En kioscos: Diciembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El multiverso político. Por Carlos López Dawson

LA CRISIS PARTIDISTA

Los escándalos de corrupción ocurridos los últimos años en nuestro país han afectado a los partidos políticos y a la política, la que se ha manifestado por la renuncia de militantes a sus partidos, quedando estos reducidos a la mínima expresión, también se ha manifestado en la abstención electoral y más claramente en la elección de constituyentes, que eligió la mayoría de ellos declarados independientes. Este desapego a la militancia política y critica a los partidos se manifiesta también en textos diversos, en páginas webs o medios sociales. Ha contribuido a este desapego la incapacidad de los partidos políticos por dar a conocer su trabajo, sus experiencias y sus ideas, con ello ha permitido que la crítica se difunda y sea popular y sus consecuencias han sido el rechazo a candidatos y posturas de los partidos políticos en elecciones y plebiscitos recientes (https://www.ciperchile.cl/2021/06/18/cambiar-o-morir-la-crisis-terminal-de-los-partidos-politicos-chilenos/).

La política, se sigue entendiéndola como el propósito social de construir el Estado y ello se manifiesta con el surgimiento de lideres y de movimientos sociales que se autodenominan independientes, pero que no tienen la capacidad de movilizar a los ciudadanos para el logro de construir el Estado, como lo tiene un partido politico. Esta desconfianza a los partidos politico ahora también se traslada a los lideres independientes que han sido afectados por ciertos escándalos y locuras y por las propias dificultades que les impone la ley. Tampoco ha favorecido al prestigio de los partidos políticos los propios medios de comunicación (http://www.oas.org/es/cidh/expresion/docs/publicaciones/informe_pais_chile.pdf).

Ahora bien, en este verdadero multiverso político, los independientes no tienen posibilidad real de incidir en la política porque requieren apoyo de ciudadanos con lo cual se transforman de hecho en un partido político, pero finalmente por una cuestión matemática es evidente que solo los partidos políticos con militancia pueden llevar adelante los cambios (Bobbio, N. (1995). Derecha e Izquierda. Razones y significados de una distinción política. Madrid.).

INDEPENDENCIA POLÍTICA

Algunos profesionales o dirigentes sociales y sindicales tienen la posibilidad de difundir sus opiniones en cierto nivel, pero la mayoría de las personas solo tienen su círculo cercano para influir con su opinión. Por ello los partidos tienen muchas más posibilidades de levantar una propuesta con efectos nacionales.

Los partidos nuevos o antiguos deben realizar un esfuerzo para lograr borrar la imagen de corrupción que hoy tienen los partidos (Daniel Ziblatt (2022). Cómo mueren las democracias. Editorial Booket. Pp. 336), que resumiendo me parece que se refiere a la corrupción de militantes que no han sido debidamente sancionados, a negociaciones que parecen espurias, al hecho de tener acciones en sociedades, a la falta de auto crítica y sus estructuras no democráticas. Un sistema político que de garantías de objetividad en la dictación de leyes requiere prohibirles a los partidos políticos que se dediquen a los negocios, ya que la sospecha que legislan en favor de empresas o áreas económicas en los cuales tienen acciones contribuyen al desprestigio de la política.

Si bien los partidos son necesarios para el funcionamiento del Estado, se necesita para ser eficaces, además, educar políticamente a los militantes, educación política, no solo de su ideología sino de política propiamente tal (Knoll, Manuel. (2017). Aristóteles y el pensamiento político aristocrático. Revista de filosofía, 73, 87-106. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-43602017000100087). Un partido que ha educado a su militancia puede incidir y es probable que pueda debatir ideas sin violencia ni mentiras. Sin duda que seguirán apareciendo personajes nefastos, mentirosos y populistas como los que hemos conocido en la historia y recientemente en el propio Chile, pero finalmente, se podrá hacer política de verdad.

LA DEMOCRACIA NECESARIA

La política como lo dice su nombre, es participar en la construcción del Estado y la única forma real de hacerlo es organizándose en partidos políticos, entendiendo que los partidos tienen por objetivo lograr el poder para realizar cambios en el Estado.

La existencia de partidos políticos no evitara que surjan independientes que no desean militar pero que quieren participar en la construcción del Estado. Pero una ciudadanía informada y educada políticamente reducirá el riesgo de aventureros de la política. Seguirán como tal, pero no se les puede considerar actores políticos con capacidad para lograr cambios.

