En kioscos: Enero 2023
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Como sentir el cambio de época. Por Carlos López Dawson

Estas fechas son simbólicas para la humanidad, pero de hecho, el día del solsticio lo ha sido para gran parte de los seres humanos desde hace siglos, registrándose celebraciones o recogimiento ya en los sumerios siete siglos antes de nuestra época. Hay registros que se celebraban las fiestas de modo similar a como se hacen hoy, con regalos y buenes deseos. Los solsticios corresponden a la posición del Sol vista desde la Tierra que se mueve hacia el Norte y hacia el Sur. Las fechas del solsticio de invierno y del solsticio de verano están invertidas en ambos hemisferios. Los sumerios y otros pueblos de la antigüedad construyeron edificios destinados a los solsticios. Los antiguos egipcios, por ejemplo, construyeron las grandes pirámides de forma que el Sol, visto desde la esfinge, se situase exactamente entre dos de las pirámides en el solsticio de verano. Los incas, que para determinar el día y el movimiento aparenten el sol, construyeron un gran observatorio solar en el cual hay un punto clave que únicamente en el solsticio y equinoccio ingresan en ese punto los rayos solares. Su fiesta el KAYAK RAYMI, que era celebrado el día 21 de diciembre. (https://www.cuco.com.ar/cosmovision_andina.htm) Mayas y aztecas también construyeron grandes edificios para ello. Los mapuches celebran el solsticio de invierno, el We tripantu es un día sagrado para los mapuches, ya que, es el día más corto del año, pero básicamente el día en que empieza a retroceder el invierno, alargándose las horas de sol hasta el solsticio de verano, propiciando un nuevo año de agricultura. Y los ejemplos se pueden multiplicar por miles. Ahora bien, hay cambio que los seres humanos realizamos forzando lo natural, como en las guerras, cuyo resultado no es precisamente un beneficio como sucede con algunos cambios producidos por la naturaleza, como los solsticios. Cambios violentos crean desgracias, como en la Primera Guerra Mundial donde Alemania perdió bastos territorios, incluida población alemana que en ellos habitaba, por cuanto en el Tratado de Versalles de 1919, las potencias vencedoras (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y los otros estados aliados) le impusieron disposiciones punitivas en ese sentido. Luego en la segunda guerra, con millones de muertos resultado de un voluntarismo depravado, Alemania derrotada debió nuevamente ceder territorios e indemnizar a los vencedores. Parece ser una constante para los vencidos. Pero también la reacción nacionalista y pasional que surge al interior de los pueblos derrotados, cuya consecuencias son imprevisibles. Y podemos imaginar como los solsticios fueron entonces amargos. Nada diferente le sucedió al pueblo mapuche que vivó en paz hasta mediados del siglo XIX, pero jamás realizó algo semejante a lo que hicieron los alemanes, Es una historia diferente. De hecho, Chile y Argentina se fundaron sobre un genocidio, no sólo en desmedro del pueblo mapuche, sino también de otros pueblos originarios. Desde la Patagonia, , Arauco y el Chaco. En Chile, en el año 1881 cuando se inicia la ocupación militar de Walmapu el pueblo Mapuche contaba con un territorio que alcanzaba casi los 11 millones de hectárea, las que fueron despojadas, llegando a contar con 300.000 hectáreas, principalmente por el traspaso a particulares y empresas forestales. La invasión del Estado chileno al territorio mapuche no fue producto de una guerra sino de una agresión y sus resultados fueron no solo el despojo territorial, si no el genocidio. Recordemos que después de la independencia el Estado de Chile reconoció al pueblo mapuche como una nación soberana, pero luego se crearía “Arauco” como provincia en 1852, sin realizar acto material para concretarlo, sino hasta 1861, cuando se ocupa a través del “plan de Cornelio Saavedra “ que , según relatan muchos libros de historia, su propósito era trasladar desde el Bío Bío hasta Malleco la línea fronteriza y “re administrar”, por parte del Estado, amplios terrenos baldíos; se construirían fuertes y se enajenarían terrenos a extranjeros y a privados. Eran cerca de 500.000 hectáreas, las que se reasignarían de la siguiente manera: 200.000 a “propietarios civilizados” 50.000 a indígenas y el resto quedaría como propiedad del Estado. Comenzaba así, un camino sin retorno en que el Estado chileno desconoce la autonomía de la Nación Mapuche, a través de un despojo de tierras que sería reafirmado a través de la ocupación militar del territorio. Desde entonces la lucha de los mapuches ha sido primero invisibilizada y luego calificada de terrorista., pero nunca ha alcanzado los niveles de desquicio a que fie llevado el pueblo alemán. Entre las acciones realizadas por las comunidades han estado las tomas de terrenos, que cierta prensa denomina ahora usurpadas. Por ello se escandalizan cuando CONADI compra dichas tierras y las entrega a comunidades mapuches que impulsaron las tales ocupaciones Para mayor escarnio un Diputado de derecha envía un oficio a CONADI para que se aclare este proceso y el uso de fondos públicos. La Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) adquirió tierras a ocho comunidades mapuches, entre ellas dos que protagonizaron usurpaciones de los terrenos que ocuparon en la Región de La Araucanía (https://www.emol.com/noticias/Nacional/2022/12/20/1081541/conadi-compra-tierras-usurpadas-comunidades.html ).Una doble moral. La experiencia debiera ilustrarnos para no repetir barbaridades, como las señaladas, sino para construir juntos un proceso de respeto hacia el otros que incluya la plurinacionalidad y la reparación del mal causado. Un camino de paz y construcción es el plurinacionalismo sino queremos repetir la historia,

