En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Crónica [a varias voces] para Diego. Por Ignacio Vidaurrázaga Manríquez

¿Se imaginan ese funeral en Buenos Aires? ¿Qué podrá hacer el ministro de salud Ginés y el gobierno del presidente Fernández? ¿Qué sucederá con el Covid? ¿De qué tamaño será la marea Maradonista?

Ellos la hicieron cortita, sólo a minutos: “con motivo del fallecimiento de Diego Armando Maradona, Presidencia de la Nación decreta tres días de duelo nacional a partir del día de hoy”.

Una amiga escribe desde Buenos Aires: “a Diego lo quieren velar en Boca, en Argentinos Juniors, en la Rosada y en el Congreso”. Un amigo argentino en Chile dice rotundo: “en la Rosada que es la casa de todos”. Y el problema es que hay un solo Maradona así que tendrán que ponerse de acuerdo o escoger un sitio con aforo multitudinario no solo para quienes estén presentes, sino extendido para todos los reporteros viajando y la cobertura mundial que a estas horas se moviliza desde muy distintos lugares del planeta. Quizás casualidad, pero en un día como hoy falleció Fidel.

Otra amiga periodista cuando me comunico por wasap me responde: “estoy temblando” y luego me bombardea con noticias sobre Diego. “Pensá- me escribe- que también está el sentimiento anti inglés que él lo hizo emblema”. “No hay portal de noticias que no lo tenga en la tapa. De Palestina a Irán, de Afganistán a Camboya, nunca antes se vio eso o se verá”. También dicen que en Argentina a las 21:00 de hoy desde los balcones gritarán…Ole Ole Ole Diegooo Diegooo en honor al 10.

Las Abuelas Plaza Mayo por twitter: “Despedimos a Diego. El Diego del pueblo, el que reparaba en las injusticias y el dolor. El Diego solidario que supo decir verdades sin importar las consecuencias. El que nos llenó de alegrías y nos inunda de tristeza. Gracias. Vivirás en nuestra memoria”.

El planeta se detiene. Las redes y las agencias lo confirman: Diego Armando ha muerto. El pibe de la barriada que en la fama no olvido a los pueblos. El que con el dominio de la pelota dio alegrías a millones. Más allá de sus demonios y de todas sus tragedias. Maradona fue el 10 que tantos chiquillos y ahora también chiquillas sueñan llegar a ser… y añadido todos los claroscuros verdaderos o construidos en torno al mito vivo y ahora al mito muerto que será tan gigante como inimaginable.

Eduardo Galeano escribió: “ningún futbolista consagrado había denunciado sin pelos en la lengua a los amos del negocio del fútbol. Fue el deportista más famoso y más popular de todos los tiempos quien rompió lanzas en defensa de los jugadores que no eran famosos ni populares. Este ídolo generoso y solidario había sido capaz de cometer, en apenas cinco minutos, los dos goles más contradictorios de toda la historia del fútbol”.

Un amigo periodista me escribe desde Aysén: “fallece Maradona y la agenda de la semana cambia...los medios se vuelven locos y los temas del día desaparecen... los gobiernos respiran un poco porque la atención se desvío... El fútbol tiene el poder de borrar todo...”. De inmediato le respondo: “pero no borra, hoy murió Fidel y Diego es también política y pueblo. Diego es Cuba y es el Che tatuado en su brazo. Diego será el funeral más grande en el planeta y en medio del Covid. Y el mismo Papa Francisco, otro argentino le enviara bendiciones”.

Hoy es el día internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer, en Chile son 48 las víctimas hasta hace tan solo cinco días, es un Covid aparentemente silencioso que no se detiene, e incluso en cuarentena se acelera. Hoy se vota el 10%. También hoy se conoce un nuevo negociado de Piñera. Anoche falleció un muchacho atropellado en una barricada. Todo es cierto, pero hoy murió el 10.

Las portadas digitales y de papel comienzan a copiarse, la muerte de Maradona todo lo copa. Se recuerdan sus goles y sus derrotas. Sus épocas de triunfo y sus decadencias y tratamientos. Sus amistades con jefes de Estado y sus fotos y videos mientras avanza pasando rivales, hasta hacer bramar a un estadio. Cristián Bustos, periodista de extensa trayectoria en deportes me cuenta: “Tito Fouillioux requería jugadores como entrenador de Universidad Católica y por ello contactó a su amigo entrenador Ricardo Trigilli de Argentinos Juniors, para pronto viajar a Buenos Aires a ver los entrenamientos de las divisiones inferiores. Muy pronto reparo en un morochito bajo. Y Trigilli le habría dicho: te dije a todos, pero ese es el único que no podés llevar, ese en un año más será el mejor jugador del mundo”.

Me entusiasmo y envió un wasap a Martín Vinacur, publicista argentino y en realidad maestro. Me interesa como está y sus comentarios de estas horas: “la verdad no pensé que me iba a pegar tan fuerte, el Diego es muy cercano a mi vida y está lleno de símbolos. Es metáfora y es metonimia, es todos los tropos juntos, es una hipérbole, tiene todo. Es la metáfora del héroe puro, es la metáfora de la movilidad social, del talento, no tiene clases ni fronteras, la metáfora que es el talento lo que te saca adelante…es el héroe humano y divino al mismo tiempo, es Jesucristo porque nace en un pesebre y tiene que morir para redimir a toda una nación. Las veces que murió y las veces que resucito. Él es una metáfora de Argentina, hizo grande al Nápoles que es una ciudad del sur, como los africanos italianos y le gano a la Juventus y a Turín los ricos del norte. Maradona fue el Che Guevara de las clases populares, de todos los pibes que sueñan con surgir y que fuera del talento no tienen nada más que un potrero y una pelota y eso es Argentina: un peladero. Si te emocionan The Beatles Maradona es The Beatles. Si te emocionás con Beethoven, Maradona es Beethoven. Es también Borges escribiendo con una pelotita en los pies. Es todo eso y con una pelota en los pies y todo con un rebote político en todo lo que estaba haciendo. Maradona es como el Aleph del ser nacional”.

Aquí en Chile la renuncia de Piñera se pone en primer lugar junto con la libertad de todes los preses de la Revuelta. Y seguramente el Diego también respaldaría eso. Bueno, cualquiera puede hablar desde hoy por Maradona, pero como ¡él no va a respaldar a este pueblo!

En realidad después de la operación al cerebro imaginábamos que salía, como de tantas otras en distintas ocasiones, entre otros en esa Cuba que lo acogió como un hijo mal portado. Y ahí salía de nuevo en buzo o traje de baño, quizás un poco más flaco listo para hacer declaraciones que desmintieran sus muertes y agonías. Todo como si nada, como si lo sucedido fuera tan sólo un mal sueño.

La guía de referencias es interminable de Galeano a Benedetti. De Kusturica a todas las biografías de amigos y detractores, de envidiosos y adoradores de canallas y de justos.

Creo que en mi vida he visto un solo partido de futbol en el Nacional. A veces desconozco que juega la selección y a las barras las conocí recién en Plaza Dignidad el 2019. Pero todo esto es distinto.

El funeral ya está confirmado será en Casa Rosada mañana desde muy temprano. Copio un twitter cualquiera: “sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando” de Gardel y Le Pera.

En Pandemia, 25 de noviembre 2020.

Compartir este artículo