Dictadura hasta el presente, una forma de abuso infantil del que toda la institucionalidad estatal y adulta de Chile es cómplice.

Es impresentable, pues, que en pleno Siglo XXI, y por orden de unos militares siniestros y sus cómplices civiles (no pocos de los cuales son hoy gobierno), se sigan lavando cerebros inocentes en las aulas de nuestro país en nombre de una iglesia o un credo particular y en detrimento de la diversidad de creencias religiosas y laicas que habitan y cohabitan en las aulas del país, y que esta nefastez -ya como el colmo de los colmos- opere bajo el “gentil” patrocinio financiero y económico del propio Estado de Chile. Todo esto, obviamente, viola, sin pudor, y flagrantemente, la libertad de conciencia que, en tanto DERECHO HUMANO, asiste tod@s l@s escolares de Chile; escolares que se educan (y que nos educan a l@s profes) en un ESTADO que se declara constitucionalmente LAICO desde el año 1925.

Respecto de ello, le digo más todavía, profesor Díaz: su coraje y valentía es triple pues usted habla sobre la urgencia de una educación laica en una actividad organizada por una Universidad Confesional Pontificia y a la vez católica, con todo lo que ello implica en este país. Se le agradece, de paso, y por cierto, también a la Universidad Católica de Valparaíso, por abrir instancias de reflexión humana, laica y pedagógicas como estas (“LA EDUCACIÓN PÚBLICA QUE QUEREMOS”); institución formativa superior que, supongo, asumió a priori, y con gran coraje, el riesgo de que se les colara alguna ponencia incómoda; como la suya, estimable Dr. Díaz Marchant; ponencia que, para mí, es más valiente que incómoda. ¿Pero incómoda? Lo aclaro.

Digo incómoda por esto: porque su ponencia de seguro desencajó a los guardianes y voceros de esa religión patriarcal, hegemónica y negadora del otro/otra/otre que ha operado históricamente en Chile en alianza con los patronos de esta comarca desde la fundación de ésta y usando el nombre de “Dios” y de María para aplastar al más “débil”, maestro Díaz. Me imagino el escozor que debió causar su ponencia en los patronos de Chile cuando usted exigió una educación laica en esa ponencia suya; mismos patronos, ultracatólicos y de misa dominical, que son parte de esa tropa que quemó ayer nomás vivos a dos seres humanos de luz llamados Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri –seres humanos de carne, de hueso y de sangre vivientes- y cuyos ojos juveniles queman por la eternidad la conciencia pútrida de estos dueños de Chile; mismos patronos que fueron a dejar ofrendas florales anteayer al busto de un general genocida de lata pura y que luego, ya por la noche, envían casi a escondidas a sus soldaditos a tocarle la corneta a este becerrito metálico montado por un general genocida; busto que es moralmente un puñado de chatarra y que fue extirpado de cuajo desde la Plaza Dignidad a petición de todo un pueblo pues otro Chile se está abriendo paso en este tiempo, y en gran medida gracias a los sueños que ha empuñado nuestra juventud; sueños que ni décadas de imperio de esa JEC del ránking neoliberal que aquí denuncio fueron capaces de acallar, amordazar e inmovilizar; juventud hermosa y soñadora y cuya felicidad es inconcebible para esos patronos ultracreyentes y necrófilos de Chile; patronos que operan obviamente detrás de las cabinas de mando de la JEC y del modelo “educativo” dominante e infeliz del ránking.

En resumidas cuentas, y para decirlo en términos bien chilensis, si no se interviene la estafa educativo-mercantil “concertacionista” y neoliberal dominante y deshumanizante de la JEC del ránking (incluyendo en ello la modificación curricular y la eliminación de todo adoctrinamiento catequético y homilético confesionalista en las aulas), la escuela infeliz del ránking le seguirá cagando la vida a generaciones enteras de seres humanos en esta comarca llamada Chile o $hile. ¡Disculpe mi chilenismo, respetable y querido profesor Díaz Marchant! Es que los costos y consecuencias de todo eso para la salud cívica, espiritual, emocional, mental y existencial de un país pluriétnico, plurinacional, multidiverso, no sexista, laico y multirreligioso como lo es ese Chile que hoy se abre paso, serán brutales si no se interviene ahora a esa educación alienante y enfermante denunciada aquí y que usted de alguna manera expone en su brillante y valiente ponencia, gran profesor Carlos Díaz; ponencia suya que ha inspirado la presente carta y el reconocimiento que le tributo aquí a través de ésta.

En definitiva, la JEC enfermante del ránking, así como está diseñada, y la vulneración del derecho humano a la libertad de conciencia, derecho que asiste a todo NNA en Chile, derecho violentado por indoctrinamientos religiosos confesionales y adultistas en las propias aulas, nada tienen que ver con LA EDUCACIÓN PÚBLICA QUE QUEREMOS.

¡Gracias nuevamente, doctor y maestro valiente, señor Carlos Díaz Marchant! ¡Me saco el sombrero ante su honestidad intelectual, académica, humana y ética!

Noé Felipe Bastías

Profe de filosofía

Santiago de Chile

PD: ¿Acaso es imposible que niñas, niños y adolescentes (NNA), una vez que regresen a sus escuelas, puedan ser felices en estas escuelas por las tardes?

PD: ¿Acaso es imposible que mis estimad@s colegas de “Religión” puedan impartir Formación Valórica en vez de Religión en las escuelas de Chile?

PD: ¡La Religión a las iglesias; la educación a las escuelas! ¡Por favor!

PD: Pido disculpas por el chilenismo que se me chispoteó en esta carta como protesta en contra de los “demócratas” que nos juraron, desde los 90, que “la alegría ya venía para Chile”, arquitectos ideológicos de la JEC; guardianes oficiales y oficiosos del modelo educativo de mercado denunciado aquí.

REFERENCIAS

1. Carlos Díaz Marchant, @diaz_marchant, Profesor y Doctor en Educación. Autor de algunos libros sobre educación en América Latina. Presidente del @ColegioProfes, Chile.

2.https://www.youtube.com/watch?v=WKreHnKadro&feature=emb_logo

3..https://www.bcn.cl/leychile/navegar?idNorma=16238&buscar=decreto%2Bsuoremo%2B924%2Bdel%2B83%2Bclases%2Bde%2Breligion


La Autoridad Femenina y Feminista. La Revolución de la Palabra. Por Gloria Clavero Aranda. Quillota marzo 2021

Cada vez somos más las mujeres empalabradas, armadas de palabras, con las que nombramos, sin adornos ni tapujos inútiles, el desequilibrio provocado por las desigualdades sociales, en el mundo.

En Chile, en particular, nos manifestamos en las calles, y en las plazas, lugares que constituyen el Parlamento del pueblo, donde el clamor de las gentes llanas, se hace eco de nuestros gritos, exigiendo nuestros derechos humanos, negados por la arrogancia del Poder Político. Somos mujeres de todos los colores, de todas las etnias, de todas las procedencias. Mujeres que resistimos los embates de la sinrazón, en un planeta gobernado por la violencia machista, hija de la intolerancia patriarcal. Somos mujeres sujetas en nuestro verbo conjugado en la lucha, con acciones, actitudes, y símbolos, que nacen de nuestra Autoridad Femenina y Feminista. Con carteles y pancartas, con clamores, danzas y cantos, las mujeres de hoy, y las de ayer, nos empalabramos, expresando el dolor, la rabia, la impotencia, pero también la fortaleza, el coraje y la alegría de sentirnos y pensarnos como lo que somos: personas humanas, mujeres que necesitamos darle existencia y presencia en el mundo, a nuestro deseo femenino y feminista, encarnado en nuestros anhelos de libertad e independencia de cualquier poder, ajeno a lo que somos. No queremos la falsa igualdad política, que no considera las diferencias de todo tipo, existentes entre las personas, ni respeta la diversidad que enriquece a nuestra especie. Hombres y mujeres tenemos las mismas capacidades, comprobadas, en las mujeres, hasta el extremo de la violencia. Por esta realidad, es que estamos rayando la cancha señores: queremos los mismos derechos, en todos los ámbitos de la vida; exigimos la Paridad. Son nuestras razones de justicia y equilibrio, nuestros sentires y pensamientos, convertidos en palabras, en símbolos que trasmiten nuestras experiencias, nuestro conocimiento de la vida y sus contradicciones, poniendo en evidencia las incoherencias producidas por la Lucha de Clases, el maniqueísmo social, que procede de dos realidades que se chocan entre sí: la de la gente pobre, cada vez más numerosa en el planeta, y la de los dueños de las finanzas, que es la minoría formada por los explotadores de las necesidades de subsistencia de las clases bajas, victimizadores de las gentes más vulnerables, que luchan en condiciones de desigualdad absoluta, por el pan para su familia, a instancias de la Clase Política, servidora del Poder Económico, manipuladora de las consciencias del pueblo llano ... Las mujeres trasmitimos las vivencias de la gente sencilla, con sus saberes y sus capacidades, que se topan con los muros vergonzantes de las leyes constitucionales, símbolos paradigmáticos del sistema patriarcal que rige (se articula con rigidez...) la vida de las mayorías, favoreciendo a las minorías financieras, usurpadoras de las plusvalías que produce el trabajo de mujeres y hombres, siendo la mayor, la producida en el ámbito privado de la reproducción; el Trabajo de Cuidados desarrollado por la mujer en el hogar. En Chile, las leyes patriarcales que niegan los derechos de la mujer, a elegir y decidir su vida, se solapan con falsas promesas, con amenazas, con engaños, con trampas, con traiciones, con violencia doméstica y feminicidios...

La Clase Política, con sus eufemismos grandilocuentes, intenta arrebatarnos (viene de arrebato que conduce al mareo...), nuestro legítimo deseo de libertad, despojándonos de nuestra capacidad de mujeres, independientes del Poder y la Fuerza, porque más allá del riesgo que ello significa, somos personas del género femenino, que nos autorizamos(viene de autoridad...) para elegir y tomar las decisiones que creamos convenientes, sobre nuestro cuerpo, nuestras elecciones de pareja, y la manera de vivir nuestra propia vida...Sin embargo, la Clase Dominante y sus esbirros, los parlamentarios, los que hacen las leyes, intentan seducirnos, dejándonos a merced de una palabra importada de USA, “empower”, traducida astutamente por los doctrinarios neoliberales, como empoderar, pero con una connotación, que mucha gente no percibe. El empoderamiento, según la traducción del inglés, significa, una habilitación para, una facultad que alguien te da, para hacer, ¿hacer qué?, ¿quién otorga esa facultad...? ¿Quiénes son los empoderados por el Poder de la casta, los adoctrinados, que recuperan el lenguaje, según les convenga a sus intereses, para manipular las emociones de la gente llana...? ¿Dónde está el empoderamiento de las féminas, si las leyes patriarcales nunca han nombrado los derechos de la mujer, nunca han reconocido su trabajo de cuidados, sus capacidades, su pensamiento, su deseo, que la autoriza a hacer lo que tiene que hacer, para ser la que es, la que quiere ser, por opción, jamás por imposición...?

Las mujeres y las gentes sencillas, sabemos que lo que no se nombra con voluntad política en las leyes del Estado, no existe, está ausente, deslegitimado... ¿esta ausencia de derechos humanos para nuestro género, significa que las mujeres somos ilegales en este país del Fin del Mundo, llamado Chile...? ¿De qué empoderamiento estamos hablando...?

Mujeres y hombres del pueblo, hemos aprendido a articular nuestras demandas, en y con, compañerismo, nos acompañamos, las unas y los otros, somos compañeras y compañeros (viene de compartir el pan...) en lucha por la justicia... A pesar de las contradicciones políticas, y más allá del miedo a la fuerza bruta de los violadores, cada vez más, las mujeres perseguimos nuestros sueños, que siempre han estado en nosotras, superando el engaño del empoderamiento falaz, que nos quieren imponer.

Hoy, las mujeres jóvenes bailan con sus propias letras, cantan con sus propias construcciones de danzas y cantos, son féminas creativas, rompedoras del silencio, que a veces, inconscientemente, puede ser cómplice de las Injusticia. Ellas, nuestras hijas y nietas, nos enseñan a liberarnos de la impotencia y la rabia contenida por demasiado tiempo... si esto es empoderarse, pues, no lo tengo muy claro. La manipulación del lenguaje perpetrado por el Poder Patriarcal, está muy presente en esta palabra...Soy una vieja terca, quizás, pero, elijo la Autoridad Femenina y Feminista, como arma para seguir resistiendo y luchando por las libertades y los derechos de las mujeres. Estamos empalabrando la revolución


La principal barrera a superar son los cerrojos políticos autoimpuestos. Por Jorge Franco

4 de marzo de 2021

Lo ocurrido en el plano político en Chile desde la rebelión popular del 18 de octubre de 2019 es sumamente aleccionador, aunque reitera ciertos patrones de conducta que se instalan y reproducen de manera casi espontánea en el espectro de las fuerzas políticas que se reclaman de izquierda. Como promotoras de los cambios, estas fuerzas experimentan constantemente la tensión entre lo ya instituido y lo que por su definición política y discursiva aspiran a instituir, dando lugar a posicionamientos que van desde la mera resignación reformista de un impulso a los cambios «en la medida de lo posible» hasta la simple ilusión vanguardista de que en cualquier momento resultaría posible tomar el cielo por asalto. Lo que en uno y otro caso se pasa por alto –y por ello contribuyen, aunque de diversa manera, a la mantención del status quo–, es la necesidad de centrar la atención y la acción en los procesos claves de toma de conciencia, organización y movilización de las amplias masas populares.

Evidentemente no todo es posible en cualquier momento pero lo sería si pudiésemos contar con un alto nivel de conciencia de clase en la mayor parte del pueblo trabajador, es decir no solo en sus sectores de vanguardia, políticamente ya definidos, sino de esa gran masa de ciudadanos comunes usualmente desinteresados y alejados de la acción política contingente. En estos últimos prevalecen a simple vista dos visiones. En muchos de ellos, una percepción negativa de la política y de los políticos sin distinción, como actividad de la que estos últimos solo se sirven para beneficiarse a sí mismos a expensas del pueblo trabajador. De allí su rechazo en bloque a los partidos y la favorable reputación de que goza hoy la condición de «independiente», un apoliticismo que es estimulado por el claro sesgo individualista de algunas corrientes de filiación anarquista. En otros, una visión menos negativa de la política, promovida y cultivada por la ideología dominante, como el arte de lograr acuerdos para asegurar una convivencia social pacífica. Se trata en ambos casos de una conciencia colectiva fuertemente fragmentada, sin nexos claros entre la percepción común de los problemas sociales existentes y las reales causas y responsables de ello.

Sin embargo, un accionar político genuinamente democrático, orientado a promover los cambios de fondo que se requieren para construir una convivencia social realmente civilizada, no ha de estar principalmente dirigida a la búsqueda de acuerdos cupulares con quienes se oponen irreductiblemente a ellos sino a remover los obstáculos que supone esa conciencia colectiva fragmentada del pueblo trabajador. Ella puede y debe hacer fuertemente pie en la necesidad de que sea el propio pueblo ejerciendo su soberanía el que se convierta en el real protagonista de la defensa de sus derechos, intereses y aspiraciones. Eso supone empuñar en forma clara y decidida la bandera de una democratización efectiva y profunda del país que irrumpa con fuerza para superar y dejar definitivamente atrás la mascarada que representa el régimen político meramente representativo y plagado de trabas en el que se enmarcan todas las propuestas que nacen de la actual casta política. Este último convoca al pueblo solo a elegir «representantes», con la pretensión de radicar luego exclusivamente en estos últimos el poder de adoptar las decisiones políticas definitivas.

En rigor, eso no es más que una farsa, una mascarada de democracia. En una democracia efectiva el pueblo no delega su soberanía sino que retiene en todo momento el poder de adoptar las decisiones políticas claves. La principal misión de sus representantes no es más que la de elaborar las grandes propuestas que, en materias de políticas públicas, luego han de ser sometidas a su ratificación o rechazo mediante el veredicto popular. Desde luego, todo esto exige la existencia de un régimen político-institucional acorde al propósito de abrir curso al ejercicio de una democracia efectiva, contemplando los correspondientes mecanismos de consulta y participación popular, tales como el estricto respeto a la regla de la mayoría, la existencia de un parlamentos unicamerales, la total transparencia de las actividades político-administrativas, la convocatoria regular a referéndums, la iniciativa popular de ley, los referéndums revocatorios, etc.

Pero para impulsar esta lucha, dirigida centralmente a elevar los niveles de conciencia política, organización y movilización del pueblo trabajador, es necesario desembarazarse tanto de los cerrojos autoimpuestos por las concepciones políticas cupulares del reformismo como de las ilusiones míticas del vanguardismo. Es necesario desplegar una intensa labor de esclarecimiento y persuasión entre las amplias masas del pueblo, llamándolas a confiar solo en sí mismas y a defender con celo irreductible sus derechos, intereses y aspiraciones. Dados los niveles de confusión aun presentes en los estados de conciencia colectiva que prevalecen en ellas, la principal barrera que es preciso superar ahora es la de los cerrojos políticos que se autoimponen y propagan luego como algo de sentido común aquellos sectores que, pretendiendo representar al pueblo en lucha y considerándose de izquierda, ceden ante la extorsión de la casta política más reaccionaria y de los poderes fácticos de la clase dominante. Es justamente eso lo que hicieron quienes en el mal llamado «acuerdo por la paz» aceptaron legitimar como reglas del juego político normas que violan ostensiblemente los principios democráticos más elementales.

Sin embargo, la sola denuncia del fraude institucional fraguado por la elite política dirigente tampoco basta si al mismo tiempo no va acompañada de propuestas de lucha claramente viables para la mayoría. Es decir, propuestas que, pudiendo llegar a contar con la fuerza de masas necesaria para ello, resulten realmente capaces de evidenciarlo e impedir que se consume. Esto exige comprender que, para resultar eficaz, la trampa tendida por los poderes fácticos conlleva un componente de legitimidad incuestionable que es la consulta al soberano, consulta cuyos resultados pretenderán ser desconocidos luego mediante las triquiñuelas ideadas con ese fin, como los cuórums supramayoritarios y el impedimento para desconocer tratados. En consecuencia, siendo imposible desconocer que la mayoría del pueblo políticamente más motivada intervendrá en la batalla electoral a través del cauce institucional que ha sido establecido para ella, será con referencia a ese escenario que será necesario bregar luego para evitar que quienes representen la opinión mayoritaria de la ciudadanía acepten someterse a las reglas tramposas que se les ha impuesto. Es precisamente esa la que en definitiva está llamada a ser, antes y después de la elección de los constituyentes, la batalla política decisiva.

Por lo tanto, junto a los cerrojos institucionales plasmados en normas llamadas a tornar inamovible el actual estado de cosas, hoy se levantan, como el gran obstáculo que la lucha del pueblo por la democratización del país necesita remover, los cerrojos políticos que se autoimponen y pretenden imponer a la lucha democrática en curso gran parte de los contingentes que se reclaman de la izquierda. Cerrojos autoimpuestos que expresan una falta de voluntad de lucha real o una falta de claridad política para asumir los caminos por los que puede y debe discurrir hoy la lucha democrática del pueblo trabajador con sus legítimas demandas y aspiraciones de justicia social. En la misma medida en que en un régimen que se presuma democrático la soberanía radica exclusivamente en el pueblo, éste no se halla obligado a someterse a las normas de un acuerdo fraguado a sus espaldas y a través del cual se pretenda desconocer la elemental regla de la mayoría. Por su parte, la experiencia histórica indica que, así como el despliegue de su movilización masiva y combativa del pueblo forzó a la casta política a tomar nota del repudio aplastante de la población al marco constitucional de su régimen político, así también la movilización masiva y combativa del pueblo podrá hacer saltar mañana por los aires los amarres institucionales del mal llamado «acuerdo por la paz». __----________---

Preparando el 8 de marzo. Reflexiones Femeninas y Feministas. Gloria Clavero Aranda. Quillota, 2 de marzo de 2021

Mientras más vieja me hago, más siento creo y pienso en la necesidad fundamental de un mundo paritario, que acabe con las desigualdades entre los géneros. La Sociedad Patriarcal, construida en base a la desigualdad entre hombres y mujeres, se está desmoronando. La Cultura de Valores, del Capitalismo, con sus principios retrógrados, para la mentalidad de los seres humanos del siglo XXI, se ha hecho más patente, mostrando lo absurdo de esos valores. Con la emergencia de la Doctrina Neoliberal, está quedando al descubierto la falta de criterio económico, y la ceguera para entender los procesos sociales, que están ocurriendo en el mundo ante los cambios que trae la tecnología y los avances científicos. Dichos cambios, están produciendo transformaciones valóricas en la gente, principalmente en las personas jóvenes, y por supuesto, en las mujeres jóvenes, que están aprendiendo a situarse de otra manera frente al Poder de los Poderosos... Esta realidad actual, revela, que el capitalismo está perdiendo su capacidad oracular, al seguir imponiendo el valor de la producción y la productividad para el Mercado, sobre la reproducción, como valor socio familiar, e innegable valor económico, basado en el invisible Trabajo Doméstico de la mujer en el hogar, trabajo que soporta y sostiene la sociedad del Mercado Capitalista....... No soy economista, ni experta en descifrar estadísticas socioeconómicas, pero creo, desde mi lugar de vieja mujer del pueblo, que escucha, lee y piensa por sí misma, que esta cuestión, soslayada hasta ahora, por inconveniente para el sistema, está afectando a la Economía Mundial. Los embarazos, en la juventud actual, están bajando, de hecho, la reproducción, como valor socioeconómico, que incluye parir, y trabajar cuidando a la familia en el hogar, ha bajado, dado a que las jóvenes de hoy, afortunadamente, no están dispuestas a someterse a los criterios patriarcales...y sin reproducción humana, no hay fuerza de trabajo, y sin fuerza de trabajo, explotable, la cosa empieza a verse de otra manera.... ¿la verán los dueños del capital...? Las mujeres de hoy, tienen clarísimo que su cuerpo les pertenece, por lo cual, ellas, y solo ellas, pueden decidir sobre él. Mientras haya una minoría que Domina el Mundo a través del Poder Financiero, las mujeres, en toda la tierra, seguiremos luchando por conseguir leyes que se fundamenten en el reconocimiento de la paridad, en la no discriminación, de ningún tipo, que afecte a la mujer en sus elecciones y en la toma, consciente, de sus decisiones... La elección de pareja sexual, la decisión sobre ser madre, o no serlo, la decisión sobre el aborto, la transexualidad, el derecho al reconocimiento profesional, en cualquier tarea, desempeñando iguales funciones que un hombre, son Derechos Humanos Fundamentales, por los que las mujeres seguiremos luchando, hasta conseguir que sean reconocidos, planetariamente, con justicia y equilibrio... Existen demasiados países en el orbe, cuyas Culturas no solo invisibilizan a la mujer, sino, además, la maltratan, incluso la exterminan, si no cumple las leyes desfasadas de sus creencias religiosas... Desgraciadamente los asesinatos de mujeres, en manos de criminales machistas, ha crecido este último tiempo, y las leyes del capital, en todo el mundo, no son ni claras, ni suficientes para acabar con esta lacra.... Sin embargo, un grupo de mujeres jóvenes, esplendidas, de las cuales me siento muy orgullosa, pues son de Valparaíso, mi pueblo natal, supieron llegar a toda Abia Yala, a todo el planeta, con sus cantos y sus danzas, desenmascarando a los violadores, que están en todas partes, señalando a los responsables políticos, que son los que hacen las leyes, a los jueces y fiscales que las aplican, por su incapacidad de avanzar, en una de las materias menos asumidas por la Clase Política mundial: los Feminicidios ... mis jóvenes paisanas LASTESIS, dijeron..!!!!!!¡BASTA¡¡¡¡¡¡....y sus danzas y sus cantos se escucharon en toda la tierra, y lo cantaron y lo bailaron, muchísimas mujeres de todos los colores, de todas las etnias, y de todas las lenguas a las que llegaron con sus verbo nuevo y su danza desafiante...


Propuesta a la ciudadanía.

Juan Luis Castillo Moraga

Ciudadano Independiente.

Sostener, reafirmar y consolidar la voluntad del soberano en el plebiscito de octubre pasado, con un 80% señalando con claridad que lo que la ciudadanía quería y esperaba, no era ni más ni menos que elaborar la carta magna, con sus propias manos y sus propias ideas libertarias y solidarias para reponer la democracia real en el país.

Hoy. A poco más de un mes de elegir a los constituyentes y plasmar la confirmación de un paso más en el proceso, vemos ´peligrar este deseo y aspiración de la Ciudadanía.

Los hechos son doloroso y contundentes; la “manija” administrativa y las decisiones siguen en las manos de quienes no quieren cambios significativos, ni desean que la ciudadanía se exprese a través de sus genuinos representantes. Así lo han expresado a través de sus acciones y determinaciones, a saber:

*Quisieron apropiarse del triunfo popular en las urnas.

*Impidieron que los independientes, sus listas, pudieran hacer pactos.

*Cautivaron a algunos genuinos pero ingenuos independientes para ir en sus listas, sólo para lograr atraer votos para sus partidos.

*Negaron la posibilidad de igualdad ante la ley para los independientes, incluso negándoles la posibilidad de estar presentes en la “Franja electoral televisiva”.

*Pusieron cientos de obstáculos a la inscripción de los candidatos independientes

En fin… la “Cancha”, sigue cada vez más dispareja, en realidad los parlamentarios y partidos, se han esmerado en ponerla cuesta arriba para los representantes reales de la ciudadanía y sus organizaciones sociales.

Pero, a pesar de ello, a pesar de todo, no podemos ni debemos claudicar en la idea de dotar a la ciudadanía del derecho que merece, estar sólidamente representado entre los constituyentes elegidos.

Para intentar lograrlo debemos:

1° Llamar a los partidos que se dicen de oposición, que dejen de “chantajear a la ciudadanía con sus llamados alarmistas y, si de verdad quieren cambios reales, que retiren sus listas de candidatos y apoyen a los candidatos genuinamente independientes y que representan a la ciudadanía.

2° Iniciar desde ya la búsqueda de un candidato Independiente para las próximas elecciones presidenciales, que represente las reivindicaciones ciudadanas. Este debe salir del mundo académico, del mundo científico o del seno de organizaciones sociales.

3° Asumir con generosidad la tarea de concentrar la votación ciudadana en los candidatos independientes mejor aspectados y con mayores posibilidades retirando algunos candidatos en cada distrito. Esto es urgente y requiere de la grandeza de quienes lideran las listas.

Lo anterior requiere unidad, disciplina, generosidad y apego real a la ética y las normas morales mínimas que garanticen desarrollo y no crecimiento, armonía con el medio ambiente, solidaridad y justicia social.

A seguir bregando, con fuerza, unidad y grandeza para el logro que la ciudadanía merece y necesita.


Por Juan Luis Castillo Moraga

Sostener, reafirmar y consolidar la voluntad del soberano en el plebiscito de octubre pasado, con un 80% señalando con claridad que lo que la ciudadanía quería y esperaba, no era ni más ni menos que elaborar la carta magna, con sus propias manos y sus propias ideas libertarias y solidarias para reponer la democracia real en el país.

Hoy. A poco más de un mes de elegir a los constituyentes y plasmar la confirmación de un paso más en el proceso, vemos ´peligrar este deseo y aspiración de la Ciudadanía.

Los hechos son doloroso y contundentes; la “manija” administrativa y las decisiones siguen en las manos de quienes no quieren cambios significativos, ni desean que la ciudadanía se exprese a través de sus genuinos representantes. Así lo han expresado a través de sus acciones y determinaciones, a saber:

*Quisieron apropiarse del triunfo popular en las urnas. *Impidieron que los independientes, sus listas, pudieran hacer pactos. *Cautivaron a algunos genuinos pero ingenuos independientes para ir en sus listas, sólo para lograr atraer votos para sus partidos. *Negaron la posibilidad de igualdad ante la ley para los independientes, incluso negándoles la posibilidad de estar presentes en la “Franja electoral televisiva”. *Pusieron cientos de obstáculos a la inscripción de los candidatos independientes

En fin… la “Cancha”, sigue cada vez más dispareja, en realidad los parlamentarios y partidos, se han esmerado en ponerla cuesta arriba para los representantes reales de la ciudadanía y sus organizaciones sociales.

Pero, a pesar de ello, a pesar de todo, no podemos ni debemos claudicar en la idea de dotar a la ciudadanía del derecho que merece, estar sólidamente representado entre los constituyentes elegidos.

Para intentar lograrlo debemos: 1° Llamar a los partidos que se dicen de oposición, que dejen de “chantajear a la ciudadanía con sus llamados alarmistas y, si de verdad quieren cambios reales, que retiren sus listas de candidatos y apoyen a los candidatos genuinamente independientes y que representan a la ciudadanía.

2° Iniciar desde ya la búsqueda de un candidato Independiente para las próximas elecciones presidenciales, que represente las reivindicaciones ciudadanas. Este debe salir del mundo académico, del mundo científico o del seno de organizaciones sociales.

3° Asumir con generosidad la tarea de concentrar la votación ciudadana en los candidatos independientes mejor aspectados y con mayores posibilidades retirando algunos candidatos en cada distrito. Esto es urgente y requiere de la grandeza de quienes lideran las listas.

Lo anterior requiere unidad, disciplina, generosidad y apego real a la ética y las normas morales mínimas que garanticen desarrollo y no crecimiento, armonía con el medio ambiente, solidaridad y justicia social.

A seguir bregando, con fuerza, unidad y grandeza para el logro que la ciudadanía merece y necesita.


Chile. Tierra de Profetas, Pretorianos, Judas y Pilatos. Gloria Clavero Aranda. Quillota, 12 de febrero de 2021

Los profetas de los tiempos bíblicos, ungidos por el “Poder Divino”, eran agoreros que anunciaban las catástrofes climáticas y otros desastres terrenales, como causas de la ambición, la lujuria, y el narcisismo de los reyes/emperadores, “elegidos por Dios”, según la fe religiosa que sustentaba el Poder Absoluto de los mandamases de entonces. Las gentes sencillas, eran regidas por la omnipotencia y la prepotencia de los sapiens, “empoderados por Dios”. El marco religioso de ese período histórico del mundo, amparaba la tiranía, las injusticias y las desigualdades, a las cuales, por decisión divina, condenaban a padecer al pueblo llano. Los elegidos, por Dios, consideraban necesarias la esclavitud, las guerras, y el sometimiento de la mujer, al servicio de los “señores” de las clases más privilegiadas, pero también, ya en ese tiempo, la mujer era, la cuidadora doméstica de las familias populares. Las señoras de la nobleza, no tenían ningún poder, las más capaces, intelectualmente, aparentaban seguir los caprichos reales, para conseguir alguna prebenda ... existía, además, la “traición”, al igual que hoy, como mecanismo de ajuste político, siempre conveniente al Poder de la realeza... En la actualidad, no ha cambiado mucho el género humano, el absolutismo ha dado lugar a otros modelos, pero, sin dejar las características intrínsecas propias del Poder, en cualquier etapa; la prepotencia, el narcisismo, la ambición, la arrogancia, la corrupción, la soberbia, símbolos que demuestran los verdaderos intereses del Poder Político. Los gobernantes de la mayoría de los países del globo, son elegidos, “democráticamente”, por el pueblo. Ha cambiado la denominación política de los cargos, aunque aún existen los reyes en el primer mundo, como signo inequívoco de una aristocracia rancia, inútil, pero, utilizada, a conveniencia de los evidentes amos del planeta. En las democracias occidentales, la Clase Política, ejerce el Poder, según el modelo constitucional vigente, y se encarga de la representatividad, en la detentación de ese Poder, así tenemos jefes de estado, primeros ministros, presidentes de la república, dictadores, caudillos...

En Chile, además de un Gobierno Presidencialista, con poder casi absoluto (aunque hoy en bastante decadencia, gracias a las movilizaciones populares...), tenemos, un arco parlamentario, donde se repiten los apellidos ilustres, desde el siglo XVIII, son políticos apegados a los 2/3 de la traición, quienes deciden los destinos del pueblo... Los señores, y algunas señoras (ministros/ministras, y otros...) son “ungidos” por el Poder del mandatario del momento ... El gran cambio de los modelos absolutistas, a los democráticos, es el reconocimiento del actual Poder Divino: Dios, es el Poder Económico, con su Imperialismo Financiero. Nadie conoce su cara, aunque se le rinde culto en la Iglesia Fundamental del Capitalismo: el Mercado, cuyo funcionamiento está regido por las leyes de la Oferta y la Demanda, muy acorde con la Constitución chilena vigente. La doctrina fundamental de este Dios, es el Neoliberalismo. Los profetas de esta Iglesia son los agoreros de la Bolsa, el Banco Central, el FMI... El Dios Financiero, decide las guerras geopolíticas, los desastres climáticos, la esclavitud y el sometimiento de los pueblos que habitan territorios ricos (pueblos originarios de Abia Yala, y otros continentes, en Chile, principalmente, el pueblo Mapuche ...)

La juventud de hoy, piensa, siente y cree en la Libertad, por lo cual, rechaza toda incursión de la Violencia Armada de las Fuerzas del Orden. Las chicas y los chicos en nuestro Chile, combaten con cantos, danzas y pancartas la estupidez política reinante. En tiempos del Imperio Romano, Jesús lo hacía con su verbo privilegiado. Las chicas de hoy, además, no necesitan (como María Magdalena...), ser perdonadas por ejercer la prostitución, para tener derecho a participar en la lucha por la justicia, con la misma fuerza y el mismo coraje de un muchacho. Aunque, en la realidad de hoy, en el mundo en general, y en Chile, en particular, a veces, la brutal violencia policial, obliga a la gente joven, a “responder”, a los golpes, los balines, las porras; la brutal fuerza del que puede (viene de Poder...), con actitudes que podrían, condicionar, la violencia de clase (viene de condiciones sociales, políticas y económicas de la realidad...)

En el Chile actual, no tenemos nada que envidiar del Poder de los mandatarios del Imperio Romano. Aquí, tenemos una Guardia Pretoriana (Fuerzas del Orden), con sus decuriones, sus centuriones, sus Tribunos y sus cónsules (tropa, oficiales, mandos medios, generales...). Esta fuerza armamentística, que, al parecer, “no obedece órdenes”, porque se manda sola, actúa, hace y deshace, cumpliendo, no sabemos que oscura misión, de no se sabe quién, o al menos, eso es lo que nos quieren hacer creer...Sin embargo, todas y todos sabemos, que existe una Ley de Leyes, desde 1980, “nacida para matar”, o castigar (sacarle los ojos...) al pueblo que se opone a los designios del Poder Económico...

¿Quiénes son Judas, y Poncio Pilatos?, en el Chile actual. Judas son los políticos de los dos tercios, los traidores que se vendieron por una silla, que, para ellos, vale plata (las 30 monedas bíblicas...)

Poncio Pilatos, es el gobierno con sus Tribunos (ministros...), los líderes de los partidos políticos, la Clase Política. Toda esta gente se lava las manos, frente a los crímenes, los asesinatos, los ataques a mansalva, la pobreza cada vez más creciente, y la terrible desigualdad que se encarniza con las clases populares... Sin embargo, también existen los Jesuses y las Jesusas (la juventud, el pueblo organizado...), que se enfrentan a pecho descubierto (sin armas mortales...), al Poder de los decuriones y los centuriones, comandados por los tribunos (generales, ministros...), que tienen mucho de su antecesor bíblico, Pilatos


Carta de Juan Luis Castillo: Disculpe usted y todos los lectores, no quiero ser cruel, menos con los dolores ajenos...pero me cruza ferreamente una duda : Qué habría señalado nuestro canciller, señor Allaman si cuando necesitó ayuda médica para su amado hijo y recurrió a Cuba, allá le hubieran dicho, no hay medicina para quienes no son cubanos... «No hagas jamás a otros lo que no te gustaría te hicieran a tí»


Sr. Director, como a muchos Chilenos me duele profundamente esta situación, siento que es una tremenda falta de respeto a la sociedad Chilena lo que la institución “Carabineros de Chile” realiza para “mantener el orden público”.

En Medicina (por lo menos en la UA) no es hasta 3er año en Semiología, que empiezas a tener un contacto real con pacientes, en estricto rigor a entrevistarlos, no imaginan la ansiedad que te genera llegar a casa, revisar la ficha clínica que escribiste y darte cuenta que te faltó preguntar algo, o bien observar algo durante el examen físico, primero por que sabes que al día siguiente o tal vez ahí mismo después de la entrevista deberás presentar el caso clínico del paciente y entre otras cosas, durante la evaluación diaria de tu profesor a cargo, entregar tu hipótesis diagnóstica, lo que te exige estudiar bastante, y desarrollar habilidades comunicativas que van enfocadas a establecer una buena relación Médico – Paciente, con el objetivo que no se te escape nada esencial durante esta entrevista, con el tiempo tomas confianza, vas entendiendo como hacer tu trabajo de entrevistador y ser efectivo en la comunicación con el paciente, sin embargo avanzando los años se suman las responsabilidades legales, las cargas como una mochila llena de ansiedad, temores, felicidad momentánea, frustraciones, etc. hay cosas en las cuales por ningún motivo debes equivocarte, pues son vitales, debes conocer el manejo de las diferentes patologías tanto en su expresión aguda y de ser el caso su expresión crónica, debes saber que hacer, saber pedir ayuda, saber comunicarte a tal punto que el resultado sea el más beneficioso para el paciente, con el tiempo al menos yo, me he enamorado de la carrera, me consta el esfuerzo que hacen compañeras y compañeros para estar al tanto de las últimas actualizaciones tanto de las guías nacionales como de las internacionales en manejo de distintas patologías, con tal de en séptimo año lograr tener el mejor desempeño laboral posible y aún así, debo reconocer que hay varios compañeres ya salidos que aún no se sienten del todo competentes para hacer su trabajo, sin embargo enfrentan sus miedos y lo hacen lo mejor que pueden. Se que varios estudiantes de otras carreras, se enfrentan a lo mismo, pasan noches completas estudiando, con etapas de entre 5 a 7 años de sus vidas para poder desarrollar las aptitudes necesarias para desempeñarse de manera correcta y ejercer sus profesiones.

Y yo me pregunto…

1.- Si nos cabeceamos 14 semestres para tomar decisiones que comprometen la vida y aún así no sentirnos del todo preparados. ¿ Deberíamos como sociedad dejar que humanos con 4 semestres (anteriormente 2) de formación porten armas y que además tengan permiso de disparar en caso que se sientan activamente agredidos y que en teoría sus vidas corren peligro ?

2.- El usar un arma y matar a una persona en plena vía pública por parte de un Carabinero…

¿Es evidencia de un mal comportamiento del detenido o de la incompetencia comunicativa de un “profesional” para conseguir una detención, debido a sus limitados 4 semestres de formación y apenas 2 cursos de habilidades comunicativas ?

Seamos responsables al momento de tomar decisiones, al momento de estudiar los protocolos de nuestras prácticas laborales y al momento de desarrollar estos protocolos también, dejando el menor espacio posible a subjetividades y libre interpretación de quienes deben ejecutarlos, mis condolencias a la familia del malabarista, abracémonos y por favor ¡Tomémonos en serio la educación !.

Carlos Corrales Zamora 5to año Medicina. Universidad de Antofagasta.

— carlos.corrales.zamora@ua.cl


EL DEBATE POLITICO-CONSTITUCIONAL Jorge Franco 4 de febrero de 2021

En el curso de los debates que la actual coyuntura política ha abierto en la perspectiva de la próxima elección de integrantes de la llamada Convención Constitucional se suele apreciar una dosis no menor de confusión. Es así que en ellos se suelen entremezclar los numerosos problemas asociados a la dictadura del capital, y sobre todo a su más cruda expresión en las políticas sectoriales impuestas por su cavernaria versión neoliberal, con los de carácter más directamente político, expresados en el sistema legal-institucional consagrado por la Constitución de Pinochet y prolongado luego con las sucesivas reformas concordadas entre la Concertación y la derecha. Aunque ambos aspectos están obviamente relacionados, se sitúan claramente en planos diferentes. Estos últimos, los referidos al sistema político, son los que hasta ahora han impedido que los primeros, el reconocimiento y protección de ciertos derechos sociales básicos, puedan ser abordados con soluciones de fondo. Y son aquellos los que el debate constitucional pone precisamente ahora en cuestión. En vista de esto, no estará demás recordar, de manera extremadamente sucinta, algunos de los aspectos más relevantes que el desarrollo del proceso de elaboración de una nueva Constitución pone ahora directamente sobre el tapete. 1. ¿Qué es lo que el debate constitucional pone en juego? A lo que básicamente el debate sobre una nueva Constitución convoca es a definir el modo de organizar la convivencia social, estableciendo los procedimientos llamados a regir la generación las autoridades políticas y la elaboración y aprobación de las normas legales que la regulen. A través de la Constitución se establecen, por lo tanto, las bases de la institucionalidad jurídico-política del país, aquellas que dan forma y contenido a la organización y ejercicio del poder político, pudiendo ellas revestir o no un carácter efectivamente democrático. En un plano estrictamente discursivo todos se declaran hoy demócratas, pero el significado que muchos atribuyen al concepto de democracia lo desvirtúa de raíz. La democracia alude literalmente al «gobierno del pueblo» (de las raíces griegas demos = pueblo y kratos = poder). De allí que se halle indisolublemente asociado al concepto de la «soberanía popular», invocada en los albores del capitalismo por el pensamiento liberal en contra del poder discrecional de que estaban investidas las monarquías absolutas, que se consideraban a sí mismas de origen divino. A partir de entonces en principio fundante de un orden democrático es que el único soberano es el pueblo, y nadie más. Esta idea a su vez se apoya en la proclamación y reconocimiento de la igualdad, en dignidad y derecho, de todas las personas. En consecuencia, para que una institucionalidad tenga efectivamente un carácter democrático ella necesariamente ha de ser una clara y fiel expresión de la voluntad popular. Esto significa que el pueblo, como única fuente legítima de derecho, debe participar activamente en el proceso de toma de decisiones, no limitándose a elegir «representantes» para que luego actúen en su nombre, sino que siendo también consultado en todas las cuestiones políticas claves. 2. ¿Por qué el sistema jurídico-político que hoy impera en Chile se encuentra tan desacreditado? El descrédito de que hoy goza el sistema político-institucional vigente en Chile, acrecentado en grado superlativo por el nepotismo y la corrupción de que ha hecho impúdicamente gala gran parte de la casta política que lo administra, es por todos conocido. Una de sus expresiones más claras ha sido el creciente desinterés de la ciudadanía por participar en los procesos electorales a los que ha sido regularmente convocada, hasta un punto tal que las autoridades han resultado finalmente electas con porcentajes decrecientes y muy reducidos de ella. ¿A qué obedece este hoy mayoritario distanciamiento entre la mayor parte de la ciudadanía y la «democracia de los acuerdos» que ha estado vigente en Chile durante las últimas tres décadas? Desde luego, en parte ello se debe al ilegítimo origen de la Constitución de 1980, pero sobre todo al hecho de que ese sistema político, a pesar de las reformas que se le han introducido desde 1989, ha continuado evidenciándose incapaz de proteger los derechos y acoger las demandas de la mayoría de la población, mostrándose incluso completamente indiferente ante ellas. Peor aún, se ha hecho ya usual que la casta política rechace, tachando de «populista», toda demanda en tal sentido. Ello, a su vez, no hace más que poner de relieve el hecho de que este sistema político-institucional no descansa en un efectivo reconocimiento de la soberanía del pueblo, estableciendo, por el contrario, una serie de cortapisas y distorsiones a la expresión y prevalencia de la voluntad popular. Eso significa que, más allá de los ropajes con que se cubre y los reconocimientos que reclama, no se trata de un sistema político efectivamente democrático, sino de un mero escudo protector de aquellos intereses plutocráticos que la dictadura militar-fascista dejó firmemente establecidos. La participación del pueblo se limita hoy a la mera generación de autoridades, las que luego, además de correr con colores propios, se ven constreñidas a actuar en la cancha de un marco Constitucional concebido para impedir cualquier cambio sustancial en las relaciones de poder que hoy imperan en la sociedad. Entre esas restricciones a la soberanía popular establecidas por la Constitución de Pinochet, que operan en exclusivo beneficio de la minoría rica y poderosa que detenta el poder real en el Chile de hoy, las más importantes son: • La exigencia de los cuórums supramayoritarios de 2/3 y 3/5 para modificar la Constitución • La exigencia del cuórum supramayoritario de 4/7 para cambiar las Leyes Orgánicas Constitucionales • Las facultades discrecionales del Tribunal Constitucional, que opera de hecho como una instancia de veto Tales trabas institucionales, sumadas a un sistema electoral que distorsiona en la composición del parlamento las reales relaciones de fuerza entre las diversas corrientes políticas, tornan virtualmente imposible modificar el sistema político heredado de la dictadura y acabar con los grandes privilegios que este consagra en exclusivo beneficio de los grandes poderes fácticos empresariales. Un claro ejemplo de esto lo brindó hace un año el hecho de que en el Senado no pudiese prosperar un proyecto destinado a consagrar constitucionalmente las aguas como un bien nacional de uso público porque, dado el cuórum de 2/3 de senadores en ejercicio exigido para ello, el rechazo de solo 12 senadores pudo finalmente prevalecer sobre el voto favorable de otros 24. La consecuencia más evidente del carácter antidemocrático efectivo del sistema político-institucional chileno, y por tanto de su nula sintonía con los derechos, intereses y aspiraciones de la inmensa mayoría, ha sido su creciente, y a estas alturas profunda e irreversible, pérdida de legitimidad a ojos de la inmensa mayoría de la población. Es justamente eso lo que quedó claramente de manifiesto con el resultado del plebiscito del 25 de octubre pasado, abrumadoramente a favor de elaborar y establecer una nueva Constitución. 3. ¿Por qué ha sido tan difícil terminar con el sistema político-institucional heredado de la dictadura? Transcurridas ya más de tres décadas de que Pinochet abandonara La Moneda y entregara el mando político del país a un gobierno civil cabe preguntarse: ¿cuál es la razón por la que aun no hemos logrado terminar con el sistema político-institucional falsamente democrático heredado de la dictadura? En realidad, como es lo usual tratándose de problemas de la compleja y multifacética realidad social, la explicación no se circunscribe a un solo factor sino que comprende un conjunto de elementos que se han conjugado para preservar el estado de cosas imperante, que guarda plena correspondencia con los intereses de los grandes poderes fácticos empresariales. Sólo mencionaremos aquí los más importantes. Por una parte está, precisamente, ese inmenso poder económico, y con ello también político, que bajo la dictadura logró acumular, y que hoy detenta, el grupo de oligarcas que controla las actividades productivas claves del país. La expresión ideológica de ese inmenso poder está en la imagen de éxito del «modelo» que a través de los medios de comunicación se propaga en forma recurrente sobre la población. La voz que prevalece ampliamente en tales medios es la de ese poder, de sus aun más poderosos socios extranjeros, y de sus ejércitos de «expertos» que aplauden entusiastas y satisfechos por la seguridad paradisíaca con que han podido realizar jugosos negocios en Chile. Por otra parte está la sumisión a ese poder y el consecuente rol de contención y encauzamiento de las demandas populares que objetivamente han desempeñado, y de muy buena gana, los partidos de la Concertación que durante la mayor parte de este periodo han gobernado el país. No se debe olvidar que tras el triunfo del No en el plebiscito de 1988, los dirigentes de la Concertación accedieron a negociar con representantes de la dictadura los términos de lo que sería la «transición a la democracia», lo que se plasmó en las 54 reformas que se le introdujeron entonces a la Constitución de 1980, entre las cuales estaba nada menos que la elevación de 3/5 a 2/3 el cuórum requerido para reformarla en sus aspectos claves. Y está también sin duda, como un tercer factor relevante, la inmerecida confianza que, durante tan largo tiempo, gran parte de la ciudadanía depositó en los principales actores políticos que han intervenido en este amañado escenario político-institucional actualmente en crisis. En un gran sector de la ciudadanía esa confianza estaba asociada a la esperanza de que, bajo el liderazgo de la Concertación, el país avanzaría en un proceso de gradual pero real democratización de su vida política, social, económica y cultural, al tiempo que otros, permeados por la constante propaganda conservadora y un arraigado temor a los cambios, han brindado permanentemente su apoyo a la derecha. A todo ello se suma el que, deliberadamente, las prácticas políticas convencionales tienden a centrar su atención y la atención de la ciudadanía en los síntomas más palpables de la crisis, invisibilizando con ello los problemas de fondo. En definitiva éstos derivan de la existencia del sistema económico capitalista al que la Constitución de Pinochet protege, y que liberado de todo control social merced a las políticas ultraliberales impuestas por la dictadura y proseguidas por la Concertación, esclaviza a la mayoría para beneficiar solo a unos pocos. Un sistema económico que crea y recrea permanentemente, y a un grado extremo, una desigual distribución la riqueza y del ingreso socialmente generados por el trabajo de todos. Esa extrema desigualdad social, imperante sin contrapeso alguno en el Chile de hoy, contraviene el fundamento último de una convivencia social pacífica: la activa promoción por parte de la comunidad de un orden social justo en real beneficio de todos que solo un sistema efectivamente democrático y participativo puede asegurar. En efecto, si derechos fundamentales como el acceso a una educación, salud y vivienda de calidad y a una jubilación digna no están hoy garantizados para todos es porque la riqueza producida se encuentra y permanece concentrada en muy pocas manos, sin que existan los mecanismos orientados a redistribuirla en beneficio de todos. Ello priva permanentemente a las políticas públicas de los recursos que son necesarios para financiar solidariamente los requerimientos en esos ámbitos, cuyos costos no pueden ser solventados los sectores de menores ingresos, tal como se ha pretendido instalar, como una noción de sentido común, a partir de la dictadura. Los ideólogos del capitalismo salvaje hoy imperante en Chile defienden la ley de la selva invocando hipócritamente como principio supremo una presunta «libertad de elegir». Una libertad que guarda estricta correspondencia con la capacidad de pago de cada familia. Para garantizar realmente el acceso de todos a una educación y atención de salud de calidad se requiere como mínimo, exactamente al revés de lo que sucede actualmente, la existencia de un sistema tributario progresivo mediante el cual los sectores de mayores ingresos contribuyan a financiar esos servicios para los sectores de menores ingresos. 4. ¿Por qué las normas que rigen el actual proceso constituyente no son realmente democráticas? Finalmente cabe insistir en que, debido a su origen, el proceso constituyente en curso se encuentra enfrentado a las mismas trabas que hasta ahora han distorsionado e impedido una real expresión de la voluntad popular en la generación de las normas, lo cual conlleva el riesgo de frustrar, una vez más, las expectativas de un real avance democratizador actualmente presentes en la gente. Lo más evidente al respecto es que: • Se ha establecido un cuórum supramayoritario de 2/3 para acordar las normas de la nueva Constitución, otorgando con ello una capacidad de veto a la minoría en violación al elemental principio democrático del respeto a la voluntad de la mayoría.

• Se ha declarado la incompetencia del organismo constituyente (la «Convención Constitucional») para abordar y fijar reglas en aquellas materias que se encuentran ya contempladas en los tratados internacionales anteriormente suscritos por el país.

• Se configura la composición del organismo constituyente en base a la ley electoral vigente que es portadora de graves anomalías en la proporcionalidad que cabría observar en los distintos distritos entre representantes y número de representados. Como es sabido, la facultad de imponer estas trabas al proceso constituyente demandado por la ciudadanía se la arrogaron, completamente de espaldas al pueblo, las cúpulas políticas ultra desprestigiadas que concurrieron a la firma del llamado «acuerdo por la paz» del 15 de noviembre de 2019. Con ello estaban desconociendo deliberadamente, una vez más, la regla de la mayoría, cuya única limitación en un sistema democrático ha de ser el respeto que se debe a la existencia y derechos de las minorías. Posteriormente, para colmo de la hipocresía, esas mismas cúpulas han sostenido que todos quienes acudieron al plebiscito en que se impuso en forma aplastante el apruebo estaban convalidando con ello también esas normas tramposas. Ante una pretensión tan infundada como esa solo cabe insistir en que en una democracia el real y único soberano es el pueblo, y que solo a él corresponde definir cuáles han de ser las normas y contenidos que rijan su vida social. Así como la movilización social fue capaz de imponer la necesidad de un cambio completo del marco constitucional vigente, es de esperar que se muestre capaz ahora de hacer respetar la voluntad mayoritaria de que ese cambio se realice de manera efectiva. La extrema dispersión de listas que se configuraron para participar de la elección de los convencionales sin duda torna aun más difícil la posibilidad de arribar a buen puerto. Pero lo claro es que, más allá de tales dificultades, la única posición coherente con el principio democrático que todos invocan es que el verdadero juez llamado a dirimir con su pronunciamiento las controversias que en materia de principios y normas constitucionales puedan plantearse en el curso de este proceso es el propio pueblo soberano. No es aceptable que se pretenda convocarlo solo a elegir «representantes» para limitarse luego a observar pasivamente desde la distancia lo que ellos acuerden. El único titular del poder constituyente es el pueblo, y como tal puede y debe pronunciarse también sobre todas las cuestiones sustantivas.

— jorge.franco.cl@gmail.com


Nuevamente nos encontramos ad portas de una seguidilla de procesos de elección popular, los que tendrán copada la agenda política del país durante 2021. Lo pintoresco de la costra política parasitaria que habita en las instituciones de la República y que aflora con más intensidad durante estos períodos preeleccionarios, es la desvergüenza de la retórica mañosa e impúdica de creerse imprescindibles. No llama particularmente la atención la verborrea vacua e insustancial a la que nos tienen acostumbrados muchos de los y las “Honorables” que representan uno de los poderes del Estado, así como personeros y personeras de Gobierno de distinto rango en el otro poder del Estado, la que se ha transformado a lo largo de 30 años en una “marca registrada” de una legión de autodenominados servidores públicos con “vocación de servicio” (con esta generalización seguramente estoy siendo injusto con muy pocos seres humanos que tratan de darle dignidad al ejercicio del servicio público. Pero son escasas gemas en un mar de lodo y estiércol que desaparecen a ojos de la opinión pública).

Lo sorprendente después de tantos años, es que sigamos creyendo en esos discursos retocados con que los vendedores de humo de siempre pretenden convencernos, nuevamente, que resolverán las penurias cotidianas de todos o de tales y cuáles. Penurias, injusticias, inequidades innombrables que no han sido resueltas por los mismos que ahora, se visten de ropajes y luces nuevas para asegurarnos que ahora sí que sí…

Si Carlo Collodi volviera a la vida desde su Italia natal y conociera a gran parte de nuestra costra política y sus discursos de charlatanes de la Edad Media, seguramente crearía una pléyade de nuevos personajes que terminarían por convertir en astillas a su Pinocho de madera, empujarían a su padre Geppetto a pedir limosna en alguna esquina y a Pepe Grillo lo clavarían en un insectario para rematarlo al mejor postor.

¿Qué hacer para mejorar la raza política en esta Republiqueta? Es una difícil pregunta constitucional sobre la que deberían reflexionar profundamente aquellos candidates que reciban el beneficio de la duda de miles de electores y lleguen a sentarse en uno de esos 155 escaños anhelados por honestos y trúhanes.

Confío que el electorado no sucumba a los cantos de sirenas de ex personeros del Gobierno actual y de Gobiernos pasados, de políticos parasitarios profesionales desvalorizados, de senadores y diputados ávidos de demostrar su vocación de “servicio público” pero que exsudan ese tufillo a charlatanería y aprovechamiento del elector cándido y necesitado. Confío que a partir del otoño de 2021 el electorado empiece a adoptar la racionalidad intuitiva que mostró Gregorio Mendel en el monasterio austriaco donde vivía mientras cultivaba y mejoraba el linaje de arvejas según sus criterios de selección. Un principio sencillo pero contundente y definitivo que aplica la naturaleza hace eones y que Carlitos Darwin develó para sus coetáneos y el resto de la humanidad: el de la selección del más apto. Hasta el momento, como electores, hemos elegido básicamente a vendedores de humo, listillos de pocas luces intelectuales y macuqueros de tomo y lomo. ¿Podremos mejorar nuestros criterios de selección?

¿Seremos capaces de aplicar una suerte de “Darwinismo electoral” a la hora de elegir a nuestros constituyentes, nuestros alcaldes, concejales y gobernadores? ¿Podremos llegar a crear un linaje de políticos de fuste, con densidad intelectual, imaginativos, compasivos, empáticos y honestos, que le confieran dignidad al oficio del ejercicio público a partir de abril y en las elecciones de los años venideros?

Quiero creer que sí. Quiero creer que de a poco irán desapareciendo esos personajes que, teniendo las clavijas del poder durante 30 años, no quisieron, no pudieron o no les interesó cambiar lo que ahora dicen lo que pretenden cambiar. Que irán desapareciendo aquellos que se acostumbraron a vivir de las bondades que ofrece el Poder de un Estado injusto y hostil con la mayoría de su población.

Confío que el “Darwinismo electoral” fluya lenta pero definitivamente en nuestras ecuaciones personales al momento de marcar nuestra raya en una de las tantas papeletas a las que nos enfrentaremos en el futuro. De nosotros depende terminar con la “partidocracia” que rige nuestra sociedad. Si no empezamos ahora, entonces ¿cuándo?.

Atentamente,

Marcelo Saavedra

Biólogo


Panorama político nacional. La danza de las locas…

por Juan Luis Castillo Moraga. Ciudadano Independiente.

Al cierre del 2020 y en los albores del 2021, una avalancha de políticos, militantes de los partidos de oposición y oficialistas, se lanzan al ruedo cual bailarines extasiados pretendiendo mostrar sus “dotes”…

Cual mas cual menos, desde ambos lados del panorama político, el número de candidatos a presidentes, - pre-candidatos le llaman ahora- que aparecen, espantan a la ciudadanía, por la cantidad y, además, por lo exagerados y rimbombantes de su características, no precisamente por sus cualidades…

Lo mismo respecto a las candidaturas a constituyentes, algunos pretenden esconderse en el rótulo de independientes y otros siéndolo realmente, sólo le harán un gran favor a los desprestigiados partidos políticos que “abrieron” sus alas para acoger a estos pobres candidatos, dicen ellos. Pero en realidad, no es más que una forma de aparecer siendo generosos, cuando en realidad, lo que necesitan es llevar “votos a sus molinos” a través de vistosas personalidades.

Pero no es todo, en la derecha raspan la olla buscando candidatos a la constituyente, amén de dejar a su gobierno cada día más desprotegido y abandonado. Esta es la madre de todas las batallas…dicen y su objetivo, no es otro que llegar al tercio necesario para obstaculizar toda posibilidad de lograr una nueva constitución, democrática, digna y libertaria. Además, echar las bases para la unidad de toda la derecha, con vistas a la elección presidencial.

Por su parte, desde la oposición, aquellos que algún día fueron partidos democráticos, insisten en el intento de “apropiación indebida” de las reivindicaciones de la ciudadanía, sin lograrlo por supuesto y además entreverados en un “yepo”, una maraña de ideas y conflictos que ni siquiera ellos entienden y que sólo pretenden aspirar a mantener ciertos grados de hegemonía logradas en tiempos en que la ciudadanía les creía.

Finalmente estos últimos días, el escenario está también marcado por un “escandaloso clamor” de los dirigentes de los partidos, quienes simulan rasgar vestiduras por la búsqueda de unidad en las candidaturas a la asamblea constituyente.

Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos reviste riles, poca credibilidad logran. Si fuera real la búsqueda de estas escenas en búsqueda de unidad de última hora, la situación es relativamente fácil, que renuncien todas las candidaturas de los partidos de oposición y que llamen a su escuálida militancia a apoyar a las candidaturas independientes.

En el plano de los grupos de ciudadanos independientes que levantaron o están levantando candidaturas, por favor, no miren las aventuras ni comportamientos de los partidos, generen unidad, una sola lista de independientes, con generosidad, revisando hasta el último día a sus candidatos y que éstos estén respaldados por una vida ligada a una clara fidelidad a las organizaciones sociales, a un comportamiento ético impecable y a normas de conductas llenas de humildad, solidaridad y consecuencia a toda prueba.

Aún es tiempo de llevar una sola lista de independientes a lo largo de cada uno de los distritos del país.


El 80 por ciento del apruebo ante la historia por Rodrigo Medina

La rebelión de octubre del 2019 – que no vieron venir por ceguera y sordera- forzó el plebiscito y abrió el proceso constituyente hoy transformado en una encrucijada histórica de la cual no avizoramos sus resultados; aunque esto parece prefigurarse si no existe unidad.

La ciudadanía del 80 por ciento del apruebo intervino el espacio público con una acción política contundente mediante masivas movilizaciones exigiendo a voz en cuello dignidad.

Mostró la felicidad de un pueblo que se reencontró en las calles para denunciar las desigualdades sociales y económicas y enrostrarle a la élite política su ensimismamiento en sus particulares intereses, sin vocación de servicio público y que permitió la extrema concentración de la riqueza, las corrupciones al interior de la Fuerzas Armadas y Carabineros, las colusiones de las farmacias y el retail, la connivencia entre los empresarios y la política, y mucho más.

Pero ese acto político ciudadano que confirmó los anhelos de una nueva Constitución está a punto de vivir su mayor fracaso. El famoso tercio de Longueira es la carta que el rechazo jugará para continuar con el gatopardismo de la política burocrática y para que la nueva carta fundamental no sea tal, sino que una frustración con consecuencias impredecibles.

Se establecieron reglas eleccionarias para que, en definitiva, se produjese la fragmentación y dispersión del voto ciudadano del apruebo. Las élites políticas y económicas apostaron a que la ciudadanía de las protestas no tuviese la capacidad de unión necesaria para ser representada legítimamente en el actual proceso constituyente. Este es un lastre enraizado en la clara voluntad de la dictadura de romper el tejido social y en el fomento del individualismo.

Existen razonables dudas de que la élite política “progresista” quiera cambiar la Constitución. Les acomodó por décadas esa camisa de seda y es por eso que sus prioridades no están en el proceso constituyente, sino en las cuotas de poder que significan las elecciones de gobernadores, municipales, parlamentarios y presidenciales.

Los medios de comunicación en vez de educar cívicamente y alertar acerca de las significaciones que tendría un desconocimiento de la voluntad democrática del pueblo, hacen eco de las aspiraciones de corto plazo de una élite que no cuenta con apoyo popular.

Es el momento de la generosidad y solidaridad entre las organizaciones sociales, territoriales, medioambientales, de género, pueblos originarios, el mundo de la cultura, las artes, la academia.

Está la posibilidad histórica de escribir una nueva constitución con el respaldo de un inapelable ochenta por ciento. Para esto es necesario aunar la diversidad de fuerzas del apruebo y, así, representar a ese movimiento social, político, cultural, que se pronunció de manera tan clara por la construcción de un nuevo pacto social, en cuyo punto de partida se sitúa la nueva carta fundamental.

Es urgente que en todos los distritos del país se realicen los últimos esfuerzos por construir una lista única de candidatos independientes a la convención constitucional.

Rodrigo Medina G. Concepción, 29 de diciembre 2020


LA ODISEA DE LOS INDEPENDIENTES

Del 78% de las personas que votaron el 25 de octubre por aprobar una nueva Constitución para Chile, ¿Cuántos son independientes? De los que no votaron, ¿Cuántos son independientes? De acuerdo al SERVEL, solo un 4,7% de la población está afiliada a algún partido político. El 95% somos independientes.

Contradictoriamente, es el Congreso -es decir, los Partidos Políticos absolutamente desprestigiados- que define la forma en que esta inmensa ciudadanía independiente puede expresarse. Ellos han decidido que, para que los independientes puedan postular a sus candidatos el 11 de enero, deben conformar listas. Listas que deben ser inscritas con un porcentaje superior a la que se exige para la inscripción de un partido político, en un tiempo record, con firmas en notaría en plena pandemia y, además, listas que no pueden tener sub pactos que permitan sumar la fuerza de los independientes. Los Partidos Políticos no tienen ninguna de estas limitaciones. En suma, deciden una “misión imposible” de participación para la inmensa mayoría de la ciudadanía, en lugar de una decisión coherente y sensata, dados los difíciles tiempos que se viven.

Después, no digan los políticos actuales -como sucedió respecto al estallido social y las enormes movilizaciones- que no se vio venir. Deberían, al menos, anticiparse a las crisis. La frustración de la inmensa mayoría de los chilenos y chilenas, esperanzados en el importante proceso de redactar la Constitución del futuro, será inmensa, porque se sentirán engañados. Y eso es muy peligroso. Creo que es la oportunidad para que, una real participación de los independientes, en la conformación de la nueva Constitución, permita proyectar libre y dignamente los cimientos sobre los cuales se funde el porvenir del país.

Como madre y abuela me preocupa mucho nuestro futuro. No más engañifas.

ANA DALL’ORSO SOBRINO

4518329-7

Concepción, 17 de noviembre de 2020.


Carta enviada por Dr. Edgardo Condeza Vaccaro Presidente del Movimiento por la Consulta y los Derechos Ciudadanos

14 de noviembre de 2020

Señora, Srta., Señor:

Por la presente nos tomamos la libertad de llamar su atención y solicitar su apoyo - una firma - a la iniciativa de nuestra asociación internacional de ciudadanos el Ágora de los Habitantes de la Tierra, a favor de una política pública mundial común contra la pandemia de Covid-19. libre de patentes y fuera del mercado.

De hecho, la Asamblea General de las Naciones Unidas acaba de convocar una Sesión Especial sobre la pandemia de Covid-19 para los próximos 3 y 4 de diciembre a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno. Se necesitó más de un año de discusiones para superar la oposición de ciertos estados, en particular los Estados Unidos del ex presidente Donald Trump.

La celebración de esta sesión (la 37a en la historia de las Naciones Unidas) es de considerable importancia. Se trata de una oportunidad única para definir y aplicar medidas comunes a nivel mundial para luchar contra la pandemia a fin de garantizar el derecho a la vida y la salud de todos los habitantes de la Tierra. Como el Presidente de la Asamblea General de la ONU escribió en su carta de convocatoria: «No olvidemos que ninguno de nosotros está a salvo, hasta que todos estemos a salvo».

Este es un momento histórico. Está en juego el futuro de las Naciones Unidas y, sobre todo, la capacidad de nuestras sociedades para dar a la vida un valor universal libre de toda subordinación a las «razones» de mercado, económicas y de poder. La salud, la vida, no es una cuestión de negocios, beneficios, poder nacional, dominación o supervivencia del más fuerte.

Esta sesión especial también es muy importante porque representa una gran oportunidad para nosotros los ciudadanos. Nos alienta a expresar nuestras prioridades y deseos, a ejercer presión sobre nuestros dirigentes elegidos para que sus decisiones sean conformes a los principios constitucionales de nuestros Estados y a la Declaración Universal de Derechos Humanos y a la de los Derechos de los Pueblos.

Como el Ágora de los Habitantes de la Tierra, ya hemos intervenido en septiembre ante el Secretario General de las Naciones Unidas en defensa de una política sanitaria sin patentes privadas con fines de lucro y gratuita (bajo responsabilidad financiera colectiva) (véase https://www.pressenza.com/fr/2020/09/lettre-ouverte-au-secretaire-general-de-lonu-sur-le-vaccin-covid-19/).

El 23 de octubre, a nivel de la OMC (Organización Mundial del Comercio), los países «ricos» del Norte (Estados Unidos, Unión Europea, Noruega, Suiza, Reino Unido, Australia, Japón...) rechazaron la solicitud presentada por Sudáfrica y la India, apoyada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y otros países del Sur, de suspender temporalmente la aplicación de las normas sobre patentes en la lucha contra el Covid-19. Esta suspensión tenía por objeto permitir que las personas de los países empobrecidos tuvieran un acceso justo y efectivo al tratamiento contra el coronavirus.

A continuación se resumen las propuestas que tenemos la intención de presentar al Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas como contribución a los trabajos de la reunión de los días 3 y 4 de diciembre.

1. Abandonar el fetichismo del dinero

El período extraordinario de sesiones

a. Reafirmar que la salud de las personas, los pueblos y los ecosistemas de la Tierra son prioridades y deben prevalecer sobre los intereses económicos, utilitarios, comerciales y corporativos a corto plazo. Por lo tanto,

b. Aprobar el abandono, durante el período 2021-2023, de la aplicación de las normas relativas a las patentes sobre organismos vivos, en particular sobre el conjunto de los instrumentos de lucha contra la pandemia del Covid-19 (diagnóstico, tratamiento, vacunas) y

c. Decidir la creación de un grupo de trabajo mundial, bajo la égida de las Naciones Unidas, sobre la revisión del régimen jurídico-institucional de la propiedad intelectual en la era antropocena.

2. Aplicar el principio fundamental de que la vida importa

Para ello es necesario cambiar las prioridades de las finanzas mundiales invirtiendo en la economía de bienes públicos mundiales (salud, agua, conocimiento/educación) y reduciendo drásticamente el gasto (casi 2 billones de euros en 2019) en la economía de guerra (armamento, competitividad y dominación).

Desde esta perspectiva, el período extraordinario de sesiones debería

a. Proponer la creación de un fondo financiero público cooperativo para la salud, como parte integrante de una Caja de Depósitos y de Consignación Mundial para los Bienes Públicos Mondiaux ;

b. Encargar al UNIDIR o a una comisión de expertos independientes que presente un informe de estudio sobre las reducciones inmediatas de los gastos militares y la reconversión de su asignación al desarrollo, la producción y la distribución de bienes y servicios públicos en materia de salud y en las esferas conexas del agua, la agroalimentación y el conocimiento.

3. Fortalecer el funcionamiento y la labor de las Naciones Unidas (y sus organismos) en favor del desarrollo, para 2045, de una nueva arquitectura político-institucional para la Humanidad.

Para este fin,

a. Reconocer a la Humanidad como sujeto institucional y actor clave en la política global de la vida. La apertura de una Casa Común Mundial del Conocimiento, basada en la puesta en común existente de conocimientos, experiencias, herramientas técnicas (caso de Costa Rica en lo que respecta a la salud...) será un importante paso adelante concreto,

b. Proponer la creación urgente de un Consejo para la Seguridad de los Bienes y Servicios Públicos Mundiales, empezando por la salud, el agua y el conocimiento.

Si está de acuerdo con estas propuestas a corto y largo plazo, su apoyo personal dará mayor peso político y humano a nuestro enfoque. Enviará su firma por correo electrónico (email), añadiendo una sola palabra sobre su situación profesional (en m/f: estudiante, agricultor, profesor, ingeniero, empleado, trabajador, miembro de asociaciones, jubilado,...) y el lugar y país de residencia :

 a la dirección de correo electrónico central internacional del Ágora de los Habitantes de la Tierra el Ágora: secretariat.audace@gmail.com (Paola Libanti, Riccardo Petrella) o, si lo prefiere,

 a una de las personas mencionadas al final de esta carta, por país, miembros del comité internacional de los promotores del Ágora.

Su apoyo se incluirá en la lista de firmas que acompañará al documento presentado al Presidente de la Asamblea General de la ONU. Su apoyo es muy valioso para nosotros. Le agradecemos de antemano.

Por supuesto, estamos a su disposición para cualquier información adicional.

Para el Ágora de los habitantes de la Tierra,

los miembros del Comité Internacional de Promotores

Anexo. Direcciónes de correo electrónico nacionales

Alemania: Ina Darmstaedter ina.darmstaedter@web.dei

Argentina: Aníbal Faccendini anibalfaccendini@yahoo.com.ar,

Bélgica: Galand Pierre <pierre.galand6@orange.fr> , Alain Dangoisse <alain.dangoisse@gmail.com> , Alain Adriaens ,

Brasil Luiz Rena , Marcos PS Arruda ,

Bulgaria vladimir.mitev@abv.bg

Burkina Faso, Fatoumata Ki-Zerbo kfatoumata@yahoo.com

Camerún Emmanuel Amadou ,

Canadá/Quebec Pierre Jasmin, <jasmin.pierre@uqam.ca> , Jean-Yves Proulx, jyproulx@videotron.ca

Chile Luis Infanti de la Mora , Edgardo Condeza edgardocondeza@vtr.net, Ana Dall´Orso, anadallorsosobri@gmail.com, Adriana Fernández adrianafernandez.agoraoutreach@gmail.com, Enrique Dobry dobryb@hotmail.com, Hernol Flores humbertoopail.comazo5@gmail.com, Nathan Novik nathan.novik@gmail.com, Carlos Montoya carlerne@gmail.com, Alvaro Ramis, Sara Larraín, chilesus@chilesustentable.net, Alejandro Huala, Diego Ancalao, Luis Alejandro Rojas luis.rojas.afro@gmail.com,

Colombia Carminda Mac Lorin <carminda.maclorin@katalizo.org> , Luis Alberto Restrepo y Socorro Ramírez restrepo.luisalberto@gmail.com, Beethoven Herrera beethovenhv@gmail.com, Juan M. Sepúlveda jmssepulveda@yahoo.com,

Cuba: Lydia Guevara lguevara46@gmail.com

España Charles Ruiz Unhogar charles.ruiz@unhogar.com

Francia Philippe véniel , Jean-Pierre Wauquier , Cristina Bertelli star@lesperipheriques.org

India Alain Dangoisse alain.dangoisse@gmail.com

Italia Francesco Comina <francesco.comina@gmail.com> , «Cipsi, Nicola Perrone» ,.com>, Alfio Foti , Domenico Rizzuti <mimmo.rz@gmail.com> ,

Libano Lilia Ghanem lilia.ghanem@yahoo.fr

Portugal João Caraça jcaraca@gulbenkian.pt

Suiza «spinedi.c» <spinedi.c@bluewin.ch> ,


Una vez más El poder del Partido del Orden... Por Juan Luis Castillo Moraga.

El poder transversal del del partido del orden, se cierne nítidamente en el parlamento, a veces se usa a unos otras a otros,. pero siempre hay votos de todos los partidos, para salvar ministros acusados constitucionalmente o para apoyar al gobierno cuando este está al borde del precipicio.

Esta vez la acción del partido del orden, el qué repito cruza todo el espectro, operó y ordeno a sus «huestes» para salvar al Señor Perez, "Sublime, inefable defensor de la dictadura a través de toda su carrera política y que como Ministro del interior, avaló y fué el responsable político de todas las atrocidades cometidas desde el alto mando de carabineros en su periodo de ejercicio como ministro, avaló el peligroso rol de los camioneros bloqueando el tránsito en plena pandemia y... No olvidar, inauguró su periodo, reuniéndose privadamente con latifundistas y camioneros en la araucanía al comienzo de su nefasto periodo de ministro y jefe de gabinete.


La Institucionalización de la violencia contra la mujer. Por Gloria Clavero Aranda.

Quillota,15 de noviembre 2020

Me pregunto, cómo piensan las autoridades mundiales, eliminar la violencia contra la mujer, sin eliminar el Modelo de Estado Patriarcal que rige en todo el globo… Vivimos en una Civilización que tiene como fundamento el Patriarcado Institucional, del cual emanan todas las leyes que controlan los comportamientos humanos. Este modelo desarrolla todas las normas que colocan a la mujer en situaciones vejatorias, por falta de leyes que la reconozcan como una persona “Sujeto de Derecho”. El Sistema Capitalista Patriarcal, no ofrece, prácticamente, ninguna norma “justa y equilibrada”, asociada a las funciones que la mujer desarrolla, sea en el Trabajo Asalariado, puro y duro, o, en las Ciencias, la Política, las Artes y la Cultura en general, o, en los Cuidados de la Familia, incluso, en trabajos no “calificados”, que al igual que los calificados, se convierten en la “doble tarea”, realizada fuera del hogar, con el fin de completar, en muchos casos, los miserables estipendios de algunos de los miembros del grupo familiar, que con suerte, en estos tiempos, tiene un empleo.…La Violencia de Género, que afecta a mujeres de cualquier edad, incluidas las niñas, en cualquier lugar del planeta, va más allá de la violencia física, vejatoria del cuerpo, destacada en las crónicas rojas que muestran los detalles y la crueldad de los hechos de una violación sexual…Pero, la Violencia Machista, con sus hechos luctuosos, que actúan sobre el cuerpo de la mujer, es solo la cara visible de los crímenes de la Sociedad Patriarcal. Sin embargo, existen otras caras, escondidas en las máscaras legales, que obvian la realidad del Modelo Planetario de comportamiento Patriarcal de las Instituciones Humanas que nos rigen. En este sentido, hablar de Violencia contra la Mujer, es hablar de Injusticias, de Desigualdades en todos los aspectos de desarrollo humano. Existe una Negación de Derechos en los diferentes ámbitos de desempeño de la Vida Ciudadana, donde la mujer, igual que el hombre, concurre con su trabajo, sus ideas, y sus esfuerzos… A saber: Violencia de género son las leyes del trabajo, que nunca han igualado los derechos laborales de hombres y mujeres. Los hombres, siempre están considerados, por las leyes patriarcales, en lugares, categorías y salarios, superiores a los de las mujeres, aunque estas, desempeñen iguales labores, en iguales cargos. Incluso, en ocasiones, las condiciones laborales de la mujer, a veces en forma tácita, otras directas, le exigen la “demostración” de su capacidad, trabajando el doble, en iguales cargos y funciones, que sus compañeros…

Que peor violencia contra la mujer, que la ignorancia legislativa, que constituye la Negación Institucional de la importancia para la Economía del Sistema Económico Planetario, del papel de las mujeres en los “Cuidados de la Familia”. Dichos cuidados colocan a la mujer en un lugar de extrema fragilidad, dado a que ella, es la Sostenedora de los miembros de la familia, en todos los sentidos. Es la cuidadora, la que mantiene la casa en condiciones de vida para los hijos, las hijas, el marido, la gente mayor, la gente enferma, personas que están “a su cargo”. La mujer es la que escucha, todo lo que acontece en el interior de la familia, la que busca las soluciones, la que gestiona y administra la distribución de lo que se tenga en ese hogar. El desgaste psicológico de la mujer que realiza a diario, y sin descanso reconocido por ley, esta inmensa tarea, en la que se aguanta “el Sistema Económico”, jamás ha sido reconocido por ninguna ley patriarcal, en ningún estado del mundo. En países como el nuestro, lo que existe, en la mayoría de hogares, es la “pobreza de medios”.

Este lugar, femenino, por mandato patriarcal, siempre ha estado absolutamente “desprotegido” por la Ley de leyes…el Asistencialismo Paternalista hacia la mujer, típico y tópico, de algunos gobiernos y parlamentos del orbe, solo consigue hacer más patente, la Injusticia, la Falta de Leyes que reconozcan el Papel de la Mujer en la Economía de la Sociedad Mundial…

En estos días, próximos a la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en Chile, se hace imprescindible hablar de la Asamblea Constituyente, y del Camino hacia la Construcción de una Nueva Constitución, elaborada por las Gentes Llanas que nos representan, verdaderamente, gentes conocedoras de nuestra realidad social, líderes y lideresas de las Organizaciones Populares de nuestro país. A pesar de que hemos presenciado, como la Poderosa Clase Política Chilena, ha interpuesto su escudo de los 2/3, para impedir cualquier ley que vaya en desmedro del Patriarcado, y que tanto varones, como féminas del Pueblo Sencillo, hemos sido testigos de las artimañas para dar vuelta el Plebiscito, aun así, y aunque a los Poderosos les parezca que ya tienen todo a su favor, porque le “permitieron” al Pueblo, “votar por lo que querían”, resulta que el pueblo dijo lo que tenía que decir, que no fue lo que los políticos esperaban…lo que esperamos las gentes decentes, es que se reconozcan los lugares de los Pueblos Originarios, de las Diversidades Sexuales…pero, muy especialmente, las mujeres, exigimos que se nos reconozca, “paritariamente”, como Representantes Políticas del Pueblo, en la Asamblea Constituyente que decidirá los “destinos de Chile”…

Nos queda un largo camino por recorrer, para llegar a construir una Sociedad más Justa y Equilibrada, donde la mujer tenga el lugar que le corresponde, por su trabajo en todos los ámbitos de la Vida. Y en esta senda, las mujeres no queremos asistencias graciables, ni favores políticos, ni mezquindades patriarcales: ¡Queremos Derechos Políticos, Sociales, Culturales, Económicos, Sexuales, Familiares…



Fabiola y Gustavo: los queremos constituyentes

Los queremos allí: ¡en la Constituyente...! Para que el nuevo Pacto Social nazca mirando sus rostros, oyendo sus voces. Y no sólo por la deuda eterna que Chile tiene con ustedes, sino porque si la Magna Carta nace escuchando sus voces, la “nueva casa de tod@s”, un país entero, emergerá no desde la indolencia y la invisibilización histórica de las víctimas y l@s sufrientes del país sino desde lo que ustedes, herman@s míos, simbolizan y representan: ustedes representan a millones de rostros desprotegidos, millones de voces cuyos gritos de justicia han sido ignorados y acallados impúdicamente por la élite, por el establishment, por los cuatro poderes, por una justicia injusta y cómplice, incluyendo en esa complicidad la mentira de los matinales y los noticiarios oficiales y oficiosos, mentira que nos bombardea, sin pudor y todos los días, con esos mismos rostros que gatillaron los saltos del torniquete y el estallido social en octubre de todo un pueblo.

Los queremos allí, en la Constituyente, en tanto recordatorios vivientes de que todas las vidas, todas las voces y todas las miradas importan y merecen absoluto respeto; pues ustedes -Fabiola y Gustavo- serán un mandamiento para un país, serán nuestro veredicto de justicia permanente en contra de ese sistema estatal de injusticia que encarcela la pobreza y la protesta social pero que “condena” a clases de ética y firma mensual a los intocables, a los saqueadores de un pueblo, y que regala una firma bimensual a la totalidad de esos policías que se cebaron en las calles desangrando vidas, voces, miradas, ojos, sueños desarmados, indefensos, inocentes.

¡Que alguien me diga dónde hay que firmar para que vuestra presencia nos honre y nos represente en la Constituyente! Para que vuestros nombres hagan arder, como dos espadas de fuego, los protocolos acartonados y sacralizados de esa élite política de rostros cien veces repetidos cuya hipocresía tradicionalmente cómplice es la misma que define al Ejecutivo y a la Judicatura, instituciones que –lo dicen 4 informes internacionales- amparan hasta hoy la impunidad de los sacaojos, de los Maturana, de tanquetas reventando cuerpos, de zorrillos que no arrojan agua sino químicos venenosos, de carniceros tipo Crespo.

Parafraseando al notable filósofo Walter Benjamin: La Constituyente y la Nueva Carta Magna que se nos viene -Carta Magna que el 80% sufriente de un país hizo posible-, no será inocente si no incluye las voces de las víctimas, esto es, si no es impulsada desde “la memoria del sufrimiento anterior”, desde la justicia y –esta vez sí que sí, y por primera vez en nuestra historia republicana- desde y para el “Nunca Más Definitivo-Definitivo”.

Cuando aquí hablo de víctimas y de un pueblo sufriente, refiero a l@s héroes de una historia. Y Fabiola y Gustavo: ¡ustedes son héroes y sobrevivientes de esa historia! …por tanto deben tomar parte en la redacción de la nueva Carta Magna. ¡Aunque ello incomode al 20 % indolente del Rechazo y a esos partidos políticos tradicionales que una vez más se están cebando, toda vez que se están apropiando de una conquista popular que dejó 400 ojos mutilados y más de 30 hermanos muertos.

Noé Bastías

Profesor de filosofía, Chile


Puchuncaví El empresario asesina la naturaleza

Por Carlos Ernesto Sánchez.

Mientras escribo, veo caer los árboles que están cortando desde la parcela vecina para la ampliación de la carretera que conduce desde Puchuncaví hasta La Calera y Nogales.

La empresa ha arrasado con todo lo que encuentra a su paso, demoliendo casas, cercos, naturaleza. Se han apropiado de terrenos que dijeron cancelar a buen precio; aun hoy no cancelan nada.

Ante la pregunta si esta carretera es necesaria; Sin duda no lo es para ciudadano residente o visitante. Esta carretera ampliada es un servicio para las grandes empresas, que en la zona contaminan con su secuela de enfermedades. Además no son fuente de trabajo, la mayoría de la gente que labora viene de otras partes de la región.

No justifico la violencia que se vive en el sur, pero la defensa armada y destrucción de máquinas y camiones, se transforma en el grito para que no se siga destruyendo la naturaleza. Sin duda no es la forma.

Es cierto que hay que dar paso al progreso, pero este debe ser planificado tratando de hacer el menor daño posible

El aporte de estas empresas es casi cero a las comunas de Puchuncaví, Quintero y las localidades de Ventanas, Loncura, donde contaminan y los habitantes sentimos el efecto de chimeneas empresariales.

Desde hoy desde la ventana de mi pieza, no veo los hermosos árboles que erguidos saludaban el paisaje.

Los habitantes de esta localidad ni siguiera tenemos un bus que nos traslade hasta el centro de la comuna,

Puchuncavi es comuna hermosa, desmembrada en muchas localidades, con montañas, valles, mar. Gente sencilla, amable, comuna muy tranquila. Un comercio atento y con autoridades con real espíritu de servicio. La Alcaldesa mujer independiente, pero conocedora de la dinámica municipal, por haber sido funcionaria de la misma.

Concurrir al Cesfan es recibir atención de primera calidad, atenta, rápida, respetuosa de la hora pactada. Ante la realidad en salud que se vive en muchas comunas en nuestra comuna costera gozamos de un buen nivel de vida.

Al caer la tarde y en las mañanas, sentiré la ausencia de los arboles que saludaban mi soledad. Es inmoral como el empresariado para conservar sus privilegios arrasan con todo.

Puchuncavi ha sido en diferentes momentos de su historia, víctima de poderosos. No se puede olvidar que la dictadura de Pinochet instalo en estas tierras el campo de concentración con el nombre de la comuna, miles de historias se construyeron en ese tiempo.

Hoy Puchuncavi es paraíso de paz, y un paisaje, que el empresariado se empeña en asesinar. Levanto con fuerza mi voz para denunciar estos asesinatos a la naturaleza. Nada justifica el arranque de los arboles frente a mi ventana.


La Ciudadanía, merece y necesita completar su obra...

El triunfo en el plebiscito y los costos son el resultado de una ciudadanía conscientemente movilizada

Los ciudadanos que deseen legítimamente postularse como candidatos a la constituyente, actúen y definan su decisión con grandeza, con sensatez con una gran cuota de sentido unitario y sí mezquindades, entendiendo y asumiendo con meridiana claridad que:

1.- En las listas no caemos todos los que les gustaría estar..

2.- que las listas por distrito deben ser una sola.

3.- que la composición de estas listas deben asegurar la presencia de Mujeres, representantes de las etnias, jóvenes y adultos mayores, representantes de organizaciones sociales, colegios profesionales, pero también intelectuales, artistas , científicos, catedráticos, rectores , Constitucionalistas, claramente aspectados con una clara historia de demócratas y ciudadanos independientes de partidos políticos.

Si el número de aspirantes excedieran el N° permitido y adecuado por lista de interesados, esta debiera ser zanjada por una comisión de «hombres buenos» los cuales deberían comenzarse a elegir , desde ya! 4.- No permitir que este trabajo sea «filtrado» por partidos políticos ni por parlamentarios, ojo con los operadores políticos de partidos y parlamentarios que el último periodo se han venido «vistiendo ropajes ajenos» típico del "transformismo político"en la política chilena de hoy.... Pero además, no debemos permitir que los partidos políticos, pretendan «la aprobación indebidas» de los triunfos obtenidos por las luchas y pagados los costos por la ciudadanía movilizada. 5.- Finalmente, a exigir a los partidos de la oposición que en un acto de decencia y humildad política reconozcan con hidalguía el triunfo de la ciudadanía y se abstengan de llevar candidatos.

Una sóla lista de candidatos ciudadanos a lo largo de cada distrito del país.

Juan Luis Castillo Moraga.


La revolución estéril y el fin del mundo

Hemos visto una verdadera revolución en nuestro país, con todas las características que la definen. Millones de ciudadanos en las calles, largos días de ininterrumpidas manifestaciones, incendios de bienes públicos y privados, rabia incontenible arrastrada a lo menos por 46 años, saqueos, marchas gigantescas, ataques a recintos policiales y militares, sin armamento mas que la voluntad y la violencia primitiva. Como contraparte, violencia policiaca y militar en contra del pueblo indiscriminada y sistemáticamente, lesiones oculares a la población causando ceguera, muertes de ciudadanos producto de la represión gubernamental, detenciones arbitrarias, violaciones y abusos sexuales por agentes del estado. Ciudades en llamas, carreteras intransitables, balaceras nocturnas como amedrentamiento a la población por parte de las entidades represoras, campañas de siembra de temor y terror como norma estatal, inexistencia de libertad de prensa, ni de estado de derecho, ni de expresión, ni respeto a los ddhh. En definitiva, un caos social y una imposibilidad de controlar la situación, ingobernabilidad en los hechos e incertidumbre absoluta. Una revolución ante nuestros ojos. Solo muy pocos seres humanos participan de una revolución. Nosotros en Chile hemos sido participes de una revolución. Una revolución estéril.

Revueltas y revoluciones

Sabemos que las revoluciones se distinguen de las revueltas debido a que estas ultimas alteran profundamente el orden establecido, sobre todo si provocan reformas sustantivas y las primeras cambian basalmente las estructuras que ordenan la sociedad transformándola por completo. Los ejemplos de revoluciones mas contemporáneas los podemos reconocer en la revolución cubana en 1959 y en la revolución islámica de 1979 en Iran. Ambos países son irreconocibles antes y después de las drásticas alteraciones estructurales a su sociedad.

Y se pueden distinguir de las revueltas reformistas de Filipinas que sacó del poder a Ferdinando Marcos en 1986 y terminó con una dictadura de mas de dos décadas dando paso a un sistema clásico de la llamada democracia occidental, pero que no alteró estructuras de dominación y poder que se mantienen sin alteraciones sustanciales.

Lo mismo se observa en la significativa lucha de los afrodescendientes en norteamerica en los años 60’s del siglo pasado, con importantes avances en los derechos civiles obtenidos y que terminan con la discriminación racial “definitivamente” en EEUU y en los mismos años se dan grandes revueltas a continuación, centradas en la oposición a la guerra de Vietnam y que si bien sensibilizan a la sociedad, no la alteran en lo mas minimo. Parecida es la realidad del llamado mayo francés de 1968, donde por semanas Francia se ve sacudida por masivas demostraciones de descontento gatilladas por los estudiantes universitarios que inician una revuelta a la que se suman obreros y que logra cambios favorables a la causa popular, pero que no alteran las bases sociales, económicas y políticas en lo absoluto.

Las revoluciones

Las 2 grandes revoluciones de la historia reciente son la francesa y la rusa. En ambas hay inspiración, conduccion y propuesta. En la revolución francesa vemos personajes como Rousseau, Voltaire, Montesquieu, Diderot, inspiran los anhelos de transformación de la sociedad con un ideario concreto y realizable, es decir, una inspiración recogida por el pueblo. La consigna era “ciudadanos, a las armas, nos esperan días de gloria” que se ve inmortalizada en la Marsellesa. Hubo lideres reconocidos y notables como Danton, Marat, Robespierre y otros, que remarcan una conducción del proceso. Y una propuesta solida y hecha suya por el pueblo, inspirada en la libertad, igualdad, fraternidad y traducida a la separación de poderes en ejecutivo, legislativo y judicial en otras palabras, la republica moderna. La gran revolución burguesa. Con avances y retrocesos, prácticamente todo el siglo XIX se ve influenciado y alterado por lo sucedido en Francia a fines del siglo anterior y como consecuencia, vemos la llegada del siglo XX con una nación francesa irreconocible con su historia recién pasada y el resto del mundo, con una realidad similar. Nunca mas reyes, ni duques, ni condes, nada de eso. Se termina una forma de vida, dando paso a otra. Con burgueses y proletarios, con presidentes, primeros ministros, con parlamentarios, con sindicalistas, con empresarios, esto es, una nueva forma de vida.

La revolución rusa, llamada también de octubre, tiene inspiración en Carlos Marx y Federico Engels. Su consigna era “campesinos, soldados y obreros, todo el poder para los soviets”. La conducían lideres encabezados por Lenin y secundado por Trotski, Stalin, Kamenev, Zinoviev y otros. Y su propuesta también cambio a Rusia, al punto de hacer nacer un nuevo estado llamado Union Sovietica, que por uno u otro camino, influyó en todo el planeta. Se reemplazan instituciones zarista por soviets ( comités ), la propiedad privada es sometida a la propiedad colectiva, se planifica la economía y se estatiza la banca, se colectiviza la propiedad agrícola, el control político pertenece al partido comunista y se considera como meta, llegar a un concepto de paz social generalizada con la dictadura proletaria que pretende la desaparición de clases sociales antagónicas, supliéndola por una armonía sin clases en pugna. La relevancia de esta revolución en la tierra es innegable y cursó todo el siglo. De un impulso que la llevó a derrotar al nazismo en la IIGM, a iniciar la conquista del espacio y a ser junto a EEUU los países mas poderosos del orbe, pasa a una decadencia que a fines de siglo, producto de su separación de la influencia del pueblo en su funcionamiento interno y a una oscura burocracia, llega a desaparecer por completo. Esas fueron revoluciones. Y tienen un sitio en la historia marcado con letras mayúsculas.

Chile, octubre 2019

Lo sucedido a partir de 18 octubre 2019, fue una revolución en los hechos, pero no tuvo inspiración, ni conducción, ni propuesta. Aparecieron por generación espontánea, incubada en 46 años de frustración, dos consignas automáticamente naturales. Fuera Piñera y nueva constitución. Que reflejan, primero, el deseo de terminar con un gobierno heredero de la dictadura cívico-militar de asesinatos, torturas y corrupción desde 1973 a 1990 y segundo, el deseo de reemplazar la institucionalidad dictatorial mantenida y perfeccionada por los gobiernos concertacionistas, por un nuevo orden jurídico, económico y social de raíz de verdad democrática.

Y como se dijo al inicio de este escrito, la sociedad chilena se sacude y se envuelve en una revolución general incontenible. La violencia es destacada por los defensores de la inmovilidad y la continuación del estatu quo, favorecida por unos medios de comunicación social actuando en perfecta coordinacion, como un coro uniforme y hasta con coreografia incluida, destinada a adormecer y mentirle al pueblo, con el fin de frenar todo cambio verdadero, dejando al descubierto que en Chile no hay libertad de prensa. Television, radios y diarios al unisono. Junto a esto, se suma la represión policial y militar, la infiltración del movimiento popular ,el incentivo a la destrucción de bienes públicos por agentes encubiertos del neofascismo, la premeditada incorporación del lumpen, narcotraficantes y vandalizacion delincuencial, con el firme propósito de criminalizar la protesta social legitima y confrontar al pueblo consigo mismo. Pero la mayor demostración de violencia contra la ciudadanía toda, no es esta maniobra vil y desesperada, la mayor violencia contra el pueblo se concreta con el llamado “acuerdo por la paz y nueva constitución”, diseñada por los mas despreciados y detestados por los ciudadanos del país; la llamada clase política, por el parlamento manipulador y oportunista. Existiendo en esa institución parlamentaria honrosas excepciones, la abrumadora mayoría de sus integrantes se embarcan en una irresponsable maniobra de frenar los anhelos de los compatriotas que se manifiestan por millones, anteponiendo sus mezquinos intereses y privilegios a perpetuar. Un gatopardismo torpe e insulso, a dos años plazo. 2 años de plazo para seguir enquistados al poder. Argumentan los continuistas, que detrás de la movilización de casi todo el país, hay una confabulación extranjera. Y aventuran a mencionar a Rusia, China, Venezuela y Cuba. Hay que ser muy limitado para no saber que los dos primeros paises son ajenos a toda intervención fuera de sus fronteras. Rusia es un país capitalista, muy nacionalista y con elevados índices de corrupción instituida, que interviene en áreas de influencia que favorezcan a sus maniobras económicas y punto, nada de eso se observa en Chile. China es una nación con una economia que ellos definen como un socialismo de mercado y para eso dejan de ejercer influencia política y militar en ningún lugar de mundo y solo se interesan en ventajas económicas para su país en cualquier latitud. Cuba y Venezuela, por sus economías en crisis, no están en condiciones de intervenir en ningún lado. Sin embargo, quienes sostienen majaderamente en la “intervención extranjera”, son los únicos en la historia del país que han actuado del lado de intereses de otra nacion en contra de su propia tierra. Ver los archivos desclasificados por EEUU en que se comprueba esta conocida afirmación. Hay numerosos nombres y apellidos en épocas pasadas y recientes. Recorremos los años y nos topamos con Gonzalez Videla como agente de una potencia que lo sostiene en la presidencia a fines de los 40’s y comienzos de los 50’s, para seguir entre penosos ejemplos, encontramos el nombre de Agustin Edwards en los años 70’s y su influencia en el golpe del 73 y para no cansarnos entre tantos ejemplos deplorables, nos hallamos en los 80’s específicamente en 1984 en que en la contraportada de la revista Newsweek aparece Ricardo Lagos en un articulo que se puede conocer y que lo retrata con claridad, en esos años se frena la ofensiva popular que tenia en las cuerdas al tirano y por el llamado acuerdo nacional, conglomerado político con la Iglesia adelante ( no la de Silva Henriquez, la de Karol Wojtyla el papa polaco derechista ), se mantiene la dictadura. Antes de los 90’s se recuerda la famosa intervención en tv del llamado “dedo de Lagos”, acto premeditado y efectista para confundir a la izquierda de esa época y que desemboca en, segun los acuerdos con EEUU en los 80’s, con la creación de la concertacion y la democracia protegida de Jaime Guzman, que mantiene intacto el corazón de la dictadura quitándole solo, según se dice, los detenidos desaparecidos. La elección como administrador del regimen 2000 a 2006 lo lleva a ser adorado por las elites del poder económico y maquilla la constitución dictatorial y… aparece ahora de nuevo, patéticamente añoso, como salvador de la institucionalidad regresiva que el pueblo está rechazando de plano. No es la oposición popular la que está al servicio de otros países , son los defensores del modelo quienes tienen un historial de vínculos con el poder global. Eso es violencia y aumenta la rabia del pueblo. Viene el verano, los planes del oficialismo se centran en como poder detener el plebiscito de abril y no cejaran esfuerzos y triquiñuelas para impedir la consulta ciudadana.

Veremos que pasa…

Viña del Mar, diciembre 2019

El fin del mundo

La pandemia: Aparece el Covid-19 y salva al debilitado y a punto de colapsar gobierno de Piñera y su administración neofascista. Lo salvará realmente? Algunos especulan que puede que no sea asi y que ni siquiera un nuevo gatopardismo local, extensivo a lo global, los salve del caos. Se vislumbra un fantasma horripilante para las elites. EL fin del mundo, su mundo. Puede suceder que al doblar la esquina de esta época con pandemia incluida, lo que era concreto y palpable, se diluya, se volatilice en un orden político, económico y social muy diferente a lo soñado por los poderosos. Puede ser… o no.

Lo que sin duda no podrá evitarse, en el camino del genero humano con su paso inexorable a metas mejores para si, es la construcción de una nueva realidad. Un mundo que sin duda será mejor que el anterior vivido. Es la vida simplemente.

Quiza no lo que el pueblo anhela de inmediato, pero de seguro es el fin del mundo para los que Lenin llamaba ricachones. Ese mundo neoliberal esta muriendo ante nuestros ojos. Como decía un rayado en una de las paredes de nuestras ciudades. “Aca en Chile nació y murió el neoliberalismo” Es el fin. ( pongan la música de los Doors para que les de mas miedo )

roberto albarracin centro cultural pensamiento critico

Viña del Mar mayo 2020


Ojo !!! Las aspiraciones de una nueva Constitución… Corren peligro

Sí, así es, las aspiraciones ciudadanas de contar con una nueva constitución, preñada de un marco solidario, con nítida participación de mujeres y etnias, con contenidos que aseguren desarrollo por sobre el mero crecimiento, que se plasmen valores solidarios, medioambientales, de igualdad de género y que contenga con nitidez elementos que aseguren un marco económico de respeto y justicia con dignidad social para con los más desposeídos. Todo lo anterior, puede irse al tacho de la basura si el 20,2 % de los que votaron “Rechazo”, logran sacar un 30% de los votos en las próximas elecciones para elegir a los constituyente. La consecuencia siguiente es que neutralizaran todo el proceso de cambio. La responsabilidad está entonces en quienes en el aparato de la institucionalidad, administran aún, desgraciadamente, y a pesar del rechazo de la ciudadanía, una parte del próximo proceso electoral. Sí ellos los partidos políticos y parlamentarios que han intentado hacerse del triunfo ciudadano. Aquellos que pretenden la “apropiación indebida” de los triunfos y reivindicaciones sociales, tienen hoy la responsabilidad de asumir con humildad y respeto ciudadano, el posibilitar una sola lista de candidatos ciudadanos a dicha elección de constituyentes. Simple en un acto e intento por iniciar un largo camino para reconstruir partidos éticos y moralmente responsables y ligados a la ciudadanía… Renuncien a llevar candidatos a las constituyentes y aporten apoyando una “lista única nacional de constituyentes ciudadanos”, en dónde las mujeres, las etnias, las organizaciones sociales, los científicos y catedráticos ciudadanos y demócratas encabecen esta lista unitaria.


Como controlar la representatividad local: un tema que se debe discutir en la convención constitucional. Por Carlos Clemente V.

Muchos son los tópicos que se han puesto en la mesa desde el momento que supimos que eventualmente se discutiría la redacción de una nueva Constitución, la reducción de los poderes del Presidente, el impulso a derechos fundamentales de carácter social o el rol del Tribunal Constitucional, son discusiones constantes en las columnas de opinión de distintos portales, pero no he divisado alguna opinión acerca de la representación de las localidades, en específico de las restricciones electorales.

Año a año se habla de descentralizar más el país y que el poder no lo detenten los mismos de siempre, pero todo queda en la retórica y los buenos deseos, mas no se ven ejercicio de cambios reales en la labor legislativa. Se utiliza el discurso de querer dar más representación a las regiones, pero los políticos se cambian de distritos y comunas como fichas del mismo valor. Los ejemplos abundan y de distintos sectores políticos, Iván Moreira por ejemplo, era un diputado que históricamente había representado al sector sur de Santiago pero luego de un momento a otro pasó a ser candidato y Senador de la región de los Lagos, Felipe Harboe, fue Diputado del distrito de Santiago Centro un periodo y pasó a ser senador en la octava región. En los cargos más locales también sucede, como en el caso de Pablo Zalaquett, que pasó de ser Alcalde de la comuna de La Florida por dos periodos a ser Alcalde de la comuna de Santiago.

Podría continuar con los abundantes ejemplos, pero el punto es claro: La ley no presenta limitaciones sobre residencia en ciertas comunas o distritos a los candidatos de elección popular y bajo una perspectiva personal creo que debería tenerlos. Es parte de la protección de la democracia el poner límites a las personas que son elegibles en las localidades donde habrán sufragios, por algo la Constitución y las leyes orgánicas no permiten a toda persona ser elegible en aquellos cargos, así me parece mínimo, que si bien el candidato a escoger, no viva hace años en la región donde va a hacer campaña, por lo menos tenga inscrita su residencia electoral 4 años antes de la próxima elección. Sin tener un límite de este tipo lo único que hacemos es fomentar el enroque político de representantes de renombre pero que no son cercanos a la zona que se supone que representan. ¿Una persona que ha vivido hace más de 4-5 años en Santiago conoce realmente lo que se vive en las localidades indígenas del sur del país? ¿Conoce en persona la situación de tensión que tiene la población con las plantas de energía de aquella zona? O ¿Conoce un capitalino como viven las localidades nortinas los temas de inmigración o el narcotráfico?

Lamentablemente estos cambios no se alcanzarían a implementar en la elección de integrantes de la Convención, donde no me cabe la menor duda que sucederán estos enroques como pasa en las elecciones de otros cargos, pero espero que se discuta en las salas de la Convención Constitucional, poniendo fin de una vez por todas a esta mala práctica, así como la legislatura ha puesto fin a otras malas prácticas como la producción de leyes misceláneas hasta los años 70 o la recientemente aprobada restricción a los alcaldes de ser elegidos indefinidamente.

Carlos Clemente V.
Abogado. Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile. Especialista en Derecho Constitucional.


El 78,22% de los chilenos que votaron apruebo el día 25, ¿Fumaron opio? Rotundamente NO, con más conciencia que nunca, con una claridad, con inteligencia, sensatez y responsabilidad, votaron ¡Constitución CIUDADANA! Votaron ¡DIGNIDAD CIUDADANA!, dejando claro.

El oficialismo, encabezado por el presidente, intenta una vez más, en un nuevo gesto de “transformismo político”, subirse al carro de la victoria. Los partidos oposición, todos, insisten en la “Apropiación indebida” del triunfo ciudadano en las urnas. Celebraron, la noche del 25, acompañados de un “puñado” de sus familiares.

En cambio la ciudadanía, celebró con cientos de miles en las calles de Santiago, en la “Plaza de la Dignidad” y en cada una de las ciudades del país. Es muy necesario tener claro que este, no es más que un triunfo que consolida la construcción de “un eslabón más”, en la larga cadena de triunfos que se requiere para consolidar avances justos en el desarrollo de la nación, pero esta vez, lleno de justicia social, equidad, dignidad y respeto a cada ciudadano.

Este triunfo, debe consolidarse con la creación de una “Constituyente Ciudadana”, elaborada con el corazón, las manos y la inteligencia, las ideas y aspiraciones colectivas de hombres y mujeres demócratas e independientes, que interpreten los intereses generales de la nación, con un marco de solidaridad y justicia social.

La hora de la verdad, si los partidos de la oposición quieren realmente, estar dispuestos a oír la voz del soberano, pues bien, en un gesto de humildad y realismo político, si están interesados en recuperar la confianzas de la ciudadanía, entonces deben trabajar por que las mujeres, los pueblos originarios y las organizaciones sociales estén dignamente representadas en el colectivo que redacte la nueva carta magna.

Existen rectores y académicos universitarios, artistas e intelectuales, científicos, constitucionalistas que son ciudadanos y demócratas ellos deben organizados e inspirados en el clamor ciudadano, dar forma a la nueva constitución. La tarea de las tareas Una sola lista nacional de independientes a lo largo de todo el país. ¿Cómo lograrlo? ¿Difícil, claro que sí? ¿Imposible?, ¡NO! Difícil, a trabajar desde hoy mismo y los partidos resérvense el derecho a “pasar” esta vez, el camino es y debe ser ¡¡¡CIUDADANO!!!

Juan Luis Castillo Moraga. Ciudadano Independiente. Rut: 6.702264-5.


Chile : El pueblo dijo su palabra.

Los ciudadanos del país concurrieron este domingo 25 de octubre a sufragar en el Plebiscito para cambiar la actual Constitución vigente desde el año 1980. El resultado según últimos cómputos indica que el 80 % de los ciudadanos ha aprobado que el país debe contar con una Nueva Constitución, la que será redactada por una Convención Constitucional cuyos integrantes serán elegidos por toda la ciudadanía.

La actual Constitución es un ilegal engendro generado durante la espuria dictadura que se instaló en el país luego del sangriento golpe de Estado de 1973, contra el legítimo gobierno del Presidente Salvador Allende.