RECONOCER AL OTRO

Muchos entendemos el solsticio como un cambio positivo para los seres humanos, un cambio que anuncia crecimiento. La socialización o capacidad de convivir es una característica de naturaleza humana, solo la mala educación o la enfermedad produce lo contrario. De todos modos, cada dia es necesario hacer un esfuerzo para reconocer al otro como si fuera uno mismo. Eso es la política, la construcción del orden entre todos y no en beneficio de unos pocos. porque puede interpretarse como un saludo, en tanto en armonía con tal visión filosófica el solsticio se puede entender como una meditación, una actitud de pleitesía al culto del sol, esencia de la luz y de la vida. Un reconocimiento de la naturaleza toda vez que. es la interpretación de los estadios de la vida, y asimismo nos invitan a reflexionar entre la juventud la belleza y el devenir de los astros para comprender la naturaleza en sí misma.

UNA CONSTITUCIÓN DE TODOS

No se puede negar que el acuerdo de los partidos políticos representados en el Parlamento ha sido fruto de un esfuerzo democrático, pero también de un error al pretender rayar la cancha, apareciendo como una clara desconfianza al ciudadano que deberá votar obligadamente en el futuro. Se requerirá de muchos esfuerzos para darle legitimidad a una constitución nacida de esta manera. Desde luego es necesario recuperar todo el aporte en derechos humanos que hizo la convención constitucional y en especial incluir la democracia participativa, la plurinacionalidad y el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios. Tal vez sea necesario precisar que la plurinacionalidad es reconocer los aspectos culturales y políticos de otros pueblos que ocuparon estos territorios durante siglos antes que sus actuales habitantes y que han sido violentados .Desde siempre construir el Estado ha sido una convocatoria para todos, capaces y dispuestos a reconocer lo específico de sus habitantes .De otro modo es dejar entre nosotros el resentimiento, la sed de venganza y la exigencia de reparación de por vida, con lo dañino que es vivir de ese modo. Como sea aun se está a tiempo de construir un proceso constituyente inclusivo que respete la soberanía del pueblo, es decir de todos nosotros. La democracia no es solo un concepto, sino también una forma de vida que solo se puede realizar en paz y con todos. Sigamos aprendiendo con amplitud de espíritu y tolerancia, dejemos los miedos de lado para dar paso a la razón y la amistad en condiciones materiales convenientes para todos.

Diciembre 2022

Compartir este artículo