En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El impacto político de las movilizaciones estudiantiles: nueva constitución para Chile. Por Nicol A. Barria-Asenjo

Octubre, es sin duda del pueblo chileno, esto queda confirmado desde el reciente 25 de octubre del 2020, cuando las votaciones a favor del APRUEBO, es decir, a favor de la construcción de una nueva Carta Magna del país tuvo como resultado la cifra no menor de 5.768.550 votos siendo esto un 78,27% del total de las votaciones realizadas en este contexto , se adhiere al fondo, otro hito histórico, ya que este es uno de los procesos de votaciones con más convocatoria.

Durante la jornada del 25, las emociones se sentían a flor de piel, había una gran conmoción debido al proceso político por el cual el país atravesaba. Si bien, se oía que esta opción ganaría, la ansiedad del resultado era parte de la sorpresa que el pueblo obtendría, la brecha fue extremadamente significativa y no solo eso, la celebración no se detendría ni siquiera por que el Covid-19 aún deambulaba en las calles del país, de extremo a extremo, diferentes masas populares salieron a celebrar, siendo unos de los focos con más aglomeración la reconocida “plaza Italia” rebautizada desde el 2019 por “PLAZA DE LA DIGNIDAD”, en este epicentro de las manifestaciones nacionales, se reunieron cientos personas, desde niños hasta personas de la tercera edad, alzaron al voz para por fin, erradicar y literalmente quemar simbólicamente la Constitución Política que se dejaba atrás, y que cargaba con toda la crueldad que trajo consigo para el país la Dictadura Cívico-Militar de Augusto Pinochet.

El 4 de septiembre del año 1970 Salvador Allende manifestaba: “América Latina y más allá de la frontera de nuestro pueblo, miran el mañana nuestro. Yo tengo plena fe en que seremos lo suficientemente fuertes, lo suficientemente serenos y fuertes, para abrir el camino venturoso hacia una vida distinta y mejor; para empezar a caminar por las esperanzadas alamedas del socialismo, que el pueblo de Chile con sus propias manos va a construir”.

Aunque han pasado más de 50 años desde ese discurso, hoy, nuevamente Chile, es el epicentro del mundo, mediante el plebiscito, los intelectuales, políticos y medios de televisión han dirigido su atención al logro que se ha desplegado y que el acontecimiento da paso a un nuevo porvenir chileno, y, sobre todo, a la reconfiguración del edificio social. Empero, en medio de la expectación mediática y todo lo conseguido, es momento de rememorar el inicio de todo esto, y en específico, agradecer a los estudiantes chilenos, quienes entregaron “esperanza”, con su valentía y ejemplo, lograron disolver las cadenas represivas que tenía atado al país entero.

El Panel de Expertos del Transporte Público, anunció que a partir del domingo 6 de octubre del 2019 se aplicaría un alza del precio del Metro de Santiago, el Tren Central y los buses Red, ex Transantiago, especificándose que el alza más significativa será de 30 pesos. Nadie lograría prever, que esta alza, sería el gatillante que lo Estudiantes Chilenos, NO toleraría.

El viernes 11 de Octubre del 2019l los estudiantes se organizaron y un grupo de ellos ingreso y saltó los torniquetes evadiendo el pago del pasaje, rápidamente se difundió la valentía de los estudiantes y se replicó este accionar rápidamente.

A partir de aquí, todo dio un vuelco significativo, cuando el 18 de octubre se vivieron momentos decisivos desplegándose manifestaciones en la capital y una rápida replica de esto a lo largo y ancho del país.

El pasado 25 de octubre, no es una fecha más, es un cambio en la historia del país, es el resignificar la historia, y los estudiantes fueron el grupo que permitió que luego de más de 3 décadas el pueblo logrará soltar las cadenas del modelo capitalista-neoliberal – o al menos comenzara la carrera para esta anhelada disolución-.

Ahora, en medio de la conmoción vivida y que se siente en diferentes latitudes, es necesario comenzar a Re-pensar en los procesos políticos y sociales que vienen, y que a partir de los movimientos futuros, se redactará una nueva constitución que en lo posible, pueda estar carga de todo lo que le ha faltado al pueblo chileno: DIGNIDAD, EQUIDAD Y JUSTICIA SOCIAL.

Compartir este artículo