El pueblo de Chile ha dicho su palabra. Desde el pasado octubre de 2019 a través de las multitudinarias acciones de masas que en todo el territorio colmaron calles, plazas y avenidas, jóvenes, estudiantes, trabajadores, hombres y mujeres dijeron ¡ Basta ! de abusos, de atropellos, de explotación. El estado de cosas bajo el actual sistema de dominación de clase con la aplicación del extremo modelo neoliberal ha fracasado absolutamente. La actual situación social, económica y política con el sistema capitalista que afecta a la mayoría de la población no da para más ...

Han sido años, décadas, siglos de explotación, de saqueo por aquellas clases que se entronizaron en el poder por medio de la represión y el crimen. Los imperios extranjeros no han hecho menos en esos funestos plazos. En Chile y también en otras latitudes los pueblos se han quedado sin patrimonio material, porque todas sus riquezas han sido enajenadas. Aguas, mares, bosques, fuentes de energía, todo ha sido expoliado por aquellos saqueadores.

En Chile este nuevo octubre de 2020, en medio de las difíciles condiciones sanitarias por la actual pandemia, las diversas comunidades sociales organizadas han retomado el camino con resuelta voluntad de lucha.

Haber ganado de manera limpia y categórica el reciente Plebiscito es un paso más en esta larga y dura demanda por el pan, la justicia y la dignidad. Es un mandato histórico. La tarea siguiente será elegir democráticamente a quienes tendrán la responsabilidad de debatir con los mejores argumentos y redactar la Nueva Constitución.

Todo ha de ser sobre la base de la unidad más férrea, la organización y la decisión de luchar por el mejor destino que todos los ciudadanos se merecen en justicia y paz. La Nueva Carta que ha de regir el futuro de todos los ciudadanos debe consagrar en su texto los fundamentales Derechos Humanos, los más altos valores sociales, económicos, patrimoniales y culturales de todos sus habitantes.

Carlos Poblete Ávila,
Profesor de Estado.

Chile, octubre 26 de 2020.


Hace un año, exactamente. Por Itayreé Acle A.

Chile, gracias a la convicción de l@s estudiant@s, parió un nuevo sujeto social y político. El día del parto, much@s miramos orgull@s cómo en ese acto de rebeldía ante el pago de más de 30 pesos, perdón, de más de 30 años, la dignidad se contraía y daba paso a un Nuevo Chile que dijo ¡Basta! No solo uno, sino miles y millones.

Nada ha sido fácil, a un año de su nacimiento, la élite de siempre, gracias a su prensa amiga, formal o informal, televisada o en redes, ha tratado de que esta guagua muera por inanición, por leyes represivas, asesinatos, montajes o por un virus llamado SARS Cov 2, COVID-19. Sin embargo, crece, crece fuerte y silenciosa, se alimenta de la organización de asambleas, de ollas comunes, de juntas de vecinos, de genuinos movimientos sociales, organizaciones medioambientales, feministas, sindicales, de la vecina que habla con las otras y de la fuerza y dignidad que late en cada chileno.

Este nuevo sujeto político encontrará más de una trampa en el camino. Ignaros intentarán darle un plebiscito tramposo como si no supiera distinguir una buena leche materna, lo intentarán seducir con dulces de candidaturas y caramelos de ambición para que equivoque su impronta, intentarán evitar su levantamiento atrayéndole con una falsa fórmula constitucional, pero se equivocan, porque este sujeto es más consciente, más generoso, más empático con el poder entregado y paso a paso crece sin que la fuerza política ni policial le detengan.

Cada uno de nosotros, l@s luchador@s estamos éticamente llamados a abrirle un espacio, a acompasarl@ y no saturarlo, a generar las condiciones para que se desarrolle libre y sano, a inyectar esperanza y seguir articulando los contextos que surjan desde las buenas prácticas, la honestidad y transparencia y podamos construir la refundación de una nueva Nación, una más amable y habitable, por medio de una Genuina Asamblea Constituyente.

Han intentado silenciarlo, le han aplastado, cercenado y torturado, han querido dejarlo morir en el aislamiento, pero sin poder evitarlo a un año de su nacimiento, este nuevo sujeto político que lucha por dignidad, justicia, democracia, verdad, igualdad y fraternidad ya gatea y pronto, dará sus primeros pasos.

¡¡¡Adelante!!! Avancemos con el APRUEBO en el largo camino por una genuina ASAMBLEA CONSTITUYENTE.

Itayreé Acle A. #Fuerzadebases #soloelpueblocuidaalpueblo #asambleaconstituyente #soloelpuebloayudaalpueblo


La próxima acusación constitucional en contra del ministro del interior, si no se aprueba, fijo, contará el gobierno con apoyos de «Partido del Orden» ... en dónde la figura de, al menos dos radicales, uno dos PPD y por supuesto Un par de Demócrata Cristianos y socialistas servirán de tabla de salvación para un ministro que cada vez que enfrenta un conflicto,dá su veredicto, como si fuera juez, no importando que la situaciones estén aún en proceso.
Juan Luis Castillo Moraga.


No hay mejor patria que la propia. Por Rodrigo Reyes

La patria no es el territorio por el que se pelea en las guerras, ni la bandera por la que se jura, tampoco la edulcorada estampa rancia del huaso o la china, el folclorismo de salón una vez al año, no son las guirnaldas del banal chovinismo.

La patria es la gente, la identidad de un pueblo que se forja en su destino común. Por eso no hay mejor patria que la que uno ama o adopta, aquella que nos hace sentir en casa; el paisaje que se abraza, el habla de la gente, las historias grandes y chicas, las públicas y las íntimas; una forma de pensar, el cómo (nos) entendemos, el cómo nos relacionamos, nuestro humor, los dolores y alegrías, los fracasos y los triunfos; nuestras costumbres campesinas pero también las urbanas, esas que emergen con fuerza en las ciudades, con los jóvenes en las calles bailando frente a una gran vitrina, los actores de teatro acarreando utilería, las decoraciones del comercio, el metro, el paseo por el parque, la fanaticada del fútbol. La patria es lo que atesoramos de antes y lo que valoramos ahora; lo que nos es propio, como la receta de la abuela, los ingredientes infaltables para una buena mesa compartida, los vinos y otros brebajes, un plato hecho como en ninguna parte. La patria son las canciones de Violeta, las novelas costumbristas, las anchas alamedas y todos los poetas; las tradiciones que nos dan sentido, que nos unen en nuestra diversidad geográfica e ideológica, como el relato común de una cultura, de un chiste o un garabato, el exclusivo guiño de una historia construida por todos. Es lo que se añora cuando no se tiene. Lo que se extraña desde el exilio.

Pero es también lo que mueve nuestra utopía social: el mundo mejor se reduce a nuestra patria. No es más lejos que eso, nuestro entorno inmediato, los que queremos y nos quieren, las calles por las que transitamos, los árboles, la inmensidad de la cordillera que nos asfixia pero nos libera frente a un mar que nos aísla pero nos purifica, como los diablos de La Tirana, los marineros al lomo del Caicai Vilú atravesando los angostos estrechos de donde la tierra se desmorona en alerces.

La patria es de dónde somos, la cultura que nos es parte y que se ama, en la que se nace, se elige o adopta. Es la que nos hace soñar, la que nos convoca a un trabajo común: el futuro. El futuro para todos.

Buena caza

Rodrigo Reyes Sangermani


COVID-19, salud y bienes públicos globales

Carta abierta al Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas

10 SEPTIEMBRE 2020

https://wsimag.com/es/ciencia-y-tecnologia/63404-covid-19-salud-y-bienes-publicos-globales

Señor Secretario General,

El Consejo Económico y Social de la ONU ha alertado a la comunidad internacional sobre las crecientes desigualdades en salud entre las poblaciones del mundo, particularmente cuando se enfrentan a la pandemia de la COVID-19. 1 Desde mayo de 2020 ha habido numerosos llamamientos y propuestas pidiendo que la 75ava Asamblea General de la ONU afirme que cualquier futura vacuna para la COVID-19 debe ser un bien común, un bien público global, gratuito, y que el derecho a la salud para todos debe prevalecer sobre el interés de la rentabilidad financiera y la «seguridad sanitaria» de las poblaciones más ricas de los países ricos.2

Sin embargo, hasta la fecha, los intereses de los poderosos parecen estar dominando las respuestas en la lucha contra la pandemia (y contra la pobreza). Mientras no se eliminen las causas estructurales, que alimentan la primacía de los más fuertes, no podemos cambiar este rumbo.

En el campo de la salud mundial hay tres causas fundamentales de las desigualdades que se deben erradicar como prioridad:

· el derecho a la apropiación privada de organismos vivos con fines de lucro, introducido en la legislación sobre propiedad intelectual (ya en 1980 por los Estados Unidos y confirmado, en 1998, por un mandato legal de la UE);

· las tendencias nacionalistas xenófobas prevalecientes en materia de seguridad por sobre el principio de responsabilidad común y compartida de los pueblos y estados para salvaguardar, cuidar y promover la vida de todos los habitantes de la Tierra;

· los mecanismos financieros globales que actualmente alimentan la creciente desigualdad de riqueza entre y dentro de los países, siendo la privatización de las actividades de ahorro y crédito uno de los más críticos. Esta desigualdad también ha sido bien documentada en un informe reciente de la UNCTAD.3

A la luz de lo anterior, y reconociendo su compromiso personal con el derecho a la vida de todos los habitantes de la Tierra, le pedimos, señor Secretario General, que presente y apoye en la 75ava Asamblea General de la ONU, la revisión y aprobación de las siguientes tres iniciativas:

1. Abandonar la patentabilidad de cualquier vacuna para la COVID-19 durante los años 2020 y 2021 por cualquier entidad privada o con fines de lucro, en base a la rivalidad por la fabricación exclusiva. Y, además, crear un equipo de trabajo mundial de la ONU para llevar a cabo una revisión de las leyes vigentes sobre propiedad intelectual, de modo que puedan adaptarse a lo que se requiere en la actualidad para esta pandemia global. El objetivo es, en cambio, favorecer el diseño e implementación, tanto a nivel regional como global, bajo la responsabilidad de políticas públicas, de un sistema más cooperativo y de beneficio mutuo, para la puesta en común del conocimiento y de la tecnología en el área de la salud, con el fin de lograr la efectiva realización del derecho y acceso universal y gratuito a terapias contra la COVID-19.

2. Promover el lanzamiento de un programa global de «Nuevas Finanzas para la Salud Universal». El objetivo de dicho programa será promover una poderosa capacidad productiva autónoma y auto generativa y para la acumulación de recursos financieros sostenibles en las llamadas naciones «pobres». Esto debe hacerse enfatizando la regeneración de las cajas de ahorros públicas, instituciones públicas de crédito, compañías de seguros públicas, y, sobre todo, estableciendo estrechos acuerdos internacionales de cooperación Sur-Sur con la incorporación de un transformado Banco Mundial, que se convertirá gradualmente en el «banco de depósito y consignación» mundial. Incluido en esto debe estar la prohibición de la actividad de derivados y fondos de cobertura en el área de la salud; la eliminación de los paraísos fiscales, y una nueva tributación sobre las grandes fortunas, como propone, además, un grupo de 80 multimillonarios. El incremento de los recursos económicos autónomos locales es fundamental, especialmente en aquellos ámbitos de actividades relacionadas con los bienes comunes y públicos esenciales para la vida (como agua, alimentación, energía, vivienda y, por último, pero no menos importante, educación).

3. Conformar un grupo de trabajo encargado de evaluar y formular propuestas para la creación de un Consejo de Seguridad Mundial de Bienes Comunes y Públicos Globales (para comenzar: agua, salud, conocimiento). El Consejo tendría tres funciones: alerta/vigilancia (observación, anticipación, detección de emergencias, evaluación de riesgos); iniciativa (elaboración de expedientes para los poderes públicos responsables de la supervisión, propuestas de intervenciones legislativas...); sanción (en caso de incumplimiento de la seguridad de las instituciones de salud pública).

Vacunas, finanzas y seguridad, estos son los tres ejes principales de nuestras propuestas. Reciba nuestros más caros agradecimientos, en anticipación, por su amable atención y los valores compartidos con que considera nuestras propuestas, como parte de su compromiso con una política justa de salud pública global.

Le deseamos una fructífera Asamblea General.

Ágora de los Habitantes de la Tierra

La carta abierta al Secretario General de la ONU se envía por iniciativa del Ágora de los Habitantes de la Tierra y está firmada por 176 personalidades de 33 países.

Firmas:

Dalia Acosta, Journalist (Cuba)*

Alain Adriaens, Ecologist, Former Municipal Counsellor (Belgium)

Vittorio Agnoletto, Ass.Prof. Globalisation and Health, Milan Univ.(Italy)*

Mateo Alaluf, Emeritus Professor, Free University of Brussels- ULB (Belgium)*

Flaviana Alves Barbosa, President SINDSAUDE (Brazil)

Michel Aragno, Biologist, Emeritus Professor, Univ.of Neuchatel (Switzerland)

Marcos P Arruda, Economist, Educator (Brazil)

Ferando Ayala, Former Diplomat (Chile)

Said Ayachi, Pres. Algerian C.tee of Solidarity with Sahraoui People (Algeria)*

Alessane Ba, Dir. Centre Hum.de Métiers de la Pharmacie (France)

Guido Barbera, Pres.NGO CIPSI, (Italy)

Marcelo Barros, Benedictine Monk (Brazil)

Piero Basso, NGO ”Costituzione Beni Comuni” (Italy)*

Brita Bastogi, Comtesse (Denmark)*

Nadia Batok, International Relations, (Macedonia & Italy)

Liberato Bautista, Pres. NGO Committee of United Nations (Philippines)

Fadi Benaddi, Prés.Institut européen de la Culture Arabe, Brussel,s (Belgium)*

Paolo Bertagnolli, Former president”Centro Pace Bolzano” (Italy)

Yves Berthelot, Former Président ,OMCT (France)*

Fabian Bicciré, Professor, National University of Rosario, UNR (Argentina)

Marc Bontemps, Former Director, Oxfam-Wereldwinkels (Belgium)*

Menotti Bottazzi, Activist, International Solidarity (France)*

Giovanni Brandimante, Public Health and Human Rights (Italy)

Jacques Brodeur, Pres. NGO “Education à la Paix”(CND-Québec)

Francis Carlier, Ligue de Sainte-Walburge (Belgium

Cecilia Capanna, Director, Othernews (Italy)

Joao Caraça, President, University of Coimbra (Portugal)

Beranrd Cassen, Former Dir. Gén, Le monde diplomatique (France)

Manuel de la Iglesia Caruncho, Journalist and writer (Spain)

Albert Carton, Trade Unionist (Belgium)*

Marcos Carvalho, Psychologist (Brazil)

Sergio & Clara Castioni. Librarians (Italy)

Luca Cecchi, Retail Trader (Italy)

Monique Cerisier ben Guiga, Honorary Senator (France)*

Roberto Colombo, Mayor, Canegrate-Milan (Italy)

Francesco Comina , Journalist, Bolzano Theatre (Italy)

Edgardo Condeza Vaccaro, Pres. NGO “Mov Consulta y Derechos” (Chile)

Robin Correa, Member of associations (France)

Alain Dangoisse, Dir. Maison du développement, Cath. Univ. Louvain (Belgium)

Ina Darmstaedter, International Berliner Peace Festival (Germany)

Virgilio Dastoli, Pres. European Movement (Italy)

Éric David,, Emeritus Professor, Free University of Brussels (Belgium)*

Edwin de Boevé, Director, Dynamo International (Belgium)*

Véronique Dekeyser, Hon. Member of the European Parliament (Belgium)*

Jean-Marc Delgery,Director “Communauté Emmaus” Sète (France)

Fabrice Delvaux, Environmental Education Projects (Belgium)

Pierre de Maret,, Emeritus Rector, ULB (Belgium)*

Armando De Negri, Physician, UN Human Rights Committee (Brazil)

Jonathan Félix de Souza, Teacher, Cand. PhD PUC Minas (Brazil)

Boaventura de Sousa Santos,Prof. Univ. of Yale and Coimbra (Portugal)*

Ulrich Duchrow, Professor, University of Heidelberg (Germany)

J-M Ducomte, Prof. univ. Toulouse,Hon Pres “Ligue Enseignement” (France)*

Ian Dunlop, Ecologist (Australia)*

Bernard Duterme , Director, CETRI - Centre tricontinental, (Belgium)*

Amoud Emmanuel, Peasants organisation AMT/WAFA (Camerun)

Henri Eisendrath, Emeritus Professor, Vrije Universiteit Brussels (Belgium)*

Yvon Englert, Rector, Free University of Brussels -ULB (Belgium)*

Anibal Faccendini, Dir.“Catedra del Agua”,Nat.Univ. of Rosario (Argentina)

Gianfranco Fattorini, Former Co-president of MRAP (France)*

Adriana Fernandez, Writer (Chile)

Norma Fernandez,Communicator, World Social Forum ( Argentina)

Reinaldo Figueredo, Former Minister of the Presidency (Venezuela)

Alfio Foti, President NGO “Altra Storia” (Italy)

Laura Furcic, Writer (Venezuela)

Pierre Galand, Former Senator, Head of several NGOs Human Rights (Belgium)

Jean-Claude Garrot, Journalist (Belgium)

Enrico Garzaroli, Hotelier (Bahamas)*

Lilia Ghanem, Anthropologist, Chief Editor “Badael” (Lebanon)

Louis Giot, Artist Peinter, ancient deported worker (Belgium)*

Philippe Giroul, Environmental Activist anti Nuclear (CND-Québec)

José Gotovitch , Honorary Professor, Free University of Brussels ULB (Belgium)*

Gwenaelle Grovonius , Member of Parliament, (Belgium)*

Habib Guiza, Secr. Gén. Conf. Générale Tunisienne du Travail, (Tunisia)*

Abdel Karim Hanbachi, Lecturer Arab Literature, Univ of Enna (Italy)

Phil Harris, Editor (Scotland)

Christiane Hessel, Human Rights Activist (France)*

Thomas Hilker, Social activist (Germany)*

Mushahid Hussain, Senator (Pakistan)*

Serge Hustache, Member of the Parliament (Belgium)*

Luis Infanti de la Mora, Catholic Bishop, Aysen, Patagonia (Chile)

Pierre Jasmin, Artist for Peace (CND-Québec)

Homeyra Jazairy, Activist Human Rights (France)

Patrick Jonniaux, Journalist (Belgium)

Habib Kazdaghli, Professor of history, University de Manouba (Tunisia)

Fatoumata Kane Ki-Zerbo, Writer (Senegal & Burkina Faso)

Branislav Kocic, Writer (Serbia)

Nicolas Labajos, Communication Specialist, Social organisation (Chile),

La Boisselière, A socio-political Forum (L.& M.Grinceau, Ph. Veniel) (France)

David Lallemand, Communication Specialist , Children Rights (Belgium)

Gianni La Torre, Former Rector, University of Calabria (Italy)

Mady Ledant, President, NGO “ Equipes Populaires”, Nivelles (Belgium)

Danielle Lefèvre, Journalist (Belgium)*

Jim Lobe, Journalist (USA)*

Michele Loporcaro, Farmer, NGO “Acqua bene comune”(Italy)

Flavio Lotti, General Coordinator, National Tavola della Pace (Italy)

Carminda Mac Lorin, Dir.Gen NGO Katalizo, Montreal Univ (CND & Colombia)

Victoria Malvar, Philologist (Spain)

Eliane Mandine, NGO “Médicament Bien Commun” (France)

Gustave Massiah, international Council, World Social Forum (France)*

Christine Mahy, Secr Gen, Wallonian Network against Poverty (Belgium)*

Roberto Massari ,Publisher (Italy)

Federico Mayor, Former Director General UNESCO (Spain)

Alessandro Mazzer, Industrial manager (Spain)

Sarah Melsens,Platform on Health and Solidarity + Eur.Network. Against Privatization of Health and Social Protection (B)

Maria Grazia Meriggi, Professor, University of Bergamo (Italy)*

Jean-Louis Mignot, Honorary Ambassador (Belgium)*

Luis Moita, Univ. Prof. Permanent Peoples Tribunal, CIDAC founder (Portugal)*

Monastero del Bene Comune, (Paola Libanti, Silvano Nicoletto), (Italy)

Loretta Moramarco, Lawyer, NGO “Acqua bene commune” (Italy)

Maurizo Montalto, Lawyer, Former pres. Water Public Enterprise Naples (Italy)

Anne Morelli, Honorary professor, ULB (Belgium)

Vanni Morocutti, on behalf of “Communauté La Poudrière” (Belgium)

Said Mourtada, Scientific Officer, Vulcania (France)

Simon Moutquin, Member of Parliament (Belgium)

Roberto Musacchio, former Member of European Parliament, (Italy)

Chandran Nair, Global Institute of Communication (India)*

Marinella Nasoni, Retired Trade Unonist (Italy)

Christine Pagnoulle, NGO ATTAC -Liège (Belgium)

Maria Palatine, Harpist, Singer, Composer (Germany)

Xavier Patti, Male Nurse, Medical House (Belgium)

Alfonso Pecoraro Scanio, Former Minister for Environment (Italy)

Tonino Perna, Professor, Univ. of Messina (Italy)

Emma Pernia, Research Trade Union, Ispra (Italy)

Christiane Perregaux-Loup, Honorary Professor, University of Geneva (CH)*

Nicola Perrone, Press Officer “Solidarietà Internazionalel ,NGO “CIPSI” (Italy)

Riccardo Petrella, Emeritus Professor, Catholic Univ. of Louvain -UCL (Belgium)

Christophe Pettiti, Secr.Gen.Institut droits de l’homme, Barreau Paris (France)*

Tony Phillips, Writer (Ireland)

Luc Pilmeyer, Artist, (Belgium)

Carol Pinto-Aguero, Ass.of Chilean Specialists in Foreign Affairs (Chile)

Pietro Pizzuti, Commediographer, Actor, Poet (Belgium)

Pressenza, International Press Agency for Peace and Noviolence (Int.)

Jean-Yves Proulx, Activist, Citizens Democracy and Education (CND-Québec)

Gianluigi Quentin, Diplomat (Italy)*

Puthan V. Rajagopal, Founder and president of Jai Jakat 2020 (India)

Júlia Diniz Rena, Information technology, (Brazil)

Luiz Carlos C B Rena, Teacher, Social Psychology and Social Education (Brazil)

Ricardo Rias, Journalist (France)

Diego Pereira Rios, Professor, Cand. PhD, Univ. of Montevideo, (Uruguay)

Arsenio Rodriguez, Ecologist (Puertorico)

Anne Rondelet, Comparative literature (Belgium)

Paul Sailz, Entrepreneur (France)


La solución del compromiso Gloria Clavero Aranda.

Quillota, 31 de agosto de 2020

La crisis del coronavirus, ha sido providencial para el Gobierno del Estado, presentándose justo a tiempo, como “la solución del compromiso”, ante el “Estallido Social” del pueblo, harto de tanta corrupción y tanta demagogia. La Clase Dominante ha contado con una muy conveniente parálisis popular, provocada por el confinamiento obligatorio, lo que le ha permitido, sin problemas, fraguar sus contubernios con los partidos institucionales del arco político. Y así han conseguido, según ellos creen, que el pueblo mire para otro lado. Así, pactaron, entre izquierdas y derechas, los nefastos 2/3 para cualquier acuerdo, o propuesta relativa al “cambio constitucional”. Así, tanto la cámara baja como el senado, apoyó sin grandes matices, la retirada del 10% de las AFP...y así siguen, intentando acallar las voces de las gentes desheredadas del sistema...

Ahora, el fin que justifica los medios para la Clase Dominante, es conseguir, al más puro estilo Gatopardiano, llenándose la boca con grandilocuencias reformistas, dejar todo tal y como está desde hace 50 años...y en esto, entra convertirse, de la noche a la mañana, en “socialdemócrata”, total, es solo un medio, una palabra que no suena tan mal, para la astuta derecha, que como siempre, proclama los cambios, sin cambiar nada...

En este país, es casi impensable evolucionar a un modo de vida con más justicia y equilibrio. Siempre han existido los parches, el lavado de cara, el uso de máscaras, antifaces, capuchas, mascarillas, todos, elementos que ayudan a tapar, lo que no se puede mostrar, lo que no conviene que se vea. Como si la gente llana no se diera cuenta de este burdo manejo, de esa mala costumbre de la Clase Política, de meter la basura debajo de la alfombra...y luego, esta gentuza se atreve a cuestionar el lado chanta de los sectores populares... Convivimos desde hace 40 años con el narcotráfico, y jamás hemos visto una ley que condene esta verdadera pandemia...La delincuencia de cuello y corbata, la corrupción de los Mandamases, es una costumbre ancestral, y sigue tan fresca, como los caraduras que la ejercen, con la impunidad que les da el Poder que les encubre...

Y claro que existen pungas marginales, gentes de sectores populares que hacen trampas, engañan y delinquen, como no, si el modelo sociopolítico no solo lo permite, lo azuza, para tener un chivo expiatorio que contente a los que reclaman seguridad, alguien a quien condenar, poniéndolo en las primeras planas de las crónicas rojas, y luego, por supuesto, más leyes asistencialistas que apacigüen las movidas: pan y circo para el pueblo. De esta manera, los auténticos malhechores consiguen la complicidad de la mal llamada justicia, diosa estúpida, ciega, sorda y muda a la verdad delictual sistémica en este país...la vista gorda es un producto made in Chile...

Sin embargo, no estamos en la Roma Imperial, estamos en el Fin del Mundo, viviendo una “estafa política”, mediatizada por los medios de comunicación que sirven al sistema, hecho inédito, por parte de la Clase Dominante de este confín de la tierra. Los “símbolos socialistas” que lograron abrir espacios de libertad y justicia en una parte del mundo, y que aún resisten los embates del Poder de los Poderosos, están siendo hurtados por la Derecha Chilena, que se ha sentido “llamada”, a recuperar para su clase, estos valores, que siguen vivos en las gentes llanas. Este medio es considerado potente por los oráculos políticos. Se trata pues, de hacer pasar gato por liebre, de vender humo, de declarar principios vacíos de contenido, como si fueran cambios estructurales. Se trata de conseguir que el pueblo crea que está viviendo la democracia del cambio constitucional, pudiendo “elegir democráticamente”, si lo aprueba, o lo rechaza...esta gentuza partidaria del engaño y la coima, no respetó en absoluto la demanda popular de una Asamblea Constituyente, es más, le cambió de nombre, para enredar a las personas sencillas...Pero, ¿que se han imaginado estos estúpidos, que el pueblo no capta sus argucias?... ¿acaso piensan que las gentes sencillas no saben lo que quiere decir ir a votar el plebiscito de octubre? . Por supuesto que lo saben. Mucha gente participará en este evento, y si, votará, y si, que estas personas saben que si gana el apruebo, serán los 2/3 los que decidirán, como no, la Constitución del Gato Pardo...Lo que, bajo ningún punto de vista, acallará el clamor popular, porque más fuerte será el “estallido” que está por venir, tanto así, que les explotará en la propia cara a los impresentables de la llamada, eufemísticamente, Democracia Chilena... Lo que Chile necesita, más que un cambio constitucional, es un Cambio de Cultura Socio Política, un Cambio de Mentalidad Cultural. La Idiosincrasia Popular, lo está exigiendo a gritos...



Jaque al presidente. Nocaut a las AFP. Por Gloria Clavero Aranda.

Quillota, 16 de julio de 2020

Chile es un Estado Empresarial, Subsidiario. Funciona como una gran empresa privada, dentro de un Sistema Asistencialista, que pretende que se le vea como Modelo de Atención Social. En esta empresa, el presidente de la república cumple la función de un gerente, con poder absoluto para manejar la mentalidad de sus empleados, sus ministros y ministras, representantes políticos atados por una incomprensible lealtad hacia esta especie de faraón egipcio, que se cree, estúpidamente, más allá del bien y del mal... dada esta realidad, que es conflictiva e incierta, más por el fatídico sistema constitucional chileno, que por la pandemia del coronavirus, el 15 de julio, aconteció un hecho histórico en el Congreso de los Diputados y Diputadas: una mayoría de parlamentarios, hombres y mujeres de izquierdas y derechas, se unieron y decidieron tocarle el talón de Aquiles al presidente...

El clamor del pueblo, convertido por los poderosos, en peón del sistema, sin reconocimiento de sus Derechos Humanos fundamentales, empujó a la Clase Política a mover pieza en el tablero del ajedrez político...y no es que esta movida vaya a solucionar los hoyos negros del injusto y desigual sistema previsional chileno, pero, eso sí, ese movimiento, tocó un nervio de la espina dorsal del cuerpo financiero de este país. Aunque la derecha de la Derecha, y una parte de la izquierda, afirme y sostenga que las AFP, nacieron para apoyar el ahorro individual, lo cierto es que estas empresas representan, absolutamente, el significado injusto y desequilibrado de la privatización del Sistema de Pensiones en Chile, que no es otro que la apropiación que hacen los capitalistas, de los bienes dinerarios producidos por el trabajo de las personas. La administración de los ahorros de la clase trabajadora, implica, para las AFP, la manipulación de la plusvalía producida por la aplicación de las leyes del mercado, que deja en manos de los empresarios, la gestión perversa, de los dineros de las gentes que laboran y contribuyen con parte de su salario, al erario público...

Sin embargo, es necesario aclarar que las AFP, son solo la punta del iceberg del Modelo Económico Neoliberal chileno. La apuesta de la Cámara Baja, que votó, y decidió por mayoría que la Clase Trabajadora, sujeta a este Sistema Previsional, pueda retirar el 10% de sus fondos, es un pulso, que los legisladores y legisladoras, le hacen al presidente, intentando con esto, hacerse algo más dignos ante la mirada juiciosa y juzgadora del pueblo, que desconfía de toda la Clase Política...Lo que yace en el fondo de esta, algo atrasada “Rebelión del Parlamento”, obligado y exigido por sus votantes, es la tenebrosa y maldita constitución de 1980...

Desde que empezó la pandemia del Covid 19, nos han intentado hacer creer que todas las fallas de este perverso sistema, se deben a esta problemática sanitaria, como si la gente fuéramos estúpidas. Hace 40 años que Chile se privatizó, transformándose en uno de los países más desiguales del planeta. El desequilibrio y las injusticias que vienen desde los años 80, han producido más muertes que el coronavirus...

De aquí en adelante, el Pueblo Llano estará alerta y preparado, para ver que sigue. Qué pasará en el Senado, que actúa, siempre, como si se tratara de los lores ingleses... Es muy importante entender, con las neuronas y los sentimientos, que el 18 de octubre de 2019, las mujeres y los hombres, pertenecientes a los sectores populares de nuestra geografía, demostraron a los mandamases de Chile, y al mundo, que la Lucha de Clases, al menos, en este país, está muy vigente...hace 9 meses, el Pueblo de Chile, se parió a sí mismo, alumbrando su histórico Deseo de Justicia y Equilibrio...

Por esto decimos que el jaque al Padre Padrone, es un pulso político, el Pueblo espera su momento de volver a las calles, que es su lugar de lucha y reivindicación...” Hemos dicho Basta y echado a andar...” 


COVID-19 Por Marianela Puebla

Observo al mundo por el aleph en mi ventana,
un mundo quieto y aterrorizado avanza por las desiertas calles
esperando el desenlace, deja un rastro de silencio.
Hasta los pájaros están en cuarentena, no han abandonado sus nidos.
De vez en cuando se escucha el ulular de las ambulancias
señalando lo tétrico del momento.

Me escondo en el fondo del olvido con mi cuaderno de versos,
quisiera escribir algo menos trágico,
pero las letras se niegan en sus atuendos de luto
y rasgan las páginas con un rastro de duelo.
Mis vecinos permanecen invisibles, sin un ruido,
pareciera que el temor ha invadido las ciudades, los países,
y nadie quiere ser el próximo en desdicha.
Los días han pasado y la radio anuncia otra muerte,
el cortejo fúnebre ya no existe, nadie acompaña al que se ha ido,
solo, tendrá que emprender el viaje al campo santo.

Me sirvo agrios pensamientos en el desayuno,
es imposible endulzarlos con palabras de valor
guardadas en los recónditos escondrijos de la mente.
Cifras se disparan en los conteos de la pandemia,
y en algunos países se deja morir al indefenso anciano,
es un juego macabro de supervivencia que elige al menos riesgoso.

Los hospitales no dan abasto, muchos mueren sin ser examinados,
sin reclamos el virus los escoge y se los lleva.
Sigo observando, las horas parpadean de cansancio,
y el teléfono enmudece sin pronunciar mi nombre.
Aquí, ensopada de húmedos pensamientos, espero,
no sé cuándo, pero pienso que llegará golpeando la puerta,
reclamando su parte, en esta guerra silenciosa.

La ciudad no tiene escape, no hay murallas que contengan
la pandemia, solo la cuarentena se impone sin futuro,
sin esperanza de una cura, el milagro ya no existe.
La casa se estremece, la soledad la invade iracunda,
no soporta el encierro impuesto, al silencio agobiante que circunda.
Me cobijo bajo el ala de mi almohada, quizás ella traiga
un calmante a mi impaciencia,
quizás tenga entre sus páginas sombreadas de tanto insomnio,
un momento de descanso en el desvelo.


CARABINEROS DE LA 14 COMISARÍA DE SAN BERNARDO DEJAN ABANDONADO TODA LA NOCHE EN LA CALLE Y BAJO LA LLUVIA A VECINO DE LA TERCERA EDAD

Señor DIRECTOR, somos un grupo de vecinas consternadas. Nadie de nosotras entiende cómo y por qué los Carabineros de la 14 Comisaría de San Bernardo actúan con tanta falta de profesionalismo, con tanta negligencia, con tanta insensibilidad, con tanta crueldad, con tanta burla.

Algunas vecinas y yo llamamos anoche durante horas y horas a esta Comisaría de San Bernardo y a su Plan Cuadrante para denunciar un hecho de maltrato brutal, ocurrido en nuestras propias narices, en contra de un adulto mayor, hecho que perfila, de verdad, un intento casi literal de asesinato de esta persona mayor a manos de una señora llamada Fernanda Sepúlveda, vecina nuestra, temida por todos aquí, quien, por pura maldad, y por una bronca irracional y enfermiza, se ensañó con un vecino de la tercera edad. Probablemente con sus facultades mentales alteradas, a esta vecina se le ha ocurrido instalar hace ya semanas unos inmensos candados en la puerta de acceso a nuestros departamentos apenas dan las 10 de la noche, creyéndose la conserje oficial (autodenominada conserje) con lo cual le ha impedido a este caballero mayor acceder a su hogar. Fuera de toda legalidad y humanidad, esta señora no permite que nadie ingrese a su casa después de las 22 horas. Y por motivos que ninguna de nosotras entiende, esta vecina se ha ensañado con un trato cruel, inhumano y sádico en contra de la persona de este vecino mayor, tanto que anoche este caballero ha debido pernoctar literalmente durante toda la noche en la calle y bajo la lluvia fuera de su hogar, y en pleno toque de queda y en pleno invierno, hecho brutal que no es primera vez que ocurre, por el cual procede incluso el arresto inmediato por parte de carabineros en contra de esta vecina. ¿Pero qué hace carabineros de la 14 Comisaría ante nuestros llamados? Carabineros de la 14 y del Plan Cuadrante nos contestaron y aseguraron, una y otra vez, que “una patrulla va en camino”, cosa que jamás ocurrió. Se burlan de nosotras.

Los carabineros de la 14 Comisaría jamás se tomaron en serio este caso trágico y nunca concurrieron a nuestro llamado. Por lo que nuestra denuncia se trata de un vecino de edad mayor brutalmente maltratado no sólo por la señora Fernanda sino (y esto es lo más grave) por los propios carabineros de la 14 Comisaría de San Bernardo ya que se han burlado de nosotras diciéndonos una y otra vez que venían en camino cuando durante toda la noche jamás aparecieron.

El hecho que denunciamos ha sucedido en nuestros departamentos, los cuales están ubicados en Av. Colón con J.J. Pérez, zona norte, en San Bernardo.

¡Exigimos a los funcionarios de la 14 Comisaría de San Bernardo que hagan su trabajo!¿O qué? ¿Acaso los carabineros de la 14 comisaría de San Bernardo esperan que una noche de estas este vecino aparezca muerto sobre el barro, gracias a su falta de profesionalismo, displicencia, inoperancia, negligencia, indolencia... desapego a la ley... mientras esta señora (Fernanda) ríe a carcajadas luciendo desde la ventana de su departamento el llavero del candado clausurado que puso por las suyas en la entrada de nuestros departamentos? ¿Y si hubiere un incendio? ¿Quién podría huir si a esta señora se le ocurrió cerrar la puerta de entrada todas las noches desde las 22 horas hasta las ocho de la mañana? Obviamente, carabineros de la 14 Comisaría de San Bernardo son responsables de la tragedia que vive este vecino mayor a manos de esta señora, y serán responsables de cualquier tragedia que ocurra en nuestros hogares y departamentos a causa de ese candado clausurado que se le ocurrió poner en la entrada de nuestros hogares.

Agradecemos en el alma la publicación en su diario de esta denuncia. Sobre todo, porque la vida de este abuelo, vecino nuestro, está en peligro pues esta señora Fernanda está obsesionada con hacerle daño y hacerle la vida imposible, y porque sigue con su candado loco instalado por las suyas en la puerta de acceso a nuestros departamentos. Por favor ayúdennos porque los carabineros de la 14 no hacen su trabajo, y se burlan de nosotras y de nuestro vecino maltratado por esta vecina.

Grupo de Vecinas de Departamentos de J.J. Pérez, lado Norte, esquina Av. Colón, San Bernardo.


Lo que el dinero de las AFP nos enseña sobre la supervivencia. Por Tomás Vargas Gutiérrez.

En realidad que cuando se niegan con uñas y dientes a sacar una partecita de los fondos de las afp para sobrevivir -porque claro, el sistema dinamiza la economía, las corporaciones son importantes para ella y entregan trabajos, aunque desde luego que en ningún caso sean lo dueños con SUS fortunas o al menos parte de ellas los que salven SUS negocios; o que por ningún motivo si ha de haber salvataje halla alguna ganancia para la propiedad pública, por ejemplo nacionalizando una parte de estas corporaciones-, no se puede dejar de pensar en lo delirantes que son algunas personas en política, que todavía creen que se puede salir de esta crisis tal y como entramos, y que se los ve tratando de salvar todo lo más posible aun cuando es la vida de los más lo que está en juego. Delirio este que ocurre por no ver lo siguiente: que la supervivencia no admite planificaciones a futuro, pues ella nos circunscribe al tiempo inmediato, o al ahora necesario, y que consecuentemente es toda una reorganización de las prioridades la que es exigida por la situación. Es ahora lo necesario para poder sobrevivir.


¿Cómo es posible tanta ceguera? (En tiempos del Covid-19) Por María Isabel Mordojovich

Gente del barrio alto: familia, conocidos, amigos, ¿No ven el sufrimiento indecible en el que está sumido el país? ¿No saben de los cientos o miles de ollas comunes a lo largo de Chile de la gente que se está muriendo de hambre? ¿Somos nosotros los responsables? ¿No logran darse cuenta de que nuestro medio representa a una pequeña minoría, muy pequeña y muy privilegiada? Minoría, que de tanto vivir entre los mismos, creía que el país era un oasis. Minoría que no tiene la más remota idea de las dificultades, cada día mayores, de un gran porcentaje de los chilenos, dificultades que dieron origen a la enorme explosión social del 18-O, y que se agudizan a un punto indescriptible con la pandemia. Minoría convencida de tener el derecho y la capacidad de decidir por todos. Minoría que -salvo excepciones (siempre las hay)- en vez de utilizar su saber, su ciencia, su nivel de formación y cultura para el bien de toda la sociedad, como debería ser, de manera responsable, aplicada y honesta, utiliza sus capacidades en su propio interés. Minoría que sacrifica la educación, la salud y la justicia social de las clases modestas en aras de la supuesta sacrosanta libertad neoliberal y que luego califica a la gente del pueblo como ignorante, poco civilizada, o de brutos, de lumpen. Minoría que se considera de una clase superior, por no decir de una raza superior, que se siente europea (sic), que desprecia a los inmigrantes pobres, peruanos, bolivianos, haitianos, colombianos, venezolanos, que desprecia y criminaliza a sus pueblos originarios, con un negacionismo histórico vergonzoso, y que oprime sistemáticamente a todos los que luchan por sus derechos, con una violencia comparable o peor a la del reciente asesinato de George Floyd en Estados Unidos, asesinato que ha levantado una ola de indignación generalizada contra todas las formas de racismo en el mundo entero. Minoría acomodada y protegida por una constitución impuesta por la Dictadura criminal, que autoriza el saqueo de todas las riquezas del país, incluso del agua, en beneficio de unas pocas empresas privadas, saqueo de una violencia extrema para los habitantes de las zonas rurales afectadas por la sequía, a quienes se les niega el derecho fundamental del acceso al agua.

¿Cómo es posible tanta ceguera?

Es hora de abrir los ojos, de tomar conciencia del sufrimiento indecible en el que está sumido el país y de hacer lo imposible por reparar el daño, eligiendo opciones inspiradas por la justicia social y la fraternidad. Es hora de asumir nuestro deber de humanidad. Pero quizás la hora ya pasó, quizás nada podrá detener la enorme segunda ola de la explosión social.

María Isabel Mordojovich*, 18 de junio 2020.
*Autora de la novela Piedras Blancas (Ed. Forja, Santiago, 2016) y coautora de su adaptación teatral Los cuervos de Piedras Blancas (Simplemente editores, Santiago, 2019), obras que indagan el punto de vista de los torturadores a los inicios de la dictadura y que denuncian la Doctrina de seguridad interior.


La institucionalidad gobernante representa el principal agente de propagación de la pandemia del Covid-19 en Chile

Por Juan Rubio González - Psicólogo chileno Colectivo de Acción Social Periferias

En Chile el ministro de educación no es profesor, el ministro de salud fue expulsado del colegio médico. La ministra del trabajo es directora de una AFP (Hábitat) y el presidente fue declarado reo por desfalco de un banco. Me pregunto ¿qué podría salir mal en un país en pandemia? (Viral en RR.SS)

Uno de los principales argumentos que exponen la institucionalidad gobernante y los medios de comunicación masiva en Chile, es que el fracaso estrepitoso de las estrategias de contención del COVID-19, se debe a que la población chilena no estaría acatando las medidas de confinamiento establecidas por la autoridad. Desde estas instancias argumentan la “irresponsabilidad, terquedad, obstinación y lo poco empática y solidaria” que sería la población, pero no reparan que para confinarse se deben tener los medios para subsistir. Asunto que resulta, al menos, poco probable, en un país donde, según datos objetivos de la Fundación Sol, el 38.9% de los asalariados no tienen contrato de trabajo, en su mayoría no cuentan con formación especializada y realizan trabajos informales; más del 50% de los asalariados en Chile gana menos de 500 dólares americanos al mes, lo que obliga a más del 30% de los adultos mayores a tener que prolongar su vida laboral en empleos precarios e indignos. Pero quizás el dato más notable, es que un país que reporta una población cercana a los 18 millones, 11.5 millones de sus habitantes están endeudados.

Ante el peso de estos argumentos, difícilmente, un gran porcentaje de la población chilena podría quedarse en casa, sin correr el riesgo de morir de hambre. A lo anterior, se debe sumar un antecedente de orden subjetivo, pero que es igual de potente para entender por qué la población no acata las disposiciones de las autoridades. Y este viene dado porque en Chile no hay autoridad legitimada. Al menos, no en la clase gobernante. Pero no me refiero solo a esa pretensión de autoridad vertical de mando, que demanda obediencia por medio de la coerción de la fuerza física, psicológica y social, sino a aquella relación que dada en una lógica más de simetría, da paso a la persuasión, negociación y argumentación. Esa autoridad mediada por la moralidad, ya que etimológicamente, está relacionada con el fortalecimiento, el progreso y fomento de la creación, es lo que no existe en la relación de la institucionalidad gobernante y el pueblo chileno.

Variadas son las investigaciones de orden sociológico y psicológico, donde se ha comprobado la directa relación entre las experiencias emocionales cotidianas de la población y las evaluaciones que éstos realizan de las autoridades. En esa línea, se han identificado a la ansiedad, el enojo, la preocupación y el miedo como factores estresores, que tienen una directa y positiva relación con la desconfianza hacia las autoridades y los gobiernos en general. Este es un asunto sobre el cual los modelos médico-sanitarios y ético-jurídicos, que son los determinantes en las gobernanzas de las institucionalidades capitalistas, no reparan, ni abordan, pero que es trascendental al momento de diseñar las políticas públicas.

Lo anterior, es debido a que las emociones corresponden a fenómenos que embargan la totalidad de las acciones cotidianas de las personas. Son procesos que se construyen a partir de las interrelaciones entre individuos y grupos, de ahí que son el resultado de experiencias socioculturales, imposibles de no considerar. Desde esa perspectiva, las emociones son determinantes en las motivaciones, en la dirección, intencionalidad y potencia de las acciones humanas. De manera tal, que al momento de explicar por qué la población no acata las definiciones de los gobernantes, no asume las estrategias diseñadas por ellos, la respuesta primaria, radica en la relación de gobernanza que han forjado los gobiernos y la población.

En particular, en el caso chileno, la pandemia del Covid-19 se desarrolla en un contexto de criminalización de las protestas populares. No se puede desconocer que los sectores más desposeídos estaban reaccionando a décadas de sometimiento, desigualdad social, expectativas de justicia no cumplidas. Todo ello, traducidos en estados emocionales marcados por la rabia, el dolor y malestar social. Al respecto, cabe señalar que los antecedentes empíricos en relación a la percepción de injusticia por parte de las autoridades, las personas las significan y simbolizan como rechazo y exclusión. Ello, pues las expectativas de igualdad se quiebran, ante la impericia y la desidia de los gobernantes en particular y de la clase política en general.

Si a lo anterior, se suma la abierta represión física, psicológica y social, que importantes sectores populares han vivido tras el estallido social, resulta un factor determinante que inevitablemente reducirá la credibilidad en las autoridades, y por cierto, la disposición de las personas a cooperar voluntariamente, aunque se les insista que es por el bienestar de ellos mismos. Esto último, es fundamental de comprender, pues la relación de gobernanza no se da sólo en un ámbito cognitivo, vale decir, que no se trata de “convencer” a la población. En última instancia, el ámbito relevante de las gobernanzas, es el afectivo; la violencia de los gobernantes se asume de manera material y simbólica por los gobernados, y ello representa el principal componente de esta relación.

Lo anterior implica entender que la relación de violencia en la gobernanza, es lo que define los comportamientos de las personas. Es decir, si la población percibe y vive el trato injusto de los gobernantes, dialécticamente, se está originando la deslegitimación de las autoridades, se está promoviendo la violencia como forma para lograr transformaciones y cambios. Es decir, se está incitando a que la población subvierta la ley. En última instancia, y he aquí la relevancia de lo planteado, cuando las personas perciben que los gobernantes, autoridades, institucionalidad y clase política en general, son injustos, es imposible construir una legitimidad de la gobernanza. Es decir, no hay condiciones objetivas y subjetivas para que el sistema político pueda operar de manera funcional o adecuada.

Tras lo expuesto, cabe una reflexión final. En este momento, en la realidad chilena, la clase política, las autoridades y la institucionalidad gobernante en general, representan el principal agente de propagación de la pandemia del COVID-19. Esto, pues son ellos quienes no son garantía de confiabilidad para la gran mayoría de la población. Por el contrario, son agentes propagadores de inestabilidad objetiva y subjetiva; sostienen un modelo que socializa pobreza y marginación, y además promueven desesperanza, desconfianza e inseguridad a la mayor parte de la población. En definitiva, es la desconexión de estos agentes políticos con la realidad que vive la población, lo que está permitiendo el descontrol de la pandemia.


EL CORONAVIRUS Y LA POLÍTICA CRIOLLA

Ciertamente, el mayor desafío consistiría en lograr un análisis completo de todas las consecuencias previsibles y aún imprevisibles del Coronavirus. Pero, lo que nadie puede negar es que tendrá efectos posiblemente muy nefastos en relación con la política criolla. Desde luego, se les ofrece a nuestros políticos, cada día más desprestigiados, la oportunidad de aprovecharse para legislar en términos aún más convenientes para sus intereses personales. Es curioso, si se hace un pequeño esfuerzo, descubrir que ante la ignorancia cada vez más gravitante de sus miembros, el Parlamento podrá aprovechar la ocasión para mover los hilos para votar el TPP11 (Tratado transpacífico de comercio) en el Senado en su último trámite constitucional. Que, si se aprueba no hay vuelta atrás, según ha informado cristalinamente “El Mercurio”. Esta gestión política se estaría realizando, a espaldas de la gran mayoría de los ciudadanos. Porque los chilenos, ya se pronunciaron mayoritariamente en contra de dicho Tratado. Como lo expresamos en su oportunidad, hace más o menos un año, dicho Tratado, constituía un grave atentado contra la Soberanía Nacional. Recordamos en la época, que el propio Parlamento pidió un Informe Jurídico a una catedrática de Derecho Constitucional: Liliana Galdámez, que fue absolutamente contrario a su aprobación. En la oportunidad, nosotros mismos insistimos en ese predicamento ante la Comisión de RREE del Senado que preside el Sr. Insulza. Curiosamente, en esa Comisión nadie es experto en Derecho Internacional. Lo que constituye una vergüenza para Chile. Lamentablemente, como no va a haber posibilidad de reelección para un gran número de parlamentarios, ha aumentado el riesgo de que nuevamente se impulse la aprobación de este Tratado nefasto. No sería la primera vez que aprovechando la contingencia y la imposibilidad de la población de manifestarse, el Congreso imponga los intereses personales de algunos de sus integrantes. Todo lo cual, nos obliga a reiterar como lo hiciéramos hace un tiempo, nuestra clara posición jurídica y también de orden político en relación con dicho Tratado. Y además, no olvidar nunca que el contenido de este Tratado no ha sido dado a conocer en su totalidad a los chilenos. Como asimismo, en la ocasión, fui personalmente al Congreso y la propia bibliotecaria que me atendió no encontró el documento completo... un hecho realmente inverosímil y que denuncié oportunamente. Corresponde por eso, insistir en su rechazo y advertir el peligro de que tan sólo se hable de esa posibilidad, precisamente en un instante político en que la población sólo está preocupada del Coronavirus. Es necesario y obligado, esclarecer absolutamente esta nefasta situación que sin embargo, sí puede interesar a determinadas empresas, pero en contra del interés nacional. Y encontrar el terreno propicio sobre todo en los parlamentarios que no pueden ser reelectos para plantearlos en este intervalo en que la ciudadanía está “hibernando” sin poner atención en una cuestión política tan importante y nefasta.

Mario Osses Quirós
Abogado y analista político


El Gobierno amordaza la Voz de los Medios Independiente del Poder. Gloria Clavero Aranda. Quillota, 16 de junio de 2020

Ponerle una mordaza al Verbo que clama Justicia, con Independencia del Poder Político y Financiero, es tapar la Verdad que vive en cada rincón de Chile, olvidado por la Clase Política, es silenciar el Clamor Popular, es callar la única voz que representa la demanda de las Voces de la Calle, que gritan las desigualdades que hieren la Dignidad de las gentes llanas ... Silenciar la Voz que Comunica los Acontecimientos de la Realidad, Libre de Leyes Impuestas por los Intereses de la Clase Dominante, es “Someter” el Periodismo Honrado, al Poder Absoluto de un gobierno que está infectado de estupidez... Callar la información de la Prensa Alternativa, la Voz de las Radios Comunitarias, significa, muy claramente, seguir en la “Dictadura” ... Las voces de las Calles son el objetivo fundamental de las mujeres y los hombres profesionales de la Comunicación Independiente del Poder de los Poderosos. Estos profesionales trabajan, “desinteresadamente”, para desentrañar la verdad que contiene la realidad del pueblo que vive y respira la calle como su “lugar político” fundamental... “El Lenguaje” es la pertenencia originaria del ser humano, la que lo vincula al mundo” Los sujetos humanos nos sujetamos en lo que hablamos, lo que significa que somos hijas e hijos de las Culturas que Comunican el Mundo. Sin embargo, sabemos que existen, desde siempre, “Culturas Dominantes”, que más que comunicar, “imponen” un tipo de lenguaje, que convenga a los intereses de la Clase que domina, en esa cultura. En la historia reciente del Mundo Mundial, este Poder Dominante, es propio de la “Cultura Neoliberal”. Se manifiesta en cualquier idioma, es el Lenguaje del Poder Económico. Es por esta razón que, en la Aldea Global en la que vivimos, domina el “Lenguaje Económico”, travestido de “Lenguaje Social” Chile no es para nada ajeno a este Dominio del Lenguaje del Poder, muy al contrario. En este país nuestro, de cada día, el Poder Político vehiculiza, desde el “Mandato de las Finanzas”, el lenguaje “conveniente” para seducir, abducir y dominar a la “Masa Social” ...Lo que no pueden, ni quieren entender, ni la Casta, ni la Clase Política, es que esa “Masa Social”, cada vez tiene menos de masa, y más de “Sociedad Civil Organizada” ... En este sentido, es que, al menos en nuestro país, se manifiesta la “Sensatez” de los Medios Alternativos, que representan con valor y coraje, el valor y el coraje del pueblo llano, recogiendo su voz, que cada día se manifiesta por las calles de Chile...fue muy clara durante el “Estallido Social”, que nació en las plazas y en las calles del Fin del Mundo...y hoy, sigue siéndolo, aún, y a pesar del Obligado Confinamiento... La “Clase Política”, servidora de la “Casta”, teme al Poder de la Voz de la Calle, porque sabe que esa voz, les zarandea, les muestra su imagen en el espejo de la Justicia Popular...y en ese espejo, el Poder Político Chileno, se tambalea... El habla del pueblo llano, tiene la Fuerza de los contenidos de la Realidad, ocultos por el Poder...la Comunicación de esa realidad velada, significa hacer público el Clamor Popular, mostrando la Verdad que gritan las Voces de las calles de Chile...Porque Informar con la verdad, a todos los estamentos del Estado, y a todos los habitantes de nuestro país, es el objetivo y el fin de los Medios Alternativos, libres del virus de la pandemia del Poder en todos sus ámbitos... ¡Salud Comunicadoras y Comunicadores Independientes del Poder! ¡Nadie puede callar la Voz del Pueblo, mientras Ustedes estén en la calle para escucharla y comunicarla!


Tras meses de manejo autoritario y errático, manipulación de datos, miles de muertes y ya las casi 170.000 personas contagidas de COVID19, Jaime Mañalich renuncia al Ministerio de Salud sin ningún tipo de sanción. Lejos de considerarla una señal auspiciosa, esta salida del gabinete expresa una profunda crisis en el manejo de la pandemia por parte del gobierno y, sobre todo, muestra una preocupante situación en lo que es, seguramente, uno de los momentos más agudos de la pandemia. Además, entra al Ministerio Enrique Paris, quien continuará la pésima gestión de lo hecho por Mañalich, pero además quien cumplió un rol fundamental en la validación de una serie de proyectos extractivos, como es el caso de la Termoeléctrica Castilla, cambiando sólo el rostro de una misma política que se basa en la mercantilización de la salud y la protección de las ganancias.

Según han manifestado diversas organizaciones sociales, comités de expert@s, investigaciones académicas, organizaciones de salud y las formas en que en otros países se han abordado, muchos de los desastrosos efectos de la pandemia podrían haber sido evitados, disminuidos o contrarrestados. Por lo tanto, la crisis actual es consecuencia y responsabilidad de las decisiones sanitarias, políticas y económicas impulsadas desde el Ministerio de Salud encabezado por Jaime Mañalich y que fueron respaldadas por Sebastián Piñera. Son ellos los que deben responder por todas las muertes y consecuencias de la precarización de nuestras vidas, y que, probablemente, se agudizarán los próximos días. Todos los efectos sociales, económicos, políticos y ambientales que hoy nos afectan en la pandemia fueron denunciados como problemas estructurales desde hace años, y en especial desde la revuelta de octubre del año pasado. Incluso los agentes extractivistas han intentado aprovechar la pandemia para intensificar su apropiación de los territorios en sacrifico, a través de la megaminería, el agronegocio, las forestales, entre otras actividades. Por lo mismo, no es desde un cambio de gabinete ni de medidas acotadas de un nuevo Acuerdo Nacional desde donde surgirán respuestas y alternativas a la crisis. Solo desde la organización territorial y la solidaridad entre pueblos encontraremos respuesta.

Llamamos a multiplicar las formas populares de apoyo mutuo para lidiar con las consecuencias de la crisis, manteniendo al mismo tiempo la presión y vigilancia al gobierno y los empresarios, pues estas acciones han dado resultados para hacer retroceder sus medidas contra la vida. Llamamos a que se escuche la voz de los y las trabajadoras de la salud y sus organizaciones, de los territorios golpeados de manera violenta por el mal manejo del gobierno en esta pandemia. Por último, manifestamos que solo a través de una Asamblea Constituyente plurinacional, feminista y desde un enfoque socioambiental podremos revertir las políticas de un Estado subsidiario que ha privatizado todos nuestros bienes comunitarios.

MOVIMIENTO POR EL AGUA Y LOS TERRITORIOS

:::::


POR EL DERECHO A PROTECCIÓN Y SEGURIDAD SOCIAL PARA TODAS Y TODOS LOS TRABAJADORES

Miles de contagios cada día, más de mil personas fallecidas y las cifras irían en aumento. Los hospitales y centros de atención pública están desbordados. Trabajadoras y trabajadores de la salud y quienes trabajan atendiendo a personas vulneradas y con mayores factores de riesgo, realizan sus labores sin elementos de protección personal adecuados. Este es el escenario que enfrentamos con un gobierno que lo tenía todo pensado y se jactaba de estar preparado para las consecuencias de la pandemia. Y, ¿Cómo no? Si de manera engreída y soberbia declaran tener el mejor sistema de salud del planeta.

En este mismo momento se hacen sentir con crueldad las primeras y brutales consecuencias para la clase trabajadora, resultado de la crisis económica que se venía gestando desde hace mucho tiempo y que la pandemia agudizó. Se calcula ya más de un millón de personas sin empleo, cientos de miles sin su fuente de trabajo por cuenta propia, micro emprendedores sin recursos.

Esta crisis sanitaria, económica, ambiental y social no nos afecta a todas y todos de la misma manera. Golpea con salvaje violencia a quienes justamente creamos la riqueza social, mientras ellas y ellos quienes desde sus privilegios y herencias viven de la explotación, siguen mayormente con protección de toda índole.

La imposibilidad de atención oportuna y digna se debe fundamentalmente al largo proceso de desmantelamiento de la salud pública que ha sido planificado y ejecutado desde los sucesivos gobiernos, para reforzar el carácter de negocio lucrativo que le han dado a la salud, como a la educación, la previsión, la vivienda, etc. Lo de ellos y ellas no va por el lado de la protección de la vida y la salud de las mayorías.

Los efectos de las crisis económicas se deben al modelo rentista, improductivo, parasitario y orientado a satisfacer las necesidades de consumo de materias primas de las potencias imperialistas. Un modelo de desprotección para la clase trabajadora y de desolidarización de la política previsional, donde de nuestro propio trabajo tenemos que ahorrar para seguro de cesantía y jubilación, abandonando el Estado la obligación de asegurar una verdadera seguridad social a cargo de los impuestos de la clase explotadora.

Es el empresariado y el Estado (este último dirigido desde hace décadas por serviles funcionarios del capitalismo), quienes están al origen de la actual situación, por acción y por omisión, por sus supuestos actos planificados y conscientes. Son ellos quienes deben pagar por la crisis que provocan.

Exigimos una protección y seguridad social para todos y todas las trabajadoras. Exigimos el aseguramiento de un ingreso familiar solidario acorde al costo de la vida y que no salga de nuestros ahorros de los fondos de cesantía. Exigimos el cese del cobro de cuentas de servicios básicos. Exigimos protección a la maternidad y los derechos de las y los niños. Exigimos el derecho al pan, el trabajo, la salud y el techo.

Debemos juntar nuestras fuerzas para que se transformen en un caudal que pueda barrer con el abuso y que fertilice el campo que construirá una nueva sociedad, libre de explotación, opresión y de clases sociales.

Por esto y mucho más, porque hay miles de razones para protestar y exigir

QUE LA CRISIS LA PAGUEN LAS Y LOS RICOS

Asociación Intersindical de Trabajadores y Trabajadoras Clasistas AIT

Junio, 2020


_____ :::::::::

Prostituta realidad. Desigualdad y estupidez política. Por Gloria Clavero Aranda. _ Quillota, 11 de junio de 2020

Chile es un país que, desgraciadamente, se destaca por la desigualdad, señalada por la enorme distancia entre ricos y pobres... Un país en que la clase política conduce al pueblo sencillo a la miseria humana. Un lugar siniestro, donde se ubica el Centro de la Injusticia, diseñada, conscientemente, por la pobreza mental y la estupidez de sus gobernantes...

En Chile existen gentes paupérrimas, que malviven en la calle, gentes pobres, hacinadas en cuchitriles insalubres, gentes que sobreviven en la miseria de los campamentos levantados a la intemperie. Son gentes muy pobres, pero que “comparten”, generosamente, lo poco y nada que tienen, gentes “solidarias con sus iguales”... Y, en este mismo Chile, existen gentes muy ricas, “individualistas”, “personalistas”, que viven en mansiones, en las que han construido espacios para múltiples actividades, de diferente índole. Casas con zonas deportivas, con bibliotecas, con salas de fiestas para la familia e invitados especiales, casas con quinchos gigantes, que constituyen otra vivienda. Casas con piscinas en distintos sitios, con habitaciones que son mayores en tamaño que cualquier “vivienda social”, destinada a “conformar en la resignación” a una familia pobre...casas con parroquias en su interior, para que las viejas ricas recen el rosario...casas con médicos y personal para atender las “necesidades de los señoritos y las señoritas...casas con “gorilas guardianes de la familia” , casas con grandes garajes, para que cada miembro del núcleo guarde su vehículo, incluso hay casas con pista de aterrizaje...

Con esta realidad, me pregunto qué “función política” cumple la “Ficha Social” utilizada por el “Registro Social de Hogares” en los municipios, como un pretendido instrumento de “recogida de datos” sobre la pobreza. Me pregunto si la interpretación de las estadísticas en relación a ciertos sectores populares, es una referencia sociológica para situar las “necesidades reales” de las gentes procedentes de la población más vulnerable de nuestro país, y, si en este sentido, es útil para orientar a los gobernantes y a los parlamentarios, en la planificación de las “Políticas Sociales” que vayan en detrimento de las desigualdades ... ¿O este registro es un mero mecanismo de Control Social de la “gente pobre”, que sirve para medir el grado de posibilidades de descontrol de la masa poblacional...? En este país, jamás se han escuchado las “Demandas del Pueblo”. En este país, los políticos no saben, o no quieren saber, que una cosa son “las necesidades”, que siempre están “calificadas y definidas “ como tales, a partir de “un encargo político” que arranca de la “Ley de leyes”, es decir, la Constitución Política de 1980, la nefasta Constitución del asesino Pinochet, que ató y bien ató a las gentes pobres, para ser manipuladas y controladas, a su conveniencia, por el Poder Económico de la Casta, ejecutado por la “Clase Política”, y aplicado por los “Tribunales de Justicia”, ciegos, sordos y mudos ante la Ley... Por esta sinrazón, en este país, no caben las “Demandas Sociales”, que contienen las necesidades reales de la gente...La miseria de alma de los políticos que dirigen el gobierno de la nación, es solo comparable en intensidad cuantitativa, a su estupidez mental. La “Casta”, con sus intereses financieros, ha empujado a las gentes sencillas, a levantarse contra el “Poder Establecido” ...En este hermoso país nuestro de cada día, las necesidades sociales, son las que crean los políticos, y lo hacen de tal manera, que “cautivan con limosnas”, la ingenuidad de la gente humilde” ...y luego, se quejan por el “Estallido Social” ...Esta gentuza, aún no puede comprender, la diferencia que hay entre la “ingenuidad de la gente humilde” y el “límite para soportar las injusticias” ...hoy, a pesar del coronavirus, las gentes del pueblo llano, resisten, no la pandemia, que es la “solución del compromiso de los políticos” que la utilizan, para tapar sus garrafales fallas, sino, la “Inmoralidad” de los gobernantes...pero, esta resistencia, no es la de un pueblo “resignado”, muy al contrario, es la Resistencia de un pueblo que despertó el 18 de octubre de 2019... Sin embargo, la mayor desigualdad la provoca el “Narcisismo de la Clase Política”, con sus dos caras, la que sirve a los intereses del Amo, sin considerar el precio que paga el pueblo por sus componendas, y la cara del “Asistencialismo Social”, con la que cree que tapa su desvergüenza, y el ultraje hecho a las gentes llanas... Chile está definido por las “Desigualdades Sociales”. La realidad social chilena, es una prostituta, en ella, “coexisten” gentes que “Malviven” en la Miseria, con “gentes que “Bienviven” en la Opulencia...muy claro está que la prostitución existe, porque existen “cafiches” que la explotan...pero... la Lucha continua, más allá de la pandemia y de la sinrazón de los Poderosos, resiste la Dignidad de un Pueblo ... 


Chile. Política y “Arquitectura de la Pobreza”. Por Gloria Clavero Aranda.
Quillota 2 de junio de 2020.

La miseria habitacional en la que vive, en la actualidad, una gran parte de la población chilena, muestra y demuestra la “Realidad Histórica” de la pobreza en nuestro país. Las gentes pobres, siempre han sido relegadas a “malvivir” en la marginalidad social. Viviendas levantadas desde la más absoluta precariedad, con las manos y la desesperanza, pero también con el coraje y la voluntad, de mujeres y hombres del pueblo. Ciudadanía “sin reconocimiento salarial”. Personas dependientes de trabajos informales, o con rentas miserables, que claman y reclaman, sin ser escuchadas, un lugar digno donde vivir y hacer la vida ... Pobreza existencial en espacios cerrados, o abiertos a la intemperie, en las alturas de nuestra topografía... Mediaguas y carpas en las quebradas de los valles, autoconstrucciones pobres, hechas por la gente pobre, sin ninguna ayuda del estado. Construcciones hechizas, habitáculos estrechos, insalubres, sin ningún tipo de “privacidad” que les garantice el derecho humano a la “intimidad”, sin protección habitacional, ni sanitaria... Con esta realidad, en plena pandemia por el coronavirus, los responsables políticos de este gobierno de pacotilla, sin ninguna vergüenza, se atreven a exigir el “confinamiento obligatorio”, a las gentes que sobreviven, hacinadas, para que se hagan responsables de su salud y, al parecer, de la salud del resto de la población... Los representantes del gobierno del Estado, con el presidente de “portavoz”, le piden a las gentes más pobres de Chile, que no “salgan a buscar el pan para los suyos”, que se queden en sus casas, que se cuiden y cuiden a su familia, porque si el virus avanza, ellos y ellas, la “gente pobre”, tendrá la culpa...¿Cómo se atreven, estos “caradura”, a responsabilizar del crecimiento del contagio por el covid 19“ a la Clase Proletaria, empobrecida, hace más de un siglo, por las injusticias y el desequilibrio capitalista del sistema socioeconómico chileno? ... ¿Es posible que esta “chusma” se esté “convenciendo, a sí misma”, e intente convencer al pueblo, que con las “cajas miseria” que pretenden repartir por nuestra geografía, borrarán de un plumazo la pobreza de años, que ellos, la Casta Empresarial, y sus sirvientes, los políticos, ¿han causado a las gentes del pueblo llano?... lo más seguro es que no se lo crean ni ellos... Para entender la pobreza ancestral de las gentes humildes en este país del Fin del Mundo, es preciso situar y conocer a los políticos de la República... Desde mediados del siglo XIX, la Casta Criolla, se proclamó” Dueña de Chile”, y, con su “astucia capitalista”, delegó en la Clase Política sus pretensiones, que fueron recogidas por esta, como un poderoso guante, con los deseos del amo. Por esta razón, hasta el día de hoy, los políticos, son “la voz del amo”, y cumplen, a pie juntillas, su mandato: “manejar” a las gentes chilenas, según sus propias “necesidades”, transformando la realidad, al estilo “gatopardo”, siempre a su conveniencia... Durante muchísimos años, en Chile existió, y aún existe, una aparente “libertad” para la “autoconstrucción”, sin reglas, cuestión, políticamente muy útil para los “mandamases”, a los que jamás les ha importado el “bienestar” de las clases proletarias...Chile es un país que se destaca por la “falta absoluta de planificación urbana”, siendo este descriterio, muy propio de la Clase Política que nos gobierna desde el siglo XIX. Esta gentuza, con descaro demagógico, sin tapujos ni vergüenza, a mediados del siglo XX, contrató a los “arquitectos de la miseria”, para “diseñar”, y poner en funcionamiento la “Arquitectura para las Clase Bajas”, la política que llenaría los bolsillos de las Empresas Constructoras. Dos fueron los objetivos de esta política del “desorden”, que siempre tuvo como finalidad, “domeñar” a la Clase Proletaria sin recursos: uno, amontonar a los pobres para mejor controlarlos, y dos, enriquecer a los grandes empresarios, explotadores de la necesidad habitacional de las clases más vulnerables...Los actuales dueños de las Inmobiliarias, ciñéndose estrictamente a las leyes mercantilistas, incentivaron la demanda popular, creando, en la gente pobre, “necesidades habitacionales”, en línea con la “Codicia Capitalista”, sin tener en absoluto presente las verdaderas carencias de los grupos familiares situados en la línea de la pobreza... La Memoria Histórica de la Pobreza en Chile, nos recuerda que, en los comienzos del Desarrollo Capitalista en nuestro país, los “Arquitectos de la Pobreza”, crearon los Conventillos, que eran “viviendas unifamiliares”, ubicadas en casas grandes, insalubres y en mal estado, con una, o dos habitaciones por familia, con servicios higiénicos comunes Estas construcciones existieron entre finales del siglo XIX y mediados del XX. Luego fueron reemplazados por los Cités, con mayor salubridad, concebidos como “Viviendas Colectivas”, casas pequeñas construidas en un terreno común.... Pero, lo que nunca tuvieron en cuenta, ni los políticos ni los “arquitectos del subdesarrollo”, fue el nacimiento de los Campamentos en la parte alta de los cerros de la Zona Central. Los más llamativos se ubican en la quinta región, entre Valparaíso y Viña del Mar. Los barrios de Campamentos, en nuestro país, son tanto un ejemplo de la creatividad, la solidaridad y el compañerismo, leales aliados de la pobreza, como de la necesidad habitacional, jamás escuchada por la Clase Política... En plena Dictadura, la Junta Golpista y sus lobbies, asesores económicos para la planificación de las “políticas sociales para la vivienda de la gente pobre””, decidieron poner en marcha la aplicación del Modelo  Económico Neoliberal, instaurando, como “solución habitacional para los pobres del siglo XXI”, la construcción de los llamados “Condominios Sociales” para “la clase media trabajadora”, los actuales Edificios de Departamentos, situados en los Barrios Marginales, habitáculos que más parecen nichos en un cementerio pobre, que casas para seres humanos. Viviendas mal construidas, con pésima calidad en los materiales, con un diseño para “gente pobre”, que se adapta a las “limosnas” del sistema capitalista... El Derecho a la Intimidad, es un Derecho Humano Fundamental, jamás tenido en cuenta por los legisladores La Intimidad en las relaciones, de cualquier sujeto, o núcleo familiar, en este mundo, exige la Privacidad, como elemento integrante del Respeto a la Dignidad de las personas.


Que el Presidente de la República cite a sus ministros e incorpore a su esposa a la entrega de Canastas en las comunas de Santiago, me parece una más de las desprolijidades del oficialismo. Pretender hacer proselitismo con las necesidades de la ciudadanía, me parece una maniobra abusiva de poder, una acción llena de falta de Pulcritud y una insensatez, pues más que aplaudir esta acción, la ciudadan´pia tarde o temprano repudiará. Se equivoca El Presidente una vez más... Con el dolor y el hambre de las personas no se juega!
Juan Luis Castillo Moraga


Escribe Luis León Cárdenas Graide:

El hacinamiento y, en general, la alta densidad poblacional, juegan un rol clave en la propagación de la pandemia Covid-19. Santiago era una bomba de tiempo. Su alta concentración de población se debe en altísima medida a la migración desde regiones, la que, como es sabido, tiene como principal motivo la búsqueda de oportunidades económicas. De haber existido oportunamente aquella largamente añorada política pública efectiva de descentralización —¡y ni qué decir de planificación urbana!—, quizás más de la mitad de la población de la Región Metropolitana habría evitado separarse de su familia y su tierra queridas. También habríamos preservado nuestra capacidad de producción local de alimentos, hoy encarecidos, en parte, por necesitarse su transporte lejano. Ahora, la pandemia vuelve a la descentralización una necesidad de salud pública. El centralismo nos está, literalmente, matando.


Los Malos Vecinos. Por Felipe Vergara Lasnibat

¿A quién no le ha tocado vivir con un vecino que no barre su vereda, no se preocupa de su jardín o simplemente cuando los perros dan vuelta la basura, no hace nada por recogerla? Algo así le esta pasando a Argentina. Como nunca los noticieros transandinos viven preocupados de Chile y Brasil, y la intención no es entrometerse en la soberanía de uno u otro país, es -por lo curioso que pareciera- preocuparse de su soberanía. ¿Por qué?. Porque tienen 2 muy malos vecinos en este barrio llamado sudamérica: uno es Bolsonaro (véase el Genocidio Brasileño) y otro es Piñera, ambos ya han sido catalogado como un peligro mundial por la prensa extranjera y no necesariamente de izquierda (Italia, España, Francia, Alemania). Argentina le preocupa estos malos vecinos porque ponen en peligro su política de control sanitario ante la pandemia, porque a pesar de argumentos deterministas geográficos que creen en el resguardo de la cordillera de Los Andes como biombo que impediría la propagación del Covid-19, saben que eso NO ES REAL. Los gobiernos de Brasil y Chile están utilizando la pandemia para un control político de las diferencias sociales (pobres vs ricos), lamentablemente en ambos casos han potenciado la represión en vez de políticas estatales tendientes ha intervenir la economía a favor de la ciudadanía para hacer mas llevadera la crisis sanitaria. Por el contrario, la utilizan para rentabilizar y seguir con negocios inescrupulosos donde la necesidad de muchos es lucro para algunos pocos. Argentina, lee la falta de visión de Bolsonaro y Piñera, quienes están propiciando lo peor para todo modelo liberal: la activación de estallidos sociales en cadena. Argentina esta preocupada porque esta en peor pie para enfrentar una crisis, los últimos 45 años han tenido una economía inestable y esclavizada a un mercado internacional poco favorable, donde la pobreza al igual que en toda sudamérica es extrema, pero que en numero son 15.800.000!!! ...de esos 5.000.000 viven en EXTREMA POBREZA ...eso equivale a convertir TODO Santiago de Chile en un gran campamento o «villa»!!. Argentina, (al igual que Usted reclama porque el vecino no deja dormir por escuchar musica a todo volumen) se queja porque Bolsonaro y Piñera no le bajan el volumen a la «radio de loa pobres»...y como entre pobres y pobres se entiende...temen que les despierten a sus miserables...y si eso llegase a suceder...Ni Santa Eva Peron populista los salva de la revuelta.

Felipe Vergara Lasnibat, profesor de Historia y Geografía, Magíster en Historia de América y Chile, Académico Universidad de Playa Ancha-Valparaíso. Chile


Cuatro lecciones urgentes referidas al “Mes del Mar”, el “Combate naval” y el 21 de mayo

1.- ¡Ya basta de meterles combates navales a l@s niñ@s!

2.- «El robo del mar que sufrió Bolivia es una de las páginas más infames de la historia». Eduardo Galeano

3.- “Nueve grupos económicos son dueños del 90% de la pesca industrial en Chile”. CIPER Chile

4.- Cuando puedas volver a la playa, preocúpate de no dejar basuras en la arena.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=TGr2Ye74Kmw&feature=emb_logo

Muy atentamente,
Noé Bastías
Profesor de Filosofía, Chile


Artistas Educadorxs de Teatro manifiestan su descontento frente a respuesta de Subsecretario del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio ante el Informe de Emergencia Sanitaria Covid 19.

Como Red Nacional de Artistas Educadorxs de Teatro, ante la emergencia sanitaria, la necesidad y poca claridad del Mincap y Mineduc, hemos levantado el Informe de Emergencia Sanitaria Covid-19, enviado el 24 de Abril 2020 a dichos Ministerios. Hoy luego de semanas, hemos recibido la respuesta del Subsecretario del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el Señor Juan Carlos Silva, ante la cual manifestamos:

1.- Rechazo absoluto a la negativa de entablar una mesa de trabajo hoy, pues solo generarán diálogo “una vez que logremos superar la urgencia actual”, palabras expresadas por el subsecretario que nos parecen CONTRADICTORIAS e incluso INDOLENTES, debido a que la autoridad reconoce y coincide con nuestra mirada, pues menciona: “la precariedad laboral en la que se encuentran los trabajadores y trabajadoras de nuestro sector”, comentando además que hoy “sin lugar a dudas constituye la crisis más profunda para el sector en los últimos tiempos”. Ante las necesidades y la precariedad que enfrentamos como sector -reflejadas en palabras de la autoridad- consideramos que esta es una respuesta ilógica, que contraría a la razón y muy difícil de entender.

2.- En cuanto a las propuestas entregadas por nuestro gremio, la gran mayoría quedan sin respuesta y completamente suprimidas, sólo mencionando de forma parcial medidas respecto al programa ACCIONA: “Respecto a sus propuestas, debemos señalar que Acciona se implementará este año, pero ajustado a la realidad del sistema y el calendario escolar, manteniendo su público objetivo: los y las estudiantes de establecimientos de alta vulnerabilidad”. Lo anterior invisibiliza propuestas fundamentales, como la reactivación de talleres artísticos en conjunto con MINEDUC a ejecutarse remotamente, propuestas ante Ley SEP y la reactivación de reforma educacional que incorpora las artes escénicas como asignatura. Pero lo que nos parece más grave es la falta de voluntad de trabajar en mesas interministeriales entre MINEDUC y MINCAP, lo que perpetúa la dificultad histórica de gestión que ha tenido la educación artística en nuestro país, al no considerar que somos unos de los principales actores en la ejecución de la educación artística.

3.- El rechazo categórico a la respuesta que nos otorga el subsecretario sobre la concursabilidad y su solución de fondos concursables. Creemos que meses de diálogo y trabajo con Secretaría Ejecutiva de Artes Escénicas, Subsecretaría de Cultura y Seremis de diferentes regiones, no pueden ser en vano. Hoy la escueta respuesta a todo este trabajo y a nuestra situación precaria es: “Dentro de las medidas hemos sumado un eje denominado Formación y Mediación Artística que contempla la realización de Talleres y laboratorios de artes escénicas y artes de la visualidad de formación en línea”, esta respuesta nos llama a concursar y competir en los Ejes de Formación y mediación Artística, incluso a “esperar” a la implementación de los programas de los que somos parte y podemos colaborar, lo que va en contra del objetivo del diálogo y de la situación de emergencia en la que vivimos.

4.- Debido a lo anteriormente expuesto exigimos una participación activa de la Red nacional de artistas educadorxs de teatro de manera transversal con MINCAP para generar diálogo, conversación y soluciones a las problemáticas laborales de este sector. Hoy NO existe en las conversaciones ninguna entidad de educación artística que comprenda directamente las problemáticas exclusivas del sector. Actualmente gracias a la vocería que lleva la Red Nacional de Artes Escénicas nuestras propuestas y problemáticas han sido representadas, sin embargo, es fundamental colaborar de manera transversal y directa con la autoridad para fortalecer la educación artística del país y regularizar nuestras condiciones de trabajador.

5. Creemos en una necesidad imperiosa de la creación de una mesa de trabajo activa de Educación Artística, con integrantes de MINCAP y MINEDUC; para generar diálogo, mejorar y fortalecer la educación artística en los planes educacionales, y así generar una mejoría en la calidad del contenido artístico y las condiciones laborales.

Sabemos que nuestro aporte es fundamental en el ámbito del arte y de la educación. Creemos en la construcción de un mejor país para todos y todas, por lo tanto debemos ser partícipes del actual diálogo para mejorar nuestra sociedad.

Hacemos un llamado a nuestras autoridades, legisladores y colaboradores a trabajar en la implementación de leyes y reformas, cuyos beneficiarios son, no sólo las y los trabajadores del arte en la educación, sino que los millones de niñas, niños y adolescentes que pueden nutrirse de este “bálsamo del alma”, así como indicó la Ministra.

Nuestro llamado responde a la voluntad de colaborar en esta instancia para que las trabajadoras y trabajadores de las culturas y las artes, en especial los Educadorxs Artísticos, puedan enfrentar de la mejor forma posible esta grave realidad que les afecta tan drásticamente en sus labores y proyecciones. El mundo de la educación artística se ha visto profundamente perjudicado desde el estallido social del pasado Octubre, y hoy esta situación se ve acrecentada por la crisis sanitaria.¡LA CONCURSABILIDAD NO ES LA RESPUESTA!

martinezjpablo@gmail.com


El Fetichismo. Creador de ilusiones en la sociedad mercantil. Por Gloria Clavero Aranda.

El fetiche surge como objeto de culto en los pueblos primitivos, que lo confeccionaban, atribuyéndole “poderes mágicos”.

La etimología del término habla de un objeto inventado, un hechizo. El “Fetichismo”, aparece ligado con “lo sagrado”. Obedece a la “fabricación de una “ilusión”. Desde la aparición del Homínido Hablante, los seres humanos han “sacralizado” ciertos objetos de la naturaleza, atribuyéndoles propiedades “sobrenaturales”. Creer en algo que estuviera más allá de ellos, que les permitiera” controlar sus actos”, les hizo concebir la idea de un Poder Omnisciente, una “Ley Divina” que les diera un “Orden Inapelable”. De esta manera, inventaron a los dioses, los convirtieron en símbolos y les rindieron “culto” ... En ese entonces, nuestros padres primigenios intentaban frenar sus impulsos, creando un “fetiche”, un objeto con “poderes mágicos”, que intercediera para controlarlos.

Esta característica arcaica de la condición humana, se encuentra en las religiones primigenias, que existieron hace miles de años, aunque en nuestra época, aún existen culturas recónditas que conservan ciertos ritos fetichistas, atávicos... Lo extraordinario de la cuestión, es, como “Los Poderosos Mandatarios del Mundo”, pertenecientes a las primeras “Civilizaciones Sapiens”, fueron capaces, a través de un “fetiche”, un “elemento mágico”, darle existencia, credibilidad y consistencia al “Poder Humano”, deseo subyacente en los mitos religiosos, basados en “artefactos mágicos” con poderes para provocar una guerra, una peste mortal, o una catástrofe natural, donde todo estas desgracias estaban “sujetas”, a un “Poder Supremo”... En psicoanálisis, el término “fetichista”, hace referencia a un sujeto (perverso) que guarda, adora, o utiliza “objetos” a los que les da connotación “erótica”, con tal de conseguir satisfacción sexual...(¿quizás, también se podría considerar fetichista a quien guarda una pata de conejo porque le trae ” buena suerte”?, ¿o a quien posee, y, “venera”, su “coche último modelo”?...¿o, incluso, aquella gente que, en un estadio, recibe las camisetas sudadas de jugadores famosos, y las guarda, como una reliquia, un fetiche?)...

Según Karl Marx, las mercancías son consideradas con ciertos atributos que influyen sobre quien las compra, o las posee. Así, el Capitalismo tiene mucho de religión que “hechiza”, mediante el consumo de objetos con “poderes mágicos” .

El Mercado Capitalista “fabrica”, “fetichiza”, mercancías de todo tipo, cantidades de “objetos a la moda”, “fabricados” para “regalar ilusiones”...productos “inútiles”, propios de las sociedades “desarrolladas”, con altas cuotas de excedentes...que también van a parar, como pobres “remedos”, a las sociedades “subdesarrolladas”, provocando en la población consumidora, el “deseo de parecerse a la gente del “primer Mundo”...la “ilusión”, contenida en la mercancía, consigue su objetivo: “convertir a la gente en “consumista de magia”... En las modernas y actuales religiones de los libros. Los Textos Sagrados del cristianismo, el judaísmo y el islamismo, están marcados por el “Fetichismo”, que encubre el verdadero fin de estas religiones: el “mercantilismo”, oculto en la oferta y la demanda de Fe y Dogmas, lo que las hace “imprescindibles” en el Mercado Religioso que trafica con “la culpa”. Estas religiones mayoritarias, han sido capaces de construir una historia sagrada, basada en la adoración de la Biblia, el Corán y el Talmud, los Fetiches Mayores, en la Historia Sacralizada del homo sapiens.

Sin embargo, según Karl Marx, el “Fetiche de los fetiches”, el Dios que domina, dirige y controla la fragilidad de la psiquis humana, es “el Dinero”... este poderoso artilugio, en manos de los “Dueños del Mundo”, decide el destino de los mortales, porque posee la “magia” que obnubila, creando “la ilusión” de tener algo que salva cualquier obstáculo... El fetichismo muestra a un sujeto esclavo de las mercancías que adquiere, como si estas, le dieran valor como persona: Quien tiene la capacidad dineraria para adquirir mercaderías, tiene poder frente a los que no la tienen. De esta manera, la mercancía adquiere la fuerza de “una ilusión”. El deseo de “consumir”, de caer en el consumismo, es el triunfo del fetichismo capitalista. El fetiche mercantil tiene la misma fuerza, provoca la misma fe, la misma esperanza, el mismo culto, que “lo sagrado”, en las religiones. Por esta razón, fetichista, las gentes del pueblo se rinden a los encantos del fetiche/objeto mercantil, hasta llegar a vender su propia alma para “estar a la moda. Y no me refiero solamente a los objetos, cosas, productos del mercado de la ropa, alimentos, coches, u otros objetos materiales...esto va mucho más allá.

Existe, hoy, más que en otras épocas, “El Fetiche Ideológico”, “El Culto Fetichista” a ciertas doctrinas”, “El Culto a los Libros de Autoayuda”, “El Culto a lo Esotérico”. Hablar de Fetichismo, hoy día, da para analizar la “pobreza” de los discursos políticos, científicos, económicos...estamos ante la “decadencia del lenguaje simbólico”, poseído por palabras fetiche: dinero, mercado, empoderamiento, política... Por estas razones fetichistas del capitalismo, que adora a su único Dios: el dinero, hoy, en plena crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus, nos quieren imponer, a las gentes sencillas del mundo mundial, la idea de que la crisis es económica y de gran envergadura, y lo más execrable, es que los Poderosos quieren hacernos creer que todos y todas, “debemos” hacernos cargo de las consecuencias... esta gentuza, aún no quiere entender, que el Covid-19, les está dejando desnudos frente a todos los crímenes y las injusticias cometidas durante siglos...la estupidez fetichista de los Poderosos, no tiene remedio...el coronavirus, si...

Quillota, mayo de 2020


POLITICA Y MORAL EN TIEMPOS DEL CORONAVIRUS

Dada la crisis mundial que se ha generado como consecuencia de la Pandemia del Coronavirus y revisando mi biblioteca me encontré con el librillo Sistemas Económicos y Políticos: Biblia y Moral Política ( Hno. Enrique García Ahumada (1984), el cual considere importante compartir algunos contenidos del mismo y muy atingente a la época actual , y que debieran se considerados por los líderes mundiales, desde ya, considerando el impacto que provocara en lo económico, político y cultura a nivel mundial, una vez que pase esta pandemia. El texto dice los siguiente:

¨ En América Latina se observan varios obstáculos a la libertad e igualdad de los pueblos, donde la Conferencia de Puebla 1979, señalaba:

¨ El hecho de las dependencias económicas, tecnológicas, políticas y cultural; la presencia de conglomerados multinacionales que muchas veces velan por sus propios intereses a costa del bien del país que los acoge; la perdida del valor de nuestras materias primas comparado con el precio de los productos elaborados que adquirimos¨ ( Puebla 66 ).

¨Donde la liberación de nuestros pueblos es parte de la tarea actual de los cristianos. El amor y la justicia no deben limitarse a las relaciones privadas de personas a personas. También deben renovarse las relaciones entre las clases sociales y entre los pueblos. Para eso cada uno de nosotros necesita ampliar la cultura social, económica, jurídica y política. Entre nosotros deben surgir líderes llenos de amor social, capacitados, con buena formación económica y jurídica, con buenos conocimientos de nuestras sociedad sociedades y de nuestra historia, con gran respeto a los derechos de las personas y de los pueblos.

En relación a lo anterior el Papa Pablo VI proclamaba: ¨Porque esa es la meta que hay que llegar. La solidaridad mundial, debiendo ser cada día más eficiente, permitiendo a todos los pueblos el llegar a ser por si mismo artífice de su propio destino. El pasado ha sido marcado demasiado frecuentemente por relaciones de fuerza entre las naciones, que venga ya el día, en que las relaciones internacionales, lleven el cuño del mutuo respeto y de la amistad, de la interdependencia en la colaboración y de la promoción común, bajo la responsabilidad de cada uno. Los pueblos más jóvenes o más débiles reclaman tener su parte activa en la construcción de un mundo mejor, más respetuoso de los derechos y de la vocación de cada uno. Este clamor es legitimo; la responsabilidad de cada uno queda el escucharlo y responder a él¨ (PP65).

REFLEXIÓN

Desde la conferencia de Puebla el año 1979 han pasado 41 años, y de las palabras realizado por el Papa Pablo VI, han pasado 54 años, donde los jóvenes de la época marchábamos en contra de la guerra del Vietnam y añorábamos un mundo mejor sin guerra, con mas derechos y mas libertades, políticas, económicas y mayor respeto a nuestra culturas.

Si bien es cierto muchos sectores lograron sacar de la pobreza a sus familias e hijos, también es cierto que hay familias que lamentablemente -a no ser que después de esta pandemia los pueblos del mundo se refunden a si mismo- dichas familias, tendrán que pasar mas de cinco generaciones para llegar a lo que hoy tuvieron la suerte algunos idealistas de los años 70.

Sin embargo, esa generación de los 70, se dejo embaucar en el consumismo y materialismo, dejando de lados valores fundamentales de la vida, como han sido la solidaridad, la honestidad, la transparencia y el real espíritu de servicio al prójimo, heredando muchas la ausencia de dichos valores a sus descendientes, donde hoy vemos que muchos trabajadores, técnicos y profesionales, han olvidado su raíz y su origen, especialmente quienes han llegado al poder político, económico y ejecutivos en las empresas, aplicando políticas de las soberbias del conocimiento que tienen, acercándose mucho a una dictadura, desconociendo que el mundo no lo vienen a construir ellos, ya que la base del mundo estaba ante que ellos nacieran, y no son mas que un eslabón más de construcción de una sociedad en el tiempo que le toco vivir , donde los cambios y las transformaciones con la soberbia del yoyo, siempre se pagan caras.

Sobre la base de lo anterior, es cosa de observar las noticias respecto al impacto del Coronavirus que ha provocado en países como Estados Unidos, Italia, Francia, Rusia, Ecuador, Brasil y nuestro país Chile, la gran joyita de un modelo económico neoliberal, donde al interior de las empresas se había iniciado un proceso denominado de transformación liderados nuevamente por profesionales que bordean entre los 40 y 50 años, cuyo ejemplo más cercano es Codelco Chile, con una política de desvincular a trabajadores los cuales muchos tenían enfermedades profesionales o crónicas, adquiridas durante su desempeño laboral, y que si bien es cierto le otorgaban beneficio de incentivo al egreso, existen muchos de esos trabajadores que le costará insertarse nuevamente al mundo del trabajo, política que con la pandemia se esta replicando en otras empresas estatales y privadas.

Nelson Aquiles Soto Aguilera
Ex Consejero Nacional Federación de Trabajadores del Cobre

Los Andes, 1 de mayo 2020


De la crisis de la pandemia a la crisis política
De Tiempos mejores, Nueva normalidad y... Retorno Seguro.
Por Juan Luis Castillo Moraga

La realidad nos muestra que Chile, como todo el mundo, asiste a una crisis de salud, la más grande de los últimos cien años, afirman algunos. Y en el marco de los esfuerzos que el gobierno -con el apoyo y la asesoría de profesionales de la salud, Colegio Médico, comunidad científica, entre otros, amén del gran aporte de los trabajadores de la salud-, suma hoy otra crisis El gobierno se ve cruzado por una grave crisis política, provocada por la “sobre-actuación”, en carácter de lucido (no digo lúcido) protagonismo del señor Ministro de Salud. Esto ha sido así desde el inicio de la lucha contra la pandemia, con rasgos de triunfalismo poco sensatos ante la situación de salubridad tan poco clara que el país enfrenta. Son innumerables los conflictos que se ha acarreado el ministro con muchos de los actores en la común lucha contra la pandemia, con los “secretismos” y sesgos en dar a conocer el marco general y los detalles de la estrategia que se está usando en esta importante tarea por superar la catástrofe.(eso, claro está, si existe tal estrategia o más bien, un necesario DISEÑO DE GESTIÖN) La porfía por no escuchar a los especialistas, al Colegio de Profesores, a la comunidad científica, incluso a algunos en el propio equipo asesor, ese afán un tanto “contumaz” de no querer compartir decisiones con los especialistas, lo ha llevado a comprarse varios conflictos y caer en contradicciones difíciles de aclarar. No sólo el Ministro de Salud, sino en distintas áreas el gobierno y sus ministerios han tomado decisiones que al día siguiente o a los dos días las modifican, lo que genera inestabilidad y descoordinación en el aparato de gobierno. La vuelta a clases, la vuelta al trabajo, la apertura del comercio, han llevado a los distintos estamentos sociales y gremiales, no sólo a rebatir las decisiones oficiales sino, a algo más grave: cierto grado de desobediencia social. La crisis que se observa al interior de las fuerzas políticas que apoyan al gobierno, los enfrentamientos que se están dando entre ministros con ex colaboradores, caso ex Seremi de Salud de Santiago, sumado a una serie de contradicciones en el ámbito de las medidas económicas, dan un cuadro de confusión, que en nada ayuda a enfrentar con la claridad, nitidez y sensatez que la crisis de salud requiere. Para salir, o más bien para intentar salir de la crisis política, el gobierno cae en el “facilismo” de inventar frases mágicas: la “Nueva Normalidad” o, “Retorno seguro…” Pero por favor, ¿qué es eso de la “Nueva Normalidad”?, ¿acaso es normal que vivamos con el peso de la pandemia encima?, ¿es normal que cada día se estén contagiando, enfermando y muriendo nuestros compatriotas? Estamos enfrentando una enorme anormalidad que afecta, sin duda, mucho más a los más desposeídos. Y en este marco de anormalidad, el gobierno avanza y retrocede; con los conflictos internos que tiene, su plan pareciera ser el “ensayo y error”, o a apostar a que la pandemia, si se enfrenta con buenos resultados, llegue a ser la salvación, ante el descrédito político y social que hoy sufre frente la ciudadanía. ¡Aquí hay un problema de credibilidad !!!


Por favor no se sorprendan. Por Diego Varela

Sucede que ya nada de esto nos sorprende. No nos sorprende el arriendo de espacio Riesco siendo que se podrían usar espacios públicos e incluso en este contexto espacios privados por el bien público sin costo. No nos sorprende las faltas de elementos de protección para el personal sanitario mientras carabineros hace gastos millonarios en financiar represión y asegurar sus cuidados y lujos. No nos sorprende que las familias que se han hecho ricas a costa del trabajo del pueblo de Chile y la explotación de nuestros recursos naturales salgan en sus helicópteros a sus segundas viviendas, evadiendo con su poder las barreras sanitarias.

Ya no nos sorprende que se entreguen beneficios de arresto domiciliario a criminales condenados por delitos de lesa humanidad mientras las condiciones de hacinamiento en la cárcel de Puente Alto hacen que el virus se propague y nadie intervenga. No nos sorprenden los crímenes impunes de octubre, las vidas, los ojos, las mutilaciones, las violaciones, los palos, los balines en el cuerpo, e incluso el llanto y el picor de las lacrimógenas. Nadie se hace cargo y siguen propagando el terror. Tanto cuesta ceder un poco la vereda de los privilegios, ¿tanto cuesta ver al otro?.

Lo que se pide a gritos en Chile y en el mundo es equidad, igualdad de oportunidades para humanos iguales. Su violencia es por avaricia, es por defender sus excesos y privilegios. La violencia del pueblo, las piedras, palos y barricadas e incluso bombas molotov, ni se comparan con la artillería del dinero. La violencia del pueblo es pedir a gritos el buen vivir, techo, comida, educación y salud. Ahora sucede que con esta crisis, los poderosos tampoco están dispuestos a perder y los costos los paga el pueblo. Estoy seguro de que si al día de hoy se repartieran todas las riquezas, todos podríamos estar en nuestra casa, con el calor de los nuestros, esperando con calma a que todo pase.

No nos sorprenden ayudas monetarias para las empresas y despidos a los trabajadores. No nos sorprende que los hospitales y consultorios trabajen con escasez de recursos, mientras se derrochan insumos y medicamentos en las clínicas privadas. No nos sorprenden las pensiones miserables de nuestros adultos mayores ni el hacinamiento y la falta de condiciones básicas de vida en los cerros de Valparaíso, tomas y poblaciones de Chile.

Lo que es claro y tampoco me sorprende, es que se que no estamos solos en esto, que nuestro llanto diario es compartido, que estas palabras las he leído antes, que los que estuvieron en las calles, se aguantan las insoportables ganas de ir a exigir lo nuestro por el cuidado de nosotros mismos, que estamos guardados porque nos cuidamos. No se sorprendan que cuando todo esto pase, no los dejaremos dormir tranquilos.

Diego Varela Retamales

Médico en Valparaíso


Al filo de lo patológico, eso parece las conductas del señor ministro de Salud... El exhibicionismo, "descontrol de impulsos, triunfalismo y personalismo parecieran llevarlo a no permitir compartir decisiones de interés nacional, guardando la última palabra en el él y cayendo en peligrosos «secretismos» que lindan con el peligro de caer en la falta a la veracidad. Peligrosos el actuar del ministro.
Juan Luis Castillo Moraga.


Escribe Luis León Cárdenas Graide:

¿Sirve de algo la fe ante una pandemia o, siquiera, para la salud? Para el senador UDI, Iván Moreira, en base a su fe cristiana, el COVID-19 es un «castigo de Dios». Castigo, entonces, que habría cobrado la vida, incluso, a obispos del rubro; no respetando fe alguna. Los famosos pastores Ricardo Cid y Javier Soto, más tantos otros, han seguido convocando a su culto a pesar de las cuarentenas y recomendaciones sanitarias de evitarlos. Lo último que querrían sus feligreses sería que la recesión mundial afectase la recaudación de su diezmo, pues la Ley de Protección al Empleo solo apoyaría a los pastores cotizantes contratados formalmente. Entretanto, su religión —y sus pastores— les enseña que con suficiente fe estarían protegidos ante enfermedades y fieras salvajes, de las que cada cierto tiempo tenemos noticias cuando devoran a fieles y pastores. Noticia han sido por lo atípico, pero la masividad del salvaje coronavirus les convertirá en mera estadística; estadística abultada por prácticas de fe reñidas con la ciencia, que exponen irresponsablemente la salud, vida y economía de millones de inocentes que se cuidan, cuyo criterio pragmático relega la fe a los negocios que le competen, libres de impuestos, pues no esperan realmente que Dios provea. Saben que ya no lo hizo y que dependemos de nuestras instituciones humanas para subsistir. Por algo le reclamamos al Presidente y no al pastor.

La Ley de Libertad de Culto norma la seguridad e higiene de templos. Nuestra Constitución asegura «la libertad de conciencia, la manifestación de todas las creencias y el ejercicio libre de todos los cultos que no se opongan a la moral, a las buenas costumbres o al orden público». Vendría siendo hora de que proscribiera la inducción de prácticas atentatorias contra la salubridad pública y la integridad física de sus adherentes. Hoy, esa fe diezma humanidad al servicio de la pandemia. ¿Por qué nos castigan los pastores?

Luis León Cárdenas Graide



Antes de salir de casa. Una gran oportunidad revolucionaria. Por Patrocinio Navarro Valero. Publicado el 17 de abril de 2020

Este mundo nuestro es un gran circo donde ejercen sus funciones toda clase de domadores de multitudes que seducidas y domesticadas por el látigo, el miedo y la dependencia de aquellos para subsistir, han elegido el tener y despreciado el ser. Y el grado de perversión mental y espiritual de las gentes ha llegado a tal punto en esto bajo las batutas dominantes, que se cuentan por miles de millones los que admiran, imitan y aspiran a domadores ellos mismos, para poder tener y tener cuanto más mejor. Y es que el tener da poder, prestigio, privilegios y muchas cosas más que los seres poco evolucionados tienen como la mayor de sus aspiraciones. Ahora muchos se dan cuenta de ese error de cálculo: el tener no protege de un simple virus.

¿La penúltima ofensiva contra el género humano?

El Planeta, entre tanto, víctima de los que tienen demasiado y de sus imitadores, no para de mostrar insistentemente, con toda suerte de catástrofes, el poder que toda criatura viva superior muestra contra pequeños agresores molestos, y por eso hemos visto a lo largo de los últimos años una creciente espiral de fenómenos destructivos medioambientales como respuesta a las agresivas acciones humanas. Y su última manifestación ha salido de sus propias entrañas en forma de virus destructor, precisamente de humanos y no de otras criaturas de la Naturaleza.

Este mundo y sus gentes,y no los animales o las plantas, somos los que hemos envenenado las aguas, el aire, los bosques y las tierras de cultivo. Y el Planeta, el dueño de todo eso, responde con fuego volcánico, terremotos, tsunamis, huracanes, tifones, tornados, lluvias torrenciales, inundaciones, sequías… Todos estos elementos combinados de acciones y reacciones han provocado este cambio climático, que tanto daño hace a miles de millones de personas en todas partes, y que en realidad es el Apocalipsis que tanto se viene anunciando desde hace dos mil y pico años. ¿ Qué otra cosa podría ser, si no ?… No hacen falta trompetas ni ángeles exterminadores: basta con un virus.

No crean, pues, que estamos ante un supuesto castigo de Dios, sino ante la cosecha de nuestras malas siembras milenarias. Dios no castiga, porque el Amor no castiga: advierte. Y Dios nos viene advirtiendo por boca de muchos iluminados clarividentes y profetas – tan denostados como acertados- que vamos por mal camino por no respetar la vida cualquiera que sea su forma de manifestarse.

https://sergiomedinaviveros.blogspot.com/2020/04/antes-de-salir-de-casa-una-gran.html

Sergio Medina, fotógrafo, videasta, comunicador social


COMUNICADO DE PRENSA

La Comisión Chilena de Derechos Humanos, en conjunto con la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, ante los intentos del gobierno chileno de imponer la impunidad y dejar en libertad a los condenados por crímenes de lesa humanidad, han enviado una carta denuncia al Relator Especial de Naciones Unidas sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición.

A través de la misiva, enviada este 13 de abril al Relator especial, Fabián Salvioli, las organizaciones firmantes, denuncian dos iniciativas del gobierno encabezado por el presidente Sebastián Piñera, para imponer la impunidad.

La primera, referida a ponerle discusión inmediata al Proyecto de Ley que “regula la sustitución de penas privativas de libertad por razones humanitarias para las personas que indica” y pare ello se invoca como argumento, una promesa de campaña y la crisis sanitaria producto de la pandemia por Covid-19 que afecta a nuestro país y al mundo. Además, se denuncia el anuncio de otorgamiento de indultos particulares, que tiene como objetivo también liberar a los condenados en múltiples causas por violaciones a los derechos humanos, constitutivas de crímenes contra la Humanidad.

En la carta enviada al relator especial, se hace presente que dichas iniciativas son contrarias a los compromisos y obligaciones internacionales asumidos por el Estado de Chile consistentes en el deber de investigar, sancionar a los responsables a través de la aplicación de penas proporcionales a la gravedad del delito, y que sólo pueden aceptarse reducciones de la pena, si se cumplen entre otros, los requisitos de colaboración con la investigación y arrepentimiento de los hechos cometidos (Artículo 110 del Estatuto de Roma), criterios ratificados por la jurisprudencia de tribunales internacionales.

Se hace presente que estos dos requisitos no se cumplen, pues no sólo no han colaborado con los tribunales (todavía hay 1192 detenidos desaparecidos), sino que además, muchos de los condenados han reivindicado públicamente sus atroces crímenes.

Además, se recuerda que los condenados por crímenes contra Humanidad, y potenciales beneficiarios, están actualmente recluidos en Punta Peuco, una cárcel especial, con condiciones sanitarias y de habitabilidad, que no dispone ningún otro recinto carcelario en el país, (según lo consignó un Informe del INDH publicado el año 2018), y que disponen la posibilidad, en casos graves de enfermedad, ser atendido en hospitales militares; y que los que han muerto, lo han hecho en compañía de sus familiares.

La Carta-denuncia enviada al Relator Especial, tiene por objeto poner en su conocimiento ambas iniciativas y solicitarle al mismo tiempo, arbitre todas las medidas conducentes, en el marco de sus atribuciones y competencia, tendientes a representar al Gobierno chileno el abierto incumplimiento que la aprobación de la denominada Ley Humanitaria y el otorgamiento de los indultos particulares importan, a las obligaciones asumidas por el Estado de Chile en materia de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de no repetición, ante la comunidad internacional.


______-----

DECLARACIÓN PÚBLICA

1.-En medio de una pandemia que devasta a la humanidad, y contrariamente al sentir mayoritario del pueblo, el gobierno, parlamentarios de “Chile Vamos” y grandes empresarios ex funcionarios de Pinochet aprovechando el cuadro de inmovilidad social intentan nuevamente excarcelar a torturadores, violadores sexuales y asesinos.

2.-El gobierno y sus parlamentarios alegan por el derecho a un trato y muerte digna de los que denominan “viejecitos” de Punta Peuco. Sin embargo el establishment, los grupos de poder establecidos y sus empleados le ocultan a la ciudadanía como durante la dictadura cívico-militar fueron asesinad@s salvajemente a pausa, cientos de personas por el solo hecho de ser adherentes del gobierno constitucional del presidente Allende... vejad@s, torturad@s, baleados en brazos, piernas, rodillas, acuchillados con corvos antes de ser impactados en órganos vitales para finalmente morir y ser arrojados al mar en aviones de la fuerza aérea o a fosas clandestinas. En el corolario de su afán de venganza, en algunos casos, entregaron a las familias ataúdes sellados y amarrados con alambres de púas, con órdenes de sepultación inmediata.

3.-El más elemental sentido de la justicia a partir de la ética y la moral establece el derecho de las víctimas directas y sus familias al resarcimiento. Es el caso de Jorge Valenzuela, El Chacal de Nahueltoro, un campesino analfabeto y pobre, como miles que la oligarquía mantenía en los campos, en un arranque de furia y ebrio atacó y asesinó a una mujer y sus 5 hijes.

