En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El 10% de retiro en las AFP, sigue siendo una “miseria”. Por Derek Angulo y Bastian Wenzel

¿Con todo lo que han robado podríamos superarlo?

No hace falta recordar que de por si, ese dinero es nuestro, y si, el diez por ciento es una miseria, pensando en caso Penta, Soquimich, el fraude de Carabineros y el Milicogate. Con otros casos tendríamos un cuantioso monto, eso sin sumar los fraudes en dictadura.

Recordamos esto para instalar el debate que no solo en estas líneas estamos haciendo, sino que en todo Chile. Un debate que abre una perspectiva hacia la seguridad social, y esto es lo más claro desde la ciudadanía, donde la discusión está más álgida, ya que cada vez que se acerca la posibilidad de un cambio constitucional, mediante el referéndum de octubre.

¿El juegos de las administradoras de pensiones?

Desde que se puso en práctica el sistema de capitalización individual, a través de las Administradoras de fondo de pensiones privadas o AFP, a través del D.L 3500, en 1980, durante la dictadura militar, cuya entidad posee una configuración patrimonial de sociedad anónima, es decir a base de emisión de acciones.

El dinero o activos, son de propiedad de los socios que acceden a la compra y venta de estos títulos, y no de las y los trabajadores, que por lo demás están obligados por contrato laboral a imponer el 10% de su sueldo, más las comisiones que se les cobran, para beneficio de la propia institución, por tanto son los trabajadores quienes les proveen el banquete de la riqueza a los grandes empresarios, en desmedro de su propio sudor y esfuerzo a causa de las extenuantes jornadas laborales , y más tarde darle las migajas de sus ganancias a los empleados, que con suerte tienen liquidez para llegar a fin de mes.

Volviendo al tema de las AFP, y cuando las personas se jubilan a los 65 años en el caso de los hombres y 60 en el de las mujeres, reciban unos miserables 150 mil pesos, durante toda sus vejes, que ni siquiera les alcanza para cubrir gastos tan básicos, como el arriendo, luz, agua, comida, entre otras cosas.

¿Y qué pasa luego de que el pensionado fallece?, pasa el dinero a un propietario legal, si no existe, a un posible heredero y en última instancia al estado. Sin duda este es un sistema de corporativo, frío, típico de ladrón de cuello y corbata.

La miseria ¿a quién beneficia?

A todos las y los chilenos, pero la realidad no es tan sencilla como se ve, los montos que pueden sacar la mayoria son para deudas y comida. Según la Cámara de Comercio de Santiago a través de una encuesta, dicta que de 440 encuestados, 60% gastara en primera necesidad y otro 38 % en servicios básicos.

Esto nos habla de lo difícil que es ahorrar en este país, entre la vejez y el presente, pan para hoy, hambre para mañana. Es la respuesta ácida que dicta el gobierno, desde la cual se apoyaba para negar dicha reforma.

Se puede concluir que la labor del gobierno en cuanto a la vejez, consiste en brindarle pensiones miserables a las personas, y ello sucede en conforme a lo prometido por sus instauradores del sistema en los tiempos negros de nuestro chile, por ende, solo es cuestión de mirar al pasado, para reflexionar todo lo que sucede en la actualidad, ya que el propio estallido social levantaba algunas banderas que señalan todos los actos violentos que han hecho los gobernantes de Chile, y una es la reforma del sistema de pensiones.

¿Ahora que? ¿ Esta es una victoria del estallido social?

Para nosotros claramente hay vínculos, si bien es una reforma necesaria, que está condicionada por el propio Covid-19, en cambio el estallido social busca una reforma constitucional, no unos simples cambios cosméticos, además cabe mencionar que durará alrededor de un periodo de un año, ya que el decreto es transitorio, y este no cumple, ni visualiza, un proyecto de seguridad más amplio, siendo que la pandemia sigue sin fin.

Mientras tanto en el congreso y el senado la derecha pareciera tener un quiebre, ¿un quiebre ideológico? ¿o no?, sólo obligados por la situación poco estratégica para sus partidos en el actual momento del país. La verdad es que en las siguientes semanas se votarán otras leyes como los planes de salvataje a la clase media, que buscan brindarle de unos 500 mil pesos y unos créditos blandos, que por lo demás tienen letra chica, a todas las familias pertenecientes a este estrato social, cuya cobertura de tiempo durará lo que pasa una estrella fugaz, y posteriormente se volverá a observar la miseria que enfrenta hoy en día la sociedad.

La derecha busca salvar un poco su “imagen”, pero dentro del propio gobierno se debaten nuevas leyes represivas, como la modificación de leyes relacionados al sistema de inteligencia nacional, en el que se señala que las amenazas de la seguridad del estado ya no solo provendrán del exterior, sino también de grupos nacionales, entonces puede identificarse a un “enemigo interno”,debido a lo ocurrido en octubre, el 10% solo fue la búsqueda de un aire para el oficialismo, puesto que Piñera baja 17 puntos en aprobación según la encuesta Cadem. En paralelo el gobierno se prepara para la nueva normalidad, ya que a establecido ciertas libertades de movimiento, lo que traerá consigo nuevamente las protestas sociales, en consecuencia a que el plebiscito de octubre cada vez se acerca más.

También hace poco se realizó un cambio de gabinete en el gobierno, en el que algunos parlamentarios de oposición los denominaron “Los halcones de la derecha”, puesto que son partidarios del rechazo, por lo que se puede vislumbrar que el presidente solo busca consolidar su posición política en el país. Y algunos de estos fascistas que solo van a oprimir la voz del pueblos son, Víctor Pérez, militantemente de la UDI, obteniendo el cargo de ministro del interior, Andrés Allamand, militante de la UDI y un ferviente partidario por el rechazo, tomando el puesto de la cancillería, Mario desbordes, militante de RN, estará en la cartera de defensa, y ahora la vocera de gobierno, Karla Rubilar, afiliada a la UDI, obtuvo el puesto de ministra de desarrollo social, ya que Cristián Monckeberg que poseía el cargo antes, se cambiará al ministerio general de la secretaría general de la presidencia.

Por ende lo que depara al futuro del país es incierto, porque no se sabe que acciones tomaran estos nuevos asesores del presidente, por lo que deja en un escenario de total tensión al país , mientras tanto lo que sí es seguro, es la espera de octubre para las votación de una nueva constitución, que podría dar el quiebre real de las influencias de las empresas en el país, de la cuales se encuentran las AFP, entre otras.

Anexo

https://www.df.cl/noticias/economia-y-politica/macro/retiro-de-fondos-de-afp-comercio-calcula-que-el-60-lo-gastara-en/2020-07-24/100541.html

https://www.cadem.cl/encuestas/plaza-publica-no-338-13-de-julio/

Compartir este artículo