En kioscos: Marzo 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Don, arte y resistencia. Por Paquita Rivera y Alex Ibarra

Hay una conocida parábola neotestamentaria que irrumpe con la incómoda pregunta sobre el qué has hecho con tus talentos. La pregunta interpela al individuo que no es capaz de donar parte de su experiencia vital a favor de la sociedad. El proceso de neuroliberalizacion acentuó la infertilidad de las capacidades humanas al privatizarlas y reducirlas exclusivamente al lucro provocando su separación con lo sagrado, entendido no en un sentido religioso sino que vital.

En muchas culturas ancestrales la expresión artística es parte de la manifestación de lo sagrado, por eso la presencia de los ritos que celebraban las iniciaciones de los consagrados al oficio.

Aquellos sujetos eran reconocidos por el grupo social que se entregaba a las celebraciones vitales de la comunidad. El arte es una experiencia vital que adquiere su sentido al interior de una sociedad que es capaz de sentir las estimulaciones de nuestros sentidos. Hoy el redescubrimiento de lo colectivo nos permite experimentar prácticas rituales que permanecen en la conciencia. No es trivial que en estos ya casi tres meses de radicalización de la oposición al sistema de explotación desmesurada del capitalismo salvaje, las reuniones convocadas por los distintos colectivos de artistas sigan persistiendo en el espacio público. Muchos músicos y artistas son parte del movimiento social que sigue instalado en el espacio público recuperado por la ciudadanía.

Las formas de resistencia a través del arte, muchas veces forzadas a la violencia por las fuerzas de control social organizadas en actos represivos que violan los derechos fundamentales del ser humano, también son creativas y apelan al sentir estético. La metáfora de la guitarra-fusil no es inapropiada, sobre todo cuando es erguida con convicción para denunciar, interpelar y confrontar, transformándose y re-significando al instrumento musical, ahora como una herramienta al servicio de la resistencia activa, del combate y la confrontación libre de los terrores de la dictadura y de la ceguera con que muchos pudieron, paradójicamente, “sobrevivir” los oscuros años noventa y las dos primeras décadas del dos mil, en que la economía de libre mercado mantuvo a una sociedad entera adormecida, alimentada de las migajas que los grandes poderes económicos quisieron hacerle ver como nutrición y hasta abundancia.

Así es como hoy nos encontramos, de forma creciente y saludablemente habitual, grupos de músicos, compañías de teatro, de danza, equipos audiovisuales y de las artes plásticas, interactuando con los ciudadanos en diversas plazas y espacios públicos de la ciudad, a través de conciertos, tocatas, improvisaciones colectivas e intervenciones de arte. En estos últimos meses en que la mayoría de la sociedad chilena pensante se levantó ante la indolencia de un sistema mezquino y maltratador, hemos visto desfilar ante nuestros ojos ya desprovistos del velo impuesto durante décadas por el capitalismo salvaje, ejemplos emblemáticos de esta resistencia a través del arte: la escultura del icónico Matapacos (rearmada una y otra vez), el Mega Concierto de Los Bunkers con Inti Illimani en la re-bautizada (en otro acto creativo) Plaza de la Dignidad (ex Plaza Italia), la exposición urbana de murales en diversas calles de Santiago, las improvisaciones musicales colectivas en espacios públicos en donde, por citar una de las muchas instancias, grupos de batucada, murgas, carnavales durante las marchas masivas de los primeros días del levantamiento social, parecían dirigir una gigantesca orquesta de cacerolas y sartenes que jugaban a contratiempos y poliritmias entre sí, generándose emocionantes momentos de creación colectiva, que han resignificado para toda una generación que no conocía de expresiones masivas de resistencia, el arte como demostración genuina de descontento, como forma eficaz de generar los necesarios cambios sociales.

Proliferan estas iniciativas que desde el arte asumen también un compromiso ciudadano como será la marcha e intervención #BastaYaDeRepresión organizado por la autoconvocada Coordinadora "Cultura en Resistencia”, a desarrollarse en Santiago el día 24 de enero a las 16:00 entre Plaza de la Ciudadanía y Plaza de la Dignidad, instancia en que varios artistas junto a colectivos de las diferentes disciplinas del arte dirán ¡Basta! a la violencia del Estado.

El compromiso de diversas agrupaciones de artistas es seguir en la demanda ciudadana por una Asamblea Constituyente que represente el anhelo de mayor justicia social. En ese sentido es una oposición organizada a este sistema político que sigue frenando el ímpetu transformador hacia el nuevo pacto social.

Aún no estamos en una situación social de normalidad, baste los ejemplos de que Piñera sigue en La Moneda en espera de su mayor sarcasmo que sería firmar la Nueva Constitución; la clase política sigue en el Congreso defendiendo la estructura económica de la crisis; las autoridades y fuerzas de orden avalando la violación sistemática a los derechos humanos; los movimientos sociales dando sus batallas con organización y entregando la vida, etc.

Las formas creativas, aunque surjan del agobio, son muestras contundentes de las capacidades humanas necesarias en la recuperación del buen vivir. Es la gran oportunidad de renacer como el fénix, desde las cenizas de un modelo de economía destructivo y mutilador, que en la primavera de 2019 dio inicio a una muerte-resurrección, y en donde el arte como ente transformador de sociedades, es parte fundamental en la gesta de una nueva sociedad, la de los ojos abiertos que si bien, se ha intentado desesperadamente cegar, seguirán observando de manera crítica y activa, el porvenir de un país que lejos de ser un oasis de ficción, nos presenta una oportunidad de reconstrucción sobre cimientos sólidos, rescatando la herencia ya mencionada del buen vivir de nuestros antepasados.

Paquita Rivera
Alex Ibarra Peña
Colectivo Música y Filosofía:
“Desde la reflexión al sonido que palpita”

Compartir este artículo /