Mientras esperaba la resolución judicial en la cárcel, Valenzuela, tal vez en la única oportunidad que la sociedad le dio para sentirse persona, aprendió a leer y a escribir, comprendió la gravedad de sus crímenes y se arrepintió. Fue condenado a muerte, se solicitó el indulto presidencial, pero el presidente Jorge Alessandri Rodríguez lo negó, y fue fusilado el 30 de abril de 1963.

4.-Los terroristas de Estado de Punta Peuco, -un recinto con todas las comodidades- jamás han colaborado con la justicia para contribuir a establecer los hechos, las circunstancias y los lugares en que fueron asesinad@s por ejemplo 307 menores de edad, o aportar datos para ubicar el paradero de las personas detenidas desaparecidas, ni un gesto humanitario para cooperar en la ubicación de los restos de las mujeres embarazadas o dar algún antecedente respecto a conocer la suerte que corrieron los bebés, si murieron con sus madres o nacieron y donde están... jamás sintieron compasión por las personas que estaban rendidas y en su poder, jamás se han arrepentido por sus crímenes.

5.- Con grosera e insultante frivolidad desde Chile Vamos han sostenido que da lo mismo la naturaleza de los crímenes, para proceder a liberar a los reos “viejecitos”. La doctrina de DD.HH., Instituciones y juristas de gran prestigio internacional señalan que por la naturaleza y gravedad de las conductas delictivas en que incurrieron: secuestros, robos, apremios ilegítimos, vejaciones sexuales, torturas, asesinatos, inhumaciones ilegales y desapariciones forzadas de personas - crímenes de lesa humanidad y genocidio - no proceden los indultos u otros beneficios.

6.-En noviembre de 1985, la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó la Declaración de Principios Fundamentales de Justicia para las Víctimas de Delitos y del Abuso del Poder. De acuerdo a estos principios incorporados en Declaraciones, Convenciones, Tratados y Pactos suscrito por Chile y por respeto a Ellas y Ellos, y como una señal inequívoca a la sociedad toda rechazamos los beneficios a criminales desalmados y cobardes.

7.-El Poder Judicial y la clase política sistémica han actuado con inhumanidad hacia las víctimas y sus familias y con desvergonzada complicidad con los asesinos. La Corte de Apelaciones de Santiago es un claro ejemplo de aquello. Bajo el concepto de justicia en la medida de lo posible, dictan penas irrisorias, la mayoría de los violadores de derechos humanos que fueron enjuiciados están en libertad, muchos otros nunca fueron ni siquiera sometidos a juicio.

8.-Es producto de la Impunidad por las violaciones de derechos humanos de Ayer..., que hoy, frente a legítimas manifestaciones ciudadanas - por los abusos, la desigualdad socio-económica grosera y la corrupción de grandes empresarios y políticos y de altos oficiales de FF.AA. y Carabineros - tenemos un cuadro pavoroso de víctimas de la violencia estatal, política represiva del gobierno reforzada con la complicidad de parlamentarios de la ex Concertación, con más de 30 personas fallecidas, más de 200 con daños oculares gravísimos.

Decenas de jóvenes desde octubre de 2019 permanecen en las cárceles sin que la Justicia aclare y defina la situación procesal de estas personas. Tampoco hay voluntad y decisión de la Justicia para dejar asentado que ocurrió con las personas asesinadas y heridas en la revuelta, víctimas de violencia innecesaria, abusos de poder, uso desproporcionado de la fuerza, vejaciones sexuales y otros delitos gravísimos cuyos responsables políticos y ejecutores se encuentran impunes.

¡¡¡POR LOS CRÍMENES DE AYER Y HOY, EXIGIMOS VERDAD Y JUSTICIA PLENAS!!!

COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS DE QUILLOTA

ASOCIACIÓN DE PENSIONADOS Y MONTEPIADAS DE QUILLOTA

AGRUPACIÓN PROVINCIAL DE EX PRES@S POLITIC@S

Quillota, 12 de abril de 2020.


Estamos haciendo todo lo necesario… Por Juan Luis Castillo Moraga. Ciudadano Independiente.

La lamentable situación en la que ésta fatal y dramática epidemia nos tiene «envueltos», nos lleva a intentar a veces a criticar, a veces a alabar los pasos que en Chile y en el mundo se están dando, obviamente cuando esto se hace inspirados en el interés general de la ciudadanía o de la humanidad, a lo menos, es menester acoger y analizar las opiniones que se emiten...

En nuestro país, las autoridades sanitarias han generado ciertos cuestionamientos de alcaldes, algunos expertos del área de la salud y por sobre todo del Colegio Médico, órgano éste, que ha insistido en la necesidad de contar con mayor información que le permita entregar más y mejores aportes a la llamada «mesa social». Misma crítica han sentenciado alcaldes de todos los sectores...

La última controversia está dada por el llamado «Carnet de alta», ante el anuncio de las autoridades de gobierno de dotar de esta credencial a quienes hayan sido dados de alta, una vez superado el proceso de recuperación y los días de aislamiento. Sin embargo, incluso entre los expertos que asesoran al gobierno y otras muchas voces han señalado que no hay pruebas sustantivas para asegurar que dichos pacientes, después de superar el proceso, efectivamente no sean realmente fuentes de contagio... Recordar no más, que hay a lo menos cuatro casos (evidenciados públicamente por los medios de comunicación) en que pacientes dados de alta, continúan siendo portadores y sujetos de posible contagio.

Aquí pareciera ser que hay una insuficiencia en las comunicaciones. Y eso va aparejado a un problema político y otro metodológico, a saber respecto del tema político, no importa quién manda o tiene la última palabra. Si el interés general supera, los protagonismos y los intereses particulares.

Desde el punto metodológico, el gobierno ha insistido en que tiene un plan... No, un “plan” no basta. lo que debe generar el gobierno es un «Diseño de Gestión» herramienta básica, elemental, para enfrentar problemas o desarrollar proyectos de distintas características y dimensiones; Diseño que debe contener, mínimamente, un plan estratégico dotado por un objetivo fundamental y de programas semanales, mensuales, quincenales etc. y que contengan con claridad tareas , objetivos y metas susceptibles de ser evaluadas, cada evaluación permitirá, a partir de finos análisis, re programar, cuantas veces sea necesario, superando insuficiencias y reafirmando los logros.

Obviamente dicho diseño debe contemplar, normas y procedimientos claros para todos los involucrados y afectados y obviamente una clara herramienta de comunicaciones, la que con claridad, debe mantener informado a TODOS los comprometidos.

¿Hay diseño? ,¿Lo tiene el gobierno? Si lo hay, por qué no lo conocen todos los involucrados en enfrentar y minimizar los costos de esta pandemia... ¿Por qué no lo dan a conocer toda la ciudadanía? La participación y la transparencia, útiles y necesarias.

Pos pandemia: ¿cuál será la reacción de la humanidad y de los gobiernos en el mundo?

¿Nos inspiraremos en más humanismo o seguiremos guiados por las economías?

¿Seguiremos por la senda del crecimiento o nos enfocaremos en el desarrollo?

¿continuaremos siendo individualistas o daremos paso a la solidaridad

___

El Deseo de Supervivencia en Tiempos del Covid 19. Por Gloria Clavero Aranda. Quillota, 4 de abril de 2020

Sobrevivir y resistir en casa, soportando la incertidumbre de estos tiempos aciagos, me coloca en “modo reflexivo”, cuestionador de la realidad, irreverente ante cualquier Poder humano que aplasta... Es mi modo de hacer frente a la ignorancia y a la estupidez. Cuestionar a los Poderosos, con mi pensamiento, con mi saber, quizás no es gran cosa para mucha gente, pero, a mi me hace sentir responsable y me autoriza a escribir...

Preguntas inquietantes sobre la irremediable realidad del covid 19. ¿Selección Natural, Irresponsabilidad, Ignorancia, Estupidez Masiva, Desconfianza Generalizada en las Instituciones Humanas? ¿Es posible que la nula credibilidad que han conseguido las Instituciones Públicas y Privadas en el mundo, dada su corruptible gestión del Bien Común, más notoria y lamentable en la década de los 90 y durante el principio de este milenio, haya incidido en la “Desconfianza Generalizada” que mucha gente del pueblo, en cualquier lugar del orbe, ¿siente hacia todo lo “institucional”...?

¿Es posible que las Religiones de los Libros (cristiana, musulmana, judía...), estén con sus credos puestos en tela de juicio, por su interesada administración de los “Designios de Dios” en la Tierra? ¿Es posible que el cristianismo, en el Mundo Occidental, (y en parte del Oriental...) hoy sea el más criticado por sus feligreses y feligresas, por utilizar el Nombre de Dios en Vano...?

¿Es posible que esta desconfianza institucional generalizada, haya llevado a los pueblos de la tierra a poner en duda toda la información procedente de la Clase Política, principalmente hoy, en que el coronavirus está matando a miles de personas en el planeta? ... ¿Es posible que sea la Estupidez Política de la mayoría de los representantes institucionales, ligada a la codicia, a la vanidad, al narcisismo prepotente, la que haya conseguido poner en duda la existencia “real” del covid 19, como si fuera un invento de los Poderosos, para matar a quienes les estorban? ...Es posible, que, además de las “Autoridades Sanitarias”, también “el Mundo Científico”, ¿hoy esté cuestionado por la sociedad?, ¿incluso dentro de la propia Comunidad Científica?...

En esta vieja realidad de la Prepotencia y la Dominación, puesta al descubierto por el nuevo coronavirus, en la que morirán miles, y miles más serán contagiadas, los Poderosos no escaparán, de hecho, hay muchos que ya están contagiados, porque todas las gentes estamos inmersas en lo real de esta pandemia...pero, las personas sencillas del pueblo perderemos solo nuestra vida, que es lo más preciado que tenemos...sin embargo, ellos, los que siguen negando el Cambio Climático, los que siguen robando y explotando en todas partes del globo, los que rezan al Dios que ellos mismos inventaron para que les salve de la “hecatombe Económica”, quizás no morirán, no se los deseo, pero, perderán lo que más aman: “sus riquezas”, “sus finanzas”...Es la “Operación Bumerang”...la Justicia que impone la realidad a la Estupidez de la Condición Humana de los que hoy, tienen el Poder...

La realidad en el Fin del Mundo El descontrol, el desorden de la gente en algunas ciudades de Chile, igual como sucedió en otras del Mundo Desarrollado, me hace pensar que la gente, inconscientemente, cuando siente el peligro, instintivamente, tiende a “huir”, “arrancar” de la muerte que sienten cerca, en sus cuerpos. Por eso, quizás, buscan lugares y cosas que procuren placer.... “Salir a la playa, como si estuviéramos de vacaciones”, abastecerse, sin control, “no respetar ni cuarentenas, ni el mínimo de medidas que “las autoridades” han dispuesto “para prevenir” ...” cerca de la muerte, el humano, como cualquier ser con cuerpo, se aferra a sus instintos de “conservación de la vida”.

Claro está, que los instintos del homínido que habla, son más impulsos primitivos, que instintos primarios puros. El abastecimiento de alimentos, incluyendo bebidas alcohólicas, y muchas “cosas ricas”, está más ligado al deseo de “pasarlo bien”, en estos momentos en que “todo el mundo”, parece, ¿Qué tiene miedo? Es como si los instintos quisieran ir al rescate de la vida humana, “tentada” por el deseo de gozar.


En primer lugar, me sumo a los agradecimientos y reconocimientos que debería estar recibiendo todos los estamentos de trabajadores de la salud!!! Pero también, y en forma muy especial a esos patriotas y dignos trabajadores que día a día en cada una de las comunas del país, recogen las basuras y desechos INDUSTRIALES y domiciliarios.

Pero junto con este digno reconocimiento a esos trabajadores, creo es menester que por disposición gubernamental y con el apoyo de la ciudadanía toda, se les entregue un bono de reconocimiento a su difícil labor.

Respecto de los esfuerzos que hace el gobierno, insuficientes creo yo, en orden a subsidiar los sueldos y generar pequeños bonos para quienes quedan sin trabajo, avalado contradictoriamente con su naturaleza, por una dirección del trabajo, que abandona sus deberes de salvaguardar los intereses de los trabajadores. Pero, sería bueno saber que acuerdos está generando el gobierno con los empresarios. En ese mismo marco, los empresarios que han acumulado ganancias por varias décadas, aparte de acumular riquezas, que aportes harán a la situación de crisis en apoyo a los trabajadores y a los mas postergados.

Y los señores parlamentarios, ¿se han bajado sus sueldos? ¿quién fiscaliza esta medida?

Finalmente, perdónenme si estoy mal informado, pero no he escuchado ni una sola medida concreta en orden a proteger a los ciudadanos en «situación de calle»

Juan Luis Castillo Moraga.


La lucha de la sensatez contra la estupidez narcisística de los gobernante del mundo. Por Gloria Clavero Aranda. Quillota, 24 de marzo de 2020.

Los dueños del mundo tienen herido de muerte su tendón de Aquiles, desde que el covid 19 ha irrumpido en el territorio humano, como una amenaza desconocida, hasta ahora. Un virus que desafía el Poder de los poderosos, tocándoles su fortaleza en el punto que más les duele: el Poder Económico. Estamos frente a una situación complicada y muy difícil de enfrentar, porque los Poderosos se vuelven muy peligrosos, cuando creen, estúpidamente, que está en peligro la Economía Planetaria. Y es verdad, pero, lo que no quieren entender, por su gran falta de criterio, es que ellos, y solo ellos, que hasta este momento manejan las Arcas de los Bancos Centrales, según sus intereses, son los que la están hundiendo.... Es cierto que el covid 19 está sometiendo a toda la humanidad a sus efectos de contagio y muerte...pero, no es menos cierto, que hay algunos, aquellos que pertenecen a la minoría minoritaria del planeta, que podrían, si no estuvieran poseídos por el Poder de las Finanzas, y obsesionados con el Control del Mundo, acabar con esta amenaza, poniendo su Poder al servicio de la humanidad... Pero, esta gentuza, no tiene las herramientas de la cordura, que les capacite para luchar contra la pandemia del coronavirus, a pesar de que son ellos quienes tienen todo lo material que podría ayudar a solucionar este grave problema sanitario, y así acabar con el padecimiento mundial ... La cordura, es prima hermana de la sensatez, porque pone en juego todos los elementos que un ser humano tiene a su alcance, para enfrentar los peligros que acechan a la especie humana... Una persona, o una sociedad cuerda y sensata, es aquella que busca recursos para salvar su vida, la vida de su comunidad, y las vidas, todas las vidas, de los demás sujetos humanos y seres que pueblan la tierra... necesitamos protegernos, y para eso, también necesitamos, es urgente, proteger nuestra casa común, cuidar nuestro medio ambiente, salvar a la flora y la fauna que forman parte de nuestro ecosistema...Los Poderosos tienen el Control de todo, hasta ahora. Sin embargo, un virus, invisible al ojo humano, un ser del que no se tiene control, los está sometiendo, porque la Estupidez y el Narcisismo, les aplastó la masa gris, tanto así, que hasta hoy titubean, “no saben que hacer” ... desgraciadamente, a esta casta de descriteriados, les sigue de muy cerca, la Clase Política de los Gobiernos Mundiales, y sus lobbies, que trabajan para servirles, sin directrices claras, titubeando, equivocándose a cada paso que dan, trasmitiendo informaciones confusas, algunas mal intencionadas...

La sensatez, generalmente se ubica en las personas humildes, algunas pueden proceder de ciertos ambientes pudientes, pero, son gentes que no desconocen que existen otros ambientes, o lugares humanos, menos favorecidos, u olvidados del todo....la cordura que arranca de la sensatez, desafía la estupidez y el narcisismo de los poderosos, que temen tanto a perder, porque no son conscientes, de qué, por pura, lisa y banal estupidez, están poniendo en juego la Vida del Mundo Humano, lo cual les incluye también a ellos... Existen, además, otros factores que se derivan de la estupidez política de los gobernantes: los mensajes confusos de los discursos políticos, que dicen una cosa, y al minuto siguiente dicen otra, confunde a la gente, les desorienta. La Clase Política, en Chile, en la Amerindia, en USA, en Europa, en Asia, y en todo el orbe, no se han preocupado de educar a sus pueblos, a sus gentes. De sacarlas de la ignorancia, más, en esta agravada situación. La ignorancia puede poner en peligro a las gentes más vulnerables ...pero, es la Estupidez de los Gobernantes, la responsable de la Ignorancia de las gentes...esto, desgraciadamente conduce a la confusión, la desorientación y el pánico...y el pánico es terreno fértil para cualquier virus, porque baja las defensas y disminuye la energía...

Porque la Clase Política Mundial, no se toma muy seriamente la Postura Revolucionaria, comprometida y generosa de Cuba. Uno de los países más evolucionados en medicina e investigación científica del planeta. ¿Por qué no aprendemos la tremenda lección de la gente cubana, que a pesar de estar Bloqueada por el Poder de Usa, a instancias del Poder Europeo y Asiático, partió hacia Italia? ...Por qué no nos unimos todas las gentes sensatas de la tierra y exigimos a los Poderosos de Usa que desbloqueen a Cuba para que pueda poner “al Servicio de los Pueblos del Mundo” sus conocimientos? Estoy hablando, sencilla y claramente, y de manera muy comprometida, de poner en juego el Internacionalismo Proletario para salvar vidas.


DECLARACIÓN PÚBLICA

1.- La pandemia mundial del coronavirus que azota a nuestro país y el reciente intento de fuga de internos del CDP Santiago 1, dependiente de Gendarmería de Chile, reafirma la necesidad de seguir exigiendo el respeto a los derechos humanos de las personas privadas de libertad, especialmente de aquellas encarceladas en el marco del estallido social, en el legítimo ejercicio del derecho a la protesta social.

2.- En efecto, son más de 2.500 personas, la mayoría jóvenes, que se encuentran en prisión preventiva dictadas en procesos seguidos a partir del 18 de Octubre del año pasado. El alto número de encarcelados por manifestarse en las calles en contra del actual injusto modelo de sociedad, contrasta con la situación de los violadores de los derechos humanos, en el mismo período. Según las cifras del Ministerio Público, de las más de 4.500 causas iniciadas por violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado, sólo en 38 de ellas hay formalizados.

3° A pesar que en las dos oportunidades que nuestra Institución se entrevistó con la máxima autoridad del Poder Judicial, representando la necesidad de respetar los derechos de las personas privadas de libertad, establecidos en la normativa internacional de derechos humanos, obligatoria en su aplicación para el Estado de Chile y por lo prescrito en la propia Constitución vigente, la dramática situación refleja una permanente vulneración de sus derechos y garantías procesales.

4° Es así como, ni la presunción de inocencia ni los principios garantistas de nuestro sistema procesal penal que establecen que la prisión preventiva no debe ser la regla general, son respetados a quienes han sido encarcelados y formalizados en causas de índole política. Los fiscales y los jueces parecen olvidar la obligación constitucional y legal de aplicar estos principios y más parecen rendirse a las presiones del Gobierno, el que a través de su Ministerio del Interior, entrega directrices al Poder Judicial de cómo enfrentar estos procesos, en un evidente intento de criminalizar la protesta social.

5° Las altas posibilidades de contagio del coronavirus al interior de las cárceles, ponen de manifiesto la urgente necesidad de revisar las medidas cautelares del conjunto de las personas privadas de libertad, especialmente de los presos políticos, modificando su actual prisión preventiva por la de arresto domiciliario total, teniendo presente además, la naturaleza de los ilícitos imputados, la cuestionada legislación invocada en su contra y los dudosos medios de prueba aportados por sus aprehensores.

6° Por último, junto con demandar de las autoridades, la necesidad de autorizar no sólo a los profesionales del INDH el acceso a los reclusos en las situaciones como la vivida el jueves pasado, sino a todas las organizaciones de derechos humanos de la sociedad civil, recordamos que el Gobierno de Chile, como representante del Estado ante la comunidad internacional, debe acatar los Pactos y Convenciones sobre Derechos Humanos suscritos y ratificados, cuyos titulares son también las personas privadas de libertad, y que su incumplimiento acarrea responsabilidad internacional.

COMISIÓN CHILENA DE DERECHOS HUMANOS

Santiago, 21 de marzo de 2020.-


Dado que la crisis de la pandemia Covid-19 es mundial, y por lo tanto afecta de igual manera a todos los países, es el mejor momento para utilizar los recursos de las FF.AA., es decir, comprar y renovación de armamentos, gastos en operaciones militares, etcétera, y destinarlos en un gran porcentaje a un sistema de salud que se verá muy comprometido. Ahora ya no hay excusas para no hacerlo.
Rodrigo Reyes Sangermani


xxxxx

Disolución de carabineros o el despertar de su reserva moral, no hay más opciones. Por Jorge Gálvez (Ex Dirigente del FPMR)

La corrupción, montajes, robos, asaltos, asesinatos, torturas es pan de cada día hace años en la institución de carabineros. Entre los más mediáticos tenemos el robo ya de casi 30 mil millones de pesos, donde están involucrados decenas de uniformados, varios de ellos con altos grados institucionales, coroneles, generales, también la manipulación en la llamada “operación huracán” donde distorsionaron información para culpar a las comunidades mapuches de actos terroristas, y una centena ya de actos menos mediáticos donde carabineros están involucrados en asaltos, robos, drogas, ajuste de cuentas, violaciones, etc. conocidos son los casos de policías implicados en asaltos a farmacias, incluso en lanzazos en el Paseo Ahumada hace algunos años. Pero hace pocos días también son dados de baja carabineros involucrados en asaltos en un servicentro en Viña, encontrándole además pastillas de éxtasis en el automóvil donde huían, otros tres funcionarios involucrados en un robo con violencia en Hualqui, la víctima fue un hombre de 31 años, a quien le sustrajeron su teléfono celular y dinero en efectivo, en buen chileno un vulgar “cogoteo”, hace poco días un montaje para robar armas de la propia institución, en el Retén Valle Hermoso, culpando a la “primera línea” de los hechos, o lo que hemos visto con asombro y terror, la tortura por parte de carabineros sobre un hombre de la tercera edad en plena calle, así suma y sigue. Ahora si agregamos los cientos de mutilaciones, asesinatos, vejaciones a mujeres, torturas, etc. desde el 18 de octubre del 2019 inicio del “Estallido Social”, todos estos hechos constatados por organismo de derechos humanos internacionales, catalogándolos como crimines de lesa humanidad, deja al descubierto una institución que pareciera transmutarse para ejercer el crimen organizado. Todas las medidas tomadas no dan cuenta de la profunda crisis que vive carabineros, ya no desde los últimos años solamente, sino ya hace muchas décadas, una institución que fue la carne de cañón de la represión durante la dictadura, y que con la llegada de los gobiernos civiles no tuvo grandes modificaciones. Continuaron agentes involucrados en la represión dictatorial en la institución en la década de los 90, y lo que es peor continuó la lógica represiva a los sectores sociales movilizados, con un claro concepto heredado de la política de seguridad nacional, el “enemigo interno”. No, no son hechos aislados, ni sólo de responsabilidad de los funcionarios que la ejercen, sino la propia estructura institucional, política, organizacional genera y permite actos que atentan contra las voluntades de las mayorías, los visualizan como enemigos internos, que hay que reprimir incluso destruir físicamente. El problema no es únicamente que la policía chilena sea una institución militarizada, que ya es grave, o que esté formada en el marco de la Doctrina de la Seguridad Nacional, legitimando la violación sistemática de los derechos humanos. Como sabemos las tácticas anti subversivas y antiterroristas, de estas instituciones no escatiman en ocultar información para impedir una real investigación en los hechos, pero lo que calla el gobierno, carabineros y la prensa oficial, que la labor de ocultamiento de las acciones sucias es parte de adiestramiento en las tácticas “antiterroristas”, posibilitando de esta manera, los atropellos a los derechos humanos, “necesarios” para estabilizar el modelo político, social y económico en la zona, o simplemente llamados “daños colaterales” inevitables. Estos aspectos además se han combinado con una degradación interna humana y moral de los individuos, donde la corrupción es un acto legitimado desde las propias prácticas de las altas jefaturas, todas cuestionadas en los últimos años. Para terminar la crisis de esta institución no basta con casi el descabezamiento del alto mando que realizó Piñera hace varios meses, pues el tema de fondo no es de carabineros corruptos, sino de una institucionalidad que es funcional a la corruptela estructural del modelo. Para que funcione en sus fines políticos, económicos y sociales el patrón de acumulación neoliberal necesita de casos como Penta, Soquimich, necesita de la relación incestuosa de la política con el gran empresariado, sin ellos no es posible aumentar la cuota de ganancia del capital. Todo esto tiene su correlato en todas las instituciones del país, pues todas son funcionales a este propósito sistémico y por supuesto también carabineros. La actual estructura de dominación, ya no se sostiene por una hegemonía cultural, el sentido común no solamente está en disputa, sino que prevalece una nueva cultura, que está configurando a un nuevo sujeto político, social de masas, ante esta realidad a los de “arriba” les queda sólo la represión directa y brutal. Dentro de todas las instituciones, incluso aquellas completamente alienadas y funcionales, están permeada por la lucha de clases, en ellas inicialmente hay sectores minoritarios que anidan una nueva ética, una nueva moral, una nueva perspectiva histórica, en momentos de crisis profunda, emanan como caminos viables de superación dialéctica, es decir de negación y superación. Por eso en el seno de las instituciones como un murmullo también se expresa esa lucha entre “lo nuevo que no acaba de nacer y lo viejo que no termina de morir”. La respuesta estará en esa reserva moral de quienes en algún momento recojan su sentido patriótico y soberanista, se pongan en marcha en sus conciencias, decidiendo caminar junto al Pueblo y su nueva institucionalidad, prefigurada desde la Asamblea Constituyente.


Carabineros está obligado por el Código Procesal Penal a practicar la detención ante casos de flagrancia del delito (Art.83°-b), a prestar auxilio a la víctima (83°-a) y obligados a denunciar (Art.175°-a) todos los delitos que presenciaren o llegaren a su noticia. De no hacerlo, infringen al Código Procesal Penal. El uso de violencia ilegítima en contra de las personas por parte de las fuerzas de orden es, en sí, un delito. No sólo debería perseguirse a aquel policía que se comporta como delincuente al cometer este delito, sino también a todos los otros que, atestiguando su flagrancia o llegándoles su noticia, se abstuvieran de actuar como la ley les obliga, pues debieran haber detenido en el acto al carabinero indebidamente violento. ¿Hasta qué punto Carabineros está siendo una institución que cumple la ley? ¿Qué le corresponde a las instituciones estatales, sus funcionarios directivos y subalternos cuando no lo hacen? ¿Disponemos de policías que puedan hacer cumplir esta ley? ¿Qué rol puede jugar Contraloría General de la República ante la brutalidad policial? Se vuelve perentorio el imperio de la ley establecido incluso en nuestra vigente Constitución Política de la República.

Luis León Cárdenas Graide


Independentismo catalán solidariza con la lucha del pueblo chileno. Por Francisco Javier Alvear

(Madrid, España) El Grupo Parlamentario REPUBLICANO (Esquerra Republicana de Catalunya, ERC), sector hegemónico de la izquierda catalana independentista, a instancia del Diputado Jordi Salvador i Duch y de la Diputada Marta Rosique i Saltor, presentó ayer una propuesta a la mesa del Congreso de los Diputados (parlamento español o Cortes españolas), que denominó Proposición no de Ley “de condena de la violencia en Chile y de defensa de los derechos humanos y democráticos en el país para su debate en la Comisión de Asuntos Exteriores”.

Al mismo tiempo, que manifestaba su preocupación por la incesante violencia e inestabilidad política en Chile, condenó la desigualdad económica y social existente en el país, instando al gobierno español en una serie de puntos (en las imágenes), en donde reitera el uso desproporcionado de la fuerza (por parte del gobierno chileno) y el reconocimiento de la protesta como una forma legítima y como un derecho fundamental en toda democracia que se precie de tal.

La instancia, que suscriben los mencionados parlamentarios independentistas, fue suscrita, además, por el Diputado y Portavoz de ERC, Gabriel Rufián.

En este mismo sentido, cabría destacar que han existido otras muestras de solidaridad con la lucha del pueblo chileno por parte del independentismo catalán, como es el caso, de la pregunta formulada recientemente -en este mismo sentido- en el Congreso de los Diputados por la banca catalanista de la CUP (Candidatura d’Unitat Popular) y de la moción presentada institucionalmente en el pleno municipal del Ayuntamiento de Tarragona por el gobierno de coalición ERC- Unidas Podemos que lidera, precisamente, un edil ERC.

Por último, cabría destacar, además, que la relación de solidaridad y amistad de la formación catalana-independentista-republicana con los asuntos chilenos viene de lejos. Su presidente, Oriol Junqueras, condenado a 13 años de cárcel por sedición por su responsabilidad, como vicepresidente de la Generalitat de Catalunya, en los sucesos del referéndum del 1 de octubre de 2017 (hoy en régimen de beneficios carcelarios), fue uno de los europarlamentarios que demostró preocupación y una especial sensibilidad con la lucha, represión y vulneración de derechos del pueblo mapuche, como consta en: Pregunta con solicitud de respuesta escrita a la Comisión del Parlamento Europeo del 24 de septiembre de 2010: “Vulneración de los derechos humanos del pueblo mapuche: incumplimiento del estado de derecho por parte del Gobierno de Chile”

https://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+WQ+E-2010-7497+0+DOC+XML+V0//ES


“El Arte y la Cultura en el Estallido Social”. Por Carlos Ernesto Sánchez.

En el marco de las legitimas movilizaciones sociales, un blanco de los vándalos han sido ciertos centros culturales, como el Café Literario, una Sede Universitaria, el Museo de nuestra gran Violeta Parra, el Cine Arte Alameda y otras instancias donde se trabaja el tema de la cultura. Si duda en estos atentados la derecha ha mostrado “la hilacha” han dejado su firma de odio. Este sector político sabe que su flaqueza es el arte y la cultura. Los trabajadores de esta actividad, desde siempre han caminado junto al pueblo y se han enrolado en las causas de las grandes mayorías explotadas. Es una contradicción ser artista – en cualquiera de sus manifestaciones- y no ser hombre o mujer de izquierda. La historia popular chilena, se escribe marchando grandes intelectuales en las causas de los trabajadores, y no solo fue Neruda o Víctor Jara, sino narradores como Francisco Coloane, Manuel Rojas, y tantos otros, en plástica, teatro, cine, música. En este último festival de la canción fue claro el compromiso de los participantes en la causa que Chile levanta en pos de justicia. Los pocos hacedores de canciones de derecha, han guardado silencio, sabiendo que no reciben el aplauso del público, sino la pifia, por no ser solidarios, ni desarrollar una conciencia que los lleve a militar junto a las grandes mayorías, que necesitan que su voz se exprese en el arte. No me cabe duda, que detrás de la mano violenta y censuradora, se encuentran los grupúsculos de derecha, para los cuales incendiar, vandalizar es una expresión más del fin justifica los medios. Hace unas décadas el grupo ultra derechista Patria y Libertad, organizo decenas de atentados, guiados por el abogado extremista Pablo Rodríguez Grez, y su argumento culpar a organizaciones del pueblo. El pueblo jamás atenta en contra de la cultura. Es él quien en difíciles condiciones se organiza en centros culturales, deja plasmada en murallas su arte popular que dan cuenta de sus luchas, es el pueblo quien arriesgando la vida, en plena dictadura, imprimió en caseros mimeógrafos el poema de Neruda “Dijiste Libertad antes que nadie, cuando el susurro iba de piedra en piedra en los Patios humillados” y lo repartimos en las calles temerosas. No olvidemos que un reducto valiente en plena dictadura fue la Sociedad de Escritores de Chile, donde las puertas se abrieron de par en par, para socorrer a los perseguidos. Por lo anterior no me cabe duda que los atentados últimos a centros de la cultura y la memoria son obra de la derecha desesperada, que ve como el pueblo se levanta a pesar de toda la represión desatada. Fue emocionante ver y escuchar a tanto artista en el Festival, diciéndoles en su cara y al país, que no quieren seguir gobernados por Piñera y compañía. Perder el miedo a carabineros y poner en escenario el mal papel que han representado ante la sociedad; Un grupo vandálico que ha dejado una secuela de muerte, dolor, tortura, ceguera, robos y una larga lista que avergüenza. La derecha como no tiene convicciones ni causas profundas que defender, sino comercio y lucro, mentiras y dominaciones, pretende ganar instalando un escenario donde el miedo haga su performance. Por ello ante el terror que les causa que el apruebo será grito de rebeldía que recorrerá la patria, nada mejor estiman que violentar, amenazar, censurar. Es decir aplicar la vieja sentencia “mentir, mentir, que algo queda...” Hace unos años circulaba un libro de rimbombante titulo “La Inteligencia Militar” cuyo texto eran solamente hojas en blanco; No había nada. Hoy la derecha no tiene nada que ofrecer ni que mostrar, solo una secuela de sangre y represión. No solo la represión de estos días, sino la otra, la que defendieron y justificaron en la dictadura cívica militar. No es palabra vacía el decir que los que hoy levantan su voz desde la derecha añeja tiene efectivamente sus manos manchadas con sangre. Ellos avalaron la dictadura y siguen defendiendo los añosos postulados de esta. Se acerca un tiempo privilegiado, para que por vía democrática repudiemos a quienes tienen un curriculum de violaciones a los derechos humanos y de explotación a los hombres y mujeres de la herida patria. Los que aplaudían las quemas de libros, las exoneraciones de intelectuales, el asesinato de artistas, la censura brutal, la persecución hoy nuevamente sacan sus garras dejando su huella vandálica en centros de arte y cultura. La gran función del arte y el trabajo del artista, es que nada se olvide. Que la obra trascienda la historia, marcando a fuego la mano criminal de los poderosos que para conservar sus privilegios no dudan en asumir las armas más asquerosas de la represión.


EN MARZO A CONQUISTAR LAS DEMANDAS DEL PUEBLO

El pueblo junto a los trabajadores y trabajadoras de nuestra clase salimos a las calles a demostrar el descontento por nuestras necesidades materiales no resueltas.

Esto porque simplemente no nos alcanza el sueldo para llegar a fin de mes y la tarjeta ya está sobregirada y el endeudamiento nos tiene en la miseria. Estamos aburridos de hacer malabares para resolver nuestra situación económica haciendo un pololito, realizando bingos, siendo colero, siendo comerciante ambulante o vender por Internet, pedir prestado a algún familiar o amistad, o realizar todas las anteriores para poder parar la olla, además no nos podemos enfermar, tener un accidente, emergencia o gasto no previsto porque el presupuesto no alcanza ni para poder tener acceso a la salud.

Por todo esto y al ver las injusticias entre ricos y pobres perdimos la paciencia y salimos a buscar lo que es nuestro... La dignidad. Salimos a parar el abuso de políticos y empresarios, salimos a ser escuchados, tomar conciencia de lo que merecemos como clase trabajadora, salimos por la conquista de las demandas y derechos populares negados durante más de 30 años, nos aburrimos de las promesas electorales, nos dimos cuenta que el votar no asegura nada y no dejaremos de estar en las calles protestando hasta que el pueblo que ha luchado reciba lo que se merece.

Sabemos que Piñera no dejará su cargo por las buenas y que tiene cómplices de diversos sectores políticos que lo ayudarán desde la derecha conservadora hasta los reformistas y oportunistas, con su afán de gobernar a todo costa pretende callar las demandas que exige el pueblo y las y los trabajadores.

Seguramente la represión no parará al igual que las violaciones a los derechos humanos sin que exista juicio por los crímenes que se cometan.

Por eso es de vital importancia fortalecer la protesta popular en sus diversas formas y expresiones y multiplicar la exigencia del FUERA PIÑERA y todos sus secuaces para avanzar en la conquista de nuestros derechos.

EN MARZO A CONQUISTAR LAS DEMANDAS DEL PUEBLO

#FUERA PIÑERA

BLOQUE DE ORGANIZACIONES POPULARES


La sordera del presidente, el lenguaje y la violencia política en Chile. Gloria Clavero Aranda. Quillota, 2 de marzo 2020

Hoy, el presidente Piñera habló de la Ley Gabriela, que pone de manifiesto los crímenes de la violencia machista contra las mujeres. Intentó describir su contenido. Nombró a las jóvenes parlamentarias que la impulsaron, las nombró... pero, cuando llegó al final de su exposición, se enredó, nuevamente, con la violencia... El señor Piñera cree, es más, está convencido de que la Violencia en Chile, es producto de un grupo minoritario de personas que produce actos violentos, en el curso de las manifestaciones ciudadanas. Por este motivo, el presidente argumenta, como una “Razón de Estado”, la Necesidad de combatir la violencia callejera, con la violencia del Estado, (aunque él, no la nombra así), admitida por la Ley de Leyes: La Constitución del 80. Por esta pobrísima razón, que nadie en el pueblo de Chile se la cree, él, está dispuesto, con su cerrazón mental, una vez más, a invocar la Ley de Seguridad Interior del Estado...aunque, astutamente, intenta no nombrarla, cambiando la disposición de sus palabras, en las que, ahora, con más fuerza discursiva, señala al Orden Público, como una necesidad para “Volver a la Normalidad” .... El señor Piñera, niega, con un absolutismo faraónico, que la violencia sea origen de las Injusticias...bueno, me parece que ni siquiera las tiene presentes... ¿Ignorancia?

¿Cortedad de miras? ¿miedo al fracaso total de su gestión?... La violencia en nuestro país tiene una muy clara expresión del poder de los poderosos, que utilizan descaradamente el vasallaje político para apoyar la represión sobre el pueblo, vía Carabineros de Chile, y, además, si esta gentuza lo considera oportuno, el acudir a la Presencia Activa de las Fuerzas Armadas, arguyendo la metáfora de “Proteger las Infraestructuras Críticas”, ¿Cuáles? … ¿Y quien protege a la Gente Sencilla de las Injusticias…? El presidente y la Clase Política, no “quieren entender”, porque no les conviene, por su implicación “corrupta” en la Aplicación de las leyes, que la peor Violencia es la Desigualdad y la Injusticia, presentes en la Precariedad en la Salud, la Precariedad en el Empleo, la bajísima calidad de la Educación, precarizada en los sectores más pobres de nuestra sociedad, el Aumento del Desempleo, las Pensiones de Hambre... La Violencia que viene sufriendo el Pueblo Llano de Chile, es la Pobreza, por falta de medios para sostener a la familia en las clases más vulnerables…Chile es un País Precario, Violentado en su Dignidad…

Violencia es la muerte, prematura, de miles de personas, que desfallecen y fallecen esperando ser atendidas en los Hospitales, donde falta personal médico, materiales para hacer frente a las demandas, insumos de todo tipo…

Violencia es la Corrupción Política, los Crímenes que se cometieron vilmente contra nuestro Pueblo, durante la Dictadura, los que aún no son asumidos por la Clase Política. Violencia es el Uso del Terror y las Mentiras para someter a la Gente Llana, utilizando el Lenguaje del Poder para atemorizar a las gentes que Claman Justicia y Dignidad… Violencia es el Acuerdo de la Traición al Pueblo por parte de la Clase Política, que impuso “La Ley de los 2/3”, como la Ley del Más Fuerte (Partidos Políticos y Gobierno del Estado…) Violencia son los crímenes cometidos, desde el siglo XVIII, contra nuestro pueblo mapuche, que desde entonces es asesinado, maltratado, violentado...Esto, si es Violencia señor presidente, sáquese los tapones de sus oídos, o vaya a un otorrino para que le diagnostique su sordera... ¿o quizás es una sordera psicógena que necesita otro tipo de cuidados y tratamientos...?


Reflexiones de una Vieja Ignorante. David contra Goliat. La Violencia del Estado contra el Pueblo Llano. Gloria Clavero Aranda. Quillota, 25 de febrero de 2020

Empiezo a comprender, porque la Clase Dominante, aquella Minoría Mínima, que vive en “Sus Palacios”, en cualquier lugar de nuestro hermoso país, sintiéndose Dueña de toda la Inmensa Riqueza de Nuestra Tierra, a pesar de estar Muy Protegida, a la Usanza del Padrino, con Vallas Humanas, con Gorilas Armados hasta los dientes, tiene “Tanto Miedo” de las Gentes Llanas que se manifiestan en las calles, gritando las Injusticias y las Desigualdades que esta gentuza ha producido con la Corrupción y el Expolio, “Permitido y Amparado por la Constitución Neoliberal de Pinochet y su Banda de Ladrones de Cuello Blanco”. “Corrupción sin Medida”, acentuada, “Sin Vergüenza”, desde hace 40 años...

Empiezo a entender ese Miedo que tiene el Gobierno de los Ricos, de la Gente Joven, que arriesga su Vida, poniendo su cuerpo delante de las Armas Mortales de los Carabineros... y claro está, las piedras de algunos de estos muchachos, “asustan”, a los “pobres pacos”, que inmediatamente, antes de detenerles, para comprobar quienes son estos chicos y chicas, les “disparan”, les atacan, con Balines de goma, con el Guanaco con Aguas Envenenadas, con Gases Tóxicos, con lumas y palos...les disparan hasta matarlos, o dejarlos Ciegos, o incapacitados...

¡David contra Goliat!....el Miedo de los Poderosos engendra Estupidez y Violencia Armada...nos quieren engañar, haciéndonos creer que nuestros Jóvenes producen la Violencia, y no es así, ¡No!, ¡La Violencia!, “Siempre, en este país” (y en muchos otros del Mundo Mundial), es producida por el Gobierno del Estado y sus “Fuerzas del Orden”, cuando la Casta, que es la que manda, se siente “Atacada en sus Bolsillos”, por la Gente “Desheredada, por ellos, de sus Legítimos Derechos” ... Empiezo a entender la “Violencia del Estado”, que en Nuestro País”, se escuda en el GOPE, en los Zorrillos y en los Guanacos de los Carabineros, y si les conviene, “En la Armada de Chile”, en los Milicos, en los Marinos...pero nunca comprenderé la Violencia, ejercida “Gratuitamente” por los Carabineros, contra Gente Desarmada.

No entiendo ninguna Justificación a las muertes que se han sucedido en estos cuatro meses y medio de Manifestaciones del Pueblo que lucha en las Calles, “Legítimamente”, por sus Derechos...No entiendo por qué, La Clase Política, Vasalla del Poder de los Poderosos de Chile, es incapaz de Escuchar las Demandas de la Gente Llana, que es la que les paga su silla, y solo escucha el Poder de los Financieros, que le mantiene en esas sillas, para su propio Beneficio...soy una vieja ignorante, que algún día, hace ya demasiado tiempo, pensó que los Partidos Políticos podían “Servir” a los Intereses del Pueblo... hoy, expongo mis sentires y pensamientos de mujer vieja, que sigue Militando en la Vida, porque creo, sin ninguna duda, que la Violencia del Gobierno del Estado, que defiende y ampara la Corrupción, es la responsable de las Desigualdades, las Injusticias y los Crímenes de la Historia de Chile, empezando por el Terror y la Violencia ejercida contra Nuestros Mapuche, desde el siglo XVIII...

Los Partidos Políticos son Vasallos de la Casta, ya no sirven al Pueblo, se vendieron hace mucho al Poder Establecido por los Ricos, como Judas, que, por 30 monedas, entregó al Líder del Pueblo para que los Poderosos de entonces, Mataran su Miedo, Matándolo a él... soy Ácrata y Atea. No tengo Poder, ni Dios, pero, me gusta leer e interpretar, a mi manera, de vieja ignorante que quiere aprender, lo que cuenta la Historia del Ser Humano.... Es fascinante, leyendo los Libros Sagrados de las Religiones, me he dado cuenta que “estamos Modelados y Modeladas por Estructuras “Religiosas”, sirvientes del Poder Financiero, desde que existe el Dinero como Precio por Todo... De la Biblia Cristiana, aprendí sobre David y Goliat... aprendí que la Búsqueda de la Justicia, es una de las Búsquedas más Antiguas de la Gente. La Justicia, como la queremos las Gentes Llanas, no está en los Tribunales, ni en el Estado con sus Instituciones que solo sirven al 10% de la Población en Chile. La Justicia tenemos que Construirla a partir de Nuestras Necesidades de Pueblo Trabajador, Sometido al Deseo de los Ricos por demasiado tiempo. La Justicia que buscamos, solo la conseguiremos con Nuestra Lucha, Desafiando y Enfrentando, Sin Miedo, al Poder y a la Violencia que engendra...

Mis dudas, y mis planteamientos, son Legítimos, porque están situados, “Leyendo la Realidad”, que, para los Ricos, “Es Increíble”, no se la creen, porque le Temen a la Verdad que Mujeres y Hombres, con sus cantos, sus danzas y sus gritos, están Haciendo Visible en las Calles, que “Son Nuestras”, más allá de los Goliat a los que “Ya No les Tenemos Miedo”...

La Estupidez y el Cretinaje de los Poderosos, nos enseñaron a ser Valientes y Fuertes... ellos tienen Mucho que Perder...nosotros y nosotras, solo la Vida, que cobraremos “Muy Cara” ... Estos son mis Sentimientos, Legítimos, a pesar del Gobierno de Los Tiburones. A la Gente Sencilla, mujeres y hombres, jóvenes y mayores, viejas y viejos, no nos pueden amarrar, menos callar, ni con el Poder de las Armas, ni con un porcentaje que pretende “Parar cualquier Ley que vaya en Favor del Pueblo”. ¿o creen que no sabíamos que la Clase Política llegaría hasta las últimas consecuencias, vendiendo su alma al Poder, transando con principios, que quizás algún día tuvieron, pero perdieron, con tal de conseguir mantenerse en sus sillas? Eligieron mantenerse “Blindados en el Parlamento, por los Dos Tercios”, las treinta monedas que para ellos vale el Pueblo de Chile...

Iré a votar por el Apruebo, porque estoy Convencida, de que esos Dos Tercios, no nos Detendrán. Seguiremos Luchando por Nuestros Derechos, con la Dignidad de un Pueblo capaz de levantarse para Construir el País que Desea y Merece... El Pueblo da, el Pueblo Quita... La Operación Bumerang está en marcha...

::::

Alerta General de cara al Plebiscito del 26 de abril. Por Gloria Clavero Aranda.

Chile comenzó a hacerse presente en Europa y en el resto de los países del orbe, a partir de 1970, cuando por primera vez en el mundo, un candidato socialista accedía a la Presidencia de la República, “mediante elecciones libres” ... desgraciadamente, el miedo al cambio, y la estupidez de los poderosos, acallaron la Primavera Chilena de 1970, con la Fuerza de las Armas, matando a miles de personas, torturando en prisión a otras miles, y exiliando a miles... y así, Chile se sumió en la oscuridad durante 50 años... ningún país desarrollado, de entonces, quiso enfrentar al “Gran Hermano”, para “pedirle cuentas”.... En la segunda década del siglo XXI, Las gentes llanas del pueblo chileno, sabemos muy bien, que el Gobierno y los partidos políticos, “tienen mucho miedo” de la Operación Bumerang, que ellos, por pura estupidez provocaron con su pacto del 12 de noviembre. Los muy faltos de criterio, “creyeron”, que nos tendían una trampa con los dos tercios. Y es cierto, es una Gran Trampa, con la que pretenden atraparnos, para hacer nula nuestra participación en La Asamblea Constituyente, que la mayoría queremos.

Sin embargo, lo que no tiene en cuenta esta gentuza, es que 2020, no es 1973. Hoy, el mundo entero nos está viendo, y nos verá en el plebiscito, votando, ¡Si!, votando por “El Apruebo”, vía “Convención Constitucionalista, o Convención Constituyente”. Le cambiaron el nombre a Nuestra Asamblea Constituyente”, para despistarnos, pero, las gentes del pueblo somos más listas. La Ignorancia tiene remedio, la estupidez es congénita...

En este momento, ni los políticos, menos el Gobierno, quieren que la gente vote. Y si lo hacemos, quieren que repitamos lo que pasa en todas las elecciones, desde que empezó la pseudo democracia, con su mal nacida transición: quieren que no superemos el 40%, y si es posible, que sea menos el porcentaje, para que puedan decir, Estúpidamente: “No interesa un cambio constitucional” ... Como decimos en nuestro lenguaje popular, esta gentuza “no sabe con la chichita que se está curando”.

La estupidez de la Clase Política, clama al cielo, y desgraciadamente, es compartida con ciertos Medios, donde el cretinaje se hace presente en la llamada franja. Solo en la gente muy corta de entendimiento cabe el hecho de una participación fragmentada por segundos ¿a quién quieren engañar?... no vale la pena hablar más de la idiotez política y mediática.

El miedo de los políticos es tan grande, que ahora, quieren conseguir, a como de lugar, que las buenas gentes “No Vayan a Votar”, aludiendo a la “trampa de los dos tercios”... pero, si iremos, porque, el 26 de abril de 2020, lo que podrán comprobar las gentes de todos los países de la tierra, es que las mujeres y los hombres llanos, jóvenes y mayores, viejas y viejos, Somos El Pueblo, y no le tememos a la trampa, nos verán en todo el Planeta, manifestándonos, aún a riesgo de Nuestra Vida, de los ojos de nuestra gente joven... este pueblo “No se rinde, Nunca Más” “Seguiremos Luchando, más allá de los dos tercios”, más allá de la gran estupidez, hasta conseguir lo que queremos: JUSTICIA Y DIGNIDAD....

Quillota, 23 de febrero de 2020


Una más de mis interrogantes: ¿Por qué los medios de comunicación en general insisten en entrevistar y publicar opiniones de los Señores políticos? La verdad es que me cuesta entender, ya que desde octubre del año pasado, al develarse y confirmarse el rechazo de la ciudadanía a la gran mayoría de los personajes que actúan como representantes del parlamento, de los partidos políticos y algunos que fueron referentes públicos, la inmensa mayoría de ciudadanos, no los escucha ni los lee y mas bien los rechazan de plano. Han reaparecido, personajes como Insulza, Enrique Correa y otros, dando sus opiniones respecto del devenir político, con amplia difusión en los medios, en consecuencia qué, reitero, a la ciudadanía no sólo no les interesa su opinión, si no mas bien le producen un gran rechazo. Ojalá los medios de opinión pública, así lo entiendan.

— -

Soy un ciudadano independiente con algunas incógnitas, las que, estimo deberían ser respondida públicamente por los aludidos: ¿Por qué, ni el gobierno ni los partidos políticos, tampoco los parlamentarios, dan respuesta a la multitudinaria demanda de la ciudadanía respecto de las AFP y de las Isapres? ¿Por qué estos mismos, no dan respuestas claras a las demandas contenidas en la agenda Social levantada por la ciudadanía, desde octubre del año pasado? ¿ Por qué no se le otorgan las mismas condiciones a los independientes en las próximas "franjas televisivas? ¿ Va a continuar el mismo nivel de represión a las movilizaciones pacíficas que se realicen en marzo? ¿ Quiénes integran el «partido del orden», el que opera en las sombras, como poder fáctico con acuerdo de muchos de los antes aludidos? ¿ por qué no hacen público sus nombres?
Juan Luis Castillo Moraga


«Hasta que ...» por Carlos Poblete

’Hasta qué...’ es una expresión que circula socialmente en el Chile de estos tiempos, de estos días... Es consigna y también orientación. Como se sabe, es demanda y lucha: «Hasta que la dignidad se haga costumbre».

Las palabras son como las monedas, circulan. Las primeras van de boca en boca; las segundas, de mano en mano. Las primeras bautizan, nombran, identifican; las segundas, dificultan...

El «Hasta que...» puede tener, y de hecho tiene muchos complementos, diversos sustantivos, a saber: dignidad, justicia, paz, respeto, concordia, unidad...

La expresión en comento da cuenta, refiere, acusa; también motiva, moviliza; refleja propósitos, intención, objetivos.

Como se sabe las palabras tienen origen, raíz, nacen, surgen, van y vienen, transmigran, vuelan... También fallecen, las mata el olvido, el mal uso, el abuso y el desuso. Ellas son cuerpos, son instituciones materiales, poseen identidad, sentido pleno.

Existen las buenas, las nobles expresiones y también las otras..., las que ofenden, las que hieren, las que menoscaban dignidades. Las palabras pueden ser como pétalos de rosas, como a la vez ser irrespetuosas, casi armas letales.

Así como se piensa se habla, no es un mero decir. Así como se piensa y se habla es como se vive en los diferentes lugares: familia, trabajo, escuelas y otros espacios de la sociedad.

En las palabras se halla la historia de la Humanidad. Se señala también que en el principio fue el verbo. Ellas tienen nombre, se llaman: sustantivo, adjetivo, conjunción, artículo, preposición... Sirven para expresar ideas, sentimientos. Contribuyen en la creación del conocimiento, del aprendizaje.

Hasta hoy el diccionario, ese documento-autoridad que registra el volumen de vocablos del idioma español que se habla por razones histórico-culturales en diversos países y latitudes del mundo, contiene 200 mil acepciones, esto es lo que se conoce como polisemia.

Las palabras comunican, esto etimológicamente significa que ’hacen que algo sea común’. La comunicación lingüístico-social permite que exista el ’circuito de la palabra’. El idioma es un instrumento social.

Existe lo que se conoce como ’vocabulario activo’ de las personas, esto es, lo que cada ciudadano tiene verbalmente a su haber de manera frecuente en su relación con los demás.

Escuchar y leer con atención y de forma crítica es decisivo, contribuye a acrecentar la masa léxica de cada persona. En cada cual a mayor posesión de palabras, mejor calidad de vida. A mayor riqueza polisémica, menor pobreza cultural de los seres humanos, de las comunidades, de los pueblos.

A mayor riqueza cultural de las masas en acción, mayor solvencia y razón de sus argumentos político-sociales.

¡Hasta que las palabras, la cultura y todos los derechos humanos sean realidad!

Carlos Poblete Ávila, profesor de Estado.

Chile, febrero 12 de 2020.


Gladys Marín; testimonio para estos tiempos. Por Carlos Ernesto Sánchez.

Las noticias dan cuenta que la tumba de Gladys Marín, fue vandalizada por desconocidos que todos sabemos quiénes son. Los mismos que en total impunidad asesinan en las calles de nuestro doliente país.

Lo que no entienden estos delincuentes avalados por una derecha que justifica todo hasta lo más repudiable, es que Gladys no es, ni está en ese pedazo de tierra de cementerio. Ella vive más fuerte que nunca en la lucha que se da dia a dia en las calles desafiando a los poderosos. Ella ha sido la única que en las puertas del Palacio de Gobierno les dijo que eran unos concha de su madre. Y entro mojada y agredida a exigir explicaciones a Guillermo Pickering, sub secretario del Interior. Jamás tuvo miedo o dejo que su amado pueblo marchara y ella quedaba atrás protegida. Siempre en cada calle que recorrimos avanzaba primero aun la represión fuera feroz.

Yo estuve con ella cuando una mujer quiso atacarla con una gillete y cortar su cara. Eran dos militantes de la Fundación Pinochet. En ese momento no estaba preocupada por ella sino por su gente, por sus compañeros.

Tuve el honor de recorrer muchos caminos con ella, en la campaña a la Presidencia de la República, donde los más pobres con fervor expresaban su cariño. Fue una campaña pobre, llena de mística, alegría y sueños posibles de un Chile mejor.

Fue mi amada amiga. La conocí entrevistándola en Radio Tierra, antes de terminar el programa dije al aire “ Yo voto y llamo a votar por Gladys” y desde ese instante caminamos juntos, fuimos amigos, visite muchas veces su casa, baile con ella el más recordado bolero. La ame desde lo más profundo de mi corazón pobre y marginal.

Su enfermedad y muerte me sumió en el más profundo de los dolores, dejándome en una absoluta huerfanía.

Vi desde la calle la interminable fila de acompañantes en su funeral; No pude caminar, solo llorar. La conocí bien. En ella el discurso era vida, cada minuto era acto de honestidad.

Con ella sufrí dolores como la muerte de Sola Sierra, en la posta los dos solos ante los restos mortales de la insigne dirigente. Entré con ella en sus recuerdos y sus cartas y poemas. Anduvimos en decenas de actos donde ella confiando en mi palabra hacia que hablara.

Fuimos un grupo Carmen Soria, Pedro Lemebel, Manuel Hernández, Eliana Aranibar quienes estábamos cerca de ella respondiendo sus preguntas, visitando compañeros ancianos y pobres.

Gladys era mujer generosa, libre, feliz, confiando en los trabajadores y con vivo recuerdo de Salvador Allende.

Hoy que hago estos recuerdos mis ojos se nublan de lágrimas. La extraño. Ella estaría en primera fila en la calle. Su voz no temblaría para exigir justicia. Sin duda entre las muchas mujeres grandes como la Mistral, Elena Caffarena, Sola Sierra, y tantas trabajadoras, jefas de familias, dirigentes sindicales, líderes de opinión, el nombre y la figura de Gladys Marín sobresale.

Malditos sean los que vandalizaron su tumba. No se puede esperar que este gobierno inicie una investigación, sino han sido capaces de hacerse parte en contra de quienes han torturado y asesinado a tanto joven.

El castigo mayor para estos delincuentes; La historia los juzgara y morirán en el anonimato y desprecio por sus actos, mientras la figura de Gladys cada día se agiganta.

Amada Gladys, trabajaremos incansablemente por abrir las anchas Alamedas y que las nuevas generaciones sepan de tu compromiso con los pobres, mujeres, trabajadores, pueblos originarios, diversidad sexual, en fin los compañeros. Palabra que me enseñaste y que sagrada.


Chile hasta vencer. Por Carlos Poblete

Transcurren ya más de tres meses desde el inicio de las multitudinarias expresiones populares de masas, que en el territorio de Chile han sacudido las conciencias de millones de ciudadanos. Son manifestaciones de protesta y de resistencia contra el sistema capitalista y su formato neoliberal extremo en aplicación en el país desde la tiranía militar y la clase oligárquica, régimen instalado luego del sangriento golpe de Estado de 1973.

Millones de chilenos están cada día en las calles del país. Son jóvenes estudiantes, también cesantes; son trabajadores que obtienen bajos salarios; son hombres y mujeres que ya jubilados reciben misérrimas pensiones. Todo esto sucede en el país más privatizado del mundo. País, ciudadanos y pueblos originarios explotados hasta la obscenidad. País y pueblos saqueados durante siglos. País y pueblos sin patrimonio material, porque sus grandes riquezas naturales han sido usurpadas.

Chile es el país donde cada año miles de seres humanos mueren por carecer de atención de salud. 5, 6 y 7 años esperan los enfermos por una cirugía y tratamientos en los hospitales públicos. Miles son los estudiantes de la enseñanza superior y sus familias endeudados en millones de pesos por los altos costos que significan sus estudios. En el país, educación, salud, previsión y vivienda dignas no son derechos, son mercancías. Todo es lucro, todo es mercado.

El capitalismo como sistema en ha fracasado absolutamente. Nada tiene que exhibir ese sistema y su perverso modelo neoliberal que no sea las ingentes riquezas acumuladas por la clase oligárquica y el capital trasnacional, y la irritante consecuencia social inhumana expresada en la miseria de millones de chilenos que exigen justicia.

De lo que se trata ahora ... es de recuperar todo aquello que es patrimonio de la nación, de los pueblos. Los diagnósticos están hechos y son conocidos.

Las demandas son de carácter social, económicas y, esencialmente políticas y éticas. Crear una Nueva Constitución será un paso. Habrá que avanzar otros pasos. El caminar constructivo deberá ser permanente, sobre la base del Pueblo Unido, ’Hasta que la dignidad se haga costumbre’, como hablan los muros en todas las ciudades.

Hay que avanzar en el Proyecto Nacional. El país debe contar con una Estrategia Nacional de Desarrollo, es condición insoslayable para alcanzar la indispensable soberanía.

Chile hasta vencer, es la opción.

Fraternales saludos,

Carlos Poblete Ávila,
Profesor de Estado.

Chile, enero 30 de 2020.


Escandaloso, impúdico, desvergonzado, esos y otros miles de epítetos merecen los que desde el senado una vez más, cómplices de la represión y de la violación a los derechos humanos, salvan al Intendente de Santiago y con su gesto avalan a todo un gobierno que ampara los atentados contra la ciudadanía y aceptan que se restrinjan los derechos ciudadanos.
¿Obedecen al partido del Orden?
¿Están esperando que pase la Ola?
¿Que nada cambie para mantener sus privilegios?
¡¡¡Repudiable!!!

Juan Luis Castillo Moraga


“Otra de Carabineros, Otra de Piñera” Por Carlos Ernesto Sánchez

Lo ocurrido con el joven de 18 años que fue brutalmente pateado por 9 carabineros, de los cuales 7 fueron sancionados y dados de baja de la institución, nos escandaliza, duele, avergüenza, pero además nos plantea la pregunta, si con la expulsión de las filas de las carabinas cruzadas, el problema está resuelto.

Escandaliza porque nunca pensamos que llegaría el dia que la ciudadanía repudiara con furia a los uniformados, duele porque también son hijos de esta patria herida, casi en su mayoría hijos del pueblo, a quienes la clase dominante utiliza para tener a buen resguardo sus intereses y ganancias, avergüenza porque no es posible que un general en jefe permita violaciones a los derechos humanos y siga, tranquilamente en su cargo y además defendido en lo indefendible por el Gobierno.

La violencia con la que actuaron estos y otros policías, dan cuenta del odio que ha sido inyectado en las filas verdes.

Carabineros para mantener en el cargo de general director a Rozas, hipoteca su historia, presente y futuro. La derecha juega con fuego al aplaudir hoy el trabajo sucio de los policías. Mañana Rozas dejara seguramente el cargo y otro general tratara de poner orden, pero ya los batallones de represores estarán acostumbrados a la violencia, reprimir, y realizar hechos de sangre. Y nadie puede decir a mi no me pasara. Las malas costumbres cuestan erradicar. Las imágenes son claras; el Muchacho fue golpeado salvajemente porque sí; No estaba encapuchado, no portaba bombas, no arrojo piedras (y aunque así fuera, nadie merece esa golpiza)

Esta es una violación mas a los derechos humanos, cometidas por el gobierno de Sebastián Piñera. Una larga lista donde en el panorama represivo no falta nada; Violaciones, torturas, golpizas, muerte.

El pueblo chileno sin duda ha pagado caro el gusto de elegir a un empresario adorador del Dios dinero y el poder. Un gusto castigo a una nueva mayoría soberbia en el poder. Una clase política inconsciente, incapaz de mira el dolor de las grandes mayorías. Los conversos al decir de Mónica Echeverría que cambiaron sus sueños de justicia por dinero y poder, e ingresar a los salones de la derecha burguesa.

Me duele Chile; viene Marzo y seguramente el pueblo saldrá sin miedo, no a exigir unas monedas más, sino respeto y dignidad.

Es urgente rescatar de las manos del gobierno y del general Rozas a carabineros. La perversión debe terminar.

Nuestros muchachos no pueden ingresar a las filas uniformadas, para ejercer de perros guardianes de los poderosos, que los usan y luego los desamparan cuando son juzgados por sus actos, pero dejando en impunidad a quienes ordenan y diseñan políticas de violencia y represión.

No tengo duda; Piñera debe ser juzgado por crímenes a la población civil de nuestro sangrante territorio.

Hoy tenemos la obligación histórica de aprobar la nueva constitución, de elegir con nuestro voto, no al político profesional, sino al comprometido con los más vulnerables. Nuestra venganza, no la violencia sino expulsar de la faz del escenario público político, a esta derecha manchada con sangre del pueblo, que solo busca manifestarse exigiendo un mejor país.

Carlos Ernesto Sánchez (Escritor.)


Queridas Gentes, de aquí, y de allá. Las Gentes Llanas de Chile, nos preparamos para lo que vendrá, más pronto de lo que imaginamos...por esta razón, a tres meses del “Estallido Social”, intentamos comprender el Trasfondo Político que nos condujo hasta este momento.

Creo que es muy importante, situar el Proceso Revolucionario de hoy, en el Tiempo. Hoy somos un Pueblo que despertó de su Letargo, gracias a nuestra Juventud... un Pueblo que ha estado Cautivo de la Demagogia, el Engaño y el Maltrato Político, desde 1973… ya dejamos de resignarnos, hoy somos un Pueblo Indignado que quiere recuperar su Dignidad, Luchando sin Miedo, por la Justicia Social…

¡Vamos a Conseguir el Apruebo vía Asamblea Constituyente(Convención Constituyente, o Convención Constitucional, para los que creen que aún nos engañan, cuando los engañados, son ellos…

¡Salud, hermanas y hermanos de Chile! ¡Salud, Gentes que están luchando en sus países, por lograr el Equilibrio, la Justicia y la Paz Social! Un abrazo leal, siempre comprometido con la Lucha Social por los Derechos Humanos.

Gloria Clavero, Quillota


La ilusoria y mezquina alternativa del «progresismo»
Por Jorge Franco 22 de enero de 2020

Una de las reacciones del establishment a la rebelión popular iniciada el 18 de octubre pasado es la que procede de quienes se definen a sí mismos como pertenecientes al campo del «progresismo». Es decir, de aquellos que, limitando su crítica a los males del «neoliberalismo» o buscando solo morigerar sus excesos, abogan por un capitalismo «con rostro humano», que sea capaz de acoger y satisfacer las demandas de la inmensa mayoría que aspira a acceder a una vida digna y segura, con los estándares de confort propios del siglo XXI.

Fuertemente traumatizados por la derrota de la izquierda en 1973 y por el fracaso de los «socialismos reales», con los que se identificaron muchos de ellos en el pasado, estos «progresistas» no solo descartan la posibilidad de que para satisfacer dicha aspiración ciudadana sea necesario terminar con el capitalismo. Por el contrario, han llegado incluso a considerar al sistema de explotación y depredación capitalista que impera hoy en el mundo como el más conveniente fundamento social posible para la vida humana en el planeta.

De allí que, completamente ciegos ante los grandes males y amenazas asociadas a este sistema, como la ominosa desigualdad social que excluye de los beneficios del progreso a una proporción cada vez mayor de seres humanos -los «condenados de la tierra» a que aludía Franz Fanon-, la creciente transformación de las fuerzas productivas en terroríficos medios de destrucción masiva o la formidable catástrofe ambiental que se desarrolla ante nuestros ojos, se empeñen hoy vanamente en «salvar al capitalismo de los capitalistas».

La racionalización de ese propósito exige 1) ignorar el carácter inherentemente explotador e inevitablemente caótico y dilapidador del capitalismo, que conduce a crisis periódicas y a una concentración cada vez mayor de la riqueza en pocas manos, 2) identificar el proyecto emancipador del comunismo con la fracasada experiencia de los regímenes burocráticos de los llamados «socialismos reales» y 3) pasar deliberadamente por alto el carácter de clase de la estructura, contradicciones y conflictos que caracterizan a la sociedad en que vivimos. De allí que se esgrima la bandera del «progresismo» solo para propiciar algunas medidas económicas tendientes a operar algún grado de redistribución de la riqueza, a fin de atender a las demandas más sentidas de los sectores populares, para promover algunas reformas dirigidas a liberalizar ciertas pautas de conducta en el plano cultural y para proclamar la defensa incondicional del actual «sistema democrático», pasando por alto su carácter de clase y, debido a ello, sus ostensibles limitaciones y distorsión al ejercicio de la soberanía popular.

En consecuencia, presumiendo representar una «izquierda democrática», operan de hecho como el ala liberal del sistema político-burgués de partido único que, conjuntamente con su ala conservadora, se coluden para encajonar, atenazar y finalmente impedir, la libre y genuina expresión de la voluntad popular. De allí que, lamentándose amargamente de esta ominosa situación, un decepcionado diputado del Partido Socialista hiciese circular hace algunos años atrás un documento con un título sumamente sugestivo: «Chile entre dos derechas».

Fieles a su autoasignado rol de guardianes del orden, ante la rebelión popular en curso los intelectuales del «progresismo» concertacionista -como Tironi, Muñoz Riveros, Waissbluth y otros- lamentan lo sucedido y realizan insistentes llamados a «cuidar la democracia» y a defenderla de «sus enemigos», aludiendo con ello principalmente a quienes han tomado parte de la movilización en calidad de "violentistas” y enarbolando como única salida deseable a la crisis la bandera de un gran «acuerdo nacional» del que participen todos los sectores del país.

En buen romance, esto significa impedir que el generalizado y explosivo malestar que se ha expresado en la formidable movilización popular en curso pueda llevar demasiado lejos la aspiración ciudadana de que se operen cambios de fondo en la actual situación económica y política del país. En el horizonte visual de estos «progresistas», ello sería fatal para el país ya que conlleva el riesgo de atemorizar a los capitalistas y frenar la inversión. En consecuencia, todo el avance logrado en estos años de «modernización capitalista» podría perderse.

En definitiva, los autodenominados «progresistas» razonan desde la perspectiva de clase de la burguesía, lo que en las condiciones históricas del presente equivale a decir desde la perspectiva del gran capital, como única fuerza capaz de asegurar el avance hacia mejores condiciones de vida. Por ello prefieren ignorar, o subestimar, el inmenso y gravísimo costo social y ambiental que el funcionamiento del capitalismo le impone hoy no solo a la sociedad chilena sino a la humanidad en su conjunto, asumiéndolo como algo inevitable.

En consecuencia, no ha sido por algún impedimento para obrar en un sentido distinto, sino debido a una opción política deliberadamente asumida por ellos, que estos «progresistas» no solo han tolerado, sino que en muchas ocasiones han propiciado de manera activa, la existencia de aquellas situaciones de aguda injusticia, desatención, abusos, corrupción e impunidad que han provocado el creciente y explosivo enojo e indignación del pueblo trabajador y que lo ha hecho salir ahora a las calles a exteriorizarlo con toda su fuerza.

Pero más allá de la enorme miopía o venalidad y cinismo de esta autodenominada «izquierda democrática», obsesionada hoy por mantener a raya y desalentar la movilización popular, lo cierto es que la única alternativa real para superar los males del capitalismo y utilizar los grandes avances científico-técnicos alcanzados en provecho de la humanidad consiste en democratizar real y profundamente la sociedad en todos sus ámbitos, partiendo por la democratización efectiva y global de su economía y de su sistema político.

Lo verdaderamente democrático no es que la mayoría se allane a aceptar resignadamente como legítimos los obscenos privilegios de que hoy goza y el enorme poder que detenta una ínfima minoría de la población, sino que el poder llegue a ser ejercido verdaderamente por la mayoría, cautelando y promoviendo efectivamente sus legítimos derechos, intereses y aspiraciones. Solo ello puede asegurar una convivencia social pacífica y duradera. Tal es la perspectiva, tantas veces negada, descartada y aun traicionada, del socialismo.


Apuntes para el Cambio. La Vida Cotidiana, El Trabajo Doméstico y el Poder del Mercado. (Elementos necesarios para entender el Papel de la Mujer en el Mundo) Gloria Clavero Aranda. Quillota, 21 de enero de 2020

El actual Trabajo Asalariado realizado por hombres y mujeres en todo el Mundo, fue creado hace más de 200 años, por los Empresarios, Acumuladores del Dinero, los Dueños del Capital. Estos Depredadores Financieros, a instancias de los políticos de cualquier gobierno, inventaron la Producción y la Productividad en el Trabajo, lo cual conlleva un plus, una ganancia extra para los Capitalistas, lo que implica la Explotación de la Clase Trabajadora y sus Familias.

A finales del siglo XIX y durante el siglo XX, esta Sobreexplotación, era conocida como Plusvalía, porque procede de un trabajo no remunerado, que pertenece a la Esfera Privada de los Cuidados, pero que nunca ha sido considerado como parte de la Economía, a pesar de que, sin él, no existiría ninguna sociedad humana. Nos referimos al Trabajo Doméstico, desarrollado en todo el Planeta por las mujeres.

En tiempos muy remotos, cercanos a la Prehistoria de la Humanidad, lo que existía y era asumido como tarea cotidiana de la mujer, estaba dentro de lo que hoy llamamos, sin reconocer, Trabajo Doméstico. También en ese tiempo, existía, “de forma natural”, la Comunicación y la Cooperación entre los miembros de la comunidad. Se compartían tareas en el decir y el hacer cotidianos, se hacían trueques, sin subterfugios, ni eufemismos, sencillamente, la gente se cuidaba entre ellas y ellos, porque esta era la vida: la Necesidad de Convivir en Armonía...existía cierta Complementación “natural”, entre los géneros. Nadie imaginaba entonces, que miles de años después, el homínido se tecnificaría tanto, que para conseguir sus objetivos les serían indispensables el Uso de la Política y la Economía de Mercado...

La Hominización, con su Avanzada Tecnología Mercantilista, sustituye, cada vez más, a la Humanización. La Historia, la Filosofía, Las Artes en general, La Educación Cívica, el Lenguaje, como Fundamento de los Orígenes del Ser Humano, no tienen interés para los Intereses de los Capitalistas, porque su único objetivo es la Acumulación de Capital, la Explotación de la Clase Trabajadora, encargada de la Producción de Bienes Materiales y Servicios en el Mercado de Consumo...

La Economía Capitalista con su nefasta Doctrina Neoliberal, ha mantenido al margen de lo social, el nexo entre la Producción y la Reproducción, lo que repercute totalmente en la Producción y la Distribución de la Riqueza. La sociedad actual se rige por las Reglas del Mercado y estas deciden su funcionamiento, por eso es que esa distribución jamás es equitativa. El sistema nunca ha considerado los Bienes y Servicios que produce la mujer en el hogar, comenzando por los Cuidados de la Familia, como Bien Fundamental... La energía emocional y la energía material que la mujer gasta en la Reproducción para el Desarrollo Humano, no es cuantificable, no tiene contabilidad. Esta Realidad que vive la mujer, es la peor de las Injusticias programadas por los Depredadores de la Economía...Esto es lo que tenemos que tener en cuenta para comprender el significado del Trabajo de la Mujer...

“El Sistema Capitalista hace mucho tiempo que está desplazando costes a economías que no tienen contabilidad”: el Trabajo Doméstico, la Ecología, el Trabajo Voluntario, el Trabajo Social Comunitario. En todos estos subsistemas, la mujer juega un papel Fundamental...

Crisis de los Cuidados. Hipótesis de Trabajo para los Tiempos de Cambio: “El Trabajo Doméstico, la Realidad que supera la Entelequia Neoliberal”. (podría decir estrategia, pero soy mujer, y se de lapsus...) “El único trabajo que nos consta, es el remunerado, pero hay una precariedad que tiene cara de mujer”. Por esta Polivalencia Femenina, de trabajar dentro y fuera de la casa, y por la precariedad que significa el no reconocimiento de esta plusvalía, la mujer está mucho más preparada para enfrentar la crisis Las mujeres damos Bienestar, pero también podemos dar mucho Malestar. La reivindicación del trabajo no remunerado, la necesidad de que la economía tenga en cuenta esta realidad, cada vez hace más notable este Malestar en la clase política y en los economistas del sistema, que no saben cómo manejarlo” ...Las Mujeres están Cambiando el Mundo, porque se están poniendo en su Lugar. El Género Femenino ha sostenido el Capitalismo desde el Hogar, pero hoy, en Chile, y en el Mundo, las Mujeres estamos gritando las Injusticias en La Calle, y seguiremos allí, hasta que los Políticos se den cuenta de su Estupidez... ¡¡¡Basta de invisibilizarnos!!!!

Bibliografía:

María Inés Amoroso Miranda, Anna Bosc Parera, Cristina Carrasco Bengoa, Hortensia Fernández Medrano, Neus Moreno Sáenz: “Malabaristas de la Vida”. Icaria. Más Madera. Barcelona 2003

María Cristina Carrasco Bengoa: “El Trabajo Doméstico Un Análisis Económico”. Colección Tesis Doctorales. 1991. Premio “Trabajo y Seguridad Social 1988”, para Tesis Doctorales.

Arlie Rusell Hochschild “La Mercatilización de la Vida Íntima”. Apuntes de la Casa y el Trabajo. Conocimiento. Katz Editores. 2003

 (Hacia un Nuevo Paradigma: Elementos para el debate y la Construcción del Pensamiento Profesional, partiendo de la propia experiencia. Ponencia realiza


¿Es legítimo gobernar un país con un seis por ciento de apoyo?
Por Juan Luis Castillo Moraga.
Editor, laventanaciudadana.cl

Digo claro, si es legítimo, no legal… gobernar un país con tan sólo un seis por ciento de apoyo, yo señalo que no, no puede un presidente de la república sostenerse en el poder. No puede un gobernante impulsar ideas políticas si no tiene una base de sustentación ciudadana que haga posible seguir impulsando una agenda ciudadana, rechazada por la ciudadanía por lo nefasta. No puede un gobierno democrático gobernar con una coalición qué, se encuentra anquilosada en el pasado conservador y anti democrático y además llenas de fisuras. No puede un gobierno que se precie de democrático que se mantenga gobernado a punta garrafales errores comunicacionales y políticos y que además le mienta de modo torpe y brutal, públicamente a los ciudadanos, a saber, un solo ejemplo: el “informe de seguridad” respecto del cual ningún ministro ni ministerio de hace cargo, pero que el presidente lo hace suyo… No pueden un gobierno, sus ministros ni el presidente seguir haciendo el ridículo internacional, incapaz de explicitar sus dichos respecto de la seguridad nacional.


EDITORIAL DE PRIMERA PIEDRA

Con qué derecho un gobierno apoyado por el 6% de la población puede definir qué y cómo el pueble definirá el tipo de sociedad que quiere? ¿Con qué derecho los partidos encerrados en el Congreso que los apoya el 3% de la población están definiendo lo que la gente puede discutir y colocan condiciones de quórums? Eso ya no representa a la ciudadanía. Una Asamblea Constituyente sin condiciones es lo que el pueblo -el único soberano- ha pedido y sigue pidiendo.

http://www.revistaprimerapiedra.cl/


Editorial de Revista Primera Piedra

Los senadores de la República nos han dado la mejor demostración sobre la necesidad de enterrar la Constitución de 1980. El martes 7 de enero, fecha para recordar, doce senadores de la derecha se impusieron sobre la mayoría de veinticuatro senadores de la oposición para bloquear e impedir la aprobación del proyecto de ley que buscaba consagrar el agua como un bien de uso público. Si, leyó bien, 12 contra 24. No es posible que avanzado en siglo XXI sigamos tolerando quórums de bloqueo en la Constitución que anulan la primera esencia de la democracia, la definición de mayorías y minorías por el voto ciudadano. Pero, la derecha chilena no solo nos regaló una demostración gratis de las trampas que hay que desarmar. También desnudó su mezquindad y caradura: cuatro de los senadores que rechazaron la ley (Coloma, García Huidobro, Ossandón y Castro) no se inhabilitaron a pesar de ser dueños de derechos de agua. ¿Se necesitan más razones para ir a votar “apruebo” al referéndum constitucional?

http://www.revistaprimerapiedra.cl/


Ley de Leyes. Por Gloria Clavero Aranda.

Quillota, 12 de enero de 2020

Según mi opinión de mujer del Pueblo Llano, creo que tenemos que tener en cuenta algunas cuestiones muy importantes, para comprender en lo que nos estamos metiendo con nuestro Deseo de Justicia y Equilibrio. Con nuestro viejo Anhelo de conseguir una Asamblea Constituyente, que tome en cuenta, por primera vez en la Historia de Chile, a sus Gentes Sencillas, a las que no tienen Poder, pero si Autoridad Social, reconocida por sus pares, para decidir, que “Llegó la Hora De Cambiar la Constitución de la Tiranía” ... Primera cuestión: Los legisladores, hombres y mujeres, es decir, los Parlamentarios, Diputados y Senadores sirven al Poder Económico, y es este Poder, mediante sus lobbies, sus “Siniestros Asesores”, el que “ordena “los Poderes del Estado”, a su conveniencia... Segunda Cuestión: Hasta ahora, los políticos nos han engañado, anteponiendo sus propios intereses, a nuestros intereses de Sociedad Civil Sencilla, sin “Poder Político Reconocido”, pero con “Autoridad Popular” en los Barrios, donde ejercemos nuestros Derechos Humanos, poniendo en juego “nuestros Valores Democráticos”. Esta Comunidad, formada por las gentes de los Barrios de las Ciudades de Chile, un día les creyó, y les votó, siendo “Traicionada”, una y otra vez, por la Codicia de estos mal llamados “Representantes del Pueblo”. Hasta que dijimos “Basta”, basándonos en la “Creciente Desconfianza”, que ellos mismos crearon con sus “mentiras y sus engaños” Tercera cuestión: Es absurdo pensar, como algunas personas lo han venido haciendo, ingenuamente, que los legisladores deseen reducir sus estipendios. Es absurdo porque está demostrado que ese dinero, salido de los bolsillos del Pueblo, los mantiene atados y bien atados a sus sillas. Cuarta cuestión: Del Poder Económico, Invisible a los ojos y oídos del Pueblo, pero no al de los Políticos, emanan las leyes, que buscan “Ajuste”, en una Constitución que se generó en 1980, en el Laboratorio que los Chicago Boys, “Artífices del Modelo Económico Neoliberal más Injusto del Mundo”, tenían, y es muy posible que aún mantengan, tapado por el “Poder Constitucional”, encarnado en el Tribunal Constitucional... Quinta cuestión; El Tribunal Constitucional, es el celoso “Guardián de la Constitución de Pinochet”. El TC, es el que tiene la última palabra en cualquier Litigio que de alguna manera toque al Poder Económico, al de la Clase Dominante: El Poder de la Poderosa Casta Chilena...solo es cuestión de averiguar quiénes y como eligen a los Magistrados del TC. ¿Existe un Concurso Público de Méritos para los cargos de Jueces de este Poder...? ¡categóricamente! ¡No! Sexta cuestión: El Pueblo Chileno, que desea ser “Gestor y Administrador” de un Cambio Constitucional Fundamental, con capacidad de elegir y decidir quienes deben de ser sus representantes, está apostando por una Asamblea Constituyente para conseguir lo que considera un Derecho Inalienable: Ser Arte y Parte de la Configuración de un Nuevo Modelo Constitucional, que abra la puerta a una Verdadera Revolución en Materia de Derecho Constitucional: Conseguir la Soberanía Popular, darle herramientas políticas a las Gentes Llanas para que Participen en la “Limpieza a fondo” de los Canales por donde circulan los Derechos Constitucionales. Canales que, hasta hoy, solo favorecen a los de siempre... Séptima cuestión: Los políticos no entienden, o no quieren saber nada sobre Soberanía Popular, solo entienden que tienen un cargo político, que fueron “elegidos” bajo leyes, que rayan lo mafioso, amparados por la Constitución del 80 y su perverso TC, para perpetuarse en sus cargos, y/ o, heredarlos a sus familiares. Eso es comprobable, si revisamos la mayoría de apellidos “ilustres”, que se vienen repitiendo en el Parlamento, desde el siglo XVIII. Esto vale para los Parlamentarios, los Ministros del Gobierno del Estado, los Magistrados, o Ministros de Corte, no solo del TC. Se trata de observar, de leer en alguna prensa independiente, de escuchar, en algunos noticieros de “Libre Expresión”, como se aplican las leyes en este país. La Injusticia es la vara, la Desigualdad es el Modelo. La Justicia en Chile es una Diosa sorda, ciega, muda y paralítica... Octava cuestión: Fundamental en nuestra Lucha. La Juventud Chilena, “Rayó la Cancha”. Los políticos le temen, porque dicen la Verdad, sin aspavientos, porque no “tienen nada que perder”, solo sus vidas, sus ojos...Nuestras chicas y chicos nos abrieron los ojos a costa de los suyos... Es la hora de Los Pueblos Originarios con sus Culturas Ancestrales. Es el Tiempo de reconocer y dar Lugar Reconocido a las Mujeres con sus Múltiples Saberes, es la hora de las Gentes Diversas, de Las Gentes Independientes, de las Gentes Mayores, de las Gentes Discapacitadas, pero no incapacitadas. Es la Hora del Reconocimiento de la Diversidad Sexual en todas sus Manifestaciones... Llegó la hora, de que Chile, sea Reconocido por la Ley de Leyes, como un Lugar Plural, un Espacio Multicultural, Polifacético...porque nuestro país es mucho más que solo un Bello Lugar del Fin del Mundo... Por estas razones, es imprescindible que continuemos nuestra Lucha, que resistamos...y que el 26 de abril no faltemos a la Convocatoria del Plebiscito en que deberemos elegir aprobar el Cambio de Constitución, vía Asamblea Constituyente, o “Convención Constituyente”, como la bautizaron los políticos para despistarnos, para enredarnos...pero, no caeremos en esta burda trampa...


La escritora Mónica Echeverría falleció, el 4 de enero, a los 99 años, participando el estallido social, manifestando en silla de ruedas y pidió ser enterrada con un parche en el ojo. Mujer combatiente de toda la vida, merece el mayor homenaje.

....

MONICA ECHEVERRIA: UNA MUJER IMPRESCINDIBLE. POR MARIO OSSES

Acabo de imponerme del sensible fallecimiento de Mónica Echeverría, a los 99 años de edad, viuda de Fernando Castillo Velasco a quien acompañara en su propia obra como ex-Rector de la U. Católica de Chile. Pero esta colaboración no se limitó apenas a la exhibición de su nombre o en las fiestas sociales, porque ella en sí misma reunió caracteres que personalmente la distinguían. No tan sólo por su cultura sino también por la propia obra que la divulgó en Chile como una escritora nacional. Sin duda alguna, su mayor característica, -aparte su belleza- fueron dos caracteres que muy lejos la destacaban dentro de su género: su pasión por la verdad y el coraje que la acompañó siempre y así también, por su simpatía, cordialidad o gentileza poco comunes. Era pues, una mujer de clase, no apenas en el sentido meramente político-ideológico, por su carácter inalterable y que la acompañó siempre. Muchas veces, me recordó a Amanda Labarca, otra gran mujer chilena que nadie debiera ignorar. Dentro de ese espíritu, quiero destacar, entre las varias obras que escribió, una en la cual, haciendo gala de su coraje y la verdad con que escribía, analiza críticamente a varios ex–militantes de la DC que eran asiduos a su mesa. Uno de los cuales injustamente “molesto” pensó demandarla, pero sus propios amigos le advirtieron que quedaría muy mal puesto. Entre ellos, un inefable Enrique Correa..., que todo el mundo político serio conoce o debe conocer. ¿Quien podría “dominar” mejor el ejercicio del lobby que este personaje? Pero hay todavía, otra razón por la cual es digna de un homenaje: jamás dejó de estar activamente participando, especialmente en el ámbito de la cultura. Y, en este sentido, también me hacía recordar a las miles de “señoras” que no van más allá de una repetida expresión: “rico tu té, linda”. Quiero decir con ello, derechamente, poseedoras de una solemne ignorancia y ajenas al acontecer del Chile real. Y que como se sabe -lo advertimos hace más de medio siglo- ha explotado recientemente en una marcha multitudinaria e histórica de demandas sociales. Y sin que hasta ahora el Gobierno de turno haya sido capaz de ofrecer respuestas sólidas y concretas que justificarían la superación de esta tragedia nacional. En que las injusticias sociales, se han impuesto por sobre la buena razón elemental de la Justicia económica para la ciudadanía. Y perdónenme si cito apenas un ejemplo: son tantas las tragedias en el plano de la salud -por ejemplo- que en cierta ocasión que debí concurrir a un hospital, un hombre a mi lado que esperaba hacía horas, le dio un ataque y falleció... De inmediato debí trasladarme a una clínica donde no sólo me atendieron de inmediato sino además, me pasaron una cuenta sumamente abultada... El que no tiene dinero en mi País, se muere. Y hay millares de ejemplos que también, abarcan nuestra Educación.

Compartimos por igual nuestros afanes o luchas a favor de este tipo de causas. Lo cual, ennobleció todavía más nuestra sólida amistad y mi admiración personal. ¿Qué pasaría si Chile contara -nuevamente- con varias mujeres como Mónica Echeverría?... Tengo la certeza, que éstas mis palabras, serán muy breves para destacar una chilena tan meritoria. Con mayor latitud me refiero a ella y su obra en mi próximo libro “Chile Profundo”.

Mario Osses
Abogado, analista político y escritor


Darwinismo electoral. Por Marcelo Saavedra

Por lo general, los observadores de los procesos sociales son muy buenos para hacer diagnósticos sobre los fenómenos histórico-sociales que diseccionan periódicamente. La sintomatología reconocida ex - post por los eruditos, es pulcra y exhaustivamente analizada y explicada convincente y verazmente respecto de sus causas inmediatas, mediatas y basales. Inexplicablemente, sin embargo, nos cuesta una enormidad vincular dichos diagnósticos y abundante evidencia respecto de las causas del fenómeno investigado, con una planificación operativa (apoyada en un diseño estratégico y realista, identificando hitos de éxito (o fracaso) intermedios, lo suficientemente flexible e ingeniosa para abordar adecuadamente factores no considerados en el plan original), que permita al final superar las causas que motivaron la ocurrencia del fenómeno social investigado y excelentemente diagnosticado.

El estallido social ocurrido el 18 de octubre de 2019 es uno de esos procesos sociales, el que ha sido y está siendo objeto de innumerables estudios antropológicos, sociológicos, politológicos, económicos y otras disciplinas sociales. A dos meses desde que el polvorín estalló, ya se han publicado varios libros, decenas de artículos académicos y cientos de columnas de opinión que describen con mayor o menor rigurosidad las causas multifactoriales y multidimensionales que la sabiduría popular sintetizó en paredes y carteles a lo largo de todo el país: “no son $30, son 30 años”. Así, los diagnósticos del por qué Chile despertó como despertó abundan, lo que escasea son las estrategias prácticas, planificadas y plausibles para iniciar un proceso de cambios reales, ojalá estructurales, como nunca se ha dado en la historia de nuestro país. El que dichos cambios sean efectivamente estructurales y no cosméticos, dependerá en algún momento, de la capacidad de las fuerzas ciudadanas de plasmar en estrategias concretas de acción las complejas demandas por alcanzar mayor dignidad y bienestar para la gran mayoría de la población.

Mientras eso ocurre, las fuerzas políticas tradicionales que han sido reconocidas como parte del problema por la pléyade de diagnósticos que asoman como callampas en el bosque lluvioso valdiviano, sigue operando y funcionando al amparo de una institucionalidad profundamente cuestionada y deslegitimada por las masas populares. Tanto la ciudadanía movilizada, como esta casta política parasitaria del Estado enquistada en el Parlamento y otras instituciones estatales, poseen intereses distintos y muchas veces contrapuestos. Mientras los unos claman en calles, plazas y asambleas autoconvocadas por un Estado que asegure pensiones dignas, educación y salud de calidad entre un arco extenso de demandas variopintas, la gran mayoría de parlamentarios de antaño y actualmente en ejercicio han operado y responden primariamente a intereses personales o partidarios (en un país donde el 3% de la población milita en algún partido político) o a intereses de terceros que han cooptado gran parte de la labor parlamentaria a través de la relación incestuosa entre dinero y capitales de dudoso origen con el ejercicio de la política por parlamentarios de dudoso sustrato ético pero con una verborrea hábil y seductora para muchos incautos.

Seguramente estoy siendo injusto con muy pocos parlamentarios y parlamentarias que, desde el advenimiento a la democracia hasta la fecha, han intentado desarrollar su labor de una manera éticamente aceptable. Pero creo no equivocarme que tales especímenes de servidores públicos comprometidos con el bienestar de las grandes mayorías de este país, si es que existen, corresponden a aves raras en un huracán de maquinaciones, dobleces y ejercicio maquiavélico de un oficio que, debiendo ser noble, se ha distorsionado de tal manera que cuando se detecta una congruencia entre la palabra y el acto posterior, el personero público protagonista de tal “disgreción” es material de portadas y comentarios en redes sociales durante semanas.

Así como en la naturaleza opera un sistema sencillo pero inflexible que permite la sobrevivencia de aquellos organismos capaces de adaptarse a las condiciones que impone madre Natura, la ciudadanía movilizada debiera empezar a reconsiderar de una manera más seria su “rol modulador” de los “especímenes” electos por votación popular que deben habitar las instituciones democráticas del Estado. Ya sea por ignorancia, modorra inexplicable, desidia inexcusable o simple ingenuidad anodina, los ciudadanos que participamos activamente en procesos de elección popular cada dos años y sobre todo aquellos que nunca han participado de estos eventos institucionales caídos en el descrédito popular, hemos perpetrado sistemáticamente una selección artificial de Presidentes de la república, parlamentarios(as), alcaldes(as) y concejales(as), cuyas consecuencias nocivas las estamos padeciendo desde hace 30 años hasta que el elástico se cortó el pasado 18-O. Para que las demandas de la gran mayoría de la gente tengan alguna opción de ver la luz y de transformarse en costumbre, además de seguir presionando desde los diversos espacios territoriales de este largo y angosto Fundo con vista al Pacífico, se debe mejorar sustantivamente la “selección artificial” que hacemos en cada elección popular. Para ello, deberemos estudiar y enterarnos a cabalidad del sustrato ético e historia personal de cada candidato y candidata que asome en nuestros territorios, para que independientemente de su origen y patrimonio pecuniario o de los pergaminos académicos que ostenten, deleguemos la responsabilidad de servirnos en los mejores y más aptos.

Es una tarea ardua, lo sé. Pero no es imposible. Existen posibilidades de error en nuestras elecciones, también lo sé (pero hablaría muy mal de nosotros si es que candidatos electos de “segunda o tercera selección” son reelectos en dos procesos eleccionarios consecutivos). Es un proceso lento cuyos frutos los veremos en el mediano plazo, también lo sé (pero si no empezamos desde ya con la separación activa del grano de la paja, seguiremos padeciendo los vicios de representantes que no representan a nadie, salvo a ellos mismos y a sus amigotes correligionarios o a mercaderes inescrupulosos y codiciosos que se han valido del estado para perpetuar sus espurios negocios).

Así como la sabiduría popular plasmó recientemente en cientos de muros el axioma indesmentible que “No fueron treinta pesos, sino que treinta años”, esa misma sapiencia que emana desde las entrañas de un pueblo sintetizó otro axioma lapidariamente cierto en las ciencias políticas donde se reza que “la culpa no es del chancho, sino del que le da el afrecho”. De nosotros depende a qué chancho le daremos nuestro alimento.

Atentamente,

Marcelo Saavedra Pérez

Biólogo

— -

“Reconocer violaciones a DDHH y reparar el Daño Causado” Por Carlos Ernesto Sánchez.

Nuevamente Sebastián Piñera en declaraciones a la prensa, lanza cortina de humo para justificar violaciones a los Derechos Humanos, que no sucedieron sino que siguen ocurriendo. Decir que las protestas son expresión de interferencia extranjera (incluyendo a un músico) y luego denunciar que videos que circulan ampliamente mostrando violaciones a derechos humanos es falso o corresponden a adulteraciones o imágenes de otras realidades en el extranjero, es faltar a la verdad y justificar lo injustificable. Antes de seguir mintiendo (él sabe perfectamente la verdad de los sucedidos en Derechos Humanos) debería pedir en forma inmediata la renuncia al General Director de Carabineros Mario Rozas y plana mayor de dicha institución. En este tema de Derechos Humanos no es cuestión de números, si hay solo un caso de tortura o apremios ilegítimos, es suficiente para que el gobierno tome medidas urgentes. Y que ello no vuelva a repetirse. Desde que se inicio el estallido social son muchos los actos de crueldad cometidos por agentes del estado, con secuela de muertes, torturas, agresiones de todo tipo en la más absoluta impunidad. Como reiteradamente lo ha expresado la ciudadanía la clase política no está a la altura de la realidad que vivimos. Así como se acuso constitucionalmente al Ministro del Interior Andrés Chadwick por su responsabilidad en violaciones a derechos humanos, hoy se debería acusar del mismo modo al actual Ministro del Interior, bajo su gestión se han cometido mas atropellos que en la administración anterior. Una cosa queda clara; Piñera no escucha a la calle ni es capaz de escrutar con ojo crítico y oído atento lo que sucede a metros de Palacio. Aquí no hay nadie que falsee la realidad. Las victimas están en sus casas, hospitales, clínicas y otras difuntas. Todas ellas con factor común; ejerciendo su derecho irrenunciable a expresarse fueron mutiladas o asesinadas por Carabineros de Chile. Es cierto que en el extranjero hay mucha noticia sobre nuestro país, llama atención porque en ninguna nación civilizada sucede que el responsable de crímenes y atropellos a la dignidad de las personas continúe en su cargo con total impunidad. Da la impresión que Piñera sustenta su gobierno en la fuerza represiva de Carabineros, ante la poca entusiasta colaboración del ejército, que al parecer aprendió la lección de las consecuencias que trae dejarse utilizar por políticos y empresarios en el poder. El gran favor que se haría Piñera a sí mismo, es guardar silencio. Que su palabra no lo traicione y exprese opiniones que solo encienden más la fogata que tiene en su debilitada gestión. Lo otro es pedirle coraje para remover de su cargo a Rozas y no seguir justificando aquello que es inmoralidad, Nada justifica las atroces violaciones a los derechos humanos que la comunidad ha presenciado. Sus actos han llevado a que la figura presidencial haya perdido respeto, y en los espacios públicos Piñera sea denominado asesino. El es figura de la derecha debería volver la mirada hacia la austeridad y el respeto que inspiraba Don Jorge Alessandri. Con la baja que su persona muestra en encuestas, es urgente para el gobierno dar pasos que muestren que de verdad hay arrepentimiento y deseo de reparar el daño causado en el tema de las violaciones a los derechos humanos.


O no será. Por Camilo Carrasco

En los últimos sesenta días la bandera que ha estado más presente en la calle es la bandera mapuche del nuevo milenio. Avanzados los días, el lucero del alba iluminó el camino de hordas de guerreras y guerreros, poetisas y poetas, lenguaraces y combatientes.

La simbología mapuche estuvo presente desde el primer día, y así se comento entre quienes habíamos estado antes en las calles y nunca la habíamos visto flamear tanto al son de las pisadas por las avenidas principales, ni siquiera en las instancias propias de los pueblos originarios. La reivindicación simbólica de la nación Mapuche fue una de las primeras demandas implícitas del movimiento del 19 de octubre de 2019. El rechazo a lo que conocíamos por República de Chile hizo aflorar a los símbolos oprimidos , a las banderas pisoteadas, a la bandera del orgullo, también, por ejemplo, que desfiló maricueca por la avenida más grande de Concepción, y bailó e hizo bailar en la, ahora conocida como, Rotonda de la Revolución Paicarrera.

Esa ruptura con el antiguo orden no es un accidente del espacio-tiempo detonada la tarde del 18 de octubre con un disparo a la cadera de una niña que vestía uniforme, sino es un proceso que se concretiza con la crítica más lúcida, magnánima y estructural, la más enorme de todas: el cuestionamiento al patriarcado que, si bien, lleva años simbolizándose en las cúpulas del pensamiento académico, está practicándose de forma consciente en las organizaciones de base con acceso a ésta cultura no hace mucho tiempo. Quizás desde el 8 de marzo de 2018.

Me atrevo a sostener que la revuelta de octubre viene de cientos de úteros que clamaron por su autodeterminación, y así, nos enseñaron de dignidad, de libertad, de derechos. El mayo feminista podría ser el mayor precedente de rebelión que anteceda el “despertar de Chile”. El despertar tiene miles de madres. Y en seguir el ejemplo de la madre, el pueblo de Chile siguió la suerte de su hermano. Ese hermano rebelde, discriminado por la abuela seudoalcurniosa por ser moreno. Ese hermano sufrido, exiliado hacia el sur, que encuentra en el silencio del pehuén consuelo pa´tanto insulto blanco y extranjero.

A ese pueblo hermano, a ese pueblo Mapuche le han apuntado con armas de guerra antes. La calle que hemos conocido como pueblo mestizo fue antes camino, pa´allá, pa Wallmapu. Allá ya custodiaban las esquinas “policías” con escopetas largas, con chalecos antibalas, con preparación para desmantelar un enemigo imaginario diseñado en los laboratorios fantasiosos de alguna compañía creadora de videojuegos. A esxs niñxs ya les habían apuntado por la espalda, ya les habían hecho correr previa amenaza de disparo, ya les habían sacado la madre con un guante ensartado en la garganta. Todo lo que vimos, lo vieron antes los ojos almendrados de nuestrxs hermanxs.

Y vimos tanto que no les quedó más que sacarnos los ojos, sin saber que por cada uno reventado por el balín cobarde de la línea armada, cientos se levantarían a buscar el lucero del alba, cientos de cámaras se levantarían a registrar el maltrato, el dolor, la injusticia. Y miles en el mundo lo verían. El pueblo pobre y mestizo de Chile logro visibilizar lo que pa allá, pa Wallmapu, era verdad hace tiempo. Chile Violates Human Rights.

And chilean males violates chilean females. Y cuando esos hombres tienen armas, cuando esos hombres tienen impunidad, cuando esos hombres tienen acceso a calabozos aislados, son mas hombres. He dicho, hemos dicho, se ha dicho antes que la masculinidad es en esencia tan frágil que ha de demostrarse, a terceros y de rebote a si mismo. Cuando un hombre tiene todas las herramientas del estado para demostrarse a si mismo el peso de sus testículos, ocurren atrocidades como las que el INDH despersonaliza en un frívolo número de querellas por violencia sexual.

Y la culpa no era de ellas, ni de donde estaban, mucho menos de lo que vestían. Es necesaria para la sobrevivencia de la estructura de poder patriarcal la demostración de poder a través de la dominación sexual. Y no es un síntoma de una patología de la sociedad, es uno de los sistemas que componen un organismo malévolo. Por tanto, no es una revisión de salud individual la necesaria para la destrucción del modelo simbólico de dominación, es un análisis del bioma, del espacio de interacción de organismos, un análisis que identifique elementos tóxicos y depredadores. Y la salida del individualismo que nos hace creer en lo unitario, en lo singular, en lo simple, es una constitución que promueva la colaboración, la solidaridad, la comunicación. Se necesita, entonces, una constitución que redibuje el bioma, que expulse a las especies que le han podrido, que castigue las conductas dañinas, y que devuelva el cause a los ríos que lo han perdido y sus espacios a las colonias de animales que han debido esconderse o escapar para no ser subyugadas, y resistir el maltrato cuando deciden no hacerlo.

Pero ahora esas colonias son más que nunca, y están mas comunicadas que nunca. Les animales de la nación vieron los barrotes del matadero. Las vacas embisten, los cerdos mordisquean las rejas, las gallinas gritan y aletean. Todes les animales algo hacen en éste desorden posdemocrático en la granja agroindustrial que de nosotres ha hecho la oligarquía gobernante más burda posible. Tan burda que se permite rechazar las medidas compensatorias básicas para la inclusión de dos de éstas colonias, la mapuche, que representa un porcentaje minoritario de la población, después de siglos de persecución y masacre racista, y la femenina, que es más de la mitad, mas apenas un cuarto de quienes votaron en contra de reservarles la mitad de escaños que les corresponde.

Y a pesar de la burda votación de la burda élite, creo que como sociedad civil podemos revertir la pataleta del patriarcado y del racismo. La composición de la sociedad es paritaria. Y la sociedad no había estado, hace años, tan superpuesta con las esferas políticas. La sociedad es, de nuevo, un espacio político. Después de la avanzada pinochetista por despolitizar en la construcción de sujetos productivos y de consumo, la explosión aturdió a los trabajadores y trabajadoras para despertar a les ciudadanes.

La convención constituyente establece trabas explícitas para la participación de independientes, y simbólicas para la participación de mujeres y pueblos originarios. Pues bien, constituyamos fuera de la élite oligárquica instrumentos pares a los que ostenta el poder. Hagamos, entonces, partidos que agrupen a la ciudadanía. Rompamos con la falacia de los tempranos dos mil de que los partidos están por allá, lejos. O que por ser partidos ya están viciados. Es cierto, la estructura jerárquica de un partido ya obedece a ordenes patriarcales, sin embargo, es el papel lo que requiere dichas estructuras orgánicas. Hagamos, entonces, distinto.

Si las mujeres no tienen escaños reservados, entonces rompamos con las estructuras simbólicas que signifiquen dificultades para su participación. Cedan, hombres, sus aspiraciones de participación en la constituyente. Creo que la paridad se logrará o incluso se superará si el proceso es orgánico y transparente. En Concepción ocurrió, curiosa, una reunión de coordinación entre asambleas territoriales para generar una instancia comunal. Sus participantes, todas mujeres. Las mujeres tomaron el espacio político para resignificarlo, para hacerlo mejor, para quitarle de las manos a los hombres pseudooligarcas que sólo ostentan cargos por el pacto patriarcal, carentes de méritos y capacidades. Sostenidos solo en la fraternidad y en la estructura simbólica que todes debemos derrumbar. Las mujeres son, quizás, mas capaces incluso que los hombres. Conectadas desde siempre con saberes y prácticas más relevantes para la política. La sensibilidad, aparentemente ausente de la deliberación política, de otra forma no me explico que nadie se escandalice frente al incendio de nuestros -otrora- bosques y la muerte de lxs animales que allí habitan.

Si el pueblo mapuche después de resistir la invasión chilena está dispuesto a pararse al lado del pueblo chileno en la búsqueda de la superación del neoliberalismo, aquello es símbolo de una nobleza que debe estar presente en la nueva constitución. Cedamos, entonces, mestizxs, nuestros espacios.

Pongámoslos a disposición. Y si insistimos, seamos al menos lo suficientemente decentes para estudiar e incorporar los saberes originarios de nuestro país, busquemos cargar en nuestros planteamientos los de la gente de esta tierra. Hemos sido adoctrinades y empujades a resistir dolores y maltratos como, ciertamente, lo es el resultado de la votación respecto de paridad y escaños reservados. Resignifiquemos nuestra existencia y convirtámosla en una que se empodere de la cuesta arriba, que se empodere de las condiciones desfavorables para voltearlas a su favor. Impulsemos y creemos la paridad en las calles, en las asambleas territoriales y sindicales. La paridad existe, y aunque no esté en el papel, estará en la constituyente. Porque si no es con ellas, no será.

Redactado el 19 de diciembre de 2019


2019: Derechos Humanos y Pueblo Movilizado

POR RICARDO KLAPP SANTA CRUZ

El despertar del pueblo, nos cabreamos nos unimos, 30 año de abusos y promesas incumplidas. Hacer un balance de lo ocurrido, requiere de incluir mucha información, mucho texto, así, que intentaré hacer un resumen breve de lo acontecido.

Por tres décadas, se nos dijo, que la gente, no le interesaba tener una Nueva Constitución. Que los Derechos Humanos no eran importantes. Que no se podían mejorar los salarios ni las pensiones. Que lo importante era el crecimiento económico y que con un buen gobierno terminarían los delitos, la inseguridad, los abusos contra la ciudadanía y que éramos el país más democrático del continente.

Las movilizaciones, nos han despertado y hay una relación entre crisis económica, social y política, violencia represiva y daño psicológico, como parte de la implementación de un modelo funcional de dominación y de abusos, que atropella la integridad y la vida humana, con un ordenamiento jurídico-legal heredado de la dictadura.

El surgimiento de la conciencia y los anhelos de justicia y dignidad, tendrá necesariamente permitir algunas transformaciones sociales, como resultado de largas y sacrificadas luchas emancipadoras.

