En kioscos: Enero 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Cruz Negra: cuando la acción humanitaria es criminalizada y asediada por la policía del gobierno empresarial en la Araucanía. Por Marco Silva Cornejo

Dos meses de sistemáticas expresiones de malestar ciudadano frente a la desidia de la clase política y gobernante que ha intentado masacrar con plomo, gaseo y represión indiscriminada a una población civil indefensa que solo utiliza la desobediencia civil como estrategia de acción y resistencia política, agotada por la neoliberalizante noche que se ha instalado plagada de abusos, colusiones y entrega de nuestros recursos naturales y flujos de agua al capital transnacionalizado. Dos meses para la ciudadanía chilena, pero sin duda muchos años y siglos en las comunidades mapuche de nuestra Región y el país.

La estrategia de militarización y criminalización de la protesta contra el modelo económico/cultural y las formas hegemónicas de reproducción de este, han alcanzado un punto de inflexión critica. El Gobierno empresarial ha generado un dispositivo de invisibilizacion de las demandas sociales intentado llevarnos a un falso parecer de enemigo interno. Bajo esta lógica ha desplegado una sistemática y sostenida estrategia de represión y militarización de los espacios emblemáticos de resistencia. Siendo Icono de esta estrategia la Plaza Dignidad en Santiago, y en nuestra Araucanía la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de La Frontera.

Durante los últimos dos meses han sido variadas, ascendentes en sus formas y violencias las incursiones policiales militarizadas en la Universidad de la Frontera. Desplegando desde una represión desmedida un proceso de criminalización de nuestros estudiantes de la Cruz Negra, dispositivo organizado para prestar ayuda médica y de primeros auxilios a las decenas y cientos de heridos que la acción de los propios represores genera en la población indefensa. La acción policial ha aumentado durante las últimas semanas, generando destrozos e invadiendo la autonomía universitaria de manera deliberada fuera de todo marco institucional.

El gobierno de Piñera y los parlamentarios que desde su complicidad han amparado estas acciones de violencia sistemática contra la población civil y las comunidades Mapuche y Universitarias deben responder, por la acción criminal de una tropa gorila, que ha vulnerado derechos humanos y de los niños y niñas, sujetos sociales a los que están llamados a defender y no a masacrar. Desde la UFRO llamamos a sostener las acciones de protesta y desobediencia civil, hasta que la dignidad se haga costumbre.

Marco Silva Cornejo
Mg. Ciencias Sociales Aplicadas UFRO

Compartir este artículo /