El termino independiente ha sido largamente abusado por diferentes sectores políticos, mostrándose como liberados de la tutela de partidos políticos, supongo que considerados más fuertes o corruptos, pero en realidad esos partidos con título de independiente, son partidos con ideologías de diferente tipo, de manera que el uso del título independiente es engañoso, no existe tal independencia cuando creas un partido, aunque lleve ese nombre. Las tareas políticas que debemos enfrentar como sociedad, son enormes, y la mejor manera de enfrentarlo es darle educación política a los ciudadanos y el mejor medio para realizarlo es con partidos políticos con formación política en los que predomine un espíritu democrático auténtico.

LA DEMOCRACIA COMO FORMA DE VIDA

Muchas personas hablan de democracia, pero luego entran en contradicción cuando estiman que el triunfo del adversario político se logró por una mayoría circunstancial. No cabe duda alguna que la democracia es un derecho humano y diversos regímenes políticos sostienen practicarla. Sin embargo, por todas partes se levantan voces de protesta contra la democracia que los gobiernos nacionales dicen practicar. De allí surgen los indignados que se manifiestan a lo ancho del mundo, los estudiantes que protestan en las calles de Chile, España, Estados Unidos, Colombia, Francia, etc., los trabajadores y ciudadanos que rechazan las medidas económicas de la Unión Europea o de los organismos internacionales financieros como la Organización Mundial de Comercio, el Fondo Monetario Internacional o el Banco mundial, entre otros, los pueblos árabes que se rebelan contra el autoritarismo, las mujeres que exigen respeto y paridad, en fin, miles de manifestaciones que colocan en entredicho como el sistema político entiende la democracia y como lo siente la población (Durán Barba, Jaime (2017). La política en el siglo XXI. Editorial Debate.Colección Debate. pp. 384).

En el plano teórico se discute que debe entenderse por democracia, en particular cuando predomina el concepto de democracia representativa, o democracia pluralista, o democracia controlada, o democracia participativa o democracia directa, o también sobre los sistemas electorales, si estos realmente respetan el derecho a la democracia cuando se trata de sistemas binominales, uninominales, proporcionales, etc. Un contexto esencial para la democracia es la vigencia del derecho a la información que está seriamente afectado por los monopolios de la información existentes.

Todos los procesos de cambio, revolucionarios o reformistas, han sido obras de jóvenes, empresas de juventud que han requerido grandes cuotas de energía y esperanza, y lo han hecho desde partidos políticos. Pero en el proceso de maduración del cambio es posible observar fracasos y retrocesos, desvíos y degradaciones, es decir como la vida: entusiasmos y decepciones.

Más allá de las consideraciones políticas sobre las consecuencias de las transformaciones, desde el punto de vista de los derechos humanos muchas veces los objetivos buscados han sido un contrasentido entre lo que se busca y lo que se hace, pero en todo caso si hay democracia lo irracional o el des criterio pueden ser corregidos, con racionalidad, tolerancia y fraternidad, pero para ello se necesitan fuerzas organizadas en partidos políticos que lo puedan hacer. Pero, insisto, para lograr racionalidad y tolerancia se requiere educación política, de lo contrario los partidos quedan sujetos al clientelismo o lo que es peor, al caudillismo y por lo tanto al populismo.

LOS DESAFIOS DE LA DEMOCRACIA

Los procesos electorales que vienen serán sin duda una oportunidad para superar los traumas del pasado toda vez que no podremos alegar falta de democracia formal, pero seguirá ausente la democracia sustantiva que requiere para superarla no solo cambiar las reglas constitucionales heredadas de la dictadura sino asumir una democracia representativa y una convicción social y política por una mejor distribución del producto que beneficie a la educación, a la salud y a la previsión, es decir un Estado social y democrático. Y en ese transitar una nueva convención constituyente tendrá sin duda un rol fundamental. No cabe duda que la ciudadanía no tendrá otra opción que elegir constituyentes militantes e independientes asociados a partidos políticos, por eso es tiempo que los partidos se democraticen y arreglen sus problemas. Y, en ese contexto, si de expertos constitucionales se trata, todos los partidos sin excepción los tienen, lo que augura buen debate y un prometedor resultado, sin olvidar que una constitución es obra soberana por lo tanto de todo el pueblo.

Santiago, octubre de 2022.

Carlos López Dawson, abogado, Dr. en ciencia política y ( c) Dr. en Derecho Internacional, profesor universitario, ex presidente de la Comisión Chilena de Derechos Humanos, Director de Postgrado e Investigación de Universidad la República.

Compartir este artículo