El pueblo no quiere convivir con los miedos y con inseguridades, que afecta a niños y adolescentes. Terminar con la manipulación informática, en un periodo de su desarrollo y formación. Que se investigue a los saqueadores, sean uniformados o políticos de cuello y corbata.

Naciones Unidas, Amnistía Internacional, Human Rights Watch, y el Instituto Nacional de Derechos Humanos se han referido a violaciones de derechos humanos, permanentes o generalizadas, torturas y tratos crueles, violaciones y abusos sexuales, homicidios, pérdida de visión a causa de balines, miles de detenidos y heridos.

Un pueblo no escuchado. En la consulta de las municipalidades participaron más de 2 millones de chilenos y un 92,4% quiere una Nueva Constitución y menos de un 7% continuar con la constitución pinochetista. Se agrega que un 73,2% quiere que los constituyentes sean del pueblo soberano. También los principales prioridades y anhelos fueron, mejorar las pensiones como ha luchado el movimiento no más afp, mejorar la salud y la educación.

A nivel de Puente Alto, de 120 mil participantes, un 94,8% quiere Nueva Constitución y un 75,7% que los constituyentes sean del pueblo. O sea los resultados son mayores que a nivel nacional. En la Consulta Popular de la Asamblea Social y Política de Puente Alto ‘Unidad Social’, que respondieron 5.118 vecinos en forma presencial, un 98,3% quiere Nueva Constitución, y sólo un 1,2% que continué la de 1980 de la era pinochetista. Además, sobre quién la redacte, un 90,8% quiere que sea una Asamblea Constituyente con participación popular.

Por espacio, opinaré en otro texto, sobre plebiscito, movilización social y elecciones. Esperamos un 2020 con un país mejor y que la democracia y la dignidad se impongan.


“Mujeres y Pueblos Originarios y La UDi” Por Carlos Ernesto Sánchez.

Con justa razón las mujeres y los pueblos originarios levantan su voz, por el intento de sectores de derecha, más específicamente UDI de dejar fuera a los antes nombrados de la discusión en torno a la Nueva Constitución. Es llamativo que este conglomerado político con su postura se aleje de un electorado que no lo ha abandonado. Sin duda las mujeres dieron el triunfo a Piñera y por años los mapuches en la zona de la Araucanía han apoyado a los candidatos de derecha. Recuerdo que Gladys Marín en su candidatura presidencial, visitó cada reducto mapuche, participó en ceremonias, apoyo protestas y marchas, y su votación fue escuálida en ese sector. Un cuestionado personaje de la Araucanía Eduardo Díaz Herrera con el apoyo de amplios sectores de la etnia mapuche fue reiteradamente candidato y hasta levantó un partido político de ultra derecha; El Partido del Sur.

Es claro que se pone obstáculos a los escaños de mujeres y pueblos originarios, será más difícil obtener cupos para la diversidad sexual. La derecha extrema jamás ha visto con buenos ojos los avances obtenidos por la diversidad, aun siendo hijos de un dirigente que hoy nadie se atreve a negar su homosexualidad. En sus filas son reconocibles homosexuales que no asumiendo su condición levantan banderas de homofobia, como forma de proteger su propia identidad. Sin duda estos días la derecha extrema da un espectáculo, que la inhabilita para aspirar a llegar al poder, en todas sus aéreas.

Ni siguiera Hermógenes Pérez de Arce, en su intransigente defensa de la dictadura, siente cercanía con la UDI, por ser esta una colectividad que apoya a un gobierno a quien califica de malo, con los más duros comentarios hacia Piñera. La UDI ha demostrado que no tiene un espacio donde vivir su espacio político, viviendo de un pasado que no quieren dejar irse.

No sé si después de este estallido social, el capital electoral del partido fundado por Guzmán seguirá teniendo presencia en el escenario país. La lección se aprende escuchando el discurso de esta derecha poco democrática y que agrega leña a la fogata que ya tiene el gobierno, y que alguno de sus personeros jóvenes tratan de apagar.

Es de esperar que escuchando el discurso de la UDi en torno a mujeres y pueblos indígenas, se aprenda la lección, y sea el voto que no les favorezca en la próxima elección. Quien diga que el país quiere un gobierno inclusivo, respetuoso de las minorías, que valore el rol de la mujer en el día a día.

Es cierto que la UDi es dirigida por una mujer, que al parecer no asume su rol, sino un delirio mesiánico -el mismo de Guzmán- que no hace bien en política.


Pepe Auth entre Guasón y Batman en Santiago de Chile
Por Eda Cleary, diciembre 2019

En medio de un país que hace 56 días se debate entre el bien y el mal, Pepe Auth oscila entre actuar como Guasón , y otras veces como Batman acorde a la ya legendaria historieta norteamericana. No obstante, el Condorito que lleva dentro en indisimulable, ese personaje acomodaticio y dado a aprovechar cualquier oportunidad que pueda serle beneficiosa.

Guasón, enemigo acérrimo de Batman, aquel villano que no sólo representa la perversidad, la astucia, el retorcimiento ético y la predilección por el caos y el crimen, también tiene gusto por el juego y las bromas. En inglés se llama justamente por eso el “joker”. Sin embargo, Pepe Auth, tampoco puede resistir la tentación por pedirle prestada la capa y máscara a Batman para transformarse en un héroe bueno que combate el mal. Transformando el Parlamento en una versión criolla de la baticueva en ciudad gótica, las emprende contras los malos, la izquierda violenta y mal intencionada, malagradecida, autoritaria e intolerante. Protegido en las cuatro paredes de su baticueva, reclama sin complejos su divino derecho a votar en contra de los que lo eligieron, y si hay que reprender a grito pelado a sus interpeladores desde la mismísima testera del parlamento, no lo dudará.

Auth, es una copia híbrida entre Guasón y Batman con tintes de Condorito, aunque no es ni pobre ni honrado. Si es “hocicón” como el diario de Condorito, no se sabe. En su papel prestado de Batman se presenta como el salvador de la democracia chilena, aquella que hartó a todos los chilenos, pero no se le arruga la cara al respaldar con alegría al presidente más autoritario de los últimos tiempos en Chile. Luego le emerge el alma de Guazón y siente placentero “orgullo” de haber salvado a la ministra dedicada a destruir la educación pública para que no devenga en héroe de la derecha. Las escuelas húmedas por la lluvia , los institutos intervenidos militarmente, los sueldos miserables de las parvularias, los pericotes en los liceos y la falta de implementos para enseñar, lo traen sin cuidado. En medio de este juego, el Guazón santiaguino, en un paso descomunalmente cínico y sintiéndose “satisfecho”, decide acusar a Chadwick y sacarlo, no porque haya creado las condiciones para que Carabineros y las FFAA apalearan, mutilaran ocularmente, violaran y provocaran terror en las calles de Chile, sino simplemente porque se trataba sólo de un ministro designado desde arriba, no por el voto.

Pepe, el Guazón-Batman local, porta un peculiar título endémico de nuestra patria que es la de “ingeniero electoral” desde los tiempos en que ayudó a armar el PPD. Aquel partido “instrumental” que se dedicaba a las componendas binominales. Durante años se escuchaban las carcajadas de esta imitación de Guazón donde quiera que apareciera. Hacía gala de un aire de superioridad intelectual y su desprecio a las muchedumbres se hacía patente. Al fin y al cabo ¿que podría entender la turba , la calle de asuntos tan complejos como los intrincados enjuagues de su “ingeniería electoral”?

Para su mala suerte, le salieron al paso otros miembros de la “Liga de la Injusticia”. El Guazón capitalino entendió que arreciaban tiempo adversos en el PPD y que otros “ingenieros” se le habían subido por el chorro. Sin dudar un minuto desertó y premunido con la capa de Batman inició su solitaria cruzada por el bien, ahora como independiente. Su botín más preciado era esa democracia de la transición de la que tanto se ufanaba y que a pesar de los saqueos, estafas piramidales, coimas a políticos, colusiones empresariales, destrucción del medio ambiente , nepotismo, sueldos millonarios en el parlamento, corrupción a gran escala , impunidad, racismo, clasismo, usura bancaria y todo tipo de actividades con tufo mafioso, nadie podía poner sus “bondades” en tela de juicio.

Como co-fundador del PPD y defensor de la democracia se cree Batman y como defensor del orden abusivo se torna Guasón. Pero su raíz criolla lo delata y ahora si se siente deprimido con tantas funas en las redes sociales. Ante este sorprendente escenario: Guazón, el verdadero arquetipo del mal, lanza una carcajada estruendosa de burla, Batman comprende que Auth no da el ancho para luchar por el bien y decide no prestarle más la capa, ni menos la máscara y Condorito se queda atónito con un: ¡Sin palabras, PLOP!.



EL CHANCHULLO CONSTITUCIONAL Por Manuel Cabieses

La historia de Chile está empedrada de chanchullos, de torvas maniobras para ocultar los delitos que cometen los poderosos del país. Chanchullos en la política, en la administración pública, en los negocios, en los tribunales, en el ejército, en la policía, en los municipios, en las universidades, etc. Hasta ahora creíamos que los más grandes chanchullos son los que cometen los grandes empresarios que evaden impuestos y transfieren sus ganancias a paraísos fiscales. Pero no, aún faltaba el Gran Chanchullo, el chanchullo histórico, ese que pretende pasar por el aro a todo el país. Finalmente ya lo tenemos. Lo está cometiendo la casta política que intenta hacer caer a los ciudadanos y ciudadanas en la trampa de una “Convención Constituyente” amarrada de pies y manos, incapaz de cambiar nada y cuyas resoluciones estarán amañadas desde ahora por los titiriteros de la política. Lo que el pueblo exige desde hace dos meses en las calles -a costa de crueles violaciones de sus derechos humanos- es una Asamblea Constituyente independiente y soberana. Una Asamblea con las manos libres para redactar y proponer una nueva Constitución Política sin el “peso de la noche” de los intereses oligárquicos que administran este país como un feudo. Los chilenos llevamos años reclamando una nueva Constitución. Bajo la dictadura se levantó esa demanda que acogieron los partidos clandestinos, los mismos que después fueron gobierno y olvidaron sus promesas, los mismos que ahora se burlan una vez más de los principios democráticos y preparan una parodia de Constituyente. Una Asamblea Constituyente como la que exige el pueblo rebelde desde el 18 de octubre, permitiría que por primera vez en nuestra historia republicana –plagada de guerras civiles, golpes de estado, dictaduras, masacres obreras, crímenes políticos, desigualdad social y racial, y menguadas democracias- la Constitución Política, madre de todas las leyes y de las instituciones civiles y militares, fuese escrita por la mano segura y el genio fraterno del pueblo chileno. Pero la casta política no podía permitir que se concretara ese anhelo. Moros y cristianos -entre ellos quizás también un par de bobos despistados- se confabularon el 15 de noviembre para parir un engendro al que bautizaron “Acuerdo por la Paz Social y Nueva Constitución”. Es el típico documento hipócrita y sibilino de nuestra casta política. Bajo la apariencia de ceder a las demandas del pueblo insurreccionado, lo que en verdad hace es cerrar el camino a una Asamblea Constituyente independiente y soberana. El mecanismo fue perfeccionado por una “comisión técnica” de los cómplices de la operación. Finalmente ese balurdo -otro fruto de la inagotable astucia de la oligarquía chilena- será santificado por el Congreso, promulgado como reforma constitucional y puesto en práctica a partir del plebiscito del 26 de abril.

Los conspiradores ni siquiera concedieron que la Asamblea Constituyente se llamara como tal. Su chanchullo se denomina “Convención Constitucional”. Le tuvieron miedo hasta al nombre del momento estelar de la soberanía de los pueblos que es la Asamblea Constituyente. Así se llamó la que en 1789 proclamó en Francia los Derechos del Hombre y del Ciudadano, y así se han llamado las que siguieron construyendo la historia universal de la democracia. La colosal estafa en curso pretende que los chilenos aceptemos pasivamente una “Convención Constituyente” carente de toda independencia para hacer su trabajo. Los partidos que la prohijaron ostentan récords de desprestigio y lo mismo el Congreso que le dará los zurcidos finales. La forma en que ha sido planificada permite anticipar lo que la Convención podrá o no hacer y qué materias decidirá sin chocar con el quórum de los dos tercios. Los vericuetos y túneles habituales del quehacer parlamentario y la valla insalvable del quórum, harán que los escasos convencionales independientes no tengan posibilidad ninguna de imponer los cambios que Chile pide a gritos en las calles. Los detalles de instalación de la Convención, la forma para elegir sus autoridades, las modalidades de trabajo, etc., todo ha sido previsto. Los partidos que intentan escamotear al pueblo su derecho a decidir el contenido de la nueva Constitución, lo han previsto todo, con la minuciosidad que exigen los grandes crímenes políticos de la historia. Se hace necesaria una enérgica reacción del pueblo para denunciar el chanchullo y defender su derecho a una Asamblea Constituyente independiente y soberana.

MANUEL CABIESES DONOSO

18 de diciembre 2019.



“Desgraciados e Infelices…” Por Carlos Ernesto Sánchez

Con sorpresa he leído las declaraciones del General de Carabineros Mario Rozas, a un Diario de circulación nacional. Entre las perlas de lenguaje del mencionado uniformado se lee «Uno no termina de sorprenderse del grado de violencia inusitada con la que estos delincuentes, estos desgraciados e infelices, nos están atacando» se puede decir por la boca muere el pez, y a continuación rinde homenaje a sus carabineros sin decir palabra, sobre crímenes cometidos por funcionarios de verde.

Una gran mayoría de ciudadanos- se escucha en todas partes- cree que carabineros son “desgraciados e infelices” y en cuanto a delincuentes, no por nada varios uniformados están sumariados y otros encarcelados, por los más diversos delitos; Si esto no es ser delincuentes, entonces no sé que son.

Como dice la vieja sentencia “Voz del Pueblo, es Voz de Dios” y el pueblo en todo escenario expresa molestia y repudio a Carabineros, llamando algunos sectores a refundar la institución de las carabinas cruzadas. El mencionado General junto al rastrero General Mendoza han hecho un daña irreparable a la policía uniformada. Si hoy algunos sectores atacan físicamente y de palabra a carabineros en las calles o en sus cuarteles es porque con su actuar han ganado el desprecio de la ciudadanía que no ve en ellos vocación de servicio, sino hambre de represión no respetando los derechos humanos.

El solo lenguaje del general director de Carabineros, es aliciente creador de odio hacia los uniformados. Sin duda este es un general sin capacidad de mando, ni testimonio de líder de su institución a seguir, y ahora se muestra vulgar y grosero, poniéndose a la altura de aquellos a quienes descalifica.

Insisto; la mejor señal que el gobierno puede dar, de que se respeta los Derechos Humanos, es sacar de inmediato a este general del cargo de director de la institución de verde. No es buen ejemplo para sus subordinados y es responsable de los crueles actos que han afectado a sectores de la población.

El Presidente ha dicho -sin ninguna base- que hay antecedentes que todos los actos fueron coordinados y con tecnología de punta. Consecuente con lo anterior Debería haber una coordinación a nivel nacional para que Mario Rozas abandone la dirección de carabineros y junto con el varios generales justificadores de crueles actos de violencia.

Sin duda duele ver, como la gran mayoría no ve en Carabineros “a Un Amigo en su Camino” sino mas bien a un enemigo.

Lo anterior no es culpa del marxismo, ni Chávez sino del propio cuerpo de carabineros que ha hecho esfuerzos para presentarse ante el país, como organismo corrupto y represor. Mirar para el lado y no querer ver esta realidad no es camino para volver a encontrarse con sus raíces y el cariño y respeto de la ciudadanía.

No conozco cual es el papel que el congreso puede tener para hacer volver a su cauce a carabineros, pero sin duda el primer y fundamental paso es la renuncia de Rozas y otros generales de su alto mando.

Es cosa de sumar; Dos más dos, son cuatro. Los desgraciados e infelices todos sabemos donde están y a cuantos han quitado la vista, torturados, violentados, asesinados.

General cuide el lenguaje porque las palabras caen sobre usted, es la realidad.



En relación al robo que sufrimos en la madrugada en nuestra Sede, la Comisión Chilena de Derechos Humanos se hace un deber puntualizar lo siguiente:

1° El robo de tres computadores de nuestras instalaciones no ha significado de manera alguna poner en riesgo la confidencialidad de la información entregada por las víctimas para la interposición de las respectivas querellas. En efecto, habiendo chequeado los antecedentes, pudimos concluir que toda la información referida a víctimas, se encuentra alojada en equipos computacionales que se encuentran fuera de nuestra Sede. El contenido de la información que fue sustraída con los computadores, dice relación con archivos de la represión ocurrida durante la Dictadura cívico militar, material con el que se trabaja la Línea de Memoria de nuestra Institución. Sin embargo, dicha información se encuentra debidamente respaldada en discos externos.

2° El robo tuvo la clara intención de amedrentarnos y de impedir que nuestro trabajo de defensa de los derechos humanos siga desarrollándose normalmente. Sin embargo, seguiremos intentando ser leales al cumplimiento de los objetivos para los cuales fue creada nuestra Institución, esto es, defender a las víctimas de violaciones de derechos humanos y promover un sistema democrático fundado en el pleno respeto y vigencia de los derechos fundamentales.

3° Agradecemos la solidaridad de todas y cada una de las organizaciones sociales y de derechos humanos que nos hicieron llegar su cariño y solidaridad. Hoy todos comprendemos que un ataque a una institución de derechos humanos es un agravio al conjunto del movimiento de derechos humanos y a la sociedad en su conjunto y sus organizaciones.

4° Esperamos que el Ministerio Público haga su trabajo investigativo con la celeridad que amerita el caso, para que los Tribunales puedan sancionar a los responsables. Del mismo modo, demandamos del Gobierno cumpla con su obligación internacional de garantizar que todos los defensores de derechos humanos, puedan realizar su trabajo sin interferencia de ninguna naturaleza.

. COMISION CHILENA DE DERECHOS HUMANOS

Santiago, 15 de diciembre de 2019.-

___


Declaración Pública del Colectivo 16 de octubre  Ante el informe del Alto Comisionado de DDHH de la ONU, respecto de la situación de Chile en materia de derechos humanos con ocasión de las movilizaciones ocurridas en nuestro país a contar del 18 de octubre del presente año, declaramos lo siguiente:

1. El informe de la ONU, viene a ratificar lo ya informado por Amnistía internacional, Human Rights Watch, el Instituto Nacional de DDHH, la Defensoría de la Niñez, entre otros organismos internacionales y nacionales que se han pronunciado con conocimiento de los antecedentes en esta materia: en Chile se están violando gravemente los DDHH.

2. Este Colectivo desde su inicio, ha señalado que el Poder Judicial tiene un deber de resguardar los derechos de los ciudadanos, en cumplimiento de sus deberes legales, constitucionales y de acuerdo a las obligaciones internacionales a que se encuentra adscrito nuestro Estado en virtud de los tratados internacionales.

3. Desgraciadamente, ha sido la Corte de Apelaciones de Talca, quien en fecha anterior a las movilizaciones, validó la desnudez de mujeres en recintos policiales (Rol Amparo-72-2019), y en medio de esta crisis, se ha negado a acoger recursos de Amparo y Protección de ciudadanos indefensos, inclusive validando el uso de armas letales contra la población y condenando en costas a las víctimas, como forma de desincentivar el legítimo derecho de denunciar y pedir protección ante el órgano jurisdiccional, situación la cual la Excma. Corte Suprema revirtió señalando "Que ninguna de las fundamentaciones esgrimidas en el fallo que se revisa permite cargar con las costas a los recurrentes de amparo, que han hecho legítimo uso de su derecho a petición en esta sede cautelar de urgencia” (Rol Amparo 246-2019), recordando el actuar de nuestros tribunales en los días más oscuros de la dictadura cívico militar. Se han negado también a realizar Control de Convencionalidad, exponiendo a nuestro Estado a sanciones internacionales, y cuando se les ha recusado por falta de imparcialidad, no han querido dar un paso al costado, violando con ello el derecho a un tribunal independiente e imparcial, garantía que reconoce el artículo 8.1 de la Convención Americana de derechos humanos.

4. El Pleno de la Corte Suprema ha sostenido que los tribunales tienen un deber insoslayable de proteger las garantías de las personas; compartimos aquello, y creemos que es necesario y urgente que todos los tribunales del país actúen en consecuencia, cumpliendo con sus deberes, ya que tras de cada persona que es dejada en la indefensión, está un chileno que sufre, pisoteado por agentes del Estado, que necesita justicia, protección, amparo y reparación.

5. La autoridad política, por su parte, quienes tienen jerarquía y supervigilancia respecto del actuar de las fuerzas policiales, entiéndase intendente, gobernador, seremi de gobierno, entre otros, no han hecho nada por parar las violaciones reiteradas de los derechos humanos ocurridas en el Maule, solo se han limitado a dar apoyo a los mismos Carabineros que desnudan detenidos, abusan de ellos, les disparan y maltratan. Ellos también tienen una responsabilidad ante lo ocurrido, que será perseguible en las sedes respectivas, máxime si son funcionarios públicos pagados con los impuestos de las mismas personas que están siendo vulneradas y abusadas.

6. Hacemos notar que no falta identidad entre los argumentos de los organismos internacionales referidos y el contenido sustantivo de las acciones intentadas por este Colectivo. Argumentos de hecho y de derecho que fueron desestimados irreflexivamente por las autoridades políticas, administrativas y judiciales de nuestra región, a la hora de actuar en defensa de los derechos fundamentales y que la comunidad puede revisar mediante los registros públicos del Poder Judicial.

7. No seamos ingenuos, lo ocurrido en nuestra patria, más temprano que tarde se internacionalizará, y el Sistema Interamericano -del cual formamos parte-, no aceptará excusas ni dobles discursos de quienes no estuvieron -debiendo hacerlo- por defender los derechos humanos, asimismo, y en la persecución de estas violaciones operará la jurisdicción del Tribunal Penal Internacional, del cual formamos parte como Estado desde el año 2010.

8. No descansaremos hasta ver a todos y cada uno de los responsables de violaciones de DDHH cumpliendo sus condenas por los crímenes cometidos, permitidos, fomentados y respaldados activa y pasivamente por la autoridad del mando institucional y la autoridad política a la que se deben las Fuerzas de Orden y Seguridad y las FFAA.

Hacemos un llamado a la ciudadanía para que exija a las autoridades políticas y judiciales el respeto de los derechos humanos, y el resguardo del Estado de Derecho. En este momento histórico, el silencio y la neutralidad sólo contribuyen a la impunidad. Por lo mismo, es un imperativo ético que toda persona, agrupación o institución reafirme su compromiso con el respeto a la dignidad humana, hasta que esta dignidad se haga costumbre.

Colectivo 16 de octubre Abogad@s DDHH Talca

Talca, a 14 días de diciembre de 2019.-


En relación al Informe emitido por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos-ACNUDH, la Comisión Chilena de Derechos Humanos, declara:

1° El Informe del ACNUDH reafirma lo ya constatado por Informes anteriores de organizaciones internacionales, como los emitidos por Amnistía Internacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, al señalar que en Chile se ha producido “un elevado número de violaciones graves a los derechos humanos”, a partir del 18 de Octubre pasado, fecha en se dio inicio a la rebelión social, las que incluyen homicidios, cientos de torturados y violentadas/os sexualmente, miles de heridos, cientos de chilenas y chilenos cegados parcial ó totalmente de la vista y miles de detenidos arbitrariamente, todos crímenes contra los derechos humanos atribuibles principalmente al Ejército y Carabineros.

2° Creemos que estas violaciones a los derechos humanos, al haberse cometido en forma sucesiva, durante un período de tiempo y habiendo afectado a un grupo numeroso de personas, tienen no sólo el carácter de graves y masivas sino además el de sistemáticas. Si bien el Informe no lo señala expresamente, lo sugiere al señalar que ciertas violaciones a los derechos humanos “son reiteradas en el tiempo, en el espacio y con respecto a quienes son los supuestos perpetradores y sus víctimas”, al mismo tiempo que consigna que “las medidas adoptadas por parte de las autoridades no fueron eficaces, expeditas y oportunas para minimizar el riesgo de las personas.”

3° Concordamos en que vastos sectores de la sociedad han sido especialmente reprimidos por alzar su voz contra el abuso institucionalizado, la injusticia y la desigualdad, como los niños niñas y adolescentes, los estudiantes, las y los periodistas, las mujeres y la comunidad LGTBI, los migrantes, los mapuches, y los trabajadores activos y pasivos.

4° Valoramos el que se señale a la desigualdad social y económica como una de las causas que dio inicio a las manifestaciones masivas, se constate la concentración de la riqueza en nuestro país, y que se recomiende abordar la situación de los derechos sociales y económicos al tenor de lo señalado por los órganos de control y supervisión de Naciones Unidas. Valoramos además, que se reitere la recomendación al Estado de Chile de suscribir el Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, lo que permitiría recurrir a una instancia internacional cuando derechos sociales fundamentales sean violados en el territorio nacional, como ocurre actualmente.

5° Constituye un avance además, que el principal órgano de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos, se pronuncie sobre el actual proceso constituyente, al señalar en su Informe la necesidad de “asegurar que el proceso de elaboración de una Nueva Constitución sea inclusivo, participativo y transparente, incluso garantizando la paridad de género, y la participación de los pueblos indígenas y todos los demás sectores de la sociedad”, demanda exigida mayoritariamente por las chilenas y chilenos y que constituyen requisitos básicos, entre otros, para dar legitimidad social al proceso constituyente en curso y de ejercer libremente el derecho de libre determinación. Del mismo modo, al recomendar que “los derechos humanos deben estar en centro de este debate nacional”, ello importa que en la redacción de la Nueva Constitución, el eje central de su arquitectura, debe ser el respeto y garantía de los Derechos Humanos consagrados en los Pactos y Convenciones suscritos y ratificados por el Estado de Chile, cuyo cumplimiento irrestricto no se puede desconocer.

6° Por último, junto con demandar del Gobierno el cese inmediato de la represión, la implementación inmediata de las Recomendaciones del Informe y el abandono de su política de criminalización de la protesta social a través de leyes represivas, deseamos expresar nuestra preocupación por el “bajo número de formalizaciones contra presuntos autores de violaciones de los Derechos Humanos, pese al gran número de denuncias y acciones judiciales”, tal como lo señala el Informe.

7° En virtud de lo anterior, reiteramos la necesidad de evitar se consagre la Impunidad en nuestro país y para impedirlo, deben hacerse efectivas las responsabilidades penales de todos los autores, cómplices y encubridores de las graves violaciones a los derechos humanos cometidas, incluyendo a las autoridades civiles y jefes militares, según lo establecen expresas normas contenidas en nuestro ordenamiento jurídico, cuyas disposiciones legales hemos invocado al presentar las querellas respectivas.

8° Por último, deseamos reafirmar que la Verdad, la Justicia, la Reparación y las Garantías de No repetición, son obligaciones normativas ineludibles para los tres Poderes del Estado cuando se han producido graves, masivas y sistemáticas violaciones a los derechos humanos, y su exigencia, un deber ineludible del conjunto de la sociedad y sus organizaciones.

COMISION CHILENA DE DERECHOS HUMANOS

Santiago, 14 de Diciembre de 2019.-


Chile no era un oasis, era un espejismo. Por Hugo Farias Moya

Tanto se hablaba de Chile. Que era el milagro, el modelo a seguir, el ejemplo mundial, el crecimiento en democracia. En fin, no faltaron los adjetivos para mostrar nuestro país como la bonanza del tercer mundo. Y nos hacían ver hasta la majadería que debíamos creernos este cuento. Nos habíamos integrado a la OCDE como país casi desarrollado. Ya no éramos una nación en vías de desarrollo, eso era para otros países de la región, pero nunca para Chile. Todas esas alabanzas se coronaron con la frase del hasta hoy presidente de facto de Chile, Sebastián Piñera (tiene un 13% de aprobación) al catalogarlo como un “oasis” en nuestra convulsionada America Latina. Llamaba al coro mundial de inversionistas y saqueadores a invertir en Chile, como el modelo de estabilidad mundial. Pero como la vida nos da sorpresas y nos enseña siempre que mas vale ser humilde que arrogante, toda esta maravilla se vino abajo una semana después de tildar a este modelo neoliberal implantado en dictadura a sangre y fuego como exitoso. Al final la crisis le explotó en la cara y no tenía mas argumentos que la represión y muerte. Todo se tradujo al declararle la guerra al pueblo chileno al tildarlo de “enemigo poderoso e implacable”.

El “modelo chileno” como lo tildan los economistas a nivel mundial, ya venía dando alertas de la debacle que se cernía sobre nuestro país. Yo que trabajo en el rubro de la construcción bien conozco la realidad, tanto del empresariado arrogante como la del sencillo trabajador que ofrece su mercancía, es decir su mano de obra. Todas las alertas estaban a mano y no pueden desconocer o a estas alturas repetir con ingenuidad de que no nos habíamos dado cuenta. Todos lo sabían, pero no lo querían reconocer. Ya hace más de dos años que la Cámara Chilena de la Construcción había advertido que los precios de las viviendas y departamentos habían alcanzado su máximo precio y que lo hacían inalcanzables para las futuras familias. Avisaba que había que regular pronto el mercado inmobiliario para que después no se hiciera insoportable el precio desmedido. Nadie quiso hacer nada, aunque las advertencias estaban a mano.Todos los agentes relacionados con el rubro lo sabían.

Los trabajadores y obreros de la construcción, de los que tengo bastante cercanía, me lo repetían hasta el cansancio que todos los productos más esenciales y básicos que componían su vida diaria iban subiendo sin ninguna regulación y su sueldo cada mes le alcanzaba para menos. Los sueldos se congelaban año tras año, mientras las constructoras e inmobiliarias sumaban utilidades muchas veces obscenas y que terminaban por violentar la conciencia de los trabajadores. Dentro de esos productos de primera necesidad estaba la locomoción colectiva y para paliar esta merma en su economía familiar cada vez se hacían evasiones. Las estadísticas del gobierno señalaban que cuando empezó el Transantiago hasta este año casi un tercio de los santiaguinos no pagaba su pasaje. ¿No era esto también una advertencia para las autoridades? ¿no lo vieron o no lo querían ver?.

No soy sociólogo, pero tengo algunos conocimientos básicos que me ha entregado mi hija y creo tener alguna opinión al respecto. Todas las respuestas ante lo afirmado era mas represión, mas control de la policía y nunca se vieron las causas del problema. Era una crisis social en ciernes. Ante la evasión de los pasajes del Transantiago pusieron controladores y carabineros y mas multas. Algo que por supuesto no iban a pagar ya que si no había dinero para cargar las tarjetas BIP, menos iba a ver dinero para pagar las multas.

A nivel de jóvenes que habían egresado de alguna Universidad con CAE, estos al estar endeudados no podían entrar al sistema financiero o no se podían bancarizar. Cada año ingresaban cerca de un millón de ellos buscando trabajo, pero al estar endeudados por años debían buscar alternativas en el mercado informal o pedir prestadas las tarjetas de crédito a su círculo cercano. No podían comprar una casa o departamento o no podían comprar en el retail. Estas cifras de cesantes ilustrados y no ilustrados crecía año a año, pero los “economistas y los expertos” no se daban cuenta o mejor dicho no querían darse cuenta.

A nivel familiar las mujeres postergaban su maternidad y hasta renunciaban a ella por la carestía que significa tener hijos en este paraíso neoliberal llamado Chile. Cada año disminuía el número de hijos por familia. En el año 1960 el promedio era 6,7 hijos y el año 2018 fue de 1,3 hijos por familia. Es decir, ni siquiera existía la tasa de reemplazo de los padres. Esto significaba que el país envejecía y se estancaba, pero dale con los “expertos” que Chile es una economía sana, robusta y exitosa. Todos estos indicadores nos decían que íbamos derecho al despeñadero, pero y lo vuelvo a repetir, no lo sabían o no lo querían saber.

Las pensiones cada vez se hacían mas miserables. Los adultos mayores tenían jubilaciones en promedio de $ 110 mil y cada año ingresaban más adultos al sistema informal de préstamos para salir de su miseria. Cerca de dos millones de chilenos salimos a marchar hace años por el término de las AFP en marchas familiares, multitudinarias, llenas de alegría y esperanza. Marchas pacíficas por supuesto, tal como les gusta a la derecha y a La Concertación. ¿Qué sucedió después de este clamor popular? NADA. Se rieron de todos y siguieron defendiendo lo indefendible. Las famosas AFP fueron las verdaderas saqueadoras de los sueños y esperanzas de los chilenos y por cierto las creadoras de la miseria de nuestros adultos mayores. Si después hasta el Estado tuvo que lanzarles un salvavidas al crear la pensión solidaria, es decir lo que no pudieron hacer la “eficiencia” de la empresa privada lo suplió el Estado. Estado del que tanto reniegan los “economistas y expertos”. Toda esta alerta se había conocido, pero seguían con su porfía de salvar a las tristemente célebres AFP. Todos, desde la Concertación hasta la derecha, todos se mimetizaron y se camuflaron en el tejido del engaño. Por supuesto que se daban cuenta y no hicieron nada y no han hecho nada hasta ahora.

Como todo en la historia existe un punto de inflexión, tuvieron que ser los jóvenes los que nos mostraron el camino nuevamente. Con la evasión masiva como protesta por el alza de los pasajes del metro, nos demostraron que no eran 30 pesos, eran 30 años de contubernio entre la derecha y La Concertación. Eran 30 años de saqueos de nuestros recursos naturales, eran 30 años de represión y muerte, tanto a los chilenos como a nuestros hermanos mapuche. Eran 30 años de rabia contenida.

Al final tal como los exploradores, los beduinos o los viajeros necesitaban encontrar un lugar en el desierto donde recobrar sus fuerzas y beber agua, empezaban a perder la conciencia y deliraban. Así mismo se encontraron los chilenos, con este espejismo que ha durado largos 30 años.

11-12-2019


La irracionalidad presente en un juego altamente peligroso. Por Juan Luis Castillo

Asistí la tarde de ayer, gocé y me maravillé con ese gran espectaculo brindado por mas de diez mil mujeres(según la prensa regional) cuya manifestación no era ni más ni menos que de repudio al maltrato de una sociedad injusta e inconsciente de los justos derechos de nuestras madres , hermanas y compañeras...
Todo fue hermoso, pintoresco, bello, hermosas mujeres todas, limpias, sanas y alegres, todo muy bien, todo fantástico,en absoluta paz hasta qué...
Aparecieron tres vehículos policiales, a título de nada, para qué?, no lo puede entender a no ser que se quiera generar planificadamente un provocación, qué lástima el descriterio de quienes dirigen las acciones de un cuerpo de carabineros que está en el peor momento de la historia policial, qué sigue actuando con los métodos de la dictadura, contra manifestantes, ciudadanas indefensas. Una vergüenza!
Qué dicen las autoridades políticas nacionales y regionales de este irracional actuar? Lograda la provocación, ahí se quedan esperando que los jóvenes les lancen piedras y con ello provocan un clima de distorsión de las legítimas manifestaciones. Si claro, las piedras tampoco se justifican, más aún,también es irracional, le hacen el juego a quienes quieren tergiversar los actos de repudio a un sistema también, perverso e irracional. Felicitaciones a las mujeres penquistas a todo aquel que desee manifestarse sin violencia, intentando así apartar y apagar la llama de los saqueadores de imagen que incentivan el odio y son cómplices de un sistema que ampara la injusticia y maltrata a las mujeres, y a los hombres conscientes de esta sociedad. A reponer la sensatez para vencer la irracionalidad.


Ante la falta de consenso entre los partidos políticos en el Acuerdo por la Paz Social y Nueva Constitución que excluyó la paridad de género y la representación de independientes y pueblos indígenas en el órgano constituyente, demandamos una vez más una #ConstituyenteParitaria.

Creemos necesario insistir en que la legitimidad de este proceso histórico para nuestra democracia —que determinará nuestra casa común por las próximas décadas— estará dada por la representatividad y diversidad del grupo de personas escogido por ciudadanas y ciudadanos en octubre próximo para escribir nuestra carta fundamental.

Por eso, hacemos un llamado a las autoridades, a los partidos políticos que se han manifestado a favor de la paridad de género y, en los casos que corresponda, al Gobierno, para que impulsen con celeridad las reformas constitucionales y/o proyectos de ley necesarios que garanticen una Constituyente Paritaria y un proceso democrático inclusivo. Su voluntad política es esencial en esta hoja de ruta que ha logrado dar esperanza a un país que atraviesa por una profunda crisis social.

La paridad de género no es, como se ha dicho, contraria a la democracia, sino una garantía a la legitimidad de la Constitución, al representar a la mitad de la sociedad: las mujeres. Es un estándar de no discriminación y una oportunidad para garantizar que nuestras opiniones e intereses sean escuchados y debidamente representados a la hora de definir un nuevo acuerdo constitucional.

El movimiento feminista ha demostrado en los últimos días —gracias a la reveladora intervención de LasTesis y el amplio llamado a poner fin a la violencia de género— la transversalidad de las demandas de las mujeres en este contexto de transformación social. Y es que cuando demandamos paridad en la Constituyente, estamos hablando de abordar representativamente los temas que nos importan y afectan, y también una nueva distribución de poder que nos incluya.

Reconocer las tremendas desigualdades de género que enfrentamos: políticas, económicas, sociales y simbólicas, es parte del nuevo Pacto Social que nuestro país necesita. Por eso debemos estar en la mesa escribiendo la nueva Constitución que nos sitúe verdaderamente como iguales. Porque nadie nos va a representar mejor que nosotras mismas.

Ahora es cuando Chile necesita una #ConstituciónConMujeres.

Hoy más que nunca #ConstituyenteParitaria.

CONVOCAN: ComunidadMujer; Fundación Superación de la Pobreza, Servicio País; Fundación ChileMujeres; Red de Politólogas; Kodea; Corporación Humanas; Juntas En Acción; Centro de Estudios de la Mujer; ABOFEM; Instituto de la Mujer; Laboratoria; Académicas de la U. Alberto Hurtado; Mujeres del Pacífico; Observatorio de Género y Equidad.


La Comisión Chilena de Derechos Humanos desea expresar su preocupación por la reciente aprobación por parte de la Cámara de Diputados de una denominada Ley Antisaqueos (Boletín 13090-25), en virtud de las siguientes consideraciones: 1) La rebelión social iniciada el 18 de Octubre pasado, en la que millones de chilenos y chilenas a lo largo del país, en el libre y legítimo ejercicio del derecho a la protesta social, salieron a las calles masiva y pacíficamente, a exigir un cambio del modelo económico y social, que respete y garantice derechos sociales básicos, así como una nueva Constitución que sea expresión del ejercicio del derecho a la libre determinación, tuvo como respuesta del Gobierno una violenta represión, que se expresó en muertos, torturados, cegados total ó parcialmente, violentadas sexualmente, y miles de detenidos.

2) Las masivas, graves y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos, fueron constatadas tanto por organismos nacionales como internacionales, (Amnistía Internacional y Comisión Interamericana de Derechos Humanos, así como Human Wrights Watch), por sendos Informes que coincidieron en denunciar el ilegítimo uso de la fuerza por parte de las fuerzas policiales y militares en contra de personas indefensas que se manifestaban pacíficamente en las calles.

3) Es más, Amnistía Internacional señaló que “Las fuerzas de seguridad bajo el mando del presidente Sebastián Piñera –principalmente el Ejército y Carabineros (la policía nacional)– están cometiendo ataques generalizados, usando la fuerza de manera innecesaria y excesiva con la intención de dañar y castigar a la población que se manifiesta.”

4) Ahora, los 127 diputados que aprobaron la denominada Ley antisaqueos y sus indicaciones, están avalando una política de criminalización de la protesta social que no sólo es incompatible con los derechos humanos y los principios democráticos, sino que además, pretende ahogar el grito libertario de la gran mayoría de los chilenos y chilenas que anhelan terminar con la injusticia, la vergonzosa desigualdad y el abuso institucionalizado que encarna el actual orden social.

5) Nuestra Institución espera que el Senado enmiende este claro atentado a los derechos humanos y rechace en definitiva, lo aprobado por la Cámara de Diputados. De lo contrario, el Estado de Chile incurrirá en responsabilidad internacional por aprobar una legislación incompatible con normas expresas, establecidas en Pactos y Convenciones de Derechos Humanos, cuya obligatoriedad emana de su suscripción y debida ratificación.

COMISION CHILENA DE DERECHOS HUMANOS

Santiago, 6 de diciembre 2019.-


Texto de Jorge Baradit

Piñera ofreció devolver los treinta pesos cuando la protesta ya hablaba de las AFP; ofreció una agenda social pobre cuando la gente ya estaba pidiendo nueva Constitución; cambió de gabinete cuando la calle ya estaba pidiendo su cabeza. Siempre llegó tarde, mal y a medias; porque tiene la costumbre del patrón que no tiene voluntad de justicia social y suelta la migaja cuando ya se ha salido todo de madre h no queda nada más por hacer. No le resultó traer paz con sus medidas insuficientes, entonces optó de nuevo por la guerra. Después de un mes de manifestaciones DECIDIÓ que nada satisfacería a este pueblo insaciable que pide lo imposible de puro lleno y se convirtió en George Bush 2001, leyes patriotas antitodo y subirle el volumen a la represión indiscriminada para desalojar las calles. A toda costa desalojar las calles sin importar si el clamor del país había sido o no contestado. A desalojar las calles. Comenzaron las “encerronas” en plaza Baquedano que concluyeron con manifestantes pacíficos arrojándose al Mapocho para escapar de la violencia de los pacos. A desalojar, mierda. Cada vez que apareció en televisión fue para halagar a una institución que está internacionalmente condenada por su brutalidad, por sus abusos sexuales incluso a menores, por tortura y mutilación.

¿Recuerdan cuando las calles estaban llenas de gente de toda edad, ancianos, familias con guaguas, personas con discapacidades, madres con sus hijos? ¿Se acuerdan cuando todo rebosaba alegría y esperanza? Todo eso había que hundirlo bajo una espesa capa de miedo.

La extrema violencia de carabineros logró su objetivo, alejar a los manifestantes pacíficos de las calles y dejar a los más duros, que usan la violencia, y a los delincuentes saqueadores ¿No debería haber sido al revés?

Fíjense. Sebastián Piñera solo sale en público para hablar de violencia o a alabar uniformados. Son sus ministros quienes hacen los acuerdos y dialogan. Él está para combatir su guerra.

Resucita el viejo dogma: “Yo o el caos”

Se autopresenta como el héroe de la pacificación de Chile, pero en realidad es quien nos tiene sumidos en esta, su guerra personal.

Cuando tu objetivo es SOLO el orden, piensas que porque ya amedrentaste y mandaste para su casa al millón de personas pacíficas, solo te queda el problema policial y listo... zafaste.

Pero todo sigue ahí, Sebastián. TODO. La gente se va a sus casas, pero solo a seguir acumulando frustración y esperanza mientras no vea caminos para cambiar lo que produjo el estallido. Incluso, muchos de tus aliados sentirán la tentación de comenzar a echar pie atrás los acuerdos, la nueva constitución, los plebiscitos, al ver las calles más vacías. Que no se equivoquen, tu violencia los sacó de las calles pero no solucionaste el problema, sigue ahí mientras no entregues AL MENOS una hoja de ruta para los cambios estructurales a los que te comprometiste, los

 Cómo y cuándo vas a modificar las AFP
 Cómo y cuándo vas a modificar la salud
 Cómo y cuándo vas a mejor pensión
 Cómo y cuando vas a mejorar el sueldo mínimo
 Cómo y cuándo vas a solucionar la deuda estudiantil
 Cómo y cuándo la comisión para investigar y castigar las violaciones a los DDHH

No te engañes. No peleamos 30 años para que los pacos y los saqueadores sean los protagonistas.

La esperanza sigue viva, magullada, golpeada y descansando de las lacrimógenas, pero viva y expectante.

Porque eso debes entender. Es muy importante que lo entiendas:

No hay miedo, hay esperanza. Mucha esperanza. Y un pueblo con esperanza es la fuerza más poderosa que existe.

Jorge Baradit


Panorama Político nacional por Juan Luis Castillo Moraga

1.- Los Parlamentarios intentan llegara a acuerdos respecto de una serie de temas, sin que la ciudadanía los tome en cuenta ni aprecie su infatigable trabajo. 2.- Los partidos políticos, de todo el espectro, brillan por su ausencia y, algunos, brillan aún más por su silencio cómplice con el modelo. 3.- La agenda social no contiene nada que signifique «tocar» El Modelo. 4.- El Gobierno, intenta con una escenografía de lujo, empoderar a algunos ministros con propuestas económicas, pero guardando, cuidadosamente, la «letra chica». 5.- El Uno por ciento de este País: «Toma palco» ni un aporte significativo para superar la crisis. 6.- El Presidente de la República, ausente de la política contundente, sólo sale a hacer anuncios, los cuales se los corrigen sus ministros. Pero está concentradísimo en las inversiones económicas internacionales que día a día desarrolla su «sociedad económica familiar». 7.- La ciudadanía sigue ESTOICA movilizada y atenta, alerta a los acontecimientos !


“Los Ojos de Chile” Por Carlos Ernesto Sánchez.

Sin duda Chile sangra, duele estar mutilado. Los ojos de miles de hombres y mujeres fueron violentamente atacados por fuerzas represivas de Carabineros, con beneplácito del Gobierno, que busca hacer borrón y cuenta nueva otorgando bono de 100 mil pesos, para callar voces y tratar de subir en las encuestas. Ojos que por años vieron injusticias. Sintieron los palos y agua, gases y tortura, por solicitar vivir en un país que no fuera feudo de empresarios.

Ojos desencantados con aquellos que prometieron que la “Alegría ya viene” y se sentaron en sillones del poder con aquellos que desde el silencio cómplice en dictadura, mancharon sus manos con sangre.

Los mismos que en nombre del pueblo formaron cofradías de poder, donde los NN no ingresaron, y solo dieron su voto, bajo juramento de cambios profundos. Nada fue verdad.

Ojos mutilados que lloraron en noches de pobreza y ancianidad, carentes de todo. Donde mirarse críticamente hiere el alma, por jubilaciones míseras, barrios presos por mafias de drogas, soledad en un país inhumano e inseguro. Y Carabineros al servicio del poder, siguiendo la doctrina Mendoza magistralmente denominado “general Rastrero” por Salvador Allende. Han desplegado con saña su violencia en contra de personas cuyos ojos cansados de ver tanta injusticia alzaron voz y puño. Los cegaron creyendo que callarían, y desde el dolor siguen denunciando y luchando.

Los ojos de Chile lagrimean sangre. Un sollozo permanente recorre la patria ante tanta injusticia. No es murmullo sino abierto y desafiante grito exigiendo; No mas AFP, Recuperar los servicios básicos y fundamentales para Chile y no para compañías extranjeras. ¡Basta de robarnos las carreteras! Pagando altos costos por recorrer nuestro territorio intervenido.

Vemos y sentimos dolor de vivir en un país inhumano, donde la cultura la han reducido a “eventos” sin política cultural verdadera. Se debe terminar el IVA al libro y dar apoyo a creadores. Levantar una Editorial del estado. Los ojos de Chile están cansados. Hasta las Iglesias fallaron en ser focos de profetismo, verdad, alimento del alma, para ser reducidas a edificios y ritos vacios sin testimonios que indiquen el camino a seguir.

La noche negra de la dictadura cívica militar paso, y en su paso dejo la huella de miles de muertos, sin duda los mejores y más generosos. La noche negra de Piñera que ha arrebatado a miles sus ojos pasara y seguiremos dando pasos para que se abran las anchas alamedas, no es sueño ni deseo, es realidad que se construye desde el sufrimiento y capacidad de organización y lucha. Los ojos de Chile que fueron mutilados, desde lo más profundo de la rebeldía seguirán levantado su voz y denunciando que su realidad mutilada tiene nombre que acusa a Carabineros de Chile y a Sebastián Piñera como victimarios.


“Por la Razón o la Fuerza”. ¿O por la Fuerza de la Razón?
Reflexiones «de una Vieja Ignorante» dirigidas al Señor presidente de la República de Chile.
Gloria Clavero Aranda, Quillota 2 de diciembre de 2019.

Sabe señor presidente, mientras más vieja me hago, más compruebo en la vida cotidiana de mi país, que la estupidez política es una cuestión que reside en el ADN de la clase económica. Está visto que la casta, mientras más tiene, más quiere y para eso, hay que seguir explotando a la gente de siempre, dejándola cada vez más en la estacada, sin nada a cambio(allí justamente radica la estupidez)... pero, tanto el Gobierno, su Gobierno señor Piñera, más los otros gobiernos que le antecedieron, aunque de otras formaciones políticas, como el Parlamento, que casi siempre son la misma gente, con los mismos apellidos, aunque ahora, quizás algunos más jóvenes, todos ya estiraron más el brazo que la manga, y el traje se les rompió. ¿Acaso no aprendieron del Gran Hermano, durante la Crisis de las Sub Primes, que alcanzó a todo el mundo? ¿No le suenan las crisis de Francia y España?, por nombrarle algunas de las más sonadas en Europa. Y para que hablar de las crisis de la Amerindia... Todas, son crisis que tocan a la economía, por falta de criterio político ¿Acaso los agoreros del sistema, la Bolsa, el Banco Central, los economistas del neoliberalismo, ¿no están viendo y sintiendo el Fracaso de sus Políticas Económicas?

¿Cómo es posible que Ud. señor presidente Piñera, que se cree la reencarnación de un Faraón Egipcio, no escuche, ni siquiera a sus propios (con algunas excepciones de la Gran Derecha, por supuesto...) cuando le están diciendo que asuma la Agenda Social, antes que su famoso y fracasado “Órden Público”? En este país, hace 50 años que no sabemos que significa “Orden Público”. La “Delincuencia Común”, no ha hecho más que aprender de la “Delincuencia de Cuello y Corbata”. Me encantaría saber más de Economía, tener más datos, pero soy una vieja ignorante que solo intuye lo que pasa. Eso sí, tengo buen olfato señor presidente, porque soy una mujer que ha pasado lo suyo, como la mayoría de las mujeres en este país. Por eso, me gustaría preguntarle, si Ud. sabe cuánto significan, económicamente, “Los Saqueos”, perpetrados por “El Lumpen”, en estos días aciagos” y en los otros, cuando no existía el “Orden Público”, por conveniencia política para la Casta, y los delincuentes campaban a sus anchas... eso sí, le exigiría, como dato comparativo que me dijera ¿Cuánto nos ha robado su Clase, durante todos estos años? ¿Cuánto le ha significado, como ganancia económica a la Casta, la falta de contratos dignos, los contratos basura, los empleados y empleadas a “Honorarios”, las Licitaciones con empresas externas, buscando siempre las más baratas, sin asumir el riesgo de la nula calidad en los servicios? ¿Cuánto ha tenido que empeñarse la Gente Humilde para tener un mínimo de comodidad, para alimentarse, para vestirse, para educar a sus hijos e hijas?...¿cuánto nos han robado las AFP, a este Pueblo, que parece que no es para nada suyo señor presidente?...¿Qué pensión recibirá Ud. si se jubila?, bueno, no sé si a una persona que posee tanto capital le llegue la jubilación, ya le digo soy una vieja muy ignorante...pero NO SOY ESTÚPIDA.

En este país, las Leyes se hicieron para favorecer al 10% de la Población. En Chile, hay que suplicar por favor para que te atiendan en un Servicio de “Salud Pública”, y en algunos casos, puedes esperar hasta la muerte a que haya una hora para operarte si lo necesitas.

Salud Pública, Atención de Calidad en la Educación, Vivienda Digna, Trabajo Digno, palabras que son eufemismos, retóricas políticas, entelequias...porque lo cierto es que no existen como hechos reales...La Educación en nuestro país es de muy mala calidad, salvo, faltaría más, las Escuelas y Universidades Privadas Particulares, dedicadas, principalmente, a los cachorros de la Casta.  En este país, la Vivienda no es un Derecho, es un engaño disfrazado de Paternalismo Asistencialista, al que llaman “Subvención del Estado” ¿A qué precio las gentes humildes reciben esta subvención? ¿Qué tipo de viviendas reciben a cambio?, ¿Cuánto tiene que esperar una familia para tener su casa propia? ¿Se la regala el Estado? ¿Y el Trabajo?...

¿Y las 40 horas que casi le provocan un infarto cerebral señor presidente? Ud. y la Clase Política saben muy bien que eso de la subvención del Estado para la vivienda, como si se la regalaran a la gente “pobre”, no es así. Que las personas tienen que sudar ese millón, o millón y medio que les piden como garantía para la subvención, para cumplir el sueño de “la Casa propia”... A otro perro con ese hueso Señores y Señoras de la Política, Sirvientes del Capital...Esto, señor presidente, provocó todas las Injusticia y el Desequilibrio, esto señor presidente, es “DESORDEN PÚBLICO”...

La gente no hizo más que salir a la calle a decir ¡BASTA! y Ud. no pudo soportarlo, ni siquiera lo pensó, y puso al Ejercito el primer día de las Movilizaciones en masa por todo el territorio ¿Se asustó? ... ¡claro que si!, ¿y sabe por qué? tendría que preguntárselo...yo creo que Ud. tiene un gran Sentimiento de Culpa, inconsciente, eso sí, y ese sentimiento, suele producir angustia, miedo, dolores de cabeza, estrés, vómitos, porque Ud. señor Piñera, está soportando la Justa Rabia del Pueblo, con su cuerpo... ¿Dónde están sus neuronas?

¿Y sabe lo que está sucediendo en estos días, señor Piñera?, pues nada más y nada menos, que el Pueblo Llano, está tomándose el principio inscrito por los Padres de la Patria en el Escudo de Chile en 1818, a su manera, lo está deconstruyendo, le está dando la forma y el contenido que incluye a las Madres de este Territorio, a las Mujeres como parte fundamental en cualquier Constitución que pretenda la Justicia y el equilibrio Social, a Los Pueblos Originarios, a las hijas y los hijos de Chile con sus Diversidades Sexuales, porque estas consideraciones, señor presidente, son las que nos han faltado siempre, y ya es hora de inscribirlas en la Nueva Constitución, vía Asamblea Constituyente...

Así es que déjese de seguir insistiendo en justificar la Intervención de las Fuerzas Armadas y “Escuche”: El Pueblo de Chile, por la Fuerza de la Razón, le hará entender, que antes que el Órden Público, provocado por la Codicia de la Casta con sus Injusticias, está la Agenda Social, porque cuando Ud. y su Gobierno, y el Parlamento, nos den lo que estamos esperando hace 40 años, se acabará el Desorden.

Me pregunto si duerme bien en la noche señor presidente...


En la profunda confusión en la que ha caído , lamentablemente, nuestro presidente de la República. ...Hoy por decreto, quiere transformarse en Juez y, Juez militar además, para dejarlos impunes ante posibles delitos, mientras «resguardan la infraestructura pública»
Juan Luis Castillo Moraga.


DEL 18 DE OCTUBRE A LA NUEVA CONSTITUCIÓN. (Bosco Parra. 22.11.2019)

A. Significado político del 18.

1. Tiene un carácter histórico porque hace estallar la base política de la organización constitucional y del sistema de dominación actuales. Efectivamente, el Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución es “La gran rendición” que denuncia Gonzalo Rojas (16.11.19 : A 2). Al establecer que la grave crisis política y social sólo tiene salida a través de una nueva Constitución que derogue la actual, los partidos de derecha reconocen el fracaso del sistema pinochetista en su conjunto, y por tanto “han claudicado en los principios que han permitido estabilidad, movilidad, libertad y crecimiento”. La acusación no ha sido vana y ya hay en la derecha quienes buscan “aclarar” lo acordado. El “desalojo” del pinochetismo – porque de eso se trata - puede truncarse si la centroizquierda también se asusta de lo que ha logrado. Ya lo ha hecho antes.

2. Es irreversible porque lo sustenta una rabia justa, profunda, invisible mientras estaba “debajo de la desesperanza aprendida” (Mariane Krause, YA del 5.11.19.), ahora una advertencia insoslayable, un parámetro obligado de todo proyecto. Si la desesperanza aprendida la “enseñó” Sanhattan, hoy Sanhattan debe aprender de Plaza de la Dignidad (ex Italia).

3. Por sobre todo, el 18 de octubre señala el problema central: el daño que suma e integra la injusticia social, y la intoxicación del ambiente. Se acostumbra hablar por separado de cada uno de estos elementos, pero el problema es uno solo, que se manifiesta simultáneamente: en el sistema natural como “cambio climático” y en el sistema político por la demora para hacer los cambios que la ciencia exige. En ambos casos, los recursos escasean porque el lucro los destina para sí. El daño unificado, cuestión literalmente de vida o muerte, pasa a ser entonces asunto subalterno, subordinado a las “condiciones para invertir” que establece quien antes que nada busca el lucro. Pero si se aplica la lógica, el daño pasa a ser la “cuestión fundamental” que debe resolver la constitución. Con otras palabras: ¿para qué el Estado?

B. Una idea constituyente.

Una forma posible de artículo 1, o preámbulo: “El Estado de Chile se constituye con el fin de generar y distribuir los recursos necesarios para promover conjuntamente la mayor igualdad entre sus naciones y habitantes, y la defensa contra los crecientes daños que causan a la humanidad trastornos naturales en cuyo origen opera la cultura del lucro sin límites.” El 18 de octubre es un estallido justo que debe racionalizarse mediante el método constitucional, con el Estado como entidad dirigente. Para que lo sea, como primera cosa, deben devolvérsele capacidades que le fueron negadas. Enseguida, que lo sea para todos, reconociendo la existencia también negada de diferentes naciones que deben concurrir con su propia cultura al bien de todos.


Piñera y los Militares. Por Carlos Ernesto Sánchez.

Sebastián Piñera parece tener obsesión con sacar a las calles a las fuerzas armadas. Con gran escándalo firmó el proyecto que autoriza para que militares sean custodios de aquello que el gobierno denomine como instalaciones estratégicas. No queda claro cuáles estos servicios, pueden ser hospitales, líneas férreas o también custodiar bienes de grandes corporaciones, como antenas de comunicación de empresas que diariamente explotan y estafan a quienes deben usar esos servicios telefónicos. No se puede aceptar dicho proyecto del gobierno, porque sin duda será utilización de uniformados para reprimir usando letales armas. En épocas de dictadura cívica militar, bajo excusa de proteger torres de alta tensión y otras instalaciones, se asesinó y dinamitó a quienes disentían del régimen imperante. Lo sabio y prudente es dejar a uniformados en sus cuarteles, trabajando y profesionalizándose en el rol que les asigna la constitución y el pueblo que le confía armas y la seguridad de nuestras fronteras. Tener en sectores del territorio nacional a militares armados y uniformados como para ir a la guerra, es provocación además de traer horribles recuerdos de tiempos del dictador Pinochet. La derecha de la cual Piñera es representante, vive añorando los uniformados en todos los aspectos de la vida política y social del país, para después dejarlos abandonados a su suerte, cuando la justicia pide cuentas. El comandante en jefe del ejército, y otros mandos armados deben oponerse a esta idea del presidente, así protegen a su gente y no la desgastan en tareas que no son propias. Piñera dice buscar que las fuerzas armadas colaboren en la protección de bienes estratégicos. No deben existir colaboraciones, sino el apego a la ley. Es esperable que la iniciativa sea rechazada en la Cámara Alta. Piñera y la derecha deben dejar de mirar con nostalgia a los cuarteles porque la experiencia vivida en dictadura, donde la derecha envalentono a los forajidos y traidores de la junta militar, para luego abandonarlos, a su suerte, entre ellos Piñera. Los batallones de uniformados de clase baja no se enriquecieron, como si sucedió con los generales traidores y golpistas. Hoy no deben aceptar ser custodios de los ricos y poderosos. Es necesario que llame a retiro a generales de carabineros que han mostrado ineptitud en señalar el trabajo que deben realizar los hombres de verde y reorientar su trabajo. Menos represión más Seguridad.


Declaración de la Central Clasista de trabajadoras y Trabajadores:

Desde que se iniciaran las masivas protestas en contra del sistema imperante en Chile el pasado octubre, la Central Clasista y demás organizaciones activas de la clase han mantenido un estado de movilización permanente a lo largo de todo nuestro país. Es así que se ha convocado a las organizaciones de trabajadores y trabajadoras a promover la discusión, realizando asambleas en los lugares de trabajo y en cada territorio sobre la actual coyuntura, lo que se ha traducido en la participación de miles de trabajadores y trabajadoras en masivas marchas y acciones abiertas de rechazo a las políticas neoliberales aplicadas en nuestro país por decenas de años que han mantenido la acumulación capitalista.

Fue esta explosión social la que provocó las sucesivas pero precarias ofertas del gobierno que se graficaron inicialmente en ajustes a las pensiones solidarias, un aumento del salario mínimo con subsidio del Estado y finalmente la suscripción de un acuerdo entre partidos políticos, acuerdo por el cual se estableció un itinerario para llegar a la suscripción de una nueva Constitución Política, desconociendo absolutamente los hechos acaecidos luego de casi un mes de protesta popular y que han significado, detenciones arbitrarias, lesiones de distinto tipo, violaciones, torturas y muerte para nuestra clase, todo esto ratificado por el contundente informe de Amnistía Internacional.

Diversas organizaciones sociales y políticas han llamado a la población a mantenerse activa y en protesta hasta no ver concretadas las demandas por las que el pueblo salió a la calle, llegándose incluso a jornadas de paro nacional y huelga, sin que hasta ahora el sistema de señales de respuesta a las demandas populares, ateniéndose como gobierno a validar el acuerdo político cocinado entre cuatro paredes, que implicó el llamado a plebiscito y nueva Constitución y que es rechazado mayoritariamente por la población. Una Constitución pactada a espaldas del pueblo es inaceptable y no resolverá nuestros derechos sociales, por el contrario dilatará este proceso.

Es por ello que hacemos el llamado tal como hicimos al inicio de la desobediencia civil, a no bajar los brazos y a hacerse parte activa de las movilizaciones territoriales y del llamado a huelga general para los días martes 26 y miércoles 27 de noviembre, contra el falso pacto social y por la concreción de derechos inmediatos como garantías mínimas de las y los trabajadores, y que son parte de la plataforma de lucha de nuestra Central.

Aumento del ingreso mínimo -jornada de 40 horas sin flexibilidad y por 5 días a la semana, pago de locomoción y colación en todos los lugares de trabajo, protección a la maternidad y sala cuna universal sin restricciones ni discriminaciones. Por el fin al lucro en salud y educación, por viviendas dignas, por la autodeterminación de los pueblos originarios, por la libertad de los presos políticos y la justicia de las y los detenidos y procesados por luchar.

Por esto es que las y los trabajadores paramos este 26 y 27 de noviembre.

CENTRAL CLASISTA DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES

24 de noviembre de 2019


Santiago-Temuco, 22 de noviembre de 2019

Sr.
Sebastián Piñera Echeñique
Presidente de la República de Chile

PRESENTE

Por medio de la presente, las organizaciones abajo firmantes, venimos a solicitar, en virtud del poder que lo inviste, solicite al Sr. Mario Alberto Rozas Córdoba, actual General Director de Carabineros, su renuncia de forma inmediata, atendidos los antecedentes que a continuación se exponen:

Como es de público conocimiento, desde el pasado 18 de octubre Chile se ha visto inmerso en distintas protestas sociales sin precedentes, que se han extendido hasta la actualidad, donde un número relevante de connacionales y extranjeros se han visto afectados en su integridad física y psíquica por el actuar directo de funcionarios de Carabineros de Chile.

Al efecto, el actual Director General de la institución policial, ha tomado decisiones e incurrido en dichos que se alejan de toda legalidad, las que incluso, a la luz de la normativa vigente, y del derecho internacional de los derechos humanos, configuran graves violaciones a los derechos humanos de los habitantes del país.

Es importante destacar que desde los primeros días del uso de la fuerza policial, distintos organismos nacionales de derechos humanos, sociedad civil, voluntarios, instituciones ligadas al ámbito de la salud, e incluso la academia, han podido constatar graves vulneraciones a los derechos humanos atribuidas a dicha institución, entre las que podemos destacar, torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, apremios ilegítimos, violaciones, abusos sexuales y golpizas. Sumando a ello un uso desmedido de la fuerza que se aleja por completo de los actuales Protocolos vigentes.

A lo anterior, se agregan otras malas prácticas de Carabineros de Chile, que se han acentuado durante el estallido social, como errores en los procedimientos policiales, ocultamiento de información -como es el negar la identidad de personas detenidas en sus dependencias o los libros de detenidos-, impedimento de facilitación a los defensores y abogados para entrevistarse con personas detenidas, y ocultamiento de identidades, entre otras, además de un eventual fraude al Fisco de Chile por la compra de municiones.

Como es dable entender, estos hechos no han sido aislados, y tampoco se trata de circunstancias específicas de algún funcionario en particular. Así lo demuestra, por ejemplo, el gran número de personas con trauma ocular, asunto que ha sido declarado como una emergencia sanitaria sin precedente alguno en el país y en el mundo.

Al respecto, el Colegio Médico de Chile, mediante su Departamento de Derechos Humanos, ha constatado al menos 290 casos de graves lesiones oculares, que incluso incluyen mutilación del órgano visual, lo que significa un daño irreparable para muchos jóvenes que quedarán marcados de por vida. Cabe hacer presente, además, que la asociación gremial tomó conocimiento de estos casos a partir del día 18 de octubre en adelante, y atendida la gravedad de los hechos, procedió a remitir periódicamente estos antecedentes al Ministerio del Interior y Seguridad Pública, con la finalidad de poner en conocimiento a la autoridad y parar con tales afectaciones.

Más aún, en reiteradas ocasiones el Colegio Médico instó a la autoridad gubernamental y a Carabineros de Chile a no seguir utilizando las escopetas antidisturbios que disparan perdigones o balines. Por esta razón, las policías sabían y contaban con los antecedentes médicos suficientes que daban cuenta de la grave afectación de la población, haciendo caso omiso a tales llamados de urgencia e incurriendo día a día en los mismos actos.

Por otro lado, resulta necesario destacar que el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha dado a conocer diversas cifras y estadísiticas, actualizadas diariamente, las cuales apuntan a que del total de personas afectadas y lesionadas, en al menos un 90% de los casos ha sido Carabineros de Chile los involucrados en este tipo de actos.

A ello se suma el hecho de que con fecha 13 de noviembre, se filtró un audio del propio Directo General, en el que aludía expresamente a que “a nadie voy a a dar de baja por procedimiento policial”. Dichas declaracioens son graves, e instan a un ambiente de impunidad, lo que entra en completa discordancia y contradicción por lo dicho la Presidencia por Su Excelencia el pasado 17 de noviembre, en donde indicó que “debemos de condenar de forma categórica y sin ninguna ambigüedad la violencia, la violencia venga de dónde venga”, y que el Gobierno hará todos los esfuerzos, dentro del Estado de Derecho, “para que exista justicia y no haya impunidad con aquellos que causaron tanto daño a los chilenos”, reconociendo que en algunos casos “no se respetaron los Protocolos, hubo excesivo uso de la fuerza, se cometieron abusos o delitos, y no se respetaron los derechos de todos”.

A mayor abundamiento, es dable señalar que diversos órganos internacionales de prestigio han visitado el país, y han podido obsevar en terreno y obtener de primera fuente los relatos de vícitmas directas de la violencia policial, a lo cual han reaccionado dando diversas recomendaciones al Esatdo de Chile, y en particular al Ejecutivo, a fin de que se respeten los derechos fundamentales de las personas, en especial, de aquellos más vulnerables como los son los niños, niñas y adolescentes y personas adulto mayores.

Así, por ejemplo, con fecha 08 de noviembre, ya el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenaba el uso excesivo de la fuerza y actos de violencia en el marco de la protesta social. De la misma forma lo ha hecho Aministía Internacional, la cual dio a conocer sus recomendaciones preliminares el día 21 de noviembre, sosteniendo la existencia de una intención de las fuerzas de seguridad chilenas a lesionar a quienes se manifiestan para desincentivar la protesta, incluso llegando al extremo de usar la tortura y violencia sexual en contra de manifestantes, y que la responsabilidad penal individual por los hechos ocurridos no se agota con procesar al individuo que apretó el gatillo, sino que con el afán de garantizar justicia y no repetición, es necesario sanciona a aquellos mandos superiores.

Por otro lado, destacamos que entre los días 06 y 11 de noviembre, una misión de Observadores Internacionales de Derechos Humanos visitó las ciudades de Santiago, Valparaíso y Temuco, instancia en la que se reunió con distintos organismos de derechos humanos, la sociedad civil, grupos, víctimas y diversos colectivos, además de instituciones estatales como el INDH, Defensoría Penal Pública, Ministerio Público, Defensoría de la Niñez, Subsecretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y la Excelentísima Corte Suprema.

Entre sus hallazgos preliminares, dieron cuenta de que a pesar de los Protocolos previos establecidos, “en la práctica, los principios de última ratio, proporcionalidad y gradualidad en el uso de la fuerza están completamente ausentes en el accionar de la fuerza policial y de seguridad”, y que la Misión se encontraba “especialmente preocupada por la forma en que se está haciendo uso de armas menos letales por parte de Carabineros, con la intención de herir y castigar a los manifestantes”. Por ello, recomendó preliminarmente al Estado de Chile, la “[i]nmediata desmilitarización de la gestión de las protestas y manifestaciones, priorizando canales de mediación y uso de medidas no violentas”, siendo necesario que hasta que no se realice una evaluación independiente que revise los Protocolos, se suspendan la “utilización de armas de fuego (escopetas) y dejar de utilizarse equipamiento «menos que letal» (gas lacrimógeno, gas pimienta, camiones hidrantes - carro lanza aguas) de manera generalizada y con el objetivo ilegal de producir daños en las personas”.

Finalmente, cabe señalar, que respecto al anuncio realizado por el Director General de Carabineros, en cuanto a la restricción del uso de balines antidisturbios en las manifestaciones pacíficas, que si bien resulta varolable, ello no ha detenido las malas prácticas ya señaladas precedentemente. Es más, desde tal anuncio, ha sido de público conocimiento que el propio día 19 de noviembre en la comuna de Recoleta de la ciudad de Santiago, dos personas civiles fueron heridas por pesonal de Carabineros directamente con armas de fuego, asunto que es gravísimo, y que pudo haber traído consecuencias aún más nefastas en la salud de los afectados; asimismo, en imágenes enseñadas por los medios de comunicación el día 20 de noviembre, se pudo dar cuenta que en las intersecciones de Avenida Libertador Bernardo O´Higgins y Avenida Vicuña Mackenna en la ciudad de Santiago, un sinnúmero de funcionarios policiales se encontraban lanzando piedras a los manifestantes, asunto que se sale de todo Protocolo prescrito.

Hoy en día Carabineros de Chile es una institucionalidad que se encuentra debilitada, con bajo prestigio y aprobación en la sociedad en general, y con carencias desde el punto de vista formativo. Es necesario contar con una policía moderna, ya que ellas son esenciales para el fortalecimiento de las democracias. Urge que la institución sea reformada desde sus bases. Recordemos que la Ley Orgánica Constitucional de Carabineros (Nº 18.961), en su artículo 1, la considera como una “institución policial técnica y de carácter militar”. La sociedad actual no requiere de represión y miedo, por el contrario, es menester que las policías sean confiables y transparentes, a fin de forjar confianza para las nuevas generaciones, y que su actuar, no genere externalidades tan negativas como la violación de derechos humanos.

En virtud de estas graves acciones manifiestamente fuera del marco legal vigente, incluyendo una seguidilla de graves errores y hechos que importan un actuar negligente y desproporcinado por parte de Carabineros de Chile, y que profundizan la responsabilidad política e institucional de su Director General, Sr. Mario Alberto Rozas Córdoba, es que venimos en exigir a Su Excelencia, tenga bien a solicitarle su renuncia a la brevedad.

Observatorio Ciudadano

Comisión Chilena de Derechos Humanos

Coordinadora de Derechos Humanos de la Araucanía

Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos de la Araucanía

Agrupación de Expresos Políticos Enrique Pérez

Centro de Investigación y Defensa del Sur

Comisión Ética Contra la Tortura

Red de Acción por los Derechos Ambientales

Red de Defensa de los Territorios

Red de Acompañamiento Psicológico y Pericias Psicomédicas en Caso de Tortura y Tratos Crueles

CIMUNIDIS
Observatorio de Género y Equidad
Asociación por la Memoria y los DDHH Colonia Dignidad
Corporación La Morada
Fundación Chilena de DDHH


La Comisión Chilena de Derechos Humanos desea expresar a la opinión pública, nacional e internacional, su preocupación por el Comunicado Oficial emitido en el día de ayer por las tres ramas de la Defensa Nacional -Ejército, Armada y Fuerza Aérea-, mediante el cual rechazan las conclusiones del preinforme elaborado por Amnistía Internacional, relativo a la situación de los derechos humanos en nuestro país.

El pronunciamiento público de las tres ramas de las Fuerzas Armadas, expresando su opinión sobre tan sensible tema para los chilenos y chilenas, constituye una clara trasgresión al mandato constitucional que las regula, el que establece en su artículo 101, que “Las Fuerzas Armadas y Carabineros, como cuerpos armados, son esencialmente obedientes y no deliberantes. Las fuerzas dependientes de los Ministerios encargados de la Defensa Nacional y de la Seguridad Pública son, además, profesionales, jerarquizadas y disciplinadas”.

Este acto de deliberación, no sólo constituye una grave vulneración a las normas que las rigen, sino un explícito acto de amedrentamiento a los organismos de derechos humanos, con el que se pretende inhibir el cumplimiento de su deber de denunciar las graves, masivas y sistemáticas violaciones a los derechos humanos causados por agentes del Estado, defender a las víctimas e instar a sus autoridades por el debido acatamiento de las normas nacionales e internacionales que regulan la materia.

La Comisión Chilena de Derechos Humanos se hace un deber en solidarizar con Amnistía Internacional, a la vez que expresa su coincidencia en el diagnóstico y conclusiones señalados en su Informe.

Por último, demandamos del Ministro de Defensa, Alberto Espina, entregue una explicación a la ciudadanía respecto de este grave acto de deliberación, especialmente si tomó conocimiento y/o autorizó este Comunicado Oficial de las tres ramas de la Defensa Nacional, antes que la opinión pública tomara conocimiento.

COMISIÓN CHILENA DE DERECHOS HUMANOS

Santiago, 22 de noviembre de 2019.


¿NECESITAMOS UNA NUEVA CONSTITUCION? por Emiliano Vargas

Para quienes no son expertos en temas legales y constitucionales, hay dos preguntas básicas de entrada: ¿Por qué necesitamos una constitución? y ¿Es esta ley fundamental para nuestra vida? Las respuestas son difíciles de empezar a responder, dado que en los últimos años la relevancia de educación cívica ha ido disminuyendo, hoy no se entiende la diferencia entre la Constitución Portaliana, la del 25 o la promulgada en 1980. Menos entendemos cómo se diferencia con las del resto del mundo. Por ejemplo, en Inglaterra, no existe una propiamente tal, siendo la estructura social, política y económica gobernada por un grupo de leyes esenciales. Estado Unidos redactó una constitución corta (desde hace 200 siglos), con derechos universales, pero con una estructura con espacio para que cada Estado se gobernara con relativa independencia, observado las relaciones sociales específicas geográficas, culturales y económicas, con enmiendas que han permitido adaptarla al paso de tiempo. Nuestro país, al ser colonia del Imperio español, debería haber seguido a esa tradición, pero paradójicamente, España contó con su primer texto constitucional en 1808 (gracias a Napoleón) y solo en 1812, una constitución relativamente propia, conocida popularmente como “la Pepa”. Francia es quizás el país con un mayor tradición constitucional y de su respectivo cambio, con al menos 15 constituciones desde el año 1791, todas basada en el texto fundante “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 (año de la revolución homónima). Estos tres modelos internacionales sirven para tener referencias al momento de responder.

La respuesta a ambas pregunta es sí. Necesitamos una nueva constitución porque la actual hizo colapsar a parte de la sociedad que vivimos hasta el 18 de Octubre. Necesitamos una nueva constitución para un mejor futuro de nuestras vidas y la vida de las próximas generaciones de chilenos. La incertidumbre de los próximos 50 o 100 años es alta, especialmente, por el cambio climático y la estructura productiva en la cual está basado el bienestar social nacional. La nueva constitución debe hacerse cargo de las problemáticas de una sociedad revolucionada por el feminismo, el avance tecnológico, la era digital y de la automatización. Ella debe reconocer nuestra sociedad desigual, donde la acción de la mano invisible dejó una huella social, ambiental y de distribución de la riqueza, que más bien amerita llamarla mano oscura. Ella privilegia al primer corte, a la eficiencia y olvida al resto. Es allí, el aspecto fundamental de la necesaria corrección: aquel diseño de reparto del excedente (el denominado chorreo) está completamente cuestionado. La nueva constitución debe contener una adecuada distribución de derechos para los ciudadanos que son de naturaleza diversa (en etnia, cultura, religión, geografía y patrimonio) como también justa en la imposición de deberes, ambos básicos y universales. La soberanía nacional reside en el pueblo y es por esta definición amplia que entran todes, sin excepción: civiles y militares; trabajadores y empresarios; originarios y mestizos, incluso los abogados y los actuales parlamentarios. Hoy es el tiempo para construir nuevos derechos y deberes, colectivos e individuales, en una nueva constitución corta, que si necesitamos y que nos debe acompañar por otro período. En el futuro, quizás a fin de siglo, nuevos chilenos podrán tener nuestro mismo derecho de cambiarla.


Réquiem por el mandatario zombi. Por Diego Muñoz

¿Y si te fueras a la casa? ¡Qué alivio! Te liberarías de tanta miseria vergonzosa. Podrías desconectarte de la sensación de inutilidad y del agobiante peso del fracaso. Ay, un descanso después de este tiempo larguísimo: la enorme incertidumbre, el miedo al derrumbe estrepitoso, el horror al ridículo.

Imagínalo por unos segundos, permítete una pequeña renuncia, libérate, libra a quienes eran hasta hace poco tiempo tus incondicionales y serviles esbirros. ¡Qué indignidad! ¡Qué atropello a la razón! ¿No es esa una frase de tango? ¿Acaso no tiene sabor a final, a derrota, a trasto inútil, a desperdicio, a excremento pútrido?

Resulta que ahora cualquier pelafustán se siente en propiedad de proporcionarte consejos. Vete a casa, ponte de pie, camina. Escucha: estás acabado. Quizás, después de unos meses de asilamiento, podrías volver a mirarte al espejo y dispararle un escupo para ver cómo se desliza lento sobre el reflejo de tu amargura. Sería una forma de mostrar indulgencia hacia tu efigie despreciable.


ES EL TIEMPO DE UN AUTÉNTICO Y EQUITATIVO ACUERDO MINERO NACIONAL

En este momento histórico para la Nación, es también el tiempo para que nuestra región inicié responsablemente un debate sobre un nuevo trato en la Minería Nacional. La soberanía de Chile sobre los territorios explotados debe reflejarse en la propiedad real de los yacimientos en un determinado porcentaje para el país.

Este porcentaje, en justicia histórica, debe considerar una parte de las riquezas para las regiones productoras, como lo fue en antaño, pues son las regiones productoras las que pierden su patrimonio minero de sus territorios y son sus habitantes los que sufren las externalidades de la gran producción minería.

El siglo XXI y esta coyuntura histórica, se presenta como la gran oportunidad para que en Democracia se establezca en Chile una carta de navegación minera y un gran acuerdo mancomunado entre la legítima inversión extranjera, la soberanía nacional, el desarrollo científico y tecnológico, más un auténtico bienestar social que les llegue a todos los chilenos.

Ricardo Rabanal Bustos
Magister en Educación. Profesor, Historiador y Cronista
Antofagasta, 16 de noviembre 2019.


DECLARACIÓN SOBRE LA CONVENCIÓN CONSTITUCIONAL

El Comité de Defensa de los Derechos Humanos y Sindicales, CODEHS, a la opinión pública nacional e internacional declara:

Una vez más los actores de la escena política nacional han determinado lo que le conviene a la ‘patria’. Como antaño lo hicieran, en 1983, en 1989, lo hacen ahora, en 2019 y lo volverán a hacer en el futuro. Para muchos, el acuerdo es un avance significativo, opinión que compartimos también nosotros. Pero hasta cierto límite. Porque entre los que suscribieron el acuerdo no figuran los actores sociales, es decir, quienes impulsaron y participaron en las manifestaciones realizadas a partir del 18 de octubre pasado, sino la generalidad de la estructura político partidaria repudiada por la ciudadanía, personajes narcisistas cuya labor ha sido siempre posar para la TV o los medios de comunicación. El CODEHS rechaza la forma de proceder de la ‘élite política’. Porque no se trata sólo de obtener algo que nos beneficie sino, simplemente, ser considerado gestor de ese algo. En suma, ejercer el derecho a ser persona, transgresión que jamás hubiere aceptado nuestro fundador Clotario Blest. Es sabido el hecho que los cargos públicos y sus indignantes privilegios no pueden ser abandonados con facilidad por quienes lucran de los mismos. No es casualidad que ayer se haya rechazado en el Congreso la indicación que terminaba con los gastos de viáticos de los parlamentarios. Porque hay sujetos que saben lo provechoso que resulta asumir cargos de altas rentas que les autorice fijar salarios de hambre al resto de la sociedad. Cuando este 17 de noviembre se cumple un nuevo aniversario del nacimiento de nuestro fundador Clotario Blest Riffo, no podemos menos que recordar a quienes dieron inicio a esta jornada de manifestaciones, tal vez sin saberlo, en la forma que el antiguo dirigente sindical lo hubiere querido, es decir, a través de la acción directa y sin el protagonismo de las organizaciones políticas. Era lógico que tras aquel espurio y bastardo acuerdo de la escena política nacional, realizado el 16 del presente, quedaran postrados en los hospitales y abandonados a su suerte, los 217 jóvenes mutilados, que perdieron un ojo por conseguir una sociedad mejor. Era lógico que quedaran, también allí, o en cualquier otro lugar, los 2.381 heridos, torturados y violados por la policía, y los que jamás pudieron ser atendidos en los hospitales públicos porque eran demasiado numerosos. Y, por supuesto, las protestas en contra de las AFP, de las ISAPRES, de los sueldos de los parlamentarios, en fin. Abandonados a su suerte quedan, también los muchachos del Instituto Nacional y del Internado Nacional Barros Arana que dieron origen a esta protesta, a quienes se les cerró el año escolar. Porque todo eso es necesario para que una ‘elite’ corrupta y avara tome acuerdos a con los dueños de Chile nombre de toda la comunidad nacional y vuelva a tener en sus manos la dirección del país. Al celebrarse un nuevo aniversario del nacimiento de nuestro fundador, el CODEHS agradece a la juventud que ha participado en las manifestaciones y a las organizaciones que también lo han hecho como la ANEF, la mesa de Unidad Social, su sacrificio, su entrega, su solidaridad y, sobre todo, la admirable forma de llevar adelante una protesta con el uso de todo el instrumental que nos brinda el portentoso desarrollo experimentado por las fuerzas productivas. El CODEHS sostiene que la paz y la tranquilidad sólo se logrará cuando ese grupo de sujetos que descubrieron el parasitismo como forma de vida sea marginado de la dirección del país y se devuelva a los trabajadores y a los estudiantes el derecho a construir una sociedad mejor. Por el Comité de Defensa de los Derechos Humanos y Sindicales CODEHS

Fernando Espinoza Moreno
Presidente

Felipe Tamayo Flores
Secretario General

Santiago, 17 de noviembre de 2019


Al contrario de lo que algunos desafortunados rumores y falsas informaciones dicen, el #TPP11 no ha sido retirado como proyecto (Boletín nº 12195-10), solo se le quitó la SUMA URGENCIA, pero sigue en Segundo Trámite Constitucional/Senado. Está ahí como herramienta presta para poner candado a las posibilidades de cambio que como pueblos estamos levantando y exigiendo en Chile. En un escenario donde tras una nueva constitución vía Asamblea Constituyente, se lograsen las demandas sociales como la desprivatización de las aguas, el fin de las AFP, el derecho garantizado a la salud, si el Senado ratifica previamente el TPP11, esos cambios podrían ser considerados como “expropiaciones” y poner en retroceso las demandas conquistadas. #NOalTPP11 #AsambleaConstituyentePlurinacional #AguaParaLosPueblos


Neoliberalismo a la chilena. Por Orlando Alva

Una gran cantidad de políticos, empresarios y uniformados, así como un grupo significativo de la población, le tienen tirria a las palabras comunista y socialista y suelen denostar dichos conceptos.

Ven con desdén la posibilidad que el Estado se haga cargo de los medios de producción y genere una distribución equitativa de las riquezas, y la eventualidad de generar una igualdad de clases llega a ser algoimpensable. En correlación a estas ideas, cuando se producen reclamos sociales que exigen al Estado redistribuir los ingresos invirtiendo en mecanismos deprotección social, tales como los manifestados en las últimas protestas (sueldo mínimo acorde, pensiones justas, atención médica de calidad, mejoras educativas,etc.), también suele generarse aversión en dichos estratos de la población, tal como evidencia el uso de las frases acuñadas de tipo: “quieren que el Estado les dé todo gratis” o “son pobres porque quieren”. Sin embargo, estas mismas clases no advierten (involuntaria o conscientemente) que hay colectividades exclusivas, hablo particularmente las diversas ramas de las fuerzas armadas y policiales, a las que sí ostensiblemente el Estado les otorga grandes protecciones en todos esos ámbitos; sistemas excepcionales de salud, pensiones, jubilación, descuentos… todos mantenidos con el erario público.

Las fuerzas armadas y policiales deben ser en conjunto la entidad estatal con más alto índice económico costo/beneficio, significándole al Estado una continua redistribución del capital que ingresa hacia las arcas estatales para mantenerla. Visto de esta manera, estas asociaciones gozan de diversos beneficios propios del modelo comunista escondidos dentro del sistema pseudo-neo-liberalista que se desarrolla en este país. Por supuesto, esto deriva del hecho que el modelo fue instituido por militares.

Esta nota no pretende ser una defensa del comunismo, el cual no es un modelo que me parezca congruente en todos sus aspectos y lo encuentro altamente utópico considerando la “naturaleza humana” (trataré este tema en otra carta); solo es el resultado de lo irónico que me parece que quienes más lo critican y combaten son los que más regalías obtienen del papá-Estado (empresarios, políticos y militares).

La ideología neoliberal por su parte, surgió como una alternativa ante la ineficiente participación del aparato estatal en la coordinación económica. Esto ocurrió en muchos países de diversa tradición económica debido a las debacles financieras generadas por los grandes monopolios: el Estado en los socialistas/comunistas, las megaempresas en los capitalistas, haciendo evidente que el modelo de competencia sin regulación (enteoría autorregulado solo por la oferta y demanda) funcionaba sólo como hipótesis de libro. Las bases teóricas de este sistema incluyen tres puntos críticos: “una amplia liberalización de la economía y el libre comercio junto con una drástica reducción del gasto público y una mínima intervención del Estado en la economía”(que debiera incluir una reciprocidad: los actores mercantiles del país debieran tener una mínima intervención en el Estado).

La aplicación del modelo neoliberal en cada país que lo ha escogido ha tenido variaciones propias de las contingencias sociales de cada nación; en esta, de todos los puntos de la declaración de principios del neoliberalismo, apenas el libre comercio ha sido implementado “a rajatabla” y es en ese menosprecio de los otros dos puntos donde radican los “deslices” que pervirtieron el modelo chilensis: i) Habiendo alcanzado el poder gobernantes sin experiencia en administración pública (eran militares) convirtieron al Estado por una suerte de “mal arrendador” que desdeña hacerse cargo de sus responsabilidades,la esposa elegida para administrar la propiedad fue la banca/empresa, en teoría con buena dote, pero más predispuesta a llenar su cofre de joyas que a mantenerla estancia organizada; de esta manera, los servicios públicos de electricidad,agua, educación, salud, construcción de viviendas, de carreteras, administración de puertos y aeropuertos, etc. fueron siendo tercerizados y/o privatizados. Como los privados están raramente dispuestos a invertir más que lo mínimo (no puedes ser mega-empresario sin una buena dosis de ambición monetaria) se terminó engendrando un formato donde el marido-Estado fue convertido en un subsidiario permanente de la esposa-empresa. Las grandes sociedades mercantiles reciben una enorme cantidad de subsidios, medidas compensatorias, deducciones de impuestos…y si a pesar de todo esto la empresa no es capaz de cumplir con sus obligaciones tributarias (o simplemente trata de pasarlas “bajo cuerda”) se gestionan condonaciones millonarias, acarreando a una continua merma del erario público.De esta manera, los herederos del sistema pretenden hacernos creer que son eficientes administradores de sus capitales cuando en realidad mantienen sus arcas hinchadas porque viven agarrados de la “gorda teta” de los fondos públicos. Todo esto genera que el gasto público termine incrementándose mientras la riqueza del país va migrando hacia manos de privados, todo un contrasentido con respecto a la filosofía original del modelo. ii) El último principio del neoliberalismo acota de forma particular que “la intervención del Estado solo debe ser admitida para garantizar la existencia de un conjunto de pequeñas empresas y tomar medidas contra las grandes sociedades anónimas para impedir que los monopolios dominen los mercados y generen acuerdos que anulen la competencia”. De sobra cabe apuntar que habiéndose matrimoniado un gobierno iletrado en economía con administradores privados ansiosos de mostrar crecimientos delos capitales, las garantías que debieran haber sido brindadas por el primero para proporcionar la regulación del sistema de precios nunca fueron establecidas, generado tal grado de monopolio que, a la fecha, una veintena de familias (que siguen emparentándose selectivamente) determinan las reglas del juego de la economía chilena, otro contrasentido incoherente con respecto a la ideología con que surgió el modelo.

Una vez el régimen se puso en marcha, poco o nada se hizo para corregirlo, entre otras razones porque se coaccionó la lealtad de los detentores fácticos del poder (la milicia) al sistema instaurado a través de estupendos privilegios en las principales áreas básicas de necesidad humana (salarios, salud, vivienda,pensiones, etc). Casi medio siglo después encontramos un país en aparente bonanza económica, sin embargo el análisis detallado muestra una desproporcionada concentración y centralización de la riqueza; un país que bajo una mascarilla de integridad escondía una ingente corrupción normativizada, una nación donde el paso a la democracia no significó el divorcio del Estado con la empresa; por el contrario engendró una progenie que coexiste en ambos mundos y toma ventajas de ambos para su prosperidad personal.

El neoliberalismo “a la chilena” tiene sus días contados, siempre y cuando se establezca el divorcio irreconciliable entre el Estado y la empresa privada. Para lograr un crecimiento armonioso del país los actores que manejan el mercado y los que lo regulan no pueden ser los mismos, no puedes ser juez y parte. “El Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien común”, y los privados… pues al servicio de sus intereses individuales; desconocer que es imperioso para el futuro mantener una estricta vigilancia de que los integrantes del gobierno (en todos sus estamentos) no posean conflictos de interés que interfieran con el ejercicio de sus cargos, es condenar a las siguientes generaciones al mantenimiento de las desigualdades sociales que han conducido al estallido social que se viene desarrollando.

Nota: Pido disculpas si la alegoría marido-idiota/esposa-ambiciosa incomoda a alguien, no es nada personal, puede invertir los roles en su cabeza o cambiarla por alguna otra con la que se sienta en comodidad.

Dr. Orlando Alva
Biólogo - Docente


CARTA ABIERTA A LA OPINION PÚBLICA

Santiago, 20 de noviembre de 2019 Señores y señoras parlamentarios Señores y señoras presidentes de partidos políticos Los abajo firmantes no pretendemos ser representativos de los millones de chilenos que han estado en las calles desde el 18 de octubre, y tampoco formamos parte de la élite política de nuestro país. Desde esta posición «intermedia», observamos con preocupación la escasa comunicación y entendimiento respecto de la explosión social que vivimos, como consecuencia de las graves brechas de desigualdades de toda índole que experimenta el país. En el espíritu de contribuir a una reflexión necesaria y a tender puentes que creemos hacen falta, nos dirigimos a ustedes con el propósito de entregarles algunas apreciaciones acerca de los acuerdos alcanzados en torno al proceso constituyente y su incidencia para los destinos del país. Antes que todo, valoramos el esfuerzo desplegado por ustedes con el propósito de reaccionar ante la demanda ciudadana contra el abuso sistemático, que en estas semanas ha quedado en evidencia. No dudamos de vuestro genuino y real interés con miras a restablecer el orden público, mediante la firma del documento denominado “Acuerdo por la Paz Social y la nueva Constitución”, pero no visualizamos cómo se traduce dicha iniciativa en resolver las urgencias por las que claman los chilenos. A nuestro juicio, la demanda ha sido clara, y responde a profundos problemas originados en el modelo socio económico neoliberal, soportado durante décadas que hay que empezar a resolver desde ya. En ese sentido, señalamos a continuación algunos de los principales aspectos que debieran ser considerados como respuesta a estas demandas: 1.- Creación de un sistema de protección social que garantice seguridad para todos los chilenos, esto es: a. Un nuevo sistema de pensiones, que reemplace al fracasado sistema de las AFPs y que garantice una jubilación digna. b. Un sueldo mínimo líquido equivalente, al menos, al costo de una canasta básica. c. Garantizar como derechos constitucionales la salud y la educación, contemplando:
— Plan único solidario de salud para todos los chilenos, sobre el que puedan contratarse seguros para otras preferencias.
— Eliminar los créditos que arrastran los estudiantes por educación superior, como CAE, Corfo y otros.
— Educación pública, gratuita y de calidad, con financiamiento público para los estudiantes de las universidades estatales, y cambiar el sistema de financiamiento a la demanda por el financiamiento por la oferta para la educación superior. d. Fortalecer la educación pública de calidad en la enseñanza básica y media. e. Derecho a una vivienda digna. f. Derecho a la cultura y la recreación. 2. Afianzar el rol regulador del Estado y formular un plan de recuperación para Chile de las carreteras, las aguas, la electricidad y nuestras riquezas minerales metálicas y no metálicas. 3. Establecer derechos amplios de sindicalización que les den garantías a los trabajadores frente a eventuales abusos empresariales. 4. Políticas públicas sustentables y decididas contra el cambio climático mundial. 5. Generar un sistema que garantice la libertad de expresión y el derecho de los ciudadanos a la comunicación. En suma, se trata de diseñar un nuevo modelo de desarrollo para el país, basado en la sustentabilidad y no solo en la extracción de nuestras riquezas básicas y que apunte a resguardar la dignidad de las personas y la justicia social.

Sobre la Nueva Constitución

La ciudadanía también ha planteado que para llevar adelante estos cambios es necesaria una nueva Constitución, cuyo proceso exige: o Una Asamblea Constituyente, ciento por ciento elegida por el pueblo para que los represente. o Una fase deliberativa con amplia participación ciudadana en cabildos locales y vinculantes. o Plebiscitos ratificatorios. Nos llama la atención que la fase ciudadana deliberativa no forme parte del Acuerdo alcanzado. Este aspecto es central y obliga a que el proceso constituyente sea desde abajo hacia arriba y con carácter vinculante, pues solo de esa manera obligaría al órgano constituyente a considerar las propuestas ciudadanas. Asimismo, reconocemos y valoramos la realización de un plebiscito de entrada; esto es una buena señal en una dirección democrática, pues posibilita que sean los chilenos quienes diriman si quieren una nueva Constitución y decidan a través de qué mecanismo. No obstante, en nuestra opinión sería muy importante que este plebiscito operara también con voto obligatorio, en virtud de su trascendencia. Sin embargo, la decisión en torno a este plebiscito se relativiza cuando se imponen quórums a una instancia que, por naturaleza, debe ser soberana para autorregularse. Un acuerdo político parlamentario no puede ni debe restringir el funcionamiento del máximo órgano constituyente, elegido por la ciudadanía. Por otra parte, resulta preocupante el poder que, en la práctica, conforme a los anuncios efectuados hasta ahora, se otorgaría al Parlamento, ya que esta sería la instancia encargada de legislar en caso de que los constituyentes no puedan alcanzar los dos tercios para consagrar determinadas materias en la Constitución. Creemos que existen mejores soluciones cuando tales quórums no se alcanzan; entre otras, encargar su resolución a lo que se conoce como plebiscito ratificatorio, asegurando su rango constitucional. Eso, sin considerar la posibilidad de que a la hora de fijar los quórums de votación al Parlamento, la Constitución establezca que ese tipo de materias requieran los mismos 2/3 ya señalados, lo que repetiría el gran vicio de la Constitución de 1980. Por último, nos parece conveniente atender el reclamo ciudadano que ha expresado con claridad su rechazo a un sistema de elección de los asambleístas basado en el mismo mecanismo que la elección de los diputados. Si eso es así, se reproduciría en las elecciones de la Asamblea -o Convención- Constituyente- el esquema de representación partidaria por lista. Esto obligará a los chilenos a elegir a representantes de los partidos políticos, cuestión absolutamente reñida con el carácter ciudadano y representativo que debe tener un órgano constituyente. Esta situación es más compleja, al comprobar que hasta ahora nada se dice en torno a la paridad de género ni a la participación proporcional de los pueblos originarios, de tal manera que sean ellos mismos los garantes de que la carta magna de cuenta e incorpore los principios básicos de sus legítimas demandas. A pesar de las expectativas cifradas en este Acuerdo, en distintas regiones y comunas la gente ha vuelto a mostrar su presencia en las calles desde el mismo día de la firma, manifestando su rechazo. Desgraciadamente, ya tenemos que lamentar una nueva muerte, la del joven de 29 años, Abel Acuña Leal. No despejar las legítimas dudas que tiene la ciudadanía podría conducirnos a una escalada de violencia, que llevara a intentar legitimar el actuar de carabineros y/o militares, y a desatar una represión incontrolable. No quisiéramos que el Parlamento de la República fuera corresponsable de tal situación. Por el contrario, aspiramos a que contribuya a dar respuestas idóneas ante la gravedad de los acontecimientos. Asimismo, hemos sido testigos en estas semanas de gravísimos y sistemáticos atropellos a los derechos humanos que merecen no solo nuestra firme condena, sino que se requieren todas las medidas adecuadas y oportunas para evitar se sigan repitiendo y no queden en la impunidad. Evitar que eso ocurra será tarea de la justicia y del Ejecutivo, pero también de ustedes y de todos los que sentimos la obligación de alzar la voz en estos tiempos difíciles. Por estas razones como ciudadanos, con la mirada desde las distintas áreas en las que nos desempeñamos, hemos querido representarles estas preocupaciones. Y reiteramos que se hace necesario contribuir a despejar la legítima desconfianza de la ciudadanía ante el Acuerdo suscrito y mostrar gestos claros que ayuden a clarificar las dudas e incertidumbres mientras subyace en nuestra sociedad, una severa crisis de sus instituciones.

Atentamente,

Los abajo firmantes:

José Maza Sancho Astrónomo, doctor en Astronomía James Hamilton Médico Cirujano, experto en Cirugía Robótica María Olivia Mönckeberg Periodista, Premio Nacional de Periodismo, prof. U. de Chile Felipe Berríos S.J. Sacerdote Sonia Montecino Antropóloga, Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanidades, profesora Universidad de Chile Gonzalo Díaz Artista visual, académico. Premio Nacional de Artes Plásticas, prof U. de Chile Miguel Lawner Arquitecto, Premio Nacional de Arquitectura Carmen Barros Actriz, cantante, compositora Jorge Baradit Escritor, diseñador gráfico Nelson Caucoto Abogado, especialista en Derechos Humanos Carlos Candiani Economista, magíster en Economía. Académico USACH Andrés Navas Doctor en Matemáticas. Post-doctorado: Inst. Hautes Études Scient. IHÉS (2004-05; W. Hodge fellowship) Roberto Rivera Escritor, presidente Sociedad de Escritores de Chile (SECH) Elicura Chihuailaf Poeta Roxana Pey Académica Cátedra de Género Amanda Labarca Vexcom U. de Chile Gloria Maldonado Ingeniera y magíster Universidad de Chile. Valentina Bulo Doctora en Filosofía, Académica USACH Pablo Oyarzun Filósofo, profesor U. de Chile Jorge Coulón Músico Carmen Gloria Quintana Psicóloga. PhD en Psicología María Paz Santibáñez Pianista Francesca Ancarola Música, cantante Cristina “Tita” Parra Música Mauricio Redolés Bustos Músico Manuel Riesco Larraín Ingeniero Civil Industrial, magíster en Economía Carolina Herrera Águila Doctoranda en letras P.U.C. investigadora, profesora universitaria. Luis Vera Actor Diego Muñoz Ingeniero, escritor María Soledad Falabella Luco Doctora en Lengua y literatura, profesora Universidad de Chile Cecilia Ibarra Mendoza Doctora en política científica y tecnológica, Universidad de Sussex Carolina De La Maza P. Abogada, Pontificia Universidad Católica de Chile Eduardo Araya Moreno Adm. Público, Profesor Universitario Ernesto Aguila Psicólogo, Doctor en educación, Analista político Cristóbal Valderrama Cineasta Daniel Henríquez Cineasta Eduardo Contreras Ingeniero, escritor Nicolás Caro Marín Director de fotografía Willy Thayer Filósofo, Académico UMCE Armando Uribe Echeverría Editor Álvaro Bello Bodenhofer Músico Elisa Neumann Doctora en Ciencias Sociales Carmen Paz “Kuky” González Pianista, compositora de Jazz Mirtha Parada Valderrama Doctora Química Farmacéutica Zaida González Fotógrafa Patricio Wang Compositor Rolf Foerster Antropólogo, académico Universidad de Chile Eduardo Acuña Durán Economista y académico Mario Neira Quiroga Arquitecto Pablo Cabello Geólogo Universidad de Chile G80 María de los Ángeles Aguirre Oyarce Periodista. Rebeca Poblete Geraghty Arquitecto DK, Dinamarca Jaime Pérez de Arce Economista Tatiana Campos Ingeniera Universidad de Chile Javier Hernández Ingeniero Civil Universidad de Chile Gonzalo Rovira Soto Filósofo, Mg. en literatura Liliana Besoaín Profesora Normalista – Pensionada Humberto Barbato Empleado Banco Estado – Pensionado Enrique Reyes Ingeniero Informático – Pensionado Marcelo Barbato Profesor Pedro Maldonado Ingeniero Civil Electricista Universidad de Chile Leyla Aly Profesora General de Básica Mauricio Castro Ingeniero Universidad Técnica Federico Santa María Cristian Moscoso G. Economista Shaira Sepúlveda A. Médico Veterinario Evelyn Aldunce Ingeniera Universidad de Chile Jorge Martínez Ingeniero Universidad de Chile Carla Meier Reyes Ingeniera Universidad de Chile Verónica Virgilio Ingeniera Universidad de Chile Adriana Beniscelli Ingeniera Universidad de Chile Jorge Martínez Zamorano Ingeniero Universidad de Chile Hugo Moraga Lacoste Cantautor Alejandra Santa Cruz Música Gregory Cohen Escritor, cineasta Coti Donoso Cineasta Pía Barros Escritora Mario Rojas Músico Gabriela Aguilera Escritora Mauricio Salinas Escobar Abogado Isabel Schiappacasse Faúndez Educadora de párvulos Araceli Jaqueih Nieto Ingeniero Civil Químico Aurora López Cancino Diseñadora de Joyas y Reikista Pelagia Rodríguez Carrasco Arquitecta María Paulina Santibáñez Viani Profesora Manuel Délano Periodista Paul Délano Médico, profesor Universidad de Chile Hernán Aburto Uriz Consultor Franklin Santibáñez Díaz Licenciado en teología, analista político, columnista


Crónica de una estafa anunciada “YO CEDO, TU CEDES, NOSOTROS NO CEDEMOS”
POR MANUEL CABIESES DONOSO

“…y comieron en un plato, perro, pericote y gato”.
RICARDO PALMA (“Tradiciones peruanas”).

El senador “opositor” Jaime Quintana es un creador de palabras que producen remezones políticos. El 2014, en calidad de vocero de la Nueva Mayoría, aseveró que el gobierno de Michelle Bachelet utilizaría una retroexcavadora “porque –afirmó- hay que destruir los cimientos anquilosados del modelo neoliberal de la dictadura”. La derecha entró en pánico y desató una contraofensiva que no cesó hasta convencerse que la presidenta Bachelet no se proponía hacer algo diferente a lo que venían haciendo los gobiernos desde 1990: cuidar el modelo neoliberal instaurado por la dictadura.

Quintana, que entretanto ascendió a presidente del Senado, creó ahora otro misil político: “Es el momento de ceder, ceder no es perder” fue la voz de orden que en 48 horas realineó las fuerzas políticas en defensa del sistema. El presidente Piñera había “cedido” la noche anterior. Pedía paz social y admitía abrir camino a una nueva Constitución vía un Congreso Constituyente. De ahí en adelante todo fue por un tubo. La casta política se apropió de la protesta social carente de conducción y produjo un pacto que da inicio a un proceso constituyente tutelada por los mismos de siempre.

La velocidad del juego político a partir del puntapié inicial de La Moneda, se reflejó en la desventurada conducta de la oposición. Al día siguiente del mensaje presidencial los trece partidos opositores -desde la Democracia Cristiana al Frente Amplio, pasando por el PPD del senador Quintana-, contestaron con una solemne declaración que rechazaba “la propuesta de un Congreso Constituyente por parte del gobierno, (porque) se aleja de la demanda popular”. Agregaban: “En este momento el camino para construir el futuro es Plebiscito, Asamblea Constituyente y Nueva Constitución”.

Pero aún no se secaba la tinta de la declaración opositora cuando Quintana pronunció la frase clave: “hay que ceder”, y en 48 horas se consumó la audaz jugada política.

¿Qué obligó a agachar el moño a la oposición? La clave podría estar en la advertencia que el presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes, hizo el día 13. Aseguró urbi et orbe: “solo quedan uno o dos días” para un acuerdo que ponga término al levantamiento popular. Su perentoria notificación fue recogida de inmediato por la DC y poco después por el resto de la oposición. Al día siguiente, 14 de noviembre, dirigentes y parlamentarios de gobierno y oposición (salvo comunistas y humanistas), se acuartelaron en las oficinas del Senado en Santiago. En permanente coordinación con La Moneda, que ofició de chef de la cocina política, la ardua y republicana tarea culminó con un vagido a las 2 de la madrugada del viernes 15. Nacía un acuerdo transversal que promete un plebiscito para abril del 2020 que dará inicio al proceso constituyente. No está asegurado que sea una “Convención” elegida por el pueblo u otra fórmula de un 50% designado por el Congreso. Pero lo más grave consiste en que el articulado de la nueva Carta debe ser aprobado por dos tercios de los constituyentes. Al más puro estilo de la Constitución del 80, instala un cerrojo que permitiría a la minoría conservadora vetar todo cambio efectivo. Asegura la vigencia de la economía de mercado, la desnacionalización del cobre y el litio, la privatización del agua, etc., etc. En suma, estamos ante una estafa colosal que se burla del gran esfuerzo desplegado por el pueblo para hacer oír sus demandas.

