En kioscos: Abril 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

¿El baile de los que no cuentan? Por Jorge Norambuena M.

Es otro fin de mes, pero ¿este fin de mes ha llegado sin novedad?: ¿Familiares, sacerdote y músicos? “No, no, esos no cuentan”, fue la respuesta a la pregunta sobre el número total de participantes a tan lamentable evento como lo es un funeral. ¿Quiénes cuentan y quiénes no? ¿Cuentan ellos, la familia, los deudos, pero no cuentan los que hacen del funeral un funeral?

Este año a muchos se les ha acabado el juego. Si hay algo que duele es que las muertes producto del coronavirus dejan muertos sin ritual, o por lo menos no con el ritual que solemos conocer. Y es que la muerte no es sólo el momento del último aliento sino una serie de pasos simbólicos que nos ayudan a continuar viviendo con la pérdida. ¿Cómo, de aquí en adelante, nos relacionamos con la muerte de aquellos que un día enfermaron y no pudimos volver a mirar siquiera allí en su lecho? ¿Cómo les impactará a los que no pudieron mirar a sus fallecidos, a los que no pudieron rezarle, acompañarlos o siquiera estar allí hasta que fuese su último momento?

¿Habrá sido parte de los cuentos del futuro que así nos despediremos de quienes yacen en la muerte? ¿Habrá alguien imaginado, dentro de la cultura de la apocalipsis, que estas nuevas formas de despedida se nos sumarían a la tragedia? La literatura y el arte suelen adelantarse, pero no, no se si alguien lo escribió o lo imaginó de antemano. Aterra hoy a muchos: la enfermedad, la pobreza, la muerte, pero también el cómo de la muerte.

«Qué contarán los que no cuentan», me pregunto frente a esa respuesta sobre los que cuentan o no cuentan que hasta hoy, pasados los días, aún me resuena. “El baile de los que sobran” quedó corto. Para saber quién sobra debemos tenerlos al menos identificados. Tremendo es saber que hay quienes sienten que sobran, pero peor aún es no saber siquiera quiénes pueden hoy no contar. Puede ser uno, diez, cientos o miles. Porque los que no cuentan ¿quiénes son? ¿pueden importar? ¿a quién? ¿se echan de más?

No estamos en los tiempos más seguros, y cada noche que pasa podemos pensar que es una noche más de caminar, pero este fin de mes ¿se nos va con novedad o sin novedad? Lamentable no. No sólo está el baile de los que sobran sino que tal vez, por esas verdades que se cuelan en lo que no quisimos decir, hay que también preguntarse por cuál es y será el baile de los que no cuentan, por si es que alguien los echa o los va a echar de más, por si alguien necesita y los quiere o los querrá ayudar de verdad.

Ps. Mg. Jorge Norambuena M.

Compartir este artículo