En kioscos: Noviembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El impacto territorial de un discurso. Por Iván Borcoski

El 11 de septiembre de 1979, Pinochet se dirigió a la ciudadanía al cumplirse 6 años del golpe militar. Ese discurso es quizá uno de los más relevantes pues enunció ante el país siete pilares sobre los cuales se establecería el Chile del futuro.

José Piñera, autor del plan, llevó adelante la puesta en marcha de una reforma previsional de amplio alcance, con el apoyo técnico de un grupo de jóvenes profesionales liderado por Miguel Kast en Odeplan.

Entre otros múltiples aspectos, se liberaron las regulaciones al crecimiento urbano y las trabas a la importación de vehículos. También se inició la privatización de los servicios de salud y se instalaron los cimientos de la privatización educacional. Por su parte, La Corporación de Fomento de la Producción, se encargó de la liquidación de las empresas estatales.

En 1979 se deroga la ley de desarrollo urbano, dejando al mercado del suelo sin regulación. Ese mismo año se aprueba vía decreto una nueva ley de rentas municipales y se crea el Fondo Común Municipal.

En 1980 se deroga el decreto que obligaba a las constructoras de vivienda a invertir en colectores de aguas lluvias cuando se construían nuevos conjuntos habitacionales.

En 1981 se crean vía decreto nuevas comunas, en especial en Santiago. Ese mismo año se municipaliza la Educación Pública y la Salud Primaria.

También en 1981 se inician los procesos de erradicación de campamentos, reubicándolos en los márgenes de las ciudades.

En fin, es interesante observar que en el transcurso de 3 años, del 79 al 81, el gobierno de facto toma importantes decisiones, expresadas en decretos y políticas públicas, de amplio impacto territorial.

El plan tiene un nombre, son las llamadas "Siete modernizaciones" anunciadas por Pinochet ese 11 de septiembre de 1979. Puede que el joven Piñera haya copiado en nombre de las llamadas "Cuatro Modernizaciones", plan elaborado por la dirigencia China con posterioridad a la muerte de Mao.

En esa oportunidad, el dictador afirmó que ya estaban en marcha las reformas laborales, a la previsión, a la salud y a la educación. Pronto se iniciarían la modernización de la justicia, los cambios en materia de agricultura y se pondría en marcha reforma administrativa, que desde 1975 venía elaborando la CONARA

Ahí estaban las “Siete modernizaciones”

Así, entonces, de ese discurso se desprende el sistema regional actual; la educación municipal; la salud primaria administrada por las municipalidades; la configuración de las grandes ciudades chilenas, en fin.

El territorio de nuestro país quedó marcado por la alocución del dictador 40 años atrás.

Iván Borcoski
Licenciado en Geografía U. de Chile
Especializado en gestión regional y municipal

Compartir este artículo /