¿Qué precipitó el relámpago de movidas políticas que desató el senador Quintana? Una hipótesis es que en escena asomó el convidado de piedra: las FF.AA. La escalada de saqueos e incendios -una violencia sin brújula con intervención de bandas organizadas-, hacía suponer que Piñera anunciaría el estado de excepción, quizás el estado de sitio, la noche del día 12. Se conjeturó que las FF.AA. habrían pedido garantías para asumir la responsabilidad de una probable masacre. Piñera -paradojas de un presidente derechista- no es santo de la devoción de las FF.AA. No pertenece a la “familia militar”. En su primer gobierno clausuró el penal Cordillera, cárcel-hotel que la Concertación destinó a oficiales acusados de graves violaciones de los derechos humanos. En su segundo gobierno Piñera descabezó los altos mandos del Ejército y Carabineros. Decenas de generales -entre ellos tres ex comandantes en jefe- están procesados por corrupción y otros delitos.

El rumor del peligro golpista -real o supuesto- surgió cuando el presidente de RN, sentenció que sólo quedaban uno o dos días para pacificar el país. Se estima que este ex teniente de Carabineros y ex funcionario de Gendarmería, mantiene relación privilegiada con las instituciones armadas.

La maniobra, en todo caso, permitió a los desprestigiados partidos recuperar protagonismo. Lo hizo mediante una suplantación de identidades. Las masas populares y las organizaciones sociales -que tuvieron fugaz aparición con la mesa de Unidad Social- fueron suplantadas por partidos situados en el peldaño más bajo de la estima ciudadana. Horas después del anuncio del pacto gobierno-oposición, el pueblo salió otra vez a las calles reiterando sus demandas democráticas y fue reprimido con extrema dureza. La ausencia de conducción política -que el movimiento no ha sido capaz de crear- y la actividad provocadora de grupos cuyas acciones han enajenado el apoyo de amplios sectores sociales, podrían coronar con éxito la estafa del gatopardismo político, condenando al pueblo a una nueva frustración... hasta la próxima explosión social.

MANUEL CABIESES DONOSO

16 de noviembre, 2019

.........

QUIENES NOS ESTAFARON POR 30 AÑOS, NO PUEDEN HACER AHORA UNA CONSTITUCIÓN PARA EL PUEBLO. POR Enrique Villanueva M.

Si algo quedó claro el 18 de octubre, cuando un grupo de estudiantes levantaron la consigna de “evadir no pagar, otra una forma de luchar”, resistiéndose a pagar el alza en la tarifa del metro, es que tuvieron el coraje de rebelarse ante reglas injustas y abusivas. Reglas que, a todos y todas, nos golpeaban y nos hacían la vida difícil día a día, pero que adormecidos por el conformismo, la desesperanza o el miedo, las aceptamos. Fue la rebelión estudiantil las que nos recordó que durante los 17 años de dictadura y luego por los restantes 30 años de gobiernos democráticos, vivimos exigidos por un sistema económico que es violento, en el cual el individuo es la persona individual y el provecho ha de ser cuantificable en dinero o bienes materiales. Un sistema que durante todos estos años perfeccionaron, algunos de los cuales hoy levantan la voz, intentando apropiarse de logros, como el de hacer del sentir por una nueva constitución un reclamo nacional, lo que sin la movilización social no hubiera sido posible. Fue en los gobiernos de Aylwin, de Frei, de Lagos y Bachelet que el modelo económico que nos impusieron a balazos, fue administrado y perfeccionado con el aporte decisivo de la mayoría de los parlamentarios que hoy aparecen firmando el “acuerdo por la paz social y la nueva Constitución”. Perfeccionando leyes, que no necesariamente estaban amarradas a los vetos de al Constitución actual, sino que leyes aprobadas por quórums simples la mayoría de ellas, que impactan negativamente en nuestro diario vivir, en la calidad de vida de todos los ciudadanos y ciudadanas de este país: en los sueldos, en las deudas, en las pensiones. Vale la pena recordar algunos de esos aportes y que respaldan las razones de la baja credibilidad, de quienes hoy pretenden erigirse como los pacificadores de una guerra declarada, irresponsablemente por el Presidente de la República, desatando una represión y la violación sistemática a los derechos humanos en nuestro país. Cuando Pinochet dejó el gobierno, en 1990, el 90% de la producción del cobre estaba en manos del Estado. Hoy menos de un tercio, del cobre, lo produce Codelco, un proceso de desnacionalización protagonizado por los gobiernos de Aylwin y Frei a favor de empresas transnacionales, las que corrompieron a los dirigentes de los diferentes gobiernos de la Concertación y de la derecha para lograr sus fines. Al inicio de la Transición un tercio de la generación eléctrica estaba en manos del Estado. Posteriormente todas estas empresas fueron privatizadas, tal cual sucedió con las empresas sanitarias y de los puertos, con las autopistas, entregándoselas a privados nacionales y extranjeros con un alto y abusivo costo para el ciudadano y ciudadana común. El negocio de las AFP, hasta 1990 se les permitía invertir hasta el 10% de los fondos de pensiones en el extranjero, durante el gobierno de la Presidenta Bachelet se les autorizó aumentar el porcentaje invertido en el extranjero hasta el 80% de los fondos. Posteriormente se les eximió del IVA y se les aumentó la comisión, es decir con leyes aprobadas en el parlamento, se les mejoró el negocio, hoy en manos de transnacionales financieras y de seguros. En la educación, hasta 1990 las universidades privadas no recibían créditos del Estado, ni los estudiantes créditos con aval del Estado, hoy estas universidades privadas se han expandido gracias a los créditos del Estado. Durante los 30 años de gobiernos democráticos tutelados, se fortaleció la educación privada, mediante leyes ordinarias, aprobadas sin quórum calificado y en consenso, en el Congreso Nacional, entre la derecha y la Concertación. En cuanto a la reforma tributaria, durante los gobiernos de la Concertación se hicieron numerosas modificaciones que favorecen a los ricos con exenciones de impuestos, además que, con la reforma tributaria del 2014, Bachelet bajó el último tramo del global complementario que era de 40% y a 35%, lo que favoreció al universo del 10% de los más ricos. En cuanto a las leyes laborales, todos los Presidentes de la Concertación pudieron restablecer el derecho de huelga, que hoy no existe, bajar la semana de trabajo a 40 hrs. se pudo haber establecido que los trabajadores contratistas reciban el mismo salario que los trabajadores de las empresas mandantes. Se pudo haber establecido le negociación colectiva por rama o sector, etc. Teniendo mayoría para hacerlo, dichas reformas no se hicieron a pesar que para hacerlo los parlamentarios solo requerían de quórum simple e iniciativa presidencial A la luz de todos estos ejemplos, será posible confiar en una clase política que por años ha estado legislando para perfeccionar el sistema económico, para hacerlo más eficiente, favoreciendo a los grandes empresarios para que aumentaran sus riquezas, a costa de largas horas de trabajo para los trabajadores y trabajadoras, sobreviviendo con sueldos miserables y cada vez, con menos protección y regulaciones laborales a su favor. Difícil es pensar, que recién ahora, se dieron cuenta que mientras las AFP aumentan año a año sus ganancias siderales, nos entregan pensiones miserables, muchas de ellas inferiores al sueldo mínimo. Simplemente ya no podemos creer en políticos que se corrompieron con las empresas que pagaban sus campañas políticas, a cambio de legislar y sacar leyes que protegían la colusión, el robo y la explotación barata de nuestras riquezas naturales. Chile cambió y en esta nueva realidad ya no caben pactos ni alianzas, como el recientemente firmado, alianzas cocinadas por cúpulas entre cuatro paredes, porque se corresponden con métodos y formas de conducción social donde la opinión y las necesidades del pueblo son de carácter secundario o no tienen validez, frente a la necesidad de mantener funcionando el sistema. Hoy somos actores vivos, somos el pueblo movilizado, que esta haciendo política, ya no somos el pueblo pasivo que recibe los efectos perversos de la mala política, que usa nuestras demandas sin atenderlas ni resolverlas. Hoy estamos frente a un despertar ciudadano profundo, el que no solo quienes firmaron el pacto por la paz aun no entienden, los jóvenes de nuestro país removieron todo y hay que seguir removiendo todo, es un remezón que nos volvió al centro de nuestro esencia, recordándonos que somos seres sociales y no productos o clientes que responden a la libertad del mercado. El movimiento social es tan amplio como el reclamo por la desigualdad y el abuso, abarca toda la sociedad, representa un arco amplio que no es de derecha o de izquierda sino que chilenos y chilenas que se mueven detrás de las banderas del “perro mata paco”, del “Pikachu” y de otros símbolos, entre los cuales aparece la imagen de Víctor Jara, la bandera mapuche y “el encapuchado defensor de multitudes”, el escudo de “Pareman”, el que sin temor y sin armas, le hace frente a la represión policial. En síntesis recuperamos nuestra capacidad de hacer política, de hablar de política con el o la vecina, organizándonos en el barrio, en el condominio, para luchar por nuestra verdadera realización, que tiene lugar en fructífera y solidaria sintonía con los demás, que es lo que estamos haciendo ahora, reclamando derechos que nos fueron conculcados, como individuos y como sociedad, en democracia. Por todo esto es que QUEREMOS CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN, pero sin trampas, sin vetos preestablecidos, ni con instituciones o minorías que neutralicen los cambios que el país necesita. Lo que buscamos es cambiar no remendar la Constitución y que sea diseñada por una Asamblea Constituyente, porque es la manera de construir la sociedad distinta que necesitamos. Cuando exigimos Asamblea Constituyente es porque los ciudadanos y ciudadanas nos hacemos cargo de la política y de manera directa. Nos hacemos cargo de todo lo que la política formal, a través de políticos que se transformaron en casta de privilegiados, no tomaron ni tomaran en cuenta, porque cada uno de nuestros intereses bloquean o rompen sus círculos de interés. Por eso reclamamos el derecho a participar en una ASAMBLEA CONSTITUYENTE, porque es la manera de avanzar hacia una democracia participativa, pues ya no se puede hablar de democracia si no es participativa. A estas alturas, no es suficiente meter cada cuatro años un voto en una urna, para elegir a políticos que a poco andar se olvidan de lo que nos prometieron, hoy queremos participar también en las decisiones que determinan nuestro futuro. EL ACUERDO POR LA PAZ NO CONTIENE NADA DE ESTO, es un arreglo por arriba, entre dos actores totalmente desprestigiados, sin credibilidad ante la ciudadanía y que a ojos del pueblo movilizado, son parte del problema y no de las soluciones. Es un acuerdo con un título grandilocuente, que intenta apropiarse de la exigencia hecha por el pueblo movilizado para diseñar una Constitución, excluyéndolos de la mesa de negociaciones. En suma, el pacto por la paz es “un volador de luces” que ayuda a lavar la imagen del gobierno, arrinconado por la presión popular en las calles y asustado por el deterioro de la imagen del país en el mundo. Un gobierno que es señalado como autoritario, que le declaró la guerra al movimiento social y que es condenado por la brutal represión que ha desplegado Carabineros en contra de los manifestantes. Pero hay algo muy importante y que no puede quedar debajo de la alfombra, con el discurso redundante de “condenar la violencia, venga de donde venga”, lo que ha hecho el gobierno es respaldar y validar la brutalidad con que la fuerza policial ha actuado en contra de los manifestantes, pretendiendo vincular los saqueos y los actos de vandalismo a la movilización social. Pero la evidencia muestra lo contrario, las víctimas de la represión, los heridos y mutilados en sus ojos, las jóvenes violadas, los asesinados y asesinadas, no son vándalos ni delincuentes, son estudiantes, jóvenes trabajadores y trabajadoras, chilenos y chilenas que salieron a manifestarse a las calles. Este justo reclamo en contra de la impunidad, no está considerado en el pacto por la paz, ni tampoco supone un compromiso explicito e irrenunciable, para aclarar todas la violaciones a los derechos humanos cometidas por carabineros y militares. Tampoco incluye una condena explícita a quién o quienes, declararon la guerra a un supuesto enemigo “poderoso y organizado”, pero inexistente, una guerra inventada por el gobierno para sacar a los militares a la calle y contener la movilización social. Tenemos que hacer esfuerzos para que no se continúe dañando la convivencia nacional, permitiendo que la impunidad nuevamente postergue el ejercicio de la justicia y se continúe corroyendo la democracia. La impunidad deterioró al país en los 30 años pasados, transformó la democracia en una quimera, arrinconando a la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas en la desesperanza, el abuso y la corrupción a la vez que entregaron el país a la voracidad neoliberal.


El momento de Chile. (Crónica de crisis 2). Por Diego Muñoz

“Grandes emociones y pensamientos imperfectos”, título de una magnífica novela de Rubem Fonseca, me da la clave para escribir mi crónica de hoy, cuando cuatro semanas después del estallido del 18 de octubre comienza una nueva fase. Las emociones han sido intensas: millones de personas manifestándose en la calle contra abusos de naturaleza muy diversas, carabineros vestidos para la guerra que declaró el irresponsable gobernante, brutal represión reflejada en muertes, torturas, violaciones, apaleos, pérdidas de ojos, militares en las calles. Podría seguir y seguir. Partió con el reclamo por el alza de treinta pesos en el pasaje de metro pero nos dimos cuenta que la razón real era una abrumadora suma de abusos que partieron en 1973, siguieron con la imposición del experimento neoliberal en dictadura y la destrucción del estado, y la continuidad y profundización del mismo modelo en tiempos de la precaria democracia que logramos. Este tiempo que parte ahora es el de la construcción de una nueva democracia, y no está siendo fácil, ni lo será. Se abren muchas posibilidades que requieren un tránsito hacia la madurez, donde aprendamos a convivir de otra manera diferente a la que nos han impuesto y enseñado. “El fin de la infancia”, título de la gran novela de Arthur Clarke me otorga la síntesis perfecta. Ya no tenemos derecho a comportarnos como niños. Nos ganamos ese deber en estas cuatro semanas. La lucha sustantiva comienza ahora y debe considerar ciertos pilares fundamentales: el conocimiento, la tolerancia, la inteligencia, la organización, la perseverancia. Sin ellos no podremos avanzar hacia los objetivos que -en clara conciencia, difusa o intuitivamente- queremos lograr. Sin jerarquía ni orden, pues todos son fundamentales, entre en estos pilares. El conocimiento. Hemos vivido décadas sometidos a diversos tipos de censura y adormecimiento. Primero fue la quema de libros, la censura expresa, la falta total de libertad de expresión, la represión brutal. Después la televisión, el consumismo irracional, el estrangulamiento económico de los medios de comunicación independientes (¿qué puedes decir ahora, Eugenio Tironi?), la concentración de los medios en consorcios económicos. En estos días hemos advertido el efecto nocivo de estos medios controlados por quienes controlan el poder económico. Por suerte tenemos las redes sociales. Pero necesitamos prepararnos y aprender mucho esta nueva fase, sobre todo si queremos que el pueblo gobierne. Somos el resultado de un modelo que no ha privilegiado la educación y eso implica que tenemos un déficit. Yo propongo que volvamos a leer, toda clase de libros, porque necesitamos más palabras y más pensamiento. Mal que mal, tenemos que redactar una nueva constitución y todos debemos contribuir, no solo los delegados constituyentes. La tolerancia. Requerimos ponernos de acuerdo entre personas que piensan diferente, que tienen historias distintas: formación, aficiones, anhelos, saberes, creencias, habilidades singulares. Y tenemos que construir una gran mayoría. Es una oportunidad fantástica. Si no le vemos así, pienso que es un error. La infancia se caracteriza por la priorización del cumplimiento del deseo personal en forma inmediata. La madurez en la capacidad de comprender que hay millones de otros deseos (la famosa y compleja empatía, de la cual solemos carecer) y que debemos aceptar que no todos se pueden cumplir al mismo tiempo. Y que debemos priorizar los problemas más acuciantes. El gran desafío de la tolerancia: convertirla en un desafío personal, no en una mera carencia de los demás. Comprender al otro, asignarle un valor, no despreciarlo a priori. Cuestionarse a sí mismo. Convivir con el otro, posibilitar el encuentro de un acuerdo y construir mayorías, porque siempre habrá grupos que pretenden imponer lo suyo a troche y moche. Esto es la democracia. Inteligencia, que es un producto que requiere dos ingredientes básicos: el conocimiento y la tolerancia. Para crear una sociedad nueva en la pizarra -y después para construirla, un desafío mucho mayor- necesitamos ideas antiguas y nuevas. No podemos despreciar ningún aporte, no podemos darnos ese lujo. Podemos desechar algunas en el camino, pero hay que demostrar a todas luces su inconveniente naturaleza -maligna, impráctica, ociosa, lo que sea- y esto requiere argumentos, conversaciones, capacidad de escucha y convicción. ¿Por qué no podemos convencer a un país si tenemos las mejores ideas? ¿O el único camino es la imposición, la lógica del apaleo o de la manipulación? Hoy vemos cómo se manifiesta la intolerancia: divisiones y subdivisiones en partidos y movimientos por quítame estas pajas. “Nosotros somos los puros, los únicos dueños de la razón”, la consigna de los esclarecidos. Cuidado con la estrechez, con el fanatismo, con las sectas, con la mera demonización del oponente sin argumentos sólidos. Por el país completo se advierten manifestaciones de este fenómeno. La organización es imperativa: social, barrial, gremial, de género, pueblos originarios. También organización política, no nos equivoquemos en esto. Hemos llegado a detestar con razones a los políticos, porque son responsables del estado de cosas. Pero en la historia ha habido políticos grandes, generosos, trabajadores. Debemos crear nuevas formas de organización política, porque necesitamos sustituir a los políticos actuales, derrotarlos, desplazarlos. Y perseverancia, claro está. Valientes hemos demostrado ser. Eso está en nuestro favor, pero creer que en cuatro semanas el país va a funcionar de otra manera radicalmente diferente, eso -permítanme ciudadanas y ciudadanos- eso es ingenuidad pura, puerilidad infantil, falta de madurez. Para deshacer una labor planificada, movida por poderosos intereses, ciertamente maligna, ejecutada a lo largo de muchas décadas, necesitaremos mucho tiempo (conocimiento, inteligencia, tolerancia, organización) para lograr resultados buenos, regulares y hasta magros. Pero lo lograremos, si somos perseverantes y cumplimos con estas cinco condiciones esenciales. En esto pienso -de seguro imperfectamente- esta bella mañana, azul e inundada de sol, estremecido por las grandes emociones de un pueblo completo que ha vencido en esta primera batalla, donde cada uno de nosotros va ejerciendo su aprendizaje personal para aportar al conjunto de la sociedad la nueva fase que nos conducirá al fin de la infancia. Mi única invitación en este momento tan especial: aquilatar el valor del truunfo alcanzado y pensar -de verdad, de manera profunda, comprometida- acerca de cómo cada cual aportará en estos cinco campos en los años venideros: organización, conocimiento, inteligencia, tolerancia, perseverancia. Si logramos esto, construiremos un Chile nuevo, solidario, libre y justo.
16 de noviembre, 2019


Una muy breve reflexión por Juan Luis Castillo Moraga:

La soberanía radica en el soberano, la ciudadanía. Ésta no se transa ni se cede, se defiende con disciplina y rigor, ¡Rechazando el vandalismo! Pero las preguntas lógicas son ¿Están habilitados los parlamentarios para llegar a acuerdos espurios?
¿Pueden los que son partes del descontento, plantear soluciones a la crisis?
¿Quiénes sufren el descalabro del neoliberalismo, deben tomar palco ante los acuerdos de los responsables de la crisis?
¿Qué pasará con las demandas sociales?
¿Quiénes fraguaron este acuerdo, esperan que la ciudadanía vuelva al sopor de hace 30 años?

....

La Segunda, en edición del día, viernes 15, ese importarte matutino, en su portada reza: «La noche en que los Políticos Despertaron».
La verdad es que la ciudadanía los prefiere durmiendo, en el más profundo sopor.


Algunas consideraciones fundamentales para la Asamblea Constituyente en Chile. Por Mónica Fernández del Pino

Crisis del sistema representativo: Sobre delegadas/delegados elegidos, hay una gran mayoría de personas del mundo popular en las cuales ha calado profundamente el rechazo a la democracia representativa vigente y están solo por la democracia directa; por ello es que se organizan siempre con vocerías, es decir la asamblea de base designa voceras y/o voceros quienes pueden ser cambiados en cualquier momento según la evolución del desempeño que realicen en la misión encomendada. Por tanto, y en relación directa a la AC, el mundo popular querrá delegadas/delegados en calidad de voceras/voceros y no representantes electos los cuales no se pueden cambiar una vez iniciado el proceso. Si pensamos que en la designación de delegadas/delegados se tomará como base a las comunas, lo cual sería lo más lógico -eligiendo uno, dos o tres según la cantidad de habitantes de cada comuna- serán las asambleas comunales las encargadas de designar sus delegadas y delegados a la AC. Además, y esto es fundamental, así se evita el mayor peligro que tiene una Asamblea Constituyente: la intervención directa del poder a través de procesos eleccionarios para elegir los representantes, elecciones donde con total seguridad, se alteraría la esencia misma de la democracia que debe tener la AC.

Deliberación del soberano: Aquí volvemos al punto anterior: quien delibera es el soberano, es decir el pueblo reunido en las asambleas comunales las que mandatan a sus delegados a la AC y le entregan las conclusiones o acuerdos a plantear en ella sobre las diversas materias que el soberano considere pertinente dejar establecido en la Nueva Constitución Política. En este sentido es fundamental señalar que es el soberano quien decide qué es lo que debe establecerse en la Constitución y en ello no existe límite alguno porque el soberano lo decide todo puesto que es el soberano.

Derecho a la Autodeterminación: Este concepto es clave para comprender el poder constituyente originario que radica exactamente en el pueblo que es el soberano, y la exclusión de cualquier intervención o intento de poner condiciones al soberano basándose en lo que disponga la Constitución que se va a cambiar por inútil, antidemocrática y obsoleta. Es clave también para comprender a fondo que las condiciones de organización y de funcionamiento de la AC las tiene que fijar el propio soberano. Con mucho más razón en Chile donde la Constitución vigente y que se va a cambiar, no fue elaborada por el pueblo, por el soberano.

En cuanto al financiamiento para la organización, preparación y funcionamiento de la AC: Es el Estado el que debe financiarla. Hay que fijar montos para el funcionamiento de las asambleas comunales, para la asamblea de delegadas y delegados, el pago mensual que recibirán éstos por traslados, alojamiento, alimentación y otros, etc., etc. También hay que fijar los lugares de funcionamiento, territoriales y físicos (estructurales) donde se llevará a cabo todo el proceso.

Valparaíso, noviembre de 2019


Historiador Sergio Grez Toso:
«Cocina típica chilena: la casta parlamentaria descartó la Asamblea Constituyente, subordinando los cambios a quórom de 2/3, igual a los establecidos en la Constitución del dictador.»


Al gigantesco fraude histórico efectuado en 1989, por el que dicho liderazgo le regaló la mayoría parlamentaria a la derecha por muchos años; ahora intenta frustrar las sentidas aspiraciones del pueblo chileno de contar con una Constitución efectivamente democrática, al darle a la derecha virtual derecho a veto de todo lo quiera establecer la Asamblea Constituyente. Es lo que significa el quorum de 2/3.
¡Nada de lo que la derecha no quiera estará en la Constitución!

Entre la perplejidad y la indignación de
Felipe Portales


¿Pacto político o NuevoPactoSocial? No mas #Paz Social a espaldas de las Mayorías ni sobre decenas de muertos y torturados.

Dr. Bosco González Jiménez. Comisión de memoria y DD.HH. Colegio de Sociólogos de Chile.

El gran estilo nace cuando lo #bello obtiene la victoria sobre lo enorme. Nietzsche

En la madrugada del 15 de noviembre del 2019 asistimos a la configuración de un acuerdo político entre los actores mas deslegitimados de la sociedad Chilena, un consenso generado por quienes cuentan con menos de un 30% de la aprobación por parte de la ciudadanía y un gobierno que rodea el 9% de aprobación (Ilustración 1. Pulso ciudadano.)

Ilustración 1 Pulso social. Identificación con la clase política.

En función de esto es legitimo y analíticamente sensato preguntarse por la validez de un acuerdo entre quienes son despreciados por la ciudadanía (Expresado en encuestas oficialistas y de oposición) y en que medida este acuerdo se relaciona orgánicamente con las demandas contenidas en el lema #NuevoPactoSocial.

¿Cuánto de social tiene un pacto entre “Cadáveres políticos? ¿Cuál es su validez? ¿Que capacidad tiene este acuerdo de representar los cambios que la sociedad anhela? Es evidente que el acuerdo generado entre los partidos políticos suscritos no expresa el sentimiento de lo que miles de Chilenos que anhelaron al plegarse al lema #NuevoPactoSocial , toda vez que se pensó en un #OtroChile, uno que tenga como lema e imperativo ético la justicia social, la dignidad y el fin del abuso de poder.

No podemos ser autocomplacientes ni apasionados, debemos llevar al extremo el análisis y el cuestionamiento sobre el nivel de representatividad que este acuerdo posee, a pesar de parecer pesimistas, no es posible celebrar a espaldas de las minorías y sobre un manto de cuerpos mutilados y cadáveres silenciados.

Sin lugar a duda La #NuevaConstitución puede ser una oportunidad para hacer de Chile un país que se desarrolle en función de los intereses de las grandes mayorías, pero también puede ser una actualización de la constitución vigente cual neologismo filosófico desprendido orgánicamente de las expectativas de las grandes mayorías. Cambio social y nueva constitución.

Las movilizaciones sociales del ultimo mes pusieron en la mesa aspectos importantes y fundamentales que sin lugar a duda están íntimamente vinculados con la necesidad de una #NuevaConstitución, sin perjuicio de ello es importante señalar que la universalidad de la demanda de una nueva carta no puede hacer perder de vista los temas que están en juego y que tienen a los Chilenos en un régimen de #MalVivir hace décadas, producto de la hegemonía de un modelo de desarrollo Capitalista de carácter Neoliberal.

Un acuerdo medianamente legitimo debe n incorporar una agenda corta, de alta prioridad y urgencias a temas relativos al cambio social y la solución inmediata a los problemas existentes respecto de las violaciones a los derechos humanos en los últimos meses. No es un tema primero que otro, deben caminar de la mano, pero con prioridades diferenciadas.

Medios de comunicación nacionales como internacionales, invocando estudios (Pulso social, Analitic.cl y Micro datos UdeChile) y la opinión de la gente en la calle, señalan que los temas mas importantes para los Chilenos son: 1-Las pensiones y un sistema estatal que garantice una vejez digna. 2- Desigualdad y garantías laborales. 3-Una educación gratuita y de calidad 4- Equidad y meritocracia. 4- Acabar con el abuso de poder y la discriminación.

De igual forma es importante mencionar que el informe despachado por Pulso Ciudadano indica cuales son las grandes necesidades de la ciudadanía en esta coyuntura (Ilustración 2 A), que sin lugar a duda deben quedar plasmadas en cualquier acuerdo político si pretende representar las inquietudes de la ciudadanía. Estas inquietudes pueden ser identificadas por medio de los indicadores reportados por analitic.cl (Ilustración 2 B), donde la salud, las pensiones y la educación aparecen entre las primeras prioridades.

Es importante recalcar que la constitución política de una nación es la expresión formal de una voluntad social por transformar las estructuras de inequidad de una sociedad y no al revés, las sociedades son entidades dinámicas que requieren reformulaciones constitucionales revolucionarias en términos jurídicos y no conservadoras. Las demandas sociales están íntimamente ligadas a una transformación constitucional que debe representar los intereses sociales de las mayorías, de lo contrario es una solución política aislada de la necesaria dignidad social para chilenos y chilenas. No pueden ser caminos independientes, tal como lo indica Heiss a CIPER Chile:

“Todo lo que en las protestas llaman «abusos», es porque nos falta protección social. Lo que en otras constituciones se consideran derechos económicos y sociales, en esta Constitución se estableció que son «libertades», que no son derechos. Un ejemplo es que establece libertad de enseñanza, no derecho a la educación”

No dejemos que el 2019 sea 1988…¿Las prioridades, donde están?

Es lamentable que en este acuerdo recluido en la esfera política y desconectado de los anhelos de las grandes mayorías omita evidentemente el tema de los derechos humanos, siendo que son precisamente los que ya o están vivos, o que hoy tienen sus cuerpos mutilados por el accionar represivo del estado, los que hicieron posible que los sectores mas conservadores de esta sociedad flexibilizaran sus posiciones, se requiere una sociedad civil mas grata y una clase política que ponga la necesidad de justicia en primer orden.

No olvidemos que durante este mes y en comparación proporcional con los 17 años de dictadura cívico militar, murió mas gente por mes que en dicho nefasto periodo de nuestra historia, por lo que no debe mirarse como “consecuencias asociadas a la protesta social” o como resultados de la necesidad de “poner orden. Tenemos muchos temas que resolver respecto de ello. Las torturas, los mutilamientos oculares de centenares de Chilenos y los vejámenes experimentados por quienes salieron a las calles a proponer un #ChileParaTodos con dignidad y justicia social no pueden quedar bajo la alfombra de un acuerdo entre “cadáveres políticos”, deben necesariamente resolverse para garantizar un futuro de dignidad en paz y en comunidad. Hoy no puede haber impunidad bajo ningún punto de vista, es un imperativo ético y una garantía democrática de mediano y largo plazo para la sociedad Chilena.

......

En estas horas críticas, en que los sectores entreguistas del liderazgo de la ex Concertación se manifiestan dispuestos a sacrificar la Asamblea Constituyente; ¿no será ya tiempo de desnudarlos frente a sus bases y al resto de los dirigentes inocentes, para que no los sigan engañando? Y, por lo tanto, de informar al país de cómo regalaron la mayoría parlamentaria en 1989; y de cómo destruyeron todos los medios escritos concertacionistas en los 90; y privatizaron (Canal 11) o neutralizaron (TVN) los canales de televisión que podrían haber contribuido a derrotar el modelo legado por Pinochet; entre sus principales traiciones.

¡No pueden seguir siendo impunemente, desde el punto de vista político y moral, los sostenedores del «modelo chileno»!

Cordialmente
Felipe Portales


"CUÍDATE HIJITO QUE NADIE MÁS TE VA A CUIDAR AQUÍ” Por Aldo Torres Baeza

Chile vive una crisis sin precedentes y hay un sinfín de explicaciones: las económicas, las políticas, el abuso. Abuso: esa palabra se instaló en los medios y en las conversaciones cotidianas. Se habla del abuso en la salud, educación, en el trato cotidiano. La lista es larga y sigue extendiéndose con el paso de los días. Vistas una a una, las peticiones hablan y dan cuenta de un sistema corroído desde distintos ámbitos. Un sistema de abusos. Es, entonces, la totalidad de un sistema el que se cuestiona, se interroga, se quema. Lo paradojal es que ese mismo sistema había sido “un milagro”, también un modelo: “El modelo chileno”.

El problema de los modelos es que dejan de cuestionarse a si mismos. Se vuelven autocomplacientes. Al alcanzar una especie de verdad y virtud, dejan de repensarse y analizarse. Se cierran, se vuelven herméticos. Todos los totalitarismos son modelos donde la ruta de la historia está trazada de ante mano, tienen las respuestas al cómo vivir, al qué pensar y ser dentro del esquema pre fijado. Por eso se cierran. Eso pasó con el modelo chileno. Se dejó estar. Dio por concluido lo que era y se definió como algo concreto. Por eso dejó de escuchar y se volvió soberbio. Eran externalidades a ese modelo el hecho que, por ejemplo, la mayor tasa de suicidios estuviese en el rango de los adultos mayores (cuando le preguntaban a los jóvenes que empezaron evadiendo el metro, ellos sin distinción repetían lo mismo: “lo hago por mis abuelos”). Y más: externalidades el que Chile fuese el país con mayor índice de desconfianza entre sus ciudadanos de toda Latinoamérica; el tercer país del mundo con mayor cantidad de presos respecto a cantidad de habitantes…

Al modelo le interesaba el per cápita por habitantes, las cifras, el conteo, pero no su felicidad. ¡Creamos mil, dos mil, cien mil puestos de trabajo!, repetía y repetía el presidente. Más y más “carne pa la picadora”. Pero bajo la postal había sangre, pulsiones, rabia y frustración, sensaciones y vidas humanas que la postal no mostraba. Ahí estaba, en cambio, los buses eléctricos, el metro de porcelana, un presidente que, habiendo solucionado todos los problemas de su país, salía al extranjero a recibir premios por cuidar el medio ambiente.

Repensar la visión del país parecía una cuestión ideológica. Y ahí descansaba otro supuesto poderoso que sustentaba al modelo: el parecer apolítico y neutral y, así, presentar sus objetivos y necesidades como bienes universales. Al fin y al cabo, algo de chorreo quedaría para los pobres luego de los acuerdos comerciales. Ellos debían subirse al carro que iba directo al desarrollo, el primer país de Latinoamérica en lograrlo. ¡Que lo vea el mundo! Sigan la ruta, cópienos. Modelo: “cosa que sirve como pauta para ser imitada, reproducida o copiada”. Macri hablaba de seguir el modelo chileno. Trump alababa del modelo chileno. El modelo funcionaba por inercia, con piloto automático. Se volvió autocomplaciente y despectivo con los vecinos porque se sentía a gusto consigo mismo. Chile es la Israel de Sudamérica, decía Evo Morales. El modelo era una postal, un ejemplo. Estaba cerrado y sacramentado porque había alcanzado una especie de verdad revelada a la cual se aferraba. Para el modelo incluso el ser humano tenía una naturaleza fija e inmutable: trabajar y aguantar. Era “la paz perpetua” que proponía Kant. O sea, una reconciliación basada en supuestos valores universales provenientes de la razón. El “espíritu comercial” que es “incompatible con la guerra y que, mas tarde o mas temprano, se acaba apoderando de todo pueblo”.

Hasta que un día sucedió lo que vimos: esa naturaleza fija, inmutable y racional se sacudió y el ser humano no aguantó más. Días después de que el presidente bautizara al modelo como oasis, el país estalló sin ningún tipo de precedente. Se rompió la paz y el modelo se vino abajo. Y como era un modelo la cosa en que vivíamos todos y todas, el colapso fue y es inédito. Ahora, no hay de donde sacar lecciones comparadas de crisis similares porque no existe otro país donde cosas tan elementales como el agua, las carreteras, la salud, la educación y los bosques pertenezcan a un porcentaje minúsculo de la población. Y como el modelo dejó de repensarse y cuestionarse a si mismo, hoy carece de ideas y estrategias para volver a funcionar. Esta atrapado, inmóvil, noqueado. ¿Qué ruta política puede ofrecer el presidente y el gobierno para salir de este colapso general?, ¿hacia donde nos dirigimos?, ¿en qué tipo de sociedad viviremos? Nadie lo sabe porque el modelo hace rato dejó de preguntárselo.

El presidente no puede salir a decir que tienen mas puestos de trabajo y esa era su oferta política, su visión: ofrecer un derecho humano. Hasta ahí llegaba su mirada política porque el modelo no necesitaba política, caminos, ideas, imaginación, emoción, sueños. Nada que no fuese productivo. Nada que no fuese cifra. Por eso el modelo despreciaba la historia, la educación cívica y la filosofía que hoy necesita. En cambio, le entregamos el país a las decisiones de los economistas y los paneles de expertos y despreciamos el humanismo y el saber popular. Así lo quería el modelo y hoy por eso estamos como estamos.

La crisis chilena es una advertencia para nosotros y para el mundo. Para nosotros, es un llamado a la humildad para repensarse y volver a nacer de otra forma (una Asamblea Constituyente es un camino en esa dirección). Para el mundo, porque así como Venezuela se cita como un modelo a no seguir por los países, Chile sufrirá el mismo destino. Se dirá: miren lo que pasa cuando se sigue un modelo cerrado y soberbio como el chileno que, después de darle vueltas y vueltas al asunto, lo que hizo fue abandonar a su suerte y al sálvese quien pueda a sus hijxs que más lo necesitaban. Por esa razón no debe extrañar que la mitad de los jóvenes detenidos por disturbios en Valparaíso alguna vez estuvieron en el SENAME. Hoy están vengándose contra un modelo que los abandonó y despreció a ellos, sus padres y abuelos.

En una columna de opinión, el escritor chileno Ernesto Garrat, que fue pobre, que vivió de allegado en distintas casas con una madre enferma y vieja, proponía otra imagen de Chile, muy distinta a la del modelo. Así la describe: Una anciana enferma y que trabajó toda su vida y que luego solo obtuvo una jubilación miserable, agonizando en el servicio de atención pública. Esta viejita es mi madre. Ella, detrás de su máscara de oxígeno, está llorando porque sabe que se va a morir y me va dejar solo en este Chile cruento y espartano que pertenece al 1%. No puede decírmelo con su voz. Apenas puede respirar. Me lo escribe temblorosa en un cuaderno verde con su último aliento.
“Cuídate hijito que nadie más te va a cuidar aquí”.



CARABINEROS Y LAS FFAA, VIOLAN LOS DDHH EN DEMOCRACIA
Por Enrique Villanueva

Que explicaciones pueden justificar la cobarde y violenta represión desatada por Carabineros, simplemente ninguna, el argumento del general director de la institución, de la supuesta sujeción de su personal a los protocolos establecidos, para disuadir manifestantes y evitar desordenes, es mediocre. El director General no está a la altura de su cargo, lo que hace es proteger y amparar actos propios del terrorismo de estado, que ya vivimos en nuestro país y de la cual su institución fue parte activa, su papel no es proteger estos desquiciados actos en contra de la población civil, su deber es aislar y castigar enérgicamente, sin rodeos, estas actuaciones que enlodan su institución.

Carabineros y las FFAA, en los días que estos últimos salieron a la calle, mandatados por el ministro del Interior, de Defensa y por el Sr. presidente de la República, han violado sistemáticamente, y lo siguen haciendo, los derechos humanos en Chile. En tiempos de dictadura era difícil, casi imposible, reunir evidencias de cómo actuaban los militares, la DINA primero y después la CNI, deteniendo, torturando, asesinando y haciendo desaparecer a miles de compatriotas.

Hoy cualquier ciudadano y ciudadana porta un teléfono y una cámara para registrar y grabar los atropellos irracionales que están cometiendo carabineros y la PDI, imágenes en directo, que no solo recorren las redes sociales en Chile, sino que, en todo el mundo. Por ello es que resulta ridículo e irresponsable, que políticos, ministros, funcionarios del gobierno y el general director de carabineros, nieguen evidencias claras y contundentes de la represión brutal que están ejerciendo y de manera consiente, por lo cual tarde o temprano tendrán que asumir sus responsabilidades.

Con estas explicaciones, que, en contextos distintos, son las mismas que entregaba la dictadura para justificar horribles crímenes de lesa humanidad, lo que están haciendo hoy desde el gobierno, es lanzar un manto de impunidad y de protección a quienes planifican, deciden y ejecutan todos estos actos represivos perversos. La explicación de que carabineros esta actuando ajustándose a la legalidad es falsa, lo que están haciendo es reprimir cobardemente a la población civil, orientados por el gobierno de Piñera, para intimidar a quienes están en las calles y bajar así el entusiasmo y la decisión que recorre todo Chile por cambiar nuestra realidad.

Lo que esta haciendo carabineros es actuar, siguiendo el llamado de guerra que hizo el “demócrata” Piñera, violentando en democracia al “enemigo interno”, ellos no ven ciudadanos ni ciudadanas manifestándose por sus derechos, ellos ven tal cual fueron adoctrinados, a “vándalos”, “subversivos” y “delincuentes”. Están utilizando los “elementos disuasivos”, armas largas, disparando perdigones y balines a corta distancia, a quemarropa, a la cara, ojos, (190 son los jóvenes que han perdido un ojo o ambos por balines), apuntando a los genitales, cabeza, piernas. Atropellando a personas y luego se dan a la fuga. Tomando detenidos por miles y a muchos de ellos no los registran en las comisarias, secuestrando personas desde sus domicilios, sin orden de detención emanadas de un tribunal. Están torturando a los detenidos y detenidas, violando a jóvenes, golpeándoles hasta dejarles inconscientes, a otros les mantienen incomunicados sin que éstos sean pasados a juzgados o fiscalías a control de detención. Obligándoles a firmar declaraciones para que se inculpen de actos que no realizaron, u obligados a firmar, declarando que no han sido objeto de torturas ni malos tratos.

Todo esto se llama TERRORISMO DE ESTADO y la historia se repite, militares y carabineros nuevamente actúan asesinando a su pueblo, violentando el anhelado “nunca mas” crímenes de lesa humanidad ni violaciones a los DDHH en Chile, con una represión violenta ordenada por el Gobierno de Piñera. Quien, amarrado a la ultraderecha, UDI, desprestigiado y con una baja credibilidad se aferra al poder, esta pasando a la historia como Nerón, el emperador que incendio Roma para aferrarse al poder, no entiende que el Oasis que inventó para autoproclamarse líder del continente ya no existe y que el modelo de país que defiende ya no lo queremos.

Arrinconados por el movimiento social, por el pueblo volcado en las calles, Nerón reculó y propone una constitución amarrada en el Congreso, que no incluye la Asamblea Constituyente, es decir el ejercicio de la soberanía y la participación del pueblo, que es quien esta pidiendo una nueva constitución, una democrática, que elimine y no remiende la que se diseño en dictadura y que es el blindaje del modelo de país que queremos cambiar.

El pueblo dijo ¡basta!”, y echó a andar, este proceso de movilización social ya no se intimido, hay una generación de jóvenes valientes, que con su entusiasmo y conciencia movilizaron a los chilenos y chilenas, conformando un movimiento nacional que continuará avanzando por sus justas demandas. El gobierno mientras tanto, continúa lanzando migajas e intentando arreglar la crisis social entre cuatro paredes, imponiendo soluciones parches que no resuelven los problemas de fondo, mientras recrudece la represión, la que como ya todos somos testigos, está dirigida a provocar a los manifestantes, para generar en la ciudadanía una sensación de intranquilidad y desorden.

Esto augura que la represión no va a parar, que continuarán los ataques destemplados en contra de manifestantes, mientras dejan hacer o, eluden enfrentar, a quienes saquean y hacen vandalismo. Este patrón de actuación es intencional, se corresponde con lo que por años hemos denunciado, es el producto de una formación profesional y doctrinaria de los mandos de carabineros, la que en parte importante esta en manos de generales y oficiales retirados, quienes fueron formados en tiempos de dictadura o, bajo la égida de la Doctrina la Seguridad Nacional.

Con esto, la formación de los mandos, oficiales y subalternos en carabineros (y en las FFAA) lleva consigo la marca de la impunidad, ningún gobierno post dictatorial generó las condiciones para que carabineros reconocieran y rechazaran su participación como actores principales del terrorismo de estado durante la dictadura militar. Con lo cual no se cambiaron las bases doctrinarias que forman a sus oficiales, aislados de la realidad nacional y con total desprecio por derechos humanos, como valor trascendental y de la convivencia democrática.

Esto hace que hoy estemos presenciando acciones de terrorismo de Estado, desenfrenadas y cobardes, de militares y particularmente de carabineros, reprimiendo con odio “al enemigo interno”, identificado por el gobierno y sus mandos, en el trabajador y la trabajadora. En el y la estudiante, en los intelectuales, en el hombre y mujer que reclama por sus derechos a educarse y a la salud, por sueldos dignos, pensiones dignas, por terminar el abuso y la aberrante desigualdad social, un pueblo que reclama su participación para decidir una nueva constitución.

Por lo tanto y mas allá de las ridículas explicaciones que entrega el gobierno a través de ministros y funcionarios, Carabineros está actuando disciplinadamente para neutralizar al enemigo que le enseñaron a perseguir y aniquilar. Cuyas consecuencias brutales, son las que estamos viendo a diario, los tratos crueles e inhumanos a compatriotas, amedrentándoles en las calles y sus domicilios. Con lo que hemos visto y la comunidad internacional, queda de manifiesto y sin lugar a dudas, que Carabineros esta violando sistemáticamente los derechos humanos en democracia, LO QUE NO PUEDE QUEDAR EN LA IMPUNIDAD.

Debemos exigir que se investigue y que se de cuenta de todos los responsables de estos hechos, incluido el presidente de la republica, que se establezcan todas las responsabilidades administrativas y penales de los mandos militares y civiles, que se adopten medidas de reparación y particularmente, QUE SE EXIJAN LAS REFORMAS NECESARIAS EN LAS FFAA Y CARABINEROS, PARA GARANTIZAR LA NO REPETICIÓN DE ESTOS ACTOS.

ASAMBLEA CONSTITUYENTE Y NUEVA CONSTITUCION. NO A LA IMPUNIDAD.


Chile saqueado
EL POTO Y LA JERINGA. Por Manuel Cabieses

“La libertad nunca es dada voluntariamente por el opresor; debe ser demandada por el oprimido”.
(MARTIN LUTHER KING)

En lenguaje corriente de los chilenos “quitarle el poto a la jeringa” significa eludir un problema, evadir una responsabilidad, no asumir un deber. Es lo que hace en estos días, muerta de miedo, la oligarquía que nos gobierna.

Llevamos más de tres semanas de insurrección pacífica sin que ningún factor político o mediático, se atreva a decir su nombre y reconocerla como tal… Para los mandones civiles sólo se trata de una “crisis” o “estallido” social. Algo pasajero y manejable. Le quitan el poto a la jeringa e intentan -como siempre- salvar la contingencia repartiendo unas cuantas migajas. El prolongado “estallido” enfrenta sin retrocesos y con mucho valor una cruel represión e ignora las piruetas demagógicas de la “clase política”. El “estallido” no se anda con chicas. Exige la renuncia del presidente de la República, la abolición del modelo neoliberal y derrocar las instituciones mediante una Asamblea Constituyente que dote al país de una nueva Constitución Política.

Bajo presión del pueblo el gobierno y el Congreso comienzan a ceder. Se muestran dispuestos a permitir algunas reformas constitucionales superficiales. Pero lo hacen quitándole el poto a la jeringa, o sea a la convocatoria de la Asamblea Constituyente que cuenta con 87% de respaldo popular.

La “clase política” y los medios de comunicación que controla la oligarquía han desatado una campaña del terror para desalentar la protesta. Los incendios y saqueos -algunos muy sospechosos- le sirven a ese objeto. Los medianos, pequeños y micro empresarios, cuyos intereses son parte de del movimiento, reciben el peso del mensaje de terror.

Esta táctica de guerra sicológica oculta el gran saqueo histórico de Chile. El economista Orlando Caputo, ex gerente de Codelco, compara el costo del programa social ofrecido por el presidente Piñera (1.200 millones de dólares) con los 13.780 millones de dólares de ganancias que el 2018 obtuvieron las grandes mineras privadas, principalmente extranjeras, que explotan el cobre chileno. Orlando Caputo sostiene con toda razón: “La desnacionalización del cobre, es el robo a Chile del siglo XX y XXI”. (1)

El saqueo reina en todas las instancias de la economía de mercado. Las AFP, cuya eliminación es una de las demandas más importantes del movimiento, reconocen que sus utilidades en el primer trimestre de este año alcanzaron a 196 millones de dólares, un incremento del 100%. Compañías extranjeras como Provida, filial en Chile del gigante norteamericano de los seguros Metropolitan Life Insurance Co., se hacen el pino con la miseria de los pensionados. El drama de los ancianos jubilados es una lacra horrible de la realidad social del país.

A su vez los bancos confiesan ganancias por 2.200 millones de dólares entre enero y julio de este año. Las inmobiliarias -que disputan centímetro a centímetro el suelo de Santiago y otras ciudades-, las clínicas y universidades privadas y las cadenas de súper mercados, también hacen utilidades de película.

Este deslumbrante desfile de millones de dólares, no consigue esconder que el modelo neoliberal está reventado. Lo vaticinó la OCDE el año pasado cuando informó que Chile es uno de los países con peores salarios y empleos más precarios.

Nuestro país permanece atado a un modelo que le impide desarrollarse. Está prisionero en garras del capital financiero. El economista Roberto Pizarro apunta a la necesaria diversificación de la estructura productiva y de las exportaciones. El ex ministro de Planificación afirma que “de cada 100 dólares que el país vende al mercado global, 90 dólares son materias primas en bruto o con escasa transformación, provenientes de los sectores mineros, forestal, pesca y agricultura”. (2)

La oligarquía y su brutal método de explotación del capital humano, ha provocado la crisis que hoy hace temblar los cimientos de la institucionalidad. Estamos viviendo lo que describió Karl Marx: “La necesidad es ciega hasta que se vuelve consciente. La libertad es la conciencia de la necesidad”.

La de Chile es una economía de bisutería. 28 millones de celulares y 5 millones y medio de automóviles encubren salarios de 300 lucas y pensiones de 120 y aún menos. Casi 5 mil millones de dólares se despilfarraron el año pasado en la compra de autos. Mientras los hospitales públicos carecen de insumos elementales para atender a los pacientes cuyas esperas pueden durar años.

Estas son las magnitudes del saqueo que sufre Chile. Es tiempo de enterrar el viejo orden para construir, unidos, una sociedad de iguales.

MANUEL CABIESES DONOSO

Noviembre 2019

(1) “Las ganancias de la minería privada en Chile”, puntofinalblog.cl, https://www.puntofinalblog.cl/blog/las-ganancias-de-la-mineria-privada-en-chile

(2) “Chile: otra vez el desarrollo frustrado”, puntofinalblog.cl, https://www.puntofinalblog.cl/blog/chile-otravez-el-desarrollo-frustrado

https://www.puntofinalblog.cl/


DECLARACIÓN PÚBLICA

Las abogadas y abogados, abajo firmantes, vemos con profunda preocupación los acontecimientos represivos ejecutados por agentes del Estado particularmente por Carabineros de Chile, con el total respaldo de su Jefatura institucional y de la autoridad política representada por el Presidente de la República Sebastián Piñera, lo que le confiere, a la situación, una mayor gravedad.

Los hechos a los que nos referimos, dicen relación con actos constitutivos de violaciones masivas y sistemáticas de los DD.HH, ocurridos en los últimos días, y que siguen aconteciendo hasta el día de hoy. No se trata de hechos aislados ni de excesos, sino que estamos en presencia de una política del Estado y sus agentes dirigida en contra de la población civil, y que ha tenido como resultado detenciones masivas, muerte, personas lesionadas y mutiladas que configuran un escenario de afectación de derechos fundamentales como la vida, la libertad, la integridad física y psíquica. El uso de balines como una práctica reiterada por parte de la Policía de Carabineros, la tortura, tratos crueles inhumanos y degradantes, cometidos al interior de los cuarteles policiales, dan cuenta que los agentes del Estado se han puesto al servicio del crimen y al margen de la legalidad. A los abogados se nos entorpece el derecho a visitar a los detenidos, cuando no, simplemente se nos niega ese derecho fundamental de todo detenido y tan esencial para el ejercicio de la profesión.

La situación está adquiriendo características que nos hace recordar lo ocurrido durante la dictadura cívico militar de Pinochet, frente a lo cual no podemos permanecer en silencio y vemos con asombro y preocupación que, los recursos de amparo y protección, que tienen por finalidad cautelar derechos fundamentales, del mismo modo que en el pasado, han sido rechazados mayoritariamente, por los tribunales superiores de justicia, todo lo cual debilita la democracia y el estado de derecho. El habeas corpus se hace indispensable para constatar la magnitud y gravedad de la situación, y dar la debida protección a las personas víctimas de la acción policial.

Por lo anterior:

1.- Demandamos el cese inmediato de los actos represivos en contra de la población civil, constitutivos de violación sistemática, masiva y generalizada de los Derechos Humanos, cuya responsabilidad recae en el mando institucional y en último término en el Presidente de la República, Sebastián Piñera.

2.- Demandamos de los tribunales superiores de justicia que, en el ejercicio de su función jurisdiccional, y ante la gravedad de los hechos, adopte las resoluciones cautelares de los derechos fundamentales, bajo el marco normativo de los Derechos Humanos reconocidos en los tratados internacionales ratificados por Chile, y que tienen como orientación interpretativa el principio pro persona, del cual no se pueden sustraer al momento de ejercer este poder deber del Estado, que detentan de manera exclusiva y excluyente, y en el cual el pueblo soberano confía su ejercicio.

Santiago, 10 de noviembre de 2019.

1. Alberto Espinoza Pino 2. Marta de la Fuente Olguín 3. Leonor Cifuentes Fernández 4. Rosa Meléndez Jiménez 5. Luis Parra Veliz 6. Sergio Sepúlveda Soto 7. Javiera Ascencio de la Fuente 8. Claudio Verdugo Sobral 9. Rodrigo Bravo Valenzuela 10. María del Carmen Rojas Rivas 11. Hugo Villar Cisternas 12. Julieta Espinoza Gaete 13. Rodrigo Alfaro San Martín 14. Geraldine Araya Becerra 15. Gabriela Vásquez Muñoz 16. Patricia Rada Salazar 17. Alicia Cabello Quezada 18. Johana Cancino Pereira 19. Simón Sobarzo Castillo 20. Boris Hau 21. Pablo Ubilla Eitel 22. Jaime Retamal Torres 23. Ricardo Rojas Puga 3 24. Mauricio Campos Segundo 25. Fabiola Espinoza Gaete 26. Ismael Salvador Sierra Contreras 27. Carolina Guerra Arce 28. Rafael Ferrada Henríquez 29. Rodrigo Cartes Pino 30. Elías Soto Nuñez 31. Ver ónica Reyna Morales 32. Juan Patricio Alvear Arriagad a 33. Carlos Díaz Rebolledo 34. Fabiola Torres Peralta 35. Leonardo Ponce Pineda 36. Matías Silva Alliende 37. Italo Antonucci Marabolí 38. Fabián Farías Quijada 39. Walda Flores Gonzalez 40. Gloria Gallardo Hurtado 41. Amaro Or óstica Ortega 42. Jeannette Jara Román 43. Natalia Paz Soto Aguilera 44. Consuelo Cortés Abad 45. Samuel Navarro Castro 46. Juan Carlos Valdivia Salgado 47. Mario Cortez Muñoz 48. Carolina Cubillos de la Fuente 49. Viviana Betancourt Gallegos 50. Guillermo Arenas Escudero 51. Raúl Córdoba Rollano 52. Cristóbal Leiva González 53. Christian Suárez Crothers 54. Santiago Trincado Moreno 55. Alamiro Cerda Marilaf 56. Karina Román Silva 57. Carlos Galleguillos Carvajal 58. Pablo Galleguillos Carvajal 59. Gergos Tofalos Olivares 60. Francisco Bustos Bustos 61. Boris Paredes Bustos 62. Miguel Ángel de la Fuente Molina 63. Magaly Ascencio Mansilla 4 64. Ricardo Valdenegro Castan 65. Sergio Valenzuela Pulgar 66. Julia Urquieta Olivares 67. Joaquín Rubio Schweizer 68. Jimena Pérez Saldivia 69. Paulina López Gallardo 70. Ximena Henríquez Palma 71. Xhemil Xhemale Parada 72. María Isabel Sharp Galetovic 73. María Luisa Sotomayor Duarte 74. María Patricia Barros Navarrete 75. Macarena Roa Medina 76. Carolina Parraguez Piña 77. Victoria Martínez Placencia 78. Alvar o Fuentealba Hern ández 79. Diego Riquelme Ruiz 80. Ignacio Rojas Castañeda 81. Nadia Tobar Manosalva 82. Mayte Fernanda Araneda Rodríguez 83. Camila Caru Lavin 84. Félix Avilés Fredes 85. Rodrigo Hernández Fernández 86. Luis Toro 87. Carol Araya Jofré 88. Hernán Valenzuela Cabello 89. Marta Yañez Queupumil 90. Paola Villarroel Hermosilla 91. Carmen Espinoza Miranda 92. Romanina Morales Baltra 93. Eduardo Morales Espinosa 94. John Parada Montero 95. Miguel Alejandro Díaz Jiménez 96. Mariana Espinoza Muñoz 97. Karina Fernández Neira 98. Magdalena Garcés Fuentes 99. Claudio Rojas Vergara 100. Juan Carlos Contardo Opitz 101. Paula Silva Terreros 102. Jorge Lucero Rossel 103. María Carolina Vargas Viancos 5 104. Sonia Gonz ález Valdenegro 105. Catalina Lagos Tschorne 106. Pablo Viollier Bonvin 107. María Fernanda Rojas Pinto 108. Ana María Peralta Caceres 109. Ismael Sierra Contreras 110. Camilo Lefort Valenzuela 111. Diego Pardow Lorenzo 112. María Magdalena Rivera Iribarren 113. Alejandra Arriaza Donoso 114. Patricio Bravo Arenas 115. Angelo Torres Ramírez 116. Gisela Escobar Hern ández 117. Karen Cerda Meneses 118. Milena Tatiana Tavra Torres 119. Juan Fuentes Díaz 120. Jaime Gajardo Falcón 121. Paola Peña Marín 122. Rodrigo Alamos Fuenzalida 123. Rafael Alvarado Borgel 124. Luisa Portus Alca íno 125. Daniela Márquez Márquez 126. Paula Gonz ález Sep úlveda 127. Alejandra Urrutia Muñoz 128. Claudia Neira Oportus 129. Roberto Avila Toledo 130. Héctor Alvarez Piña 131. Edson Dettoni Andrade 132. Germán José Acevedo 133. Fernando González Durán 134. Ana Maria Vera Wilke 135. Hernán Yañez Lorca 136. Luis Salinas Ojeda 137. Ricardo Andres Loyola Loyola 138. Consuelo Gazmuri Riveros 139. Pablo Fuenzalida Valenzuela 140. Diego Felipe Guerrero Varas 141. Valia Paulina Chacón Contreras 142. Jose Ríos Bel 143. Pablo Ramírez Astudillo 6 144. Ricardo Michaud Oliveros 145. Arturo Mandiola Flores 146. Adil Brkovic Almonte 147. Nicole Estefanía Opazo Inostroza 148. J orge Sep úlveda Varela 149. Manuel Arturo Yáñez Espinoza 150. Luis Cuello Peña y Lillo 151. Sebastián Salazar Pizarro 152. Francisco Castillo Aballay 153. Xavier Palominos Segovia 154. Marcelo Rodríguez Aviles 155. Alfredo Peñaloza Figueroa 156. Marta Valenzuela Tello 157. Tania Suazo Navia 158. David Osorio Barrios 159. Mabel Peñaloza Picón 160. Pablo Troncoso Duarte 161. Adriana Rojas Pérez 162. Gonzalo Moya Suárez 163. Daniel Patricio Rojas Paredes 164. Manuel Luna Abarza 165. Dayana Barrios Núñez 166. Claudia Castelletti Font 167. Erika Díaz Muñoz 168. Jonathan Valenzuela Sald ías 169. Andrea Palma Roco 170. Macarena Arce Varas 2 Derechos Humanos, cuya responsabilidad recae en el mando institucional y en último término en el Presidente de la República, Sebastián Piñera. 2.- Demandamos de los tribunales superiores de justicia que, en el ejercicio de su función jurisdiccional, y ante la gravedad de los hechos, adopte las resoluciones cautelares de los derechos fundamentales, bajo el marco normativo de los Derechos Humanos reconocidos en los tratados internacionales ratificados por Chile, y que tienen como orientación interpretativa el principio pro persona, del cual no se pueden sustraer al momento de ejercer este poder deber del Estado, que detentan de manera exclusiva y excluyente, y en el cual el pueblo soberano confía su ejercicio. Santiago, 10 de noviembre de 2019. 1. Alberto Espinoza Pino 2. Marta de la Fuente Olguín 3. Leonor Cifuentes Fernández 4. Rosa Meléndez Jiménez 5. Luis Parra Veliz 6. Sergio Sepúlveda Soto 7. Javiera Ascencio de la Fuente 8. Claudio Verdugo Sobral 9. Rodrigo Bravo Valenzuela 10. María del Carmen Rojas Rivas 11. Hugo Villar Cisternas 12. Julieta Espinoza Gaete 13. Rodrigo Alfaro San Martín 14. Geraldine Araya Becerra 15. Gabriela Vásquez Muñoz 16. Patricia Rada Salazar 17. Alicia Cabello Quezada 18. Johana Cancino Pereira 19. Simón Sobarzo Castillo 20. Boris Hau 21. Pablo Ubilla Eitel 22. Jaime Retamal Torres 23. Ricardo Rojas Puga 3 24. Mauricio Campos Segundo 25. Fabiola Espinoza Gaete 26. Ismael Salvador Sierra Contreras 27. Carolina Guerra Arce 28. Rafael Ferrada Henríquez 29. Rodrigo Cartes Pino 30. Elías Soto Nuñez 31. Ver ónica Reyna Morales 32. Juan Patricio Alvear Arriagad a 33. Carlos Díaz Rebolledo 34. Fabiola Torres Peralta 35. Leonardo Ponce Pineda 36. Matías Silva Alliende 37. Italo Antonucci Marabolí 38. Fabián Farías Quijada 39. Walda Flores Gonzalez 40. Gloria Gallardo Hurtado 41. Amaro Or óstica Ortega 42. Jeannette Jara Román 43. Natalia Paz Soto Aguilera 44. Consuelo Cortés Abad 45. Samuel Navarro Castro 46. Juan Carlos Valdivia Salgado 47. Mario Cortez Muñoz 48. Carolina Cubillos de la Fuente 49. Viviana Betancourt Gallegos 50. Guillermo Arenas Escudero 51. Raúl Córdoba Rollano 52. Cristóbal Leiva González 53. Christian Suárez Crothers 54. Santiago Trincado Moreno 55. Alamiro Cerda Marilaf 56. Karina Román Silva 57. Carlos Galleguillos Carvajal 58. Pablo Galleguillos Carvajal 59. Gergos Tofalos Olivares 60. Francisco Bustos Bustos 61. Boris Paredes Bustos 62. Miguel Ángel de la Fuente Molina 63. Magaly Ascencio Mansilla 4 64. Ricardo Valdenegro Castan 65. Sergio Valenzuela Pulgar 66. Julia Urquieta Olivares 67. Joaquín Rubio Schweizer 68. Jimena Pérez Saldivia 69. Paulina López Gallardo 70. Ximena Henríquez Palma 71. Xhemil Xhemale Parada 72. María Isabel Sharp Galetovic 73. María Luisa Sotomayor Duarte 74. María Patricia Barros Navarrete 75. Macarena Roa Medina 76. Carolina Parraguez Piña 77. Victoria Martínez Placencia 78. Alvar o Fuentealba Hern ández 79. Diego Riquelme Ruiz 80. Ignacio Rojas Castañeda 81. Nadia Tobar Manosalva 82. Mayte Fernanda Araneda Rodríguez 83. Camila Caru Lavin 84. Félix Avilés Fredes 85. Rodrigo Hernández Fernández 86. Luis Toro 87. Carol Araya Jofré 88. Hernán Valenzuela Cabello 89. Marta Yañez Queupumil 90. Paola Villarroel Hermosilla 91. Carmen Espinoza Miranda 92. Romanina Morales Baltra 93. Eduardo Morales Espinosa 94. John Parada Montero 95. Miguel Alejandro Díaz Jiménez 96. Mariana Espinoza Muñoz 97. Karina Fernández Neira 98. Magdalena Garcés Fuentes 99. Claudio Rojas Vergara 100. Juan Carlos Contardo Opitz 101. Paula Silva Terreros 102. Jorge Lucero Rossel 103. María Carolina Vargas Viancos 5 104. Sonia Gonz ález Valdenegro 105. Catalina Lagos Tschorne 106. Pablo Viollier Bonvin 107. María Fernanda Rojas Pinto 108. Ana María Peralta Caceres 109. Ismael Sierra Contreras 110. Camilo Lefort Valenzuela 111. Diego Pardow Lorenzo 112. María Magdalena Rivera Iribarren 113. Alejandra Arriaza Donoso 114. Patricio Bravo Arenas 115. Angelo Torres Ramírez 116. Gisela Escobar Hern ández 117. Karen Cerda Meneses 118. Milena Tatiana Tavra Torres 119. Juan Fuentes Díaz 120. Jaime Gajardo Falcón 121. Paola Peña Marín 122. Rodrigo Alamos Fuenzalida 123. Rafael Alvarado Borgel 124. Luisa Portus Alca íno 125. Daniela Márquez Márquez 126. Paula Gonz ález Sep úlveda 127. Alejandra Urrutia Muñoz 128. Claudia Neira Oportus 129. Roberto Avila Toledo 130. Héctor Alvarez Piña 131. Edson Dettoni Andrade 132. Germán José Acevedo 133. Fernando González Durán 134. Ana Maria Vera Wilke 135. Hernán Yañez Lorca 136. Luis Salinas Ojeda 137. Ricardo Andres Loyola Loyola 138. Consuelo Gazmuri Riveros 139. Pablo Fuenzalida Valenzuela 140. Diego Felipe Guerrero Varas 141. Valia Paulina Chacón Contreras 142. Jose Ríos Bel 143. Pablo Ramírez Astudillo 6 144. Ricardo Michaud Oliveros 145. Arturo Mandiola Flores 146. Adil Brkovic Almonte 147. Nicole Estefanía Opazo Inostroza 148. J orge Sep úlveda Varela 149. Manuel Arturo Yáñez Espinoza 150. Luis Cuello Peña y Lillo 151. Sebastián Salazar Pizarro 152. Francisco Castillo Aballay 153. Xavier Palominos Segovia 154. Marcelo Rodríguez Aviles 155. Alfredo Peñaloza Figueroa 156. Marta Valenzuela Tello 157. Tania Suazo Navia 158. David Osorio Barrios 159. Mabel Peñaloza Picón 160. Pablo Troncoso Duarte 161. Adriana Rojas Pérez 162. Gonzalo Moya Suárez 163. Daniel Patricio Rojas Paredes 164. Manuel Luna Abarza 165. Dayana Barrios Núñez 166. Claudia Castelletti Font 167. Erika Díaz Muñoz 168. Jonathan Valenzuela Saldías 169. Andrea Palma Roco 170. Macarena Arce Varas


Pinochet se reinstala en La Moneda
Juan Pablo Cárdenas S. | Domingo 10 de noviembre 2019

El fantasma del ex Dictador recorre los pasillos de La Moneda. Con gran acierto periodístico, la televisión alemana le ha brindado al mundo un reportaje audiovisual en que reproduce la declaración de guerra de Sebastián Piñera a la protesta social, casi en los mismos términos que lo hiciera Pinochet décadas atrás. La exposición de ambas imágenes es elocuente y habla de cómo el actual morador del Palacio Presidencial es hijo dilecto del Tirano que con idénticas palabras y recursos criminales manda a reprimir el clamor de justicia y equidad.

Es comprensible. Sebastián Piñera le debe a Pinochet la oportunidad de convertirse en un multimillonario durante esos fatídicos años de dictadura, así como en su hora final el ex gobernante de facto debe haberle agradecido muchos al actual mandatario por concurrir a Londres a visitarlo y abogar por su impunidad, cuando el Tribunal Internacional de la Haya pudo haberlo condenado ejemplarmente ante la historia por sus crímenes de lesa humanidad.

Qué duda cabe: Piñera es parte del legado de Pinochet, de su Constitución y régimen neoliberal, los cuales por fin tienen sus días contados. Hoy es la inmensa y sostenida rebelión popular la que le exige a la política una Asamblea Constituyente y el fin de los horrores cometidos por el capitalismo ultra despiadado. Advirtiéndole al mundo para que nunca más pueda imponerse un régimen económico de tantas iniquidades como el que adoptó el Régimen cívico militar y recibió el beneplácito de los gobiernos “democráticos” que le siguieron.

Al igual que su mentor, Piñera dice que está más “firme que nunca”; que nadie lo moverá de La Moneda hasta completar los años que le faltan a su administración. Sin embargo, los porfiados hechos nos indican que el estallido social no retrocede, que los chilenos no se conforman con las migajas que quieren darle las desesperadas iniciativas de un gobierno cuyos ministros de estado, parlamentarios y partidarios ya lo saben tambaleante. Por lo mismo que las contradicciones entre unos y otros se hacen todos los días evidentes, como que hace algunas horas el propio Piñera ha salido a implorar la lealtad de la centro derecha.

Recordamos que durante una protesta, el Dictador decidió mirar la encendida ciudad de Santiago desde un helicóptero. No nos consta, sin embargo, que su hijo dilecto haya hecho algo parecido en estos días de furia social. Como tampoco tenemos certeza de que siquiera observe a través de la televisión todo lo que sucede. Que siga lo que transmiten los canales que han sido tan obsecuentes con los gobiernos culpables de lo sucedido y que, por supuesto, viven a expensas de los grandes empresarios cuya voracidad y perversión moral en una de las principales responsables también de la grave crisis que vivimos.

Pero tampoco podríamos estar seguros de que Piñera sienta alguna compasión por el país y lo que se manifiesta en estas nuevas protestas. Que pueda abochornarse realmente de las miserables pensiones que condenan a los chilenos de la Tercera edad en sus últimos días y después de trabajar por 30 o 40 años. Que pudiera sensibilizarse sinceramente frente al miserable ingreso promedio de los trabajadores chilenos y que a todas luces no les alcanza para cubrir los gastos de primera necesidad de sus familias. Por lo mismo que un alza de apenas 30 pesos en la tarifa del metro pudo encender tanto dolor y a rabia contenidos.

Tampoco creemos que podría aquilatar el impacto que significa para los hogares chilenos que sus enfermos, sobre todo los niños y los ancianos, se mueran todos los días a la espera de entrar al pabellón de los hospitales o recibir los medicamentos necesarios. Porque para Piñera y sus semejantes, la salud es un servicio por el cual hay que pagar, y caro, al igual que con la educación y las viviendas básicas. Tal como se le eroga a las empresas privadas y extranjeras por el agua o por circular por las carreteras, cuyos valores se incrementan todos los años por encima del índice de precios al consumidor. Según lo que fue pactado vergonzosa y servilmente por los gobiernos y parlamentos de la posdictadura con los inversionistas extranjeros. Al concederles propiedad y privilegios que a ellos mismos ahora les causa rubor, cuando se enteran de la severa angustia de los pobres y de las graves carencias de la clase media. Porque sin mediar todavía ley o presión estatal alguna, ya prometen reajustar los salarios de sus empleados y cumplir con los deberes tributarios por largos años burlados.

No sabemos tampoco si Piñera es capaz de impresionarse por la cantidad de personas agredidas por la policía y los militares que sacó a la calle para otra vez enfrentarlos a su propio pueblo. Apreciar cómo hoy más de doscientos hombres y mujeres han quedado minusválidos a causa de los balines lanzados a quema ropa por las llamadas Fuerzas Especiales y que les han vaciado sus órbitas oculares. No sabemos si alguna vez como joven y estudiante este patético personaje recibió algún lumazo de los pacos, como los de ese niño golpeado brutalmente una vez detenido por dos “efectivos del orden y la seguridad”. O si será capaz de comprender lo que le puede significar a una joven adolescente recibir decenas de perdigones en sus piernas dentro de su propio establecimiento escolar. De parte, por supuesto, de otro desalmado policía a muy pocos metros de distancia.

No, por cierto que no. Piñera solo entiende de cifras macroeconómicas y sigue convencido que el mejor acicate para el crecimiento es que los ricos sean cada vez más ricos y la mano de obra sea cada vez más barata a objeto que nuestros productos de exportación sean “competitivos” en el mercado internacional. Para que, además, las oportunidades de nuestra geografía, yacimientos, bosques y mares atraigan más y más capitales a Chile, donde los dividendos de los “emprendedores” como suelen calificarse, no alcanzan nunca el bolsillo de los que trabajan o de los que se jubilaron después de 30 o 40 años de esfuerzo y frustradas esperanzas.

En razón de su enorme megalomanía, Piñera cree que va a contar siempre con el apoyo de los grandes empresarios y del gobierno de la Casa Blanca, a donde concurrió para ofrecerle la estrella de nuestro emblema nacional a Trump y prenderla a la bandera estadounidense. Se olvida que hasta hace muy pocos años, sus propios colegas de la clase empresarial chilena se avergonzaban de su codicia y descarada falta de probidad. Al parecer se ha olvidado de esa retahíla de artículos y columnas con que sus pares políticos lo fustigaban. Como esos lúcidos escritos de quien fuera su compañero de lista senatorial, el reaccionario periodista Hermógenes Pérez de Arce. O su propio hermano, el economista ultraneoliberal que ahora teme que su sistema previsional corra peligro.

Rodeado de colaboradores abyectos y desvergonzados, Piñera se propone permanecer en el gobierno, cuando las cifras de las encuestas indican que su popularidad ya bajó de los dos dígitos. Cuando sus expresiones son refutadas por los jefes militares que se suponen de su confianza y se sabe que el Presidente de la Corte Suprema y el Contralor General de la República (además de los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados) han repudiado su errática iniciativa de convocar al Consejo de Seguridad Nacional, como si el país estuviera bajo peligro a causa de un enemigo externo.

A esta altura ya no sabemos si comparar a Piñera con Pinochet sea igualmente lesivo para ambos, especialmente para este último aunque a todas luces se ha convertido en su émulo. Pero lo que tenemos claro es que, como a aquél, a este otro solo puede tumbarlo el pueblo y su activa protesta. Con la diferencia de que el actual usurpador de La Moneda ya no está en condiciones de negociar su salida y, menos, imponer su legado. Porque si algo tenemos muy claro es que si se propusiera negociar su salida con el Parlamento, los partidos y los poderosos gremios empresariales, de seguro que los arrastraría a todos por su mismo despeñadero. Si tomamos en cuenta que sus niveles de desprestigio verdaderamente los comparte con todos ellos.

Es hora de que el pueblo no busque salvadores. Que sean los millones de chilenos movilizados los que lo encaren y arrojen de La Moneda. Que por ningún motivo, les endosemos nuestros derechos y obligaciones ciudadana a los oportunistas del momento, que ya ofrecen sus servicios de intermediarios. Porque ya sabemos lo que ocurre cuando se negocia el futuro a espaldas de los ciudadanos. Sin Asamblea Constituyente, por ejemplo, la que debe constituirse en el primer paso para recuperar la dignidad nacional avasallada.

http://juanpablocardenas.cl/


El Espíritu Libertario de nuestra Juventud. La Realidad Chilena.
Por Gloria Clavero Aranda, Quillota 8 de noviembre de 2019

Mariposas de colores
Alumbran los Jardines
Del Entendimiento
De las Gentes Sencillas
Del Fin del Mundo.
Vuelan libertarias
Llevando el Polen de la Vida
Por los Vergeles de Chile,
Conversan con las flores
Nos envuelven, nos rodean,
Nos rozan con sus alas llenas de luz,
Y nos despiertan, con premura,
Del largo sueño en el que nos dejó
El interminable invierno de 1973
Ese Tiempo maléfico
Que nos robó el deseo
De surcar por el cielo
Persiguiendo el Horizonte.

Nuestras mariposillas
Buscan el Néctar de la Vida
Nos susurran y nos muestran
Los caminos del Tiempo,
Nuestra Memoria se agita,
hasta que, por fin, abrimos los ojos
y nos damos cuenta
que hay un Mundo
que no es el que queríamos
para nuestras hija e hijos,
para nuestras nietas y nietos.

El Chile de hoy, fue hecho por los Depredadores que tramaron el Golpe de Estado y la Dictadura en nuestro país, los Dueños de las Finanzas, obtenidas gracias a la Explotación de las Trabajadoras y los Trabajadores del Pueblo. Estas Gentuzas supieron ocultar sus Sentimientos Narcisísticos, para complacer sus caprichos, con la Mentira y el Engaño, ocultos en el ropaje de sus Sirvientes, que obedecieron Los Deseos del Amo, sin desobedecer ninguna de sus órdenes. Leyes plasmadas, firmadas y ratificadas por lacayos y sicarios, con la complacencia del Gran Hermano...

La Constitución del 80 fue un “Pacto con el Diablo”. La Casta, se confabuló con los Sirvientes y los Sicarios del Régimen; Los Políticos y las Fuerzas Armadas. Fue firmada en 2005 por quienes nos “prometieron una “Democracia” ... Y nos dieron una “democracia de papel”, al Servicio de sus Intereses Económicos, Dentro de un “Orden Constitucional” que privilegia “La Seguridad Nacional”, antes que el” El Orden Público”. Un orden sin Justicia, sin Derechos, Humanos, Sin Derechos Políticos, ni Sociales. Es el “Orden de las Dictaduras”, que crea el “Desorden”, quitando el pensamiento crítico, convirtiendo a la Gente en Masa, originando el “Caos”, el “Sálvese quien pueda” ... La Maldita Constitución de Pinochet, promovió un Estado de Privilegio para la Casta, la Elite chilena, el 10% de los habitantes de este país nuestro, el resto, vive, hasta hoy, del Paternalismo Asistencialista, controlado por el Padrino de turno, según la Doctrina del Gato Pardo... Hasta hoy, las leyes emanadas de la Constitución del 80 han permitido y avalado “La Corrupción Política” y la “Corrupción de las Fuerzas Armadas”, incluyendo la de los “Carabineros de Chile”, eufemísticamente llamados “Agentes del Orden Público”, agentes que, obedeciendo las órdenes del Amo Estado, continúan expoliando, matando y maltratando al “Pueblo Mapuche”

El “Orden Constitucional” que nos rige, fue urdido en el propio Infierno de los Depredadores, cuando nuestras lideresas y nuestros líderes, habían sido asesinados, desaparecidos, encarcelados, torturados, exiliados...

¿Quién le pone el cascabel al Lobo? ¿Quién vuelve a este Pueblo Sereno?

¡Basta! dijeron los Pingüinos el año 2008,
¡Basta! dijeron las Mariposas
En la primavera de 2019
¡Basta de soportar tanta Injusticia!
¡Tanto Desequilibrio, tanta Mentira!
¡Basta gritan las mariposas de hoy
Junto a los Pingüinos de la década de los 90
Son las Mariposas del Tercer Milenio
Nuestra Juventud, las Terceras
y Cuartas generaciones De la Dictadura...
chicas y chicos que caminan en Paz,
Manifestándose por los senderos de Chile,

Llevan el Sol en su mirada, no tienen nada que perder, Pero si tienen algo muy importante que conseguir: la Libertad de sus Sueños, La Capacidad de construir un Pensamiento Crítico, Propio, Independiente de la Política vendida al Capital y a su nefasta “Doctrina Neoliberal”, Porque Ellas y Ellos, son los herederos y las herederas, del Utópico Deseo de alcanzar el Horizonte...de conseguir La Justicia y el Equilibrio para nuestro Pueblo

La Juventud Chilena de Hoy, Desea Construir otro Mundo, con sus Propios Sueños. Por eso, se del Cierto, que nuestras Mariposas de Colores, junto a las Gentes Sencillas de nuestro Pueblo, escribirán la Nueva Constitución, enmarcada en la Historia de un Chile Diverso, Multicultural y Polifacético. Un Verdadero y Real Pacto Social, que conseguirá, con el esfuerzo, la capacidad, el Deseo y el Trabajo de todas y todos, una Convivencia Serena, Pacífica, con criterios para Articular los Distintos Saberes del Pueblo, teniendo en cuenta, por primera vez en este país, a Nuestros Pueblos Originarios, empezando por nuestros “Mapuche”, debatiendo, discrepando, dialogando, respetando las diferencias, poniéndolas al Servicio del Bien Común.

El camino hacia la Nueva Constitución, es largo, y no exento de dificultades, como hasta ahora ha sido. Pero ya empezamos a recorrerlo, y no pararemos hasta llegar al final…

¡Viva el Pueblo de Chile! ¡Viva la Juventud Criteriosa y Libertaria del Fin del Mundo!


Un par de breves reflexiones por Juan Luis Castillo

No nos llamemos a equívocos, El Presidente llamó, con urgencia al «COSENA», no por «entretención», los llamó para sondear apoyo para reponer estados de excepción, pues ya no tiene muchas alternativas de control ciudadano. Segundo, hoy, vemos como la justicia comienza a «enjuiciar», a someter a investigación a personas que habrían in fraccionado la ley, atentando contra la propiedad pública,... Se observa la dureza de la ley, más, sin justificar la delincuencia, que no es lo mismo que la expresiones de rabia e impotencia en una protesta, queda en evidencia que la justicia Chilena tiene dos caras, una para los pobres y ciudadanos comunes, otra para juzgar a los políticos y empresarios, los cuales a la primera de cambio, encuentran subterfugios para lograr perdonazos o clases de ética, quedando en la mas plena impunidad. Finalmente,: Fuerte y claro Lo señalado por once mil científicos de todo el mundo, declaran y coinciden que el tema medio ambiental, sólo tiene alternativas de solución, al margen de el sistema neo-liberal, plena coincidencia con la crisis Chilena, sólo tiene solución, si se le mete la mano al sistema!

......

Piñera instiga el soplonaje. Por Carlos Ernesto Sánchez

Es lamentable tener que reconocer que Sebastián Piñera, no entienda o no quiere entender nada de lo que está sucediendo en el país, frente a masivas manifestaciones que se viven día a día. Sigue el mandatario teniendo fiera defensa de carabineros y otras fuerzas que han ejercido la represión. Sus anuncios son permanente acto de amenaza, evitando lo fundamental que es llamar a plebiscito, intervenir carabineros, y escuchar las demandas de la sociedad, y no oír lo que conviene o aquello que los aduladores de palacio le susurran. Ya nadie escucha a los personeros de gobierno, que siguen manteniendo las letanías que no representan a nadie. Ni Piñera ni la clase política, demuestran un poco de sensibilidad frente a los hechos que suceden. Nada se saca con seguir repudiando los hechos violentos, si las autoridades con cada palabra que emiten solo atizan el fuego. En Chile está claro se violentan los derechos humanos, se puede ver con impotencia como Carabineros amparados por autoridades rastreras regionales, provinciales, niegan hechos que todos pueden constatar. Violenta se siga negando estos hechos. Lo he reiterado “La Paz es Fruto de la Justicia” y sin duda; No hay justicia y no solo en lo penal, sino en casi todas las áreas del acontecer nacional. Aunque estoy en contra de todo acto violento y sin duda me afecta en lo cotidiano lo que vivimos, sostengo que no es el momento de bajar las manifestaciones, los diálogos ciudadanos, la fuerza de la ciudadanía hasta hacer parir un Chile más justo y solidario, humanos, donde no sea el mercado quien rija la vida de todos nosotros. Nada de lo anunciado por Piñera, en esta nueva agenda va al fondo del problema. El es el problema, con su lenguaje violento, amenazador, instigador del soplonaje, defendiendo lo que no tiene defensa. Las manifestaciones han dejado claro, que no se trata de pesos más o menos. Chile se canso del chorreo de los poderosos, de los teletones, los triunfos morales, los míseros reajustes, los bonos. Urge un cambio de constitución que represente el sentir de amplias mayorías. No podemos seguir callando frente a la injusticia, que es violencia. Por mi vida mísera, y salud precaria, por esta ancianidad donde es mejor morir a tener que agonizar dia a dia, sigo llamando a levantar la voz y las banderas de la justicia. Doy testimonio que no existe los años dorados, para los viejos cada día es más difícil vivir. No importa que por llamar a seguir luchando me apliquen la ley de seguridad del Estado, ya he perdido todo, que más puedo perder.


ASAMBLEA CONSTITUYENTE POR LA RAZÓN O LA FUERZA
Por Manuel Cabieses

“Tomad de mí la venganza que queráis, que yo no os opondré resistencia. ¡Aquí está mi pecho!”
(BERNARDO O’HIGGINS al abdicar el 28 de enero de 1823).

El presidente Sebastián Piñera camina por una angosta cornisa. Cualquier movimiento imprudente puede precipitarlo al vacío. Solo cuenta con 13% de respaldo, según encuestas. En cambio el movimiento que exige Asamblea Constituyente goza del 87% de apoyo ciudadano.

El mandatario ni siquiera cuenta con la red de seguridad que podrían proporcionarle los partidos políticos -de moros y cristianos-. Ellos apenas logran un 2,4%. En suma, las instituciones fundamentales del Estado son una ficción carente de legitimidad democrática. Son entelequias que todavía subsisten porque el pueblo ha decidido desplazarlos por una vía pacífica y democrática: la convocatoria a una Asamblea Constituyente.

La crisis auto provocada por el modelo neoliberal, es ahora un nudo ciego que la soberbia de la elite política impide desatar. Tres semanas de multitudinarias manifestaciones en todo el país. Una veintena de muertos. Más de dos mil heridos, cinco mil detenidos y torturados. Enormes daños a bienes de uso público. Incendios y saqueos de supermercados que han afectado también a medianos, pequeños y micro empresarios. Es el costo de la intransigencia de instituciones que se ven enfrentadas por primera vez al rechazo de la democracia directa. Casi todo un abanico de clases sociales enfrenta al Estado oligárquico. (Ojo: hay que cuidar esa amplitud social e ideológica). En el seno del movimiento se perfilan condiciones para reconstruir una Izquierda que esté a la altura de esta nueva época.

Apenas un 3,4% confiaría al Parlamento -la más desprestigiada de las instituciones-, la misión de redactar la nueva Constitución.

La intransigencia de las elites las ha metido en un atolladero. O abren paso a la Asamblea Constituyente o aceleran su propio derrumbe, comenzando por la renuncia del presidente de la República.

Las renuncias de mandatarios por revueltas sociales no son desconocidas en América Latina. Fernando de la Rúa en Argentina (2001) y Gonzalo Sánchez de Lozada en Bolivia (2003) tuvieron que tomar ese camino. También se obligó a dimitir a Otto Pérez en Guatemala (2015), Carlos Mesa en Bolivia (2005), Raúl Cubas en Paraguay (1999), Jorge Serrano en Guatemala (1993) y Fernando Collor de Mello en Brasil (1992).

No sería insólito que Sebastián Piñera también tuviera que hacerlo. Lo negó en una entrevista con la BBC de Londres. Sostuvo que terminará su mandato que aún no llega a la mitad del periodo. Pero el reclamo por su renuncia continúa atronando en las calles. Si la movilización continúa, la permanencia del presidente se podría convertir en un tapón que sus mismos partidarios harían saltar. Hay que recordar que Piñera es socio del exclusivo club de los multimillonarios de este país. Son los intereses de la oligarquía los que están en juego. Sus voceros admiten resignados que están dispuestos a sacrificar una pestaña de sus fortunas. Pero si la situación se pone color de hormiga, no tendrían remilgos en sacrificar al rey del tablero.

Por otra parte la táctica del gobierno para apagar el incendio social es un mayúsculo error pues condiciona al restablecimiento del “orden público” la atención de los cambios estructurales que se demandan. Esto ha significado incrementar las violaciones de derechos humanos que exacerban la indignación del pueblo. El Cuerpo de Carabineros ha sacado lustre a su tenebrosa fama y el gobierno, en los hechos, se está metiendo en un callejón sin salida.

En la confrontación que vive Chile la razón está del lado del pueblo. Y si la razón no es suficiente para imponer los cambios, la fuerza ocupará su lugar. Una alternativa no deseada. La inmensa mayoría quiere un tránsito pacífico y democrático a una fase superior de convivencia social.

Las lucha por justicia, igualdad y dignidad es un torrente que rebasará cualquier dique que le cierre el paso.

MANUEL CABIESES DONOSO

Noviembre 2019

https://www.puntofinalblog.cl/blog/asamblea-constituyente-por-la-raz%C3%B3n-o-la-fuerza


CARTA DE PREMIOS NACIONALES DE HISTORIA

Los Premios Nacionales de Historia, abajo firmantes, han considerado que el papel de los científicos en general y de los historiadores, en particular, no es meramente contemplar y analizar la realidad contemporánea, esperando la necesaria distancia del tiempo para emitir un “juicio objetivo” y, de paso, evitando pronunciar algún “juicio de valor”. Al contrario, creemos que es el momento de emitir juicios sobre lo que está aconteciendo en el país porque, precisamente, nuestro conocimiento sobre la Historia de Chile nos permite recordar, advertir y prever algunos acontecimientos para evitar mayores sufrimientos a la sociedad nacional. De igual modo, enfocar nuestros juicios en los valores que están en riesgo en este momento crucial. Nos dolería profundamente que pase a la Historia de Chile esta fecha, iniciada el 18 de octubre, por los muertos y heridos -mayoritariamente jóvenes- que ha dejado la violencia y la represión; por el regreso de los militares a las calles; por la desidia y sordera de los políticos en general y del gobierno en particular. Cuando deberían escribirse páginas sobre la expresión ciudadana más masiva y extendida por todo el país de la Historia de Chile, cuya demanda se puede sinterizar en una sola frase: “un nuevo contrato social”. La ciudadanía demostró que cree en la libertad de expresión como en lo colectivo.

La desconfianza hacia las instituciones no ha sido por carencia de capital cívico, al contrario, las marchas desplegadas en todo Chile expresan una toma de conciencia del papel de la ciudadanía en el porvenir del país.

Estas acciones épicas ejercidas desde la sociedad profunda fortalecen la importancia de las ciencias sociales, donde la historia y la educación cívica son fundamentales a pesar de las actuales directrices del Ministerio de Educación.

Condenamos la violencia estructural con igual énfasis que lo hacemos con la violencia que proviene de los agentes del Estado que violan los derechos fundamentales de las personas. Así también condenamos decididamente a la violencia delictual expresada en saqueos y destrucción de la propiedad pública y privada.

No ahondaremos en el diagnóstico que, al parecer, es compartido por la gran mayoría de la población, donde la desigualdad se ha transformado en una flagrante violación de los derechos humanos. No se trata de discutir si la sociedad chilena actual es más o menos pobre que aquella de los siglos diecinueve o veinte, sino que la brecha económica, social y cultural es notoriamente más amplia y profunda. Aquí ponemos el acento en el necesario rescate de la educación pública, porque la desigualdad en Chile se inicia tanto desde la cuna como desde el aula. La codicia sin límites sea, pecuniaria o de poder político, está en la base de la corrupción. Codicia profundizada por un modelo neoliberal impuesto en dictadura, que pretendía confundir a la democracia con el mercado. Sabemos que el sistema capitalista puede desenvolverse con eficacia en regímenes no democráticos, incluyendo dictaduras, por lo mismo, la defensa de la democracia es ante que todo, un imperativo ético. Una manera de corregir esta inequidad es cambiando este modelo neoliberal por otro donde el Estado asuma sus responsabilidades sociales interviniendo en aquellas industrias que han abusado de la confianza pública y de los sectores más débiles de la sociedad como los ancianos, los niños, los enfermos, y además de otros quienes reciben el salario mínimo o se encuentran cesantes o con empleos precarios.

Creemos imprescindible que en Chile surja lo antes posible un nuevo contrato o pacto social (una nueva constitución) a través de los mecanismos que la tradición democrática contempla bajo un ambiente o clima social libre de presiones. Los abajo firmantes nos comprometemos a acompañar y valorar este proceso de cambios, sumándonos a esta mayoría que dejo de ser silenciosa.
Lautaro Núñez Atencio _ Jorge Hidalgo Lehuedé
Gabriel Salazar Vergara
Eduardo Cavieres Figueroa
Jorge Pinto Rodríguez
Sergio González Miranda
Julio Pinto Vallejos

4 de noviembre de 2019.-

.......

¡Váyase de una vez, señor Piñera! Juan Pablo Cárdenas S. Martes 5 de noviembre 2019

Las últimas encuestas revelan que Sebastián Piñera solo cuenta con solo un 13 por ciento de aprobación popular. En Chile y en el mundo muchos no se explican que siga aferrado a su cargo en La Moneda, impidiendo con su presencia y proceder que nuestro país arribe a una solución política e institucional para emprender el camino que satisfaga las enormes desigualdades sociales que encendieron la mecha del conflicto que sigue acrecentándose con el correr de las semanas.

Hay quienes desde La Moneda y el Parlamento piensan que con algunas leyes de emergencia o abriendo levemente la caja fiscal el país podría volver a la calma y mantener el modelo económico institucional que nos rige por largas cuatro décadas. Se resisten a aceptar la idea de que los chilenos ya le dieron un contundente NO al sistema neoliberal y le dijeron BASTA a un régimen político que burla constantemente las decisiones del pueblo soberano, de los que concurren todavía a las urnas, como de los que crecientemente se abstienen y reclaman una Asamblea Constituyente. Si se cuentan los votos obtenidos por el actual mandatario dentro del padrón electoral total se puede comprobar que la inmensa mayoría de los ciudadanos no le dio su apoyo y que hoy, a todas luces, son todavía mucho menos los que quieren darle continuidad a su administración.

En su pertinacia, Piñera viola la soberanía popular y la libre determinación de su pueblo. Se ha convertido francamente en un dictador que además manda a reprimir brutalmente el descontento y recurre a las Fuerzas Armadas con tal propósito. Sumando todos los días muertos y heridos en su obstinación por retener el título de Presidente de la República.

A todas luces, el estallido social no puede explicarse solamente en el deseo de los chilenos por mejorar sus ingresos y pensiones, tener mejor acceso a la salud y al transporte público, o que se le rebajen los impuestos y tarifas de los servicios básicos. No; lo que buscan los millones de manifestantes en las calles es una revolución política. Que una nueva ideología inspire las reglas de juego de todas nuestras instituciones y garantice el progreso de todos los habitantes del norte, del centro y del sur del país. Que le ponga fin a la profundas inequidades sociales y el Estado ocupe el rol que antes tuvo en la economía, la distribución de nuestros ingresos, la educación y la cultura.

Las encuestas tampoco pueden soslayar, ya, que el país está harto con la apropiación extranjera de nuestros riquezas básicas, yacimientos, reservas acuícolas y recursos agrícolas y forestales. Que se mantenga la prohibición que pesa sobre nuestro Estado en cuanto a su iniciativa de invertir, generar empleo y determinar el precio justo de nuestras exportaciones. Hastiado de someternos a la empresa privada y transnacional para explotar nuestros minerales e industrias, reclamando que sean nuestros más genuinos representantes los que fijen las reglas laborales, determinen las condiciones de empleo, en el respeto pleno de los derechos sindicales.

Si fuera consultada, Ideológicamente nuestra población dispondría muy mayoritariamente el término de las APP, en cuanto a las pensiones, como de las isapres, respecto de la administración de la salud. Y le devolverían al fisco el control sobre las empresas eléctricas, del gas y los servicios sanitarios, hoy en manos de la usura de los consorcios foráneos que fijan los precios a su antojo, o consiguen de parte de los gobiernos tarifas que crecen con encima del costo de vida y las mezquinas alzas salariales. Y llegan hasta la desfachatez, como ocurre con los peajes de las carreteras, a garantizarse por ley un 3.5 por ciento anual de reajuste por sobre el Índice de Precios al Consumidor IPC). Por lo que se entiende ahora la forma en que la política, mediante coimas y otras erogaciones, ha venido financiando sus multimillonarias contiendas electorales.

También los padres y apoderados preferirían que fuera la educación pública las que les garantizara calidad en la formación de sus hijos, como ocurre en las mejores democracias del mundo. Tal como era, por lo demás, en nuestro pasado republicano, antes que la voracidad también se apropiara de las escuelas, recibiera todo tipo de contribuciones y exenciones fiscales, cuanto el apoyo para emprender e invertir en universidades privadas y con fin de lucro. Porque el mercado debía reírlo todo.

Al fin el pueblo chileno entiende que la ideología no es una lacra y que la política, cuando busca el servicio público, es una loable actividad. Por lo mismo es que en las calles, además de una nueva Carta Fundamental, se exige que ésta sea diseñada por los que resulten elegidos por la misma ciudadanía. Al tiempo que quiere que los parlamentarios, los ediles y concejales dejen de percibir sueldos abusivos, treinta o cuarenta veces por encima del promedio salarial de los trabajadores. Y, por cierto, éstos no puedan ser reelectos incesantemente gracias a la propaganda dispendiosa financiada por los más poderosos empresarios del país y del extranjero. Una “inversión” que después reditúan con leyes tan injustas y criminales como la de Pesca y la impunidad que rige para los que realizan emprendimientos que agreden el medioambiente.

En las ideas y la ideología popular se estima, también, que muchas instituciones públicas cometen abusos o los toleran contra de los consumidores, como ocurre con los precios de los fármacos y la perpetuación de un impuesto tan injusto y regresivo como el IVA, mientras las empresas constructoras, por ejemplo, son favorecidas por leyes especiales que incrementan sus ganancias a expensas de los que buscan su vivienda propia. O que sean los pobres y la clase media del país la que más nutre el presupuesto de la nación, al ver incrementado el valor del pan y otros insumos básicos por ese 18 por ciento de sobreprecio agregado. Mientras que hasta en los países más pobres los productos esenciales y los libros no pagan este bochornoso gravamen.

No es cuestión que ahora el gobierno de Piñera ofrezca incrementar con algunos pesos adicionales el salario mínimo y las jubilaciones de la inmensa mayoría de quienes forman parte de la Tercera Edad. Es tanto el rezago al respecto que ningún incremento por menos del ochenta o cien por ciento pudiera dejar conforme a quienes reciben estos vergonzosos estipendios. Como tampoco bastaría que los parlamentarios, ministros de estado y otros se rebajen en un 20 o 30 por ciento sus dietas, porque todavía quedarán recibiendo más del triple de lo que obtienen los otros empleados públicos.

Si se quisiera efectivamente corregir las agraviantes desigualdades, lo que habría que hacer sería bajar drásticamente el gasto militar, terminar con los privilegios castrenses y condenar ejemplarmente a los que, para colmo, asaltaron y malversaron por tantos años los recursos asignados. Asimismo, habría que invertir en empleo y educación y no en más y onerosos recursos “disuasivos” para las policías. Muchos de cuyos efectivos, como ha quedado probado, se descubren en los saqueos que siguen a las protestas pacíficas, o se rinden ante las dádivas de los narcotraficantes y las bandas delictuales que asolan a todo el país..

Los millones de chilenos en las calles han demostrado con creces su consistencia ideológica, la voluntad de luchar por los derechos humanos de todos y no por su mera satisfacción personal. Por esto es que la protesta ha sido tan multitudinaria, solidaria y constante. Porque ya no es cuestión de congelar los precios de los peajes y combustibles; porque ya no basta con el incremento discreto de las pensiones; porque nadie se cree el cuento que los moradores de la Moneda, del Parlamento o de los partidos políticos pueden resolver con leyes express las demandas sociales.

De allí que la protesta sea tan transversal y el común del espectro político no se atreva a salir a las calles a luchar codo a codo con el pueblo y más bien se parapeten en sus vetustos edificios, detrás de miles de uniformados para que las llamas de la indignación no alcancen sus muros. Por lo mismo es que el clamor insista en la renuncia de un jefe de estado que nunca ha sido mandatario de la voluntad cívica. Que los chilenos demanden que con Piñera “se vayan todos”. Y con ellos, también, los jueces abyectos, los que han decretado la impunidad de los políticos y empresarios más corruptos.

Muy mal proceden, entonces, los medios de comunicación y comunicadores que le abren tribuna a los mismos personajes de la política revenida y culpable. Que les den voz a los ex presidentes que sembraron la inequidad y los abusos, o a los legisladores que se han dormido en sus curules y granjerías. Que postraron la ideología de sus históricos partidos a los postulados del libre mercado y a la hegemonía de las poderosas empresas transnacionales. Que vuelvan a darle tribuna a los socialistas devenidos en social demócratas; a los social cristianos convertidos en neo capitalistas; a los nacionalistas de derecha transformados en papagayos del nuevo orden económico mundial regido por la Casa Blanca y las instituciones financieras internacionales.

Por todo ello es que nuestra promesa democrática debe exigir, además, diversidad informativa, así como participación directa de pueblo organizado en la iniciativa y aprobación de muchas leyes fundamentales. Como ocurre, también, en los regímenes más libertarios del mundo. Así como consolidar la independencia plena de nuestros tribunales, hoy condicionados a los recursos y ascensos determinados por los otros poderes del Estado.

Aspiraciones que son profundamente ideológicas e inscribe al pueblo chileno en las ideas y demandas de los pueblos insurrectos ante el orden injusto y excluyente

J.P.C. http://juanpablocardenas.cl/


Chile: Violación sistemática de los derechos humanos.
Por Alberto Espinoza Pino, abogado

Algunas personas -curiosamente entre ellas Sergio Micco, Director del Instituto Nacional de Derechos Humanos-, sostienen que en Chile no ha ocurrido una violación sistemática de Derechos Humanos. Pueden tener razón. Sin embargo, la multiplicidad de elementos comunes en la represión que ha sufrido masivamente la población civil en estos últimos días y sigue ocurriendo hasta el día de hoy, me hacen pensar de una manera diferente.

En efecto, las víctimas son niños, jóvenes y adultos, hombres y mujeres, todos desarmados, pobladores, estudiantes, profesionales, trabajadores. Todas las personas han sido víctimas de la acción de agentes del Estado, Carabineros, miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía de investigaciones. Todas las personas han sido víctimas de la acción de estos agentes del Estado mientras ejercían su legítimo derecho de reunión, de opinar y de expresarse. Decenas de ellos han sido heridos por perdigones lanzados directamente a la parte superior del cuerpo, provocándole a muchos la pérdida de globo ocular.

Los hechos represivos han incluido tortura, trato cruel, inhumano y degradante y, en algunos casos, la muerte provocada con armas de fuego. Los hechos se han verificado de Arica a Punta Arenas. Los órganos estatales a los que pertenecen los victimarios son instituciones esencialmente obedientes y no deliberantes, responden al mando de los superiores y han ejecutado los hechos en cuarteles policiales o en recintos militares, algunos ejecutados durante el estado de emergencia y en horas del toque de queda. Los detenidos ya suman miles.

Cuesta creer que no estemos en presencia de una violación sistemática de los Derechos Humanos, sin perjuicio de que esta violación de derechos humanos tenga, además, un carácter generalizado, porque es la manifestación de una política represiva dirigida en contra de una población civil, que reivindica el respeto de derechos económicos, sociales y culturales vulnerados por un sistema económico forjado en la época de la dictadura militar. Y reivindica también un conjunto de derechos civiles y políticos vulnerados por la Constitución Política, también heredada de la dictadura de Pinochet.

Santiago de Chile, noviembre de 2019


Columna de Alex Ibarra:
«Y te librare de la mano de los malos, y te redimiré de la mano de los fuertes»

Las promesas son un anuncio de un hecho, los tiempos no quedan definidos pero su realización es inminente. Así se entiende el pacto de Yahvéh con su pueblo elegido liberado de la servidumbre.

Las utopías se parecen a las promesas, ya que son parte de un programa histórico que viene a restablecer un sistema de justicia basado en un orden simétrico excluyente de los privilegios apropiados por una clase social que se constituye en culpable.

Los profetas son una muestra de la persistencia requerida en la búsqueda de la justicia que busca superar la alteración del orden social causado por acumuladores, saqueadores y usureros. El profeta es un ejemplo de esperanza que no se queda en la espera pasiva. El ejercicio de liberación exige un alto grado de responsabilidad consigo mismo.

La liberación que es una tarea propia del tiene que ver con ese descubrimiento de un sentido de vida al interior de la comunidad a la que pertenece.

Hay momentos históricos en los cuales se presenta la posibilidad de liberación que es parte del cumplimiento de la promesa. Frente a la promesa es necesario despertar del escepticismo y asumir una conciencia que reconoce el llamado a ser parte activa del proceso de transformación que renueva las alianzas.

En estos días se expresó el descontento con el régimen de injusticia, pero también se palpaba el despertar de la construcción de nuevos horizontes. De la desobediencia civil vamos avanzando al nuevo pacto social que se empieza a proponer de los distintos cabildos auto convocados que junto con la crítica absoluta al sistema político en curso propone la urgente necesidad de constituirse como el pueblo que somos.

Alex Ibarra Peña.
Dr Estudios Americanos.


Sobre catástrofes, revueltas y rebeliones... Valparaíso arde.
Por Braulio Rojas Castro

El escritor porteño Cristóbal Gaete, en su novela distópica Valpore (2009), expresa alegóricamente la tensión que subyace a la violencia que se ha desatado en la ciudad-puerto de Valparaíso desde el día 19 de octubre, momento de emergencia del estallido social.1 En una parte de su texto describe lo que sigue: “Desde el aire escuché el estruendo de aviones que cruzaban la humedad nocturna del Puerto, en dirección a los cerros. Minutos después, oí las explosiones. Se veían luces rojas en el límite entre Valparaíso y Valpore. Parecía, a la distancia, que no cayeran directamente en el centro de aquel cerro” (65). En estos días hemos escuchado el estruendo de las balaceras con las que los guardianes del orden reprimen a quienes protestamos por las calles de Valparaíso, el ruido de los helicópteros que vigilan los movimientos de los grupos de manifestantes, las personas se ven obligadas a deambular, intentando hacer sus quehaceres cotidianos entre medio de los gases lacrimógenos, el humo de las barricadas, y los disparos de los fusiles. Más adelante continúa: “La gente no podía resguardarse, salía de sus casas, tosiendo, tratando de subir a los cerros” (69). La metáfora se canta sola. Décadas más atrás escritor, Manuel Rojas, en su obra Hijo de ladrón (1951) nos relata otra escena similar pero diferenciada: “No pude seguir divagando: veinte, treinta, cincuenta hombres me rodean, gritan y gesticulan, hombres de toda clase, tamaño y condición: morenos y bajos, altos y rubios, de buena estatura y pálidos, de rostros redondos o irregulares, de narices como de duro lacre o de blanda cera, bigotes tiesos o rizados, cabellos lacios o ensortijados, frentes pequeñas, como de monos, o altas como peñascos. Se mueven inquietos, agachándose y recogiendo algo que resultan ser piedras o trozos de baldosas o de asfalto [...] hay un motín” (106)

La descripción que hace Manuel Rojas de los hombres que están en el motín da cuenta de los rostros y cuerpos de aquellos que están fuera de la determinación estética y cultural de la cultura mercantil anglo-alemano-italo-francesa que diseña la historia oficial de Valparaíso: se trata del bajo-pueblo de Valparaíso, formado por migrantes pobres, indios desplazados, polinésicos, mestizos de todas las mezclas del planeta. La de Gaete, describe la de las y los jóvenes que han sido abandonados por el modelo exitista, consumidos por el consumo de pasta base, cocaína de la peor calidad y alcohol barato. Pongo estas dos referencias como una forma de intentar calmar la ansiedad y la rabia, y poder hacer la pausa reflexiva mínima para expresar, no una opinión, estamos/estoy cansado de opiniones, sean estas fatuas, eruditas o documentadas.  Pretendo expresar una posición teórica, política y estética frente a la revuelta social en la que estamos absorbidos en la ciudad-puerto.

Que Valparaíso es una ciudad marcada por el signo de la catástrofe es ya un lugar común, teórico y estético. Sin embargo, cabe señalar que estas catástrofes no han sido sólo naturales, como lo fue el terremoto de 1906, el que permitió a la burocracia estatal y la oligarquía santiaguina arrebatar de manera definitiva la administración política de la ciudad-puerto a la estructura municipal local, hasta el día de hoy. Ni son meros accidentes imprevistos, como la tragedia del tranque Mena en 1888, que causó al menos 75 fallecidos y otras 300 personas heridas como consecuencia de la avalancha. O el mega-incendio del año 2014 que dejó más de 2.900 viviendas destruidas y 12.500 personas damnificadas, además de muertos y heridos, todos ellos de zonas periféricas pobres de la ciudad.

