En kioscos: Noviembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Comenzó el maquillaje y se siguen aplaudiendo entre ellos. Por Alex Ibarra

Las encuestas señalan que Piñera tiene menos de un 15 por ciento de aprobación y casi un 80 de rechazo. Esto no debería extrañarnos, ya que el saqueo implementado, junto a su equipo ahora fuera del gabinete, es de tipo descarado. Todo esto normal, la falta de ética del neoliberalismo pretende siempre mayores privilegios para menos. Cómo veníamos diciendo, desde la elección de Piñera, este gobierno venía por todo, como decía una de las pancartas: "nos quitaron hasta el miedo".

Las demandas sociales y la fortaleza que han tenido, con la contundente muestra de unidad que vimos el viernes pasado, son un reclamo potente que visualiza las desigualdades e injusticias que sufren cada día la gran mayoría de los chilenos víctimas del robo de las políticas de gobierno. La falta de honestidad no cesa, desde el fin de semana Piñera y sus ministros se entusiasmaron expresando elogiosos comentarios. Son tan cara de palo que ahora nos quieren hacer creer que representan los intereses del pueblo.

Durante el fin de semana se realizaron en sectores territoriales y espacios públicos distintas asambleas populares y actos culturales. El pueblo se está tomando este levantamiento con responsabilidad y ya se aparta de ser una reacción espontánea. Piñera ya perdió a la mayoría de su equipo político los mandó al sacrificio tratando desesperadamente de seguir en el poder. Para esto también decretó el cese del estado de emergencia.

Ya estamos en las calles, las manifestaciones siguen en Santiago y provincias, reprimidas siempre con excesos de las Fuerzas Especiales que están entrenadas y equipadas con alta tecnología, herencia de los gobiernos pasados que les tocó reprimir en otras ocasiones a los mapuche y al movimiento estudiantil.

También ya comienzan las maniobras, se ve a líderes de opinión e intelectuales paseando por La Moneda, quizá no apartados del oportunismo, lo que es por cierto lamentable. Son los que en algún sentido legitiman la presencia de Piñera.

Cómo síntesis se puede sostener que las demandas más fuertes son la salida de Piñera (para esto incluso algunos diputados vienen planteando una demanda constitucional); el establecimiento de un nuevo pacto social, en mi opinión podría ser una mesa de gobierno hasta nuevas elecciones para la cual se ocurren hasta algunos nombres Sergio Grez, Carmen Hertz, Rodrigo Mundaca, Luis Mesina, Álvaro Ramis, Roxana Miranda, algún representante mapuche, otros líderes de movimientos sociales, algún representante del Congreso. Todos con una trayectoria política reconocida y que de probada honestidad. Los partidos políticos deberían quedar fuera de esto. La misma suerte de exclusión hay que aplicar a organismos como la ONU que no son independientes de la voz de Trump, que es la principal amenaza mundial para la democracia.

En estos días se juega la posibilidad de poder realizar la sentencia final a este sistema político y económico ya fracasado. Estamos en un momento que podría ser un hito en el devenir histórico con profundas transformaciones intelectuales, éticas y espirituales.

Alex Ibarra Peña.
Dr Estudios Americanos.

Compartir este artículo /