Hay otras catástrofes, políticas y sociales, que marcan la memoria popular de la ciudad, esa que sobrevive en los cerros, lejanos y ajenos de las políticas de culturización patrimonialística y de edulcoración turística. Se trata de la memoria que aún recuerda que a El Mercurio de Valparaíso se le conoció como “El Matasiete”, cuando en la huelga portuaria de 1903, los manifestantes intentaron tomar por asalto el edificio, y desde las oficinas del diario se disparó hacia la calle matando a siete obreros. Eso no se olvida. Ni que el Golpe de Estado en Valparaíso empezó antes del fatídico 11 de septiembre, con una razzia al interior de la marina, y después a activistas, dirigentes sindicales y políticos de base. Eso la memoria popular no lo olvida.

Hemos visto las calles de Valparaíso nuevamente sitiada por los infantes de marina, la carne de cañón de la Armada, elitista y clasista. Eso ha causado la exasperación de mucha gente, en especial de bajo pueblo, que paradójicamente vive arriba, sobre la cota 100, donde ningún turista llegará, y apenas llegan las políticas públicas, y cuando lo hacen, llegan agotadas por la subida, y se deshacen en clientelismo. Esto es significativo, pues, hasta el minuto antes de que el gobierno de Piñera sacara a Fuerzas Armadas a las calles, el asunto era sólo un problema de Santiago. Ver las calles tomadas por militares despertó algo en el pueblo que lo hizo salir de manera masiva y explosiva a protestar a las calles en todo el país. Como lo expresó un joven en uno de los cabildos en Valparaíso: todos los días me despierto como si fuese 19 de octubre. Asistimos, entonces, a una revuelta, en el sentido en que la concibe el filósofo italiano Furio Jesi, en su bello libro Spartakus. Simbología de la revuelta (2014), quien señala que “A diferencia de la revolución, que brota de las contradicciones internas de la sociedad que deben invertirse en una precisión dialéctica correspondiente al “hoy” o, como mucho, al “mañana”, la revuelta conserva del pasado herencias tan pesadas que hacen imposible una verdadera dialéctica” (166), lo que se ve reflejado en el vacío político de esta revuelta contra el capitalismo neoliberal, vacío que sólo intensifica la potencia emancipadora del movimiento.

Mucho se ha especulado sobre las causas de la revuelta. Quizá sea el agotamiento de la insistente búsqueda de un eterno “mañana” que no acontece, y que ha acompañado la vida de las y los porteños/as, como una nostalgia por lo no sido, situación que la manipulación del deseo, por parte del capitalismo salvaje neoliberal, sitúa en el eterno hoy de un goce fatuo y triste. Lo cierto es que el desgaste y deslegitimación de esta gobernabilidad que ha mantenido durante, a lo menos 30 años, a la ciudad-puerto de Valparaíso en un estado de violencia latente y larvada, es lo que ahora estalla por todas partes, sin control, pero con micro- orgánicas mafiosas que atacan la normalidad de la ciudad-puerto. Aquí cabe otra alegoría expuesta por Gaete: “Valparaíso salió de su letargo y los muchachos bravos de Valpore que quedaron varados en el plan salieron a robar bancos, a desvalijar casas” (69). Aquí “Valpore”, al que en la distopía de la novela se llega trepando “a la cúspide de la miseria desde donde se desciende a Valpore”, es la metonimia de lo infausto y ominoso que subyace a la vida social, económica y política en “Valparaíso”, algo que está fuera del marco de visibilidad del espacio democrático y republicano que dirime los conflictos de integración social, y sabemos lo que la metáfora del descenso connota en nuestra cultura judeo-cristiana.

Sin embargo, a casi 15 días de este estallido social que ha devenido revuelta el saldo para la ciudad-puerto de Valparaíso es catastrófico, y deja una serie de dudas sobre el manejo que se ha hecho de la violencia, en especial durante el estado de emergencia y la instauración del toque de queda desde al 19 al 26 de octubre, que, paradojalmente, fue el momento de mayor intensidad en el asalto al comercio local, no sólo de supermercados y tiendas del gran retail, sino que de negocios pequeños.2 Lo que ha quedado en evidencia es la inacción y condescendencia de las fuerzas de seguridad del Estado para proteger, tanto la integridad de las personas como la propiedad pública y privada. El Contralmirante De la Maza, a cargo de la seguridad pública durante el estado de emergencia, declaró a un diario, que los saqueos eran “el mal menor”,3 lo que pone en evidencia el abandonó en que quedo el depreciado aparato productivo de la ciudad-puerto. Ha sido extraña, también la actitud de desidia del Intendente de la Región de Valparaíso Jorge Martínez, el que había sido antes de su designación en este cargo, director de la Fundación Piensa,4 Think tank formado por los grandes millonarios ligados a los aparatos productivos locales de la región de Valparaíso. Uno podría haber esperado una actitud más empática de la más alta autoridad política de la región para con el comercio local dadas sus conexiones con la oligarquía de la zona. Pero nada de eso aconteció. Ahora hay una campaña en contra del Alcalde Jorge Sharp ante la inseguridad y abandono en que se vieron las y los comerciantes de la ciudad-puerto, pero lo cierto es que el control de la fuerza pública depende del Intendente y no de la alcaldía. Lo dramáticamente real es que Valparaíso ha quedado devastado ante la inoperancia de las autoridades civiles y militares.  Quisiera pensar que la violencia desatada de manera sostenida, e insostenible en el tiempo de lo cotidiano, esta revuelta, es la expresión destructiva, en el sentido benjaminiano, del peso de ese pasado de dolor, muerte y explotación que el bajo pueblo lleva en su piel, y que al mismo tiempo reniega del hoy que hace insostenible una vida digna. Pero la revuelta “precisamente porque excluye la dialéctica de las contradicciones internas del capitalismo pero permite la epifanía violenta de los componentes reaccionarios en manos de los revoltosos, suscita el “pasado mañana”” (Jesi 166). Desearía que esto fuese el preludio intempestivo de ese pasado mañana en que las condiciones de vida materiales dignas sean algo que atraviese a la ciudad puerto de Valparaíso de cerro al plan, de Playa Ancha a Placeres y Esperanza, por la parte alta, más allá de la cota 100, donde están los individuos que han sido sistemáticamente marginados de la política oficial y oficiosa. Por ahora, los “flaites”, el “lumpen”, los “hombres rata” de Rojas, los “monstros” de Gaete, irrumpen en el plan de la ciudad-puerto, ya sea como mafias organizadas que saquean, ya sea como grupos anarcos que bajan dispuestos al choque con las fuerzas de orden y seguridad, ya sea como individuos movidos por una inteligencia de enjambre, arrasando con la normalidad y la materialidad de la ciudad, jóvenes y adultos, mujeres y sujetxs de otras sexualidades. La diferencia que habita el puerto expresándose políticamente en el espacio público.

Quizás pasado mañana podamos sentarnos en una plaza o en un bar y conversar sobre como volteamos la dictadura del capital, el despotismo económico neoliberal en el cual hemos vivido, casi sin percatarnos durante 30 años, y nos reconozcamos no como amigos, sino como dos cuerpos que se expusieron para que la normalización de la miseria explotase. Pero el mañana acecha, y ahora tenemos, cada uno en el lugar que le tocó estar, articular la resistencia contra el despotismo económico, la militarización y el fascismo que nos agrede y ataca sin compasión. Hoy Valparaíso humea después del fuego, el mañana es incierto, el pasado mañana se atisba lejano... y la lucha continua.

1 http://letras.mysite.com/egua301019.html

2 https://www.puranoticia.cl/noticias/regiones/valparaiso-bajo-brutal-saqueo-listado-de-supermercados-y- locales-que/2019-10-24/211211.html

3 https://www.soychile.cl/Valparaiso/Policial/2019/10/25/621780/Oficial-De-la-Maza-y-saqueos- autorizados-en-Valparaiso-Son-el-mal-menor.aspx

4 http://www.fundacionpiensa.cl/inicio/ Valparaíso, 02 de noviembre de 2019


¿Quiénes son los culpables del estallido social en Chile? Por Nelson Aquiles Soto

Ha pasado más de diez días de estallido social en Chile, iniciado por jóvenes estudiantes que reclamaban por el aumento de $ 30 pesos de los pasajes del tren metropolitano (Metro), y que desemboco en lo que todos ya hemos conocido: declaración del estado de emergencia; Salida de los militares a la calles; violación de los derechos humanos; saqueos, incendios y robos a la propiedad pública y privada, todo ello como consecuencia de la expresión pacifica de millones de ciudadanos que salieron a marchar en todo el país en contra de las políticas neoliberales implementadas durante el gobierno de la dictadura y administradas y profundizadas durante los gobiernos de la concertación y de la nueva mayoría, así también los dos gobiernos de Sebastián Piñera.

Sin embargo, después de los más álgidos días de estas protestas ciudadana, donde aún no aparece un líder o movimiento que administren este descontento, si que hemos visto, como paulatinamente están apareciendo los políticos tradicionales, que más que son soluciones, son gran parte del problema, donde los medios de comunicación por años le han dado tribuna, y que en esta ocasión no es la excepción, se plantean dando recetas del cómo solucionar este vacío de poder que existe en nuestro país, y de esta manera llevar el agua a sus molinos.

En relación a lo anterior, me he hecho la siguiente pregunta, ¿Quiénes tienen la culpa de este torbellino de descontento social en nuestro querido Chile?

Al escuchar a las autoridades de gobierno, oposición, políticos y empresarios, pareciera que solamente ellos sean los responsables confesados por ellos mismos, sin embargo, mi modesta opinión somos los millones de chilenos que nos dejamos pisotear y manejar social y políticamente, por las autoridades de gobierno que tuvimos desde los año 90 a la fecha, donde era vos populis las postas de cargos que hacían las nuevas autoridades, que se transformaron en «golpistas democráticos» donde muchos de ellos se traslapaban y trasladaban años tras años, entre cargos del sector público, u en otras oportunidades en cargos del sector privado, donde ninguna autoridad de los gobierno de turnos, se atrevió de sacar a esta ¨"Ingundia del Consome Helado¨" con una cuchara, para limpiar el aparato estatal, conocidos también algunos como operadores políticos.

Sin embargo, el descontento ciudadano se iba encubando, y cuando los gobiernos de turno visualizaban indicio de un malestar mayor, bajaban las tensiones inventando bonos, como por ejemplo el bono marzo, bono que después algunos sectores de la población, se atrevían a criticar diciendo ¨ la gente pobre tiene muchas ayuda del Estado y nosotros la clase media no recibimos ninguno¨, con esas expresiones se vienen al recuerdo la famosa frase del Presidente Arturo Alessandri Palma, cuando se dirigía al pueblo, diciendo ¨Chusma inconsciente¨ y el pueblo le respondía ¨viva Don Arturito¨, en otras palabras estos hechos demuestran claramente el individualismo y el servilismo que existe en nuestro país y que espero se minimice como resultado de este torbellino social.

Pero ello no son solo los responsables, hemos sido nosotros el pueblo, especialmente, los trabajadores y los pobladores, que hemos validado este estado de cosas, desde nuestra base como tales, en nuestros puestos de trabajos ¨ organizados en los sindicatos, afiliados a Confederaciones, Federaciones y Movimientos de Trabajadores; así también en las poblaciones, ¨organizados ¨ en las Juntas de Vecinos¨, afiliados a las Uniones Comunales.

Pregunto, a la población ¿cuánto tiempo llevan los dirigentes que los representan en las organizaciones antes descritas.?

¿Han hecho algo para remplazarlo por nuevos lideres?

¿Se han organizado para hacerlo?

Contestando la última pregunta creo que no, y es así que se me viene a la memoria la fábula de la rana en la olleta de agua tibia y que por más de 30 años vivió una zona de confort, sin atreverse de dar un paso, para producir el cambio de sus propia naturaleza.

¨La fábula dice que había un grupo de personas perteneciente a una organización sindical, quienes por años se sentían cómodamente cobijados en una gran olla con agua bastante tibia.

Dicha organización sindical cada cierto año tenía que renovar su directiva, siendo recurrente entre muchos trabajadores comentarios que pensaban y decían siempre en cada proceso eleccionario:

¨ Esta es la oportunidad, cambiaremos a toda la directiva ¨

¨No queremos más de lo mismo¨

¨Ahora sí, que formamos un grupo y lleva muy buen candidato a este lo apoyaremos¨

¨Estos candidatos sí representaran nuestra faena debemos votar por ello¨

¨Los candidato x son la mejor opción para cambiar el liderazgo del sindicato¨

¨ Si más vamos a cambiarlos a todos¨

¨Todos los dirigentes actuales se deben ir para su casa.

A estas expresiones se agregaban los desprestigios personales, azuzados por los que mantenían el poder, desprestigiando a cuadros que podrían florecer.

A todo lo anterior florecen ¨también el individualismo en mucho de los candidatos, estando ausente la propuesta de formar equipos de trabajo.

Durante el proceso aparecen también como si la nada un alto número de candidatos, que por supuesto, permite aplicar la lógica dividir para gobernar, vale decir, mientras más candidatos existan, menos favorecen el cambio que se dice pregonar, manteniendo el statu quo de quienes por años dirigen la organización.

Mientras tanto la gran masa se convence que su acto democrático participación real, es ¨ir a votar y solo esperar resultados de dichas elecciones¨, manteniendo su espacio de confort en esa olleta con aguas tibiecita, mientras en el exterior llueve y nieva sin parar.

Finalmente terminadas las elecciones los resultados como siempre no dan gran sorpresa, siendo reelectos lo mismo de la cual la gran masa de trabajadores pretendía renovar, ante la cual la mayoría de los trabajadores insertos en esa organización fuera de sorprenderse de los resultados, mantiene su espacio de confort, en esa olleta de aguas tibias, esperando una próxima elección, sin saber que debajo de la olleta, hay fuego alimentado con bastante leña la que al final calentara el agua al máximo, teniendo como resultado que terminaran todos cocinados por no atreverse al cambio.

A lo anterior insisto la problemática actual no solo es culpa de los gobiernos de turno, así también de los políticos, es culpa de la simbiosis que existió, entre dirigentes sindicales corruptos que no fueron capaces de parar las avalanchas de privatizaciones de empresas del estado a partir de los 90 hasta ahora, más aún muchos fueron cómplices de ello, evitando hacerles olitas a los gobiernos de turnos, y mañosamente manejaron las situaciones de rechazo a las privatizaciones a cambio de prebendas para sus intereses personales o familiares, donde cada día le estaban mermando más los derechos y conquistas sociales de sus representados.

Lamentablemente también los empresarios y administradores de las empresas públicas y estatales, durante años cometieron el gran error de tener dirigentes sindicales regalones que lo único que aportaron a sus afiliados la rebeldía que vemos hoy en las calles y que también ha traído nefastas consecuencias para el empresariado.

Termino diciendo cuantas de estas organizaciones sociales y sindicales, sus dirigentes están vetados muchos de ellas por procesos de eleccionarios fraudulentos o sus directivas están quebradas por el personalismo de sus dirigentes, solo a modo de ejemplo, ¿Qué pasa con la Federación de Trabajadores del Cobre, baluarte de los trabajadores para recuperar la democracia? ¿Qué pasa con el proceso de elección del Consejo Directivo Nacional de la Central Unitaria de Trabajadores, donde está cuestionado su proceso eleccionario?. ¿Son interlocutores válidos para un Pacto Social?

En definitiva, no basta con que renuncie Sebastián Piñera, no basta que renuncien los parlamentarios del Senado y la Cámara de Diputados, también deben renunciar los dirigentes sociales y sindicales corruptos que han usufructuado del poder solo para sus beneficios personales a los cuales el ciudadano común y corriente ya los tiene identificado y también tiene que levantar la voz al interior de sus organizaciones, para que se logre aquello y limpiemos la sociedad de la corrupción.

Por último creo que los únicos que pueden sacar al país de esta crisis, son la clase trabajadoras que aliados con intelectuales, académicos, profesionales, pobladores, dueñas de casas y el pueblo mapuche, honestos transparentes y con verdadero espíritu de servicio a quienes se dicen representar, y que junto al sector empresarial que abrace dichos valores se podrá dejar un legado estable y con futuro de paz y prosperidad para las nuevas generaciones, en los próximos 50 años.

Nelson Aquiles Soto Aguilera
Ex Consejero Nacional Federación de Trabajadores del Cobre

Lunes 4 de noviembre 2019


DECLARACIÓN DE IMA, ANTE LAS JORNADAS DE LUCHA DE LOS PUEBLOS ECUATORIANOS Y CHILENOS

IMA, la Alianza Internacional de Migrantes, ante las masivas jornadas de lucha de los pueblos ecuatorianos y chilenos, que durante este mes han remecido la gobernabilidad de los regímenes neoliberales imperantes en estos países latinoamericanos; que albergan, por otra parte, a cientos de miles de migrantes y refugiados de sus países vecinos, en particular, se hace un deber declarar lo siguiente:

1. IMA solidariza profundamente con la lucha de los pueblos ecuatorianos y chilenos, que de manera contundente, mediante su acción directa multitudinaria, tomando las calles de sus principales ciudades, han respondido a la pretensión de hacer recaer sobre sus hombros los costos de una crisis que agobia al capitalismo mundial y a todos sus países tanto centrales como dependientes. Aunque el detonante inicial de estas jornadas de lucha haya sido el alza del precio de los combustibles en Ecuador y del pasaje del tren subterráneo en Santiago de Chile, en verdad no han sido éstas sino las gotas que rebalsaron el vaso de la indignación popular con un sistema que oprime y agobia a las amplias mayorías y destruye los bienes comunes y la naturaleza, al mismo tiempo que concentra sus beneficios y privilegios en las élites empresariales y políticas que se pliegan a las órdenes que emanan del sistema liderado por el imperialismo estadounidense, como los programas de ajuste impuestos por el FMI. Son estas políticas y estos sistemas de dominación lo que los pueblos no soportan más, ni en Ecuador ni en Chile. Por lo que su lucha va mucho más allá que revertir las alzas que desataron su rebelión. No es casual que América Latina se encuentre hoy sumida en una nueva recesión generalizada, cuando los mecanismos de transmisión de la crisis del capitalismo mundial golpean sus economías, tirando abajo no sólo los precios de sus exportaciones de materias primas y alimentos, sino que elevando el precio de sus importaciones, con un alza del dólar que hace además más crítico el endeudamiento al que sus gobiernos neoliberales han conducido. La irritación de los pueblos latinoamericanos y caribeños se entiende además porque se trata del continente más desigual del mundo y la corrupción de sus instituciones y de sus élites empresariales y políticas ha llegado a ser abismante en los tiempos del capitalismo neoliberal. Son ellas las que los pueblos exigen que deben pagar la crisis.

2. IMA repudia las medidas de Estados de Excepción con que los gobiernos intentaron por igual detener el estallido de las protestas populares en Ecuador y Chile. Y denuncia la posterior criminalización y represión selectiva que se está llevando en contra de quienes fueron parte activa de estos movimientos. Igualmente, condenamos los asesinatos por parte de agentes del Estado durante las protestas y exigimos justicia y la supervisión de los organismos internacionales de Derechos Huimanos. En el caso de las personas migrantes, exhortamos a los consulados de los países de origen a que se pronuncien y actúen ante las vulneraciones de Derechos Humanos de sus ciudadanos y ciudadanas, como el caso de 4 de las 20 muertes en Chile.

3. IMA saluda y alienta la participación de las comunidades y organizaciones migrantes presentes en Ecuador y en Chile en estos procesos de lucha, junto a los movimientos y organizaciones de los pueblos que los acogen.

Procesos en los que la unidad de estudiantes, pueblos indígenas, trabajadoras, trabajadores, organizaciones feministas y comunidades en defensa del agua y de la tierra, entre otros, ha dado pasos fundamentales para el presente y el futuro. Las y los migrantes y refugiados en cada uno de nuestros países de residencia somos parte del movimiento popular que se yergue y levanta contra la dominación del capital y son estas jornadas de lucha las experiencias que van soldando nuestra unidad con los demás sectores de explotados, discriminados y oprimidos. Son estas jornadas también en las que nuestras demandas básicas, el derecho a la migración y contra el racismo y la discriminación, se incorporan como parte de las que levantan el conjunto de los sectores populares.

4. IMA finalmente destaca la solidaridad efectiva que estas jornadas de lucha de los pueblos ecuatorianos y chilenos han suscitado en las ciudades de todo el mundo donde se encuentra radicada la diáspora de emigrantes ecuatorianos, chilenos y de todas y todos los que entienden que enfrentamos una lucha sin fronteras.
¡ ARRIBA LAS Y LOS QUE LUCHAN!
¡LOS PUEBLOS UNIDOS JAMAS SERAN VENCIDOS!
29 de octubre de 2019.


Declaración del Seminario Internacional sobre Historia de la Violencia en América Latina

El pueblo chileno despertó, se puso de pie y acometió con fuerza contra todas las expresiones del poder económico, político, social, cultural y policial del régimen de dominación burgués. Durante dos semanas consecutivas cientos de miles de chilenos, “de norte a sur, de este a oeste”, han salido a las calles para manifestar su rechazo al modelo económico neoliberal y al Estado policial, constituido después del golpe de Estado de 1973 y reafirmado por los gobiernos de la Concertación y de la Alianza a partir de 1990. Un modelo que ha permitido que el 1% de la población (no más de 170.000 personas), concentren 1/3 de la riqueza del país. La clase dirigente, desconcertada y amedrentada, sacó a las calles a toda la jauría represiva: carabineros, militares y funcionarios de investigaciones a efectos de neutralizar por la fuerza la legítima protesta popular. La violencia regularmente ha estado al servicio casi exclusivo de las clases dominantes y se ha desplegado en contra de los trabajadores y el pueblo. El proceso de Conquista y Colonización de los siglos XVI a XVIII, seguido de la “Pacificación de la Araucanía” en el siglo XIX, dio origen al despojo de las comunidades mapuche y a su postración económico-social y a su sistemática discriminación racial. La imposición del régimen oligárquico durante el siglo XIX favoreció la concentración del capital (minero, mercantil y agrario) y la explotación económica de la clase trabajadora. Cuando ésta, a su vez, protestó contra las clases dirigentes fue brutalmente reprimida por los patrones. Santa María de Iquique (1907) fue la expresión más brutal de las matanzas obreras del período. Incluso en la fase de institucionalización del conflicto de clase (1925-1973) es posible observar como el aparato represivo del Estado burgués recurrió a la violencia para contener el ascenso de las luchas populares: Ranquil (1934), Plaza Bulnes (Santiago, 1947), revuelta de la chaucha (Santiago 1949), levantamiento de abril (Santiago y Valparaíso, 1957), matanza obrera (El Salvador, 1966), masacre de Pampa Irigoin (Puerto Montt, 1969), son una clara demostración de ello. La dictadura cívico-militar (1973-1990), sólo exacerbó el recurso a la represión. Pero las administraciones de la Concertación y hoy día la derecha no le han ido en zaga, la aniquilación de las organizaciones revolucionarias en el ciclo 1990-1994 y la represión sobre las manifestaciones populares dan prueba de ello. Todo lo anterior pone de manifiesto que la violencia es consustancial al régimen de dominación burgués. No obstante, los 23 muertos contabilizados hasta el día de hoy, los más de 1.000 heridos y torturados y los cientos de detenidos y encarcelados, la protesta no decrece; por el contrario, el pueblo afianza sus diversas estructuras de organización política y espacios de discusión (cabildos y asambleas populares), debate sobre el horizonte de transformación que requiere y vuelve a las calles para hacer oír su voz con más fuerza. Si bien la masividad y radicalidad del movimiento ha sorprendido a muchos, no es menos efectivo que el proceso de rearme social y político de los sectores populares se había iniciado hace 13 años. Efectivamente, fueron los estudiantes secundarios (al igual que hoy), los que dieron la partida al rechazo al sistema de dominación burgués en 2006 (revolución pingüina), cuestionando el modelo de mercado imperante en la educación chilena. A estas movilizaciones se sumaron, posteriormente, los trabajadores de las empresas subcontratistas de CODELCO y los trabajadores forestales, que objetaban la precarización laboral; los trabajadores de las empresas salmoneras que demandaban mejores remuneraciones y mejores condiciones materiales de trabajo; los pescadores artesanales que repudiaban la ley de pesca impuesta por las grandes compañías del ramo; los trabajadores públicos (educación, salud, aparato del Estado), que se pronunciaban contra la mercantilización de los derechos sociales; comunidades mapuche en el wallmapu, que rechazan la penetración de las empresas forestales y exigen la devolución de sus tierras y autonomía política; las regiones y comunidades locales (Punta Arenas, Aisén, Dichato, Freirina, Calama, Quintero, Petorca, Caimanes, etc.), que se movilizaron repudiando la postergación y depredación a las que las ha sometido el capital y sus garantes; los estudiantes universitarios, que en especial en el ciclo 2011-2013, exigieron gratuidad universal en el sistema de educación superior; el movimiento feminista, que se rebeló contra la cultura patriarcal y su pilar fundamental, la dominación de clase; el movimiento no más AFPs, que exige la abolición de un modelo espurio que enriquece a unos pocos a costa de pensiones miserables para muchos. No hay espontaneidad, ni hay sorpresa, la diversidad en las formas de lucha y la unidad social y política construida en torno a ellas es el resultado de la experiencia acumulada en los últimos años. Son décadas de explotación, expoliación, exclusión, discriminación, miseria y represión que encontraron en las ironías de los ministros de Estado (Hacienda y Economía) y en el alza de la tarifa del metro, su punto de saturación. Los estudiantes secundarios iniciaron el levantamiento saltando los torniquetes del metro y evadiendo el pago de los pasajes, mientras que estudiantes y trabajadores se tomaban las calles y los pobladores iluminaban las noches con miles de barricadas, todo ello al ritmo ensordecedor de pitos y cacerolas. Para la gran mayoría no era una fiesta, era un acto de rebeldía a través del cual se quería expresar rabia y descontento. No es extraño, por lo tanto, que los rebeldes saquearan supermercados, farmacias y bodegas distribuidoras, incendiaran estaciones del metro y recintos públicos y privados, y se enfrentaran (precariamente armados), con las fuerzas policiales y militares. Pero fue ese arrojo y ese desafío el que abrió las calles al desborde y la rebeldía popular. Quienes enfrentaron a las fuerzas de la represión demostraron, como muchas veces a lo largo de la historia, que los aparatos armados del Estado no son invencibles y que su principal capacidad disuasiva radica en el terror que logran imponer en el seno de la sociedad. Cuando esa herramienta falla se atemorizan, vacilan y se repliegan. Por tanto, una cuestión importante a considerar respecto de los intereses de la clase trabajadora y el pueblo, es que la violencia constituye una realidad histórica. De manera regularmente reactiva, las clases populares han recurrido a la violencia para defenderse de las compulsiones económicas y laborales de los patrones y de los embates represivos de los organismos de seguridad. Durante el siglo XIX, los levantamientos campesinos e indígenas, las revueltas peonales, los motines urbanos y posteriormente las huelgas insurreccionales fueron expresión de esta violencia espontanea. Ya en el siglo XX, las organizaciones de trabajadores, mancomunales, sociedades en resistencia y sindicatos obreros, recurrieron circunstancialmente a la violencia para defender sus movilizaciones. Más tarde, miles de campesinos desplegaron diversas formas de violencia popular para correr cercos y tomarse fundos, de la misma forma miles de trabajadores desarrollaron masivas y violentas expresiones de protesta y autodefensa para preservar conquistas, ocupar fábricas y centros productivos. Por otra parte, diversas organizaciones políticas de izquierda, se constituyeron en organizaciones político-militares destinadas a preparar la toma del poder por parte de las clases populares. Estas organizaciones que veían en la lucha armada un componente más de la política, alcanzaron un mayor desarrollo durante la lucha contra la dictadura cívico-militar, masificándose durante la década de 1980 la lucha miliciana, la autodefensa de masas y la legitimación de la violencia política popular en contextos de movilización y conflictos sociales, por lo menos hasta inicio de los años 90. En definitiva, históricamente los trabajadores y el pueblo han desarrollado un aprendizaje, una experiencia y una legitimación de las formas violentas de lucha. Confrontados por la movilización rupturista de los trabajadores y el pueblo, los reaccionarios recurren a los aparatos ideológicos y comunicacionales de la dominación: empresarios y ministros de Estado, intelectuales y opinologos, prensa “seria” y farandulera, centros de estudio y fundaciones, parlamentarios y sacerdotes, todos vociferando al unísono: ¡Violencia! Se escandalizan al ver un supermercado saqueado, pero jamás habían reparado en la desigual distribución del ingreso, en los salarios miserables que percibe más de la mitad de los trabajadores del país o en los abusos sistemáticos cometidos por los patrones. Se horrorizan al ver edificios públicos y privados en llamas, pero se refocilan en el morbo de los devastadores incendios que afectan a las poblaciones obreras. Lloriquean por los carabineros y militares heridos, pero no investigan, ni profundizan en los asesinatos, heridas, torturas, desapariciones y encarcelamientos que afectan a quienes protestan y se rebelan. Ninguno de ellos había reparado en la inequidad y desigualdad que atravesaba a la sociedad chilena; todos ellos, al igual que el Presidente de la República, se sentían parte del “oasis” neoliberal y, en consecuencia, se habían transformado en sus más aguerridos defensores. Por ello su tránsito reciente hacia el reconocimiento de la existencia de “algunos problemas” pasa necesariamente por la validación de aquellas demandas y manifestaciones que no afectan estructuralmente al sistema de dominación. Hacen propia la necesidad de los cambios, pero piden paciencia a quienes han soportado arbitrariedades por más de 40 años; reconocen la voz y masividad de la protesta, pero exigen que esta sea pacífica y festiva; critican el accionar represivo de policías y militares, pero (al igual que en dictadura) lo rotulan como excesos y no como prácticas sistemáticas. Pero ni la represión sistemática del aparato policial y militar, ni las maniobras espurias del gobierno y de la oposición parlamentaria, ni las operaciones comunicacionales de los testaferros de la dominación, logran aplacar la ira popular. El pueblo ha despertado y recuperado su historia. Se aburrió de marchar pacíficamente miles de kilómetros todos estos años y sumó otras formas de lucha y organización. Comenzó a cualificar su discurso, articular las demandas y construir sus objetivos propios. Podrán contener transitoriamente su furia y encuadrar sus demandas, pero ya no lo verán de nuevo de rodillas.

Dr. Igor Goicovic Donoso, Chile
Dra. Ivette Lozoya López, Chile
Dr. Pablo Pozzi, Argentina
Dr. Claudio Pérez Silva, Chile
Dra. Mariana Mastrángelo
Dra. Jacqueline Vassallo, Argentina
Dra. Clara Aldrighi, Uruguay
Dra. Viviana Bravo Vargas, Chile
Dr. Luiz Felipe Falcão, Brasil
Dra. Magdalena Cajías de la Vega, Bolivia
Dr. Pedro Rosas Aravena, Chile
Dra. Adriana Palomera Valenzuela, Chile
Dr. Gerardo Necochea Gracia, México
Dra. Mónica Iglesias Vázquez, Chile
Dr. Cristóbal Cárdenas Castro, Chile

Chile, 1 de noviembre de 2019


Libertad para el soldado chileno David Veloso

El 18 de octubre el pueblo chileno comenzó un levantamiento social generalizado, gatillado por un alza del pasaje del transporte de pasajeros en Santiago de Chile y la represión violenta a los estudiantes secundarios que se manifestaban contra el alza evadiendo masivamente el pago. Esta fue la gota que colmó la paciencia del pueblo chileno, tras treinta años de abusos y capitalismo neoliberal administrado por los gobiernos civiles que sucedieron a la dictadura cívico militar de Pinochet. El 19 de octubre el presidente Sebastián Piñera, impuso el estado de emergencia en la ciudad de Santiago, colocó a un general de ejército a cargo de la ciudad, y se impuso el toque de queda. Piñera sacó a las calles a las Fuerzas Armadas que se sumaron a la policía militar de Carabineros en la represión de la protesta social por primera vez desde el término de la dictadura. Rápidamente la medida se aplicó en la mayoría de las regiones del país. A pesar de ello, las manifestaciones fueron creciendo en número y masividad, y desafiaron con valentía el toque de queda y la represión. Justo una semana después de que estallara la protesta popular se produjo la manifestación más multitudinaria en la historia de Chile. El 25 de octubre dos millones protestaron solamente en Santiago, a los que hay que sumar otras regiones del país, con tres exigencias: sacar de la calle a las Fuerzas Armadas, retirar del Congreso la discusión de todas aquellas leyes que «vayan contra el pueblo», y convocar una Asamblea Constituyente para lograr una nueva Constitución que sustituya a la de 1980 implantada bajo dictadura y todavía vigente. El 28 de octubre de Sebastián Piñera se vio obligado a levantar el estado de emergencia y el toque de queda, que no le habían permitido terminar con la protesta popular, a pesar de las graves vulneraciones a los Derechos Humanos, los muertos, desaparecidos y heridos. Por el contrario, el estado de emergencia y el toque de queda dejaron en evidencia la incapacidad del gobierno. Fue en ese contexto que el soldado David Veloso Codocedo (21), se negó a embarcarse desde Antofagasta a Santiago para participar en la represión y arrojó su arma al suelo. El fiscal Militar Cristián Ramírez, ordenó la detención del joven que puede ser condenado incluso a 10 años de prisión militar según la legislación castrense, desde entonces el joven se encuentra preso. Ante esto hemos constituido un comité contra la represión y consideramos a David Veloso, como un soldado objetor de conciencia. Solicitamos su apoyo para la campaña exigiendo su libertad enviando cartas al presidente Sebastián Piñera, exigiendo la inmediata libertad de este joven valiente. Puede escribir al presidente Piñera desde la página web: http://escribenos.presidencia.cl/Formulario?seleccion=Presidente

con copia a contrarepresionchile@gmail.com

Comité contra la represión en Chile
Santiago de Chile, 02 de noviembre de 2019.


“Carabineros de Chile” o el peligro vestido de verde. Por Carlos Ernesto Sánchez

Una lluvia torrencial de denuncias se ha desatado en contra de Carabineros de Chile. No solo ahora los uniformados verdes han ocupado titulares e inquietud de la mayoría de los chilenos. Durante la dictadura de la mano, del “General rastrero, Mendoza” al decir de Allende, en su discurso final, carabineros ha cometido toda clase tropelías, desde violación de detenidos, torturas en comisarías, asesinatos, degollamiento de profesores, después de secuestrarlos. Los funcionarios fueron entusiastas actores en la represión desatada en dictadura. En listas de violadores a los Derechos Humanos se repiten nombres que integraron las filas de los organismos de seguridad. Al regreso de la mal llamada democracia, pactada con los actores de la dictadura, se justifico hechos del pasado y perdono una y mil tropelías, incluyendo desfalcos de grandes cantidades de dinero. Sin duda, los hechos que hoy se denuncian en contra de Carabineros, es el resultado de la impunidad decretada por sucesivo gobierno de la Concertación o Nueva mayoría. Los Gobiernos antes nombrados y el actual han asumido que lealtad significa obviar, mirar para otro lado frente a delitos cometido por Carabineros. La autoridad no ha tenido mano enérgica, solo declaraciones y aplausos fáciles, frente al cuerpo de las carabinas cruzadas. Frente a este conflicto social que se vive en el país, queda desnuda la realidad de carabineros. No son unos pocos los que se apartan de la doctrina de la institución. En todas las aéreas de la represión, actores principales son carabineros; Torturas, violaciones, detenciones injustificadas, muerte en cuarteles, Todo bajo solo buenas palabras e intenciones de repudio, pero no educan en profundidad al personal verde, castigar a quienes violen derechos humanos, apartar de la institución a todo aquel que trasgrede la ética. Los atropellos enumerados por víctimas, muestran que en el cuerpo verde hay sicópatas, violentistas y algunos integrantes de verdaderas bandas delictuales. El pueblo Mapuche ha sido víctima permanente del accionar violento de Carabineros, dejando secuela de muerte cuyo caso más emblemático fue el dirigente Camilo Catrillanca donde carabineros organizo una maquinaria para instalar la impunidad. Hoy el mando debe entregar al ejecutivo nombres de quienes deben asumir próximamente el mando de la institución. Es momento de dar señal fuerte, potente de reestructuración de carabineros. Después de los hechos denunciados de violaciones a los derechos humanos, no es posible hacer borrón y cuenta nueva. Cuando escribo esta columna, se produce cambio de ministros, lo cual no cambia nada. Ellos parten defendiendo el modelo y justificando lo injustificable. Las víctimas de este modelo; jóvenes, ancianos, pobres que no tienen ni para un pan no tienen ganas ni pueden ni siguiera protestar. Es fácil llamar a paro, con dirigentes pagados y con buenos sueldos, que permite el lujo de seguir actuando como dirigentes. Más de una semana llevo sin medico y remedios, pero se sigue llamando a paros brutales. Ante este panorama la fiesta de la represión es celebrada por carabineros. Se les abre un campo para desatar las atroces violaciones de los derechos humanos. Ante esta realidad no hay dirigentes sociales, políticos, que tengan autoridad para levantar la voz. Las marchas y protestas les han dado posibilidad de desatar el oportunismo y tratar de apropiarse de los dolores y esperanza del pueblo. Muchas de las peticiones que enarbolan las mayorías empobrecidas, son víctimas de este gobierno y de gobiernos anteriores, que no pueden lavarse las manos. Muchos dirigentes que denuncian violaciones de los derechos y que repudian la clase política, son militantes de partidos políticos, que han avalado lo antes descrito. Carabineros actúan en esta impunidad, porque somos culpables al no pasar boleta a la clase política, desobedecer esta institucionalidad represiva. Sin duda, carabineros es peligro en las calles, con la complicidad de la clase política.
Carlos Ernesto Sánchez.


Jornadas de octubre: TIEMPOS, REPRESENTANTES, VIOLENCIAS Y SALIDAS. Por Ignacio Vidaurrázaga Manríquez

“No tengo otro negocio que estar aquí diciendo la verdad/ en mitad de la calle y hacia todos los vientos: / la verdad de estar vivo, únicamente vivo, / con los pies en la tierra y el esqueleto libre en este mundo/ (...) No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, / pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto”.
Gonzalo Rojas

No quieren escuchar ni ver, porque no quieren cambiar. Transcurridos doce días desde el 18 de octubre, o diecisiete, desde ese primer brinco en el torniquete del metro de Santiago, luego de veintitrés muertes, cerca de diez mil detenidos y más de un millar de heridos, además de abusos y violaciones, el gobierno de Piñera, con su respaldo policial y empresarial revela, que la protesta social para configurar una Asamblea Constituyente tendrá antes que obtener su destitución como presidente.

El gobierno al anunciar que no hay condiciones para la APEC y la COP 25 comienza a vivir los costos del estallido social. Piñera está siendo obligado a replegarse internacionalmente en un vecindario que se le torna adverso. Él no es un presidente cualquiera, antes que político es uno de los multimillonarios más importantes de Chile y es a esos intereses a los que responde de manera prioritaria.

La ingobernabilidad y anormalidad del funcionamiento de los diversos ámbitos del país se ha ido instalando en estas casi dos semanas de protesta social. Está suspendida la educación en diversos niveles, también un porcentaje del comercio y del transporte. Todos los días, nuevos sectores sociales y laborales se integran a la protesta que tiene una testimoniada presencia nacional en todas las regiones.

Ni las tibias medidas de la denominada “agenda social” ni el cambio de gabinete representan nada desde los intereses y demandas de la ciudadanía incorporada a marchas, barricadas, cacerolazos, inasistencia al trabajo o simplemente uso de sus redes sociales. Todas, formas de expresar el descontento acumulado.

A esta altura no hay duda que es una energía contenida desde el tiempo de la dictadura y que suma las deudas de la transición. Que antes tuvo preludios parciales en diversas y sostenidas luchas del pueblo mapuche, los estudiantes y las mujeres movilizadas. Que expresa a los deudores de los 9,5 millones de tarjetas existentes y la deuda de ese 74,3 % de hogares chilenos a comienzos de octubre según el estudio de CIPER. También a los estudiantes del CAE. Que adiciona los continuos escándalos de fraude entre políticos y el gran empresariado, o los desfalcos y trucherías de los generales de las distintas ramas. O los abusos en la Iglesia Católica y sus continuas formas de protección y ocultamiento.

Nada ha ocurrido de la nada. Como ha mencionado el Premio Nacional de Historia Gabriel Salazar: “a la crisis por ilegitimidad y a la crisis de representatividad política se suma la de la plusvalía escondida detrás del consumismo”. No es cierto que la compulsiva asistencia a los mall o a las farmacias condujese a la felicidad, igual como la droga más nefasta, transcurrido el tiempo de euforia, vendrá el inevitable bajón al momento de pagar la factura mensual.

El país ejemplo de Latinoamérica e integrante de la OCDE exhibe sus costuras y parches dramáticamente. Nada está asegurado. Ni la salud ni la educación, Ni tampoco una digna vejez. Y ahora, tampoco la paz social para nadie.

Las protestas de estas semanas tienen mayoritariamente rostro de joven con la bandera mapuche o de la diversidad sexual o de alguna barra de los equipos de futbol y el olor a marihuana predominante es la antítesis de la lacrimógena. Y para los santurrones que sólo ven en la protesta una alegoría épica y de “combate”, tendrán que descubrir que es también una fiesta de atreverse a participar y a retornar cuantas veces sea necesario. A encapucharse para protegerse de cámaras, sapos y gases. Porque este es un tiempo donde todo está revuelto y ocurre a la vez.

El barómetro de la calle muestra al Instituto Nacional de Derechos Humanos con un directivo democratacristiano del que no había grandes expectativas haciendo su tarea. Y a los grandes medios escritos y televisivos como manipuladores, sesgados y alineados con el gobierno y la criminalización.

También, es perceptible que la impunidad de ayer en DD.HH. es la seguridad de los represores de hoy.

Los tiempos

Resulta indudable que muy diversos tiempos y relojes están en juego a la vez: el de los estudiantes secundarios; el de los manifestantes más adultos y permanentes; el de toda la amplitud de la protesta social. También está el tiempo de los políticos opositores, conformando un espectro extremadamente diverso desde el FA y el PC, a los partidos de la ex Nueva Mayoría y el PDC en la otra punta. ¿Qué es para cada de esas organizaciones y conglomerados el nuevo pacto político y social? Hay que agregar el tiempo de un gobierno que ha perdido la iniciativa habiendo probado la represión más dura y arriesgado el capital internacional que había conseguido con las dos citas mundiales y muy particularmente respecto al Cambio Climático. Y de fondo está el tiempo de los grandes empresarios e inversionistas internacionales que viven como en estos doce días las certezas en sus negocios y ganancias se desvanecen. Es ese taxímetro el que seguramente está influyendo con mayor fuerza sobre el gobierno, indicando las líneas del repliegue y de negociación.

Hay que agregar ese tiempo de los represores militares y policías que obedecen órdenes, que son fotografiados y filmados por la ciudadanía, y no desconocen que hoy pueden terminar en tribunales por su impudicia y torpeza en el uso y abuso de sus medios represivos. Las violaciones y abusos expresan el desquiciamiento heredado de la dictadura aún vivo en sus cuarteles. El contraste es el del joven soldado David Veloso Codocedo, encarcelado se ha transformado en un icono de dignidad. Se inicia recién las reacciones de los observadores internacionales y de países porque no existen crisis encapsuladas en la actual globalización. El viejo exilio chileno se activa y reúne en decenas de países como ya ocurrió con la detención de Pinochet hace años. La comunidad internacional que antes hizo de Chile un ejemplo de los negocios y de la transición pactada, no termina de explicarse en que momento sucedió todo esto y nos comienza a emparentar con la inestabilidad social y política de Venezuela, Ecuador o la autonomista Barcelona. Lo cierto es que los tiempos y relojes no coinciden y eso complica los ritmos y formas de salida de esta crisis.

Las representaciones

La pregunta es: ¿Quién o quienes hoy representan a la protesta social?

¿A los estudiantes secundarios agrupados o no en la ACES u otros colectivos? ¿Quién representa a quienes decidieron no votar en las últimas elecciones? ¿Quién representa a quienes se desencantaron de los partidos políticos con representación parlamentaria? Seguramente todos reunidos son algunos millones de jóvenes que están en la base de esta protesta y que asumen directamente su representación.

La magnitud de la crisis abierta, “peina” a las direcciones de los partidos opositores, de la sorpresa a los balbuceos y a los cómodos silencios o a las cuñas indiferenciadas.

Tras la destrucción de algunas tiendas están precisamente las tarjetas que han endeudado a miles de esos jóvenes. En Concepción en la destrucción de la tienda Johnson las mercancías fueron directo a la fogata y barricada, incluso el plasma que alguien pretendió apropiarse. El consumismo desenfrenado también está en la picota. No todo el saqueo e incendio es apropiatorio y lumpenesco, en muchas informaciones hay una evidente intención de castigar las marcas de las multitiendas que CIPER cita en su reciente investigación.

También, es sintomática la masiva presencia de las barras bravas de la Garra Blanco y Los de Abajo, la UC y Fernández Vial, Santiago Wanderers y Deportes Concepción entre muchos otros. La palabra de pertenecer a un “piño” poblacional y territorial está presente y notorio en las marchas, concentraciones y enfrentamientos callejeros.

Un joven estudiante, nieto del detenido desaparecido Rene Chanfreau y de la ex presa política Erika Hennings es el vocero de la ACES, una de las organizaciones de los estudiantes secundarios. Se llama Víctor Chanfreau y habla en un video por redes sociales de “devolver la vida digna” y además agrega: “no les compramos ni a sus instituciones ni a la clase de los políticos”. Y esa herencia generacional también es un componente de lo que está sucediendo. Los caídos y participantes de la Resistencia presentes en estas semanas, pero conducidos por sus hijos, hijas e hijes o nietes. Mientras, el general de la policía uniformada Mario Rosas no reconoce ningún error en los procedimientos de las fuerzas a su cargo durante estas semanas. El líder de los empresarios Alfonso Sweet habla de meterse la mano al bolsillo hasta que duela. Todas palabras y anuncios. En Chile las autoridades y los puestos de poder han construido una impunidad e impudicia que no se resquebraja y que aún en medio de una crisis no tiene ninguna otra referencia en los 29 años de transición. Los muros de todo el país siguen reflejando estos días: “Por nosotros, enuncia piraña, no + afp, Kevin Gómez por ti y por los que ya no pueden luchar, asamblea constituyente ya, ni flores ni abrazos pal que nos da balazos, nos organizamos o desaparecemos, nueva constitución ciudadana, chile resiste, chile despertó.” La bandera mapuche predomina sobre la chilena que a su vez en muchos casos se fue a negro y sólo ha quedado una estrella blanca. Plaza Italia como sitio de la protesta en Santiago parece agotarse y las manifestaciones empiezan a probar ir a La Moneda que ha debido ser rodeada y cercada con varios anillos concéntricos. La desmonumentalización de Pedro de Valdivia y Cornelio Saavedra e Temuco y Concepción expresan energías acumuladas y pendientes. Todo se pone de cabeza: las marchas no siguen el sentido ordenado del tránsito, mientras lo inventan y dibujan.

Las violencias

En circunstancias como las que vivimos lo más fácil es condenar o aplaudir, sin darse la vuelta de componer los escenarios y tensiones existentes y activas. El gobierno desde un inicio ha hecho del relato sobre los violentistas y el caos su mensaje más repetitivo. Incluso ha intentado instalar versiones de inteligencia-comunicacional para adicionar componentes de agentes extranjeros cubanos o venezolanos actuando en medio de las protestas chilenas. La nueva vocera se refiere a los 6500 violentistas enfrentándolos al millón doscientas mil personas del viernes 25 de octubre. Mientras los canales de televisión repiten machaconamente las imágenes de incendios y saqueos para que sean la parte del todo y ocultar el hecho social y político caricaturizándolo. Eso no extraña.

Pero, que líderes opositores como Beatriz Sánchez repitan lo de la violencia frente a toda la evidencia del uso de fuerza y medios por parte de las fuerzas militares y policiales es preocupante. En ese plano Pamela Jiles en su forma creo que representa mejor la crispación existente. Así, como también es desconcertante la carta del FA al nuevo ministro Blumel, cuando apenas está llegando y están pendientes las responsabilidades políticas de la represión. Desde un plebiscito a la acusación constitucional al ex ministro Chadwick todas son formas de presión necesaria y acumulativa. Repetir condenas fáciles es criminalizar a miles de jóvenes que en las calles han enfrentado con piedras las armas de los piquetes policiales y militares. A estas alturas no hacerse cargo que estamos sobre un polvorín acumulado en mucho tiempo, que es la suma de las deudas y atropellos de la dictadura más los de la transición, sus colusiones y abusos. ¿Ignorancia o premeditación?

La violencia tiene múltiples formas de constituirse y de ser. Y los abusos de todo tipo son violencias implícitamente estetizadas y que hoy quedan a la vista. Llama la atención que durante estas semanas las manifestaciones artísticas comunes a las anteriores marchas hayan disminuido su presencia. Nos referimos a las murgas disfraces y expresiones de la diversidad cultural de Chile. Eso revela que ha sido de tal magnitud la ocupación de los territorios y la violencia ejercida por los piquetes uniformados que incluso han inhibido las formas más lúdicas y pacíficas. Las imágenes de jóvenes desarmados y encapuchados expuestos a atropellos, balines y balas, gases y potentes chorros de agua se repíte como imagen de voluntad y de rabia. En doce días no hay policías ni uniformados heridos con armas de fuego de ninguna naturaleza y eso evidencia la desproporción de medios. Los manifestantes en Chile tienen en su masividad su gran fortaleza, pero ello no es un cheque en blanco inagotable.

Las salidas posibles y visibles

Lentamente en diversas ciudades y de muy diversas formas se constituyen cabildos sociales que reúnen a vecinos, estudiantes, diversidad sexual, trabajadores, pobladores y profesores, funcionarios públicos que progresivamente van hilando una plataforma y reflexión paralelo a la acción. Es un ejercicio en curso que requerirá en algún momento volcarse en un parlamento ciudadano, autónomo y sin trabas. Esas centenares de reuniones podrían culminar en un parlamento ciudadano. También hay que recuperar las miles de actas del proceso constituyente de hace algunos años, porque el país es en esencia el mismo. Hay grandes reservas en el ambiente del arte y de la creatividad para mantener activa la protesta en los próximos días y semanas. Ya han ocurrido conciertos y posturas públicas de artistas y creadores de Chile y del exterior. El festival Todas Las Voces agota sus locaciones gratuitas. Hasta el momento la censura de las redes sociales no es extendida y constituye una de las carreteras de información y socialización más eficaces. A la vez que se prestigian nuevos medios digitales y se hacen creíbles liderazgos desde el deporte, la ciencia y otros ámbitos. No hay ningún espacio de la vida nacional que pueda cerrar su puerta a esta primavera de Chile.

El sistema de AFPs y de ISAPRES, los temas respecto al cambio climático, el agua como bien público, la legalización del consumo de marihuana entre decenas de temas, tienen hoy día posibilidades que antes jamás imaginamos. Porque lo que está en juego es el predominio de lo público y para eso debe retroceder la apropiación de Chile por una minoría plutocrática respaldada por una Constitución ilegitima de origen.

La pregunta por la forma de salida o superación de la crisis de gobernabilidad abierta por los estudiantes secundarios está abierta en un espectro muy significativo. Desde que pueda ser escamoteada toda la energía y quedar replegada en su latencia hasta que se abran caminos institucionales de consulta o plebiscito ciudadano o de apertura de una Asamblea Constituyente de mayor o menor consistencia. En suma o se produce o se posterga, donde lo menos posible es que Chile pueda ser retrocedido al 17 de octubre.

Al cierre tres comentarios:

El primero, es que esta experiencia masiva estará acelerando tiempos de maduración, a la vez de construir aceleradamente una red de nuevos liderazgos que llegado el momento electoral podrían cambiar significativamente el cuadro actual. Siempre y cuando las representaciones políticas existentes o por crearse logren “representar” especialmente a los millones de jóvenes que están en movimiento descreyendo de los políticos de arriba. Lo segundo es que el gobierno de Piñera está agotado porque tiene un espacio cada vez más reducido de actuación y movimiento. Ha perdido su legitimidad y está a la defensiva. La suspensión de hoy de las dos citas mundiales es un corolario temprano de la crisis inaugurada hace tan solo trece días.

Lo tercero, es que a propósito de los tiempos, la permanencia de Piñera ingresa a un termostato que lo monitorean los grandes empresarios, el poder en la sombra que está evaluando la conveniencia o no de focalizar toda la presión en su salida, porque es lo más conveniente para el ajuste del agrietado modelo económico que intentara en próximos escenarios reconfigurarse. Las primeras voces en esa dirección ya se escuchan en la política –RN- y desde el mundo de los negocios en las fintas de Luksic y el “capitalismo equitativo” de Jeannette Von Wolffersdorff. Chile despertó y todo está aún pendiente.

30 de octubre 2019


El error de Carlos Peña, de Descartes y de Kant. Por Noé Felipe Bastías

Anclado a los estrechos límites de la racionalidad ilustrada, la razón positivista, la cientificista, la objetiva, la lógica, la pulcra, la perfecta, la erudita, la “experta”, “la única que sabe”, y desde su lustroso púlpito de doctor en filosofía y Rector de una prestigiada Universidad, Carlos Peña asegura que las razones que gritan en las calles nos son razones sino “pulsiones” de “pandillas desordenadas”. Llama la atención que a un “filósofo” de su talla no le digan nada Horkheimer y Adorno cuando éstos le hacen entender al mundo que “No hay tal racionalidad que nos conduzca directos hacia la humanización” pues, dadas sus limitaciones y contradicciones, “la racionalidad ilustrada se nos ha mostrado demasiado unilateral para expresar lo humano”.

Tampoco le hace sentido lo que nos dice Rodolfo Kusch, también filósofo, respecto de esa razón de los vencedores desde la cual él habla, razón que ha venido siendo transferida ideológica, instrumental y pragmáticamente a todos los ámbitos de la existencia humana por parte del discurso de la élite chilena dominante con tal de mantener sus privilegios al amparo del modelo humano y social que nos rige, modelo intocable para esta élite, la que ovaciona con ojos casi blancos las columnas de Peña cada domingo…

Cito a Kusch: A diferencia del Occidente erudito, que habla y escribe desde su rigor científico-técnico, desde “su intelectualismo cientificista” (p.161) y su obsesión por “ser pulcros y aparentemente perfectos” (p.161), nosotros, que somos parte de esta América profunda, apostamos por “escribir desde el punto de vista de nuestro contexto vital real y no de la razón erudita” (p. 159).

Las evidencias indican que el citado Rector habla, pues, desde la “objetividad” de la racionalidad erudita, en definitiva, desde la racionalidad de los vencedores, racionalidad o razón obsesivamente occidentalizante y que –como nos enseña el maestro Abraham Magendzo, Premio Nacional de Ciencias de la Educación 2017- ha invisibilizado históricamente a los perdedores; razón cartesiana, razón “objetiva”, razón kantiana, que es incapaz de ver a l@s que “viven al interior de sus familias los conflictos que emanan de injustas remuneraciones (…), que conocen (..) la cesantía, la discriminación, la injusticia”. Con razón Peña llamó hace pocos días atrás, como si nada, a “desproveer” (a eliminar) el dolor asociado por las víctimas de la Dictadura a sus muertos y desaparecidos… llamado que este “filósofo” hizo extensivo a la memoria herida de los pueblos originarios. ¡Impresentable!

Es del todo obvio que Peña habla desde esta razón: la razón de los vencedores.

Para él, hablar desde la otra razón -la anamnética, la de la memoria del sufrimiento anterior de W. Benjamin, la de los vencidos, la razón de los perdedores- equivale a no hacer ciencia, implica no ser “objetivo”.

Es entonces aquí cuando uno se pregunta por qué un “filósofo” como Peña, quien se lo ha leído todo, quien cita a todos los autores, no cite ni incorpore a sus plantillas de análisis del Chile actual a los autores precedentemente citados, o a alguien tan cercano a nosotros como Gabriel Salazar, otro Premio Nacional, en este caso de Historia, quien, como él, posee una sólida formación de posgrados en filosofía.

Haciendo eco de las voces negadas por esa elite vencedora que invoca desde la fundación de Chile “la razón” para perpetuar sus privilegios y amordazar el grito emocional de los abusados y perdedores a lo largo de nuestra historia, el doctor Salazar –como si estuviera dirigiéndose al propio Peña- denuncia que “Los que se han planteado desde la perspectiva de los perdedores siempre son criticados por no ser objetivistas, que no hacen ciencia”.

No cabe por lo tanto duda de que la razón desde la cual pontifica y reacciona Peña hoy contra el estallido social es la razón erudita, la razón apolínea, la “objetiva”, esa que denunció Nietzsche como amputadora de lo humano. Se trata de esa racionalidad “lógica”, cientificista, esa que tanto daño le hace a los escolares de Chile, como denunció por años Claudio Naranjo, razón estrictamente academicista y que termina por ser funcional a los intereses de ese reducidísimo club de privilegiados que, a propósito de nuestra realidad actual, se adueñó de Chile, club que adora el mantenimiento del orden, las certezas, la “objetividad”, lo “exacto”, la seguridad, la razón, elementos ejes de la filosofía de Carlos Peña.

Declarar que el estallido social de estos días es pura revuelta emocional juvenil, revuelta de “pandillas”, como hace este “filósofo” chileno, es un indicador inequívoco de que este maestro se quedó pegado al paradigma científico moderno, fanáticamente cartesiano y positivista, cuyos argumentos “racionales” -de estrechísimos límites ya que amputan y reducen al ser humano pues lo entienden solo como un ser racional- desprecian los mecanismos psicológicos y emocionales que impulsan todas y cada una de las acciones y decisiones humanas, inclusive las más científicas y racionales.

Peña habla, en definitiva, desde un lugar: el lugar de los “niños bien”; niños a quienes les aterra el desorden social pues lo asocian a la emocionalidad, a “pulsiones” propias del cerebro reptiliano, o sea a la irracionalidad y, por tanto, al peligro latente o inminente, confeso o inconfeso, de que se les desmorone su mundito y Estado de bienestar chilensis hecho a la medida de la gente bien.

Es obvio que su lectura respecto de lo que pasa hoy en el país es asumida a priori desde ese dogma epistemológicamente reaccionario que sostiene que (cito) “los afectos irrumpen con la racionalidad, fundamentalmente para mal” porque nada tendrían que ver con la razón, con la argumentación lógica, con lo epistemológico, con las ciencias, con la cordura, con las funciones ejecutivas del encéfalo y el lóbulo frontal, ni tampoco con la democracia moderna toda vez que ésta únicamente tiene que ver con la razón ilustrada y “moderna”, base arquitectónica desde la que se funda el Estado chileno que él resguarda y defiende con su análisis de “experto”… como si este Estado fuera aquí muy racional y “moderno”, por lo mismo trata de “pandillas desordenadas” a esas mayorías que denuncian en las calles la crueldad e inequidades de ese Estado chileno.

Los únicos responsables de encauzar las demandas sociales de un pueblo no pueden ser -para Peña y para los de su club- esas mayorías “irracionales” que gritan en las calles del país sino únicamente los poderes institucionales, o sea el Ejecutivo y los partidos políticos que nos “representan” en el Parlamento. Éstos, y solo éstos, son para este “filósofo” chileno los depositarios, los portadores y los voceros exclusivos y excluyentes del sentir de un pueblo, sentir en el que él y los de esa cofradía de privilegiados que lo aplauden desde sus afraneladas butacas cada domingo no ven más que caos, por lo mismo Peña aboga por restablecer, ante todo, y en primer lugar, la “racionalidad” y el orden desde esa institucionalidad, no importando que el monopolio de las armas de este Estado, por orden del ejecutivo, tome la palabra y restablezca la “razón” (la razón de Carlos Peña) en las calles mediante asesinatos y torturas y disparando a los ojos a miles de seres humanos desarmados e indefensos, seres humanos que son “pandillas” para Peña.

Partiendo del supuesto de que el filósofo y la filósofa poseen cierta habilidad para leer e interpretar la realidad desde enfoques omniabarcadores y holísticos de lo humano y del todo, y (cito) “tomando en cuenta importantes hipótesis y resultados empíricos que provienen de las neurociencias y de la filosofía de la ciencia”, la verdad es que Peña queda malparado como “filósofo” pues su opinión sobre el estallido social desatiende por completo el hecho de que las emociones y los afectos (lo que constituye y afecta en su ser y estar en el mundo a todos los seres humanos, junto a su racionalidad; emociones y afectos que él descalifica y ningunea), sí poseen importancia epistemológica para construir conocimientos y para dar razones, razones y argumentos que no solo hablan desde la erudición ni la razón positivista “ilustrada” y cartesiana del laboratorio ni desde el púlpito de “los únicos que saben” en la construcción y reconstrucción de la historia de los pueblos.

Las razones y argumentos que se abren paso en las calles por estos días a través de miles de “inexpertos” que marchan a lo largo de todo Chile son razones y argumentos que no se discursean ni comprenden metafísica ni ontológicamente desde la cátedra academicista de esa racionalidad “experta”, reduccionista y “erudita” que pontifica desde una cátedra, racionalidad asociada al poder y a la que le encanta hipostasiar la realidad social. Esas razones y argumentos que gritan en las calles, gritan desde esos dos componentes irrenunciablemente humanos y que constituyen, de suyo, lo propiamente humano: la racionalidad y la emocionalidad, las que jamás actúan separadas, como nos ha enseñado el gran neurocientífico y neurofilósofo Antonio Damasio, autor que, con argumentos irrefutables, puso en evidencia el error de René Descartes, “padre” de la filosofía occidental racionalista moderna.

Si en toda construcción de conocimiento científico intervienen y operan “el interés, la curiosidad, el miedo, la ansiedad, la certeza, la duda, el enojo, el desánimo, entre otros”, que alguien le pregunte a Carlos Peña cómo espera él que en las calles de Chile se exprese solo “la razón pura” kantiana, la de la modernidad ilustrada, positivista y racionalista, guardiana del orden científico y social del “método”.

En resumidas cuentas, y a juzgar por cómo lee Peña la realidad chilena de hoy, es decir, al Chile que despertó, se puede concluir que…

1.- Peña está cerrado a entender que las emociones y “los afectos puedan tener un papel relevante en la construcción de conocimientos”, incluso en los “conocimientos científicos”.

2.- Peña está bloqueado por el dogma academicista cartesiano y positivista racionalista que jura que el papel de las emociones y los afectos interfieren “en la racionalidad `para mal`”.

3.- Peña ha hecho suya la verdad absoluta de que las emociones “perturban la mente, de que la irracionalidad es consecuencia de las emociones” (Fridja, Manstead y Ben, 2000).

4.- Peña predicará por siempre a su auditorio mercurial que las emociones “suponen un estorbo para la elección racional” (Elster, 2003) e incluso que las emociones, como aseguraba el gran filósofo Emmanuel Kant, “son una enfermedad de la mente” (Kant citado por Fridja, Mantead y Ben 2000, p. 2). ¡Por favor!

Noé Felipe Bastías
Profesor de filosofía / Lic. En Educación
Egr. de Mg. en Neurociencias Aplicadas a la Educación

CITAS:

1.-https://www.t13.cl/noticia/politica/nacional/una-conmocion-pulsional-generacional-analisis-carlos-pena-protestas-chile2 2.- Los afectos en la argumentación científica: una útil ... – SciELO www.scielo.org.mx › scielo

3.- Mardones, José María, citando a Horkheimer y Adorno en Capitalismo y religión. La religión política neoconservadora, Sal Terrae, Santander, 1991

4.- Kusch, Rodolfo, América Profunda, Editorial Biblos, Buenos Aires, 1999

5.- La Nación, Gabriel Salazar, semana del 3 al 9 de septiembre de 2006, p. 53.

6.- Magendzo K., Abraham; Donoso F., P.; Valué C., F.; Dueñas S., C.; Kaluf A., C.; Soto L., S., EDUCAR EN Y PARA LOS DERECHOS HUMANOS: UNA TAREA PARA LOS PROFESORES DE HOY, República de Chile – Ministerio de Educación, Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas, ediciones CPEIP, 1992, p. 81.

7.- Damasio, Antonio, El error de Descartes, Editorial Planeta S.A., Colección Booket, quinta impresión, mayo de 2016.


Reflexiones de una Vieja Ignorante.
¿Es Chile un Estado de Derecho?. Por Gloria Clavero Aranda.

No soy jurista, ni especialista en Derechos Universales. Soy una vieja ignorante, pero muy inquieta, que necesita que alguien, conocedor del significado y los significantes, políticos, sociales y económicos, que intervienen en la Filosofía de un Modelo de Estado de Derecho, me explique porque Chile es considerado como tal Estado...incluso me gustaria saber que quiere decir que nuestro país sea una República, cuando estamos gobernados por la Elite de la Elite de las Empresas Privadas, Reyezuelos que nos chupan la sangre, y explotan a la Clase Trabajadora con sus sueldos de miseria. Y todo esto con el beneplácito de los políticos, vasallos de este Poder Omnimodo, que legislan sobre Pensiones, Salarios, Contratos Basura, Derechos Civiles, Asistenciales, Sanitarios, Habitacionales, Laborales, todo, según el Deseo del Amo..., con el engaño magistral del Gobierno del Estado en sus diferentes escalafones, que contrata empresas externas, muchas de ellas precarias, obligando a la gente a boletear, sin tener ninguna posibilidad de un Contrato Laboral Digno. Hoy, la gente que boletea en este país, està sobrepasando las 20.000 personas...¿Que derechos tienen estas gentes, que pueden ser despedidas, en cualquier momento, incluso, si toman las vacaciones antes del final del año? ¿ Que derechos tienen las gentes que ya llevan más de diez años boleteando para el Estado... recién les están obligando a imponer para “lograr acceder a mejores Servicios públicos” ¿Cuales?, si siempre hay que pagar, uno, o más de uno, bonos Fonasa, Isapre, o sencillamente, si la familia no tiene estas formas del asistencialismo capitalista chileno, pues, esperar a que la Solidaridad y la Generosidad del Pueblo, le ayude a recaudar fondos para pagar una operación, o unos fármacos a precio de oro, realizando algún acto, algún bingo popular, alguna Peña Folklorica...¡solo el Pueblo es capaz de ayudar al Pueblo en este país!

Mis opiniones son muy personales, y están basadas principalmente en las lecciones que aprendo viviendo el día a día, la Vida Cotidiana de las gentes sencillas que nos esforzamos por alcanzar un cierto equilibrio entre los aspectos socio-familiares y la realidad de los aspectos económicos donde lo que más se palpa, son las injustícias del Sistema Capitalista, Asistencialista y Paternalista. Actualmente la tasa de desempleo està en el 7%, la gente mayor, jubilada de su trabajo asalariado, recibe pensiones de miseria, mal pagadas, mal distribuïdas y controladas, en su mayoría, por las siniestras AFP, lo cual les obliga a desarrollar algun tipo de Economía Sumergida para intentar llegar a fin de mes. Por otro lado, los jóvenes, chicas y chicos, no pueden acceder a la Educación Superior, porque no pueden pagar las matriculas, el material de estudios, el desplazamiento... No existe la Gratuidad en la Educación, aunque se haya conseguido alguna miseria por parte de los políticos, pero solo como una seña que siempre se realiza cuando las elecciones están próximas.

Chile es un país precario. La Atención a la Salud es precaria, la Educación es precàaria, el Trabajo es precario, la Vivienda es precària...¿quiere decir que los derechos también son precarios?, ¿o sencillamente la palabra Derechos Sociales, es un eufemismo, una entelequia?... Cuando reflexiono sobre esta realidad, me pregunto como es posible que exista un Estado de Derecho en un país en que las desigualdades sociales y económicas, la Distancia entre Ricos y Pobres, supera a los paises más pobres del planeta. Un país en que las mujeres están condenadas a Cuidar a la Familia, sin ningún tipo de reconocimiento, aparte de trabajar en el Mercado Laboral, siempre cobrando mucho menos que los varones . ¿Qué derechos amparan a las mujeres que trabajan dentro y fuera de casa? Me gustaría que alguien entendido me lo explicara. Desearía que un entendido en Derechos Universales, Derechos Humanos, me explicara ¿que derechos tienen los Pueblos Originarios?, ¿Qué derechos amparan al Pueblo Mapuche que es expoliado desde el siglo XVIII. Me gustaría que alguien nos diga algo al respecto, para que personas hijas del Pueblo Llano, como yo, pudiéramos entenderlo...aunque la verdad es que creo que este desiquilibrio tiene una sola explicación: El Poder Económico, que esclaviza, masificando, y utilizando las necesidades de la gente, como un arma política arrojadiza, que se lanzan unos a otros, los muy mal llamados Representantes del Pueblo. Ya da igual a que partido pertenecen. Todos buscan mantenerse en su sillón, la mayoría se representa a si mismo. Están atornillados al Poder Político y nadie quiere renunciar a una parte de su sueldo como parlamentario, sea diputado o senador, hombre o mujer. La verdad es que en Chile, la Política es un Negocio, los políticos no son servidores públicos, son gentes que ganan el sueldo más alto del mundo Mundial. En mis tiempos de joven universitaria, conocí personas con “Vocación de Servicio al Pueblo”, eran algunos de los políticos de entonces. Hoy son “Profesionales de la Política”. Y nosotros, el Pueblo, que tendríamos que ser reconocidos por ellos y ellas como sus Jefes, sus Patrones, solo somos sus esclavos... Pero, finalmente ese Pueblo salió de su letargo de 46 años. Se despertó del mal sueño en que lo dejó el Dictador Pinochet, el Monstruo cuyo fantasma aún deambula por las puertas correderas del Estado con su maldita Constitución del 80... este desgraciado, si “dejo todo atado y bien atado”...pero el Pueblo, sujeto en su Dignidad Humana, dijo ¡BASTA!

Soy una vieja ignorante que piensa que un Derecho Humano, Social, Económico, Cívico, necesita al menos cuatro elementos básicos para ser considerado un Derecho Universal :
1. Una ley que lo regularice
2. Un Presupuesto que le de soporte y garantice su funcionamiento
3. Un Pueblo organizado que lo respalde
4. Una Constitución que lo reconozca como un Derecho Universal de la República, donde quien Da y quien Quita, es el Pueblo, a través de su Derecho a Decidir, con su voto, con sus manifestaciones, y con su libre expresión

Mensaje a los Políticos: Es la hora de representar al Pueblo QUE LES VOTÓ, dejen de una vez por todas de representarse a si mismos como Patrones de Fundo. ¡Basta de Abusar del PODER que les dio el Pueblo! ¡ Basta de ser los lacayos y sicarios de los Patrones de las Finanzas. Llegó La Hora del Pueblo LLano, de las Mujeres y y de los Hombres que queremos una Asamblea Constituyente, con nuestras Demandas y Peticiones, no con la que que nos impongan los Mandamases.


LA REBELIÓN DE LA JUVENTUD Por Marianela Puebla

Los estudiantes rayaron la cancha,
saltaron las barreras de la indiferencia
y la evasión de la tarifa del metro fue el detonante,
la señal primera, la manifestación espontánea,
el despertar de la conciencia de todo el pueblo.
La equidad y el abuso que pedían a gritos ser escuchados,
salieron a la calle movilizando a todos los desposeídos
e invisibles, a los ojos de las autoridades,
a los oídos sordos dedicados a acumular riquezas
y a reprimir al pueblo con la miseria.

La rebelión de la juventud tomó cuerpo en todo el pueblo,
fue la explosión de tanta injusticia,
se hizo sentir alrededor del mundo.
Es una voz que no han podido acallar con Toque de Queda,
Estado de Excepción y de Emergencia, encarcelamientos, torturas,
abuso de poder, asaltos a todo movimiento de protesta.

Ya no es lo mismo de ayer, se alzó la cabeza de la resignación,
se rompió la burbuja en que nos tenían encerrados
y la juventud se atrevió a romper las barreras
de la hipocresía de los gobernantes.
La movilización asustó a la clase alta, _a los empresarios poderosos, aves de rapiña enquistados
en un país vendido al mejor postor,
las calles se llenaron de protestas, cantos, consignas, panfletos,
denuncias a los derechos elementales y a los derechos humanos,
avasallados por los poderosos.

La rebelión de la juventud es un estallido,
un despertar de las conciencias dormidas por un espejismo malévolo
que nos lleva hasta la aniquilación,
a una crisis social en todas las regiones del país
que desbordó ayer en Santiago,
25 de octubre de 2019, una marcha histórica jamás vista
y reconocida en todo el mundo por los medios internacionales:
“¡más de un millón doscientos mil ciudadanos!”,
como un rugido que estremeció los cimientos de la oligarquía nacional.

Chile despierta y apunta sus palabras de rechazo a No más abusos,
No más miseria en los hospitales, a recibir un sueldo de muerte,
a comer amarguras y dormir a sobresaltos,
a una educación mediocre, trabajos miserables,
mientras una clase alta y las multinacionales extranjeras
saquean las riquezas de este país llamado Chile.

Llevamos ocho días de este movimiento
que no lo amedrentan las amenazas ni la muerte.
Hasta que el gobierno escuche, haga los cambios necesarios
y nos tome en cuenta como ciudadanos en igualdad.
Hasta ese instante, los estudiantes y el resto del pueblo
podrán volver a sus hogares logrando el Chile que todos queremos.
Chile merece un cambio. ¡AHORA!


Chadwick y Piñera: los responsables del horror ensangrentado. Por Marco Silva Cornejo, Mg. Ciencias Sociales Aplicadas UFRO

En la retina herida de los ojos estallados se alberga la memoria de un pueblo que no olvida. Porque una vez más la derecha política y económica de la patria es responsable de la jauría asesina que recorre nuestras calles amparadas en el más cobarde de los uniformes con acento de estados de emergencia. Ese que asesina jóvenes y niños, el que viola mujeres, el que transformo el espacio público en centros de tortura en menos de tres días. Salieron de sus cuarteles alentados por los Chadwick y los Piñeras, como carroñeras bestias de un viejo tiempo para hacer del horror un relato cotidiano, mientras el noticiario reproduce absurdo el saqueo de la esquina amparado por la tropa y la policía. Suman los horrores en el metro, niños tuertos por el disparo impune de la infantería, desprendidos los calzones de mujeres y homosexuales por la bayoneta en ristre de los valientes soldados de la patria. Suma desconsuelo el espectáculo de un gobierno que escribió con plomo y metralla el toque de su queda. Solidario el descontento se multiplica en barricadas, en olor a combustible, en llanto inconsolable que no cesa por las noches, siempre nosotros con las piedras y ellos con las metrallas, niños y niñas inconscientes en medio de la tortura y el apaleo, pobladores humillados, jóvenes tiroteados por doquier, lanzados en los parques con los ojos extraviados de tortura. Piñera se ha transformado en una pesadilla y este pueblo ha despertado. Noticiario y anestesia, los ministros sin palabras y los Chadwick van a rezar al cerro Chacarillas con fotos del dictador en el bolsillo de su credo. La revuelta que no pare murmuran las murallas, mientras sigue el tiroteo.

El mal gobierno nos llevó a una guerra para justificar el saqueo de sus bancos y corporaciones, caligrafía en desconsuelo escrita con A mayúscula de abusos. Entretanto las convenciones duermen una buena siesta y el SENAME y el SERNAM silencian la masacre y la vulneración de los derechos. La frágil democracia de los nuestros cojea herida por los Sebastianes y en todas nuestras calles le gritamos el desprecio. Y que no pare la revuelta, porque es pueblo en dignidad, porque su canto traerá esperanza a los hijos de mañana, porque deben recibir el justo castigo, los que patrocinaron el horror.


¡CHAO PIÑERA! por Manuel Cabieses

“Ninguno debe obedecer a los que no tienen el derecho a mandar”.
(CICERÓN)

El gobierno del presidente Piñera está acabado. La calle revocó su mandato y exige su renuncia. En adelante la función de este gobierno se reduciría al gotario de concesiones que intentan calmar la indignación popular. En el ofertón hacen fila los aumentos de salarios y pensiones, la reducción de los ingresos de parlamentarios, ministros y altos funcionarios públicos, la rebaja de las medicinas, la congelación de las tarifas de electricidad, agua y peaje de las autopistas, y un rosario de otros parches curita para atacar el tumor maligno del modelo neoliberal.

La oligarquía, temerosa de perder sus privilegios, no quiere verse arrastrada por el descalabro del gobierno. Alfonso Swett, presidente de la poderosa Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) que gobierna Chile desde 1973, ya levantó bandera blanca para pedir una tregua. A nombre del comité ejecutivo de la CPC, dijo: “Tenemos que agrandar nuestros corazones con generosidad. Sabemos que tenemos que agrandar nuestras manos y meternos las manos al bolsillo y que duela…” (El Mercurio dixit). Añadió que los empresarios llevarán a cabo diálogos con sus trabajadores para atender sus demandas tanto en materia de salarios como del endeudamiento de sus familias. (Cabe señalar que el endeudamiento es uno de los problemas más graves que afectan a los chilenos. Compromete el 73,3% del ingreso familiar. Los morosos superan los 4 y medio millones. Una moratoria general y condonar las deudas usurarias con la banca será, sin duda, la prioridad de un próximo gobierno).

Si el presidente Piñera, representante de una derecha liberal crítica del terrorismo de estado, quisiera aliviar la crisis que vive el país y facilitar el tránsito pacífico a una democracia con justicia social, debería abdicar. Su renuncia es una de las demandas principales que hace el pueblo junto con la Asamblea Constituyente.

Un gobierno provisorio podría de inmediato llamar a plebiscito para convocar a una Asamblea Constituyente, elegida por los ciudadanos, que elabore la Constitución democrática. La jugarreta en curso para dejar en manos del Congreso el poder constituyente, es una astracanada que el país no soportará.

Sin embargo, no todo es coser y cantar. El modelo moribundo aún tiene recursos para tratar de desmoralizar y frustrar la protesta. Una de sus mañas es dar largas al conflicto y llevarlo al agotamiento. El cambio de gabinete y la batería de concesiones obedecen a esta estrategia. Otra maniobra en desarrollo es la guerra sicológica para crear miedo en vastos sectores ante los incendios y saqueos de bandas criminales que actúan con beneplácito policial.

Se busca aislar al núcleo fundamental del movimiento: trabajadores, jubilados y clases medias. Casi 4 millones de obreros constituyen la población activa (42%) que junto con las clases medias, funcionarios públicos y servidumbre doméstica, alcanzan una mayoría de casi el 70%. Pero si esa enorme fuerza no permanece unida y no se dota de una dirección respetada, el funeral del neoliberalismo puede prolongarse. La lucha debe entenderse hoy como el enfrentamiento de todos contra el 1% que ha saqueado el país durante 30 años.

La estrategia del cambio requiere gran amplitud y cohesión social. Algunos sectores de Izquierda deberían entender que Santiago 2019 no es San Petersburgo 1917. Tenemos por delante una enorme tarea de construcción de fuerza social y política. El espacio de la cultura y las artes juega un rol vital en este reencuentro con la democracia. Requerimos una revolución cultural para construir una sociedad distinta que respete los valores esenciales de la democracia que perdimos en 1973 y que sea capaz de dimensionarla a la nueva época de la humanidad.

La ejemplar y maravillosa reacción del pueblo contra los abusos y corrupción del sistema, exige soluciones de calado mayor. Nunca hemos estado tan cerca del cambio que nos permita alcanzar la democracia, igualdad y justicia por tanto tiempo postergadas.

MANUEL CABIESES DONOSO, Octubre 2019

(1) Ver “Los caminos de la Izquierda”, puntofinal.blog.cl, 10/7/2019.

https://www.puntofinalblog.cl/blog/los-caminos-de-la-izquierda

https://www.puntofinalblog.cl/blog/chao-pi%C3%B1era


Moción adoptada en la Asamblea Nacional de Quebec el 30 de octubre de 2019
«La Asamblea Nacional expresa su preocupación por la grave crisis social y política que actualmente afecta a Chile, y se une a la comunidad internacional para expresar su solidaridad con el pueblo chileno. Destaca el papel histórico de Quebec en dar la bienvenida a muchas ciudadanas y ciudadanos que huyeron de la dictadura militar; exige el respeto de las libertades fundamentales de las ciudadanas y ciudadanos de Chile; La Asamblea Nacional llama al diálogo social en Chile como un medio para poner fin a la violencia y encontrar una respuesta a las demandas legítimas de su población.»

....

CARABINEROS, VIOLENCIA Y MILITARIZACION DE LA SEGURIDAD CIUDADANA Por Enrique Villanueva

La violencia con que Carabineros está reprimiendo las manifestaciones sociales es vergonzosa y preocupante, son acciones de una organización policial-militar que no es coherente con los principios básicos de un sistema democrático. Que demuestra además, la incapacidad del gobierno para responder a la seguridad ciudadana sin la militarización de la misma, sin criminalizar la movilización social, insistiendo en que ésta es producto de la acción de vándalos y delincuentes. Lo demuestra la realidad que se vive en las calles, apaleos brutales en contra de niños, de jóvenes, además de baleos indiscriminados, detenciones arbitrarias, torturas y ataques sexuales en contra de detenidos y detenidas. Pero a pesar de las evidencias de éste maltrato a la población, el gobierno continua felicitando y agradeciendo públicamente a las FFAA y carabineros “por el esfuerzo tremendo que han hecho para mantener el orden y la seguridad de todos los chilenos”, porque tampoco hablan de las chilenas.

A estas alturas, después de diez días de manifestaciones sociales ininterrumpidas, se abre la duda respecto de la estrategia utilizada por el gobierno para contrarrestar o contener la movilización social. La estrategia represiva empleada, obedece a su incapacidad operativa y porque ésta sobrepasada la fuerza policial o, lo que se busca es transformar el descontento social en un problema de seguridad, para validar un nuevo estado de emergencia y pavimentar el camino para una salida autoritaria de esta crisis. Una estrategia ya empleada con la militarización del conflicto mapuche, lo que, en vez de aportar a la solución del mismo por los cauces políticos, el conflicto se ha militarizado, ubicando la represión y la seguridad como el eje fundamental de la relación del gobierno con el pueblo mapuche.

Por otra parte en nuestra sociedad, todavía hay personas que quisieran resolver esta profunda crisis política, cuyas raíces están en el agotamiento del sistema económico neoliberal, aplicando medidas autoritarias, tal cual lo diseñaron los estrategas en tiempos de dictadura. Quisieran éstos, exterminar rápidamente “al enemigo interno”, “al vándalo”, “al violentista”, para así tranquilizar la atmosfera convulsionada, según ellos, “trastocada por agitadores profesionales”, o como dijo irresponsablemente Piñera, sin dar evidencias ni pruebas, con la acción de un “enemigo poderoso y organizado”.

Estas ideas existen en nuestra sociedad y están presentes en las FFAA y carabineros, porque ninguno de los gobiernos democráticos post dictadura fueron lo suficientemente valientes para terminar con el pacto que ellos hicieron con la dictadura. Un pacto de garantías que incluyó el compromiso para de “no tocar a las FFAA” a cambio de garantizar así la transición a la democracia, dejando pendiente hasta hoy, una profunda y necesaria reforma doctrinaria en las Fuerzas Armadas y Carabineros.

Así entonces, los gobiernos democráticos no sacaron ni desterraron la doctrina militar que fue el sustento del terrorismo de estado, ni crearon una doctrina militar vinculada a la democracia, por el contrario. Lo que se hizo fue una maqueta renovada, una mera fachada que mantiene las bases doctrinarias represivas del pasado, dejando pendiente en las FFAA y carabineros, una deuda pendiente con la sociedad chilena, que es de larga data. El nacimiento de Carabineros fue para crear una institución a la cual traspasarle funciones represivas, que hasta esa fecha cumplía el ejercito, luego de brutales represiones militares en el siglo 19 y 20 . Eso hizo cada vez mas necesario abandonar el intento de asignarle a las Fuerzas Armadas, tareas policiales, e implementar una segunda variante: militarizar a la policía para cumplir las misiones que los militares se resistían a realizar. Misión que luego cumple carabineros con un triste récord de represión, asesinatos y violaciones a los derechos humanos.

Durante la dictadura Carabineros fue una policía militarizada, señalada como actor principal en múltiples casos de represión particularmente en contra de campesinos y mapuches, además de casos “emblemáticos” como el asesinato de 15 campesinos en Lonquen en 1973, los que posteriormente fueron enterrados en forma clandestina. El degollamiento de tres profesionales comunistas en 1985, y cientos de otros casos vinculados específicamente a la Dicomcar, órgano represivo de Carabineros en la cual participaban miembros del Grupo de Operaciones Especiales (Gope) y de la CNI.

Como sucedió con el Ejército, la Fuerza aérea, la Marina y la PDI, esta herencia dictatorial terrorista, nunca fue removida de Carabineros, se mantiene hasta nuestros días y es parte de la base doctrinaria en la formación de sus oficiales y cuadro permanente, Recordemos el 2011 y comprobaremos que todo lo que hemos visto durante estos días es lo mismo que vimos cuando miles de estudiantes, profesores, sindicalistas y otras organizaciones, se manifestaron para exigir cambios fundamentales en el sistema de educación pública. Marchas pacificas que fueron violentamente reprimidas en esa oportunidad y que, al igual que hoy, se conocieron casos de torturas y otros malos tratos, incluidas palizas y amenazas de violencia sexual, contra estudiantes detenidos arbitrariamente por la policía en manifestaciones estudiantiles No hay dudas de que las Fuerzas Armadas y Carabineros constituyen un servicio público, que son las encargadas de otorgar al país la seguridad ciudadana y la defensa exterior e interior, para lo cual reciben los recursos materiales y tienen la función del ejercicio del monopolio de la fuerza legítima de que está dotado el Estado. Eso no está en cuestionamiento, lo que sí es cuestionable, es lo que ha quedado en evidencia con la represión brutal e irracional que en pocos días desato el ejercito, la marina y carabineros durante el estado de sitio, de facto, ordenado por el presidente de la República. Lo cuestionable es la inexistencia en las FFAA, Carabineros y la PDI, un mínimo acercamiento o preocupación ética formativa, de sus integrantes, en materia de Derechos Humanos, responsabilidad que se extiende a todos los gobiernos durante estos últimos 31 años.

Los actuales cursos especiales y enseñanzas acerca de cómo tratar prisioneros, o como usar la fuerza en las acciones militares operativas, demuestran, con lo que esta sucediendo, que no han cambiado la mentalidad militar que desprecia al mundo civil, a “los paisas” y que ve en el trabajador, en el estudiante, que se manifiesta en contra del sistema como enemigo. Lo que deja en evidencia, una vez mas, la necesidad de una doctrina de la seguridad y defensa del país, que oriente en los principios de respeto a los derechos humanos, las acciones operativas y el trato a sus propios integrantes, vinculados además a un rol de las FFAA en la democracia y sus problemas en el siglo 21.

Es mas, la actuación de las FFAA, las conductas violatorias de los derechos de las personas, de abusos de poder, la corrupción constatada en el uso de sus recursos, no son cosa de estos días o meses, son también parte de la crisis de valores, vinculadas a la crisis del modelo económico neoliberal que estamos viviendo como sociedad. En el Chile de hoy los poderosos compran los medios de comunicación, compran políticos, compran justicia y corrompen la sociedad, utilizan a las instituciones del estado para su beneficio e intereses, para abusar como lo han hecho en nuestro caso, con todos los derechos del pueblo.

Las FFAA y Carabineros han sido violentadas en lo mas profundo de su ser institucional, su desarrollo basado en el deber ser, en el actuar basado en una moral con valores, ideales, estos se han cambiado por valores materiales, instrumentales, creando una crisis moral que genera la desconfianza, transformándose en un campo fértil, para su utilización política y por la acción de vándalos ideológicos herederos de la dictadura, aun presentes en su interior. El “condenamos la violencia venga de donde venga”, es una frase hueca sino se condena la violencia del sistema, que es la violencia que provoca marginación social, la que ha generado la ruptura de la convivencia nacional, separándonos entre quienes tienen y quienes no, transformando todos nuestros derechos en vulgares instrumentos de mercado.

En este mundo corrupto en el que se desenvuelve el poder, las FFAA y Carabineros se han transformando en instituciones desprestigiadas y deslegitimadas, por lo tanto y por mas discursos que se hagan para limpiarles la imagen, calificándolas de reserva moral, de sacrificadas y patrióticas, la percepción ciudadana, mientras estas no sean reformadas profundamente en su esencia, sigue siendo la misma. No hay dudas que la movilización social ira en aumento, así lo demuestra la creciente y trasversal participación ciudadana, seguramente será con altibajos, pero el justo reclamo por los derechos del pueblo cada vez es mas potente. Por su parte, el gobierno represor, es incapaz de entender lo que esta pasando, intenta imponer su agenda social neoliberal, mientras la mayoría del país pide terminar con el sistema económico y con la Constitución de 1980.

El pueblo chileno, en particular los jóvenes, quienes con su valentía despertaron la voluntad combativa dormida de los chilenos y chilenas, están escribiendo con entusiasmo una pagina inédita y heroica, a pesar de la brutal represión con la cual pretenden contener este torrente que impulsa el cambio. La represión no es el camino, estamos frente a una situación explosiva, en la cual el militarismo esta presente y debe ser desactivado, esta es una responsabilidad de todos, denunciando la represión y los abusos, manteniéndose en la calle y reclamando por nuestros derechos.


Por nuestros derechos: a Luchar!!!

Bloque de Organizaciones Populares

Ya van más de 10 días desde que como pobladores y pobladoras, parte de la clase trabajadora, nos sumamos a la gran convocatoria que las y los estudiantes secundarios nos hicieron a través de las evasiones masivas, producto del alza del pasaje. Espectadores al principio pero rápidamente nos volcamos como en los 80 a las marchas, cacerolazos y barricadas, ollas comunes y asambleas territoriales, las cuales hoy nos permiten vislumbrar posibilidades de avanzar hacia la reconstrucción del movimiento popular.

Han sido jornadas extenuantes, agotadoras, pero llenas de enseñanzas en la lucha por nuestros derechos. El pueblo, las y los trabajadores nos han dado lecciones de movilización y protesta, las cuales son un motor para impulsar la lucha clasista contra el capitalismo, el imperialismo y al patriarcado, ejemplo de esto han sido la multiplicación de ollas comunes en diferentes comunas y regiones del país, las asambleas realizadas en plazas y sedes de nuestros territorios, ocupando el espacio público en favor de la organización popular, en las cuales se ha ido debatiendo sobre nuestros pliegos de demandas y la forma de cómo ir conquistando derechos. Lo hemos visto también en las marchas donde la alegría de ser millones se transforma en rebeldía e impronta combativa contra las y los defensores del sistema capitalista, en los cacerolazos donde las barricadas fueron validadas como la forma de protesta popular contra las injusticias de este modelo de explotación, opresión y dominación.

No olvidamos las opiniones nefastas de los diferentes políticos del bloque en el poder burlándose de nosotros y nosotras. No olvidamos cómo el ex subsecretario de redes asistenciales, Luis Castillo, mencionó sin tapujo que el pueblo va a hacer vida social en los CESFAM a las 5 de la mañana; no olvidamos el llamado del ex ministro de Hacienda Felipe Larraín a comprar flores porque están más baratas, o los dichos del ministro de vivienda haciendo alusión a que todos tienen propiedad de una casita, dos departamentos, una casa en la playa o un terreno, a sabiendas de los niveles de hacinamiento, de los miles de deudores habitacionales y las paupérrimas viviendas sociales que impulsa el gobierno a través de sus políticas sociales. Tampoco olvidamos que nos tratan como si fuésemos alienígenas, sabemos muy bien a qué clase pertenecemos, por qué intereses luchamos, y también tenemos muy claro contra quiénes peleamos, contra la burguesía.

Nuestras demandas son sueldo mínimo $500.000, 40 horas de trabajo semanal sin flexibilidad, pasaje gratis estudiante y tercera edad, pago de locomoción y colación en todos los lugares de trabajo, congelamiento de tarifas de servicios básicos, fin a las AFP, derogación del DL 3.500 por un sistema de reparto y pensión básica igual ingreso mínimo, por estatizar el transporte público, farmacias estatales fuera de la colusión, compra de terrenos para viviendas sociales, fin al lucro en la salud y la educación, nuevo sistema de protección de la infancia y a la tercera edad, nacionalización de agua y los recursos naturales, protección a la maternidad y socialización del trabajo doméstico, entre otras demandas que buscan mejorar las condiciones de vida de nuestro pueblo.

Sin embargo, sabemos que estas demandas no bastan para lograr una vida mejor, la lucha y la construcción del poder popular es lo único que nos permitirá terminar con el sistema capitalista que nos condena a la miseria y sólo nos entrega migajas.

En medio de la protesta popular, estado de excepción y militares y fuerzas policiales reprimiendo, torturando y asesinando, en la cámara del Senado se aprobó el proyecto de ley sobre la jornada de 40 horas, y Piñera anunció una serie de miserables medidas como el congelamiento de la tarifa de electricidad o el aumento del ingreso mínimo a $350.000, no de cargo de la patronal sino por medio de subsidio estatal, es decir, de los bolsillos del pueblo chileno. Pero ninguna de estas medidas ha sido capaz de aplacar el descontento, quedando en evidencia en la convocatoria a la marcha más grande de la historia. Asimismo, el gobierno intentó adueñarse del aparente pacifismo de esta convocatoria instalando, a través de los medios de comunicación, la falsa idea de orden y paz, situación que nuevamente despertó el descontento, desatando nuevas jornadas de protestas, superando y dejando en segundo plano el cambio de gabinete, que pretendía ser un recurso disuasivo respecto del foco de atención.

En medio de la crisis que vive el gobierno, el oportunismo de la oposición (ex Nueva Mayoría y Frente Amplio), busca adjudicarse la representación del movimiento, generando propuestas que buscan como salida la institucionalización del conflicto, intentando trasladar esta lucha desde la protesta popular hacia la manifestación ciudadana.

Sin embargo, surge una iniciativa clasista y popular. El llamado de la Central Clasista a construir un polo social anticapitalista y por fuera de las maniobras del entreguismo de conciliación de clases, puede ser el espacio donde las diversas expresiones político sociales, del campo popular podamos articularnos para, de forma mancomunada, impulsar un camino de lucha contra el sistema capitalista y por la conquista de los derechos de la clase trabajadora.

Por otro lado, hacemos el llamado a mantener la convicción sobre la justeza de la lucha por nuestros derechos y a tener mucho cuidado con las medidas que ha impulsado la clase en el poder por instalar la desconfianza y división de nuestro pueblo. Los chalecos amarillos trabajando en conjunto con fuerzas policiales, no son más que el reflejo de las medidas adoptadas por trasladar el enemigo del pueblo hacia el mismo pueblo, potenciando la represión desde la lógica del enemigo interno, táctica ya utilizada en otros conflictos por parte de las Fuerzas Armadas y de Orden. Decimos fuerte y alto que el pueblo que lucha no es delincuente y que nuestro enemigo no es el vecino o vecina, sino que la clase que nos ha mantenido viviendo en miseria, discriminación y precariedad por décadas.

Como Bloque de Organizaciones Populares, saludamos la enorme energía de nuestro pueblo y su claridad a la hora de enfrentar a los poderosos, invitamos a seguir fortaleciendo la protesta popular, a volcarse a la construcción de asambleas territoriales y a multiplicar las organizaciones populares en lucha por los derechos que hace décadas los ricos nos han usurpado.

¡¡¡Para que todo cambie

Hay que salir a luchar!!!

Bloque de Organizaciones Populares

Octubre, 2019, Chile


¡Por una Asamblea de la Civilidad! Juan Pablo Cárdenas S.

En la hora actual de Chile puede ser útil mirar al pasado. Recordar ese estallido de protestas sociales que provocaron el término de la dictadura de Pinochet, las que fueron horriblemente agredidas por el terrorismo de estado. Toda una agitación que llevó al Tirano a sacar a las calles en una de estas protestas a 18 mil efectivos militares, imponer el Estado de sitio, el toque de queda, la proscripción de los medios disidentes, las detenciones arbitrarias, la tortura y la muerte de centenares de jóvenes, trabajadores y otros múltiples combatientes. Al contrario de lo que muchos temieron, el mismo atentado frustrado contra su vida fue un efectivo acicate al cambio y al posterior Triunfo del NO.

Al igual que ahora, las jornadas de protesta fueron convocadas por la sociedad civil, por los referentes unitarios de estudiantes, sindicatos y pobladores, así como por las organizaciones de DDHH. Movilizaciones que, incluso, fueron entorpecidas por los partidos políticos y su incapacidad de superar sus desavenencias históricas y propósitos hegemónicos. De esta forma es que surgió, entonces, la Asamblea de la Civilidad, una instancia integrada por los más diversos referentes, como los colegios profesionales, las federaciones estudiantiles, los dirigentes del cobre, de los pequeños y medios comerciantes, entre otros múltiples actores. Además de ese amplio mundo de organizaciones culturales, religiosas e intelectuales.

Esa generosa mancomunidad consolidada bajo el común anhelo de derrotar al régimen castrense, promover una nueva Constitución y abrir los cauces democráticos tuvo como efecto la confianza y el respaldo de la población; con multitudinarias protestas y ese arcoíris de expresiones de disidencia y descontento a lo largo de todo el país. Así como la convicción de que sin movilizaciones unitarias y constantes no sería posible derrotar al régimen opresivo.

Ante el éxito de esa Asamblea de la Civilidad es que la Moneda decidió querellarse contra toda la plana mayor de sus dirigentes y voceros, al mismo tiempo que desde los Estados Unidos se le exigió al propio Pinochet y a los partidos políticos opositores converger en un diálogo y una salida negociada, de manera de “evitar un desenlace como el de la Revolución Cubana”, a confesión del Embajador de la Casa Blanca en Chile.

Encarcelados los principales líderes sociales, y sin que los referentes partidistas tuvieran tan alto descrédito popular como el de ahora, les resultó relativamente fácil a estas colectividades opositoras montarse por sobre las organizaciones sociales y ofrecerse como interlocutores ante el Gobierno Militar. En la propia cárcel de Capuchinos pudimos comprobar cómo las directivas políticas concurrieron a este penal a presionar a los más validados líderes sociales a fin de que se subordinaran a los partidos y abandonaran también la idea de una coordinadora política y social unitaria como aquella fugaz iniciativa de la Intransigencia Democrática, o un referente tan sólido como el Grupo de Estudios Constitucionales (o de los 10) que exigía una Asamblea Constituyente para que el país se diera una Carta Fundamental plenamente democrática, como el mismo expresidente Frei Moltalva lo voceara en ese histórico acto realizado en el Teatro Caupolicán, previo al plebiscito y el Triunfo del NO.

Después de tres décadas es curioso observar cómo, otra vez, las movilizaciones sociales han surgido espontaneas, masivas y radicalizadas nada más que por el enorme descontento de la población, sin mediar liderazgo partidista alguno y en la arraigada idea de la amplia mayoría del pueblo, en cuanto a lo que ahora lo que hay de derribar es la dictadura neoliberal, su profunda inequidad social, la corrupción del conjunto de la clase política, las groseras colusiones y abusos de los grandes empresarios como, desde luego, la corrupción que envenena el actual régimen institucional, a las Fuerzas Armadas y de Orden, incluyendo el sistema electoral.

Mucho más que ayer, hoy las grandes movilizaciones no exhiben banderas ni símbolos partidistas, y solo muy pocos de sus dirigentes se atreven a sumarse a las marchas y concentraciones. Es más, lo que se hace evidente, ahora, es que Piñera y su gobierno lo que quieren es dialogar y contemporizar rápidamente con los parlamentarios y partidos opositores. En la desesperada búsqueda de una solución a un conflicto nacional que se les ha escapado de las manos y en que, tal como ayer, ya no le sirven los militares y policías reprimiendo si no es para conseguir una ira y caos mayor, todavía, de lo ya observado. Se recurre muy tardíamente a una batería de iniciativas legales que dormían en el Congreso o en los anaqueles de los ministerios a fin de salvar el desprestigio de la política y distraer nuevamente a la población con cambios cosméticos y promesas que le den aliento a un sistema incapaz de resolver las justas demandas de justicia social, igualdad y genuina democracia.

Lo que vemos, como hace treinta años, es una clase política que perdió la convocatoria y el control de la sociedad civil. Proceso que se empezó a evidenciar con la llamada apatía social, los altos índices de abstención electoral y la deserción masiva de los militantes de los partidos. Con senadores y diputados que en su ensimismamiento, nunca percibieron los niveles de descontento y frustración ciudadana, encantados de derecha a izquierda con el modelo económico y las cifras, por ejemplo, de nuestro alto ingreso per cápita que, a final de cuentas, lo único que ha representado es la profunda y grosera brecha en la calidad de vida de los chilenos. Es decir, entre el puñado que más gana y la angustiosa realidad de la inmensa mayoría de trabajadores condenados al ingreso mínimo, a una jubilación bochornosa, así como sometidos a financiar el alto costo de los servicios más básicos en manos de empresas privadas y extranjeras.

Para colmo, cómo no constatar que los estipendios de gobernantes y legisladores compiten con los de los países más ricos de la Tierra, tanto así que de ellos mismos ha surgido rápidamente, ahora, la iniciativa de rebajárselos. Al constatar, además, que tenemos el sistema de locomoción colectiva más caro de América, cuya alza en los pasajes el Metro gatillara la protesta más multitudinaria de nuestra Historia, con más de tres millones de chilenos movilizados en Santiago y regiones. Y en la voluntad de concurrir cotidianamente a las calles hasta que no se perciba un cambio fundamental en los sistemas de previsión, salud, en las políticas salariales y los accesos a todos los derechos fundamentales conculcados por el capitalismo más salvaje implementado en el mundo.

Por eso es que la rápida e indignada reacción a un alza de 30 pesos en el pasaje del Metro fuera alentado, además, por la soberbia de un mandatario que se creyó con derecho a ningunear y darle recetas a nuestros países vecinos y buscar afanosamente un liderazgo mundial cuando desde hace tanto tiempo era evidente que nuestro exitismo económico estaba sentado sobre un verdadero polvorín social.

Qué duda cabe que las manifestaciones sociales han apuntado al régimen que nos rige y al conjunto de sus administradores en La Moneda, el Parlamento, los tribunales y los organismos fiscales. Pero también a aquellas instancias patronales, sindicales y otras que se han hecho cómplices de la desigualdad y los privilegios más irritantes. Entre ellos, el dispendio y la malversación de los presupuestos castrenses. Millonarios recursos administrados con toda impunidad por los cancerberos del sistema.

Pensamos que, como ayer, debieran confluir en una organización unitaria entidades tales como NO+AFP, los gremios fiscales, los colegios profesionales e integrantes del ancho mundo de la salud, la cultura, la educación y de las vindicaciones medioambientales, como de los que luchan por la dignidad de nuestros pueblos originarios, la igualdad de género y los derechos de los consumidores. Consolidar rápidamente una nueva Asamblea de la Civilidad que ya no pueda ser manipulada por los partidos y los falsos representantes de la sociedad chilena, juramentados a respetar la Constitución de 1980, a la que rinden pleitesía al momento de apoltronarse en sus curules legislativos, edilicios y gubernamentales.

Necesitamos un referente suprasocial que sume como objetivo, además, recuperar el papel rector del Estado, recobrar nuestras riquezas básicas y soberanía nacional, en un país en el que de cordillera al mar se enseñorean las empresas transnacionales. Una asociación ciudadana que exija, como condición de paz, una Asamblea Constituyente, promesa burlada por todos los gobiernos y parlamentos de la posdictadura.

Una Asamblea de la Civilidad que obligue a los actuales moradores de La Moneda a definir una salida política con ésta y con la definición de una batería de soluciones económico sociales para terminar efectivamente con los sueldos de hambre, las pensiones indignas y los costos oprobiosos de la movilización pública, del agua potable, el gas y la electricidad. Y que, por supuesto, condone las deudas asumidas obligadamente por los jóvenes y sus familias por el derecho a educarse. Junto con ponerle freno a la usura bancaria y, especialmente, de los abusivos créditos habitacionales.

En uno de los países más ricos de nuestra región, como lo reconoce ahora el conjunto de la clase política y empresarial acorralada por fin por el pueblo y su esperanzador retorno a las “anchas alamedas”.

Martes 29 de octubre 2019


Declaración de Editores de Chile sobre la contingencia nacional

Como miembros de la Asociación de Editores Independientes, Universitarios y Autónomos de Chile nos surge la imperiosa necesidad de manifestar nuestra desazón por la caótica situación que atraviesa nuestro país. Los días pasan mientras las cifras de muertos, desaparecidos y violentados se incrementan.

La lucha es justa y la apoyamos. Chile es un país de desigualdades, realidad que ha terminado en un estallido social. En este escenario somos testigos de una movilización masiva por un país mejor, más solidario, más generoso. Y también de gestos de personas anónimas que dignifican al que está al lado, que no le tiene miedo a la diversidad, que acoge y que entrega en forma desinteresada.

Nuestras letras van dirigidas a niños, jóvenes y adultos libres, no sojuzgados, ni oprimidos. Y esperamos también llegar a quienes toman las decisiones políticas.

La historia de Chile lo proclama: ¡Cuánto nos costó y cuánto nos costará!

Exigimos terminar con la represión de las manifestaciones y ofrecemos nuestra disposición a colaborar en la creación de un país unido, democrático, justo y solidario. Porque estas han sido nuestras motivaciones en la labor que realizamos.

Citar a líderes y pensadores que inspiran nuestro trabajo seria inacabable, sin embargo, invitamos a todos quienes suscriben esta declaración a comenzar a publicarlas en sus redes, para demostrar a Chile y al mundo, nuestro pesar y descontento ante esta barbarie.

Esta declaración responde a nuestra labor inherente como editoriales independientes de ser parte de la vida cultural del país, de motivar el goce de las artes, y participar en el progreso científico-intelectual y en los beneficios que de él resulten.


ASAMBLEA AUTO CONVOCADA DE LA MANIFESTACIÓN DE PLAZA ÑUÑOA Declaración

Primero. 1. A raíz de los acontecimientos del pasado viernes 18 de octubre, desatados por la convocatoria de alumnos secundarios a evadir el pago del transporte subterráneo, y los hechos por todos conocidos que han derivado en una crisis social histórica, expresada en más de una semana de manifestaciones de todo orden, transversales etaria y socioeconómicas a lo largo de todo el país; un grupo de vecinos asociados a la manifestación de plaza Ñuñoa se ha auto convocado en el seno de uno de los puntos más activos en la región metropolitana, con miles de participantes diarios durante casi una semana consecutiva, para conversar, convenir, redactar y publicar una declaración que exprese su diagnóstico, propuestas y demandas de cara a la gran crisis por la que atraviesa la República.

2. La naturaleza de la gran cantidad de demandas diversas y multisectoriales, expresadas en la calle con alta carga emocional, nos ha llevado a concluir que el denominador común de los abusos y carencias de nuestro pueblo encuentran su principal origen en la Constitución de Chile de 1980, emitida en dictadura, sometida a un plebiscito sin registros electorales y aplicada de manera ilegítima por una dictadura militar.

Chile sufrió la instalación antidemocrática del modelo neoliberal durante la década de 1970. Una serie de reformas estructurales introdujo de manera radical y experimental, por primera vez en el mundo, una cosmovisión neoliberal que percoló todos los niveles de nuestra convivencia. La Constitución de 1980 se convirtió en la estructura que anidó y validó una forma de ver la sociedad desde un punto de vista absolutamente mercantil. Donde los límites de los derechos consagrados en la mayoría de las repúblicas del mundo occidental se convierten en negocios abiertos solo a quienes puedan pagar por ellos. En la constitución de 1980, por ejemplo, no se consagra la educación como un derecho, sino el acceso a la educación, lo que abre la posibilidad de convertir el dintel de entrada de las instituciones educacionales en un portal de cobro donde ingresan escalonadamente nuestros niños dependiendo del poder adquisitivo de sus padres, generando segregación y contraviniendo convenciones internacionales firmados por Chile. Esto se repite en la salud, la previsión, la vivienda y otros servicios que no están garantizados por el Estado sino reconvertidos en oportunidad de negocio para privados.

Esta constitución vigente NO ES un pacto social. Los pactos sociales, que firmamos cuando nos hacemos ciudadanos de un país, se fundan en la reciprocidad, es decir, yo doy y recibo en igualdad. En nuestro país los derechos a la salud, la educación o la previsión, al estar mercantilizados, solo le permiten acceso a quienes tienen el poder adquisitivo para obtenerlo, estableciendo un régimen de desigualdad intolerable para una república que se dice democrática.

La constitución de 1980 consagra una sociedad individualista, donde las relaciones humanas y éticas se disuelven en favor de las relaciones mercantiles. Donde el bien común se convierte en un lugar al que pueden acceder los que tienen más y los que tienen menos no reciben más ayuda por estar en esa condición. Una sociedad en extremo individualista donde la solidaridad desaparece y cada persona está abandonada a sus posibilidades por miserables que estas sean. Donde el estado se ve maniatado por ley para llevar adelante emprendimientos que pudieran redundar en bien común y se entrega a los privados, en nombre del mercado, la administración de derechos como la educación o la salud, servicios y riquezas naturales inicialmente de todos los chilenos, para lucrar con ellos.

Esta no es solo una crisis política, es una crisis ética. Durante la asamblea se escucha el reclamo no solo en la forma de petitorios o demandas de bienestar, sino como un llamado urgente a recuperar valores humanistas y sentido ético para la convivencia y la administración del estado. Un país de hermanos, un país solidario, un país que se preocupa y ayuda a los que tienen menos, un país solidario que busca el bien común para todos y todas.

3. Dicho lo anterior. La primera demanda de la ASAMBLEA AUTOCONVOCADA DE PLAZA ÑUÑOA es la inmediata convocatoria a un PLEBISCITO que valide la realización de una ASAMBLEA CONSTITUYENTE DEMOCRÁTICA Y VINCULANTE. Es decir, una convocatoria a asambleas comunales que generen los insumos para, luego de un proceso piramidal de cara a una Asamblea Nacional, lleve a la redacción de una NUEVA CONSTITUCIÓN basada estrictamente en los resultados obtenidos en dicha asamblea.

4. Considerando que Chile nunca ha podido instalar una Constitución redactada por una asamblea constituyente democrática —la de 1833 y la de 1980 se promulgaron en el contexto de dictaduras militares y la de 1925 fue redactada subrepticiamente por una comisión menor y votada a lo menos con reparos— se vuelve imprescindible que sea el pueblo de Chile quien se entregue una carta constituyente expresión de sus sueños y objetivos como sociedad, legitimada por la participación abierta y democrática de todos y todas.

Segundo.

1. Considerando que la actual situación de crisis social también requiere de medidas inmediatas que ayuden a solucionar algunos de los inconvenientes más urgentes de la población, la ASAMBLEA AUTOCONVOCADA DE ÑUÑOA exige al actual gobierno una serie de medidas inmediatas en lo político, en lo judicial y en lo económico.

En lo político

a) Investigación inmediata de todos los abusos y crímenes cometidos por agentes del Estado contra civiles durante el período de duración de la crisis. Incluyendo a los responsables civiles.

b) Acusación constitucional contra Andrés Chadwick, por la responsabilidad que le cabe como ministro del interior en los graves casos de violación a los derechos humanos, muertes por agentes del estado y administración de la crisis.

c) La presentación pronta de un cronograma constituyente que incluya la convocatoria a un plebiscito que legitime la realización de una asamblea constituyente; un plan de asambleas comunales, regionales y una nacional, vinculante, de cara a la redacción, aprobación mediante plebiscito y promulgación de una NUEVA CONSTITUCIÓN PARA CHILE durante el año 2020.

En lo general inmediato

a) Sueldo mínimo de $430.000 pesos, líquido. Sobre la línea de la pobreza. En la gran empresa financiado íntegramente por el empleador, en las PYMES con apoyo estatal.

b) Pensión mínima igualada al sueldo mínimo, con costo a la AFP.

c) Condonación del CAE y la deuda estudiantil en general. Recuperación de viviendas en listas de remate por no pago del mismo.

d) Congelamiento de las cuentas de servicios domiciliarios hasta nuevo trato.

e) Fijación urgente de precios de fármacos al 30% ganancia sobre precio de costo, sin subsidio del estado.

f) Revisar todos los proyectos enviados por el gobierno actualmente en el Congreso.

g) Revisar el presupuesto 2020 para ajustarlo a las medidas urgentes solicitadas.

Tercero

La ASAMBLEA AUTOCONVOCADA DE ÑUÑOA llama a las autoridades y a todo el país a colaborar en la creación de un nuevo pacto social que deje de lado el paradigma mercantilista para definir la arquitectura del estado a partir de valores humanistas, donde el objetivo del estado sea la felicidad integral de las personas, más allá de considerarlos motores del mercado en su función de consumidores o generadores de riqueza. Un estado que considere la educación integral de su gente como un factor central de esa felicidad, que le permita el disfrute de su tiempo libre, su cuerpo, su familia, su intelecto y la cultura de su comunidad. La ASAMBLEA AUTOCONVOCADA DE PLAZA ÑUÑOA llama a recuperar la dignidad atropellada de las personas, a rescatarla de los abusos y a considerarlas el centro de los esfuerzos del estado.

Cuarto

En un segundo comunicado, la ASAMBLEA AUTOCONVOCADA DE ÑUÑOA expresará demandas y propuestas específicas para cada sector de la vida nacional, de cara a la redacción de una nueva Constitución como a la elaboración de leyes específicas para aspectos particulares de la legislación chilena.

Atte, Vecinos de la manifestación generada espontáneamente en Plaza Ñuñoa, producto de la crisis social de octubre.

Ñuñoa, 28 de octubre de 2019

.....

......

Discurso Central en acto político cultural NO+ABUSOS Parque O’Higgins, 27 de octubre de 2019

Estimados compañeros y compañeras, amigos y amigas:

Estamos viviendo una época histórica. Al movimiento de evasión contra el alza del pasaje del Metro iniciado por los jóvenes estudiantes, se ha sumado todo un pueblo a lo largo del territorio nacional.

Desde Arica a Magallanes. No existe comuna, aldea o poblado en donde la ciudadanía no esté expresando su disconformidad contra el abuso, la injusticia, la impunidad, la corrupción. Son millones de chilenos y chilenas que corean “Chile despertó”. “Chile despertó”, es la expresión concreta que sintetiza las diversas demandas de nuestro pueblo, por acabar con un sistema que oprime y abusa sistemáticamente negándonos derechos. Es la expresión, de querer recuperar derechos esenciales que nos permitan vivir con dignidad, para lo cual es fundamental recuperar los derechos básicos arrancados en la dictadura y mercantilizados durante años por todos los gobiernos que le sucedieron, como la salud, la educación, la previsión, la vivienda, el derecho al agua y el derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación. Es poner fin de una vez por todas a las zonas de sacrificio a la que se obliga a vivir a nuestro pueblo.

“Chile despertó” representa un clamor porque los derechos humanos sean plenamente respetados. Significa nunca más jóvenes secundarios agredidos sistemáticamente por la policía y criminalizados de manera burda por los agentes del Estado. Implica un nunca más dirigentes sociales asesinados en extrañas circunstancia sin que nunca se sepa quiénes son sus autores. Significa restituir la dignidad y reconocer su condición de nación al pueblo Mapuche, víctima de la militarización permanente que ha cobrado demasiadas vidas humanas, como consecuencia de un Estado indolente, que se niega a alcanzar la verdadera justicia y paz en la zona de la Araucanía.

“Chile despertó” y lo hizo como nunca de Arica a Magallanes, con fuerza, con convicción, con alegría y esperanza, pues descubrimos que somos tantos los hastiados, somos tantos los cansados; pero, también con sentimientos encontrados, la tristeza y el dolor de pagar con 20 seres humanos asesinados por el régimen represivo de Piñera es una pérdida irreparable que el pueblo chileno debe ser capaz de hacer pagar a los responsables, para que la impunidad en nuestro país deje de ser una constante. Las cientos de personas que sufrieron la represión brutal, la vejación, la tortura en los campos de detención hizo recordar los peores tiempos de la dictadura criminal de Pinochet.

Y vale la pena, subrayar, no para remover el dolor de las familias de quienes fueron asesinados durante la semana de movilizaciones, sino que, para no olvidar y hacer justicia. Un pueblo que vive permanentemente otorgando impunidad a los criminales y delincuentes, es un pueblo al que se le hace más difícil encontrar la paz y la justicia.

Para todos los caídos en estas semanas nuestros respetos y reconocimientos. Nuestro compromiso con ellos es seguir luchando para que su muerte no sea en vano. El despertar del “Chile se cansó” no es una alegoría a la unidad y a la paz como ha pretendido instalar descaradamente el gobierno y la prensa obsecuente. No es como ha dicho Piñera y algunos dirigentes de la vieja política un llamado a la “unidad nacional”. Tampoco, estas gigantescas movilizaciones cuya expresión más evidente fue la del día viernes, buscan alcanzar un arreglo “por arriba”, a la vieja usanza, entre “cuatro paredes”, entre “gallos y medianoche”. El cansancio de la sociedad es también, el cansancio contra los arreglos espurios a espaldas de la ciudadanía. Si queremos de verdad unidad nacional, primero, restituyamos los derechos fundamentales a las personas, de lo contrario, todo será más de lo mismo.

Para los millones que se han movilizado, resulta un insulto, una provocación que quienes han sido los artífices de este fracasado modelo pretendan darnos recetas. Hoy está en crisis la política de focalización del subsidio. Es eso lo que hay que terminar ahora. Continuar con la transferencia de recursos públicos para financiar negocios inmorales que han creado ”industrias” privadas en la salud, en las pensiones, en la educación, en el “transporte público”, en el negocio del agua y en los subsidios al arriendo que promueve un sistema indecente a las viviendas. Chile necesita de un Estado responsable que garantice derechos fundamentales a todos los habitantes de este territorio.

A todos y a todas. Desde el movimiento social, desde las organizaciones sindicales no renunciaremos al rol que nos asiste en tanto representantes de una parte importante de nuestro país, y, en tal sentido rechazamos el intento del gobierno y de sectores de la oposición de arrogarse la comprensión del fenómeno político que ha estallado en estas semanas, intentando construir un acuerdo nacional llevado adelante por los mismos de siempre. En tal sentido, creemos fundamental, avanzar hacia un cambio de la Constitución Política, cambio que necesariamente debe ser efectuado mediante una Asamblea Constituyente que ha comenzado con los cabildos que se realizan autónomamente del poder, permitiendo la más amplia deliberación de quienes conforman nuestro territorio nacional y que son expresión del cambio multicultural abierto con la fuerte presencia de población migrante que requiere, para la nueva conformación social, un debate sin prejuicios y sin censuras impuestas por el Estado.

“Chile despertó” y es responsabilidad de todos nosotros y nosotras que no nos den un somnífero como tantas veces ha ocurrido. El gobierno, ex jerarcas de la concertación, los grandes medios de comunicación están preparando su estrategia. Buscan una salida a esta crisis por arriba, despreciando y desdeñando a los millones que nos hemos movilizado. La crisis política y económica no es menor. Puede agravarse si este gobierno persiste en llevar adelante las mismas políticas fracasadas en estos años. Si nos detenemos, si bajamos los brazos, de poco habrá servido todo este esfuerzo y el esfuerzo de los veinte compañeros que pagaron con su vida este despertar. Necesitamos con urgencia levantar una agenda inmediata de Derechos Fundamentales. Una asamblea constituyente para garantizar el derecho a la Seguridad Social, que acabe con el negocio de las AFP y de las Isapres. Nunca más salud y pensiones para ricos y salud para pobres. Una Asamblea Constituyente para recuperar la Educación Pública, la vivienda digna, el respeto integro a los derechos de los trabajadores a negociación colectiva ramal. Una Asamblea Constituyente que reconozca la diversidad de nuestro territorio y respete la autodeterminación de los pueblos que exigen autonomía. Una Asamblea Constituyente para diseñar entre todos y todas el país que queremos, sin imposiciones, sin restricciones, respetando las diversidades, respetando el ecosistema y avanzando hacia formas de mayor justicia y libertad que nos permitan alcanzar la felicidad negada por años por este cruel sistema económico que privilegia a unos pocos en desmedro de las mayorías.

Esta semana, a parar a Piñera. Mientras el pueblo esta en las calles intenta llevar adelante una agenda legislativa llena de contrabandos que atacan los derechos de las personas. A rechazar el intento de consolidar mediante una reforma el sistema fracasado de las AFP. A impedir y rechazar todas las reformas que pretenden consolidar el actual modelo que los millones de personas salimos a cuestionar.

Llamamos a los congresistas a definirse, o están con el pueblo que exige restituir derechos, o están por seguir manteniendo el actual sistema fracasado. Ha llegado la hora que se pongan claramente del lado de los que luchan por hacer de Chile un país más justo, más inclusivo y verdaderamente democrático. Por todo ello a seguir luchando porque nos merecemos un país más justo, más libre de concepciones mercantiles y porque tenemos legítimo derecho a ser verdaderamente felices.

Por ellos no descasaremos. Llamamos a permanecer alertas. A no bajar los brazos. Hemos resuelto que los tres días de esta semana corta sean intensos en movilización: Reforzando a partir del día lunes los cabildos territoriales, mantener las protestas en todas las plazas públicas. A desarrollar asambleas sindicales para debatir el escenario actual y, terminar la semana con el llamado a paralización de los trabajadores para el día miércoles 30 de octubre. Porque Nos cansamos, nos unimos. Arriba los que luchan

Santiago, 27 de octubre de 2019


TRABAJADORES DE MINERA ESCONDIDA RESUELVEN NUEVA PARALIZACIÓN EN RECHAZO DE ABUSOS DE LA EMPRESA Y POR LA SITUACIÓN DEL PAÍS

Los socios del Sindicato han definido realizar como acción sindical una nueva manifestación de rechazo a una serie de abusos e infracciones de la Empresa y como adhesión a la protesta social en contra de las políticas económicas y sociales que nos afectan como trabajadores y en general a la inmensa mayoría de la sociedad. Tal acción se concretará con la paralización de media jornada en cada uno de los turnos diurnos y nocturnos, que se inician el 29 de octubre de 2019. Conforme a los antecedentes que hemos recibido desde Antofagasta, en estos momentos todos sus accesos y salidas se encuentran afectados por las manifestaciones y acción de la fuerza pública, por lo que solicitamos que la Empresa adopte todas las medidas de seguridad para integridad de los trabajadores, quienes deben efectuar cambios de turnos hoy y mañana. Reiteramos el llamado a que el Gobierno y el Congreso, con la activa participación del mundo sindical y social, inicien la legislación y los cambios fundamentales que realmente se hagan cargo de las necesidades de las grandes mayorías nacionales. La sociedad debe comenzar prontamente a discutir la vía para otorgarnos un pacto social justo, a través de un proceso constituyente, única forma de superar la actual crisis.

¡¡¡VIVA CHILE, VIVAN LOS TRABAJADORES¡¡¡

SINDICATO N° 1 DE TRABAJADORES DE MINERA ESCONDIDA LTDA.

28.10.2019


REACCIÓN SIMULTÁNEA FRENTE A SITUACIONES DE CONFLICTO. Por Antonio Bentué

Hace una semana habría sido impensable imaginar la situación en que hoy Chile está sumergido. Ciertamente las causas de ello estaban ahí latentes, como una acumulación de madera seca que sólo espera la caída oportuna de un cigarro encendido para prenderse un fuego arrasador. Y se produjo esa oportunidad. Fue el alza del metro y la reacción inicial de grupos escolares para saltarse las barandas de entrada e ingresar al metro bajo la consigna EVADAN. Sin embargo, lo sorprendente está en cómo, a partir de eso, se produjo, por un lado, la inmediata reacción de grupos organizados con la evidente consigna de incendiar las estaciones del metro. Pero más sorprendente aún es la simultaneidad con que la ciudadanía de las diversas ciudades y pueblos de Chile salieron de forma masiva e imparable a la calle a protestar por aquella situación de inequidad cuya conciencia estaba sólo latente antes del jueves de la semana pasada. Fácilmente hoy podríamos atribuir esa reacción simultánea a las comunicaciones vía “redes sociales”. Pero cabe también una línea de interpretación ‘sincronística’ tal como la describe Yung respecto a situaciones de simultaneidad masiva en ciertas reacciones sociales: “Hay fenómenos psicológicos que no pueden relacionarse sin más entre ellos, sino que hay que entenderlos tomando en cuenta la relativa simultaneidad de esa concatenación de acontecimientos. De ahí el nombre de ‘sincronístico’ dado a esos fenómenos. Pareciera, en efecto, que el tiempo no fuera algo abstracto, sino más bien un continuo concreto que posee cualidades y condiciones básicas tales que pueden manifestarse en diversos lugares, con un paralelismo que no tiene ninguna otra explicación causal, ni tampoco casual, como es el caso actual de la aparición simultánea de pensamientos, símbolos o estados psíquicos idénticos” (Yung, El enigma de las flores doradas, 1944, 11).

Y ello puede comprender simultaneidades tan aparentemente distantes como Hong-Kong y Cataluña, o Ecuador, Bolivia, Argentina y Chile… ¿Se tratará de una especie de “superconciencia” motivadora de ejercicios paralelos de libertad, como una dimensión antropológica transtemporal, capaz de actuar en determinadas situaciones temporales concretas aunque distantes entre sí?

Mientras tanto, en Chile, viendo esta fuerza masiva autoconvocada, donde convergen los diversos movimientos ciudadanos de PROTESTA, sería el momento de pensar en encauzar todo esto como fuerza de conducción política…Que alguien conocido como voz de uno de los movimientos de protesta en que confluye más gente (pienso en el NO + AFP…) asumiera el liderazgo junto a líderes de otros movimientos como Asamblea Constituyente, Salud, Educación, Igualdad sexual, estudiantes…,para plantearse desde ya una candidatura Presidencial, con esos reclamos como criterios políticos mínimos de base. Y así comenzar a darle cauce político y nacional, ajeno a los partidos políticos aunque si quieren se pueden también sumar a ese nuevo liderazgo de los movimientos, con vistas a las elecciones tanto municipales como presidenciales… Desde esos mismos movimientos generar los candidatos y no desde los partidos políticos. Creo que si se lograra eso tendríamos un futuro abierto político y presidencial asegurado para el país con todo el apoyo ciudadano y con sus votos mayoritarios.

Lo anterior lo escribí ayer, mientras en Talcahuano, regido por un alcalde de la UDI, se produjo el estallido social con una multitud ocupando un largo trayecto de la autopista hacia Concepción…sin ningún liderazgo político y ajena a los partidos…Obviamente la idea anterior tendría que procesarse sin desvirtuar su contenido que corresponde también a la última Encuesta Activa Research, en la que se ve clarísimo el apoyo ciudadano a esos reclamos (83%) y el rechazo a la actual forma de institución política de los partidos, o de sus actuales representantes que los lideran en el Parlamento (80.6 %)… Ahí está el nudo del problema. La gente no se fía de los partidos políticos ni de los ministros de gobierno. Sus representantes, que se sientan realmente como tales en sus Reclamos, deberían, pues, acoplarse a los movimientos sociales ciudadanos, CEDIÉNDOLES EL LIDERAZGO QUE ELLOS YA PERDIERON, colaborando así también en la dirección unitaria hacia el profundo cambio requerido con urgencia por el país.

Antonio Bentué (25 de octubre de 2019)

..........

¿CP25 en medio de militares y violaciones a los Derechos Humanos en Chile?

Carta abierta de organizaciones ciudadanas, movimientos sociales, comunidades locales y de pueblos originarios de Chile al presidente de la República de Francia y al Parlamento Francés

Sr. Emmanuel Macron Presidente de la República de Francia

Después de siete días de aplicación del Estado de excepción constitucional, 18 chilenos han sido asesinados por la brutal represión de los agentes del Estado, a lo que suman la existencia de 10 cuerpos calcinados, de los cuales aún se desconocen sus identidades.

Hasta el momento existen 300 personas heridas por traumatismos y disparos, de los cuales 169 son niños y niñas. Por su parte, las redes sociales denuncian casos de secuestros, torturas, abusos sexuales y de estudiantes desaparecidos, todo lo cual recuerda la sangrienta dictadura cívico-militar 1973-1990. Después de varios días de censura o autocensura, los grandes medios de prensa han comenzado a informar sobre estos casos.

Las cifras de muertos se asemejan a lo sucedido en la jornada mas sangrienta de protesta social contra la dictadura del general Augusto Pinochet, ocurridas entre el 11 y 12 de agosto de 1983, cuando se asesinó a 29 personas y más de 100 fueron gravemente heridas.

El presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera, ha establecido un Estado de Sitio de facto descontrolado, a fin de utilizar la fuerza militar para sus fines políticos, intentando suprimir las justas exigencias del pueblo chileno.

En contraparte con la utilización de los cuerpos armados del Estado, Piñera rehúye sus responsabilidades políticas, pretendiendo achacar el desorden y creciente ingobernabilidad del país a los «vándalos», ignorando el trasfondo del gran malestar social. Según sus propias palabras, se encuentra en “guerra contra un enemigo poderoso”. Ese enemigo interno no es otro que el propio pueblo chileno, el cual hoy se manifiesta por sus derechos a trabajo, salud, educación y seguridad social digna.

Las organizaciones firmantes llamamos a la solidaridad de los pueblos y la comunidad internacional para detener la actual violación de los Derechos Humanos en Chile. Solicitamos al gobierno y al Parlamento francés que exijan al gobierno chileno la detención de los abusos y matanza de sus ciudadanos y ciudadanas, derogando inmediatamente el “Estado de Sitio” de facto, utilizando el denominado “Estado de Excepción constitucional” y del “toque de queda”, junto a la desmilitarización inmediata de las calles y ciudades del país, incluido territorio mapuche (Wallmapu).

Por lo anterior, apoyamos la propuesta realizada por el diputado Alexis Corbiere al parlamento francés, para enviar una clara y poderosa señal al gobierno chileno de Sebastián Piñera, quien presidiría la próxima reunión de la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP 25), a efectuarse entre el 2 y el 13 de diciembre en Santiago de Chile.

Como organizaciones de la sociedad chilena solicitamos al presidente de Francia no asistir a la COP 25 para evitar avalar a un gobierno represor de su pueblo, que en el plano ambiental se encuentra impulsando destructivas políticas extractivistas mineras, forestales, pesqueras, y de acua-negocios basados en contaminantes cultivos de salmones exóticos en las costas de la Patagonia, generando “zonas de sacrificios”, especialmente en las regiones con mayor biodiversidad terrestre y acuática, y socialmente más precarizadas del país.

En diciembre del 2019 se realizarán amplias movilizaciones sociales para denunciar ante la opinión pública internacional la farsa político-ambiental del presidente - anfitrión de la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas- quien ha realizado una serie de anuncios cosméticos, mientras privatiza el agua y los bienes comunes, destruye glaciares, bosques nativos, e inaugura centrales termoeléctricas en base a carbón.

El represivo gobierno chileno intentará transformar a la COP 25 en una feria de negocios empresariales y de lavado de imagen (Greenwashing) de las mayores empresas contaminadoras y extractivistas del planeta, razón por la cual no debe contar con el apoyo de Francia, país cuna de las libertades y derechos ciudadanos.

Confiados en una respuesta favorable de su parte, se despiden atentamente,

Primeras firmas de organizaciones:

Centro de Conservación Cetácea (CCC)

Centro Ecocéanos

Agrupación de Vivienda Tricultural, Región de Magallanes

Asociación Alto Andino, Región de Magallanes

Cooperativa de Trabajo Conciencia y Desarrollo, Región de Los Ríos

Comité de Defensa del Borde Costero de Cobquecura

Comunidad Indígena Yagán de Bahía Mejillones, Cabo de Hornos

Comunidad Mapuche Huilliche Peñihue Rain, Puerto Montt

Comunidad Kawésqar Grupos Familiares Nómades del Mar, Región de Magallanes

Comunidad Kawésqar At’ap, Región de Magallanes

Comunidad Kawésqar Residentes en Río Primero, Región de Magallanes

Coordinadora Nacional por la Dignidad de la Pesca Artesanal

Comunidad indígena yagan de bahía mejillones de Pto. Williams

Defendamos Chiloé

Diario El Puelche

Editorial Aura Latina, Suecia

Federación de Sindicatos del Salmón de Quellón (FETRASAL)

Federación de Pescadores Artesanales de Corral, Valdivia

Radiodelmar.cl


El diputado francés, Alexis Corbière, pide que Francia no asista a la COP25 en Chile.

El parlamentario, del movimiento Francia Insumisa, y presidente del grupo de amistad Francia-Chile en la Asamblea Nacional, hizo un llamado al gobierno francés a no participar en la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 25 (COP25) que se realizará en Chile a comienzos de diciembre, debido a la represión del gobierno de Sebastián Piñera en contra del pueblo, la cual ha dejado al menos 17 muertos. “Francia debería suspender su participación en esta COP25 mientras haya un toque de queda, mientras que el ejército esté en las calles”. Alexis Corbière agregó que eso “no bastará” para poner fin al conflicto, “pero sería un elemento de presión democrática”.

........

Desplegar el imaginario social para un #NuevoPactoSocial con todos.

He preferido hablar de cosas imposibles, porque de lo posible se sabe demasiado.
Silvio Rodríguez. Por Bosco González

Las “virtudes” de un orden político no pueden ser evaluadas por la prolongación de éste en el tiempo histórico; no es más eficiente el régimen que dura más años…a pesar de todo. La fuerza y capacidad de estabilidad de un orden político radica necesariamente en la existencia de la participación efectiva y deliberada de la sociedad civil en su constitución, ahí vive la base de su buena salud y legitimidad (Jürguen Habermas), a partir de ello es posible sostener que la responsabilidad de un estado promover el orden social… efectivamente cuando ese orden es el orden que se han dado todos para convivir.

Respecto de esto, es posible manifestar la existencia de un cierto consenso en la historiografía chilena que indica que la conformación del Estado Chileno se erige sobre la base de la exclusión y marginación de amplios sectores de la sociedad civil, quedando fuera de ella diversas formaciones sociales internas, como es el caso de los pueblos originarios siendo expresión de esta disposición el proceso de “Pacificación de la Araucanía” en el sur, la chilenización a comienzos del siglo XX en el norte grande, y también, el despliegue del estado de Chile en la Araucanía a finales del siglo XX y comienzos del XXI. Un estado que se constituye por fuera de un pato social democrático encuentra la fuente de su prolongación relativa en el uso cíclico de la fuerza como medio para regular/despolitizar a los actores sociales.

No son 30 pesos, son 200 años… Los acontecimientos que hoy vivimos no son ni serán una novedad para la historia de nuestro país, una vez más, a costa de sangre, fuego y lagrima, diversos segmentos sociales le exigen al Estado ser considerados en la formación del país bajo un lema más o menos generalizado pero muy necesario, #NuevoPactoSocial para un #Nuevo Chile.

Lo que hoy se propone desde algunos sectores de la población no se puede reducir a una lectura coyuntural del malestar social, no se trata solamente de que “no son 30 pesos sino 30 años”. El problema que vivimos como sociedad es bastante más complejo y ancestral por lo que requiere respuestas mucho más radicales desde la capacidad generativa de la sociedad civil, como desde la capacidad de flexibilidad de la institucionalidad vigente. El “Estado Chileno” desde su conformación hasta la actualidad ha dejado fuera de las soluciones políticas estructurales a las grandes mayorías sociales siendo Balmaceda y Salvador Allende dos de los actores políticos que intentaron revertir esta tendencia entre fines del siglo XIX y durante el XX, con las consecuencias que todos conocemos. No es posible pensar en la incorporación de las grandes mayorías a la institucionalidad sin modificar su origen, por ello es por lo que se requiere de la capacidad creativa de la sociedad civil su disposición a asumir el poder generativo como una herramienta, y la flexibilidad (voluntad política) de una institucionalidad evaluada hasta ahora como medieval. De lo que aquí se trata, y es lo que posiblemente no pueda ser resuelto en la presente coyuntura, pero si instalado como idea y práctica, es el hecho de que Chile como país no requiere exclusivamente un #NuevoPactoSocial, dado que nunca ha existido un pacto social real, solo han existido acuerdos sociales formados en una racionalidad formal (Weber) que no es representativa de las amplias mayorías productivas. En este sentido, el llamado a un #NuevoPactoSocial es importantísimo, pero en este caso no debemos dejar de señalar que debe ser con todos! Para que sea el comienzo del el primer pacto social efectivo en la historia de Chile, en ese punto preciso habita la radicalidad de las luchas que las clases medias y segmentos de los sectores populares dan hoy.

Enséñanos ese misterio, para hacer con luz un país [1] La radicalidad de las movilizaciones sociales actuales no radica necesariamente en las formas de lucha, sino en la posibilidad de pensar en la fundación de un país que ha estado 200 años imposibilitado de ser nación. La salida a la actual coyuntura política en un sentido que transforme nuestra manera de ser como sociedad, pasa necesariamente por la conformación e institucionalización progresiva de un poder constituyente de carácter generativo que sea capaz de convocar a todos los sectores de la sociedad a pensar un #Nuevo Chile. La capacidad conformar un #NuevoPactoSocial -que dé garantías de estabilidad y plena participación a las mayorías- requiere de que el imaginario social instituyente e instituido adquiera una forma institucional propia, modifique la existente y se haga cargo del poder que le corresponde, negar la dimensión instituyente de la sociedad, el encubrimiento del imaginario instituyente e instituido, va de la mano de la creación de individuos convencionales, cuyos pensamientos y vidas están dominados por la repetición, cuya imaginación radical está reprimida al grado máximo. (Cornelius Castoriadis)

El imaginario social instituyente e instituido, junto con desplegar sus planteamientos debe modificar la estructura de la institucionalidad como condición básica para su inclusión, podrá instalar sus contenidos programáticos en la medida sea capaz de transformar la institucionalidad vigente, condición para hacer efectiva su capacidad generativa y creación histórica y de paso enseñarles de una vez por todas a instituciones medievales de la sociedad chilena, que el poder existe para crear la sociedad y no para servirse de él, ni mucho menos estabilizar una fuerza viva imposible de detener.

[1] Cantautor Raúl Torres. [2] Se agradece la colaboración del ingeniero Francisco Advis. Especializado en Filosofía y Física Cuántica.


Destitución o complicidad: el Frente Amplio y las respuestas al levantamiento “… ni siquiera los muertos estarán a salvo del enemigo si éste vence”
Walter Benjamin, Tesis de Filosofía de la Historia.

Por Eduardo Mondaca Doctor © en Ciencia Política, Universidad Nacional de Córdoba (UNC) *Esta reflexión nace a partir de múltiples instancias de deliberación y acción política en el Archipiélago de Chiloé, enmarcadas en el actual levantamiento nacional.

Aún estamos en medio de uno de los acontecimientos socio-políticos más importantes de la historia de Chile. Acontecimiento según lo entiende el filósofo latinoamericano Enrique Dussel, es decir, una insurrección popular que quiebra una lógica de reproducción monótona-continua e inaugura una nueva conciencia o subjetividad histórico-política. Esta nueva subjetividad, sin embargo, no puede dejar de tener referencia a una realidad material, desde el criterio último de verdad: la vida humana. Es la defensa de la vida amenazada, no solo personal, sino también familiar, comunitaria y territorial la que hoy desborda Chile. Este acontecimiento marca, en efecto, una ruptura como posibilidad para la instalación de valores políticos guiados por nuevos criterios.

Pues bien, en términos objetivos, este acontecimiento está tratando de ser contenido por el gobierno de Sebastián Piñera no solo a través de la violencia, asesinatos, torturas, violaciones y desapariciones, sino también a través de la absoluta inconstitucionalidad de sus métodos. Estamos frente a violencia estatal de facto y violación de derechos humanos. Todo ello fue rigurosamente evidenciado por el abogado constitucionalista Jaime Bassa –tanto desde un riguroso profesionalismo como desde un evidente espanto- hace unos días en la Comisión de Derechos Humanos del Senado. Sus argumentos se pueden sintetizar en dos puntos:

• Primero, que todos los decretos que han declarado Estados de Emergencia y toques de queda son absolutamente inconstitucionales/ilegales (Sebastián Piñera no satisface el mínimo estándar normativo que establece el art. 4 de la ley 18.415). • Segundo, que todas las detenciones por no respetar el toque de queda son ilegales.

La responsabilidad jurídico-política del Frente Amplio en el acontecimiento: destitución o complicidad.

El frente amplio nació como una apuesta para generar una ruptura, no solo del bipartidismo, sino justamente de la lógica de reproducción monótona-continua de un modelo político-económico que hoy es condenado por millones de personas a lo largo del país. Gran parte su entramado discursivo se asienta sobre esta promesa y/o compromiso.

El inicio de dicha ruptura se está dando durante estos días y el Frente Amplio tiene la responsabilidad de dar una respuesta política a la altura de este acontecimiento. Desde cada uno de los márgenes del país se está observando qué tipo de respuesta política está dando un conglomerado que, insisto, ha inundado sus discursos con las demandas populares que hoy se posicionan dérmicamente por las calles y espacios públicos del país.

Cuando a los acontecimientos insurreccionales no se les da una respuesta política acorde a su potencia, solo se quedan en lo anecdótico. Aun cuando la sociedad transite hacia una nueva conciencia o subjetividad política, ésta vuelve quedar sofocada, muda, reprimida. Las respuestas políticas deben estar a la altura –o ser fieles según Dussel- a los nuevos criterios y verdades que emergen del acontecimiento.

¿Cuál es la respuesta política que urge hoy en día?

Pues bien, el primer aspecto a considerar debiera ser que el levantamiento histórico que ha logrado posicionar -como nunca antes- una serie de demandas populares y soberanas está siendo contenido con extrema represión, muerte, torturas y desapariciones.

Es decir, demandas que tienen como principal sustento la defensa de una vida amenazada y asfixiada (a nivel personal, familiar, social, cultural y territorial) vuelve a ser combatida, por el gobierno de Piñera y sus capacidades estatales, a través de la muerte. Es el gobierno, y el Estado, generando gobernabilidad a través de la muerte. Ese es su triunfo impune. Ese es el resultado actual de la síntesis material –porque es concreta- de las relaciones ideológicas de fuerza que hoy constituyen al Estado.

Esa es la primera y más importante disputa contingente actual. Apuntar a que nunca más el Estado, la estructura, sintetice de esa manera. El asesinato impune de una ciudadanía soberana no puede, no debiera, ser utilizado para objetivos programáticos partidistas sin combatirlo antes como una síntesis concreta del Estado. Y eso es justamente lo que ocurrió estos días.

En efecto, la primera disputa estructural no puede ser otra que iniciar un proceso de destitución del Presidente de la República. La asamblea constituyente, las 40 horas, el no + AFP, la nacionalización del agua, etc. pueden servir como fuertes horizontes de trabajo a mediano plazo, incluso en paralelo, pero en ningún caso son una respuesta política contingente al acontecimiento. En ningún caso. La real disputa estructural durante estos días es otra: asegurar las condiciones para que dichas demandas puedan debatirse en espacios democráticos, y no que vuelvan a sacar militares a las calles cuando éste u otro gobierno se sienta desbordado. Estamos frente al peligro de la generación de un precedente estructural de violencia estatal, y presidencial, de facto que quedará en total impunidad.

La magnitud del levantamiento popular exige, les exige –si, a ustedes, que han cargado sus discursos con el contenido de estas demandas- que se centren en la verdadera disputa estructural contingente y esa refiere al inicio del proceso de destitución presidencial. ¿O consideran que este gobierno -o este precedente impune- asegura las condiciones para un diálogo democrático y de buena fe en las demandas establecidas desde el hastío? Se están saltando una lucha.

En definitiva, si el Frente Amplio se reconoce actor en la protesta, y pondera la magnitud de los nuevos criterios y compromisos que esta nueva conciencia o subjetividad política exige, tiene una oportunidad/responsabilidad primera: iniciar o apoyar un proceso de destitución presidencial, incluso relegando en esto sus objetivos programáticos. En esta ruptura histórica, es esa su principal función en el parlamento. Ningún cambio estructural se puede dar en un escenario institucional que permita esta morfología del espanto. No abrir un proceso de destitución de Piñera, aun cuando esto no se logre, significa una absoluta complicidad con la inconstitucionalidad de su indolente actuar y la priorización de objetivos programáticos, justo al contrario de lo que exigen los nuevos criterios del hastío nacional. Justo al contrario del real-imposible por el cual muchos han dejado la vida, ¡La vida! Tienen las herramientas en el parlamento, no utilizarlas solo los hace cómplices de la represión y criminalización de un levantamiento al cual dicen pertenecer.

.........

Resolución de la Asamblea de Laguna:
 Asamblea constituyente
 Renacionalización de agua, luz, cobre litio
 Devolver las platas de AFP al Estado
 Devolver las imposiciones al Estado


ESCUCHA EL CLAMOR

Estimado Señor Presidente

Escuche a la multitud

Escuche ya su clamor

No haga oídos sordos

A estas grandes peticiones

Ya tiene usted Señor

Ya tiene lo suficiente

Parte de su clase no ha medido

Lo que le falta a la gente

Si sigue por la calle ancha

Pronto habrá barricadas

Si solevantas a militares

Aumentado el disturbio ya está.

Es que los gritos me desesperan

Y así no puedo pensar, lo dirá usted!!

Debe tener valor ante las dificultades

Hace mucho tiempo

La educación debió ser prioritaria

Ahora sólo le queda,

Pedir a los mismos gritos

Que le envíen la respuesta

Justicia y equidad le piden

El agua también le grita

Las generaciones mayores lo piden

Al igual que nuestros aborígenes

Y la gente empobrecida.

Pero no sólo es eso

También lo piden los bosques

El mar, las caletas,

Los humedales y las islas

Los que estudian

Y a los que les falta salud.

Pero chilenos todos y todas

A ponerse la mano en el corazón

Para expresar con pasión

Que hagamos las cosas bien. Sin fuegos, que destruyen el ambiente

Sin robos, dicen lo peor de nosotros

Sin armas, que nos destruyen

Sin riñas que, no expresan

El Amor ni la Paz

Chilenos todos

Además de pedir

Hay que dar

Demos lo mejor de nosotros

En los estudios

En nuestro trabajo

En la construcción de país

No dejemos que esto nos achate

No dejemos que esta ráfaga nos extinga

Por sufrir estos embates

Creamos en nosotros mismos

Que se puede luchar ahora

Para levantar nuestro largo y hermoso país

Del extremo Sur de Sud América.

Laura G. Huaquín M 24 de octubre 2019


CARTA A LXS PRIMERXS ALIENÍGENAS. Por Aldo Torres Baeza

¿Quién habrá sido el primero o la primera de todxs lxs cabrxs que saltó un torniquete del metro?, ¿fue uno?, ¿fueron muchos en un mismo simultáneo y único instante?, ¿cuántos años tendrá?, ¿será hombre?, ¿mujer?, ¿en que rincón perdido de la ciudad estará mirando como su gesto terminó por cuestionar toda la estructura de poder sobre la cual se sostenía un país?, ¿habrá sospechado que ese acto, aparentemente pequeño pero de consecuencias históricas impresionantes, desató la mayor protesta de la que tengamos memoria y que posiblemente cambie a Chile para siempre?

Pues bien, tú, cabrx, eres el primer alienígena de una comunidad multicolor de alienígenas. Tu salto sobre el torniquete fue el inicio simbólico de un nuevo país, una bandera que se hunde sobre el territorio con una sola leyenda: Chile despertó. Despertó de la siesta del consumo y la individualidad patógena. De ese dolor y ese miedo que nos tenía separados, compitiendo enajenados en un ruta ciega que nos impulsaba al colapso y la crisis.

¿Te has detenido a pensar lo que hiciste tú y todxs tus compañerxs, pingüino rebelde?...

Provocaron que los ríos comenzaran a correr. Yo los vi, ¿tú los viste?, ¿has visto los bailes, los cantos, las pancartas y los colores que recrean este latir de la historia? Ustedes lo provocaron. Provocaron, además, un generalizado y compacto sentimiento de escepticismo hacia esa guerra ficticia declarada por el presidente y los mensajes de la televisión que intentaban crear el clima para que pareciera cierta. Provocaron que la gente dudara cuando el presidente hablaba de “lo que quieren los chilenos” en circunstancias que él no vive como ningún chileno y, en definitiva, gobierna un país que no habita, un país de alienígenas. Y es en razón de esa desconexión que entendió el malestar social como algo que había que aplastar con militares (comiendo pizza en Vitacura) y no entender con sensibilidad.

Ustedes, secundarios, provocaron una explosión de alienígenas, reproduciéndose en todas las esquinas, golpeado la olla y sartenes para comunicarse con un código críptico: ta, ta, ta-ta, tan. Por sobre todo, secundario rebelde, provocaste que los alienígenas entiendan, o empiecen a entender, el tremendo poder que tienen cuando se unen. Eso es llevar a la práctica lo que alguna vez dijo otro presidente: la historia es nuestra, y la hacen los pueblos. Ahora, tras cada ofrecimiento del gobierno, los alienígenas ya saben que las herramientas del amo jamás servirán para desarmar su propia casa, porque ustedes, pinguinxs, provocaron que la gente volteara la cabeza y mirara quien proyectaban las imágenes al fondo de la caverna.

Su acto, cabrxs, se transformó en un oleada imparable de esperanza y alegre rebeldía. Sacaron la rabia, la emoción y el grito contendido. Hicieron que aquel trabajador que se auto culpaba por su pobreza empezara a cuestionar el sistema que lo oprime y no su propia vida, ¿soy pobre porque soy flojo?, se pregunta ahora ese trabajador. ¡Flojo yo que me levanto a las 6.00 de la mañana para trabajar 14 horas diarias!, ¿realmente soy yo el culpable o es toda una estructura sistémica la que produce y reproduce mi pobreza?...

Tú, pingüino, pingüina, que aguantaste los lumazos para que una abuelita que no conocías guardara el pasaje del metro y lo ocupara para comprar pan, tu hoy eres hoy una especie de héroe, de heroína. Un héroe trans-moderno. Un Manuel Rodríguez. Una violeta Parra. Nuestra propia Rosa Rosa Parks. Ese eres tú. Te nombran las abuelitas que sobreviven con 90 lucas de pensión. Te nombran los miles y miles de estudiantes endeudados. Te nombran las familias de la gente que ha muerto en las lista de espera de los hospitales.

Te nombra ese 50% del país que gana menos de 400 lucas la mes. Te nombran las 4,6 millones de personas endeudadas. Te nombran los 5 millones de personas que no terminaron el cuarto medio. Te nombran el padre y la madre de familia que no llega a fin de mes. Te nombran los nadie, los nunca, los sin rostro, los invisibles, los últimos de la fila, los desplazados, los postergados. Ellos.

Pero también te nombra el que está conforme con su vida, pero que de todos modos se une al grito de dignidad en nombre de esa maravillosa capacidad emotiva que nos hace sentir el dolor del otro como propio. Esa conciencia que llevó a ustedes, que no sufrieron el alza en el pasaje del metro, a protestar por sus abuelas y abuelos. Esa cosa llamada empatía, o comunidad, que jamás entenderán quienes no pertenecen a la zoología alienígena.

Un proverbio chino dice que para recorrer mil kilómetros primero hay que dar un paso. Ustedes lo dieron y ahora vamos todas y todos detrás. Galeano decía que los pequeños actos no acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable. Y en eso estamos, transformándola.

Gracias a ti, a ustedes, los primeros alienígenas que evadieron el metro en un acto de desobediencia civil que se transformó en ejemplo. Donde sea que estén, gracias por despertar a Chile de la siesta. Porque si, es cierto: Chile despertó.


No se ha escuchado realmente al pueblo soberano. Por Pbro. Por Eugenio Pizarro Poblete+

Se necesita una Asamblea Constituyente democrática surgida del pueblo soberano: no más élite. Nueva Constitución. Se trata de cambio de Constitución y no de reformas. Existe todavía, a pesar de cambios cosméticos de clase política, un armatoste de la Ilegítima Constitución Dictatorial, negociada ésta por clase política con dictadura. Fue traición al pueblo que en movilizaciones y protestas sacrificó vidas por la democracia. Esta institucionalidad ilegítima beneficia a a 1% de poderosos y clase política,que manda y somete al pueblo soberano. Hay que terminar con Economía Neo Liberal: Capitalismo salvaje, que es la negación de la esencia misma de la democracia. No más proposiciones económicas, insulto para el pueblo. Todos los gobiernos desde Aylwin hasta Piñera hoy, no han hecho otra cosa que mantener la no democracia real. Se ha gobernado de acuerdo a la negociación con la dictadura: No «en la medida de lo posible», sino en la medida de la negociación con dictadura. Ante esta dictadura de facto creo que deben haber elecciones libres de Presidente y de Parlamentarios. Ya han pasado más de 40 años del Golpe Cívico Militar y los políticos con los grandes empresarios unidos al imperialismo no han hecho los cambios profundos radicales. Chile no es una democracia. Deben irse o renunciar los políticos actuales y abrir el campo a la nuevas mayorías provenientes de las organizaciones del soberano, soberano que no habiendo cambios, se movilizó haciendo el estallido social que fue pronosticado hace mucho tiempo. Recordemos: «Si no hay cambio, querámoslo o no, vendrá el estallido social». Todo esto lo digo porque el Sr. Piñera no ha entendido o no ha querido entender la demanda radical y profunda del pueblo soberano. Esto tampoco lo ha entendido la clase política. Por el contrario se sigue faltando gravemente a los derechos humanos de la mayoría de los chilenos, marginándoles de la comunión y participación de la construcción de la patria común. «Sólo la verdad nos hará libres».


Carta abierta de Carmen Gloria Quintana

Saludo a mi país y al despertar de los chilenos, tengo la esperanza que serán ustedes los que terminen la tarea inconclusa, nosotros no fuimos capaces. La dictadura dejó anclado su modelo neoliberal instaurado a sangre y fuego y con una constitución ilegitima que nos gobierna hasta el día de hoy. Los gobiernos de la transición solo administraron el modelo con algunos maquillajes, pero sin ningún cambio de fondo. Chile, es actualmente un país tan desigual como Ruanda. Los millonarios en Chile han acumulado su fortuna robando y explotando a la clase media y a los pobres y cuando los juzgan por sus delitos, los mandan a clases de ética. ¡Hasta cuando las injusticias y los egoísmos! No vivimos en un Estado de Derecho sino en un Estado subsidiario del neoliberalismo que trata los derechos sociales básicos de los chilenos (salud, educación transporte y jubilaciones) como un negocio. ¡Ahora después de 30 años reconozcan que su modelo fracasó! Con mucha molestia hago llegar mi repudio a Piñera por falta grave a sus deberes. Responde al clamor por dignidad de nuestro pueblo, con Estado de Sitio, toque de queda y sacando a los militares a la calle a reprimir, eso es muy GRAVE. Sobre todo si constatamos más de 20 muertes, los miles de heridos graves, los miles de detenidos y torturados, ya se habla de desaparecidos. ¡Un presidente así no puede seguir gobernando! A nuestra generación, los jóvenes de los 80 y a sus padres, les hizo revivir el trauma de lo que fue vivir en dictadura, a nosotros las víctimas se nos han reactivados los dolores y los traumas. Me pregunto si la clase política ha aprendido algo de la experiencia de la dictadura, al parecer la derecha no, Piñera y sus ministros tienen grabado en el disco duro que frente a un pueblo que clama por dignidad, hay que responderles con tanques y metralletas, ¡igual que en Dictadura! Hago un llamado a terminar inmediatamente con el estado de urgencia y devolver a los militares a sus cuarteles. El respeto a los Derechos Humanos está sobre cualquier otro derecho.

Pero no, ¡esta vez no pasaran!, ahora el pueblo está alerta, instituciones como INDH están alertas, la sociedad civil está alerta y espero que esta vez el Poder Judicial esté a la altura de su misión. La comunidad internacional está alerta. Ya no se puede negar la verdad, todo está registrado y es difundido rápidamente en redes sociales, pues ya no se puede confiar en la prensa oficial, debido a que manipulan la información para servir a los poderosos de este país.

La clase política fracasó, no fue capaz o no quiso escuchar las necesidades del pueblo. Esta explosión se veía venir, ¡nadie es capaz de vivir por tanto tiempo de esta forma! Nuestro país necesita cambiar el modelo neoliberal; poner fin a las AFP ahora, dar jubilaciones dignas y administradas por el Estado, basadas en la solidaridad, también es deber del estado ser garante de una salud digna y de calidad para todos, así como de una educación con estándares máximos de dignidad y calidad universal. Fin al modelo extractivista y de explotación de nuestros recursos naturales. El Estado no debe ni puede ser un mero observador, su deber es ser benefactor de la sociedad chilena y no subsidiar a los poderosos del país.

¡Viva mi pueblo, que se levanta crece y se agiganta en la lucha por su Dignidad!

Carmen Gloria Quintana
Psicóloga, Ph.D


Declaraciones de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano: _ http://www.academia.cl/comunicacion...


https://mail.google.com/mail/u/3/#inbox/WhctKJVZsZMZKXzkvZbmvrSZTWNSLsqnNbFZjCGVmXDqvvpRMGShJFwncmSGBXbhGzNwhVG+


El escritor Luis Sepúlveda al presidente Piñera: «Váyase por el bien del país» Luis Sepúlveda comentó a Radio Francia Internacional (RFI) la explosión social que vive su país. Criticando la política neoliberal a ultranza, aplicada «por la dictadura y todos los gobiernos que siguieron». El escritor envió también un mensaje muy personal al presidente Sebastián Piñera. Ver más información y escuchar la entrevista en:
http://www.rfi.fr/es/americas/20191...


Roberto Márquez director de Illapu apoya las demandas y manifestaciones sociales que se propagan por todo Chile. Roberto Márquez, junto a la Banda Conmoción, dieron un concierto improvisado en Plaza Italia. en medio de miles de personas que manifestaban pacíficamente.

Desde la cuenta de Illapu Roberto Márquez, director del grupo musical, se manifestó a favor de las demandas ciudadanas. “Frente a esta militarización que se ha hecho en nuestra sociedad que nos retrotrae a los peores momentos de nuestra historia –ver militares en la calle, saber de toques de queda–, es algo que no podemos permitir”. “Queremos decirles que solidarizamos y apoyamos a nuestro pueblo y sus justas demandas, en las cuales están reclamando por el abuso en que se ha convertido esta sociedad de libremercado que privilegia el capital. Enviarles un enorme newen, porque necesitamos salir adelante y crear una realidad distinta, donde nuestro pueblo se sienta tomado en cuenta, donde los políticos nos tomen en cuenta y no se coludan con el gran capital. A eso tenemos que llegar y por eso tenemos que luchar”.


Desde Grecia:
EL PUEBLO CHILENO con sus ricas tradiciones de lucha del periodo del Gobierno de Salvador Allende y de las luchas contra la dictadura de Pinochet,es víctima de la tiranía del gobierno neoliberal de Piñera Expresamos el más completo apoyo al pueblo de Chile,a los sindicatos,a las asociaciones de estudiantes y otras organizaciones de masas que luchan contra la pobreza y contra las profundas desigualdades sociales y que luchan contra la Constitución pinochetista que aun existe en Chile (siguen las mas de cien firmas)

Otra declaración:
El Comité griego de solidaridad democrática internacional denuncia con indignación la salvaje represión por parte del gobierno reaccionario de Sebastian Piñera en contra de las movilizaciones de los trabajadores, estudiantes, y profesores, que han dejado muertos heridos y detenciones de manifestantes El gobierno del empresario y hombre de negocios Piñera que fue elegido Presidente en diciembre de 2017 ha agravado más aun la difícil situación económica que sufren las clases populares de Chile, y como resultado se desataron las grandes movilizaciones en estos días en Chile,por el alza en una serie de artículos de primera necesidad y especialmente del alza del precio del boleto de los medios de transporte y del precio del combustible y la electricidad,que tan solo después de las protestas populares finalmente fueron anuladas. A pesar de eso las movilizacione continuan y el numero de muertos,heridos y detenidos por parte de la policia de carabineros y del ejercito continua La EDDA CONDENA LA bárbara represión de la movilización popular por parte del gobierno chileno y expresa su total solidaridad con el pueblo y las fuerzas progresistas de Chile
Atenas 24 de octubre 2019


Declaración Pública del Colegio de Antropólogos y Antropólogas de Chile A.G.

En el contexto de las movilizaciones sociales, paros y acciones ciudadanas de carácter nacional que se han venido realizando en nuestro país desde hace una semana en contra de las medidas del gobierno del Presidente Sebastián Piñera el Colegio de Antropólogos y Antropólogas de Chile declara lo siguiente: 1) Nuestro Colegio se hace parte y apoya al pueblo de Chile, a los movimientos sociales, ciudadanos y al conjunto de la sociedad civil en las legítimas expresiones que dan cuenta de la indignación, la rabia y enfurecimiento generalizado de la población de nuestro país, que expresan un fuerte repudio a un sistema económico y social neoliberal injusto, instaurado a sangre y fuego durante la dictadura cívico-militar de Pinochet y continuado por los gobiernos posteriores, que ha provocado en estas últimas décadas la crisis económica, social, politica, cultural y ética más grave de la historia reciente. 2) Por tanto, nos adherimos al movimiento social y ciudadano y a sus legítimas expresiones que dan cuenta de la indignación generalizada de la población del país frente a las consecuencias de deshumanización, desigualdad y precarización del trabajo y la vida de un sistema económico neoliberal, que como en ningún otro país se instauró con tal vehemencia e intensidad, que fue capaz, de fraguar y desmantelar en poco tiempo, todas las garantías sociales de antaño en el acceso a la educación, vivienda, jubilación y salud, que además arrasó y devastó el patrimonio humano, natural y cultural en el país. 3) Respaldamos las iniciativas y acciones pacíficas y no violentas por parte de la sociedad civil, los movimientos sociales y la ciudadanía en general, que han tenido como objetivo central las justas reivindicaciones del pueblo chileno hacia una mayor justicia e igualdad económica social y política que haga respetar los derechos humanos y la dignidad de todos los habitante de nuestro país. Saludamos y agradecemos a la juventud chilena y los movimientos sociales por la firmeza y valentía que han tenido, y el rol que están jugando ahora y en estos últimos años. 4) Manifestamos nuestro repudio a este modelo de economía neoliberal de capitalismo salvaje en que el lucro, la ley de la oferta y la demanda, el individualismo absoluto y la competencia brutal han convertido a Chile en un país en el cual impera la Ley de la Selva, el triunfo del más fuerte, creando dos países, uno rico y otro pobre, en un mismo territorio. 5) Consideramos, que el país además, de haber sufrido un profundo retraso con el quiebre de la democracia 1973, se encuentra estancado como sociedad en su desarrollo integral, naturalizando la modernización en el contexto de la desigualdad social y económica. Tanto los gobiernos de la Concertación o centroizquierda como los gobiernos de derecha han hecho caso omiso a las demandas y necesidades de las personas, conculcando sus derechos mediante políticas económicas neoliberales llevadas al paroxismo, usando la fuerza de los uniformes, para mantener el estado de cosas reprimiendo manifestaciones legítimas de cualquier sector. 6) Expresamos nuestra preocupación por el atropello a la dignidad humana, a la identidad personal y colectiva construida por años en los barrios, comunidades y territorios a lo largo de Chile, a la vulneración de los derechos humanos y ciudadanos, particularmente del sistemático abuso a los pueblo originarios, el atropello de los derechos de la clase trabajadora, de las mujeres y de las formas históricas de organización comunitaria que se han visto agudizados por un contexto de estado de emergencia, pero que han estado presentes siempre. 7) Invitamos a toda la comunidad de antropólogos y antropólogas, ciudadanos y ciudadanas, les invitamos a que se organicen, participen, discutan y generen instancias de diálogo, reflexión y proposición en torno al Chile que queremos. Al mismo tiempo, hacemos un llamado a resguardar las manifestaciones pacíficas, entendiendo que estos espacios integran a diferentes sectores de nuestra sociedad movilizada por nuevos compromisos que se pueden establecer entre la sociedad civil y el estado chileno. 8) Confiamos en una antropología que permita, entre otros haberes, ayudar a hacer visibles las distintas formas de ver y estar en el mundo, que hoy están siendo oprimidas por una fuerza avallasadora de una ideología neoliberal, que fragmenta, divide y opone a la población. Sin duda, el momento que estamos viviendo es generoso para observar las prácticas y formas de abuso, de precarización y de atropello de los derechos humanos, de criminalización de la pobreza, de gentrificación y marginalización urbana, de la estafa y corrupción que se han observado en los últimos tiempos.. 9) Llamamos e invitamos a denunciar públicamente todo acto de abuso, maltrato y violencia que esté ocurriendo frente a conciudadanos y conciudadanas en el territorio nacional.Rechazamos y condenamos tajantemente el “Estado de Emergencia“ y el “toque de queda”, que se ha implantado por el gobierno del presidente Sebastián Piñera, quien ha dicho que “estamos en guerra” llamando a los militares a sofocar la protesta social. El uso de la fuerza por parte del Estado, la represión, la violencia y los asesinatos, no es la solución a este conflicto, ya que no estamos en guerra. 10) Finalizamos, insistiendo en rechazar y condenar absolutamente el uso de la fuerza y la violación de los derehos humanos por parte del Estado. Solicitamos la apertura de canales democráticos de diálogo, legítimos y representativos que posibiliten la construcción de una nueva Constitución Política mediante una Asamblea Constituyente que permita abordar los ejes estructurales de la desigualdad y los abusos que han provocado el despertar de un país completo.

Directorio Nacional Colegio de Antropólogos y Antropólogas de Chile A.G.


Comunicado de la Carrera de Antropología de la Universidad de Concepción a la comunidad universitaria, regional y nacional

Ante los relevantes acontecimientos que están sucediendo desde los últimos días en nuestro país, las académicas y los académicos de la Carrera de Antropología de la Universidad de Concepción abajo firmantes, creemos necesario y urgente pronunciarnos sobre las demandas ciudadanas y los graves hechos de violencia acaecidos en nuestro país. Hace años y desde muy diversos ámbitos de la sociedad se evidencian las lacerantes desigualdades sociales, económicas y políticas presentes en Chile, ya sea en términos de clase social, género, etnia, racismos y edades o generaciones. Aquello repercute en las condiciones de vida concretas para una gran mayoría de la población, impidiendo el acceso a condiciones de vida dignas y a participar de manera plena de una educación, una salud y un trabajo de calidad, así como de un medio ambiente libre de sobreexplotación de recursos naturales y contaminación. Frente a aquello consideramos que las demandas levantadas desde la ciudadanía son justas y merecen una importante reflexión y acción desde los diversos agentes sociales que conforman el país. En este sentido, manifestamos que sólo mediante el respeto y cuidado de los derechos humanos es posible llevar a cabo diálogos y movilizaciones pacíficas, que logren generar transformaciones profundas en vías de una sociedad más justa y equitativa, ayudando a fortalecer la democracia y promover el bienestar social de las actuales y futuras generaciones. Rechazamos así, toda forma de violencia, muy particularmente la que se ejerce sistemáticamente sobre la ciudadanía toda por un sistema económico y social fundado en la desigualdad y la exclusión. Es primordial que el Gobierno ponga fin al Estado de Excepción y al toque de queda, retirando inmediatamente a los militares de las distintas regiones del país donde se han desplegado. Estas medidas, con la excusa de resguardar el orden público, restringen la libertad de movimiento y de expresión de la ciudadanía. Creemos que las acciones impuestas por el gobierno no ayudan a la paz y bienestar social, por el contrario, reviven momentos históricos traumáticos para varias generaciones y somete a una generación joven a estar marcada nuevamente por violaciones a los derechos humanos, en un marco de vulneración de libertades básicas, poniendo en riesgo el Estado de derecho y la democracia.  Asimismo, lamentamos profundamente la pérdida de vidas humanas, a cuyas familias hacemos llegar nuestras sinceras condolencias. Además, repudiamos la gran cantidad de heridos que la represión desatada está dejando como saldo, así como detenciones arbitrarias, abusos y vejámenes sexuales denunciados en centros de detención contra mujeres y jóvenes. Llamamos a las autoridades a disponer la realización de investigaciones judiciales o administrativas sobre estos hechos. A su vez, consideramos que la responsabilidad por el resguardo del orden público no puede conllevar en ningún caso la violencia o el abuso del uso de la fuerza contra personas. Y, somos enfáticos en señalar lo perjudicial de este tipo de situaciones para el tejido social, en particular para las familias y las personas que han sido y son afectadas por los actos de violencia y que han visto vulnerados sus derechos. Queremos manifestar también, en particular, a la comunidad académica, así como a los actuales y futuros estudiantes -quienes son los que tomarán las decisiones en un tiempo más- que siempre recordemos la responsabilidad social que tenemos al ejercer nuestra vocación. En nuestro caso, desde la investigación académica y la docencia, creemos que el conocimiento generado, debe ser construido a partir de continuos diálogos con la comunidad, y en conjunto con su enseñanza, deben estar vinculados a la realidad biosociocultural; conscientes que cumplirá un rol social, siempre y cuando se ponga a disposición de las comunidades y agentes sociales En este despertar, como la etnografía enseña, estamos aprendiendo a deletrear la forma y el sustento de una nueva manera de relacionarnos en nuestros círculos de trabajo, sociales y familiares. Esta apertura y este reconocimiento es la primera y evidente lección que esta movilización ciudadana nos entrega. Seguir participando en la producción y cosecha de esta riqueza es la disposición que hoy manifestamos ante nuestra comunidad más inmediata, a las estudiantes y los estudiantes de nuestra carrera, a sus funcionarios y funcionarias, a las colegas y los colegas y estudiantes de nuestra Facultad y de la Universidad en general. Por lo tanto, como cuerpo académico, de profesoras y profesores, nos ponemos a disposición de la comunidad con el fin de lograr ser un aporte y apoyar para que esta crisis se torne en reales beneficios para nuestro país. Concepción, octubre de 2019. Andrea Aravena Reyes | Pedro Andrade Martínez | Alejandro Clavería Cruz | Daniela Leyton Legües Gabriela Martínez Muñoz | Josefina Urrea Navarrete | Jorge Vergara Del Solar Paula Cisterna | Pablo De La Cruz Nassar | Rolando Nuñez Pradenas Carolina Barros Tavares Peixoto | Ingrid Rodríguez Fuentealba | Aracely Veloso San Martín


Peña, Villegas y Kaiser: los portalianos de siempre Por Luis Nitrihual Valdebenito

He revisado con detención las intervenciones públicas de los intelectuales orgánicos Carlos Peña, Fernando Villegas y Axel Kaiser. De los tres, es sin dudas Carlos Peña el más interesante. Por tal razón, le dedicaré más tiempo. Los otros dos transitan entre la espectacularidad de los medios, las redes sociales y los lugares comunes que habitan en los grupos de derecha; detentadores del poder mediático y económico.

Comenzaré por Carlos Peña, Rector de la Universidad Diego Portales. Dotado de una retórica ordenada y de una tranquilidad que le permite transmitir seguridad y control analítico, este intelectual ha quedado totalmente fuera de jugada, off-side por varios metros de distancia, del actual momento que vive Chile. Sus reflexiones, basadas en la tesis de la superioridad del Estado por sobre lo/as ciudadano/as que habitan el Chile real, no le permite darse cuenta de que el Estado sólo tiene sentido si es capaz de proveer posibilidades de subsistencia mínimamente dignas para sus habitantes.

Para Peña, la “violencia legítima” que ejerce el Estado en contra de aquellos que pretenden romper el orden social es una facultad que el ejecutivo debe no sólo utilizar sino profundizar. Se desprende de sus reflexiones que el edificio neoliberal descansa, y así debería serlo, en la violencia que monopoliza el Estado y que es garantía de estabilidad. Por supuesto, estas reflexiones son coherentes, pero encierran una doctrina normativa que ha sido totalmente sobrepasada por la realidad.

El primer error de Peña es reducir todo a una cuestión de seguridad pública. El problema serían los delincuentes que están saqueando y quemando Chile. Estos serían mozuelos mimados que quieren todo fácil. La simplificación es demasiado burda para funcionar. Sin duda, en todo movimiento de esta magnitud hay violencia y lumpen que aprovecha la circunstancia. Pero - recordemos algo - también suelen presentarse auto atentados y sabotajes por parte del mismo Estado con la finalidad de agudizar las crisis sociales y emplear el máximo poder militar en contra de los movimientos sociales. El diagnóstico generacional no se sostiene pues este movimiento, si bien fue iniciado por jóvenes, es transversal debido a que los problemas sociales son transversales.

Lo segundo que debemos decirle a Peña es que: “este sí es un movimiento por los derechos civiles”. El menosprecio de Peña al movimiento le estalla en la cara con la reciente marcha. Es un movimiento por derechos civiles pues estos fueron conculcados por el neoliberalismo chileno. Si recuperar servicios básicos como el agua no es un acto de dignidad, entonces no tenemos nada como sociedad: cerremos la puerta por dentro y paguémosle a la oligarquía por seguir viviendo en su casa.

Un punto a favor de Peña, la ultraderecha aprovechará la ola de descontento que quedará luego de este movimiento.

Fernando Villegas, un fanático del orden, un francotirador de la ultraderecha, es quizás el más claro de los tres intelectuales. Para él todo se reduce a la conspiración de ese “gran otro” llamado “Comunismo”. Totalmente extraviado en tiempos setenteros, perdido en la guerra fría, parece un personaje de la serie La Dimensión Desconocida. No alcanza a comprender sino lo que afirma con fanatismo religioso. Su simplificación hace que todo se reduzca a la acción de comunistas de todo orden, mapuche y rotos insolentes que no saben nada de la vida.

Dotado de una retórica pedestre, a ratos vulgar, intenta conectar con todos y todas aquellas que habitan en los lugares comunes que producen y reproducen hasta el hartazgo medios de comunicación como El Mercurio. Por ejemplo, dentro de su simplificación de lo que ocurre en el país, los mapuche estarían detrás de las quemas de las estaciones del metro en Santiago. Un grado de irresponsabilidad tan grande en las opiniones sólo da cuenta de la total incapacidad para analizar con mediana claridad la situación y de la desesperación en la cual vive el propio analista. Para él, al igual como ocurre con Carlos Peña, todo se acaba con la restauración del orden por parte del Estado. Patriarcal y agresivo, Fernando Villegas olvida la profunda violencia que ejerce el Estado en contra de lo/as ciudadanos.

Axel Kaiser, el menos original de los tres, pero el que mejores réditos ha sacado de su función como intelectual difusor de las virtudes del mercado, repite muchas de las ideas de Carlos Peña. La libertad es posible siempre y cuando el Estado garantice que la gente no se manifieste, incluso violentamente, contra las desigualdades que no le permiten vivir dignamente.

El orden social se construye sobre la base de un pacto social en el cual la ciudadanía se siente perteneciente a una comunidad. Si bien no existe orden social perfecto, sería una ingenuidad pensar que esto ocurrirá luego de este florecer social, es evidente que Chile no se sostiene del modo en el cual tanto Kaiser como Peña y Villegas, vislumbran el país. Reducir todo a un problema de orden público no les permite enfocar bien el conflicto y mucho menos avizorar la magnitud de la crisis del modelo neoliberal en el cual todo/as habitamos.


MILITARES, NO PERMITAN QUE SE LES USE PARA REPRIMIR AL PUEBLO. Por Enrique Villanueva

La derecha chilena nuevamente violento la democracia, el presidente y sus ministros impusieron un estado de excepción, que es de facto un estado de sitio, permitiendo que las fuerzas policiales y militares, apliquen en contra de población, métodos de represión semejantes a las que antes se utilizaron en dictadura, de terrorismo de estado, provocando como lo ha constatado el Instituto Nacional de Derechos Humanos, detenciones arbitrarias, torturas y asesinatos. Sebastián Piñera violentó la democracia, no es un demócrata, es un golpista, por lo que está inhabilitado para participar en la conducción de los cambios profundos, que los ciudadanos y ciudadanas están pidiendo. Repitió lo que hicieron sus antecesores hace 46 años atrás, invocando la presencia de enemigos supuestos, que amenazaban la estabilidad, la seguridad y el orden del país para justificar sus acciones autoritarias. Ayudado por los medios de comunicación e información, el gobierno ha intentado centrar la atención en los saqueos y en el vandalismo, intentando desviar la mirada de la opinión publica hacia estas acciones y bajarle el alto perfil que tiene la impresionante manifestación ciudadana. Sin duda que los saqueos y el vandalismo son reales, pero también y como se muestra en imágenes en las redes sociales, son provocadas intencionalmente por civiles no identificados, por vándalos, por delincuentes y narcotraficantes organizados, ajenos a la movilización social. Es posible que participen en este tipo de acciones, chilenos y chilenas por años marginados, arrinconados en la pobreza, excluidos del sistema por su condición social, quienes con razón no se identifican ni tienen apego alguno por la infraestructura ni por los bienes que les son lejanos y no pueden disfrutar Por todo esto para quienes conocemos a las FFAA y que fuimos parte de ellas, sentimos que si en épocas anteriores se han utilizado a los militares, principalmente por la derecha, para llevar adelante fines políticos golpistas. En esta ocasión, fueron groseramente manipuladas y lanzadas a la calle, utilizando el argumento de que la seguridad y el orden nacional estaban amenazados por la acción de vándalos y violentistas. Es la realidad la que demuestra lo contrario, las victimas de cobardes agresiones sexuales, los baleados por carabineros, por la infantería de marina en Valparaíso, por el ejercito y carabineros en otras ciudades del país, no son delincuentes ni saqueadores. Son jóvenes, estudiantes, trabajadores y trabajadoras que se están manifestando en todo Chile. ¡Ellos y ellas no son el enemigo interno ni son un peligro para la seguridad nacional!.... Ante esta situación llamamos a los militares a todos los miembros de las FFAA, de carabineros y de la PDI, a reflexionar, no estamos en dictadura, situación en la cual había un estado terrorista que les protegía. Hoy en democracia no es valido el argumento de la obediencia debida, para ocultar la acción represiva y criminal, eso no es un explicación para eximirles de su responsabilidad individual, si acatan una orden superior que los obligue a torturar, asesinar o reprimir a la población civil. Tal como sucedió después de terminada la dictadura civil militar, los instigadores civiles de la represión terrorista no fueron juzgados ni pagaron por sus acciones. Por el contrario, estos utilizaron y le traspasaron a las Fuerzas Armadas toda la responsabilidad por los muertos, por los torturados y torturadas. Vale la pena preguntarse, cuantos de los empresarios, de los políticos e incluso de los mandos superiores de las FFAA, quienes ordenaron o estaban en conocimiento de todas las atrocidades que conocimos y que se hicieron durante la dictadura, cuantos de estos fueron juzgados? La respuesta es pocos o ninguno. Hoy no será distinto, los ideólogos civiles de este gobierno intentarán escabullir sus responsabilidades políticas y serán los militares, los responsables de las consecuencias de la represión que están llevando a cabo. Los represores deben saber y como ya se ha reconocido internacionalmente, que quienes se están manifestando en todo el país no es el enemigo interno que amenaza la estabilidad y el orden, ellos y ellas salieron a la calle porque hay un modelo económico generador de desigualdades, que si es el gran causante de toda esta inseguridad e insatisfacción social. Los militares deben reaccionar, no deben permitir que se les use como barrera de contención, ante un pueblo que reclama y pide dignidad, no olviden el ejemplo del comandante en jefe del ejercito Rene Schneider, del general Alberto Bachelet asesinados por la dictadura y el de cientos de soldados que valientemente se negaron a quebrar la democracia y traicionar a su pueblo. Siguiendo ciegamente ordenes superiores, asociadas a quienes confundidos en un uniforme común, defienden en realidad sus propios intereses, la patria a la que se les convoca defender y que es el fin del ejercito, solo es un invento de los poderosos para humillar y oprimir a la gente sencilla, que es la gente que hoy, enfrente de nuestras narices, reclama justicia cansada de años de engaños y robos.


Organizaciones en Canadá denuncian la violenta represión militar y policial contra la protesta social en Chile

Las organizaciones firmantes queremos expresar nuestra profunda indignación ante la brutal represión ejercida en Chile para aplastar la fuerte oleada de contestación social que sacude el país desde la semana pasada. La declaración de estado de emergencia, de toque de queda y el despliegue masivo de fuerzas militares y policiales vulneran los derechos fundamentales del pueblo chileno. La represión en curso recuerda dramáticamente el actuar de la dictadura de Pinochet. El descontento popular creciente ante las condiciones de vida insostenibles imperantes en el país encontró un catalizador en la masiva acción de desobediencia civil de los estudiantes secundarios, de evasión del pago del pasaje de metro, como forma de protesta ante el alza de la tarifa decretada por el gobierno de Sebastián Piñera. Esto fue el detonador de una vasta movilización social que se ha desplegado a todo lo largo del país. Ante el fuerte estallido de protesta y la secuela de desmanes que se produjo en paralelo, el gobierno ha respondido con una fuerte represión, decretando un Estado de Emergencia y toque de queda el 18 de octubre pasado, bajo la Ley de Seguridad del Estado, los cuales se han extendido a las principales ciudades de 5 regiones. La criminalización de la protesta y la militarización crecientes están dejando un saldo alarmante de 2643 detenidos, 15 personas asesinadas, 8 personas baleadas, cientos de heridos y 4 atropellos cometidos por la fuerza represiva, según datos emitidos el 21 de octubre por el Instituto Nacional de Derechos Humanos INDH, quien ya ha iniciado querellas por denuncia de torturas. La vasta mayoría del pueblo chileno, a través de las organizaciones sociales, sindicales, de estudiantes, trabajadore/a/s de la salud, portuarios, profesore/a/s, jubilado/a/s, vecino/a/s, artistas, etc. denuncian claramente la urgencia de encontrar soluciones a los graves problemas asociados al deterioro alarmante de los servicios sociales esenciales y a la corrupción de las castas políticas y del empresariado. Se suman a estas reivindicaciones la denuncia del saqueo del agua – privatizada – y los territorios en manos de intereses privados, así como la aplicación de la Ley Antiterrorista a los defensores y las defensoras territoriales indígenas. Ante estos hechos y considerando la extrema gravedad de la situación y la evolución crítica de ésta, las organizaciones firmantes nos plegamos a las reivindicaciones de numerosas organizaciones internacionales y chilenas para declarar lo siguiente : • Rechazamos el discurso violento y de odio de declaración de guerra contra el pueblo chileno, por parte del presidente Piñera y la estigmatización de la protesta social asociándola a la delincuencia. • Denunciamos el bloqueo mediático, la desinformación y la manipulación de la información que oculta la real magnitud de la contestación social y sus demandas así como la la brutal represión que está produciendo a lo largo del país. • Repudiamos categóricamente las violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas policiales y militares de chile (detenciones ilegales, secuestros, torturas, asesinatos y abusos sexuales). • Rechazamos la utilización de la fuerza represiva como forma de gobernanza (violación al derecho de circulación, de reunión, de manifestación) y la violación del estado de derecho y exigimos devolver los militares a sus cuarteles. • Exigimos que se restituya la institucionalidad democrática, deponiéndose el estado de emergencia y el toque de queda que la coarta. • Hacemos un llamado urgente al Gobierno de Chile a atender y solucionar adecuadamente las demandas sociales que están en la base del estallido social actual

Organizaciones firmantes:
Alternatives Artistes pour la Paix Association Québécoise de Lutte contre la pollution atmosphérique (AQLPA) Bios Iguana AC Canadian Union of Public Employees (CUPE) Centrale des syndicats du Québec (CSQ) Centre d’appui aux Philippines/Centre for Philippine Concerns Cercle des Premières Nations de l’UQAM Centre international de solidarité ouvrière (CISO) Centro de Estudios para el Desarrollo Rural (Promoción y Desarrollo Social A.C.) Comité pour la Libération de Milagro Sala Prisonnière Politique-Montréal Comité international, Union paysanne Coletivo Brasil-Montréal Collectif opposé à la brutalité policière (COBP) Comité pour les droits humains en Amérique latine (CDHAL) Comité Chilien pour des droits humains Environnement Vert Plus Fédération des travailleurs et travailleuses du Québec (FTQ) Femmes de diverses origines/Women of Diverse Origins Institute for Policy Studies – Global Economy Project Justice Climatique Montréal KAIROS: Canadian Ecumenical Justice Initiatives Le Pacte pour la Transition Mouvement Québécois pour la paix Mining Watch Canada Mouvement Québécois pour la Paix Movimiento Mesoamericano contra el Modelo extractivo Minero – M4 NON à une marée noire dans le Saint-Laurent Saut Montréal Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA)

......

Carta al presidente chileno por recurso de protección para soldado Veloso

A la atención del Excelentísimo señor D. Sebastián Piñera Echenique Presidente de la República de Chile

Excelentísimo señor,

Tengo el honor de dirigirme a usted solicitando RECURSO DE AMPARO PREVENTIVO a favor del soldado chileno DAVID VELOSO CODOCEDO de la Brigada de Antofagasta. Para lo que hubiere lugar, le informo que el 24 de noviembre de 1974 fui torturado en Asunción a las 23.oo pm. en el marco de Plan Cóndor por el coronel de la Fuerza Aérea de Chile Jorge Horacio Oteiza López y otros oficiales por mi supuesto delito de maestro subversivo y “terrorista intelectual” acusado de haber aplicado en Paraguay la metodología de la educación liberadora de Paulo Freire. El 22 de diciembre de 1992 a las 11.am en Asunción, con el apoyo del Juez Penal José Agustín Fernández, descubrí el Archivo de TERROR/ PLAN CÓNDOR luego de 15 años investigando en Panamá y París al terrorismo de Estado de Argentina, Brasil,Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay, que ocasionó más de 100.000 victimas en el Cono Sur de América Latina. Entre ellas el general Alberto Bachelet, que murió el 12 de marzo de 1974 a causa de las torturas padecidas por su oposición a la instalación de la dictadura del general Pinochet. Por su importancia, en el 2009, LA UNESCO DECLARÓ DICHOS ARCHIVOS MEMORIA DEL MUNDO. Teniendo en cuenta que el soldado DAVID VELOSO CODOCEDO, de 21 años, está detenido e incomunicado por negarse el pasado 24 de octubre a integrar la fuerza para aplastar militarmente, en el marco del Estado de excepción, la revuelta popular que se está produciendo en Chile, y en homenaje a Victor Jara, autor de la inmortal canción “El derecho a vivir en paz” y fallecido también bajo las torturas del régimen de Pinochet, vengo a solicitar el recurso de AMPARO PREVENTIVO para el valiente soldado chileno DAVID VELOSO CODOCEDO así como su inmediata LIBERTAD. Lo saludo con mi consideración más distinguida. MARTÍN ALMADA PREMIO NOBEL ALTERNATIVO 2002 y MIEMBRO DEL COMITÉ EJECUTIVO DE LA ASOCIACIÓN AMERICANA DE JURISTAS (AAJ) Asunción, 26 de octubre de 2019


COMUNICADO Corporación Memorial Paine expresa su mayor preocupación ante los hechos ocurridos durante estos últimos días. Lo que comenzó como una manifestación mayoritariamente encabezada por estudiantes frente al alza de las tarifas del transporte público de Santiago, ha gatillado y despertado a una ciudadanía empoderada, que ha puesto sobre la opinión pública un malestar social encarnado hace años, producto del modelo económico instaurado durante la dictadura cívico militar.

En respuesta a la movilización, la autoridad reprimió violentamente las manifestaciones, invocando en primer momento la Ley de Seguridad Interior del Estado, para posteriormente declarar Estado de Emergencia, aumentando la dotación policial e incorporando a las fuerzas armadas. Más aún este fin de semana se decidió decretar toque de queda, restringiendo derechos legítimos de mujeres y hombres.

Consideramos que el centro de esta situación es un problema político, de descontento social generalizado, por lo que el diálogo es indispensable para construir una solución al conflicto, pero en ningún caso lo será el uso de la fuerza desmedida de las policías y las fuerzas armadas; esto solo provoca más violencia, generando un retroceso para los Derechos Humanos y reabre las heridas de la dictadura cívico militar, cuya represión dejó miles de personas, torturadas, asesinadas y desaparecidas.

Es por esto que exigimos a la clase política propiciar mecanismos y medios para resguardar los derechos humanos de las personas en el actual Estado de emergencia, que en su carácter funcional no ha sido capaz de proteger la integridad de todas las personas.

Además, durante las manifestaciones apelamos a mantener el cuidado y la protección de espacios comunitarios que contribuyen a nuestras vidas como los son las escuelas, los servicios de salud y espacios que son fuente laboral de trabajadoras y trabajadores como todas y todos nosotros.

Corporación Memorial Paine, Un lugar para la memoria.


Ver EL DECÁLOGO S. XXI, una propuesta de‎ Teruel Carrasco:

https://www.facebook.com/BeaSanchez...


Chile. 6ª Jornada de lucha: Hasta que renuncie Piñera y prime el bien común

por Andrés Figueroa Cornejo

Ya en la sexta jornada de lucha del pueblo chileno por la conquista de sus derechos sociales y humanos inexistentes desde hace casi medio siglo, en las principales ciudades del país se realizaron marchas pacíficas que, a diferencia de las anteriores, no sólo reunieron a jóvenes entre los 15 y los 30 años de edad, sino que a una franja etaria que promedió los 35 a 45 años. ¿Por qué? Debido al llamado a huelga general hecho por la agrupación Unidad Social en cuyo seno está la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, y, especial y numerosamente, la Asociación Nacional de Empleados Fiscales, ANEF.

No se trata de que existe todavía alguna organización o grupo de organizaciones sociales con la capacidad y autoridad popular suficiente para convocar por sí sola a las incontables personas que participan a diario y de manera exponencial en las manifestaciones. Al respecto, la crisis del sistema de partidos políticos y de aglutinamientos sociales dentro y fuera de la institucionalidad, es la norma hasta ahora. Ocurre sí, que la convocatoria a huelga general de este 23 de octubre, en efecto, contó con la asistencia de sindicatos, gremios y la autorización para marchar desde la Plaza Italia de Santiago hasta la calle Santa Rosa, hecho que, felizmente, permitió una caminata de inestable tranquilidad por un par de horas. Otro tanto ocurrió en Concepción, Valparaíso y otras localidades.

Pero no por permitidas, las marchas no fueron reprimidas por las Fuerzas Especiales de Carabineros, como se ilustra profusamente en las imágenes de la jornada.

De acuerdo a las autoridades de DDHH del país, oficialmente habrían 22 personas muertas, más de 5 mil detenidas, cientos de torturados, jóvenes violadas por uniformados, y población desaparecida.

Se mantiene el estado de emergencia y el toque de queda. En Santiago, a diferencia de días anteriores, se dictaminó el toque de queda desde las 22.00 del 23 de octubre hasta las 04.00 horas del 24 de octubre. O sea, se atrasó la medida con el probable fin de dar señales de normalización a los mercados.

En ese sentido, tanto JP Morgan como las bolsas internacionales golpearon la economía chilena, depreciando el peso respecto del dólar de manera ostensible, y castigando el riesgo país que orienta las inversiones. Ello, más las presiones de la costilla liberal de la derecha en relación a la conservadora, han provocado el distanciamiento y «quitada de piso» a Piñera y su régimen a causa de las pérdidas en las ganancias de los grupos económicos más poderosos e influyentes del país. Hay quienes aventuran que incluso podría ser posible que sectores de la propia oligarquía y la embajada de EEUU en Chile estén considerando seriamente la renuncia de Piñera y el término de su forma de enfrentar el alzamiento popular. De hecho, con la militarización de todo el territorio nacional, no se ha frenado el movimiento, sino que todo lo contrario, con el agravante de las negativas consecuencias financieras para la minoría ínfima del gran empresariado, clase social que es la que verdaderamente sostiene el orden existente, las relaciones sociales dominantes y el poder. Por eso la actual ingobernabilidad daña estratégicamente sus utilidades y multiplica su incertidumbre.

Este jueves 24 continúan las protestas. Que no por las utilidades, claro. Sino que por el bien común.


DECLARACION PÚBLICA

Como académicos y académicas de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad dePlaya Ancha, convencidos que sacar la voz y exigir los derechos sociales que nos corresponden, es la única alternativa frente a un modelo de despojo cada vez más brutal,nos sumamos al estado de protesta nacional que se ha multiplicado en el país.

Frente a la subjetividad neoliberal que nos ha tratado de convencer de que no hay alternativas, en Chile, la acción colectiva, intensificada desde hace más de una década, ha visibilizado el conjunto de desigualdades y expoliaciones que afectan a las grandes mayorías del país en diferentes ámbitos relevantes de la vida: acceso al trabajo digno,salud, vivienda, educación, medio ambiente, agua, reconocimientos identitarios, etc.Desde esas resistencias, dispersas, pero articuladas por el clamor de justicia social, se activa la memoria histórica de otras luchas del pasado reciente y se reactiva el sentido de dignidad humana que contribuye a recomponer las capas fracturadas de la imagen del país que somos.

Sabemos que, frente a esas resistencias, que colman hoy las calles y plazas de Chile, se reactiva el odio, la represión y el vejamen frente a quienes alzamos la voz. Por ello, nos manifestamos en contra de la violencia estructural y coyuntural que se expresa hoy, y desde donde se intentan empañar las acciones de una multitud que ha decidido decir basta.

Concretamente, demandamos que se deje de criminalizar la protesta social por parte de la clase política y los medios de comunicación, demandamos la salida de las fuerzas militares de las calles, y exigimos un llamado por parte de las fuerzas políticas y sociales democráticas a un nuevo contrato social que derive en una Constitución democrática que corrija el problema de fondo que hay detrás de las actuales protestas: la desigualdad estructural del modelo y del diseño institucional pinochetista.

Fraternalmente,

Académicos y académicas de la Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Playa Ancha, Valparaíso, Chile.

Francisco Báez

 Tania de Armas

 Maribel Ramos

 Felip Gascón

 Macarena Trujillo

 Cristian Valenzuela

Nelson Carroza 

Rosa Alcayaga 

Cecilia Jaña

 Felipe Venegas

 Sergio Fiedler

 Natacha Gómez |Ximena Sánchez 

Tomás Koch

 Andrés Tello

 Cecilia de la Cerda

 Javiera Carmona

 Juan Carlos Gómez 

Claudia Carrasco

 Pablo Saravia

 Álvaro Castillo

 Danilo Reyes 

Marlen Figueroa 

Cristian Venegas

Ghislaine Barría

Elizabeth Zenteno

 Luisa Patricia Muñoz

 Marjorie Mardones 

Fiona Saldívar

Cesar Pincheira

 Cristian Aranguiz

 Cesar Pacheco

Paulina Arellano

Boris Cristian González

 Antonio Rioseco

Sofía San Martin 


Declaración de la Central Clasista de Trabajadores

Desde el 21 de Octubre las y los trabajadores, estudiantes y otras fuerzas sociales se han volcado a las calles

demandando el término del abuso y la mentira.

Hemos llamado responsablemente a parar, hemos indicado a las y los trabajadores que no hagan esfuerzo alguno por presentarse en sus lugares de trabajo si no están las condiciones para hacerlo. Y esa convocatoria sigue plenamente válida, mientras dure el estado de emergencia, la represión militar y policial, y no se responda a las demandas de la población.

Así lo han entendido miles y miles de trabajadores, quienes además reciben nuestras orientaciones para responder a las amenazas de despidos y descuentos, así como a las presiones para presentarse a trabajar.

Que quede claro, el paro, la huelga, es un instrumento de todas y todos aquellos que se hartan del abuso, la mentira, la manipulación y los falsos pactos sociales, que es el nombre que ahora intentan darle a la martingala divisionista que están instalando.

Y es precisamente pensando en lo que viene que queremos dejar claramente establecida nuestra posición y desde esta buscar reunirnos con todas aquellas fuerza populares que han dicho NO MAS.

Nuestra Central Clasista nace luego de años de trabajo y de construcción de diferentes organizaciones sindicales que, hartas del entreguismo de las estructuras y centrales existentes, deciden levantar un proyecto que se rija por principios y métodos organizativos históricos de la clase trabajadora, caracterizados por la autonomía sindical con un horizonte claramente definido: acabar con el capital y su sistema de explotación y opresión.

Hemos dicho con claridad que la Central Clasista no se gesta en oposición a la CUT y las demás centrales, sino más bien expresa con claridad la existencia de dos tipos de sindicalismo, dos caminos organizativos: uno de conciliación de clases, clientelar, burocrático y que instala demandas y reivindicaciones cosméticas, otro, clasista, que asume que la historia la rige la lucha de clases y asume el deber de ponerse de la vereda y la defensa de los intereses de la clase trabajadora, que hace carne la solidaridad de clase y la participación de las bases.

Con mucho esfuerzo y arduo trabajo hemos logrado ir dando forma a una fuerza sindical, que sabemos que aún es embrionaria y con ciertas carencias y debilidades. Sin embargo, tenemos la claridad sobre nuestros principios y plataforma de lucha, así como un plan de trabajo orientado principalmente a la educación y formación de nuestra clase, al crecimiento y despliegue nacional, y a la lucha y agitación de nuestras justas demandas. Hemos logrado conformar comisiones de trabajo y hacer efectiva la democracia sindical por medio de la 1º Asamblea Nacional y de la Elección Universal del directorio nacional y metropolitano.

Sabemos que la fuerza propia de las y los trabajadores es fundamental para lograr torcerle la mano a este sistema y también tenemos claro que se requiere articular las luchas de los diferentes sectores y generar una plataforma que permita unificar al conjunto del pueblo pobre bajo un programa común anticapitalista y antipatriarcal, que funcione desde la independencia de clase y no sea cooptado por la clase en el poder, ni sus organismos, partidos, u organizaciones.

Hemos visto en los últimos años como van surgiendo expresiones y organizaciones populares, sin embargo, la atomización y fragmentación siguen siendo la tónica, y nuestro pueblo sigue sumergido en la división interna, en vez identificar a su real enemigo. El sorprendente levantamiento popular producido por décadas de abuso, nos demuestra con mayor claridad la necesidad de construir nuestros propios instrumentos organizativos que nos permitan avanzar articulados con pasos cada vez más firmes.

La fortaleza del pueblo está en su unidad, pero una unidad con sentido, conciencia e identidad de clase, que, teniendo el horizonte claro, demarca su camino.

Nuestro llamado es a levantar un polo social anticapitalista que aglutine organizaciones de trabajadores y trabajadoras, estudiantes, pobladores, mujeres, diversidad sexual, y que, en conjunto, identifiquemos nuestras necesidades y delineemos nuestras demandas, planificando un plan de lucha común.

Trabajaremos con todas nuestras fuerzas en aquello y hacemos el llamado abierto a todos los que sientan que de una vez por todas debemos unirnos para responder a la prepotencia del sistema.

Finalmente queremos expresar nuestra posición respecto a uno de los temas en discusión. La jornada de 40 horas semanales de trabajo.

Ayer se ha aprobado en la Cámara de Diputados la idea de legislar sobre las 40 horas. De lo que se conoce (que es muy poco) dicho proyecto mantiene importantes discriminaciones (artículos 27 y 34 bis, entre otros, del actual Código) en las que casi nadie (salvo nuestra Central) ha fijado la atención.

En efecto, el artículo 27 actual deja fuera de la jornada de trabajo a quienes trabajan en hoteles restaurantes y clubes, salvo excepciones en administración, cocina, lavandería y lencería. Todos estos trabajadores pueden cumplir por ley jornadas de hasta 12 horas diarias por 5 días y como no se plantea – hasta ahora la derogación de este articulo seguirán excluidos de un derecho que corresponde a todos.

El caso del artículo 34 bis, es aún más preocupante pues establece que los trabajadores de restaurantes podrán pactar turnos de 8 horas diarias, pero con un corte en cada día de trabajo de hasta 4 horas por jornada.

Es por tal razón que hemos insistido en la importancia que tiene que el proyecto ley establezca una jornada continua de trabajo diario, que insistimos debería ser de 8 horas. Ahora si es menor tanto mejor, pero debe quedar explícitamente indicado.

Ahora que todos comienzan a hablar de los derechos de los más explotados y abusados vale la pena preguntarse: ¿Si disminuye la jornada laboral, será factible que los trabajadores mejoren su dignidad y calidad de vida como dicen gobierno y oposición? La respuesta es categórica. NO.

En nuestro país, disminuir la jornada de trabajo a 40 horas semanales no implica, en absoluto, una mejora en la dignidad y condiciones de vida del trabajador. Los gobiernos, los parlamentos y los patrones, tienen muy claro que los trabajadores ganan sueldos miserables que no les permiten vivir con dignidad, a lo sumo sobrevivir.

Sin embargo hacen poco y nada por legislar sobre el particular. Por lo tanto: No solo se debe pelear por una rebaja en la jornada de trabajo, sino también dejar muy en claro que dicha jornada no permitirá discriminaciones y será continúa sin corte ni interrupciones de ningún tipo.

Al mismo tiempo es fundamental dar la lucha por un aumento del ingreso mínimo, y no solo eso, se debe demandar pago de bono de locomoción y de colación que equivalga a los gastos promedios que el trabajador hace por estos ítems.

Los trabajadores, el pueblo no deben cejar en su lucha por una vida mejor, pero esto necesariamente implica participación activa. Por eso instamos a la construcción de miles y miles de Sindicatos en todos los lugares de trabajo, así como a la presentación de pliegos de peticiones con las demandas más sentidas.

Solo así daremos un paso adelante en la lucha por la dignidad y la justicia.

¡¡Basta de abusos!! ¡¡Que se vayan todos!!

CENTRAL CLASISTA DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES


FESTIVAL DE DEMAGOGIA

PARA CALMAR LA REBELIÓN por Manuel Cabieses

“Los más viles ejemplares de la naturaleza humana se encuentran, en todas las épocas, entre los demagogos”.
(THOMAS MACAULAY)

El miedo al pueblo ha puesto a temblar a la casta dominante. Teme a un pueblo harto de abusos, segregaciones, humillaciones y desigualdad. La indignación acumulada por años se ha volcado a las calles y no da señales de retornar a la línea de resignación que era su refugio. Se trata de una insurrección popular espontánea, pacífica, sin dirección ni programa, pero que ha incorporado a vastos sectores sociales. Nunca los chilenos hemos estado más unidos que en estos días de repudio al sistema que interrumpió el desarrollo de la democracia y la justicia social que el país había alcanzado hasta 1973. Es un malestar profundo que no solo tiene motivaciones económicas. Si bien el detonador fue la evasión por los estudiantes secundarios de la tarifa del Metro de Santiago, la rebeldía del pueblo se extendió a partir del viernes 18 de octubre como una mancha de aceite a una velocidad pasmosa.

La tarifa del Metro ya es cosa del pasado en esta histórica rebelión social. El gobierno la dejó sin efecto el sábado 19 mediante una ley que la Cámara de Diputados –cosa inusitada- aprobó el domingo 20, y el Senado el lunes 21. Rara vez se ha visto tanta diligencia parlamentaria. Pero entretanto la caldera social hervía porque la demanda del pueblo es mucho más amplia y variada. Afecta no solo a trabajadores y jubilados. El martes 22 el presidente de la República se reunió con presidentes de partidos a fin de recoger sugerencias para aplacar la protesta. Esa misma noche anunció una “agenda social”, que es un verdadero árbol de Pascua, un ofertón de campaña electoral –inspirado por el marketing- con ofertas para todos. Muchas requerirán mesas de trabajo y leyes que los bomberos de la protesta se han comprometido a despachar con máxima urgencia. Para demostrar su renovado espíritu republicano los diputados ofrecieron asimismo rebajar sus dietas (9 millones de pesos mensuales, más viáticos), disminuir su número de 150 a 120 y limitar su reelección.

La “clase política” encontró digno émulo de su demagogia en el gran empresariado, cuya rapacidad ha empujado al pueblo a la desesperación. Andrónico Luksic, el más rico de los ricos (cuya fortuna la revista Forbes calcula en 15.000 millones de dólares), anunció que desde el 1 de enero del 2020 ningún trabajador de sus empresas ganará menos de 500 mil pesos mensuales (7O0 dólares). El salario mínimo de 301 mil pesos (400 dólares) es lo que gana uno de cada cuatro trabajadores en Chile por jornadas que exceden las 45 horas semanales legales. La prestigiosa Fundación Sol sostiene que el 70% de la población gana menos de 550 mil pesos. Eso explica el sobre endeudamiento de las familias chilenas. El 70% del ingreso de cada hogar está comprometido por deudas. El consumismo –principal combustible de la economía de mercado y estupefaciente de la conciencia de los trabajadores - ha convertido a los chilenos en esclavos de la tarjeta de crédito para subsistir.

El número uno de los ricos invitó también a los otros multimillonarios a que imiten su generoso altruismo. No obstante ningún glotón de este festín capitalista que ya dura 36 años quiso seguir su ejemplo. Ni Sebastián Piñera ( cuya fortuna se estima en 2.800 millones de dólares), acusó recibo del llamado de Luksic.

En medio de este verdadero festival de la demagogia, se levanta una que otra voz sensata en un intento de situar la crisis en su realidad. Es lo que señala el obispo de Concepción, Fernando Chomalí: “En Chile aproximadamente 650 mil jóvenes, entre 18 y 29 años, no estudian ni trabajan; altas tasas de enfermedades mentales y suicidios entre ellos; miles de ancianos solos, abandonados, de los que nadie se preocupa, con tasas de suicidio cada vez mayores…La violencia y la soledad en Chile son una pandemia”.

La inhumana realidad de Chile exige un profundo cambio cultural, social y económico que solo puede acometerse sobre nuevas bases de convivencia que eliminen la segregación social. Necesitamos una democracia participativa y solidaria en que la remoción de los malos funcionarios sea una facultad del pueblo. La superación del conflicto social no consiste en migajas que dejan a salvo la estructura institucional que produjo la crisis. Chile necesita una nueva Constitución Política. El camino es un plebiscito que apruebe la convocatoria a Asamblea Constituyente y acto seguido la elección de los representantes que elaborarán el texto constitucional que finalmente será sometido a veredicto popular.

Chile no puede encaminarse hacia la justicia social agobiado por la carga de una Constitución que ahoga toda posibilidad de soberanía popular. Ha llegado la hora de un cambio verdadero. Es lo que reclama el pueblo en las calles.

MANUEL CABIESES DONOSO

Octubre 2019


ANAMURI ANTE LA MOVILIZACIÓN POPULAR Y LA REPRESIÓN CRIMINAL

Hoy la rebelión popular estalla abruptamente. Nuestro pueblo despierta ante tanta injusticia y abuso, siguiendo el ejemplo de pueblos hermanos. Fueron los jóvenes y niños -el futuro de la patria, como lo decía Allende- los que con la audacia que los caracteriza hicieron los primeros llamados a evadir y romper las barreras del silencio. Los años de indignación de las grandes mayorías se convirtieron entonces en un torrente imparable. Nos llena el corazón esta explosión de rebeldía y dignidad.

Al mismo tiempo, vemos con indignación y horror, cómo el gobierno ha desatado una represión criminal al peor estilo pinochetista, y hace oídos sordos a las demandas de la inmensa mayoría. Al día de hoy, nos enlutan 15 muertos, cerca de 2000 detenidos, un centenar de heridos con armas de fuego y decenas de jóvenes desaparecidos, a los que sus familias buscan con desesperación. El gobierno se niega a tratar a los muertos con el mínimo de dignidad y compasión humana, y no entrega nombres ni las circunstancias en que murieron, convirtiendo a las víctimas en simples números. Por su parte, la derecha y el empresariado lanzan junto al gobierno consignas vacías de unidad en torno a la nada, mientras se expande el Estado de Emergencia a más y más ciudades y las redes sociales muestran al ejército y a carabineros disparando, golpeando sin control, gaseando y deteniendo manifestantes pacíficos. Es de extrema gravedad y nos recuerda los peores tiempos de la dictadura que representantes del Instituto de Derechos Humanos no hayan podido constatar el estado de heridos y detenidos.

Saludamos con admiración a las y los miles y miles de jóvenes que han jugado un papel crucial en la organización de protestas pacíficas y disciplinadas, donde han dado ejemplo de solidaridad, perseverancia, valentía y buen humor. Ellas y ellos demuestran que el neoliberalismo y su ideología no han logrado callar lo mejor de nuestras conciencias.

Repudiamos con indignación el papel que están jugando el grueso de los medios de comunicación, que sólo buscan resaltar de manera sensacionalista los desmanes, legitiman el Estado de Emergencia, no cuestionan a las autoridades sobre las víctimas de la represión y crean artificialmente un estado de angustia y sicosis, sin cuestionar el papel que juegan en ello las autoridades y los dueños de bancos, y grandes supermercados. Aquellos medios y periodistas que olvidan que un papel central del periodismo es cuestionar el poder sólo avergüenzan a la profesión.

No desconocemos ni compartimos los desmanes que en nombre de la lucha algunos sectores minoritarios llevan a cabo. No vemos en qué nos permite avanzar en la lucha quemar buses, el Metro, destruir propiedades de grandes consorcios que tienen todo asegurado, o atacar pequeños negocios de personas que viven las mismas inseguridades de todo el pueblo. Por otro lado, no podemos dejar de sospechar que en esas acciones han estado involucrados provocadores, lumpen y, sin lugar a dudas, agentes de la inteligencia civil, militar y policial.

Las organizaciones miembro de ANAMURI hemos venido desde nuestros inicios planteándonos y participando en las centenares de manifestaciones ciudadanas contra los abusos que por décadas hemos enfrentado el pueblo de Chile y en particular los sectores del campo. Hoy nos unimos con decisión y alegría a cientos de organizaciones sociales, populares y políticas, con las que hemos participado en las movilizaciones de forma totalmente pacífica, llamando a demostrarse de manera activa y clara, pero sin desmanes. Queremos a todos en la calle, pero no queremos sangre derramada, ni heridos, ni detenidos, ni víctimas. Son muchos los muertos que hemos tenido en décadas de lucha y resistencia, no queremos ni uno más.

Que no quepa duda que los principales responsables de las muertes y heridos son el gobierno y sus representantes que hablan de “guerra”, así como los partidos de derecha, los medios de comunicación cómplices y los empresarios que sólo llaman a más represión y se niegan a escuchar nuestros reclamos y demandas. La historia los dejará como lo que son: abusadores, ambiciosos sin límite, indignos y cobardes.

Hoy, martes 22 de octubre, las manifestaciones siguen, de manera abrumadoramente pacífica. Llamamos a unirnos en masa al Paro Nacional del 23 y 24 de octubre, junto a cientos de otras organizaciones del país, asumiendo que esta lucha es larga, que debemos fortalecer nuestras organizaciones y conciencia política, continuar las movilizaciones y la construcción de unidad, para no parar hasta conseguir los cambios profundos que aseguren un futuro digno y justo.

¡No queremos un muerto más!

¡Fin al Estado de Emergencia!

¡Todos y todas a participar en el Paro Nacional del 23 y 24 de octubre!

¡Seguiremos organizándonos y construyendo unidad!

¡Seguiremos en la calle!

¡Seguiremos luchando!

ANAMURI
22 DE OCTUBRE DE 2019

......

RECHAZAMOS LA MILITARIZACION DEL PAIS

Rechazamos el llamado irresponsable de Sebastián Piñera y su gobierno, primero, a criminalizar el descontento nacional, y segundo, de calificar la situación de rebeldía social como un Estado de guerra, permitiendo a los mandos de las FFAA, Carabineros y PDI, a poner en practica una versión remozada de la Doctrina de Seguridad Nacional, poniendo en marcha el conjunto de medidas, protocolos y acciones encaminadas a neutralizar al enemigo interno y mantener, a como dé lugar, el orden establecido, a pesar del masivo y evidente rechazo ciudadano. Con estas orientaciones, los generales a cargo de esta operación militar, lo que hacen es militarizar la seguridad ciudadana, lanzando sus tropas en contra del enemigo interno, para atropellar a quienes Piñera y sus ministros y ministras, han calificado como vándalos y desadaptados, atacando en la practica y de manera cobarde a estudiantes, disparándole a ciudadanos y ciudadanas que han salido a reclamar por la desigualdad social, en contra del abuso y la corrupción, calificándolos como los enemigos a doblegar. La represión policial y militar violenta que hemos visto en Santiago, Valparaíso, Viña del Mar, Concepción y en otras ciudades del país, es lo mismo que conocimos hace décadas atrás, con acciones que inician de esta manera y que luego, por la acción de los mandos intermedios, solo controlados por su conciencia, sin control, se transforman rápidamente en una escalada incontrolable. En solo dos días de toques de queda ya hemos visto ataques extremadamente violentos, con denuncias de tortura, de obligar a los detenidos y detenidas a desnudarse, de ataques sexuales a jóvenes manifestantes, con 15 muertos por la acción militar, actos que, en los silencios de la noche, con medios de prensa que están ocultando lo que en realidad esta sucediendo, que solo están mostrando imágenes de destrucción y vandalismo, ayudan a justificar esta violencia institucional innecesaria y ayuda a que esto quede en la impunidad. Durante años hemos estado denunciando que el sistema de educación con el cual se forma a los oficiales y suboficiales de las FFAA y en particular a la oficialidad, continua siendo la Doctrina de la Seguridad Nacional, un conjunto de principios, normas básicas, disposiciones, valores e ideas. Que son contrarias a la democracia y que se mantuvieron inalterables durante los treinta y un años de gobiernos democráticos, a pesar que, por su vinculo ideológico con la dictadura, son la principal amenaza a la democracia. Los militares que hemos visto en las calles de nuestro país, guiados por las ordenes del ministro de defensa, del interior y del propio presidente, de reprimir a los vándalos y violentistas, bajo la orientación de la Doctrina de la Seguridad Nacional, están recorriendo el mismo camino que ya hicieron sus antecesores en 1973. Los que terminaron como jefes y guardianes de campos de concentración, torturando y asesinando a sus compatriotas, metiendo a las FFAA en un torbellino de exterminio organizado desde el Estado. Los militares de distintas ramas de las FFAA, quienes nos opusimos al golpe cívico militar de 1973, quienes somos la prueba viviente de que es posible no cumplir ordenes ilegales o anticonstitucionales, ordenes que significan atormentar, perseguir y asesinar a personas por el solo hecho de pensar distinto, rechazamos el actuar de las FFAA y de carabineros, de la PDI, en contra del pueblo y rechazamos la actitud intransigente e irresponsable del gobierno y del presidente de la republica. Declarar un Estado de excepción para enfrentar las manifestaciones sociales es una decisión retrograda y antidemocrática, nuestro país esta en medio de una rebelión social que es innegable y que irá en aumento. Esto es lo que el gobierno se niega a reconocer y por ello ha sacado a las FFAA a la calle, transformándolas en un instrumento para responder a su estrategia de criminalizar el movimiento social. Intentar ocultar o desfigurar este magnifico movimiento por rescatar la dignidad de Chile, vinculándolo a los saqueos y al vandalismo, es un acto político pleno de cobardía, pero más aún, es riesgoso, porque el gobierno de Piñera le ha impuesto a la acción militar, una orden y una acción equivocada. Una orden que en este momento de convulsión social y con oficiales educados para combatir al enemigo interno, es decir, al estudiante, a los y a las manifestantes en las calles, a quienes mañana entren en huelga, es peligroso, por lo que, si esto no se frena a tiempo, nos conduce a un escenario peor que el de partida, como ya está sucediendo. Solidarizamos con las verdaderas razones de esta gran movilización social por la dignidad de Chile, que es la grosera desigualdad social, es el abuso, la corrupción, es el reclamo justo por la acción de gobiernos y políticos que han gobernado para mantener los privilegios económicos de una minoría, en la cual se incluyen, excluyendo a la mayoría del país. Rechazamos la cobarde reacción política del gobierno de Piñera, por mantener el status quo, militarizando la democracia, retrotrayéndonos a los tiempos del terrorismo de estado, de la represión y violaciones de los derechos humanos. Por ello llamamos a los oficiales y suboficiales de las FFAA y carabineros, a desobedecer las ordenes que implique atropellar los derechos ciudadanos, los militares no deben obedecer ciegamente las órdenes que reciben, si estas son para atentar contra las libertad y derechos del pueblo, este concepto es propio de las dictaduras.

La historia ya lo demostró, tarde o temprano, ésta juzga y rechaza al soldado que vuelve las Armas de la República en contra de su pueblo.

Ex militares patriotas, que se opusieron al golpe de estado de 1973

Enrique Villanueva M.


Chile: lógica e ilógica en la explosión del Paraíso por Gustavo Gac-Artigas*

Antecedentes

Desde el regreso de la democracia tras la dictadura del general Pinochet, Chile fue visto como un ejemplo de una transición pacífica en la cual todos se pusieron de acuerdo para, en diferentes etapas, ir recuperando los derechos del pueblo chileno.

Económicamente el país se abrió al mundo con innumerables tratados de libre comercio: 26 acuerdos con 50 países que, a un país de 16 millones de habitantes, lo inserta en un mercado de 4.000 millones de personas comprometiéndose así, de lleno, con el neoliberalismo en una sociedad globalizada.

La inversión extranjera en el año 2018 sobrepasó los 8.000 millones de dólares con un aumento del 28% liderando la llegada de capitales en los países de la Alianza del Pacífico: Chile, Colombia, México y Perú.

El dinero llega, la economía marcha, no existe, como en otros países un riesgo de convulsión, Chile es citado como ejemplo, un paraíso que puede preocuparse de problemas a nivel mundial y despreocuparse de problemas a nivel nacional: Chile es el organizador del próximo encuentro sobre el cambio climático, el COP 25; el presidente se precia de ello en la última reunión de Naciones Unidas este 2019.

Un mes antes se realizará en Santiago la reunión de la APEC, y previo a ella se reunieron los ministros de finanzas para evaluar el avance del mundo en materia económica y las tareas pendientes.

La APEC, donde se reunirán gobernantes de las grandes economías del mundo, gigantes que hablarán de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, por ejemplo; gigantes acogidos por una pulga.

Chile continuaba siendo el paraíso.

En este marco se construían centros de convenciones, se preparaban menús de todo tipo, pero todos ellos ecológicos, se pensaba en el transporte, aquel que no contaminara el medio ambiente, y el paraíso crecía en prestigio en esa tierra azotada por terremotos, pero muy, muy esporádicamente por movimientos sociales, temblores, no terremotos, fuerza uno, no fuerza nueve, la más poderosa en los terremotos.

El paraíso anunciaba la tierra prometida, la sociedad que se construía sobre la justicia y el bienestar social.

La lógica de la explosión que remece Chile

Los habitantes del paraíso creyeron; durante un tiempo vieron crecer el país, vieron el progreso, tomaron el metro, el más moderno de Latinoamérica, para desplazarse a Sanhattan y pasear por los grandes centros comerciales para observar, soñar con los elegantes bienes que se desplegaban ante sus ojos en una sociedad enajenada por el consumismo.

La primera chispa del incendio que se desató en el país fue juvenil, los pingüinos, estudiantes que durante el gobierno de la presidenta Bachelet ocuparon las calles para exigir una educación de calidad y la gratuidad de esa educación, la lucha por los derechos humanos de sus padres y abuelos se ampliaba en ellos, y cual río de caudal incontrolable, circulaba por las avenidas de Chile. Sí, aquellas avenidas de las que hablara Salvador Allende en su último discurso.

Hasta ahí su anclaje en el pasado.

Hoy, otra chispa, un aumento en el costo del pasaje en el metro hace estallar el descontento. No es el aumento de un pasaje de metro, sería ingenuo pensarlo así, lo sucedido podríamos compararlo a llenar un globo de aire y soplar, y soplar hasta que un último soplido lo hace estallar en mil pedazos y abofetear la cara del poder.

Sería ingenuo pensar que es un soplo más el que hace explotar el sistema, viene de antes, la responsabilidad es colectiva.

La lógica indica que ese insolente despliegue de riqueza, esa desigualdad que hiere el pensamiento viene de antes, de este gobierno y de gobiernos anteriores. La lógica indica que los jóvenes perdieron la fe en las instituciones, que perdieron la fe en los partidos políticos, que los ven, mezquinos, luchando más por prebendas que por el bien de la sociedad.

La lógica les señala a aquellos que intentan manipular el descontento que no se equivoquen, que la rabia los incluye también a ellos, es igualitaria, es democrática.

El paraíso se encendió y abrió sus puertas, lo que vendrá solamente lo saben aquellos que renacerán de las cenizas por sobre falsas promesas, por sobre desgastados discursos, y que cuando la economía crezca, crezca también en los hogares, los de la clase media, los de los humildes y no solo en los barrios segregados en el gran Santiago y en todo Chile.

La ilógica

Donde la lógica y la razón de ser de las protestas y el estallido se pierde es cuando pequeños grupos intentan manipular la explosión y destruyen parte del metro de Santiago, aquel que utilizan los trabajadores diariamente para llegar a sus trabajos, olvidando que los detentores del poder y la riqueza no viajan en metro, el metro es para los otros, los desposeídos de riqueza.

Cuando saquean y queman supermercados olvidando que sus propietarios tienen seguros y que cuando al saqueo se le añade el incendio total no pierden nada.

Cuando hay quince muertos, varios quemados durante los saqueos, sin que se sepa si son manifestantes, vándalos o empleados al que el fuego cercó, y la falta de lógica o la ilógica del movimiento aparece iluminada por las llamas.

La ilógica destructiva juega en contra de los abandonados por el sistema. En el pasado fueron los latifundistas los que quemaron los gallineros al momento de ser expropiados, fueron los dueños de las fábricas los que sabotearon las maquinarias para que no pudieran ser utilizadas por las empresas en manos de los trabajadores, y en ambos casos se quema contra el pueblo.

Los militares en las calles abren heridas no bien cicatrizadas y llaman la atención sobre una clase política responsable de lo que está sucediendo, tanto así que, con lágrimas de cocodrilo, llaman a bajar sus millonarias dietas de diputados o senadores, mea culpa tardía e insuficiente.

El futuro comenzó con el fin del paraíso y el regreso a la tierra de una sociedad atenta a que cada paso sea un avance en el bienestar de todos y no de unos pocos, y así nuevamente, Chile, o mejor dicho los jóvenes de Chile, servirán de ejemplo sino son recuperados por el sistema. Ejemplo y alerta para todos los países donde la desigualdad es insostenible.

* Escritor y director de teatro chileno, miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española. Reside en los EE UU.

......

Comunicado de Asociaciones francesas

Chile está frente a una de las más graves crisis social y política de los últimos tiempos. Hoy, se ha producido una explosión social sorpresiva pero esperada. Varios indicadores señalaban que un descontento generalizado iba a estallar sobrepasando todas las expresiones anteriores.

La clase política completamente desprestigiada y corrompida, los sindicatos sin influencia real, la Iglesia Católica sumida en escándalos de pedofilia, las fuerzas armadas y policiales empantanados en una gran corrupción y vergonzosa impunidad, muestran una sociedad con sus pilares en descomposición, donde los efectos devastadores del modo de vida se hacen sentir sobre las diversas capas de sociales, principalmente, los sectores más desfavorecidos.

Durante años, repetidas expresiones de descontento, tuvieron lugar sin cambios substanciales en la situación de dichos sectores. Todo lo contrario, los gobiernos sucesivos post dictadura no quisieron cambiar las reglas impuestas por los militares al «partir» y la situación, ahora, es insostenible. El descontento acumulado durante decenios cristalizó, hoy, en una gran situación de violencia, que es la expresión clara de una rabia y una impotencia contenidas largo tiempo.

Hoy, lunes 21 octubre, la prensa remarca 14 muertos en las protestas, también remarca las declaraciones de Piñera sobre la «guerra contra un enemigo poderoso» (expresiones de Pinochet), contradichas por el jefe de la Defensa Nacional, general Iturriaga ; la violencia represiva y el número elevado de personas detenidas (1400), reflejan la intención del gobierno de continuar a aplicar el modelo económico ultra liberal, cueste lo que cueste.

Los liceanos y liceanas, quienes prendieron la mecha del estallido, las principales federaciones sindicales y otros estamentos sociales de «Unidad Social» expresaron un claro rechazo a la resolución de la crisis por una «vía militar» y llamaron a efectuar paros para culminar en una huelga general el miércoles 23 de octubre, con el fin de exigir al gobierno el fin del estado de excepción, hacer volver a los militares a sus cuarteles y responder a las demandas que han generado esta situación de crisis social.

Saludamos y apoyamos la voluntad de unión y de acción de estas diferentes organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles y otras, para sobrepasar este período de crisis.

La desobediencia civil es un elemento primordial y legítimo a implementar cuando los derechos fundamentales y los derechos sociales, políticos y económicos no son respetados, más aún, si ellos son atropellados.

Chile pide dignidad, justicia social y la recuperación de nuestras libertades perdidas. Expresamos nuestra solidaridad a estas organizaciones y apoyamos fervientemente sus demandas.

Asociaciones en Francia (personalidad jurídica según ley de 1901)

Collectif pour les Droits de l’Homme au Chili (France) Association Relmu-Paris

Association «Jacques Damiani», Fontenay sous Bois - France

Association d’ex Prisonniers Politiques Chiliens - France

París, 21 de octubre de 2019


NOTAS EN TIEMPO REAL SOBRE EL ESTALLIDO DEL 18 DE OCTUBRE

Por Raúl González Meyer
Director del Instituto de Humanidades
Universidad Academia de Humanismo Cristiano

Estallido social…

Estallido social vistió el habla de estos días. Significado, por un lado, de momento, expresión violenta y acotada; de otro, punta del iceberg de algo incubado en el tiempo más largo. “La implosión”, aprehende esa doble condición: se guarda, se guarda…pero de pronto la ira aparece y desborda. Varios dicen …”se veía venir..”. De ahí se descubre lo encubierto en las alturas de la sociedad: el malestar El estallido es así. Por un lado, momento catalizador, que saca a la escena pública, algo que estaba en los subterráneos del mundo de la vida, que expresa algo que estaban en el aire, en los cuerpos, en las subjetividades. Por otro, vértigo dinamitante que empuja nuevos impulsos y acontecimientos, hace nacer impulsos: “se sabe cuándo comienza pero no cuándo ni cómo termina”. En todo ello operan los contagios, los que vienen desde lejos (movilización ecuatoriana), y los que se transmiten en el proceso, en las calles, en el transporte, en las vecindades.

En las calles confluyeron muchos. No solo jóvenes secundarios, aunque estos hayan abierto un dique; mundo popular adulto y clase media necesitada (como dicen las autoridades). También los cansados de ver envuelta la sociedad en el mercado y en segregaciones sociales o no atraídos por entrar a ella. Personas y agregados con rabia por sentir que se vive un país con injusticia donde su vida real no calza con la imagen complaciente de las elites y de su indolencia práctica y programática frente a los problemas sociales. Siempre enfrentados, estos, con minucias y recursos marginales, pero propagandeados como un gran esfuerzo.

Aun muchos de los que finalmente también se sintieron amenazados con saqueos en sus territorios, en comunas populares, siempre afirmaron espontáneamente que se sentían representados por la protesta social y que su resguardo de los territorios eran la prolongación de su propia adhesión al sentido de la protesta

Hacia una economía “humana”

Este estallido revela y dibuja con mayor precisión la dimensión socio-económica de las injusticias, de las necesidades y deseos contenidos; sobre todo, de las situaciones relativas asimétricas. Eso, en un sistema que ha buscado en el consumo, su vía esencial de integración y legitimidad.

Recordemos el pasado reciente: en Chile, diversos grupos, en medida principalmente por sus propias organizaciones y luchas, han ganado reconocimiento, como indígenas, mujeres, ambientalistas, transgéneros; lo que podemos agrupar como un camino de democratización cultural y, en parte, política. Al contrario, en la dimensión socio-económica, la situación (“el modelo”) ha sido rígida y resistente frente a demandas sociales y frente al chantaje empresarial de “huelga de inversiones” cuando el sistema no es “amigable”.

La presión social acumulada, balbuceada en las calles, busca dotar a la economía de una concepción moral que pone a las personas, a todas, y no a las ganancias y la competencia, como referencia central; que quiere erradicar el trabajo duro, largo, con salarios bajos y pensiones miserables. Ello, se reproduce luego de 40 años de crecimiento económico del país. Así, el tipo de economía (“el modelo”) ha consolidado una representación como el campo del abuso, la desigualdad y del poder de cuello y corbata.

La implosión iracunda busca develar la brecha entre la realidad propia con “el país” y con “la trampa (deformación) de los ingresos medios”, que nos pondría en los albores del desarrollo. Reacciona a una vida dura que agrede y diluye lazos sociales y comunidad, expuestos a una mercantilización de la vida y a la inseguridad de una “seguridad por cuenta propia”.

Los delgados aspiradores de la política y la política.

Pero si la rebeldía socio-económica toma la forma de estallido es –al menos en buena parte- por la crisis de representación en la democracia “representativa” (vale la redundancia); es decir, la crisis en su corazón. Luego de su valorización a partir de las crisis de las dictaduras militares latinoamericanas hace unas décadas, no ha hecho más que desvalorizarse y sus instituciones terminaron ser extendidamente vistas como parte de “los de arriba”. Crecientemente se ha desvalorizado votar y elegir a unos u otros; especialmente los jóvenes (pero no solo ellos) renunciaron a una parte de la ciudadanía pues sintieron que la política “oficial” prescindía de ellos; que no se ofrecía como canal o aliada para expresar descontentos, demandas o participación sustantiva.

A ello se agrega, convertida en ideología, la colonización de la política por la tecnocracia construida desde el poder y su natural desconfianza de los ciudadanos y lo popular. Así, para muchos se vació la retórica de una “nueva forma de gobernar” que nace de tanto en tanto y acompaña los eslóganes presidenciales. En ese contexto la impulsividad por marcar la realidad y los intereses propios y hacerse visible en la polis, solo encuentra la calle y, a veces, la marca del destruir. ¿precio de los pasajes…?. 30 pesos: 30 años

En lo inmediato, aquel efecto catalizador y dinamitante del estallido, estuvo animado por el alza de 30 pesos del metro, lo que podría hacer parecer desproporcionado causa con efecto. Pero cuando hay ambiente latente, las cosas pueden venir de muchos lados. No hay leyes en ello. Así el grito “evadir, no pagar” en las estaciones de metro, fue escuchado con simpatía y comprensión, aun por los que al mismo tiempo compraban o usaban sus tickets. Pero, podemos agregar, la historia nos recuerda que no es primera vez que alzamientos socio-populares vienen del alza del pasaje.

El costo del transporte es sensible en los presupuestos populares. Lo podemos constatar en las mañanas y tardes de las estaciones de metro, cuando la gente espera que se pase del horario punta al horario valle. Estudios aparecidos hace un tiempo muestran que en Chile, el costo de realizar 50 viajes mensuales en hora punta, en Metro, equivale al 13,78% de un sueldo mínimo, mientras en Buenos Aires es 5,71%, en Lima 8,18%, en Ciudad de México 7,97%, y en Medellín, otro de los más caros, equivalente el 12,64% de un sueldo mínimo en ese país. Aquel estudio mostraba además que de alrededor de 240 días del año (sin considerar fines de semanas y feriados), 15 días enteros los pasábamos en un metro. Ese contexto no fue considerado central cuando, el gobierno y la tecnocracia (que seguramente nunca ha estado en una hora punta en el metro...ni sus hijos ni parientes) disminuyeron el subsidio al metro y consideraron que había que generar excedentes para las nuevas inversiones. destrucción, robo y límites.

¿Cómo situar el lugar de los actos de destrucción de equipamientos e infraestructuras y de entrada a supermercados y el desvalije de sus productos? Como en otros países, y anteriormente en el propio Chile, han estado presente dichos actos. Antes de calificar moral y políticamente esos actos hay que recordar lo que bastantes analistas de la juventud han hecho ver (y que bien cantaron los prisioneros en sus canciones de los años 80 aunque en un contexto diferente y más precario). Está presente allí una manera de hacerse notar, de dejar huella, de dejar una cicatriz, de hacer daño. Ello, como expresión de mostrar ira y poder. También, de la distancia con la propiedad, pues no se trata de una propiedad común, sino privada y “de otros”, aun cuando formalmente se la diga pública y para muchos, sí lo sea.

A partir de allí y frente a ello, no surgen deberes morales de cuidado ni de respetar los productos en espacios de comercialización (supermercados) pues ellos están más cerca de los que ganan siempre. Se les roba a quienes no parecen dignos de ser respetados. La destrucción y el robo se legitiman, en grupos extendidos, como actos legítimos y, en la medida que se desencadenan, producen el contagio de que algo inmediato se puede ganar en medio del estallido. Se acompaña la protesta en sentido utilitario y del más corto plazo que puede permitir algo inmediato, pues nada se espera de un movimiento de onda más larga.

Su impacto en el hecho social general, es que añaden puntos a la sensación de incerteza y de grietas sociales profundas, de sociedad sin límites. A la vez, ayudan a desplazar la lectura del conflicto al eje orden/violencia; racionalidad/irracionalidad; así leídas desde los poderes.

A la vez, por ello mismo, generan fracturas en la manifestación social, con aquellas personas que protestan y perciben que la disputa por un orden social más justo, que encarnan en sus conductas, puede ser tempranamente encerrado y cubierto por la búsqueda de la tranquilidad y el orden, nutrida desde la creación (con estrategia) y el predominio, de un miedo social, a la propia sociedad, que reclame policías y militares.

¿Cómo, quién y hacia donde se procesa esto?

A nadie escapa el enorme vacío de poder político para procesar este conflicto. La militarización oficial se inclina a la clausura de lo político. Desde el poder gubernamental actual no hay equipamiento ideológico, posicional, para avanzar hacia un “nuevo contrato social” que asuma en profundidad lo que hasta ese mismo poder dice reconocer con la manifestaciones (¿sera así?) y enuncia como no haber visto o detectado en su real magnitud el malestar y las necesidades insatisfechas.

Por ahora, busca comprimir el conflicto reduciéndolo a una disputa entre las fuerzas del orden y los vándalos y a las tareas de la normalización y la reconstrucción; a la lucha entre la civilización y la barbarie a través del estado de emergencia y el toque de queda.

Pero, ¿dónde entra en eso el procesamiento del malestar y la demanda social develada desde el corazón de la sociedad?. ¿En esperar que los oídos más sensibles y la actitud más humilde declarada por el presidente de la republica agregue algo a los 30 pesos menos del pasaje? Eso, ¿luego de ganada la guerra que definió?

En momentos en que se reclama una economía más humana, es necesaria una combinación de reconocimiento de la fuerza social, de liderazgos morales institucionales y personales hoy inexistentes, y considerar caminos alternativos frente a problemas que han mostrado su reproducción secular y solo se discuten dentro de márgenes ridículos.

Los grupos más jóvenes han mostrado que han roto al menos parte de las barreras del miedo con relación a a las generaciones que vivieron la represión de la dictadura y cuya brutalidad era más impune. A pesar del estado de excepción y el toque de queda, de los militares en la calle, la situación de manifestaciones no se ha detenido. El estado de protesta se mantiene. La sola presencia militar no provocó la parálisis esperada. No logró desplazar todo hacia el eje orden/autoridad (con auxilio militar) versus vándalos/saqueos; desplazamiento que buscó encubrir o aminorar lo que se reconocía como el fondo social de todo esto.

Pero, desde lo que emergió no se constituye (aun, al menos) una suficiente fuerza para establecer un escenario de equivalencia entre actores que sea desde donde se construya algo transformador, un nuevo pacto social, que necesita no solo nuevos horizontes y metas, sino también caminos y trayectos al servicio de lo cual se pongan inteligencias técnicas y procedimientos.

En que las marchas, caceroleos, gritos, letreros, demandas, encuentren anchos cursos de expiración y reemplacen los delgados tubos con que el sistema socio político actual (no) puede procesar esta vasta humareda social. Eso significa, también, que la gente desarrolle “habitus de poder” y no solo de protesta; que muchos jóvenes no solo se representen como “anti-poder”, sino también de actores de construcción de otras formas de poder y democracia Este estallido ha generado las posibilidades de una “corrida de cerco”, de unos nuevos márgenes de lo posible, en y para el país; que desborde las discusiones, muchas veces cosméticas, en las cúspides del sistema, que en nombre de lo técnicamente responsable condena todo a populismo y hace invisible lo importante.

Que se haga en serio la revisión sobre en qué se gasta el excedente económico de la sociedad. El académico J. Ruiz Tagle calculaba en estos días que la suma de algunos de los dineros “por evasiones y elusiones de impuesto, fraudes al fisco y colusiones y otras fuentes de desigualdad” que favorecen al mundo empresarial, llegaba a la cifra de casi $ 5000 millones. (diario digital El Desconcierto). Eso, señala, el académico, equivale, entre otros ejemplos, a más de 33 millones de pensiones básicas solidarias de un mes, o a 127 mil viviendas sociales o a 366 colegios municipales o a 28 hospitales.

Una representación social, que es a la vez política, y ese fondo moral creíble son la base de un gran paso que reclama enfrentar la brecha social que ha descubierto “el estallido”.

Ello es un gran paso que no es fácil. Pero uno muy pequeño, será al vacío.


Carta abierta del juez Baltasar Garzón a Sebastián Piñera

Señor Presidente:

Soy Baltasar Garzón, el juez español que ordenó la detención de Augusto Pinochet en Londres el 16 de octubre de 1998. No le conozco, ni he mostrado interés en hacerlo. Sí lo he hecho con todos los demás presidentes democráticos de su país, al que tanto quiero. Quizás por el cariño hacia el pueblo chileno y por la defensa que siempre he hecho de las víctimas, mi defensa de los pueblos originarios y de los más vulnerables, he decidido dirigirle esta misiva con profundo dolor e indignación por lo que está ocurriendo en Chile.

Señor Presidente, tal parece que chilenas y chilenos han dicho basta. Y lo están diciendo fuerte y claro. Se trata de un estallido social espontáneo que no está dirigido por partido político alguno. Una simple protesta estudiantil por el alza en el billete de metro, severamente reprimida por la policía, Carabineros de Chile, fue la mecha que encendió la rabia y la ira acumulada durante casi treinta años. Ellos han sido los ejecutores de una medida política ordenada por su gobierno.

Señor Presidente, convendrá conmigo que, debajo del pretendido milagro económico que muchos atribuyen a Pinochet, un modelo de desarrollo mantenido por la transición chilena y la posterior democracia, se esconde el triste récord de ser uno de los diez países más desiguales del mundo, al mismo nivel de Ruanda, según el índice Gini aplicado por el Banco Mundial. Es cierto que en el país existe desarrollo y mucha riqueza, pero sólo para una reducida élite política y empresarial. Así mismo, Chile posee también unas cifras macroeconómicas inmejorables, con un sostenido crecimiento durante décadas, pero con un paulatino y constante empobrecimiento y endeudamiento de la inmensa mayoría de la ciudadanía, que este año alcanzó su máximo histórico, según la prensa y el propio Banco Central. Su país, señor Presidente, también ingresó hace años en el selecto club de las naciones ricas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), como flamante país desarrollado, con altos niveles de productividad y competitividad, pero, nuevamente, a costa de bajos salarios de los trabajadores y de una casi total desprotección social.

Como la máxima autoridad política, usted debe saber que la Constitución que rige actualmente en Chile fue adoptada en plena dictadura militar, mediante la celebración de un referéndum que tuvo lugar mientras los testaferros de Pinochet torturaban, asesinaban y desaparecían a los opositores políticos. Esa Constitución experimentó varias modificaciones para hacer posible la transición y luego la entrada en democracia, y ha sido reformada después en innumerables ocasiones, pero su espíritu y su orientación sigue siendo la misma. No hay un Estado “social” y democrático de Derecho, sino un Estado “liberal” o “neoliberal” o “subsidiario” de Derecho. Ello implica que, salvo excepciones, los servicios públicos del Estado son de mala calidad, pensados para personas de muy escasos recursos o indigentes, por lo que quien quiera acceder a ellos en condiciones adecuadas, debe contratarlos en el mercado. Así ocurre con la educación, con la sanidad, con las pensiones, con el transporte y con un largo etcétera. Realmente, pese a los esfuerzos de algunos gobiernos progresistas, no existe Estado de Bienestar. En la lógica neoliberal el Estado debe ser pequeño, lo más pequeño posible, por lo que si alguien quiere acceder a servicios de calidad, debe pagarlos con sus propios recursos, convirtiendo así a ciudadanas y ciudadanos en meros consumidores de servicios privados.

Es por ello, señor Presidente, que en los últimos años se han dejado ver las protestas de estudiantes secundarios y universitarios, de pensionistas, de trabajadores que reclaman un sueldo digno, sin que sus demandas hayan sido debidamente atendidas. Se ha hecho patente el descontento, la falta de expectativas, la indiferencia de las autoridades y sus promesas incumplidas, sumado a millonarios escándalos de corrupción de grandes empresas, de políticos, incluso del Ejército, del propio cuerpo de Carabineros de Chile y, cómo no, de usted mismo. Usted está acusado de enriquecerse presuntamente en forma ilícita en la dictadura y de evadir impuestos de bienes inmuebles durante treinta años. Todo ello hizo que una leve alza en el precio del metro fuera la gota que rebosó el vaso, unida a una descontrolada y brutal represión policial sobre estudiantes secundarios.

La violencia engendra violencia

Quizás no le guste oír esto, pero usted, como presidente, frente a una protesta social sin precedentes en democracia, y con los neoliberales herederos de Pinochet que gobiernan actualmente el país, no han encontrado mejor salida que implementar una estrategia que conocen muy bien: acudir al Ejército para que los militares nuevamente salgan a la calle a reprimir a la gente.

De más está decir que la violencia engendra más violencia, que no se puede combatir el fuego con gasolina, que con los militares en la calle tarde o temprano habrá heridos graves y más muertos. El ejército no está preparado para controlar el orden público, sino para hacer la guerra, para doblegar al enemigo o destruirlo. Siempre que los militares salen a la calle, incluso si es para “combatir” o “luchar” en una supuesta guerra a la delincuencia, las cosas no han hecho más que empeorar. La delincuencia, los saqueos y desmanes no cesan, sino que a ellos se suma la violencia estatal, que se ejerce de manera indiscriminada y que luego se oculta de la peor manera para garantizar su impunidad. Pero, señor Presidente, usted y el gobierno que dirige se equivocan de objetivo: El pueblo no es el enemigo sino la víctima, y al pueblo hay que protegerlo y no castigarlo con medidas de excepción.

“¡Hemos perdido el miedo!”, dicen chilenas y chilenos en redes sociales, “¡Chile despertó!”, es uno de los lemas de este movimiento social espontáneo que ya comienza a organizarse. “¡Esto no ha hecho más que empezar!”, aseguran otros. “¡Tenemos que seguir!”, afirma un campesino al ver cómo ante las protestas, aquel río seco ayer fluye hoy a caudales después de que una importante empresa liberase el agua injustamente arrebatada a quienes subsisten de la agricultura.

Por nuestra parte, seguimos y seguiremos muy atentos a lo que ocurre en Chile. Sepan que las violaciones de los derechos humanos que se están cometiendo y los crímenes perpetrados en contra de la población civil, esta vez no quedarán en la impunidad porque, además de la Fiscalía de Chile y del Instituto Nacional de Derechos Humanos, existe la Jurisdicción Universal, existe la Corte Penal Internacional, el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y una comunidad internacional atenta y vigilante, que no permitirá que en Chile se vuelvan a repetir los horrores del pasado.

No le quepa duda, señor Presidente, que no somos de la opinión del secretario general de la OEA, que echa la culpa de todo lo que ocurre en Latinoamérica a Cuba, Venezuela, Rafael Correa, Lula da Silva, Cristina Fernández de Kirchner o Alberto Fernández y de quienes discrepan de la ola neoliberal que nuevamente con el patrocinio del norte, como aconteciera en los años 70, asola el continente. Esta vez no nos vamos a dejar engañar ni humillar por aquellos que de nuevo quieren avasallar y acabar con la resistencia y expresión democráticas del pueblo.

Reproducido de Infolibre.es

.....

Octubre Rebelde: Chile ante la perspectiva doble de la Revolución y el Colapso
por Miguel Fuentes Ver en:
https://www.scribd.com/document/431...


EL GUIÑO DE PINOCHET por Héctor Morales

Al momento de la muerte de Pinochet, un periodista creador de portadas, de un semanario de Santiago, a una foto del dictador la photochopió con un ojo abierto, a modo de guiño, y le bajó un titular: “Cuidadito”. El mensaje era claro “pórtense bien, yo los voy a estar vigilando”. Dicho y hecho, el Tirano no ha estado de dejar latente. Su espíritu ha estado siempre presente. Las mismas muchedumbres -con los rigores del tiempo, mediante- de las protestas, ejecutando el derecho a la rebelión, han vuelto en gloria y majestad. Tras las primeras horas de la puesta en escena de las FF.AA. en la calle, millones se enteraron que ahora que los uniformados vestían de color tierra salitrera y no verde como toda la vida. Pero la mirada fue que estas eran pacos de amarillo con fusiles. Nadie pensó que iban a hacer uso de ellas y disparar a matar. Nadie imaginó que el cotidiano comportamiento de los militares en las calles, ya no difería en nada al que habían tenido en los años ochenta y para que decir con los años 70, tras el golpe de Estado. Los canales de TV, a pesar que han mostrado las grandes concentraciones en las calles y plazas a lo largo de todo el país, han trabajado con una línea de editorial haciendo enormes esfuerzos por mostrar una tendencia a la “tranquilidad” cotidiana, previa a la revolución de los torniquetes. De eludir imágenes de tortura y apaleos descarados a la gente. Que hoy Piñera gobierna, y se parapeta en La Moneda, por el apoyo que le otorga las FF.AA. es una verdad a voces. El Presidente no ha hecho ningún cambio en su gabinete, es decir para él, ninguno de ellos tiene responsabilidad política. Da la idea es que teme a la remoción a algunos de ellos, si lo hiciera se le caería toda la estantería del gobierno. Algo así como “aquí nos vamos todos o no se va ninguno”. Ayer 23 de octubre, el séptimo de la crisis, fue uno muy importante, no solo se hicieron más masivas a lo largo de todo el país, textualmente, en todo el país. Hasta pequeñas ciudades están tratando de reducirlas con toques de queda. Ayer la politización del conflicto ha sido evidente. La consigna “que renuncie Piñera”, ya corre de boca en boca y se masifica con un raudal de banderas. La solución, a esta evidencia del fracaso del modelo neoliberal, con su brutalidad financiera, debe ser política. Piñera debe renunciar. Una acusación constitucional debe avanzar en sus vallas políticas. Un nuevo capítulo de la historia de Chile debe comenzar. Ahora ya. (24/10/2019. morales6@yahoo.com)

Héctor Morales Henríquez
SECH


Chile arde La justa desobediencia civil contra la guerra neoliberal de Sebastián Piñera

por Oscar Ariel Cabezas

“No son 30 pesos, son más de 30 años de abuso”

Como no pensar hoy en Chile a tan solo uno días del reventón social del 18 de octubre en aquella frase que en la película argentina La historia oficial (1985) uno de los estudiantes de la clase de historia, intempestivamente, le dice a la maestra: “La historia la escriben los vencedores”. La genealogía de esta frase está replegada en el centro de las formas con las que las revueltas populares han sido sofocadas o subordinadas al orden social dominante. La historia oficial en Chile no ha dejado de ser desde 1989, año en que se inicia la transición democrática, la historia escrita por quienes diseñaron el modelo neoliberal más exitoso de la región.

La evasión del boleto del metro iniciada por los estudiantes, mayoritariamente secundarios, ha sido apoyada de manera espontánea por una sociedad civil que había permanecido en silencio. La ruptura del silencio de las clases sociales más desposeídas rápidamente detonó la dinamita contra los abusos del gobierno de Sebastián Piñera. La sociedad chilena vuelve a despertar después de que los eventos del 2006 por la gratuidad de la educación (revolución pingüina) y la rebelión de los estudiantes universitarios (2011) pusieran en peligro la estabilidad del orden neoliberal. Un orden sostenido fundamentalmente por el pacto de las izquierdas tradicionales que se agrupan en la Concertación y la Nueva Mayoría y por una clase media con enorme capacidad de consumo y endeudamiento.

En el marco de la revuelta estudiantil contra la privatización desmesurada de la educación y el robo sistemático a los estudiantes aparecieron dirigentxs estudiantiles tales como Camila Vallejo, Giorgio Jackson, Daniel Boric, Francisco Figueroa, entre otrxs. Lxs dirigentxs estudiantiles eran reconocidos por carisma político, formas asamblearias de organización, toma de decisiones y una voluntad de cambio sin precedentes. El movimiento estudiantil generó una especie de mística y renovó las prácticas de la protesta incorporando performance, batucadas y usos políticos del cuerpo que innovaron la lógica de la protesta y resistencia a “la educación heredada del pinochetismo”. La innovación de las formas de protesta y el contenido ético de la consigna del fin al lucro en la educación permitió que el movimiento estudiantil captara el alma de una sociedad civil atolondrada y ensimismada en el consumo. El movimiento social estudiantil devolvió la ciudadanía política a una población domesticada en lo más íntimo de su subjetividad por el sistema crediticio.

Como efecto de los trucos universitarios que un Piñera joven titulado en Ingeniería Comercial aprendió en la Universidad de Harvard, el ciudadano crediticio o creditcard —como lo llamó Tomás Moulian en su seminal ensayo El consumo me consume (1999)— pasó del empoderamiento que lo negaba como ciudadano político (pero lo realizaba en el paraíso de los malls) a ser un apremiado e insignificante sujeto endeudado. El endeudamiento, la falta de una cultura que detenga las pulsiones auto-agresivas y los instintos autófagos, la culpa del moroso, la competencia liberal y desafectada hasta la crueldad han dominado la sociedad neoliberal desde la intimidad. Las deudas y el fantasma de una vejez sin posibilidades de ser vivida de manera digna son recurrentes en el “oasis neoliberal” de América Latina. El endeudamiento con casas comerciales y bancos a propósito de las famosas tarjetas de crédito en las que está implicado el actual mandatario de Chile no deja de atormentar a más de cinco millones de chilenos. Lo que el movimiento estudiantil del 2011 hizo fue convertir el fenómeno de la deuda en educación sobre la denuncia al robo y el descaro con que el lucro en la educación constituye hasta el día de hoy un fenómeno no resuelto.

El reventón de los estudiantes, sin duda, fue en parte facilitado por el primer gobierno de Piñera que derrotó al candidato de la concertación (Eduardo Frei-Ruiz-Tagle) y se hizo con un gobierno que en materia de programas políticos y sociales no se distinguía mucho del de su antecesora Michel Bachelet, quien tuvo que lidiar con el reventón de más de ochocientos mil estudiantes secundarios el 2006. Pero quizá se pueda decir que para los estudiantes del 2011 fue más fácil reconocer en la derecha de Piñera un enemigo cuyos vínculos con las evasiones millonarias y el descaro en el negocio de la educación privada habían sido mayores que la complicidad del gobierno de Bachelet con el modelo heredado de la dictadura de Pinochet. Se sabe, por ejemplo, que Piñera está, entre varios delitos más, involucrado en la evasión de 2.862 millones de pesos chilenos. Esto no solo lo convierte en uno de los mayores evasores de impuestos de la nación, sino también en uno de los más grandes gánsteres de la política chilena.

La rebelión social del 2011 se hizo contra la política gansteril de Piñera y bajo su gobierno la ciudadanía recuperó la dignidad de la política. La sociedad civil de chilenos y chilenas junto al movimiento social de estudiantes del 2011 desencadenaron uno de los acontecimientos políticos más importantes del siglo veintiuno. El 2011 la crisis escaló rápidamente y la consigna del fin al lucro en la educación no solo parecía irrenunciable, sino que además, logró acoplarse a movimientos sociales preocupados por el negocio de las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones). La rebelión de los estudiantes logró sensibilizar a los sectores ultrajados por el robo legalizado de uno de los negocios más rentables en toda la historia de los ultrajes del modelo neoliberal. Una AFP es un negoción aún más rentable que la posesión de un banco. Si Bertolt Brecht hubiese vivido el tiempo de las AFP en Chile hubiese tenido que modificar su frase y decir: “Robar una AFP es un delito, pero más delito es fundarla”.

Las “AFPs” encargadas de inmunizar y velar por las pensiones de hombres y mujeres que durante toda su vida trabajaron y que con suerte han llegado sanos a su vejez viven vampirizadas por una institución cuyo único fin es el lucro a través del robo de la vida ajena. Este fenómeno tiene exactamente las características de lo que en el lenguaje del marxismo se conoce como capitalismo por desposesión. El vampirismo de las AFP surgió justo en el momento en que el mundo de vida de la sociedad chilena comenzaba a ser completamente tomado por la “razón neoliberal”. En los años ochenta la fundación de las AFP coincide con la precarización laboral y el intento de la dictadura por resolver el desempleo a través de lo que se conoció como el Programa de Ocupación para Jefes de Hogar (POJH). Vampirismo y desposesión de la vida de millones de chilenas y chilenos han sido prácticas institucionalizadas desde los primeros años de la dictadura.

Sin embargo, tal como lo muestra el libro de Tomás Moulian, Chile actual: Anatomía de un mito (1997), es solo en los años ochenta que el dispositivo de terror (golpe militar, torturas y desapariciones) logra entrelazarse al dispositivo de saber (Constitución de 1980), esto es, una sofisticada máquina conceptual cuya potencia ha permanecido en el tiempo asegurando un poder ilimitado a las Fuerzas Armadas y a las instituciones neoliberales que vampirizan y desposeen de las posibilidades de una vida democrática a la mayoría de los chilenos. Las AFP son una de las peores cloacas destinadas a denigrar la vida. Se trata de un tipo de institución que degrada la vida mediante el robo de la energía de vida humana para convertirla en capital que se usa para el enriquecimiento de gánsteres de cuello y corbata. El movimiento social contra las AFP es un movimiento contra una de las peores herencias de la dictadura. Este movimiento no siempre aparece vinculado a otros movimientos de protestas. Su lucha básicamente consiste en que el sistema de pensiones debe pasar a manos del Estado. Para que esto llegue a ocurrir habría que cambiar prácticamente todo el sistema institucional heredado de la dictadura y consolidado durante la llamada transición a la democracia.

Una de las instituciones que habría que cambiar de raíz y que es parte de los más sentidos malestares de la ciudadanía es el sistema de Isapres. Las Isapres constituyen verdaderas máquinas de extracción de dinero ganado con el sudor de las chilenas y chilenos, y funcionan generando todo tipo de corruptelas entre el negocio de los médicos —que producidos por un sistema orientado a la ganancia del dinero la mayoría ya no trabaja por vocación— y el del incremento de la tasa de ganancia de farmacias orientadas al lucro. La salud no es un bien social garantizado, sino el privilegio de las clases medias y acomodadas. Pero en un país donde la salud es también uno de los negocios rentables del sistema neoliberal nadie puede sentirse seguro. Los médicos no son confiables, nunca se está seguro de si el examen que le han pedido es parte de las estrategias de extracción de dinero o si es realmente una necesidad del conocimiento médico.

Las Isapres han convertido los hospitales en casinos en los que el paciente va a probar su suerte. Nadie está seguro en un hospital donde la mayoría de los médicos que trabajan en el sistema privado han dejado de profesar su saber médico por vocación y lo han convertido en el medio para ensanchar ganancias a costa de la vida de la ciudadanía. En un país que funciona sin equidad en salud, si no se tiene un médico amigo todo médico te parecerá un mata-sanos. Este sistema de salud privatizado hasta el tuétano y orientado sin piedad al lucro deja fuera de este bien social a las clases subalternas, a los más desposeídos, a los inmigrantes que deben morir en la indignificación del mundo de vida. El sistema de salud estatal es uno de los más débiles de América Latina y bajo las condiciones del neoliberalismo extremo no tiene ninguna posibilidad de prosperar. Las Isapres son uno de los núcleos neurálgicos del sistema neoliberal y junto a las AFP y el endeudamiento bancario componen el malestar de la sociedad chilena o lo que algunos seguidores de Pierre Bourdieu suelen llamar violencia estructural y estructurante.

Esta violencia ha venido estructurando la sociedad chilena desde antes de que se produjera el pacto democrático con los militares el año en que parecía que la democracia —después de 17 años de una dictadura genocida— se consolidaba trayendo la “alegría” según la famosa consigna del NO. La alegría nunca llegó y lo que se impuso, siguiendo la lectura, por ejemplo, de analistas como Nelly Richard y, recientemente, Miguel Valderrama fue la postdictadura. Este concepto, en su complejidad, designa la imposibilidad de dejar de hablar de la continuidad de la dictadura. Si el concepto tiene algún sentido, más allá de toda su problemática con la memoria de una izquierda en duelo o derrotada, lo tiene como concepto que tensa el dispositivo de la democracia. En otras palabras, el Chile actual que logró configurarse a través del dispositivo del terror y el dispositivo del saber (constitución del 80) requería un tercer dispositivo; el dispositivo de la democracia. Es este dispositivo el que aseguró el Frankenstein de lo que conocemos como sistema neoliberal y del que hoy el dispositivo de la democracia parlamentaria es su más fiel sostenedor.

La democracia aseguró la imperceptibilidad del primer dispositivo y la elasticidad del segundo en el simulacro del dispositivo de la democracia. Ha sido la democracia pactada con la dictadura cívico-militar la que le ha dado respiración a la idea de la postdictadura, es decir, a la dictadura que no deja de pasar porque ninguno de sus dos dispositivos ilegítimos y antidemocráticos fueron destruidos. La historia oficial ha sido la historia escrita por los vencedores. Lo siniestro de la historia del neoliberalismo en Chile es que el espacio de la democracia ha sido siempre el espacio reterritorializado por la dictadura cívico militar. La izquierda tradicional (Concertación y Nueva mayoría) no produjo el orden neoliberal y, sin embargo, lo legitimó poniéndolo en marcha desde 1989 hasta el día de hoy en el que a un gánster de la política se le ocurre sacar a los militares como en los mejores tiempos de la dictadura de Pinochet. Piñera y su ministro del interior pueden decretar un estado de excepción constitucional, precisamente porque el estado de excepcionalidad es lo que la democracia nunca logró abolir, es decir, el dispositivo del terror con el que se inició en 1973 “la operación masacre” siempre ha estado en la esencia de la democracia en Chile.

El terror ha mutado, sin duda, y ha obtenido sus movilidad en la desafección y la crueldad de las instituciones neoliberales. La desafección y la crueldad neoliberal no solo amenaza las posibilidades de la vida laboral, la salud, la vivienda, la educación,… también están amenazados y en vías de extinción los espacios públicos y los servicios vitales para la existencia del mundo de vida. El exceso de vehículos, la contaminación, el encarecimiento de servicios básicos como el agua y la luz, la desposesión y captura de los espacios de recreación común como lagos, parques y playas, la desposesión y captura de los medios de comunicación masiva. El dispositivo de la democracia neoliberal subsumido en la lógica de la desafección y la crueldad ha puesto en peligro sistemáticamente patrones mínimos de civilización.

El malestar contra Piñera es también un malestar con este dispositivo de cultivo de la vida hedonista mediante el acceso de rapiña de dinero por parte de una clase media frustrada y sin, muchas veces, la comprensión política de que el cultivo de la vida hedonista es el comienzo del fin de cualquier proyecto de modernidad, de cualquier posibilidad de imaginar una civilización. La clase media, compuesta, en el Chile de hoy por un sector importante de jóvenes que no vivió el terror de la dictadura y que, por lo mismo, no tiene miedo a desafiar a Fuerzas Especiales de Carabineros ni a los militares que el gobierno cobarde de Piñera ha sacado a la calle, activando el recuerdo del dispositivo del terror, junto a los sectores más desposeídos de los usuarios del metro de Santiago es la que ha provocado el rechazo a un gobierno de ineptos. La desobediencia civil ha recompuesto el rechazo a la violencia neoliberal.

Así la guerra que desde el dispositivo de la democracia evoca Sebastián Piñera “estamos en guerra contra un enemigo poderoso e implacable” no es muy distinta de la que su mentor en los peores años de la dictadura sentenciaba “si estamos en guerra señores, si la guerra no ha terminado”. Se equivocaban algunos jóvenes sociólogos chilenos, ansiosos por réditos en el sistema electoral, cuando decían que en Chile Pinochet es algo que está en el pasado. La guerra de Piñera tiene su origen en el terrorismo de Estado que en Chile se ha prolongado. La defensa legítima de una sociedad civil que padece descontento generalizado y el simulacro de democracia y equidad no se detendrá. Las clases subalternas y la clase media frustrada que conforma la mayoría de los chilenos y chilenas, al igual que lo hicieron el 2006 con la revolución Pingüina y el 2011 con la rebelión contra el lucro en la educación, han despertado de la ilusión de que el neoliberalismo es un proyecto deseable y, más aún, vivible. Este despertar que emerge como desobediencia no solo es legítimo, sino deseable para un país que dominado por la herencia del pinochetismo carece de porvenir.

La evasión del boleto de metro, la asonada diaria de cacerolas de los sectores populares y la clase media descontenta, han desatado la rabia contenida, acumulada desde el mundo de vida cotidiano, desde el uso diario de los servicios de transporte público, desde el estrés y la violencia que significa conducir en una ciudad altamente contaminada y desbordada por el parque automotriz. La sensación de estos conductores es muy próxima a la de Michael Douglas en el film Un día de furia [Falling Down] (1993); es precisamente esa mosca en el auto que irrita la furia del protagonista con la que día a día deben lidiar todos los chilenos y chilenas. La mosca representa las complejidades de una sociedad que ha ido cambiando y que se privilegia de la migración de los hermanos y hermanas de ese dolido y desgarrado Haití al que le debemos el haber iniciado los primeros connatos emancipadores de la región en el siglo XIX y del que la sociedad chilena deberá aprender. Deberá aprender a abrirse a modos de hospitalidad que no tienen ninguna cabida en el espacio de la democracia neoliberal que hoy lidera la derecha extremista de Sebastián Piñera. Entre los miles de inmigrantes latinoamericanos están también los venezolanos que creen “en el mito del milagro de la economía chilena” y que avalados por el odio que promueve la derecha chilena gritaban a fines de febrero del 2019 “comunistas maricones, les mataron sus parientes por huevones”; tampoco ellos podrán tener una vida digna en un sistema neoliberal como el chileno. El “oasis de América Latina” se ha derrumbado y el odio contra los desposeídos que claman por un mundo de vida que permita a todxs gozar de los bienes comunes está amenazado. Es lo que deben entender los amigxs que vienen de Venezuela a integrar las filas de la uberización de la ciudad de Santiago, pero sobre todo, es lo que debe también entender la casta de derecha e izquierda que se han acomodado en un sistema político que ya no da a basto, que se desborda por todos lados produciendo la posibilidad de que el neofascismo sea, en el Chile actual, un fenómeno mucho peor que el que recientemente pudimos ver ficcionalizado en el film Araña (2019) de Andrés Wood.

El neoliberalismo y su forma democrática, sostenida por el dispositivo de una guerra “contra un enemigo implacable” no es otra que la guerra fratricida contra las poblaciones desposeídas de un mundo de vida posible y deseable en medio de una catástrofe global. Las asonadas de protesta social que han dicho basta a los abusos, basta al despojo de la vida, basta a la persecución de vendedores ambulantes, basta al abuso y la violencia que la policía de carabineros ejerce como prolongación de la violencia clasista y racial en los inmigrantes, en las mujeres, en los estudiantes. La guerra de la que habla Piñera es una guerra que él y su gobierno hacen en nombre del “Orden constitucional” ilegítimo de 1980, de los negocios millonarios con las transnacionales, de los privilegios del empresario-gánster que denigra el Estado y lo pone a disposición de los interesas de las oligarquías financieras del capitalismo nacional. Esa guerra es la guerra contra la sociedad civil entera. Lo demás es el montaje justificatorio que con ayuda de los medios de comunicación, aliados a la empresa neoliberal, producen las imágenes de los incendios, promueven la infiltración de los supuestos grupos anárquicos que provocan el desorden y los ataques de vandalismo... Piñera tiene a su servicio los canales de televisión mediocre que masifican imágenes del caos mientras él saca con la entereza del legado de la democracia de Pinochet los militares a las calles para sitiar avenidas principales, parques de recreación para infantes, las grandes alamedas y los centros comerciales, asustados por el “desmadre” de los saqueos.

La guerra de Piñera es la misma que el alcalde Felipe Alessandri (Municipio de Santiago) en complicidad con el Ministerio de Educación llevaron a cabo contra los estudiantes secundarios del Instituto Nacional. La guerra que tortura y reprime a estudiantes no solo es una guerra injusta, sino inmoral, descarada, una guerra desalmada contra la civilidad, contra patrones mínimos de convivencia social. La guerra de Piñera y antes la del gobierno de la Concertación Democrática es la guerra racista contra las comunidades mapuches en el sur de Chile, una guerra que sigue derramando sangre en complicidad con el capital de empresas forestales y el Estado de Chile. Es una guerra a la que con toda razón el sociólogo Tito Tricot en su ensayo Aukan. Violencia histórica chilena y resistencia mapuche (2017) ha llamado “guerra de baja intensidad” por parte de un “estado terrorista” que asesina y siembra el terror en la región de la Araucanía. La guerra que promueven Piñera y su gobierno es una guerra fratricida, es una guerra en que el enemigo implacable son y somos todxs lxs chilenxs.

El toque de queda decretado por la derecha extremista de Piñera desoculta la verdad de la democracia militarizada del neoliberalismo chileno. Pero también desoculta el compromiso de la televisión amarilla a la que, sin duda, se le opone el trabajo espontaneo de resistencia en las redes sociales. Militares contra cacerolas, bocinas contra los fusiles son las armas de la desobediencia civil. La manera que la sociedad civil ha respondido a la guerra de Piñera ha sido mayoritariamente con cacerolas. En la memoria de las protestas de comienzos de los ochenta la historia de la cacerola es la historia del conato de resistencia popular que logró unir a la izquierda y poner fin a la dictadura de Pinochet. Ha sido la cacerola y no la hipostasis mediática de los incendios —probablemente muchos de ellos producidos por el montaje del propio gobierno— el arma que la población chilena ha encontrado para articular el clamor de la protestas contra un sistema inviable.

El toque de queda que decretó Piñera ha activado la memoria del viejo terror, los monstruos que hicieron doler la carne viva de millones de chilenos y chilenas que creyeron en el gobierno popular de Salvador Allende. Pero esta memoria no es solo la memoria de los que vivieron el golpe y que a costa de arriesgar su vida lucharon por el retorno de la democracia. La memoria de la resistencia es heredada a los jóvenes y esto tiene una potencia insospechada porque los jóvenes, los estudiantes no tienen miedo al toque de queda. El estado de excepción de la constitución ilegítima les es extraño. Si los estudiantes han liderado los acontecimientos más importantes del 2006, el 2011 y el de la evasión al boleto del metro es porque el miedo les es ajeno. El gobierno de Piñera tendrá que lidiar con ellos. ¿Qué hará? ¿Los va a asesinar como lo hizo la dictadura de Pinochet? ¿Va a degollar a sus profesionales honestos y en resistencia? ¿Encerrará en la cárcel a millones? ¿Reproducirá los campos de concentración? ¿Encerrará a nuestrxs músicos en el estadio que hoy lleva el nombre de Víctor Jara? Los estudiantes no pueden quedarse solos, su consigna “Basta de neoliberalismo en Chile” debe calar de manera profunda en los sectores de esa izquierda que, si bien ha colaborado en mantener el dispositivo de la democracia neoliberal, debe sumarse a una demanda que deberá ser de largo aliento.

La izquierda acomodada y tradicional debe desacomodarse, debe volver a pensarse como una alternativa a la democracia neoliberal. Los militantes que aún creen en los bienes comunes que se necesitan para que el mundo de vida prolifere requiere del entrelazamiento fuerte entre las organizaciones estudiantiles y los movimientos sociales. La izquierda acomodada debe pasar a constituir su desacomodo pensando la posibilidad de una nueva institucionalidad, de un nuevo gobierno que recupere el sentido de la democracia y la igualdad social. La izquierda no puede seguir tolerando dentro de sus filas a senadores que supuestamente son socialistas y que, antes de que el Ministro del Interior de la derecha se pronunciara, llamaba a reprimir a los estudiantes que evadían el pago del boleto del Metro. Esa izquierda es la que hay que abandonar. Los movimientos sociales deben buscar sus aliados en los sectores que han entendido la desobediencia civil de la evasión y el reventón social de la sociedad chilena como una crítica al sistema neoliberal en su conjunto. Esos sectores de la CUT (Central Unitaria de Trabajadores), del Movimiento Feminista, del PC (Partido Comunista) y del FA (Frente Amplio), entre otros, han dado muestra de que no se inscriben en la mediocridad de una izquierda (neoliberal y electoralista) incapaz de estar a la altura de los movimientos sociales y de los estudiantes y su justa desobediencia en el 2006, el 2011 y hoy, en el 2019, en el Instituto Nacional y en los que detonaron la revuelta popular por las evasiones en el Metro.

La estrategia de los gobiernos que han ayudado a sostener la democracia neoliberal ha sido siempre la de parcializar, fragmentar, reducir las luchas a reivindicaciones y normalizar la sociedad neoliberal hasta un próximo reventón. Sin embargo, quizá, sea hora de que este reventón escale hasta la huelga general y se convierta de una vez en la posibilidad de un mundo de vida en el que ni la represión a los estudiantes, a los vendedores ambulantes, a los inmigrantes haitianos, a las mujeres que luchan, a las disidencias sexuales, a los obreros de la minería y de la pesca, a los mapuches, a las minorías étnicas, ni los estados de excepción tengan lugar. Para que eso ocurra la izquierda (no tradicional y anti-neoliberal) y los movimientos sociales deben ocupar las instituciones capturadas por un sistema que se sostiene sobre el simulacro del dispositivo de la democracia. Piñera no solo debe renunciar y convocar a elecciones, la izquierda debe iniciar un nuevo comienzo por fuera de todo el acomodo que ha caracterizado los largos años de militarización en Chile y que hoy encuentran su verdad en la artimañas del gobierno militar de Piñera. Esto significa que para ser hoy de izquierda no es suficiente recitar el ABC del neoliberalismo hay que pasar a la consolidación de un gran movimiento ciudadano que haga desde la estructuras parlamentarias heredadas del régimen de Pinochet una asamblea constituyente que derogue la genealogía ilícita de una constitución que protege a los oligarcas de siempre y militariza la vida de la sociedad chilena.

La asonada de cacerolas y la revuelta popular es el derecho legítimo de la inmensa mayoría de chilenas y chilenos a la autodefensa de una violencia estructural y estructurante. Pero habrá que pasar de la rabia y la desobediencia a las estrategias que permitan una articulación política capaz de fundar un mundo de vida con instituciones orientadas a la vida en común. Es la hora de declarar el comienzo del fin de una sociedad oprobiosa, injusta y basada en las enormes desigualdades sociales. Que las cacerolas suenen hoy toda la noche en los odios insensibles de los continuadores del legado de la dictadura y que comience el clamor de una nueva constitución para Chile.


La estrepitosa derrota de Piñera y CIA

Juan Pablo Cárdenas S. | Martes 22 de octubre 2019

En más de una semana de masivas protestas sociales lo más relevante hasta aquí es que éstas ya han abarcado todo el territorio nacional y, pese a la represión y el Estado de Sitio, se aprecian cada vez más masivas y resueltas. Ya no se trata, por cierto, de oponerse a las tarifas del Metro: son todas las demandas sociales las que han despertado en Chile con la desvergüenza del alza de la locomoción colectiva. Y los impugnados, además de los gobernantes, son las administradoras de los fondos de pensiones, las entidades de la salud, los bancos, las cadenas de farmacias, los propietarios de las eléctricas y otros servicios básicos, los hipermercados y grandes tiendas, como en general todas aquellas empresas que han lucrado y abusado gracias el régimen neoliberal impuesto por la Dictadura pinochetista y refrendado por los gobiernos aparentemente democráticos que la siguieron.

Varias décadas en que la opinión de los ciudadanos no ha sido escuchada, ni la sensibilidad de la clase política ha sido capaz de darse cuenta de las profundas inequidades existentes en la población. De la colosal concentración de la riqueza, las múltiples carencias de la gran mayoría de los chilenos y la complicidad, como la corrupción, de la clase política. La que hoy es igualmente impugnada, insistimos, como los actuales moradores de La Moneda.

Se hace evidente que la forma de encarar la explosión social de parte de las autoridades fue, como siempre, darle curso al pillaje, los disturbios callejeros y saqueos, imágenes que los canales de televisión, de consuno, han privilegiado. La idea es que el pueblo se aterre, se encierre en sus hogares, despeje las calles e, incluso, justifique la iniquidad y vergüenza de recurrir a las Fuerzas Armadas y de Orden para hacer frente al descontento.

Avala lo que decimos algunas imágenes que se han visto más fuera que dentro del país, en que los propios militares alientan a los manifestantes a saquear algunas tiendas, o esos extraños incendios de buses de la locomoción colectiva que estaban en desuso como, de nuevo, la pobrísima capacidad de los carabineros para detener a los llamados delincuentes que, como en otros históricos eventos de la protesta social chilena, finalmente se comprueban como miembros de las propias policías y servicios secretos. Por el contrario, muy poca cobertura mediática, sin embargo, para denunciar las violaciones a la dignidad humana reconocidos por la propia vocera de la Fiscalía Nacional y la Comisión Chilena de DDHH.

Pero han sido tan contundentes las movilizaciones que el propio Piñera tuvo que hacer un giro en sus intervenciones y pasar de una actitud desafiante a una impostura conciliadora, sin que, por ahora, contemple renunciar a su cargo en La Moneda, como crecientemente se le demanda en las calles de todo el país. Dando cuenta de una crisis de la que por lo menos la Primera Dama está consciente, según esa grabación en que confidencia ante un grupo de amigas que las autoridades y las fuerzas represivas han sido sobrepasadas por las movilizaciones y que deben prepararse para racionar los víveres y otras especies en prevención a lo que puede venir… Convocándolas a realizar el mismo acaparamiento de alimentos que la derecha y el empresariado chilenos propiciaron para favorecer el derrocamiento y magnicidio del presidente Allende en 1973.

Es indudable que la situación chilena es muy grave y angustiante si se considera especialmente su incierto porvenir. La ocupación militar de nuestras calles ciertamente inquieta a toda la población. A las poblaciones más pobres en que siempre la violencia castrense se ensaña, pero también esta vez preocupa al boyante mundo empresarial, tan acostumbrado a derivar sus groseros dividendos de la inicua explotación de los trabajadores y de todas nuestras riquezas minerales, forestales, pesqueras y, sobre todo, de la administración de las reservas del ahorro previsional (más de 20 mil millones de dólares). Además de la propiedad de las generadoras de luz, gas y agua potable que en Chile son privadas o extranjeras. Como también las concesiones viales y las plazas de peaje.

La opinión pública mundial se pregunta por qué no han salido a las calles el oficialismo, los partidarios de Piñera y de su gobierno como ocurre en todos los países en que existe convulsión social. Pero la explicación a ello no es otra que la altísima masividad del descontento, el despertar de casi todo un pueblo que se siente vulnerado por las injusticias. Fenómeno que en las últimas horas ha tenido el reconocimiento incluso de los más ricos, al instalarse la protesta, también, en los barrios más pudientes de la Capital, donde los manifestantes han llegado a reconocer y avergonzarse en estos días públicamente de sus privilegios. Dispuestos a que se obre rápidamente en favor de los pobres y marginados. Incluso de los mapuches según se descubren en algunas banderas y pancartas enarboladas.

Por lo demás, ya están hablando las encuestas de la estrepitosa caída en la popularidad de este gobernante acostumbrado a ufanarse de su régimen, a minusvalorar a nuestros países vecinos y, lo más penoso de todo, a liderar conciliábulos con Trump, Bolsonaro y otros impresentables jefes de estado para impulsar el derrocamiento de Nicolás Maduro, burlarse de la transparencia electoral boliviana, además de otros despropósitos en contra de la libre determinación de los pueblos. Un enano presidente que tuvo, incluso, algún éxito para codearse con presidentes europeos obnubilados por la falsa prosperidad de nuestra economía o deseosos de hacer inversiones en nuestro país donde la impunidad de las transnacionales parecía consolidada.

No podemos sino compadecernos de lo que ahora debe sentir este megalómano personaje que con su ilegítimo enriquecimiento compró un cupo en la política.

El riesgo, sin embargo, es que a Piñera le resulte una solución cupular convocando a los jefes de partido, por ejemplo, que están tan desacreditados como él para pactar un paquete de medidas que calmen a la población, la ilusionen con un cambio que nunca van a producir. Porque no olvidemos que los verdaderos gobernantes del país no son los Piñera y CIA. Para lo que basta recordar los parlamentarios que cooptados por las grandes empresas, como Penta y Soquimich, que hasta les financian sus campañas electorales para después dictarles algunas iniciativas legales, como ocurrió con la Ley de Pesca.

No podemos dejar de rememorar como después del Triunfo del NO en el plebiscito, salieron a las calles una buena cantidad de políticos para disuadir a los millones de manifestantes que no avanzaran hasta La Moneda, “que no asumieran riesgos innecesarios…” De lo cual se sucedieron los acuerdos cívico militares posteriores, la consolidación hasta hoy de la Constitución de 1980, las impunidades más bochornosas y la llamada transición interminable.

Llegaremos a pensar que La Moneda se propone algo serio cuando sean las organizaciones vivas de la sociedad las que ingresen al palacio presidencial a pactar con él las reformas demandadas. Cuando sean NO+AFP, algunos referentes laborales, estudiantiles, de los consumidores, de los gremios profesionales, las organizaciones medioambientales los convocados a un diálogo.

Sería una verdadera chacota darles legitimidad a voceros del Parlamento y de las patronales empresariales y hasta sindicales involucradas en la crisis actual tanto como Piñera y los mandatarios que lo precedieron. Actores que, al demandar ahora la salida de Piñera, debieran hacer lo propio con sus renuncias y alejamiento de la vida pública. Acabando por fin con el cinismo de reconocerse interpelados por el pueblo pero aferrándose con sus colmillos y garras a sus cargos, estipendios y otros privilegios.


TEXTO DE LUIS MESINA:

Ante los sucesos ocurridos durante el día de ayer que llevaron al gobierno a declarar Estado de Excepción Constitucional, creo que es necesario fijar una posición:

1. La reacción masiva del pueblo en la región metropolitana para expresar su descontento es absolutamente legítima. Los estudiantes comenzaron rechazando el alza del pasaje del Metro y luego, fueron sumándose padres y madres, que comprendieron que resultaba poco ético dejar que los jóvenes lucharan solos cuando en realidad, el problema a quienes más afecta es a los padres y madres de los jóvenes, a los trabajadores, pues hay muchos que destinan más del 10% de su salario al costo en transporte.

2. La demanda por el pasaje fue el gatillante. La población salió a expresar su bronca y malestar acumulado en años de mentiras. Son el resultado y la respuesta de un pueblo que ha debido soportar la instalación de un modelo que por cuarenta años se ha vendido muy bien al exterior, con indicadores que nos muestran exitosos en carreteras privadas, en un Metro de lujo, en clínicas privadas de lujo, en carreteras ejemplares, en edificios fastuosos en el barrio alto; pero, esconde en las comunas periféricas la verdadera realidad de las mayorías. No tenemos derecho a la salud, los hospitales públicos se caen a pedazos, mientras transferimos miles y miles de recursos del Estado a las clínicas privadas, las viviendas de los pobres son indignas y afectan la calidad de vidas de millones. La paradoja es que todos los meses destinamos más del 7% de nuestro salario a salud y cuando queremos atendernos, debemos pagar por bonos que nos entregan una atención deficiente, la gente con razón se pregunta y para qué entonces pagamos todos los meses.

3. Asimismo, pagamos obligados más del 10% a pensiones para que se enriquezcan otros y nos condenen a una vejez miserable. La educación, el transporte público, el agua, la electricidad son un negocio de unos pocos y ha mostrado ser absolutamente ineficiente bajo la gestión privada para su administración, solo ha servido para extraer en beneficio del gran capital gigantescas utilidades y deterioro para los chilenos y chilenas.

4. La previsión en Chile no existe, y millones sufren las consecuencias de pensiones indignas. Diariamente vemos y somos testigos de cómo los habitantes de este territorio que llegan a viejos comienzan a vivir la peor etapa de su vida. Se enferman y con las pensiones se mueren indignante. Chile ostenta la tasa de suicidios más alta de la region en los sectores etarios más viejos. Es decir, nuestros ancianos se están suicidando porque no hemos sido capaces de garantizarles una vejez digna.

5. Chile despertó y lo hizo radicalmente. La violencia no es del pueblo, la violencia es de quienes niegan derechos fundamentales. Pretender descalificar la protesta por los excesos es no entender nada. Es la típica, reacción de quienes desprecian a la gente común, a la gente sencilla, a la gente de trabajo, a la mayorías. Los que se obnubilan con la apariencia del fenómeno, nunca entenderán que detrás de esta disruptiva movilización de ayer, lo que el pueblo demanda son cambio efectivos. Demanda justicia, demanda bienestar social, demanda derechos fundamentales y, mientras estos sigan privatizados, en manos de unos pocos, la protesta siempre será legítima y continuara cada vez con más fuerza.

“No se detienen los procesos sociales con la fuerza y la represion” Piñera comete un error si cree que con el Estado de excepción resolverá las cosas. Es un problema de tiempo nada más para que CHILE vuelva a recuperar los que en dictadura se nos arrebató por la fuerza.


La crisis de octubre de Rodrigo Reyes

Hemos presenciado jornadas lamentables y dolorosas. Pero no es sorpresa. Por décadas hemos normalizado que las barras bravas antes o después de cada partido de alta convocatoria, destrocen paraderos y arrasen locales comerciales, que en ciertas poblaciones las pandillas de narcos o lumpen se apoderen de las calles sin posibilidad de control por parte del estado, hemos dicho “jóvenes drogadictos y marginales” distantes de los tranquilos barrios del oriente de Santiago, alejados de las calles por las que transitamos. El Chile dividido profundizó realidades distintas, opuestas y contradictorias, una apenas se daba cuenta de la otra; sus lugares de compra, sus escuelas, sus destinos de vacaciones no son los de los otros, los suyos y los nuestros; sus hijos no van a la escuela de los nuestros, su paisaje no tiene los jardines y parques de nuestras casas; apenas los distinguimos en la tele asociados generalmente a crímenes o tráfico de drogas; a pesar de que sabemos que nuestras nanas vienen de ahí y que demoran dos horas para llegar a trabajar a nuestras casas, nos hacemos los lesos. Llegan a cuidar a nuestros hijos, dejando los propios en manos de vecinos, al cuidado de una escuela vulnerable.

Normalizamos un Chile pujante, ajaguarado, un verdadero tigre conectado con las economías del mundo, en 10 años íbamos a ser un país desarrollado preconizaba el presidente en 11 de marzo de 2010, un país lleno de indicadores positivos que brillan en las pantallas de las presentaciones de ENADE en Casa Piedra, pero que ocultaban el hecho de que esa misma modernización capitalista llegaba a la gente a desigual velocidad y estándar dependiendo de sus apellidos o lugares donde vivían. Las clases emergentes van a los centros comerciales a consumir y endeudarse beneficiándose de un frágil bienestar, mientras que los menos, los elegidos, los afortunados, el mismísimo 0,5% de la población pueden gozar un estándar de vida similar al de los más favorecidos de los países desarrollados. Como si el país real fuera el que a diario se ve en televisión con un bombardeo de estímulos, el llamado a una pulsión por escalar socialmente a punta de consumo y apariencias, vacacionando en un resort o vistiéndose con las más caras de las marcas. Exaltamos el tamaño del televisor y la renovación del auto pero no el ahorro, la innovación la tecnología ni el emprendimiento.

Indignados pacíficos, clases medias movilizadas, sectores ultra, anarquistas, violentistas, delincuentes y lumpen, todos son parte, hijos, producto de un mismo sistema. Es cierto, el bandidaje, la pillería, el robo y el saqueo son inaceptables, y hay que combatirlos con eficacia; eficacia que por cierto, el gobierno no ha tenido, violencia que es consustancial y coherente con la normalización que nuestro sistema político ha dado a las mismas barras bravas o pandillas que se toman las villas en el día del joven combatiente. Qué nos extraña, es lamentable, porque los criamos entonces y ahora les saca los ojos al país, y pareciera que la única alternativa ahora fuera reprimirlos.

¿Todo esto es nuevo? ¿No nos habíamos dado cuenta? ¿Creíamos que eran hechos aislados? Cualquiera sea la respuesta, ella habla de que nuestro régimen democrático, que apostó sólo al orden y al crecimiento en el centro de las preocupaciones públicas, en desmedro de la participación y la justicia social, ha fracasado. Las responsabilidades son transversales, desde una concertación acomodada en los mullidos sofás del poder hasta una derecha atrincherada en un sistema que defiende sus propios intereses institucionales y corporativos, pasando por circunstanciales movimientos populistas, afortunadamente sin importancia, o de una izquierda popular reminiscente de un sistema fracasado que tiene sus últimos estertores en un régimen corrupto y autoritario como el venezolano.

Todo esto produce confusión, estamos todos anonadados, no sabemos qué hacer, en las redes sociales salen los espíritus más agresivos, cualquier reivindicación parece obligatoria; no hay filtro, sólo gritos y consignas, hay rabia y violencia en las conversaciones, desgraciadamente también en la vía pública; los llamados a la paz parecen caer en el vacío, mientras el relato del gobierno es decirnos que estamos en una guerra. Que descriterio qué torpeza.

Sin embargo es fundamental hoy restablecer el orden, será difícil retirar a los militares de las calles ahora. Hubiera preferido una acción más decidida de carabineros en los momentos iniciales. Pero eso ya no fue. Pero una vez el orden restablecido es fundamental un cambio en el relato del gobierno; en primer lugar, humildad, reconocer que este movimiento es una inflexión profunda de nuestra política. El gabinete debe poner su cargo a disposición del presidente dadas la pésima gestión de sus ministros que dejaron de hacer (no tener la inteligencia para advertir lo que pasaba) o hicieron mal las tareas que constitucionalmente le corresponde hacer, como por ejemplo, mantener el orden público. En ese sentido quizás lo único que explica de Chadwick se mantenga en el gabinete, es que esperarán que pase la crisis, aunque me temo, con él en Interior, que esta crisis tiende a agudizarse.

Chadwick, Espina, Cubillos, Monckeberg han tenido un desempeño de la crisis paupérrimo, lo que además ha sido acompañado por un lamentable despliegue comunicacional, baste con analizar las últimas intervenciones, incluso del propio presidente para encender aún más el fuego, la indignación de los moderados y qué decir de la furia de los exaltados mezclados con delincuentes y desadaptados, que encuentran en esas palabras el espacio preciso para seguir saqueando.

Sin embargo, un gobierno de unidad nacional no puede ser solo un discurso, invitar al gabinete a personas de privado prestigio, dispuestos a revisar nuestra institucionalidad desde la institucionalidad, se exigirá grandeza a la clase política, cuando esta ya no cuenta con un crédito mayor entre la ciudadanía.

De más está decir que no es solo el alza del metro, como no lo será en pocas semanas más, el de la luz; transporte, luz, AFP, isapres, colusiones, corrupción, son solo parte visible de un país fundado en la injusticia. Por mucho tiempo hubo gente que advirtió que era posible crecer con equidad, se dijo, se propusieron reformas, se pidiò un proceso constituyente, es cuestión de leer los diarios de la época, está lleno de columnas, libros, opiniones y entrevistas de personas cercanas o lejanas a la política que advirtieron la necesidad de construir una democracia más justa, pero siempre más allá de las responsabilidades por acción u omisión, de uno u otro, hubo en sector recalcitrante no dispuesto a ceder en nada a ningún cambio que afectara su statu quo, qué decir un cambio a la institucionalidad.

Un gobierno de unidad debe proponer las reformas necesarias para mejorar nuestra democracia y aquello pasa por redactar una nueva constitución, una institucionalidad que refleje los intereses de todos los chilenos, buscando los mecanismos que nos permitan en el corto plazo fijar una agenda de trabajo para avanzar en esa dirección. No hacerlo arriesga pavimentar el camino a los populismos como antesala del autoritarismo e incluso la dictadura, ejemplos sobran: Ortega, Erdogan, Maduro, Duterte, incluso Trump o Johnson. El populismo es simple, solo la voz de la calle, sin filtro, sin reflexión, es matonesco, en cambio lo institucional es la ley y la democracia, que hoy desgraciadamente están en deuda, pero acaso eso valida la sinrazón?

Tenemos que elegir la democracia, no queda alternativa, es el único remedio para el populismo, pero tenemos que acelerar el ritmo, escuchar a la gente, pagar el precio que exige la justicia social, aunque a algunos les duela, es un momento histórico, de lo contrario será difícil mirar el futuro, y el futuro ya no hay espacio para seguir esperando, y quizás si algún día celebremos la crisis de este octubre como el de la verdadera independencia nacional.

Rodrigo Reyes Sangermani


Declaración pública

Programa de Psicología Social de la Memoria, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile:

Como Programa Psicología Social de la Memoria (PSM) de la Universidad de Chile, queremos expresar que no solamente nos sumamos a las legítimas demandas ciudadanas del pueblo chileno y adherimos a las movilizaciones en curso, sino que también consideramos que resulta fundamental Verdad y Justicia para las/os muertas/os y heridas/os por parte de las fuerzas policiales y militares. Se debe exigir que civiles y militares asuman su responsabilidad política y jurídica y que no exista impunidad para todas las violaciones masivas a los derechos humanos ocurridas en estos días.

También, consideramos que estas violaciones no constituyen una excepcionalidad propia del momento actual, sino que es el resultado de una violencia de Estado permanente y sistemática, por lo que es necesario avanzar hacia una auténtica cultura de los derechos humanos, que entre otros elementos resguarde el derecho a la manifestación ciudadana, particularmente en este momento en que el pueblo de Chile busca transformar este modelo político y social de injusticia, desigualdad y violencia en que hemos vivido los últimos 30 años. Al igual que en otros países latinoamericanos, las y los chilenas/os se han levantado contra el neoliberalismo y sus nefastos efectos en las personas, comunidades y territorios. Asimismo, hemos visto cómo las memorias de nuestro pasado reciente se han convertido en un motor de lucha frente a las nuevas formas de dominación y represión que ha logrado sacar a la ciudadanía de un aparente adormecimiento, siendo una de las consignas del movimiento Chile Despertó.

Finalmente, nos sumamos a la exigencia del fin inmediato del Estado de Emergencia y nos hacemos parte de los movimientos sociales y organizaciones ciudadanas por una Asamblea Constituyente y por el conjunto de demandas que se han expresado con tanta fuerza en estos días. En este momento histórico, tenemos la certeza que tenemos que estar en las calles y organizarnos colectivamente para producir las transformaciones por las cuales el pueblo de Chile se ha levantado con valentía y dignidad.

Santiago, 22 de octubre de 2019


Ante la ola de protesta social iniciada en Santiago y extendida a regiones, y la respuesta represiva del Gobierno, las académicas y académicos del Centro de Estudios Culturales Latinoamericanos (CECLA) de la Universidad de Chile declaramos lo siguiente:

1. Los actos de desobediencia civil gatillados por el alza en el pasaje del Metro y el repudio frente a la represión policial, constituyen acciones legítimas por parte de un pueblo que está expresando, de manera contundente, el malestar social incubado durante más de cuatro décadas de dictadura y post dictadura.

2. Ese malestar tiene su origen en la desigualdad social, en la precarización del empleo y en la expropiación de los derechos sociales más básicos. El reverso de esta desposesión de las mayorías ha sido el tratamiento privilegiado de los poderosos, especialmente los grupos económicos nacionales y extranjeros, autorizados por la clase política para depredar la naturaleza, evadir impuestos y abusar de las y los trabajadores.

3. Esta indignación ha sido exacerbada por autoridades políticas insensibles frente al sufrimiento de la población y negligentes en el manejo de este descontento, sumiéndonos en una crisis que tiene su origen en el egoísmo y en el ethos represivo que nunca han abandonado. La declaración del Estado de Emergencia y la aplicación de la Ley de Seguridad Interior del Estado, por parte del Presidente de la República, son medidas gravísimas e inadmisibles en un gobierno elegido democráticamente.

4. Las protestas que recorren nuestras calles son parte de un movimiento nacional, latinoamericano y mundial contra la desigualdad, el daño a la naturaleza y todas las formas de exclusión social. Los ejemplos recientes de Puerto Rico y Ecuador nos recuerdan que somos parte de un continente explotado pero también con una larga tradición de lucha, en la cual nos reconocemos. En estos países, al igual que en Chile hoy, los reclamos se dirigen contra una clase política incapaz de responder a las demandas de los pueblos que dicen representar y que, por el contrario, se colude con los intereses del gran capital.

5. Como educadoras, educadores, trabajadoras y trabajadores de la educación pública, nos sentimos parte de este malestar social y nos sumamos con responsabilidad a las acciones de protesta legítima emprendidas por amplios sectores de la ciudadanía. Por este motivo, repudiamos de manera enérgica las medidas que nos declaran enemigos internos de la República; unas medidas permitidas por la Constitución dictatorial cuya derogación es ahora impostergable.

¡No a las alzas que empeoran nuestra calidad de vida! ¡No a la criminalización de la protesta social! ¡Fin al Estado de Emergencia!

CENTRO DE ESTUDIOS CULTURALES LATINOAMERICANOS FACULTAD DE FILOSOFÍA Y HUMANIDADES UNIVERSIDAD DE CHILE

Santiago de Chile, 20 de octubre de 2019


EL DÍA DESPUÉS Por Enrique Villanueva

Este gobierno no escuchó ni escucha a la gente, la patética aparición del presidente en televisión y la de sus ministros, para explicar las razones del estado de excepción, para justificar la represión así lo indican, insistiendo en que todo lo sucedido era obra de vándalos y delincuentes. Pretendiendo además frenar el descontento popular, dejando sin efecto el alza a los pasajes el metro, sin querer aceptar que esto, solo fue el detonante o la gota que rebalsó el vaso de un país sumido en una profunda crisis social. Bueno, una conducta que solo puede ser entendida por la lejanía absoluta, de la llamada clase política, de la realidad que vive la mayoría de los habitantes de este país, una clase política que es repudiada por su permanente acomodo y por el reparto de beneficios autoimpuestos, los que son groseramente mayores que el sueldo promedio de los trabajadores y trabajadoras, el que con esfuerzo alcanza a los 400 mil pesos, ni son comparables con los escuálidos beneficios de quienes hoy protestan en la calle. Solo una muestra, según indica el artículo 62 de la Constitución Política, «los diputados y senadores perciben como única renta, una dieta equivalente a la remuneración de un Ministro de Estado incluidas todas las asignaciones que a éstos correspondan», esa cifra asciende al día de hoy a $ 9.349.851.( sueldo bruto), mas otras regalías y bonificaciones. Entonces qué credibilidad tiene esta elite política, ciertamente que no todos, cuando habla de su preocupación por las necesidades del pueblo, de su preocupación por los más pobres, una demagogia que ni siquiera roza la situación de vida, angustiante, de miles de familias chilenas. Menos aún se acercan a la realidad de millones de jóvenes endeudados para educarse y otros que terminando sus estudios, continúan endeudados por la ferocidad del mercado de la educación, o de la realidad de jóvenes que por nacer pobres, en esta sociedad desigual y clasista, que estas elites construyeron, no tienen opción en su vida futura. Por el contrario la vida política de estas elites, de las actuales y de las anteriores, las que favorecen a quienes se adueñaron de chile, legislan para mantener sus intereses y privilegios. Subiendo los precios de los medicamentos, del agua, de la luz, del uso de las carreteras, lo que en su conjunto golpea los bolsillos del pueblo. Son estas elites las que han defendido el sistema de AFP, que se creo en dictadura, administrándolo a favor de quien, del pueblo?, acaso no saben que este sistema es un robo descarado, que nos obliga a cotizar para que nuestro dinero lo utilicen los bancos y empresas aportando ganancias a los dueños de las administradoras de pensiones privándonos de una pensión digna. Cuantos trabajadores y trabajadoras al fin de su vida laboral, enferman o mueren cansados y en el desamparo económico por culpa de este sistema perverso. Metidos en su burbuja y fieles defensores de las élites económicas, en detrimento del pueblo, se resisten a reconocer la crisis de dignidad en la que ellos y los gobiernos anteriores, metieron al país, administrando un sistema de desigualdades, que maltrata, empobrece y abusa de los ciudadanos y ciudadanas. Esas son las causas de esta rebelión social, es la reacción legitima de un pueblo cansado, enrabiado por el abuso empresarial y defraudado de los liderazgos políticos, que protegen o están metidos hasta el cuello en la corrupción, alejados de la realidad y situación en la que vive la mayoría de los chilenos y chilenas.

Para coronar su prepotencia, declararon el estado de excepción y el toque de queda, criminalizando la explosión social para justificar el envío de los militares a la calle, a intimidar al pueblo, al puro estilo dictatorial, insistiendo de manera demagógica que esta decisión es para proteger a los ciudadanos, a la democracia y a las instituciones. Quién va a creer esto, si el ejercito y carabineros, son dos instituciones cuyos mandos están metidos hasta el fondo en los actos mas grandes de corrupción y robo al fisco, conocidas por el país en años y que no cuentan ni con la confianza ni con el respeto de los chilenos y Chilenas. Qué credibilidad pueden tener el ejercito y carabineros, si en ambas instituciones se desviaron casi 40 millones de dólares desde 2006. Un robo por el cual los dos últimos comandantes en jefes, en el caso de ejército y altos oficiales y suboficiales de ambas instituciones, están sometidos a procesos por corrupción. Quién asegura que en la calle los mandos del ejercito, la marina, de carabineros, quienes tienen en su ADN la herencia dictatorial, que son educados, hasta nuestros días, en la idea de combatir al enemigo interno, es decir, para reprimir al trabajador, al estudiante, al intelectual, al hombre y mujer que reclama por sus derechos sociales, laborales, de justicia nos van a proteger. Si además, ningún gobierno post dictadura fue capaz de cambiar la plataforma cultural y doctrinaria de la FFAA, por el contrario, con sus ambigüedades alimentaron la autonomía de estas, permitiendo a los herederos activos de la dictadura, mantener y reproducir ideológicas y conductas que son y serán un obstáculo para la democracia. La realidad de esto es que, este gobierno, lanzó a la calle a militares educados no para la democracia, sino que educados para militarizar la seguridad ciudadana, con la misma visión de enemigo que antes. Volcándose como ya lo vimos anoche, en Valparaíso, Santiago y Concepción, buscando a quienes se les identificó, como terroristas y subversivos, es decir a los jóvenes que con dignidad están manifestándose en todo el país, en palabras de este gobierno, violentistas y vándalos. Esa es la realidad que a través de los medios de comunicación se oculta, allí no se habla de las razones de esta formidable manifestación de dignidad, allí solo se habla de destrozos, y saqueos, traspasando a los manifestantes la culpabilidad de la violencia y del vandalismo. Pues bien, llegamos a este punto porque nadie escuchó a tiempo, porque las elites políticas asumen su propia verdad, por la gestión de un gobierno demagogo e incapaz que insiste en gobernar para los poderosos, amparando la corrupción y el abuso. El pueblo está en las calles, allí expresa su rabia y su frustración pero también su deseo y convicción que las cosas cambien y no hay dudas, que a estas justas manifestaciones se irán sumando más y más expresiones del enojo contenido de los chilenos y chilenas. La cultura de la paz y los principios de la no violencia, no deben confundirse con la pasividad, menos aún, cuando se trata de defender la vida y el respeto a los derechos sociales, políticos, económicos y humanos. El apoyo a los y las jóvenes y a quienes están luchando y para los que no luchan, que tengan respeto por quien sí lo hace...

Enrique Villanueva

.........

Llevamos un mundo en nuestros corazones!

Desobediencia al mal vivir para un #NuevoPactoSocial

por Dr. Bosco González Jimenez. Investigador superior adjunto, Universidad Arturo Prat-Fundación Altiplano.

Solo el amor convierte el milagro en barro.
Silvio Rodriguez.

¿Qué nos quedará cuando pase el estado de ánimo? ¿Qué permanecerá cuando el necesario fuego tribal, el ruido y el descontento espontáneo se retire? ¿Quedaremos huérfanos de sentido, despojados de vocación y voluntad e infértiles para crear un Chile compartido?

Después de las largas jornadas de movilización social debemos preguntarnos esto una y otra vez, debemos interrogar nuestra existencia individual y colectiva para poner en la primera prioridad el tipo de sociedad que queremos construir.

Declaremos nuestro pensamiento original sin vacilaciones. ¿Cuáles son los padecimientos que queremos suprimir y cuáles son los valores nuevos que queremos abrazar?

Hoy tenemos dos caminos, que no son excluyentes, pero es importante ponderarlos y decidir respecto de ellos:

1- Profundizar una radicalidad reducida a las formas de lucha social dejando que los que gobiernan la vida definan cómodamente el sentido y la orientación de los acontecimientos o, 2-Proponer y ejercer de forma directa la manera en que queremos comenzar a vivir, haciéndonos cargo de ello aquí y ahora, resolviendo movilizados un nuevo pacto social que haga nacer un nuevo Chile basado en nuestros profundos reservorios ancestrales, no los olvidemos.

Chile no está enojado por un alza solamente, Chile está padeciendo, está angustiado porque el modelo de desarrollo social nos ha convertido en los culpables de nuestros propios fracasos que no son más que los fracasos de una sociedad que vende un éxito imposible de alcanzar.

En estos días, en que el mercado ha modelado nuestra genética ancestral haciéndonos individuos que compiten para ganar una carrera de mentira, nuestro imperativo será: sociedad o barbarie! Salvemos la posibilidad de vivir en sociedad, de vivir en comunidad.

Es urgente promover un nuevo pacto social multicolor, lleno de diversidad que nos ayude a caminar a una sociedad de hermanos y compañeros. Nunca más de «ganadores», que es la forma en que nos han adiestrado para sobrevivir en este supermercado.

Queremos un nuevo pacto social para sentirnos integrados, reunidos y construyendo un futuro de dignidad.

La radicalidad de hoy no se puede medir por la cantidad de violencia social desarrollada, no es el indicador, la radicalidad será avanzar en un programa social y político que ponga en el centro los contenidos de la sociedad en la que queremos vivir, el buen gobierno y el buen vivir.

Un nuevo pacto social para que todos discutamos e implementemos un nuevo modelo de desarrollo, humano, sostenible y que nos exima del padecimiento social, de lo terrible que es murmurar en silencio que los valores de nuestro trabajo no son compartidos en sociedad.

No será posible un cambio irrevocable si nuestros contenidos no habitan en los corazones de las grandes mayorías, escudriñemosnos y encontremos ese otro Chile que había en un silencio reprimido en cada uno de nosotros, hagamos que lo reprimido retorne en el marco de las formas de organización social que habitan en nuestra memoria social hace cientos de años. En esto no hay nada que innovar, sólo escuchar en lo más profundo de cada uno y nuestras comunidades humanas.

No olvidemos a Víctor Jara, ese gigante de la dignidad que nos sigue diciendo: existimos porque existe el amor, ahí encontraremos las respuestas para llenar de contenido la desobediencia al mal vivir.


FORO PARALELO SOCIEDAD CIVIL COP 25

Ante los recientes hechos de manifestaciones de estudiantes, trabajadores y familias enteras en la ciudad de Santiago y otras ciudades de nuestro país demandando el cese de las alzas de precios, el acceso a los servicios y la reacción ante el incremento de las desigualdades y discriminación económica y política; el Foro Paralelo de la Sociedad Civil (FPSC) COP 25, instancia ciudadana de base que tiene como principio rector la participación de la ciudadanía en la gestión de los países para cumplir con sus principios coincidentes con la agenda 2030, los Objetivos de Desarrollo Sustentable (DOS) y el Acuerdo de Escazú; declara lo siguiente:

La protesta social constituye la expresión de los pueblos, que a su vez responde a condiciones extremas de ruptura de la convivencia, de desigualdad y del acceso común a la justicia. Se diferencia de acciones que llevaron al destrozo de bienes públicos de servicio a la población, y que frente a su destrucción, expresamos categóricamente nuestro rechazo. Sin embargo, reconocemos en estas acciones la expresión de rabia acumulada por un sistema oprobioso e irrespetuoso con la dignidad de las personas.

Es imperativo establecer un camino de diálogo validado por las partes, en un proceso previo ante decisiones tan relevantes que afectan la vida cotidiana de los ciudadanos. El Gobierno ha cerrado las puertas a un necesario diálogo con la ciudadanía, actuando unilateralmente en el establecimiento de políticas que acrecientan la desigualdad, y benefician a empresas que lucran con la vida, salud, y las capacidades mínimas de desarrollo de las personas. Esta incapacidad ha llevado a los estudiantes primero y a la ciudadanía en pleno a movilizarse contra la injusticia y las medidas arbitrarias y represivas del gobierno. La subida del precio del metro fue sólo el desencadenante de un descontento que se iba acumulando.

El Gobierno, al declarar estado de emergencia, demuestra que no sabe de diálogo ni de gobernanza. Da la espalda a la ciudadanía al optar por reprimir violentamente manifestaciones legítimas del sentir colectivo. Con ello, se declara incapaz de las soluciones políticas y deja en manos de militares el destino de la ciudad y de provincias, trayendo tanquetas a la memoria de aquellos tiempos brutales de la dictadura. Ante este escenario, sólo provoca condiciones más desfavorables para los encuentros internacionales como la APEC y la COP 25, donde la sociedad civil debe tener un rol protagonista.

El FPSC exige soluciones políticas a través del diálogo con la ciudadanía para enfrentar los problemas que han agudizado la desigualdad en Chile. Asimismo, demanda establecer canales adecuados para la expresión social y la participación en lo público, y así legitimar la necesaria presión de la sociedad a los gobiernos.

El FPSC busca colaborar en fortalecer el tejido social, apoyando a las organizaciones territoriales y sociales de base, y por ello rechaza profundamente la estrategia de represión y comunicacional del gobierno que busca dividir y enfrentar al pueblo. El movimiento y sus demandas son transversales y en ellas se debe proteger y alentar la unidad de los pueblos y los territorios, permitiendo su expresión legítima y fortaleciendo su cohesión.

El FPSC considera hoy, más que nunca, la necesidad de que el Gobierno firme el acuerdo de Escazú y rechace el TPP11 dando señales claras de escuchar la voluntad de la gente en temas que les afecta directamente.

Finalmente, el FOPSC declara su solidaridad con el movimiento ciudadano y exige la inmediata restitución del ejercicio de todos nuestros derechos humanos, poniendo fin a los estados de emergencia decretados, con el consecuente retiro de los militares de las calles de Santiago, Valparaíso, Concepción y La Serena. Asimismo, solicita agilizar la decisión de revocar las medidas de alzas de los servicios básicos que afecta a la calidad de vida y daña severamente a los sectores medios y de bajos ingresos de la población.


Observatorio ciudadano

La fractura de Chile y la urgente necesidad de abordarla

En los últimos días hemos sido testigos de cómo la ciudadanía se ha levantado, inicialmente en Santiago, y luego a lo largo del país, para expresar su cansancio y malestar frente múltiples situaciones de injusticia, inequidad y marginación por parte del Estado y de las élites políticas y económicas del país que lo controlan.

A la protesta inicial de los y las estudiantes de Santiago por el incremento de las tarifas del Metro, se fueron sumando amplios y diversos sectores de la población, incluyendo trabajadores, pobladores y en general los sectores más marginados, para expresar su malestar largamente contenido frente a los abusos de los que han sido objeto por tanto tiempo.

No se trata de un malestar nuevo, sino de uno que se venía manifestando de muchas formas incluyendo: la protesta social, las encuestas que van dando cuenta de una masiva desconfianza en las instituciones del Estado, de los partidos políticos y del empresariado, así como de la abstención electoral más elevada de América Latina, entre otras. Todas estas manifestaciones no han sido escuchadas ni abordadas por los partidos políticos y mucho menos por los sectores que concentran el poder económico en el país.

Como sabemos, dicho malestar está relacionado con la persistencia de una institucionalidad construida durante la dictadura cívico militar, cuya mayor expresión es la Constitución Política de 1980, la que ha sido defendida férreamente por quienes la impusieron y a la que se han acomodado los sectores que inicialmente se opusieron a ella. Dicha Constitución ha permitido la acumulación de la propiedad de los bienes comunes –como la tierra, el agua y los recursos del subsuelo–, la apropiación de los ahorros previsionales, la privatización de la educación y la salud, el lucro con la vivienda, la generación de una enorme brecha salarial y de ingresos en perjuicio de los y las trabajadores, y ha negado la existencia y derechos de los pueblos indígenas y de las personas en movilidad humana en el país. De esta manera, dicha institucionalidad se encuentra en la base de la inequidad y la fractura actual del país.

No obstante el reclamo ciudadano, por décadas dichas elites, en particular las que representan los intereses de los empresarios, se han escudado de manera inmoral en las reglas impuestas en dicha Constitución para mantener sus privilegios, muchos de ellos –como el agua– obtenidos gratuitamente, así como para impedir cualquier transformación social y política basada en derechos humanos.

El cansancio frente a este estado de cosas y la ausencia de posibilidades de cambio del status quo por la vía política, generó la explosión social que estamos viviendo, la que se ha manifestado de muchas maneras, incluyendo multitudinarias manifestaciones pacíficas y también hechos de fuerza que han resultado en la destrucción de bienes públicos, como el Metro de Santiago, y la destrucción y saqueo de bienes privados, como los supermercados y farmacias. Como organismo de derechos humanos no podemos sino rechazar y condenar estas últimas vías de acción. Sin embargo, si bien no las justificamos, las entendemos como expresiones de un descontento y rabia largamente contenidos en cuya gestación cabe la responsabilidad principal a la elite política y económica del país.

Frente a esta explosión social el gobierno ha recurrido a las herramientas que la institucionalidad de la dictadura le otorga, declarando el estado de emergencia, el toque de queda, sacando a las fuerzas armadas a la calle, fuerzas cuyo actuar abusivo e impune, ha resultado ya en la muerte de varios ciudadanos, chilenos y extranjeros, como en los tiempos más oscuros de nuestra historia.

Junto con condenar la violencia impuesta por la estrategia de guerra declarada e impulsada por el Presidente Piñera y sus ministros, nos parece que ellas son demostrativas de una incapacidad total para entender el trasfondo del conflicto social y político que estamos viviendo y, por lo mismo, resulta absolutamente inoficiosa para abordar y superar la fractura de Chile, sino por el contrario, la ahonda.

Al igual que sectores mayoritarios de la sociedad que hemos participado de esta protesta social, consideramos que la única posibilidad de superar esta fractura es a través de la generación –con la participación activa de los sectores hasta ahora excluidos por la institucionalidad vigente– de un nuevo acuerdo social y político, inclusivo e intercultural, cimentado en los derechos humanos que nos asisten como personas y como pueblos.

Demandamos al gobierno poner término al estado de emergencia y a la estrategia de guerra que ha impuesto.

Emplazamos a los actores políticos y a los distintos poderes del Estado a que, teniendo presente la gravedad y urgencia de los hechos que estamos viviendo, así como el derecho a la libre determinación que asiste a todos los pueblos, convoquen a un diálogo amplio que permite identificar los cauces a través de los cuales se pueda impulsar la construcción de este nuevo acuerdo social y político inclusivo, considerando la Asamblea Constituyente demandada por la ciudadanía como la alternativa más democrática para alcanzarlo.

Llamamos por último a los movimientos sociales que en estos días han impulsado la protesta social a generar procesos de definición y articulación de sus estrategias, proceso que resulta indispensable para el logro de las transformaciones sociales, políticas e institucionales que se han exigido en estos días a lo largo del país


El enojo en Chile y Wallmapu: La Lucha Continúa. Con Illkun y Weichan, vemos como uno de los problemas que hoy aqueja al Estado Chileno y su abusiva clase política-empresarial es “la persistencia, convencimiento y capacidad de movilización de las comunidades y organizaciones Mapuche, y la solidez de sus planteamientos”. Ha llegado el momento para avanzar en el ejercicio Mapuche de la autonomía y la libredeterminación en los territorios, soberanía y jurisdicción.

Por colectivo Informativo Mapuche Mapuexpress. 24 de octubre de 2019

Cuando Piñera, Chadwik y la cuestionada clase política chilena intentaba ocultar el asesinato de nuestro lagmien Camilo Catrillanca, se realizó un Futa Trawun clave en el Wallmapu que llamó a la “desmilitarización de nuestros territorios, establecer un estándar de verdad respecto al genocidio realizado por el Estado chileno, continuar la recuperación y control territorial, y guiarse por el derecho a la Libre Determinación”. Eso fue lo que dijo el 1 de diciembre de 2018 el Futa Trawun de Temukuikui.

Como Colectivo de Comunicación Mapuche Mapuexpress seguimos manteniendo esos postulados como lineamiento editorial en estos históricos días de masiva movilización social en los Pueblos en Chile y Wallmapu, e instamos a potenciar la movilización para buscar caminos al ejercicio de la autonomía y la libre determinación en los Pueblo Mapuche, los Pueblos Indígenas y el pueblo chileno.

Vemos con indignación que puedan quedar en la impunidad la violación de los Derechos Humanos, la violencia policial y militar que ocurren en una situación de Estado de Sitio y Toque de Queda en diversas Regiones en Chile y Wallmapu. Estos inaceptables atropellos físicos y psicológicos a las personas, no hacen más que profundizar el descontento, impotencia y rabia social. Se trata de asesinatos, heridos de gravedad, desapariciones forzadas, torturas, secuestros, allanamientos, desnudamientos, abuso sexual, montajes, brutales golpizas contra niños/as, jóvenes, adultos y ancianos/as, y uso de gas lacrimógeno, balines y perdigones contra la protesta social.

Gente de todas las edades y de todos los Pueblos de Chile, las familias, Indígenas y no Indígenas, de todas las ciudades y comunidades, nos movilizamos, organizamos y luchamos contra el modelo neoliberal, contra el capitalismo, el despojo, contra la profunda desigualdad económica y social, contra la privatización de servicios fiscales y bienes comunes, contra la colusión, extractivismo, patriarcado, contra el esclavismo moderno, el aumento de los sueldos, contra la Constitución Pinochetista. Frente a eso decimos “YA BASTA”.

Enfrentamos a sectores que destruyen la naturaleza como los Matte, los Angelini, los Luksic y el empresario Piñera que hoy tiene sus manos bañada con sangre. Nos enfrentamos a influyentes e indolentes grupos de poder, al empresariado nacional y transnacional, al fascismo y la ultraderecha que se radicaliza cada vez más. Nos enfrentamos al terrorismo de Estado.

Como Mapuexpress, apoyamos a las organizaciones, comunidades y colectivos Mapuche que han expuesto su simpatía y reconocimiento al movimiento político social generado en Chile y Wallmapu. Como por ejemplo el parlamento Mapuche Trawün de Temukuikui que señaló: “solidarizamos con los estudiantes, trabajadores/as, familias y organizaciones sociales que espontáneamente han decidido expresar su indignación por todo el territorio nacional” y, además, deslizaron la idea de la nueva constitución señalando un llamamiento “a la construcción de una nueva sociedad”.

Por su parte la Coordinadora Arauco Malleco saludó el descontento y a las y los oprimidos: “solidarizamos con las justas demandas sociales, representan el justo y digno clamor de un pueblo oprimido por la política neoliberal”. Sostuvieron a la vez un llamado al Pueblo Mapuche a “continuar la reconstrucción”, “aumentar la resistencia”, seguir con el control territorial y la “legítima defensa del Wallmapu”.

Asimismo, el Trawün de Comunidades Mapuche de Temuco ha sostenido que: “Cuando los malos gobiernos no escuchan es deber de los Pueblos levantarse para hacer escuchar su voz”, y proponen el “canalizar la acción política en los espacios de tomas de decisiones del Estado, en nuestros lofmapu, en la warria y en cualquier espacio de resistencia cotidianos”.

Otra de las organizaciones, el Parlamento de Koz-Koz llamó “al pueblo Mapuche a sumarse a esta movilización, manteniendo nuestra propias reivindicaciones, entre las cuales siempre hemos planteado una lucha conjunta con el pueblo chileno consciente. Esta organización centenaria instó también “a organizarnos y articularnos como forma de lograr el derecho a una vida digna de reconocimiento y respeto mutuo, que nos permita la construcción de un proyecto político basado en el bienestar colectivo sustentado en una nueva constitución”.

Hace décadas el Pueblo Mapuche se moviliza con el propósito de la autodeterminación y reafirmamos esta demanda en esta histórica rebelión de los Pueblos en Chile. Las razones del Illkun Mapuche (1) se entretejen con lo que ocurre hoy en los territorios de Chile. Nos vemos afectadas/os por un sistema discriminador, racista, segregador, que nos violenta en todas las áreas habidas de la expresión humana: salud, educación, previsión social, vivienda, medioambiente, libertad de prensa y expresión, y tanto más, y ahora, con el toque de queda, vemos amenazado el acceso al libre tránsito por Wallmapu.

“Acuerdos firmados y las promesas no cumplidas por los organismos del Estado chileno, en general, y por los gobiernos de la Concertación, en particular”, dice el texto del Illkun, son parte de esta forma de mal gobernar. No se trata de 30 pesos, ni de 30 años, si no de 500 años de colonización y genocidio que hoy se expresa en este “estallido social” que la prensa insiste en calificar como “delincuencia”, “saqueos”, “violencia”, del “enemigo interno”… Ayer la violencia estatal -militar y civil tuvo forma bajo la dictadura de Pinoche; hoy bajo el rostro de la “democracia de Piñera” tiene rostro de la “guerra de Piñera”.

Frente a esto y con Illkun y Weichan, vemos como uno de los problemas que hoy aqueja al Estado y su abusiva clase política-empresarial es “la persistencia, convencimiento y capacidad de movilización de las comunidades y organizaciones Mapuche, y la solidez de sus planteamientos”. Esto es similar a lo que ocurre hoy con los pueblos en Chile, que cada vez más se movilizan.

Hoy en día, el mismo problema que históricamente viven los territorios Mapuche, es lo que vive el país en su conjunto. La falta de respuesta a problemas políticos y el incumplimiento de la garantía de derechos, producto del desvergonzado aprovechamiento de la clase oligarca y, luego, la criminalización y represión de la protesta social.

Este episodio de nuestra Historia será una experiencia política, histórica, cultural, respecto a la forma de organización necesaria para hacer frente al modelo económico que genera violencia, empobrecimiento y muerte, frente a la corrupción de la clase empresarial y política, frente a la inadmisible represión y Terrorismo de Estado.

En nuestro caso, ha llegado el momento para avanzar en el ejercicio Mapuche de la autonomía y la libredeterminación en los territorios, soberanía y jurisdicción.

Junto a los pueblos explotados y reprimidos, denunciamos las graves violaciones a Derechos Humanos, exigimos por una parte, no más estado de excepción, no más violencia, impunidad ni represión militar-estatal-policial, no más censura a los medios libres. Hacemos además un llamado a informarnos, denunciar, y solidarizar con la grave situación que ocurre en Chile y Wallmapu y a exigir todos/as juntos/as la renuncia del Presidente Sebastián Piñera.

Por otra parte, hacemos un llamado a seguir cuestionando y luchando contra el modelo económico y político neoliberal y el capitalismo. Mientras este modelo no sea erradicado, las violencias e injusticias contra los Pueblos van a continuar. Por eso, apoyamos las actuales movilizaciones y a seguir luchando por estos cambios

¡Amulepe taiñ Weichan en Chile y Wallmapu!


ASAMBLEA CONSTITUYENTE PARA UN NUEVO CHILE

“La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer”.

(BERTOLT BRECHT)

La dimensión y profundidad de la crisis social y política que está viviendo Chile no la va a solucionar la rebaja de tarifas del transporte público, como pretenden el gobierno y casi toda la “clase política”.

La crisis es mucho más profunda y abarca amplios sectores sociales. Se trata de una rebelión contra la oligarquía y sus privilegios. El país modelo del neoliberalismo en América Latina está naufragando.

El detonante fue el alza del pasaje del Metro de Santiago. Los estudiantes secundarios -como otras veces en nuestra historia- se pusieron a la cabeza del rechazo a este abuso a los miserables salarios de las familias trabajadoras. El gesto de los estudiantes despertó un volcán social cuya furia -a veces ciega y terrible- se ha desatado en el país. Lo que está ocurriendo en ciudades y pueblos -donde ni siquiera hay Metro- nada tiene que ver con el tema original. Va mucho más allá y abarca reivindicaciones sociales y políticas postergadas por casi medio siglo.

Lo que sucede tiene todas las características de una insurrección popular, espontánea y sin dirección. El levantamiento se ha extendido desafiando el toque de queda y la represión brutal de Carabineros y las Fuerzas Armadas. Demuestra la profundidad insospechada alcanzado por el odio a los privilegios de una minoría que se atrinchera en las instituciones legadas por la dictadura.

La superación de la crisis no consiste solo en dejar sin efecto el alza del transporte público y en prometer algun